Skip to main content

Full text of "La elección presidencial del general Juan Vicente Gómez"

See other formats


■ 

c 



THE LIBRARY OF THE 

UNIVERSITY OF 

NORTH CAROLINA 




ENDOWED BY THE 

DIALECTIC AND PHILANTHROPIC 

SOGIETIES 



Folio 
F2325 
.G636 



UNIVERSITY OF N.C AT CHAPEL HILL 



00023299654 




Thisbook isdueatthe LOUIS R.. W1LSON LIBRARY onthe 
last date stamped under "Date Due." lf not on hold it may be 
renewed by bringing it to the library. 


d?Í e RET 


DATE 
DIE 


Ztif&HJW 


- ¡ . m 






































































































































' 









• ¡ 



LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL 



del General 



JUAN VICENTE GÓMEZ 



rcY. 






CARACAS 

IMPRENTA NACIONAL 

1915 



MICRORLMED BY TKE UNC 
LIBRARyPHOTüGRAPHÍcsEÍVlCE 



Digitized by the Internet Archive 

in 2012 with funding from 

University of North Carolina at Chapel Hill 



http://archive.org/details/laeleccinpresideOOmrqu 




Electo Presidente Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela. 



i 



Caracas: 19 de diciembre de 1915. 
Señor General Juan Vicente Gómez. 

Presente. 
Mi respetado Jefe y amigo: 

Desde el memorable 3 de mayo de 191 5, en que el Con- 
greso Nacional, absolutamente libre en ejercicio de su facul- 
tad de elector, lo designó a usted para Presidente Constitu- 
cional de la República por la unanimidad de sus sufragios, 
comenzaron nuestros compatriotas a expresar su beneplácito 
por aquella elección, de manera pública y en términos tan es- 
pontáneos y elocuentes que bien pudieran calificarse esas 
manifestaciones del regocijo popular como un plebiscito, en 
que los venezolanos dejaron espléndidadamente consignada 
su adhesión por usted. 

Selecto y copioso ha sido el homenaje presentado a us- 
ted por los habitantes del país, y tal testimonio de gratitud, 
de respeto, de admiración y de cariño, yo he querido ordenar- 
lo en forma de volumen, para que perdure hasta superar la 
acción renovadora del tiempo y para que se imponga a la 
memoria de la posteridad. 

Mi propósito lo he realizado y aquí está el libro. Es 
una ofrenda que el modesto y austero Repúblico de 1908 ha 
de aceptar sin escrúpulos, porque si es verdad que en su tex- 
to se consigna una y mil veces su nombre entre frases de 
alabanza, también es cierto que está ahí repetido una y mil 
veces el nombre de Patria, y que ambos se vinculan con lazo 
tan estrecho, que cuando es necesario hablar de la Venezuela 
rehabilitada, tiene que hablarse del General Juan Vicente 
Gómez. 

El lector más suspicaz no encontrará en estas páginas 
concepto alguno que pueda tildarse como el lenguaje de la 
pasión política o de la lisonja. Todas esas protestas de adhe- 



IV LA ELECCIÓN 



sión y esas voces de aplauso constituyen el tributo de reco- 
nocimiento rendido al Bienhechor de la comunidad por sus 
conciudadanos: que no en vano consagra un patriota todas 
sus energías y el fruto de sus esfuerzos a la excelsa obra del 
progreso colectivo. 

Quién ha actuado en el palenque en que se agita nues- 
tra existencia democrática investido con la doble potestad del 
Magistrado y del Jefe de la Causa, sin cometer arbitrarieda- 
des ni lesionar intereses legítimos, no obstante tener a la ma- 
no los resortes de una autoridad que nadie se atreve a discu- 
tir; quién ha tendido a través del territorio nacional una red 
de carreteras modernas para atar ciudades, pueblos y case- 
ríos con el fácil tráfico de sus hombres y de sus productos; 
quién ha redimido el crédito interior y exterior de todo com- 
promiso oneroso ; quién ha hecho de los contingentes arma- 
dos de la República un Ejército admirable por su disciplina, 
su cohesión y la plena conciencia de los deberes que le ata- 
ñen como guardián de la paz, y, finalmente; quién ha verifica- 
do el mejoramiento moral, físico e intelectual de sus goberna- 
dos por medio de una Administración ejemplar, ése es un 
ciudadano benemérito, acreedor del afecto de sus compatrio- 
tas que al verlo elegido para presidir de nuevo sus destinos 
se apresuraron a felicitarlo y a congratularlo de la manera 
insólita de que será perenne constancia este libro. 

Reciba, pues, mi noble Jefe y amigo, la ofrenda. He exa- 
minado con solicitud el valioso presente antes de depositarlo 
en las manos de usted y en cada uno de los elementos que lo 
integran, he hallado materia de excelente calidad: el acopio de 
sentimientos buenos que existe en el fondo de todo corazón 
venezolano. 

En consecuencia, yo confío que usted acogerá complaci- 
do esta_ compilación de documentos, donde está probado de 
manera irrefutable el partidarismo de los venezolanos hacia 
el Héroe de Diciembre. 



Lo saluda cordial y respetuosamente, 
Su leal y agradecido amigo, 



K ^VLárauez *Jjiisti/fos, 



PROLOGO 



"No así trató la triunfadora Roma 
las artes de la paz y de la guerra;, 
antes confió las riendas del Estado 
a la mano robusta . , 

que tostó el sol y encalleció el arado". 

Este libro encierra antes que todo, un sincero homenaje 
de gratitud. 

Cuando un pueblo se halla al borde de la más espantosa 
anarquía; cuando por todas partes no se ven sino nubes si- 
niestras que amenazan tempestad; cuando diez años de loco 
despotismo condensan contra la vida de ese pueblo cuantos 
elementos puedan destruirlo, ahogando hasta el mismo senti- 
miento de la Patria para explicar, ya que no para justifi- 
car alianzas extrañas; cuando la guerra civil sepresenta como 
el único y supremo recurso para solucionar todos los conflic- 
tos, ¿cuál homenaje digno del hombre que con un solo acto de 
energía se coloca por sobre todas las circunstancias funestas, 
acalla las pasiones, dulcifica los odios, abre los brazos a todos 
sus compatriotas, satisface con dignidad para la Nación, los 
agravios y las reclamaciones del extranjero; proclama como 
la fórmula fundamental del Gobierno la unión, la paz y el tra- 
bajo, practicándola con patriótico tesón contra todo género de 
dificultades? ¿Cuál homenaje digno de ese gran patriota, que 
con la ecuanimidad de su carácter, con su invariable circuns- 
pección, representa el contraste más saludable contra la tea- 
tralidad que había puesto en la picota del ridículo el nom- 
bre de la Patria? 

Nunca como en la época que llena con su personalidad 
el General J. V. Gómez, anduvo en Venezuela el Poder Públi- 
co, más en armonía con la conciencia social de la Nación. 
Después de un siglo de luchas y desórdenes, cuando el des- 
crédito de los antiguos partidos había condensado una fuerte 



VI LA ELECCIÓN 



oposisión que solicitaba instintivamente rumbos nuevos para 
los anhelos de un bienestar, siempre prometido y jamás satis- 
fecho; el General Gómez, que no-sabía de odios ni de intransi- 
gencias banderizas, y para quien los motes de liberales y go- 
dos no despertaban otros sentimientos sino los de una sincera 
conmiseración por la patria desgarrada en nombre de princi- 
pios que siempre estuvieron en el alma de todos los venezo- 
lanos, pero que servían a maravilla para encubrir pasiones e 
intereses bastardos; el General Gómez llegó al Poder en el mo- 
mento preciso en que el país solicitaba un cambio radical de 
las antiguas prácticas, y hasta de la obsoleta jerga política, que 
ya repugnaba a las nuevas generaciones, porque ella sirvió 
siempre de vehículo a la mendacidad y a la falacia. 

Se querían hechos, porque ya se había abusado dema- 
siado de las palabras; se anhelaba por tener en la administra- 
ción pública hombres de trabajo, ciudadanos idóneos, cir- 
cunspectos, laboriosos, que no hicieran política, convirtiendo 
la posición oficial en instrumento de ambiciones y de intrigas; 
se sentía hondamente la necesidad de tener en la suprema di- 
rección de la República, no uno de esos genios o providen- 
ciales que han_sido el azote de nuestra América, sino un ciu- 
dadano como lo reclama la modestia de nuestro país y hasta el 
espíritu positivista de nuestra época ; un hombre respetable 
por su seriedad, por su prudencia, por su compostura; enér- 
gico sin alardes intemperantes y sin palabrotas grotescas ; 
bondadoso de corazón, con un alto sentido de la equidad 
y de la justicia, e incapaz de anteponer sus sentimientos 
personales alas ingentes . necesidades de la administración; 
un brazo fuerte capaz de sostener la espada histórica de 
nuestros grandes caudillos y de imponer respeto a este 
pueblo educado desgraciadamente en la escuela funesta de 
las guerras fratricidas ; un General cuyas charreteras fuesen 
una garantía de paz y de orden y un baluarte contra los 
sustentadores de las revueltas; un Presidente capaz de nacio- 
nalizar el Gobierno y de llevar la tranquilidad a las localida- 
des perturbadas siempre por las facciones que habían vivido, 
merced a la doctrina inmoral de dividir para reinar, y en don- 
de los prestigios se venían formando más por odio al contra- 
rio que por amor al propio caudillo. La opinión pública se 
hallaba, por consiguiente, en condiciones propicias para acó- 



DEL GENERAL GÓMEZ VII 



jer, rodear y sostener al hombre que poseyera esas condicio- 
nes que el instinto popular consideraba necesarias al porve- 
nir de la Nación. Lejos de defraudar esas esperanzas y de ve- 
nir a ser una desilución más para este pueblo, el General J. 
V. Gómez ha correspondido con creces a los anhelos nacio- 
nales, fundando una de las situaciones más sólidas, más orde- 
nadas y de mayor crédito que ha tenido la República. Los 
hechos dicen en este caso mucho más que las palabras; y su 
resonancia en el extranjero se traduce en manifestaciones 
que reposan sobre la perfecta honorabilidad del Gobierno. 
Baste decir, que en medio de la enorme conflagración del 
viejo mundo, cuando el trastorno económico ha tenido reper- 
cuciones dolorosas en toda nuestra América, Venezuela está 
atendiendo a su crédito exterior y a sus servicios públicos, 
bien como en los tiempos de mayor normalidad y se halla pre- 
venida con un gran fondo de reserva contra futuras eventuali- 
dades. 

Cualquiera que sea el criterio de los despechados, de los 
fracasados en sus ambiciones de poder y de los muy pocos 
que hayan ido quedando a la zaga por una consecuencia lógi- 
ca en toda evolución reformadora, la historia dirá que el pue- 
blo de Venezuela ha dado la más alta prueba de moralidad, 
de gratitud y de cordura, confiando nuevamente la dirección 
de sus destinos al ilustre patriota a quien debe la República 
la saludable transformación que estamos presenciando. 

Este hombre laborioso, este General ciudadano que ha 
venido a comprobar en Venezuela aquel axioma histórico-po- 
lítico, de que los hombres de Estado más notables son aque- 
llos que han surgido de las clases trabajadoras, ha hallado fe- 
lizmente en el país la savia moral suficiente para fecundar su 
esfuerzo regenerador. 

Y he aquí este libro que representa un doble honor para 
quien lo recibe y para quien lo tributa. Homenaje de grati- 
tud y fianza de solidaridad que bien llega a las manos del Ge- 
neral J. V. Gómez, presentado por el pulcro ciudadano que en 
la Presidencia Provisional de la República ha sabido con una 
lealtad y una cordura ejemplarísimas mantener en alto la pa- 
triótica bandera de Diciembre. 

JoCLuieano Yaiien'dta Joanx, 



LA ELECCIÓN 



dado, con el que su labor y su celo de magistrado y de patriota habían dotado 
a la República, el General Gómez se halló al instante en cabal actitud de 
prestar a su Patria un nuevo servicio eminente. 



II.— Proclama del Presidente.— La opinión en el extranjero. —Triun- 
fo DE LAS ARMAS NACIONALES. 

En la mañana del 3 de agosto circuló en el país la proclama del General 
Gómez, la cual decía, en precisos términos espartanos:— "Alterada la paz 
de la República por el General Cipriano Castro, salgo a campaña y voy a 
restablecer el orden público. Yo sé que todos los Jefes, Oficiales y Soldados 
del Ejército Nacional cumplirán con su deber" . 

Entre tanto, la noticia del atentado de Castro había circulado en el 
extranjero e inmediatamente fue juzgada la situación con una exactitud 
que ratificaba el concepto honroso y glorioso que los extraños habían for- 
mado de la obra reparadora de Gómez. Primera notación trasmitida por 
cable a Venezuela, fue la de la prensa de París, que sin detalles todavía del 
suceso, expresaba con fervor la esperanza en el fracaso de la rebelión 
y que la paz continuaría imperando en Venezuela, como primera y esencial 
conveniencia de los intereses extranjeros. La prensa de las Antillas decía: 
— "Se necesita conocer de cerca la actual situación política de la vecina Re- 
pública, para poder tener el pleno convencimiento de que el tal levantamien- 
to revolucionario no tendrá importancia y que su fracaso no tardará en oír- 
se". La prensa de Bélgica, representada en los siguientes diarios: XXe Sié- 
cle, Journal de Bruxelles, Belgique Marítime el Coloniale, Echo de la Bourse, 
Boursier de Bruxelles, Gazette de Charleroi, La Meuse, Le Matin (de Anvers), 
Journal de Brujes, condensaba unánimemente la opinión en esta forma: — 
"La justicia obliga a tributar un homenajea la obra benéfica realizada en 
Venezuela por el honorable Presidente Gómez, llamando la atención de nues- 
tros lectores hacia la maravillosa rehabilitación de la Venezuela actual y a 
sus enormes recursos económicos". — El Daily Chronicle hacía una minucio- 
sa información relativa al crédito exterior' venezolano, al pago de los pro- 
tocolos de Washington, a las relaciones diplomáticas, al estado del ejército,, 
a las obras públicas, a las carreteras, ferrocarriles y líneas de navegación. 
Los periódicos de España escribieron en términos como estos: — "La exce- 
lente gestión que desde 1908 viene desarrollando como Jefe del Poder Eje- 
cutivo de la República de Venezuela el bizarro General Don Juan Vicente 
Gómez, ha dado vigoroso relieve a su ilustre personalidad, grangeándole 
a la vez en aquel país, unánimes simpatías. No es mucho, por consigutente, 
que haciendo justicia a sus singulares dotes de hombre de gobierno y a la 
bondad de sus propósitos, convertidos en realidades por su incansable ac- 
tividad y celo, que se hayan congregado en torno suyo las personalidades 
más eminentes y prestigiosas del país y que le apoyen con el mayor entu- 
siasmo, secundándole en la obra de reconstrucción nacional que viene rea- 
lizando". 



DEL GENERAL GÓMEZ XI 



Diecisiete días después de la salida del ejército, era acometido y 
aniquilado en La Vela el grupo principal de la facción y caían pri- 
sioneros en poder de las fuerzas nacionales los principales cabecillas, oficia- 
les y correspondencia. Numerosas guerrillas que invadieron el territorio 
del Táchira por la frontera occidental, fueron destruidas casi al mismo 
tiempo, dejando en poder del Gobierno prisioneros, heridos, armas, pertre- 
chos, bagajes. La invasión de Macuro. rechazada en aquel punto, se internó 
por las vías montañosas del norte, fugitiva ante la incansable persecusión 
que contra ella se organizó en el acto. En suma, en donde quiera que aso- 
mó la revuelta fue totalmente destruida: en el Táchira, en la Goagira, en 
Apure, en el Estado Mérida, en el golfo de Cariaco, en el Estado Sucre, en 
Zamora, en Guayana, en el Guárico, en Portuguesa, en Trujillo. Los cabe- 
cillas que lograron escapar, de nuevo buscaron refugio en las Antillas; de 
manera que bastaron tres meses para pacificar el país y para que el General 
Gómez adquiriese, y sumase a las ya conquistadas, nuevas credenciales a la 
gratitud y a la adhesión de los pueblos. 



1914 

III.— Proceso electoral.— Iniciativa de las Municipalidades.— Con- 
vocatoria a elecciones.— Asambleas de Plenipotenciarios.— Es- 
tatutos Provisionales. — Presidentes Provisionales de los Es- 
tados. 

El 14 de enero, los Presidentes de los Estados comunicaron, en síntesis, 
al Ministerio de Relaciones Interiores, que a causa de la interrupción del 
orden público, no se habían efectuado las elecciones que prescribe la ley, 
para concejales municipales, diputados a las Asambleas Legislativas, ni 
diputados al Congreso Nacional; y que como las respectivas Constituciones 
ordenaban que los funcionarios legislativos, ejecutivos, judiciales y munici- 
pales, debían renovarse precisamente para el 20 de febrero, exponían la 
situación, a fin de que se tomasen las medidas que aquélla reclamaba. 

El Ministro de Relaciones Interiores contestó diciendo que el asunto 
correspondía a la exclusiva incumbencia de los Estados, porque conforme 
a los principios de nuestro derecho constitucional, especialmente desde 1811, 
fecha de la primera Constitución federal, y desde 1864, fecha de la segunda, 
la soberanía reside en el pueblo, el ejercicio del Poder Público no es más que 
la representación de la voluntad popular expresada en las elecciones y en las 
leyes, la República venezolana una Confederación de Estados legalmente au- 
tónomos é iguales, la Constitución Nacional el pacto que suscriben por unani- 
midad los Estados. De manera que este pacto, en su forma y en su dura- 
ción, depende en todo momento de la voluntad unánime de los mismos 
Estados. 



Xn LA ELECCIÓN 



Fue, en efecto, el poder municipal, como delegación inmediata y repre- 
sentación del pueblo, el que en los Estados escogió el modo de consultar al 
mismo pueblo, soberano de sus propias instituciones. Los Concejos Muni- 
cipales declararon llegado el momento de que los pueblos reasumieran su 
soberanía electoral y constituyente y acordaron pedir a los Presidentes de 
Estados, por órgano de la primera autoridad civil de los Distritos, que con- 
vocasen inmediatamente a los ciudadanos, para que eligiesen en la misma 
proporción que determinaba la ley entonces vigente, a los representantes 
que habían de componer los Concejos Municipales desde el 20 de febrero de 
1914 y al propio acto, dos Diputados Plenipotenciarios por cada Distrito, 
con sus respectivos suplentes, para que se reuniesen el 20 de febrero en la 
capital del Estado, nombrasen en seguida funcionarios provisicnales de los 
Poderes Ejecutivo y Judicial, dictasen simultáneamente un Estatuto Cons- 
titucional provisorio, que rigiera mientras se formulase y aprobase por los 
pueblos la Constitución definitiva del Estado respectivo y deliberasen al mis- 
mo tiempo acerca de las relaciones constitucionales de los Estados entre sí. 
Conforme con estos Acuerdos de las Municipalidades, los Presidentes de 
los Estados convocaron a elecciones y fijaron los correspondientes plazos 
para la reunión de las asambleas populares que debían elegir las juntas de 
sufragio, para las votaciones subsiguientes, para el cómputo de los escruti- 
nios y para el escrutinio, finalmente, de los votos de cada Distrito. . 

El 20 de febrero se reunieron en las capitales de los Estados los Pleni- 
potenciarios de los Distritos, dictaron los Estatutos Provisionales de cada 
uno, en los cuales se reconocían la Constitución nacional y los Poderes fe- 
derales, en tanto los Plenipotenciarios de los Estados, que se reunirían en 
Caracas, conviniesen en un Pacto federal provisorio y eligiesen los funciona- 
rios provisionales de los Poderes Ejecutivo y Judicial de la República. 

Cumplido su encargo por los Plenipotenciarios regionales y antes de se- 
pararse, sancionaron unánimente un voto de gratitud y de aplauso al Gene- 
ral Gómez, por el acierto conque había servido la administración general y 
propendido al progreso, engrandecimiento y gloria de la República, por su 
tendencia generosa a la unión cordial de la familia venezolana, por el presti- 
gio conquistado para el crédito nacional en el probo manejo de la renta y 
pago de la deuda pública y por sus patrióticos y eficaces esfuerzos en debe- 
lar la rebelión y defender las instituciones nacionales. 



IV.— Congreso de Plenipotenciarios. —Elección de funcionarios pro- 
visionales.— Estatuto Constitucional Provisorio.— Constitución 
Nacional.— Su sanción y ejecución.— Clausura del Congreso. 

El 19 de abril se reunió en Caracas, en gran Senado nacional, el Con- 
greso de los Plenipotenciarios de los Estados, a cumplir el mandato expreso 
de las Entidades Federales y a solucionar el conflicto constitucional creado 
por la interrupción del proceso electoral durante los trastornos públicos 
de 1913. 



DEL GENERAL GÓMEZ XIII 



Abrió sus labores el Congreso oyendo la lectura del Mensaje del Presi- 
dente del Consejo de Gobierno, Encargado de la Presidencia de la Repúbli- 
ca y recibiendo las Memorias presentadas por los Ministros del Despacho 
Ejecutivo. 

Procedió luego ala elección de Presidente, Vicepresidentes Provisionales 
de la República y Comandante en Jefe de sus Ejércitos. 

Cuando fué a procederse a esta elección, el Congreso en masa aclamó 
para el difícil cargo al General Gómez, con lo cual no hacía otra cosa que 
obedecer al imperio de la opinión pública, al sentimiento del Ejército y a la 
consecuencia partidaria. 

El Congreso procedió luego a dictar el Estatuto Constitucional Proviso- 
rio, entre cuyas disposiciones generales se contaba la de elaborar y convenir 
en un nuevo Pacto de Unión de los Estados, el cual sería sometido a la apro- 
bación de los mismos. Estatuíase también que el período provisorio duraría 
hasta que, sancionado el nuevo Pacto Federal, tomasen posesión de sus pues- 
tos los funcionarios constitucionales. El Ejecutivo Federal dictaría un Re- 
glamento transitorio, que pautase las elecciones de los Estados y del Distri- 
to Federal, para el inmediato Congreso Constitucional. 

El Congreso de Plenipotenciarios se ocupó en seguida en elaborar y dis- 
cutir, con los intervalos reglamentarios, el proyecto de Constitución nacio- 
nal. En la sesión del 18 de mayo fué aprobado el proyecto y pasado a una 
comisión redactora. El 13 de junio, el Congreso dictó un Acuerdo, sancio- 
nando la Constitución de los Estados Unidos de Venezuela y presentando al 
Presidente Provisional de la República dos ejemplares auténticos de ella, 
para que la mandase ejecutar, lo cual hizo el Primer Magistrado Provisional 
el 19 del mismo mes de junio. Así quedaba salvado el obstáculo que por un 
momento parecía oponerse al funcionamiento legal de las instituciones repu- 
blicanas y al desarrollo de la política rehabilitadora y que ofreció una es- 
pléndida oportunidad para que el General Gómez exhibiese- de relieve sus 
sentimientos de patriota, refiriendo a la soberanía del pueblo la solución de 
un conflicto que, en otros tiempos, ambiciones y planes aleves habían confia- 
do a la discrecionalidad de la dictadura. 

El 19 de junio, a las diez y media de la mañana, el Congreso de Pleni- 
potenciarios cerró sus sesiones, con la solemnidad que demandaba la altísima 
labor que acababa de cumplir en nombre de la República. 



1915 

V.— Elecciones.— El General Gómez ante la Nación.— Asambleas 
Legislativas. — Presidentes Constitucionales de los Estados.— 
Senadores y Diputados al Congreso Nacional. 
El 19 de diciembre se reunieron en los Distritos de toda la República 
las asambleas populares que debían designar, según el reglamento electoral, 
las Juntas de Sufragios, para la elección de Concejales Municipales y Dipu- 
tados a las Asambleas Legislativas de las Estados, las cuales quedaron he- 
chas el 6 de enero de 1915. 



XIV LA ELECCIÓN 



Para aquellos días y mientras se cumplían estricta y serenamente las 
prescripciones de la ley, la conciencia nacional se apresuraba a externar sus 
más íntimos anhelos y se constituían juntas particulares, independientes 
de toda la actuación legal, con el objeto de recomendar el nombre del 
General Gómez como candidato a la futura Presidenccia Constitucional ; 
propósito que no lo aconsejaba sino el reconocimiento íntimo, en aquella 
oportunidad solemnemente explícita, de los esfuerzos bienhechores del 
servidor eminente, del soldado ciudadano, que después de conquistar la paz 
y de reivindicar el prestigio de las instituciones, había rehusado la apela- 
ción al desafuero y había rendido la espada rehabilitadora ante la mages- 
tad de la soberanía popular. 

No lo entendió así el austero Gómez y en circular a los Presidentes de 
los Estados les suplicó hiciesen saber a quienes formalizaban aquella lauda- 
ble intención, que él no conceptuaba la propaganda cónsona ni adaptable a 
la época de trascendentales rectificaciones políticas, en la que todos los 
venezolanos debían aunar esfuerzos para mantener incólume la magestad 
de la Ley, representada en las decisiones del Congreso, al cual estaba en- 
comendada la elección del Presidente de la República, con entera libertad, 
sin cortapisas y sirt" imposiciones de nadie. Pero el país replicó, haciéndole 
presente al General Gómez que aquel propósito era la expresión de su pro- 
funda fe en las virtudes ciudadanas que lo enaltecían, de su confianza en 
las gestiones que haría por la dicha de la Patria y de su agradecimiento por 
la paz y el bienestar que le había alcanzado; en suma, que sin irrespetar ni 
desconocer .la magestad de las instituciones, era también de la República y 
de la Democracia, atender indeclinablemente al reclamo y a la aclamación 
del pueblo. 

Mientras tanto, el 20 de febrero se instalaron solemnemente en las ca- 
pitales de los Estados las Asambleas Legislativas, con la totalidad de sus 
miembros, elementos todos de notoria inportancia en las localidades. De 
manera que, bajo el orden restablecido por la espada de Gómez y la paz re- 
conquistada por sus victorias, comenzaba a efectuarse la transición del régi- 
men provisorio a otro de estricta constitucionalidad, que sellaría definiti- 
vamente el Congreso que debía reunirse el 19 de abril. 

Para el 3 de marzo estuvieron en su totalidad elegidos los Representantes 
del Pueblo y de la Nación, todos ellos personalidades a la vez representativas 
de la Causa Rehabilitadora, en sus principios, en su desarrollo, en su triun- 
fo y en su preponderancia, sin ideas banderizas, sin pasiones personalistas; 
verdaderos delegatarios de Venezuela resurrecta, escogidos de entre todos 
los gremios de acción fecunda en bienes, "desde los que culminan en los es- 
trados de la ciencia y de las letras, hasta los que van por la senda ardua de 
las artes del trabajo, en persecución de los gajes abundantes de la prosperi- 
dad pública". 



DEL GENERAL GÓMEZ XV 



VI.— Instalación del Congreso Nacional.— Mensajes.— Elección del 
General Gómez.— Las Comisiones del Congreso en Maracay. 

El Congreso Nacional se instaló, pues, bajo los auspicios de la paz, pre- 
cisamente el 19 de abril, y el 24 oyó la Cuenta que le presentaron el Presi- 
dente Provisional de la República y el Comandante en Jefe del Ejército. 

Llamó gratamente la atención del país el laconismo, la concisión y la 
precisión con que el General Gómez presentó la obra concreta de su labor 
militar. En breves palabras dijo al Congreso que bien podía juzgarse de lo 
que había llegado a ser el Ejército, por las pruebas que exhibió una parte de 
él sobre el campo de maniobras y que debía tenerse absoluta confianza de 
que, en cualquiera eventualidad, aquel Ejército sabría cumplir con su deber. 

El 27 de abril, el Congreso fijó la sesión del 3 de mayo para practicar la 
elección del Presidente Constitucional de la República. 

Aquel día, el Congreso realizó un acto de estricta fidelidad al sentimien- 
to y a la opinión del pueblo venezolano. El puesto dirigente de los destinos 
patrios lo confió la Legislatura Nacional al General Gómez, que había tam- 
bién sabido ser espléndidamente fiel ala República; que había reducido su 
programa de gobierno al solo capítulo de la reconciliación nacional, para cu- 
rar definitivamente la dolencia de las viejas diseneiones; que había extirpa- 
do radicalmente, en la última campaña, los gérmenes pertinaces de la dis- 
cordia; que acababa de cimentar la paz sobre la integridad de los principios 
republicanos y las reivindicaciones de la ley; que había preconizado, fomen- 
tado y protegido el trabajo; y abolido pechos agobiadores de la industria; y 
elevado la prosperidad económica de Venezuela a un grado sorprendente en 
las estadísticas oficiales. 

Aquella elección fué un acatamiento a la voluntad nacional; el General 
Gómez se hallaba alejado de Caracas, en Maracay, gozando de un relativo 
descanso, gallardamente bien ganado, en medio de sus abrumadores afanes; 
y cuando el Presidente Provisional le comunicó el acto unánime y espontáneo 
del Congreso, el probo republicano contestó: "mi gratitud estante mayor, 
cuanto que, como es públicamente sabido, en ese nombramiento no ha inter- 
venido en forma alguna la más lijera insinuación oficial". 

En la mañana de aquel mismo día partieron para Maracay dos Comisio- 
nes del Congreso de la República, la una encargada de trasmitir al General 
Gómez la contestación del Cuerpo Legislativo a su Mensaje como Comandan- 
te en Jefe del Ejército; y la otra, de poner en su conocimiento, de un modo 
oficial, la designación que en él había recaído para regir a Venezuela en el 
próximo período constitucional. 

Para contestar a esta última participación, el Genei'al Gómez designó a 
su Secretario General, el doctor Ezequiel A. Vivas, quien en aquel momento 
feliz, pudo decir categórica y elocuentemente: "La Historia, en sus fallos 
inapelables, habrá de pregonar mañana cómo es cierto que en estos tiem- 
po de redención, un ciudadano modesto y probo quiso y supo mantener 
incólume la majestad de la Ley., y logró que un Congreso formado de 
personalidades conscientes, amantes de su decoro y de sus nombres, eligie- 
ra al que debía regir nuestros destinos sin otra consideración y sin más aca- 
tamiento, que el culto rendido espontáneamente a la virtud." 



La austera palabra del General Gómez. 
Documento sin precedente en la historia política de 

Venezuela. 



Caracas: 9 de enero de 1915. 
Señor General D. Torrellas Urquiola, 

Barquisimeto. 

Tengo conocimiento de que en algunos pueblos de la República amigos 
personales míos hánse constituido en Juntas, con el propósito de recomen- 
dar mi nombre como candidato a la Presidencia Constitucional en el próxi- 
mo período. 

Estimo naturalmente esta amistosa iniciativa venida espontáneamente 
de partidarios de la Causa, pero conceptúo un deber de mi parte llevar al 
ánimo de todos mis amigos que, a mi modo de ver, no son cónsonas ni adap- 
tables esas propagandas a la actual época de trascendentales rectificaciones 
políticas en que todos, con alteza de miras, debemos aunar nuestros esfuer- 
zos en el propósito sano y firme de mantener incólume la majestad de la 
Ley representada en las soberanas decisiones del Congreso Nacional, en 
cuyas altas encomiendas está la de escoger entre los venezolanos y hacer la 
elección de Presidente Constitucional de la República, con entera y digni- 
ficante libertad, sin cortapisas de ninguna especie, y sin imposiciones de 
nadie que vendrían a menoscabar la pureza de nuestros principios esencial- 
mente republicanos. 



Lo saluda cordialmente su amigo, 



J. V. GÓMEZ. 



gual para generales David Gimón, Simón Nuñez Ortíz, Juan Alberto Ramírez, M. A Guevara, 
Elbano Mibelli, Estoquio Gómez, Timoleón Omaña, Amador Uzcátegui, Manuel Sarmiento, J # 
M García, J. Victoriano Jiménez, Emilio Fernández, Félix Galavís, Antonio B. Medina, León 
Jurado, V, Pérez Soto, José F. Arcay, Isüio Febres Cordero e Ignacio Quintana. 



LA ELECCIÓN 



NOTA DEL DÍA 

IMPORTANTE DOCUMENTO POLÍTICO 

El Gomandante en Jefe del Ejército Nacional, se dirige a sus amigos 
personales de la República en el documento que precede a estas líneas, 
poniendo una vez más de relieve aquel espíritu de modestia que tan bien 
cuadra a un político demócrata y que ha ilustrado su nombre en el intenso 
período de vida pública en que le ha tocado actuar desde 1908. 

En efecto, otro que no hubiera sido el General Gómez habría aprove- 
chado las circunstancias en que se hallaba el país, fatigado por revoluciones 
y dictaduras, para constituir un violento poder personal de que nadie le 
hubiera pedido cuenta, pero lejos de eso, vióse entonces cómo, triunfando en 
su espíritu la influencia de sus generosas inclinaciones y su arraigado amor 
ala patria, que en él se traduce prácticamente en amor al trabajo, a las 
industrias, al engrandecimiento moral y material de la nación, llamó a sus 
filas a todos los venezolanos sin darse la pena de cobrar viejas ofensas per- 
sonales ni oír los consejos de la intriga, a veces empeñada en desviarlos de 
su camino. 

El anterior documento del Jefe de la Rehabilitación, que nos sugiere es- 
tos comentarios, lo exhibe en toda la sinceridad republicana de sus mejores 
días de gobierno, porque el poder, las contrariedades ni ninguno de esos 
factores de la política que deslumhran o descarrían a los hombres de Estado, 
ha influido en sus ideas para hacerlo apartar de la grandeza de ánimo, que 
es sólida base de su conducta pública. 

A la primera iniciativa de sus amigos personales, que asoman su nom- 
bre para la candidatura a la Presidencia de la República en el próximo 
período constitucional, opone el General Gómez el mismo principio que lo 
ha introducido a declinar otros honores: el respeto a la ley, encarnado en 
su modestia republicana. 

Quiere que el Congreso, llamado a escoger entre todo3 los venezolanos 
para designar el futuro conductor de los destinos nacionales, pueda proce- 
der con absoluta libertad, sin que haya precedente alguno capaz de reflejar 
sobre los representantes del pueblo la más leve sombra de imposición, como 
seríala que resultase de la constitución de juntas estimuladas o protegidas 
por su alta autoridad moral. 

La actitud del Jefe de la Rehabilitación es en este caso halagador pre- 
ludio de la nueva etapa próxima a inaugurarse con el período constitucional; 
etapa de respeto a las instituciones y de reanudación de actividades, después 
de un período provisional, surgido legalmente de las emergencias de una 
guerra civil que no hizo sino demostrar el desprestigio de los cabecillas am- 
biciosos y el firme ascendente qu.e han adquirido las prácticas cívicas en la 
conciencia nacional. 

(Editorial de El Nuevo Diario— 10 de Enero de 1915.) 



DEL GENERAL GÓMEZ 



GÓMEZ ANTE LA LEY 

He aquí, pues, que por una parte, la popularidad, el prestigio de bien- 
hechor de su Patria y las impacientes esperanzas de los venezolanos que 
se encarnan en el nombre del señor General Gómez, pugnan en todo mo- 
mento por hacerse verbo decisivo en el movido escenario de la política na- 
cional; y que por otra parte, Gómez con la conciencia firme de su misión, 
rehabilitadora del civismo, abroquelado siempre con la ley, y más fuerte 
por su modestia republicana que por la gloria misma de la obra de transfor- 
mación que ha realizado en Venezuela, se muestra tradicionalmente invulne- 
rable a todo otro halago que no sea el que más satisface a sus sentimientos 
ciudadanos: el de la estricta observancia de las instituciones nacionales. 

Esta ha sido invariablemente, como es constante en su vida pública, su 
ambición de estadista y de hombre honrado, independientemente de las legí- 
timas predilecciones personales y políticas que le tributan sus compatriotas. 

Para él es la Ley, representada en las atribuciones electorales del Con- 
greso, quien ha de decir la palabra decisiva en el proceso de la elección del 
Primer Magistrado; y a la Ley y sólo a la Ley presta oídos su republica- 
nismo inconmovible- De ahí el que no encuentre adaptable a la libertad con 
que la alta Representación nacional ha de poner el sello a la organización 
contitucional de los Poderes Públicos, según las actuales instituciones, la 
agitación política que ha comenzado a asomar en favor de su persona para 
indicarle preferentemente como Jefe futuro del País. 

Es lo que claramente dice en el seno de la amistad y en la serenidad de 
la correspondencia epistolar a sus amigos de los Estados, que gozan de ma- 
yor influencia en los círculos locales, amigos de la Causa Rehabilitadora. 
Es la voz del Jefe de esta Causa, hermosa y querida para él, y para la 
cual anhela que no sea en ninguna ocasión empañada por el hálito del perso- 
nalismo, ni desvirtuada por ningún motivo, aun cuando fuese el auje nació 
nal de su nombre, por la sospecha de coacciones poderosas contra la preemi- 
nencia de la Ley. 

Acatemos esa noble actitud de reverencia al mandato de las institucio- 
nes, que si bien contraría un impulso def fervoroso afecto que los pueblos 
profesan al benemérito compatriota, obedece a sentimientos que honran la 
época afortunada que él preside en la historia de Venezuela, y sirve de 
alto ejemplo de sus virtudes cívicas para que nos aleccionemos en las prác- 
ticas de la democracia liberal. 



(Editorial de El Universal — 10 de enero de 1915. ) 



Acatamiento a la voluntad del Jefe de la Causa. 

Manifestaciones Partidarias. 

La opinión pública y la majestad de la Ley. 

De Barquisimeto, el 9 de enero de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Tengo la complacencia de darle el recibo de su trascendental y patrió- 
tico telegrama de ahora, número 27, referente al conocimiento que le han 
dado de que en algunos pueblos de la República, amigos personales de usted 
hánse constituido en Juntas con el propósito de recomendar su nombre co- 
mo candidato a la Presidencia Constitucional de la República en el próximo 
período y las apreciaciones que usted hace a tal respecto. Revela una vez 
más su alteza de pensamiento y de ideas siempre encaminadas al servicio 
de la República y pone una vez más de manifiesto las esclarecidas virtudes 
que le distinguen en la dirección de la Causa: y aunque soy el primero en 
respetar y aplaudir esa victoria de su nombre en el seno del civismo que reco- 
jerá la historia para la debida sanción justiciera, me perdonará usted que no 
sólo justifique sino que crea muy natural la exaltación ciudadana en torno del 
benemérito nombre de usted, porque eso indica elocuentemente ante propios 
y extraños la profunda fé que el pueblo venezolano tiene en sus virtudes, 
la confianza que le inspiran los éxitos de la bondadosa gestión realizada 
por usted y la gratitud que está latente en el corazón de cada venezolano, 
que ame sinceramente la Patria y se detenga honradamenae a considerar 
cuánto ha hecho y hace por el engrandecimiento y bienestar de ella, cuánto 
vale esta paz bienhechora que usted ha alcanzado, y cuánto vale esta santa 
era de verdadera confraternidad que ha sido usted el único en lograrla y 
que por lo mismo quieren que sea siempre el primero en conservarla, cada 
vez más amada por sus beneficios y cada vez más respetada por sus triun- 
fos, y porque, finalmente el pueblo venezolano le es a usted deudor y lo 
será siempre de aquella gloriosa liberación alcanzada por el trascendental 
movimiento cívico del 19 de Diciembre. 

Daré a la imprenta su importante documento para conocimiento del 
pueblo larense, que yo sé tiene por usted el más alto y respetuoso cariño, 
y la más firme, leal y entusiasta adhesión. 

Muy atenta y cordialmente le envío mi saludo y soy su amigo y subal- 
terno, 

. • D. TORRELLAS URQUIOLA. 



LA ELECCIÓN 



De La Victoria, el 10 de enero de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Contesto con la exaltación del más vivo entusiasmo su trascendental te- 
legrama de ayer en que me invita usted a llevar al ánimo de todos los ami- 
gos que hánse constituido en juntas para proclamar su Candidatura á la 
Presidencia de la República en el próximo período, que no juzga usted cón- 
sonas esas propagandas con la actual época de rectificaciones políticas, por- 
que de nuevo se me presenta una brillante oportunidad de rendir mi aplauso 
a la austera sencillez republicana con que en todos los momentos culminan- 
tes de su vida ha sabido usted destacar con un nuevo relieve de incontami- 
nada honradez su alta figura de Caudillo. 

Saben bien los pueblos al levantar esa bandera que fué y será siempre 
símbolo de victorias y laureles en la guerra y de progreso y bienestar en la 
paz, que tras de sus colores se agrupan todos los entusiasmos y se afilian 
todas las voluntades porque los anhelos nacionales tienden siempre, a buscar 
las fórmulas definitivas de su engrandecimiento; y mal que pese a su ingénita 
modestia ese patriótico movimiento que viene hoy a pugnar con sus hábitos 
es la consecuencia lógica, el fruto que brinda hoy a sus esfuerzos la semilla 
del bien que usted regó con mano pródiga por todos los ámbitos de la Pa- 
tria. Respetando, empero, sus insinuaciones, acatando el saludable consejo 
de usted, llevaré al ánimo de todos los amigos la conveniencia de resolver 
en una sosegada espera los anhelos que ellos han manifestado, hasta que 
el CoBgreso Nacional con las altas funciones que le están atribuidas, elija 
entre todos los venezolanos el que haya de regir sus destinos en el próximo 
período. 

Su amigo afectísimo, 

Félix Galavís. 



De Barinas, el 10 de enero de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Tengo la honra de contestar su trascendental telegrama de ayer, cuya 
lectura causará indudablemente una viva impresión en el país. Lo que us- 
ted me comunica, en frases de tan sencillo republicanismo y que ya he he- 
cho extensivo a sus amigos de este Estado, que son todos sus laboriosos ha-' 
hitantes, no me ha sorprendido en lo más mínimo, porque ya estamos acos- 
tumbrados a verlo a usted rindiendo siempre acatamiento a los fueros cons- 
titucionales y cumplida pleitesía a los principios de la verdadera democracia: 
el hecho de que el país empiece a concretar sus aspiraciones en torno del 
prestigioso nombre de usted para el próximo período constitucional, no solo 
responde a corrientes naturales de partidarismo, sino también a fines más 
altos, justicia histórica, cual es la consecuencia del pueblo al hombre ecuá- 
nime que no lo ha inmolado nunca en el odio de los partidos ni lo ha sacrifi- 



DEL GENERAL GÓMEZ 



cado jamás en el ara de sus personales intereses. Lo que hay de más signi- 
ficativo en estas primicias de la opinión pública, que usted por un profundo 
acatamiento a los principios remite a las altas decisiones del Congreso, es 
que la semilla del bien que usted ha sembrado con mano pródiga en el co- 
razón de la Patria, dá sus frutos y cuaja en un espléndido desbordamiento 
de promesas; y que la República no apartará sus ojos del hijo fuerts y bue- 
no que le ha consagrado sin vacilaciones los mejores años de su vida, ha- 
ciéndola feliz y respetada en el concepto de los pueblos libres de América. 
Por otra parte, estas demostraciones que estamos palpando no vienen a ser 
en definitiva sino una ratificación de lo que propios y extraños acabamos de 
presenciar con la insólita celebración del gran día de la Causa, el 19 de Di- 
ciembre. Y es que usted representa, mi General, un caso único en la vida 
pública de este país. No ha habido Magistrado que resista, sin presenciar 
el desmoronamiento de su prestigio, un lustro de Gobierno en Venezuela, 
porque, o se marean en las alturas del Poder y se distancian del pueblo o se 
precipitan por el camino de las discordias de partidos y entonces se alejan 
de la justicia. S61o usted ha tenido la gloria de ver acrecentar el brillo de su 
nombre lejos de la Magistratura y alzarse con mayores títulos en el afecto 
de sus conciudadanos, en su actual modesta condición de soldado al servicio 
de la República. La razón es muy sencilla. Cuando en 1908 echó usted por 
tierra aquella situación, nacida de contubernio abominable de la tiranía opre- 
sora y de la demagogia turbulenta, se hicieron a la sombra de usted espec- 
tables algunos hombres que han desaparecido, unos por el peculado, otros 
por sus odios de banderías, aquéllos por sus bajas pasiones y todos, al fin, 
naufragaron en el negro mar de la inconsecuencia, es decir: pulsaron el pro- 
grama de Diciembre y se los llevó el torbellino de sus propios errores. Sólo 
usted permaneció fiel a los principios de la Causa y está hoy donde estaba 
hace seis años, inmutable y sereno con la misma bandera de unión en las 
manos, sin que haya podido arrebatársela el huracán de las pasiones, ni 
ayer en la Magistratura ni hoy que lleva al cinto puesta por la voluntad de 
los pueblos, la espada defensora del orden social. 

Lo saluda cordialmente su adicto y consecuente amigo, 

e 

Isilio Febres Cordero. 



De Trujillo, el 10 de enero de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Es con especial complacencia que me refiero hoy a su importante tele- 
grama de ayer, en que un profundo respeto por las libertades ciudadanas y 
su siempre proverbial modestia, lo llevan al extremo de estimar como in- 
adaptable el muy legítimo propósito que tienen sus leales y verdaderos ami- 
gos, de recomendar su nombre como candidato a la Presidencia Constitucio- 
nal de la República en el próximo período. Los pueblos que son conscientes 
de sus derechos y deberes como asimismo justos para expresar su gratitud 



LA ELECCIÓN 



a la mano que generosamente los ha levantado y redimido, sin sangre»ni lá- 
grimas, de tanta pasada vergüenza y de tanta oprobiosa tiranía, se fijan en 
usted y con razón, para confiarle su suerte y consecuencialmente sus desti- 
nos, como que su historia de hombre público, jamás sombreada por actos 
innobles, es la mejor garantía de que en su vida no van a tener zozobras y 
de que en el hogar venezolano van a ser como hasta hoy desde seis años pa- 
ra acá, tangibles y ciertos, grandes y sublimes días de verdadero reposo; y 
a mí me cumple, como leal amigo personal y político de usted, como servi- 
dor desde su nacimiento de la gloriosa Causa de Diciembre y haciendo una 
interpretación, fiel y correcta a los sentimientos que privan en todos los 
pueblos de este Estado, significarle que es unánime el anhelo de verlo a us- 
ted presidiendo a Venezuela y que si ahogan por virtud de disciplina y por 
respeto a su querer, el derecho a exteriorizar por el momento tales espon- 
táneos deseos, confian sí en que el Soberano Congreso sabrá ser mandatario 
justo y exacto y será eco del País entero que aclama su nombre. Dígnese 
perdonar estas apreciaciones conque mi espíritu franco y mi puesto de leal 
amigo de usted, responden a su ya referido atento telegrama, que la histo- 
ria habrá de recoger como el documento más notable y generoso de un hom- 
bre público. 

Compláceme participarle que en el Estado no ocurre ninguna novedad. 

Respetuosamente lo saluda. 

Su amigo y subalterno, 



TlMOLEÓN OMAÑA. 



De San Carlos, el 10 de enero de 1915. 
Señor General J. V- Gómez. 

Tengo a honra acusar a usted recibo de su importante y patriótico tele- 
grama de ayer, el que considero de alfa significación política en los actuales 
momentos, que como muy bien observa usted son de trascendentales rectifi- 
caciones; y por tanto, la consigna de todos los buenos ciudadanos debe ser, 
mancomunar sus esfuerzos en el propósito honrado de mantener incólume 
la majestad de la ley. Una vez más da usted clara prueba de cómo lees que- 
rida la suerte de la Patria; al acatar respetuoso las futuras decisiones del 
Cuerpo Soberano de la Nación, exhibe el desinterés conque mira usted el 
alto honor que nueva y merecidamente quieren dispensarle los pueblos agra- 
decidos a su brillante actuación en favor de los gloriosos destinos de la Re- 
pública, y reafirma el derecho de ser siempre querido y respetado por sus 
conciudadanos. Como adicto y sincero amigo de usted, uno mi aplauso al 
que muy en breve resonará en todos los ámbitos del País, como justo home- 
naje de admiración al patriota eminente que así sabe llenar sus sagrados 
deberes. 

Soy su amigo, 

José F. Arcay. 



DEL GENERAL GÓMEZ 



De San Cristóbal, el 10 de enero de 1915. 
Señor General J. V Gómez. 

Recibido el importante telegrama de usted. Muy justo me parece la 
iniciativa de sus amigos para lanzar su candidatura a la Presidencia Consti- 
tucional de la República. 

Esa idea está grabada en el espíritu de las colectividades, quienes obe- 
decen a un sentimiento patriótico y honrado y las que como el Táchira ente- 
ro están unidas a usted por lazos fuertes de respetuoso cariño que sus actos 
han sabido formar en el alma de un pueblo agradecido. 

Por eso, él repite de ese modo su nombre y tiene grabada hondamente 
en su memoria la fecha inmortal en que se inició la Causa salvadora, cuya 
bandera luminosa flota sobre el cielo de la Patria con el fúlgido esplendor 
de las Causas santas de los derechos de los pueblos, pero éste muy a su pe- 
sar, sé abstendrá de lanzar su nombre a la consideración pública, como el- 
candidato que sintetiza las más nobles aspiraciones en la Presidencia Cons- 
titucional de la Nación, para que los encargados de hacer la elección honro- 
sa no lleven otra sugestión que la que el deber les impone y la que les im- 
prima la suprema necesidad de la Patria, de tener al frente de sus destinos 
un ciudadano que vele por su porvenir, garantice su progreso y ceñido a la 
Ley, sea un guardián de la paz y de los fueros y libertades de los 
pueblos. 

Al prometer a usted que sus deseos serán cumplidos, me es grato signi- 
ficarle que mi esfuerzo estará al lado del suyo, para mantener incólume la 
majestad de la Ley. 

Cordialmente correspondo su atento saludo. 

Su amigo, 

EUSTOQUIO GÓMEZ. 



De Maracaibo, el 10 de enero de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Recibido su importante y patriótico telegrama de esta misma fecha. 
Aparte de mi deferencia personal y política que siempre me ha ligado con 
usted y en conocimiento íntimo de lo que siente el pueblo zuliano por los be- 
neficios que de usted como Magistrado ha reportado la Nación, es mi det>er 
significarle ingenuemente y sin ambajes de ningún género, que este mismo 
pueblo cívico, inteligente y consciente de sus actos, acatando el imperio de 
nuestras instituciones republicanas, aspira y confía en que el Congreso Na- 
cional, genuino representante de su soberana voluntad, sabrá tener en 
cuenta la infatigable labor y meritísimo proceder de usted para con la Pa- 
tria, y el porvenir que se abre ante el ejercicio del; poder en la benemérita 
personalidad de usted. * 



10 LA ELECCIÓN 



Bien merece un aplauso la digna actitud de usted en resguardo de la 
sagrada imposición de la ley, pero necesario es también apartar preocupa- 
ciones personales y de origen eminentemente nacidas al calor del civismo 
que usted siempre ha preconizado, puesto que hay que tener de presente en 
cualquiera ocasión el bienestar y tranquilidad de la Patria en todas sus ma- 
nifestaciones, lo cual hoy en día no puede asegurarlo sino su buena fé, su 
amor al progreso y su peculiar espontaneidad para llevarla a la cima a que 
anhelamos todos los venezolanos auténticos. Colocado como se encuentra 
usted, hoy arbitro de los destinos del país, no se debe a sí mismo: le perte- 
a la Patria. Bueno es respetar la majestad de las intituciones, pero juzgo 
natural e indeclinable atender la corriente popular que así lo aclama. 

Y luego, mañana, la Venezuela agradecida, en luminosas páginas de 
historia, hará el recuento grato de sus múltiples servicios, como buen pa- 
triota y austero ciudadano. Lo saludo cordialmente. 

Su amigo, 

J. M. García. 



De Ocumare del Tuy, el 10 de enero de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Tengo la honra como subalterno y la inmensa satisfacción como amigo 
de usted, de referirme a su muy atento y patriótico telegrama que se ha dig- 
nado dirigirme con fecha de ayer. Ante el espíritu de nuestras instituciones 
democráticas rinde usted el homenaje de su más puro patriotismo y siendo 
quien es, da a todos los venezolanos el alto y moralizador ejemplo de su al- 
ma proba y desinteresada. De ciudadanos eminentemente honrados es culto 
ferviente al libro de la Ley y usted es el primero que, aún tratándose de su 
nombre y de sus títulos, en estos momentos en que surgen justas y espontá- 
neas iniciativas respecto a su candidatura para la próxima Presidencia Cons- 
titucional de la República, habla a sus amigos el lenguaje del civismo y ex- 
presa en términos claros y patrióticos que caracterizan el ideal de la pre- 
sente época de reparaciones políticas, el propósito firme y sano que debemos 
abrigar todos los venezolanos de mantener incólume la majestad de nuestra 
ley fundamental, prescindiendo de aquella justa propaganda y dejando a la 
suprema decisión del Congreso Nacional, único órgano de la soberanía 
popular, la elección de Magistrado que ha de regir la República en el 
próximo período. Ese documento, que sería notable si hubiese emanado del 
más humilde ciudadano, es tanto más hermoso cuanto que ha sido dictado 
por el alma de un guerrero y Jefe prestigioso de una Causa. Esta declara- 
ción tan solemne y bien inspiradada agrega hoy otro bello título al enalte- 
cimiento de su nombre y no puede menos que llenarnos de orgullo y de en- 
tusiasmo a todos los que somos sus amigos y estamos al servicio de la 
Patria. 



DEL GENERAL GÓMEZ 11 



Por tan plausible motivo yo lo felicito a usted de la manera más cordial 
y respetuosa, a la vez que dispongo la publicación de su patriótico telegra- 
ma, para conocimiento y satisfación del pueblo que presido. 

Su afectísimo amigo y subalterno, 

Antonio B. Medina. 



De Mérida, el 10 de enero de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Recibido su importante telegrama dé ayer en que me participa la acti- 
tud asumida ya en varios pueblos de la República por los leales amigos de 
usted, en el propósito de recomendar su candidatura para la Presidencia de 
la República en el próximo período constitucional. Los conceptos que usted 
expone son muy dignos de las altas miras de usted, pues ellos ponen una vez 
más de relieve sus altos sentimientos de patriota, su grandeza de alma y su 
total desprendimiento, destacándose por sobre todo el criterio del hombre 
íntegro, dispuesto siempre a mantener incólume la augusta majestad de la 
Ley; y si bien como leal subalterno de usted, sabré secundar las nobles 
ideas que usted expone, debo también significarle con la franqueza que me 
es característica, que como fervoroso amante que soy del bienestar de mi 
Patria y como verdadero amigo de usted, hallóme adscrito con todos mis 
amigos del Estado, que son los de usted, al justiciero sentimiento de la gran 
mayoría del pueblo venezolano, que sólo aspira a verlo colocado nuevamen- 
te a usted al frente de los destinos de- la República, para que lleve a feliz 
término la grandiosa obra de la Rehabilitación Nacional, emprendida por 
usted y en la que está vinculada la paz de que disfrutamos, el progreso de 
que goza el País y el glorioso porvenir de la República. 

Lo saluda cordialmente su adicto amigo y subalterno, 

Amador Uzcátegui G. 



De Cumaná, el 10 de enero de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Con el debido interés me he impuesto del importante telegrama de us- 
ted de fecha de ayer y ante todo permítame que muy respetuosamente le 
exprese la grata impresión que en mi ánimo ha producido esa nueva mani- 
festación de su profundo e inalterable acatamiento a la Ley, virtud que 
siempre ha destacado su distiguida personalidad de manera ejemplar y edi- 
ficante, ora como Magistrado, ora como ciudadano. Indudablemente que los 
amigos, constituidos en Juntas para recomendar la candidatura de usted a 
la Presidencia de la República en el próximo período, han querido exteriori- 



12 LA ELECCIÓN 



zar una vez más el sentimiento del pueblo venezolano que por un deber de 
gratitud y por su propio bien, aspira con justicia a que sus altos destinos 
queden bajo la experta y honrada dirección de usted, que ha sabido darle 
paz estable y prosperidad y consagrarse por completo a su mayor bienestar 
y engrandecimiento. Más, como - usted muy bien juzga que tales propagan- 
das no son cónsonas ni adaptables en la actual época de trascendentales 
rectificaciones, yo haré saber a los amigos de usted sus deseos de que todos 
aunemos nuestros esfuerzos en el propósito sano y firme de mantener incólu- 
me la majestad de la Ley, representada en las decisiones del Congreso Na- 
cional, a fin de que aquel alto Cuerpo interpretando la voluntad de los pueblos, 
elija con amplia libertad el Presidente Constitucional, dejando íntegros los 
principios esencialmente republicanos que también constituyen el credo de 
la Causa Rehabilitadora que ha salvado a la Nación y la conduce por el ca- 
mino de su mayor prosperidad. Afectuosamente retribuyo su cordial saludo. 

Su amigo y subalterno, 

Simón Núñez Ortiz. 



De Barcelona, el 10 de enero de 1915, 
Señor General J. V. Gómez. 

Su importante telegrama de ayer que he tenido el gusto de recibir, re- 
viste la trascendencia política conque usted sabe caracterizar todos sus actos 
cuando se trata de los altos intereses de la Patria. 

No ha de ser extraño en modo alguno a quien aliente en su espíritu se- 
renos sentimientos de justicia, el deseo no ya de sus amigos personales, sino 
de la Nación Rehabilitada, de que sea usted el que rija los destinos del país 
en el período constitucional que se aproxima, desde luego que sabemos 
todos que por una inmensa deuda de gratitud está ligada la República a su 
nombre y a su gloria, pero por la razón misma de que el prestigio de que 
goza usted en Venezuela, es considerado por la opinión pública como la cre- 
dencial más eminente para merecer por modo indiscutible el honor de la 
suprema investidura tanto como es natural, el anhelo de los pueblos en el 
sentido de testificarle su reconocimiento digno de aplauso, es el desinterés 
altamente republicano conque se presenta usted en los momentos de solem- 
nidad en que va a ser decidida la suerte de la Patria. 

Aunque debo manisfestarle con la franqueza que debe caracterizar al 
amigo y subalterno, que la candidatura de usted a la Presidencia Constitu- 
cional de la República, palpita de modo unánime en el sentimiento popular 
en el Estado de mi mando, correspondiendo a los deseos expresados por 
usted en su referido telegrama, llevaré al ánimo de todos los habitantes 
del Estado, su abnegada manera de pensar a este respeto. 

Cualesquiera que sean sus determinaciones en el porvenir, siempre se- 
rá de usted, su amigo y subalterno, 

M. A. Guevara. 



DEL GENERAL GÓMEZ 13 



De Coro, el 10 de enero de 1915. 
Señor General J. V. Gómez- 
Tengo a honra referirme a su despacho telegráfico de ayer, de cuyo 
importante contenido me he impuesto con debida atención. Esa doble ma- 
nifestación, la que surje del corazón del pueblo hacia usted y la que va al 
pueblo emanada del alma republicana de usted, es indicio seguro de que 
en los actuales momentos nuestra vida política se desarrolla en un sereno 
ambiente democrático, de donde se confunde armoniosamente el cariño de 
una nación agradecida y la integridad y desinterés de su Caudillo promi 
nente. En su afán patriótico y en su firme propósito de que alto, cuerpo 
constitucionalista, llegado el momento solemne de designar al ciudadano que 
va a dirigir los destinos de la República en el próximo período constitucio- 
nal, goce de una plena libertad, sin que ni aun la voz de la justica y del 
agradecimiento popular vaya a turbar sus soberanas deliberaciones, se apre- 
sura usted a dejar caer su palabra austera, que lleva por todos los ámbitos 
de la República la consigna espartana de que los servidores de la Causa 
de Diciembre, esperen en un discreto silencio la solución definitiva del pro- 
ceso eleccionario. Así se hará ya que usted lo desea. Haré trascendental en 
el Estado de mi mando, su importante telegrama, a fin de que el gomecismo 
falconiano acate la voz del Jefe y contenga las manifestaciones de su fer- 
viente partidarismo. Si como venezolano me hubiera complacido en la libre 
expansión de los deseos populares, como amigo de usted me enorgullezco 
de su delicada prueba de patriotismo, nueva página que agrega a sus ejecu- 
torias de amante de los principios de la República, y por ello le felicito muy 
cordialmente. 

Su amigo y subalterno, 

Manuel Sarmiento. 



De Calabozo, el 11 de enero de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

He recibido su importantísimo telegrama de ayer en el cual palpita con 
la misma fuerza que lo ha destacado a usted como el factor único y formida- 
ble de esta época de reivindicaciones políticas, aquella sencillez republicana 
que lo ha investido siempre y que ha constituido tanto en su vida privada 
como en su vida pública el más sólido pedestal de su prestigio y la cúspide 
más levantada de su autoridad. 

Ese movimiento que en torno de su nombre empieza a levantarse 
para proclamar su candidatura y que usted detiene con un gesto a la 
par sencillo y noble,' habla más elocuentemente y consagra mejor que 
todas las palabras, porque viene del pueblo que sabe buscar siempre 
con infalible cordura los cauces futuros por donde la vida nacional corra a su 
engrandecimiento. 



14 LA ELECCIÓN 



Este espectáculo que ofrece usted a la consideración pública, alzando 
frente a las corrientes del entusiasmo partidario su ingénita modestia re- 
fractaria a las formas aclamatorias que informan siempre estos procesos, 
lo levanta a usted más si cabe, en el concepto nacional, y es solo cumpliendo 
el mandato que para mí significa la insinuación contenida en su telegrama, 
como llevaré al ánimo de todos los amigos, entre los cuales también fermen- 
taba ya el patriótico propósito, las honradas intenciones de usted, que aca- 
tando en su más genuina interpretación la majestad de la Ley, nos acon- 
seja esperar sosegadadamente las soberanas deliberaciones del Congreso 
Nacional. 

Lo saluda su amigo, 



León Jurado. 



De San Felipe, el 9 de enero de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Tengo la satisfacción de darle recibo de su importante telegrama núme- 
ro 27, referente a que en algunos pueblos de la República, amigos persona- 
les de usted hánse constituido en Juntas con el propósito de recomendar su 
nombre como candidato a la Presidencia de la República en el próximo pe- 
ríodo constitucional. La alteza de sus sentimientos republicanos, su espíritu 
esencialmente democrático y el respeto profundo que usted profesa a la 
majestad de la Ley, hacen que conceptúe no cónsonas ni adaptables esas 
propagandas a la actual época de rectificaciones políticas, y aunque esas es- 
pontáneas iniciativas nacidas en el seno de la Causa son obra del anhelo 
popular y del prestigio que goza el nombre benemérito de usted, los que 
somos leales amigos y seguimos a usted con entera decisión partidaria aca- 
tamos su voz autorizada que nos manda a unir nuestros esfuerzos en el pro- 
pósito sano y firme de mantener incólume la majestad de la Ley represen- 
tada en las soberanas decisiones del Congreso Nacional, en cuyas altas en- 
comiendas eetá la de escoger entre los venezolanos y hacer la elección 
de Presidente Constitucional de la República con entera y dignificante 
libertad. 

Hago trascendental en el Estado el importante telegrama de usted, y 
por esa nueva notación de reconocido patriotismo y su entereza republicana 
llevo hasta el noble Jefe y amigo mis sinceras felicitaciones. 

Muy afectuosamente retribuyo su cordial saludo y soy su leal amigo y 
subalterno, 

J. Victoriano Jiménez, 



DEL GENERAL GÓMEZ 15 



De Guanare, el 10 de enero de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Tengo la honra de dar a usted recibo de su importante telegrama de 
ayer, de cuyo contenido me he impuesto con la merecida atención. Precisa- 
mente, también he tenido conocimiento de que los hombres más importan- 
tes de las diversas localidades de Portuguesa se agitan igualmente en el 
sentido de levantar pronunciamientos para recomendar el nombre de usted 
a los representantes de esta Entidad en el Congreso Nacional, para los fines 
de la elección de Presidente Constitucional de la República. Hablando con 
toda franqueza, debo decirle como ciudadano, como patriota y como adicto 
amigo suyo, que he visto con agrado esa propaganda esencialmente popular y 
espontánea, porque ella es reveladora de la cordura y el patriotismo de la 
ciudadanía, que no olvidando los trascendentales beneficios de su pasada 
Administración de la cual hizo usted como lo ofreció el 19 de Diciembre, un 
manantial de bienes para los venezolanos, comprende hoy con esa certera 
visual con que el pueblo conoce su suerte, que solo bajo la dirección de un 
Magistrado probo, de un héroe auténtico y de un ciudadano de las íntegras 
virtudes republicanas de usted, es que puede continuar el país su marcha 
ascendente hacia sumas brillante porvenir y alcanzar su definitivo bienestar. 

Digno de todo encomio, como consecuencia natural de su austeridad re- 
publicana, de su ecuanimidad y su modestia, es el rasgo de levantado espí- 
ritu democrático con que hoy se exhibe ante la Nación, rehuyendo estas 
actuaciones de las colectividades sociales que tienen plena fé en el patrio- 
tismo de usted y se acojen a su nombre como bajo un escudo protector. 

Como amigo y subalterno de usted, a quien debo respeto y obediencia, 
me abstendré de tomar parte en estos propósitos, porque sus deseos son 
órdenes para mí y llevaré también al ánimo de los demás amigos de esta 
Entidad las impresiones que usted me comunica. 

Soy su amigo y subalterno, 

VlNCENCIO PÉREZ SOTO. 



De Ciudad Bolívar, el 11 de enero de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Contesto con placer el importante telegrama de usted, de fecha 9 del 
mes corriente. Las ideas consignadas por usted ponen de manifiesto una 
vez más el amor que usted profesa a los principios republicanos y el respeto 
que le merece la soberanía, delegada por los pueblos en el Congreso Na- 
cional, dada la naturaleza de nuestras instituciones vigentes. Las enseñan- 
zas del pasado, justifican las verdades expresadas por usted, la ineludible 
obligación que tenemos sus amigos de rendir homenaje respetuoso a la Ley 
y la indeclinable necesidad de conservar la unión de todos ios venezolanos 
para sostener su imperio, a fin de continuar llenando, sin dificultades ni 



\ 

16 LA ELECCIÓN 



contratiempos, la alta misión que usted ha emprendido en favor del engran- 
decimiento de la República. 

Lo felicita cordialmente su amigo y subalterno, 

David Gimón. 



De Maturín, el 11 de enero de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Anoche tuve la satisfacción de leer su importante telegrama del 9 de 
los corrientes, en que se destaca la personalidad política de usted con los 
precisos lineamientos de un gran repúblico, que rinde respetuoso acatamien- 
to a la autoridad soberana de la ley y que consecuente con los principios de 
libertad y democracia que constituyen el patriótico ideal de la gloriosa Causa 
que nació de los arrestos libertarios de usted, ha asegurado a los venezo- 
lanos vida de libres en el seno del orden y bajo la salvaguardia del derecho. 

Bien de la patria merece usted, General, por esta nueva prueba de des- 
prendimiento político dada por usted a sus amigos y partidarios, quienes 
conocedores de los méritos que usted asume entre las personalidades desco- 
llantes de nuestro país, han querido constituirse en Junta para postular la 
candidatura de usted para la Presidencia de la República en el próximo 
período constitucional. Tan patriótica actitud será saludada por los venezo- 
lanos con un aplauso que bien merece el Héroe de Diciembre. 

Lo saludo cordialmente. 
"S»,amigo, 

Elbano Mibelli. 



De San Fernando de Apure, el 10 de enero de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Recibido telegrama fecha de ayer. 

Por deber de Magistrado y por disciplina de soldado acato y.respeto la 
decisión de usted al juzgar inaceptables los propósitos de algunos amigos que 
por partidarismo de Causa han constituido Juntas para recomendar la Can- 
didatura de usted al próximo Congreso Nacional. Yo le felicito por esa acti- 
titud de republicano fervoroso y de patriota, pero respetuosamente me per- 
mito observarle que los amigos y ciudadanos que tal cosa han hecho y hacen 
es en ejercicio de un derecho consagrado por nuestra carta fundamental e 
interpretando el sentimiento más noble y firme de la opinión pública, cual es 
la gratitud nacional hacia usted. En el deseo de corresponder debidamente 



DEL GENERAL GÓMEZ 17 



a los leales sentimientos de usted, me he permtitido darle publicidad a su 
trascendental telegrama junto con mi contestación. 

Cordialmente retribuyo su saludo. 
Soy su amigo y subalterno, 

I. Quintana. 



De Valencia, el 10 de enero de 1915. 
'Señor General J. V. Gómez. 

Recibido su oportuno y trascendental telegrama de anoche. Al avisarle 
recibo de ese importante documento, le envío mi sincero aplauso, porque en 
él se manifiesta usted como siempre lo ha hecho en sus altas actuaciones de 
Magistrado Nacional: respetuoso a la Ley, que ha sido su norma en todos 
los actos de su vida pública. 

Lo saluda cordialmente y hace votos por su bien personal, 



Su amigo, 



Emilio Fernández. 



De Carúpano, el 16 de enero de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con el más vivo entusiasmo de mis sentimientos por su egregio nom- 
bre, he leído el importantísimo telegrama que se sirvió dirigirme con fecha 
9 del corriente, el cual ha repercutido en mi espíritu con verdadera resonan- 
cia patriótica por la alteza de su contenido y de su republicano objetivo; si 
como premio a sus elevados merecimientos, la gratitud nacional ha venido 
señalándole para la próxima magistratura del País, dando una notación 
de justicia, ello no le encumbra más en el corazón y conciencia de sus con- 
ciudadanos, que su gallarda actitud administrativa, una vez más de su in- 
génita'modestia, de su respeto a la magestad de las instituciones patrias y 
a la dignificante libertad consolidada por usted en la República, al hacer 
conocer de todos su juicio respecto a las propagandas de que me habla, esti- 
mándolas no cónsonas ni adaptables a la actual época de trascendentales 
rectificaciones políticas, para que sea en el seno de aquella libertad, sin cor- 
tapisas de ningún género, que el Congreso Nacional elija al ciudadano que 
debe presidir próximamente los destinos del País. 

Por todo ello, que constituye un nuevo triunfo para usted y para nues- 
tra efectiva democracia, dígnese aceptar mis sinceros parabienes. 

Soy su adicto y leal amigo, 

Juan Alberto Ramírez. 

Nota. — Fechado el 14 en La Asunción. 



La Elección Presidencial. — Congreso Nacional — 

Sesión del día 3 de mayo de 1915. 
Documentos oficiales. — Comentarios de la prensa. 

CONGRESO NACIONAL 

Presidencia del Doctor J. Gil Fortoul. 

Se abrió la sesión con la asistencia de los Senadores y Diputados que se 
expresan: 

Senadores: 

Díaz Rodríguez, Coll, Rolando, Dúchame, Crespo Torres, Chávez, Car- 
nevaliM., Rodríguez, Fonseca, Herrera, Méndez, Riera, Andará, Hernán- 
dez Ron, Bustamante, Sanz, Chalbaud Cardona, Parra Picón, Coronil, Gue- 
rra, Willet, Aristimuño, Reyes, Requena, Vásquez, Anzola, Villasmil, Giu- 
seppi Monagas, Cárdenas, Murillo, González Rincones, Bustillos, Tagliafe- 
rro, Rivas, Sarmiento, Núñez, Araujo, Lares, Mibelli. 

Diputados: 

Rodríguez, Aristimuño Coll, Garmendia Rodríguez, Planchart, Falcón 
Rojas, La Riva, Marcano Raffetti, Gómez (José), Galavís, Guzmán Blanco, 
Crespo, Godoy, Vicentini, Rojas Fernández, Ochoa, Casanova, Cedeño, Ar- 
cay Smith, Sosa Báez, Luque, Contreras, Capriles, Cayama Martínez, De 
León Rivas, Queremel, Sarmiento, Ron Pedrique, Hermoso Tellería, Pernía, 
Osuna, Díaz, hijo, Yépez, Azuaje, Martínez Méndez, Baptista Galindo, Pa- 
rra Picón, Crespo Vivas, Picón Febres, hijo, Mancera, Ramírez, Pérez Frei- 
tes, Irazábal, Veracoechea Briceño, Larralde, Ocanto, Peña, hijo, Velázquez, 
Anzola, Sánchez, Jáimez, Maldonado, Gómez (Alí), Márquez, Omaña, Ga- 
baldón, Gonzalo, Jiménez, Briceño A. , Entrena, Aguilera, Pino Pou, Parra, 
Trujillo Duran, Olivares Mora, Arcaya, Delfino, Matos Ibarra. 

Se leyó y aprobó la minuta de la anterior sesión. 

Objeto de la reunión: 

Practicar la elección del Presidente de los Estados Unidos de Vene- 
zuela. 

El Presidente nombró la Mesa Escrutadora así: 

Senadores: Giuseppi Monagas y Reyes. 

Diputados: Capriles y Olivares Mora, 



20 LA ELECCIÓN 



Recogida la votación por los Secretarios, presentes en la sesión 40 Sena- 
dores y 66 Diputados, por unanimidad de votos resultó electo, el General 
Juan Vicente Gómez, Presidente de los Estados Unidos de Venezuela. 

Hecha la proclamación por el Presidente, fueron nombradas las siguien- 
tes Comisiones: 

Para participar la elección al General Gómez: Senadores Bustillos, Parra 
Picón, Tagliaferro, Crespo Torres y Lares. — Diputados: Arcaya, Gómez 
(Alí), Matos Jbarra, Crespo y Arcay Smith. 

Para participarla al Doctor V. Márquez Bustillos: Senadores Giuseppi 
Monagas, Cárdenas, Núñez, Aristimuño y Mibelli.— Diputados: Sánchez 
Jáimez, Gonzalo, Ocanto, Larralde y Sosa Báez. 

Se clausuró el acto. 

El Presidente, 

J. Gil Fortoul. 

El Vicepresidente, 

Víctor A. Rodríguez. 

Los Secretarios, 

M. M. Ponte. 

Luis Correa. 
(Del Diario de Debates del Senado y del Congreso de los Estados Unidos de 
Venezuela.— Caracas: 6 de mayo de 1915.— N? 9.) 



BOLETÍN oficial 

Telégrafo Nacional.— De Caracas a Maracay.— El 3 de mayo 1915. — Las 4 hs. 

30 ms. p. m. 
Señor General J. V. Gómez. 

En este instante preciso, el eco del cañón anuncia a los venezolanos, que 
el Soberano Congreso de la Nación, dejó resuelto en forma unánime y espon- 
tánea, su acatamiento a la libre voluntad de los pueblos que representa. 

Ineficaz, desde luego que nada pude hacer yo en obsequio de mi Jefe 
durante el proceso que tan brillantemente acaba de realizarse, sí quiero ha- 
cerle presente, todo el intenso júbilo con que mi corazón agradecido lleva 
ante él, ausente de esta capital, la buena nueva de la justicia, porque su 
Nombre inmaculado, y debemos proclamarlo muy en alto, ha sido electo sin 
mediar la más leve insinuación oficial, para timbre de honor de la verdad 
histórica y para la más franca realidad del bienestar futuro de la Patria, 

Considero este el día más feliz de mi vida, y anhelo que, entre el natu- 
ral estruendo cariñoso en que se agita la República, sea mi abrazo efusivo 
de los que suenen gratamente a su corazón. 

Soy con orgullo su leal amigo y subalterno, 

V. MÁRQUEZ BUSTILLOS. . 



DEL GENERAL GÓMEZ 21 



Telégrafo Nacional. — De Maracay a Caracas.— El 3 de mayo de 1915.— Las 
5 hs. 45 ms. p. m. 

Señor Doctor V. Márquez Bustillos. 

Acabo de recibir su amistoso telegrama y quedo impuesto de que el 
Congreso Nacional me ha dispensado el honor de nombrarme Presidente 
Constitucional de la República. 

Agradezco en alto grado esta prueba de confianza que me dan los Repre- 
sentantes de la Nación, porque en ese nombramiento, como usted dice muy 
bien, no ha intervenido en forma alguna la más ligera insinuación oficial, 
como pueden testificarlo todas y cada una de las personalidades que cons- 
tituyen el Congreso actual. 

Sus felicitaciones las recibo como un r abrazo venido cariñosamente del 
generoso amigo que también ha sabido mantener en las alturas del Poder la 
respetabilidad de su nombre y que ha sido en la Magistratura modelo perfec- 
to de fidelidad a la bandera enarbolada el 19 de Diciembre en el Capitolio 
Nacional . 

Lo abraza cordialmente, 

Su amigo afectísimo, 

J. V. GÓMEZ. 



CIRCULAR DEL PRESIDENTE PROVISIONAL DE LA 
REPÚBLICA 

Caracas: 3 de mayo de 1915. 

El Congreso Nacional, inspirado en los más elevados principios de jus- 
ticia y acierto, acaba de elegir a nuestro amigo y Benemérito Jefe General 
J. V. Gómez, Presidente Constitucional de la República en el período legal 
que se inicia. 

Tal acontecimiento implica la realización de la esperanza legítima de los 
pueblos de la Unión. Por tan fausto suceso experimento viva emoción de 
contento y envío a usted mis congratulaciones muy cordiales de amigo y 
compañero. 

V. MÁRQUEZ BUSTILLOS. 

Circular a los Presidentes de Estado, Gobernador del Distrito Federal, y Gobernadores de Terri- 
torrio. 

Sus Capitales. 



22 LA ELECCIÓN 



CIRCULAR DEL MINISTRO DE RELACIONES INTERIORES 

Estados Unidos de Venezuela.— Ministerio de Relaciones Interiores.— Direc- 
ción Política.— Telegrama-circular.— Número 594. — Caracas: 3 de mayo 
de 1915. 

Ciudadano 



El Congreso Nacional, por unanimidad de votos, acaba de elegir al Be- 
nemérito General Juan Vicente Gómez, Presidente Constitucional de la Re- 
pública para el período de 1915 a 1922. 

Me congratulo con usted y con los ciudadanos de esa Entidad Política, 
porque la elección del General Gómez llena el anhelo de los pueblos por 
verlo dirigiendo los destinos nacionales, satisface la justicia, porque nadie 
es merecedor de tan alta distinción como el hombre que ha fundado la Paz 
en Venezuela, corresponde a la conveniencia pública porque el General Gó- 
mez conoce a fondo las necesidades del País y su ideal es remediarlas fo- 
mentando las industrias, abriendo vías de comunicación y garantizando a 
los elementos de trabajo y porque esa elección, en suma, consagra y afianza 
la estabilidad de la Causa Rehabilitadora encarnada en el General Gómez e 
inspirada en el propósito de solucionar todos los problemas políticos y socia- 
les de Venezuela con el criterio de la más amplia libertad y conforme a los 
métodos que indiquen la ciencia y la observación, prescindiendo de prejui- 
cios y prevenciones que arranquen de las contiendas del pasado cuyos 
ecos apagó la voz del Caudillo de Diciembre al proclamar, como la fórmula 
del presente y del porvenir, la Unión de todos los venezolanos, en el culto 
de la Patria. 

Dios y Federación, 

Pedro M. Arcaya. 

A los Presidentes de Estado y Gobernadores de Territorio. 

Sus Capitales. 



TELEGRAMA DE LOS MIEMBROS DEL GABINETE 
NACIONAL 

Caracas: 3 de mayo de 1915- 

Señor General Juan Vicente Gómez. 

Maracay. 

El Congreso Nacional acaba de elegir a usted Presidente Constitucional 
de la República. Al proceder así ha acatado la voluntad de los pueblos, ha 
hecho justicia a usted y ha sabido penetrarse de que la Patria lo necesita 
para que dirija sus destinos, matenga la Paz y sea el brazo fuerte de la Ley. 



DEL GENERAL GÓMEZ 23 



Los suscritos miembros del Gabinete Nacional, amigos de usted y par- 
tidarios decididos de la Causa Política que usted encarna, lé enviamos nues- 
tras más entusiastas felicitaciones. 

Pedro M. Arcaya, Ignacio Andrade, Román Cárdenas, M. V. Cas- 
tro Zavala, Santiago Fontiveros, Luis Vélez, F. Guevara Rojas, R. 
Bracamonte. 



TELEGRAMAS CRUZADOS ENTRE LOS DOCTORES 
V. MÁRQUEZ BUSTILLOS Y EZEQUIEL A. VIVAS 

Telégrafo Nacional.— De Miraflores a Maracay, el 3 de mayo de 1915,— Las 
5 hs. p. m. 

Señor Doctor E, A. Vivas. 

El Congreso acaba de verificar en la persona de nuestro Jefe, el Gene- 
ral Gómez, la elección de Presidente Constitucional de Venezuela. 

El Cuerpo Soberano de la Patria no ha oído la más leve insinuación del 
Poder al hacer esta elección, pero si ha escuchado la voz de la opinión pú- 
blica, -que quería ver al frente de los Destinos Nacionales al Repúblico 
de 1908. 

A usted, cuya consagración al servicio del General Gómez es inteligen- 
te, esforzada y leal, me place enviarle un esfusivo abrazo de amistad y com- 
pañerismo, como mi congratulación en estos momentos en que el júbilo rebosa 
en todos los corazones de cuantos somos amigos y admiradores del General 
Gómez, y por tanto verdaderos patriotas. 

Su afmo. amigo y compañero, 

V. MÁRQUEZ BUSTILLOS. 



Telégrafo Nacional. — De Maracay a Miraflores, el 3 de mayo de 1915.— Las 
6 hs. p. m. 

Señor Doctor V- Márquez Bustillos. 

Recibido su telegrama en que se sirve participarme que el Congreso Na- 
cional ha elegido a nuestro querido Jefe General Juan Vicente Gómez, Pre- 
sidente Constitucional de la República. 

En esa designación hecha bajo la más absoluta libertad, se ve el espíritu 
inteligente, previsivo y justiciero que ha inspirado al Cuerpo Soberano de 
la Nación, porque nadie en verdad con mayores títulos en Venezuela que el 
modesto Héroe de Diciembre, cuyas virtudes públicas se han hecho notorias 
en la vida nacional y son garantía formidable para asentar sobre granítica 
base el venturoso porvenir de la Nación. 



24 LA ELECCIÓN 



Retribuyo a usted muy eordialmente sus cariñosas felicitaciones y me 
congratulo de todo corazón porque usted, en su Gobierno, ha dejado luminosa 
estela de lealtad a la Causa y al Jefe y ha probado de manera elocuente que 
el honor y la fidelidad son deidades alas cuales rinde usted culto con res- 
petuosa veneración. 

Lo abraza, su amigo, 



Ezequiel A. Vivas. 



EL PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA 



El General Juan Vicente Gómez, ha sido electo por el Congreso Presi- 
sidente Constitucional de la República. 

Este acto solemne de nuestra vida democrática impone al patriotismo 
una profunda reflexión, a través de la cual se consideran los grandes intere- 
ses colectivos, el porvenir de la Nación, vinculado de modo tan íntimo a este 
nuevo período de constitucionalidad, abierto después de una centuria de vi- 
da autonómica en que han alternado gobiernos y agitaciones populares, 
cuyo balance definitivo acusa retrocesos, desorientaciones y perplejidades 
políticas. 

Es el General Gómez un veterano de la milicia, a quien puso el pueblo 
al frente de la Primera Magistratura, mediante una evolución que no lle- 
vaba en sí el sello funesto de la guerra civil; pero en contraste con el cau- 
dillaje tradicional, que convertía la matanza cainesca en instrumento de la 
propia ambición, el General Gómez posee la característica necesaria a la 
misión que le encomiendan sus compatriotas: el amor al trabajo, que arrai- 
gándolo poderosamente a la tierra venezolana, hace de él un ciudadano de 
corazón, y no uno de tantos aventureros como han pasado por los altos 
puestos de la República, ávidos de amontonar, sustrayéndolo a las arcas 
nacionales, el oro que no supieron obtener con el propio esfuerzo, para mal- 
versarlo a manos llenas con la insensibilidad moral del delincuente que de- 
rrocha el producto de su delito. 

Semejante dualidad implica el espíritu de disciplina y el sentimiento 
patriótico, que puso de relieve a raíz de los sucesos de 1908, cuando ante- 
poniendo los deberes de la Administración pública a la perniciosa labor de 
camarillas y de las intolerancias sectarias, reunió en torno suyo a todos sus 
conciudadanos desoyendo con varonil entereza los consejos de la intriga, em- 
peñada en desviarlo de los nobles principios que rigen sus ideas de hom- 
bre de gobierno. 

Porque en nuestro espíritu priva por sobre todo interés de Causa y de 
toda mira personal la preocupación del bien público y de las grandezas fu- 
turas que presiente nuestro amor a la Patria, fincamos ideales no remotos 
en la influencia de este soldado enérgico, a quien la probidad de carácter 
califica en este momento para presidir la evolución de Venezuela. No se nos 



DEL GENERAL GÓMEZ 25 



esconde que en el coro de aplausos con que recibe la República la elección del 
Congreso, se levante alguna voz inacorde que contradiga nuestros asertos, 
estimulada por conveniencias personales; pero bien sabemos que ninguno de 
los hombres a quienes se les vio desertar de la comunión rehabilitadora, em- 
pujados por la ambición de mando, o por la violencia de las propias pasio- 
nes, ninguno de ellos resistiría un paralelo con el Magistrado de 1908, al- 
ma generosa y brazo fuerte que acogió y colmó de honores y recompensas, 
sin que ello significara desconocimiento a sus compañeros, a los mismos que 
lo/habían combatido, aun con armas de mala ley. Este solo rasgo, que des- 
tacamos entre las nobles manifestaciones de ese carácter revestido con la 
fortaleza del bien, lo encumbra a mil pies sobre el hervidero de pasiones 
rastreras, odios inveterados, de ambiciones vulgares que se han sustraído 
a su esfera de acción para proseguir sordamente la obra parricida de los que 
golpean con saña el vientre fecundo de la Patria. 

La historia puede señalar deficiencias y faltas en sus planes públicos, 
iluminada por la experiencia de las cosas que escapan hoy a la previsión de 
los contemporáneos, pero será justa con este gran soldado que desciñéndo- 
se la espada de los combates, empuñó las herramientas del trabajo en el 
inmenso campo labrantío que es la Venezuela de hoy, para hacer surgir la 
riqueza, el agua de salud purificadora, que lave nuestros vicios colectivos, 
surcando a chorros nuestras frentes cargadas de pensamientos sombríos y 
de prejuicios malsanos. Los errores que se apunten al margen de su vida 
pública, imputables más bien a agentes subalternos, serán, pues, más el 
producto de nuestro propio ambiente social y el lote común de todos los 
venezalanos, consecuencia de un siglo de discordias políticas y morales de 
que nadie es responsable individualmente, pero que su entereza para el 
bien rescata con creces, singularizándolo entre todos aquellos que aspirarían 
a suplantarlo en el alto cargo que el Congreso le asigna en esta hora de 
la República, en que la garantía del porvenir depende de una voluntad 
fuerte y sana, superior a la intriga, superior a las mezquindades tradicio- 
nales de nuestra política, superior a las propias pasiones personales, escollo 
de nuestros hombres públicos, que no han logrado torcer las francas ten- 
dencias de su espíritu democrático. 

El Nuevo Diario, cuya existencia y propósitos están circunscritos a la 
actividad política del Jefe de la Rehabilitación, cuya obra alienta sin jac- 
tancia ni lisonja, celebra la elección hecha por el Congreso Nacional como 
un triunfo de sus propias ideas patrióticas; y, exponente probanza de su cri- 
terio, le consagra al repúblico de Diciembre esta edición extraordinaria, 
donde recuenta a grandes rasgos las obras principales de cultura nacional, 
fundadas a iniciativa del General Juan Vicente Gómez, durante su pasada 
Administración. Acoja el Jefe de la Causa, este modesto homenaje a sus 
glorias de gobernante, como el anticipo de nuestros fervientes deseos por-, 
que su labor futura exceda a lo ya realizado, para honra de su nombre y 
orgullo de cuantos, aunque en humilde escala, colaboramos en su alta misión 
de patriotismo. 

(Editorial de El Nuevo Diario. — Caracas: 4 de mayo de 1915). 



26 LA ELECCIÓN 



La designación que por voto unánime de sus miembros, ha hecho el Con- 
greso Nacional, ejerciendo sus atribuciones electorales, en la espectable 
personalidad del General Gómez para ocupar la Primera Magistratura del 
país, es ante que todo, un acto de republicana fidelidad a la opinión y al sen- 
timiento del pueblo venezolano. 

El ha sido a su vez fiel a su patria desde que los buenos hados que vela- 
ban por la rehabilitación nacional le pusieron en puesto dirigente de nuestros 
destinos; y llamó a decisiva influencia aquellas virtudes cívicas, antes olvi- 
dadas y descaecidas, que se conformasen con las propias suyas, en el supe- 
rior conato de redimir al país de sus pasados infortunios y llevarlo al goce de 
ios frutos de civilización, de vida ordenada, de desarrollo económico, de paz 
y reparadora bienandanza, por tan largo tiempo acariciados en las ya desfa- 
llecientes esperanzas del patriotismo. 

De cómo confortó y realizó esas esperanzas, es cosa que le dictaron las 
inspiraciones de una política que no estaba en nuestros antecedentes nacio- 
nales: las inspiraciones del amor a sus conciudadanos, en contraposición a la 
política de las divisiones personalistas y de las luchas fratricidas que nos bar- 
barizaban y empobrecían. De ahí que su programa no ha tenido sino un so- 
lo capítulo, el de la reconciliación de las banderías descarriadas del senti- 
miento de la abnegación por los reatos dominantes de las antiguas revueltas; 
el de extirpar por tanto, los gérmenes de discordia que se oponían realmen- 
te al reinada de la Paz y establecerla desde luego en bases de firmeza dura- 
dera. ¿Qué otros fundamentos más sólidos para el sosiego de nuestra vida 
política, que esos, no derivados de la preponderancia irrítente de parcialida- 
des extrañas al desintirés público, sino del venturoso predominio de una in- 
fluencia gubernativa obediente a la dicha de todos? 

Una Paz así cimentada,, ha sido por lógica natural escudo constante de 
confianza pública, contra el cual se han estrellado las maquinaciones subver- 
sivas de quienes tan sólo han logrado una y otra vez, como resultado preciso 
de sus planes, la confirmación permanente de que la espada de Gómez es el 
arma del sentimiento del país. 

Gómez administrador, se acogió a otro programa no menos sencillo y 
eficaz: el de fomentar y proteger el trabajo nacional. Desde la abolición de 
los derechos de exportación de las producciones nacionales, que agobiaban a 
la industria madre, hasta el vigoroso esfuerzo para cruzar de grandes carre- 
teras nuestro territorio, hay un paréntesis que abarca innumerable sucesión 
de labores administrativas que han elevado la prosperidad económica de Ve- 
nezuela a un grado que sorprende en las estadísticas oficiales y es la mejor 
justificación de la gratitud que los gremios trabajadores, sustento de la ri- 
queza común, profesan al creador de esta nueva era de la República. 

No han sido, por ello, sino una expresión genuina de complacencia ge- 
neral las manifestaciones del prestigio y del afecto que se ha captado el Ge- 
neral Gómez, las que en múltiples ocasiones, ora estuviese él en el Poder, 
ora estuviese apartado de la dirección de los negocios, se le han tributado de 
continuo, como si sus compatriotas de todas las clases y de todos los gre- 



DEL GENERAL GÓMEZ 27 



mios hubieran querido hacer siempre gala de sus convicciones y de su fe en 
sus dotes de gobierno y de administración. 

Ha sido su elección para la Primera Magistratura la consagración legal 
de la voluntad y del querer nacionales expresos en forma plebiscitaria, por 
todos los elementos representativos del organismo nacional; un acto con el 
cual el Congreso sanciona en un mandato de la ley el mandato de las espe- 
ranzas comunes. 

(Editorial de El Universal. — Caracas: 4 de mayo de 1915). 



LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL 



EN EL CONGRESO NACIONAL 

A las 4 en punto, estando en sesión la Cámara del Senado, se anunció a 
las puertas del salón la de Diputados, constituyéndose a poco el Soberano 
Congreso de Venezuela, cuyo Presidente, el señor doctor J. Gil Fortoul, de- 
claró el único objeto de la reunión, cual era el de elegir el Presidente Cons- 
titucional de la República para el próximo período señalado por nuestra Car- 
ta Fundamental. 

Acto continuo, la Presidencia designó como Escrutadores a los Senado- 
res General P. Giuseppi Monagas y Doctor P. M. Reyes, y a los Diputados 
señor Raúl Capriles y Coronel Pedro Olivares Mora. Los Secretarios de am- 
bas Cámaras circularon las urnas respectivas para recoger las votaciones, 
que consignaron, en la mesa de la Comisión Escrutadora. El que la presidía, 
General Giuseppi Monagas, anunció a la Presidencia que había 106 votos so- 
bre la mesa, correspondientes al número de Senadores y Diputados presen- 
tes en la sesión. De seguidas, el Diputado Capriles comenzó la lectura de 
los votos, llevando nota de ellos el Senador Reyes, quien comunicó el resul- 
tado de la votación, que señaló unánimemente el nombre del Benemérito Ge- 
neral Juan Vicente Gómez, actual Comandante en Jefe del Ejército Na- 
cional. 

Las palabras del Presidente del Congreso declarando por virtud de la 
Ley Presidente Constitucional de la República, al elegido del pueblo venezo- 
lano por medio de sus legítimos Representantes, fueron acogidas por el Alto 
Cuerpo, así como por las tribunas y las barras, donde se apiñaba la multi- 
tud, con estruendosos y prolongados aplausos, reveladores de las -primeras 
demostraciones públicas de regocijo, ante la certidumbre de ver de nuevo al 
frente de los destinos de la Patria, al modesto ciudadano que pudo un día, 
con la entereza de su carácter y la integridad de su patriotismo, enderezar 
los rumbos del país por nuevos caminos de verdadera regeneración. 

En tanto, el Himno Nacional en el Palacio Legislativo y la voz del ca- 
ñón desde la esplanada de la Academia Militar, anunciaban a Caracas la bue- 
na nueva de la elección de Presidente de la República. Minutos después, la 
ciudad entera aclamaba el nombre de Gómez con vivas muestras de expresi- 
vo e ingenuo entusiasmo. 



28 LA ELECCIÓN 



Finalmente, el Presidente del Congreso nombró las siguientes Comisiones: 
para practicar su elección al señor General Juan Vicente Gómez, a los Sena- 
dores Bustillos, Parra Picón, Tagliaferro, Crespo Torres y Lares; y a los Di- 
putados Arcaya, Gómez (Alí), Matos Ibarra, Crespo y Arcay Smith; y para 
hacer igual participación al señor Doctor V. Márquez Bustillos, Presidente 
Provisional de'la República, a los Senadores Giuseppi Monagas, Cárdenas, 
Núñez, Aristimuño y Mibelli; y a los Diputados Sánchez Jairnez, Gonzalo, 
Ocanto, Larralde y Báez. Esto, no obstante, el Congreso en Cuerpo se 
trasladó al Palacio de Miraflores. 

Así concluyó la sesión del Alto Cuerpo Soberano de la República, des- 
pués de realizar el acto trascendental encomendado a su deliberación. 



ENELPALiCIO DE MIRAFLORES 

A las 4 y media de la tarde llegó al Salón de Recepciones de Miraflores 
la Comisión del Congreso Nacional, encargada de participar al señor Presi- 
dente Provisional, la elección del General J. V. Gómez, para Presidente 
Constitucional de la República, en el período de 1915-1922. 

La Comisión fué acompañada por los demás Miembros del Congreso y 
numerosos elementos del comercio y de la sociedad invadían los salones y co- 
rredores de la morada presidencial. 

En el Salón estaban presentes los Miembros de la Corte Federal y de 
Casación, el Procurador de la Nación, los Miembros del Concejo Municipal 
del Distrito Federal y otros funcionarios públicos. 

Luego hizo acto de presencia el IJoctor V. Márquez Bustillos, Presidente 
Provisional de la República, acompañado de los Ministros del Despacho Eje- 
cutivo, el Secretario General de la Presidencia, el Secretario de la Goberna- 
ción del Distrito, en representación del señor Gobernador y el Prefecto del 
Departamento Libertador. 

DISCURSO DEL GENERAL GIUSEPPI MONAGAS. 

El Presidente de la Comisión, General Pablo Giuseppi Monagas, habló 
en los términos siguientes, que fueron acogidos con grandes aplausos: 

"Señor Presidente; 

Vine a cumplir, en este mismo recinto, hace ya casi un año, el grato 
mandato de poner en vuestras manos la novísima Carta Fundamental, dic- 
tada por el Congreso de Diputados Plenipotenciarios de las Legislaturas de 
los Estados, que reconstituyó de manera indisoluble el pacto federal de la 
Unión Venezolana. 

¿Qué uso habéis hecho deesa Constitución? 

En la contestación a vuestro Mensaje Presidencial el Congreso Nacional 
se lo ha dicho al país con conceptos muy elocuentes que os enaltecen como 
Magistrado prudente en el consejo, digno en todas las actuaciones, adcrito 



DEL GENERAL GÓMEZ 29 



invariablemente al cumplimiento de la ley; y como amigo de una lealtad in- 
quebrantable. 

Ese documento será siempre para vuestra honra timbre preciado, para 
vuestro nombre gloria inmarcesible, para vuestra conciencia satisfacción en- 
vidiable. 

Hoy tengo el encargo, junto con los honorables colegas que componen 
esta comisión, de participaros la elección que acaba de verificar el Congreso 
en la persona del Benemérito General Juan Vicente Gómez para Presidente 
de la República durante el período constitucional de 1915 a 1922. 

Esa elección ha sido por unanimidad de votos; es la voluntad popular 
expresada por medio de sus representantes. Ha sido también una consecuen- 
cia lógica del desarrollo y de la marcha de la Causa de Diciembre. 

El General Gómez libertó el país de una tiranía que había llevado el des- 
concierto a los partidos políticos, relegado al olvido los problemas económi- 
cos de apremíente solución, y, por último, producido la confusión más es- 
pantosa en todo lo que atañe a la administración pública y a la vida del Es- 
tado, entidad inmortal que como el progreso no puede inmovilizarse sino que 
ha de avanzar siempre hacia horizontes de más luz, en pos de nueuas trans- 
formaciones, de mayores libertades, de mayor suma de justicia social, en 
busca, en fin, de la perfectabilidad indefinida. 

La política de "Patria y Unión" y el restablecimiento del orden admi- 
nistrativo han sido las bases sobre las cuales ha descansado y se ha edificado 
la primera etapa de la Causa de Diciembre; sus resultados han sido de amor- 
tiguamiento en las pasiones, de conciliación en los hombres, de paz efectiva 
para la República; pero, entramos ahora en una vuelta del camino que nos 
conduce a la segunda etapa de la Causa. Momento solemne, transcedental 
porque la tregua de los partidos no ha sido sino un aplazamiento de sus pro- 
blemas políticos, porque la conflagración armada entre las potencias que di- 
rigen el mundo ha venido a complicar los problemas económicos en Vene- 
zuela como en todas las demás naciones, sin dejar por eso, en ambos casos, 
de pedir imperiosamente los partidos, evoluciones que los encaucen en su la- 
bor de progreso, en el terreno de sus ideales y dentro la conservación del or- 
den público; los problemas económicos, soluciones que faciliten el movimiento 
de las corporaciones que trabajan, y la ampliación del radio en que respiran 
y se agitan todos los hombres de buena voluntad cuyos ideales son el amor 
a la paz, el reinado de los principios y el engrandecimiento de la patria. 

Esas soluciones exigen una voluntad firme y prestigiosa que las acoja, 
las afronte y las resuelva. 

En ellas está la clave del porvenir. 

La era, pues, que se abre es de grandes esperanzas que desde luego im- 
portan grandes responsabilidades. Estas las aceptará sin vacilaciones el 
Presidente electo de la República, porque él debe tener fé en los destinos de 
la Causa que representa, en la fuerza que se deriva del ejercicio de las liber- 
tades públicas, y en el poder que le dará la fecunda consagración de las prác- 
ticas constitucionales, consignadas en la Carta de 1914, en virtud de la cual 
ha sido elevado a la primera Magistratura del Estado". 



30 LA ELECCIÓN 



CONTESTACIÓN DEL DOCTOR V. MÁRQUEZ BUSTILLOS. 

Contestó el Doctor V- Márquez Bustillos, Presidente Provisional, estan- 
do a derecha e izquierda suya los Doctores J. Gil Fortoul, Presidente del Se- 
nado, y Víctor Alberto Rodríguez, Presidente de la Cámara de Diputados. 
Las frases del Doctor Márquez Bustillos, que produjeron entusiasta impre- 
sión, dicen así: 

' 'Ciudadanos Senadores y Diputados: 

En con formiad con un mandamiento expreso de nuestro Pacto Funda- 
mental, se ha verificado la elección de Presidente de los Estados Unidos de 
Venezuela, para el período legal que ha de finalizar el 19 de abril de 1922; y 
de este acto — el cual quiero calificar de una vez como eminentemente acerta- 
do — acabáis de hacerme participación con palabras elocuentes y patrióticas. 

Mi adhesión inquebrantable a nuestra Causa y mi partidarismo fervo- 
roso por su Jefe, el General Juan Vicente Gómez, da a mis frases la unción 
de los augurios infalibles, al calificar de acertada la elección que habéis efec- 
tuado. 

A la verdad, yo he evocado en estos instantes con un esfuerzo del pen- 
samiento la época transcurrida para Venezuela durante el lapso de tiempo que 
comienza en las postrimerías de 1908, yo la he evocado en los hechos, en las 
circunstancias que lo rodearon y en los hombres que contribuyeron a su 
realización y en un rápido proceso de análisis y de síntesis he deducido que 
seres y cosas obedecieron a una sola voluntad eficiente que puesta al servicio 
augusto de la Patria creó, con los elementos que contendían anarquizados 
bajo un régimen discrecional y arbitrario, la actualidad de orden, de paz y 
progreso surgida de la evolución de Diciembre. 

Esa voluntad es la del Rehabilitador de nuestros derechos y de nues- 
tras libertades, la del ciudadano benemérito que habéis ungido con vues- 
tros sufragios: la voluntad del General Juan Vicente Gómez. 

¿Y no es cierto que de manera análoga discurristeis vosotros cuando 
hace poco, penetrados de vuestras ingentes responsabilidades y deberes de 
electores y sin que vuestra alta potestad se sintiese sugestionada por influen- 
cia alguna, nombrasteis el Presidente Constitucional de la República? 

Sí; vosotros encontrasteis en el General Gómez, la suma de capacidades, 
merecimientos y virtudes cívicas necesarias para investirlo con la suprema 
dignidad del Poder, para depositar bajo la guarda de sus manos expertas el 
Sancta Sanctorum del honor nacional, para confiarle la ardua misión de ser 
el ejecutor de la Ley. 

Y bien seguros estáis vosotros y lo estamos también cuantos venezola- 
nos tenemos fé en el repúblico de 1908, de cómo la dignidad de la Magistra- 
tura tendrá en él representante pulcro, custodio fidelísimo el honor nacional 
y la Ley ejecutor irrecusable. 

Ahora, sed indulgentes si al finalizar estas palabras quebranto con fra- 
ses que atañen a mi persona, la rigidez del ceremonial que priva en actos 
como éste. 



DEL GENERAL GÓMEZ 31 



Las consideraciones que he expuesto someramente son parte a que, con 
alborozo íntimo, me prepare a hacer trasmisión del Poder que hace un año 
y breves días me encomendó ejercer el Congreso de Plenipotenciarios de 
1914. 

Nadie debe dudar de la sinceridad de ese alborozo, porque durante el 
tiempo del Gobierno Provisional he demostrado hasta la evidencia que mis 
anhelos primordiales bajo el Solio Presidencial han sido dos: "mantener ho- 
mogéneas las fuerzas vivas de la Causa a que estoy afiliado y buscar inspi- 
raciones para el buen desempeño de mi cargo en el Jefe único e insustitui- 
ble de esa Causa. 

Esa es la única fórmula a que he ceñido mi conducta en el ejercicio de 
la primera autoridad civil del País; y si la intriga impotente y el halago 
pérfido, al verse confundidos por mi lealtad han querido mortificarme ha- 
ciendo de mis procederes comentario mezquino, queden la una y el otro 
anonadados en el presente momento en que al prepararme a trasmitir el 
Poder me yergo, pleno de santo orgullo republicano, para proclamar que 
descenderé de esta eminencia satisfecho de haber sido fiel a mi Patria, a 
mi Jefe y a mi Causa. 
Ciudadanos Senadores Diputados: 

Dejo contestada con las palabras que anteceden la participación que os 
encomendó hacerme el Cuerpo Soberano de la Nación y réstame congratu- 
laros y congratular a vuestros honorables colegas por la elección magnífica 
que habéis hecho, la cual deja cumplida de manera espléndida y cabal la 
unánime aspiración de los pueblos de Venezuela". 

El señor Presidente Provisional ofreció luego una copa de champaña, 
mientras la "Banda Gómez" ejecutaba hermosas selecciones. 

(De El Nuevo Diario- — Caracas: 4 de mayo de 1915). 



EL DÍA. DE LA ELECCIÓN EN CARACAS— ASPECTO 
DÉLA CIUDAD. 

El interés mostrábase en todos los ánimos en la espectativa de la elec- 
ción trascendental que había de hacer el Cuerpo Soberano. Las plazas públi- 
cas y las calles de Caracas estaban adornadas con banderas y combinaciones 
de luz eléctrica. 

Pendiente estaba toda la ciudad déla elección. 

Cuando ésta se hizo pública, el entusiasmo popular se manifestó en la 
forma que sabe hacerlo un pueblo culto. 

Toda la ciudad tomó aspecto de fiesta; por doquiera animados grupos de 
ciudadanos, vehículos en movimiento, música, fuegos artificiales. 



32 LA ELECCIÓN 



EN LAS PARROQUIAS. 

Catedral. — Un gran número de ciudadanos pasearon por las principa- 
les calles de la Parroquia de Catedral, manifestando un vivo entusiasmo por 
haber sido elegido el General Juan Vicente Gómez para regir los destinos 
del País, en el período constitucional. 

Dirigiéronse al Despacho de la Jefatura, y exigieron al Jefe Civil, que 
por su órgano, y a nombre de ellos, presentara sus respetos y congratula- 
ciones al General Gómez. 

El general Torres, a cuyo cargo está el Despacho en referencia, les ma- 
nifestó su satisfacción por el profundo regocijo con que el pueblo correspon- 
día al constante anhelo del General Gómez por el bienestar de la Patria. 

Alt agracia. — Fue una nota de cordialidad y contento la que privó 
ayer entre los habitantes de esta Parroquia, apenas se impusieron de que el 
General Juan Vicente Gómez había sido electo Presidente Constitucional de 
Venezuela. Los vecinos de dicha Parroquia exaltaron su júbilo con tal mo- 
tivo, y se congregaron en procesión cívica que desfiló por la vía prorrum- 
piendo en entusiastas Víctores. 

Una banda de música amenizó este acto popular, y los cohetes, fueron 
quemados en profusión. La ciudadanía se dirigió luego a expresarle su con- 
tento al Jefe Civil, quien en unión de su Secretario la recibió y cumplimentó 
cortésmente. 

San José. — En la Plaza que lleva su nombre, y con el concurso de los 
ciudadanos que afluían desús diversas calles, se reunió un gran concurso de 
personas deseosas de hacer público su alborozo por la elección del nuevo 
Presidente. 

La ciudadanía se dispersó en grupos por las calles, y en labios de los 
concurrentes el nombre del General Juan Vicente Gómez adquiría una au. 
reola de insólito prestigio. 

Los fuegos de artificio dieron mas realce a estos fes tejos, los cuales fue- 
ron complementados por una magnífica orquesta. 

Llevó la palabra en este acto el señor Raúl Paz Castillo, quien comuni- 
có a sus frases los sentimientos de que estaba animado su espíritu ante el 
entusiasmo de los ciudadanos que lo escuchaban. 

San Juan. — Es difícil describir el regocijo de que se hicieron eco los ha- 
bitantes de esta Parroquia, en la tarde de ayer, tan pronto como circuló en- 
tre sus laboriosos vecinos la nueva de que el General Gómez había sido elec- 
to Presidente. 

La Plaza de Abril se vio desbordante por el concurso popular que cele- 
braba tan fausto acontecimiento, con la sinceridad con que se festejan todos 
aquellos actos que redundan en bien de la colectividad. 

Fue orador en este acto el bachiller Pedro P. Serrano Ortiz, quien en 
elocuentes palabras testificó su contento por la elección del nuevo Presiden- 
te, haciendo sobre el elegido las más favorables y justicieras considera- 



DEL CENERAL GÓMEZ 33 



dones. El Jefe Civil de la Parroquia, a cuyo Despacho se dirigió la concu- 
rrencia, obsequió a ésta con una copa de champaña. 

Santa Teresa. — Bello era el aspecto que presentaban ayer por la tarde 
las calles de esta simpática parroquia; en los frentes de las casas batía orgu- 
llosa la enseña tricolor, y entre el estallido de los fuegos de artificio y las 
notas que difundía al viento una selecta orquesta, se reunió un gran concur- 
so de vecinos, con elpropósito de manifestar su regocijo por la elección del 
General Juan Vicente Gómez para la Presidencia Constitucional. 

Santa Rosalía. — Al igual que en las precedentes parroquias, en la de 
Santa Rosalía el entusiasmo fué unánime. El nombre del General Juan Vi- 
cente Gómez, elegido Presidente del País, fué repetido entre calurosos vícto- 
res.y la ciudadanía se dio a pasear por las calles, partiendo de la Plaza donde 
está erigido el monumento a Ricaurte y Girardot 

La Pastora. — El alborozo inusitado que reinó entre los vecinos de esta 
jurisdicción por la elección del General Gómez,_ para regir el Poder, eviden- 
cia la confianza que se tiene en sus generosos procederes de gobernante a 
quien preocupa el bienestar del país, y se desvela por la felicidad de sus com- 
patriotas. En este acto hubo música y se quemaron fuegos artificiales. 

Candelaria. — Con la viva animación con que se acoge toda buena no- 
ticia, fué recibida por los vecinos de la parroquia de Candelaria, la fausta 
nueva de haber sido electo Presidente el General Juan Vicente Gómez. 

Las manifestaciones populares que con tal motivo se verificaron, son 
muestras del decidido partidarismo que anima al pueblo venezolano. 

Antímano. — La ciudadanía de esta población inmediatamente que supo 
li plausible noticia del advenimiento del egregio General Juan Vicente Gó- 
mez a la Presidencia Constitucional de la República, se reunió con espon- 
taneidad en la Plaza de La Alameda y a losacordos de la orquesta y con pro- 
fusión de fuegos artificiales, recorrió las calles victoreando la Causa Reha- 
bilitadora, al Congreso Nacional y al _ Benemérito Jefe de la Causa de Di- 
ciembre. 

Este pueblo manifestó vivo entusiasmo, porque espera con fé muchos 
bienes del Jefe, cuya divisa es paz, unión y trabajo. 

La Vega. — Al oirse en la aldea vecina las detonaciones que anunciaban 
a la ciudad y a los pueblos comárcanosla elección del Behemétito General 
Juan V. Gómez, se congregaron los ciudadanos de La Vega y recorrieron 
las calles de la población entre música, cohetes y aclamaciones entusiastas. 
Oyó aquel pueblo la palabra de los coroneles Lino Matos y Julio Pérez Sal- 
cedo' quienes interpretaron con fidelidad el sentimiento público. El con- 
curso se dirigió finalmente a la Jefatura Civil para presentar su homenaje 
ala autoridad que había dado garantías a aquella insólita manifestación po- 
pular. 

Avenida de El Paraíso- — Después de la solemne recepción en Mira- 
flores, el Doctor Márquez Bustillos y los Senadores y Diputados ocuparon 
• coches y automóviles, y se dirigieron a la Avenida de El Paraíso, donde ya pa- 

5 



34 LA ELECCIÓN 



seaban muchas familias y caballeros y se ejecutaba una retreta en la Plaza 
de la República. Estuvo la Avenida tan animada como en los grandes días 
de fiesta. 

En Los Dos Caminos. -^Mayo 3.— Aquí se supo inmediatamente la elec- 
ción del Benemérito General Gómez, de la que se impuso incontinenti el la- 
borioso vecindario que se reunió para celebrar tan fausto suceso y se que- 
maron al efecto fuegos artificiales y hubo palabras expansivas de regocijo 
ante la halagüeña perspectiva de la Patria en el septenio constitucional que 
bajo tales auspicios va a iniciarse. 

En la Plaza Bolívar. — Aspecto deslumbrador presentaba anoche la 
Plaza Bolívar; por entre las ramazones de los árboles, como por entre gasas 
obscuras, fulguraban, como en artísticas guirnaldas, las innúmeras bombi- 
llas, mintiendo bajo el cielo nocturno, gemas y flores versicoloras que en 
opulenta profusión inundaba con oleadas de luz los ámbitos del gran parque. 

En sitios visibles, en armoniosa combinación, fulgían letreros en los que 
el nombre del General Gómez aparecía como prez de Venezuela agradecida 
por los servicios que él le ha prestado conduciéndola rápidamente por las 
vías del progreso. 

Selecta concurrencia de damas y caballeros poblaba la Plaza Bolívar, 
testificando con su presencia la participación en el goce colectivo que ha sem- 
brado en el alma del pueblo el voto unánime expresado en medio a las más 
justas aclamaciones, para que el General Juan Vicente Gómez sea el que ri- 
ja los destinos de la Patria. 

La Banda Marcial, con escogidas piezas de su repertorio, al igual que 
en la tarde, hizo aún más gratas para los concurrentes las horas transcurri- 
das anoche en la Plaza Bolívar. 

Los cohetes, en luengos trazos, o simulando diademas rotas, por conti- 
nuadas horas estuvieron hendiéndola atmósfera y matizando con lágrimas 
multicoloras el negro raso de la noche. Noche de ingenua alegría, de júbi- 
lo expansivo, porque afluyeron a los labios de cuantos cifran su orgullo en la 
felicidad de la Patria, frases de adhesión para el Presidente electo, cuyos 
nobles propósitos están sintetizados en el significativo lema de Paz y Trabajo. 

En suma, el día de ayer, trascendental por la elección del Presidente de 
la República, dejará grata memoria en el ánimo de los caraqueños. 

Los festejos transcurrieron dondequiera en medio de la mayor armonía 
y el orden más perfecto, sin que ocurriera ningún incidente desagradable 
que desentonara con las ¿sanas y justas expansiones del regocijo popular. 

(De El Universal. — Caracas). 



DEL GENERAL GÓMEZ 35 



RESONANCIA PUBLICA DE LA ELECCIÓN EN EL DISTRITO 

FEDERAL 



Caracas. — Desde la hora meridiana el Pabellón Nacional fué izado en 
los edificios públicos y casas particulares de la ciudad, y el entusiasmo, 
como una onda vibrante, se extendió hasta los barrios sub-urbanos; Ca- 
racas toda esperaba emocionada la hora de la decisión del Alto Cuerpo Le- 
gislativo y se preparaba a festejar el suceso que ha tenido en el corazón del 
pueblo venezolano las mayores resonancias de júbilo. 

Cuando se hizo pública la noticia de la elección, en la Planicie del Calva- 
rio tronaba el cañón y dondequiera reventaban los cohetes, en medio de 
aclamaciones y Víctores al nombre del General Gómez. 

La Avenida de El Paraíso y la Avenida 19 de Diciembre, donde se tiende 
el gran puente como uno de los perdurables testimonios de la labor de pro- 
greso que el General Gómez realizó durante su Administración, fueron 
los sitios principalmente escogidos por el pueblo para congregarse a feste- 
jar la elección con que el Congreso, interpretando los anhelos de la activi- 
dad patria, puso nuevamente en manos del General Juan Vicente Gómez 
los supremos Destinos del País. 

La mayor parte de la ciudadanía se dirigió hacia aquellos pintorescos 
parajes, donde, como en muchos puntos de la población, la música, los 
fuegos de artificio y otras manifestaciones, encendían el entusiasmo po- 
pular. 

En todas las calles de Caracas desbordaba el entusiasmo popular, cre- 
ciendo por momentos; música y cohetes en todas las avenidas, y dondequie- 
ra el pueblo aclamaba el nombre del General Gómez. 

En la Plaza Bolívar, la Banda Marcial ejecutó una retreta extraordina- 
ria, se inició con un paso doble del Maestro Pedro Elias Gutiérrez, titulado 
"Juan Vicente Gómez". 

El parque, adornado con grímpolas y luces de colores, desbordaba de 
concurrencia que invadía los jardines y las avenidas. 

Todo el gran paseo, desde la Avenida San Martín, pasando por el puen- 
te 19 de Diciembre y El Paraíso hasta el Puente de Hierro, era ayer una 
arteria por donde circulaban mezclados el contento popular y la satisfacción 
de nuestro mundo elegante. 

Paseantes en interminable romería, coches, autos, tranvías rebosantes, 
cincularon toda la tarde por las avenidas. El pueblo celebrando la revalida- 
ción de sus anhelos y con el pueblo una completa representación de todos los 
círculos sociales, políticos, literarios y artísticos. Todo cuanto tiene relieve 
en nuestra vida urbana desfiló en el paseo vespertino de ayer, que cobraba 
así un esplendor inusitado. 

En esta correría pudimos anotar música y fuegos y grandes grupos de 
gente en varios puntos. A la entrada y a la salida del Puente 19 de Diciem- 
bre,' al pié del Monumento de Carabobo, en la Plaza 19 de Abril, en el Puen- 



LA ELECCIÓN 



te de Hierro, en la Plaza de Abril (San Juan), en Candelaria y en casi todos 
los Parques y centros más concurridos de Caracas. 

En la esquina de La Palmita, entre otras, hubo, por iniciativa de varios 
vecinos, una buena orquesta y se quemaron fuegos pirotécnicos hasta ya 
cerca la entrada de la noche. 

En la parroquia La Pastora, cuyos habitantes llenos de patriotismo 
aguardaban la decisión del Soberano Cuerpo Legislativo, se dieron a festejar 
entusiastamente la elección recaída en el General J. V. Gómez; minutos des- 
pués, de haberse divulgado la noticia, todas las calles y las plazas públicas 
eran invadidas por gente de diversas clases sociales, que llevando a la cabe- 
za una banda de música, disparaba cohetes y los grupos recorrieron luego 
hasta los suburbios de la barriada. 

En Pagüita, ■ caserío de la parroquia Catedral, se reunieron los ciudada- 
nos, y en número mayor de 500, comenzaron a festejar el plausible suceso 
con música y pirotécnica. 

Así, hubo un momento en que el cielo de la ciudad, de un extremo a 
otro, estaba totalmente cruzado por los cohetes de todas las parroquias, 
y de todos los labios brotaban palabras de alegría, de esperanza en lo por- 
venir y de alabanzas para el Caudillo de Diciembre. 

La retreta de anoche en la Plaza Bolívar, profusa y artísticamente ador- 
nada con guirnaldas de bombillos eléctricos y leyendas en honor del Jefe 
de la Rehabilitación, fué también concurridísima con el especial prestigio 
de un gran grupo de mujeres bonitas. 

Los teatros han organizado para hoy funciones extraordinarias dedi- 
cadas al General Gémez y de estas merecen especial mención la del Tea- 
tro Municipal, donde la Compañía Mancini pondrá en escena la inmortal 
ópera de Ponchielli, La Gioconda, interpretada por varias de las más nota- 
bles partes de su cuadro; y la del Teatro Caracas, donde estranará la Com- 
pafiía Matilde Rueda una obra nacional, la zarzuela Amor que mata, libro 
del inteligente actor Rafael Guinand y música del Maestro Collocca. 

Parroquias foráneas.— El Valle, las 5 p. m.— En este momento la 
plaza pública es el centro donde convergen I03 ciudadanos de todos los gre- 
mios; festejan la elección de Presidente de la República recaída en el Gene- 
ral J. V. Gómez. Para esta noche se anuncia una retreta especial organiza- 
da por la gente del pueblo. 



Nuestros corresponsales en La Vega, El Recreo, Macarao y Antímano 
nos dan cuenta en análogos despachos de las manifestaciones con que ha 
repercutido el suceso en el corazón de los pobladores; en las plazas públi- 
cas de cada una de las parroquias mencionadas, cuando llegó la noticia anun- 
ciando la elección del General Gómez para Presidente de la República en el 
próximo poríodo constitucional, el público festejó la grata nueva con inten- 
sas manifestaciones de júbilo, sincera expresión de sus legítimos sentimien- 
tos de gratitud y cariño. 

Departamento Vargas.— La Guaira, mayo 3.— A las cuatro y media 



DEL GENERAL GÓMEZ 37 



p. m. de hoy fué anunciada a la población, con salvas de artillería en la 
Fortaleza "La Vigía" y profusión de fuegos en la Aduana y en la Prefectu- 
ra del Departamento, la elección del Benemérito General J. V. Gómez, para 
Presidente Constitucional de la República. 

En toda la población reina contento general por tan fausto suceso y hay 
manifestaciones de público regocijo entre los numerosos amigos y admira- 
dores del Egregio Caudillo de Diciembre. 

Con música y fuegos de artificio se está distribuyendo en la población 
una Alocución del general M. Spósito Briceño, Prefecto de este Departa- 
mento, que dice así: 

A la ciudadanía: 

El Congreso Nacional, en Sesión Solemne de esta tarde, ha elegido por 
unanimidad de votos al señor General J. V. Gómez, Presidente Constitucio- 
nal de la República, para el período de 1915 a 1922, 

Asegurado el porvenir de la Patria por tan acertada designación, que 
interpreta fielmente el querer de los pueblos, pláceme comunicarlo así a la 
ciudadanía de este Departamento, con quien me congratulo por tan fausto 
acontecimiento. 

Garantía de Paz, de Unión y de Progreso, como lo es el General Gómez, 
Venezuela continuará triunfalmente su ruta de prosperidad que le ha traza- 
do la Causa de Diciembre. 

Viva Venezuela! Viva la Causa de Diciembre! Viva el General J. V. 
Gómez! 

La Guaira: 3 de mayo de 1915. 

M. Spósito Briceño. » 

Macuto, mayo 3 —(Las 5p. m.)— El telégrafo nos anuncíala fausta noti- 
cia de haber sido ungido por el voto del Congreso, representante de la inspi - 
ración popular, el Benemérito General Juan Vicente Gómez, para Presidente 
Constitucional de la República. La buena nueva ha causado una emocionante 
impresión entre las clases trabajadoras, donde el Caudillo de Diciembre goza 
de gran prestigio. Se ha organizado una retreta para esta noche, la cual se 
efectuará en la plaza. 

LA. noticia en los estados.— A la hora en que entra en prensa nuestra 
hoja, recibimos numerosos telegramas de diversas ciudades de la República, 
en que se nos anuncia el júbilo con que ha sido acogida en todas partes la 
elección hecha por el Congreso Nacional. Lo avanzado de la hora nos priva 
del placer de dar cabida a esas manifestaciones partidarias, que ensanchan 
en todo el territorio nacional la onda de entusiasmo despertada por la elec- 
ción del Jefe de la Causa Rehabilitadora. 

(De El Nuevo Diario.— Caracas.) 



LA ELECCIÓN 



PROLONGACIÓN DE LOS FESTEJOS. — LAS ESCUELAS. 
—VELADA EN EL MUNICIPAL. 

Las espontáneas manifestaciones de regocijo con que la ciudadanía de 
Caracas acogió la decisión del Congreso al eligir al General Juan Vicente 
Gómez, para Presidente de la República durante el próximo período consti- 
tucional, tuvieron ayer eco prolongado que puso otra vez de manisfiesto y 
con mayor relieve, cómo el sentimiento popular se liga, por lazos del corazón, 
al Caudillo de Diciembre. 

Caracas toda, con el alba, estaba ya empavezada y así permaneció hasta 
la noche, dando al viento los colores de la insignia de la Patria. 

En la tarde, en el Teatro Nacional, se efectuó una matinee en obsequio 
a los niños de las Escuelas; la fiesta tuvo el regocijo de la chiqueríay el 
adorno de una distinguida y abundante concurencia femenil. 

Se congregaron allí muchos de los planteles de educación, entre ellos, la 
Escuela Normal de Mujeres y la Escuela Zamora, en compañía de sus pro- 
fesores y elegantemente uniformadas las discípulas. 

Las cintas proyectadas se escogieron con especial cuidado, propias pa- 
ra los infantiles espectadores y fueron ellas: Max Linder toreador, Pulgar- 
cito, Cake Walk de enanos, Galindo regador público, Nuestros favoritos, 
El agente Zapatilla y ptras del mismo género. 

En los palcos estaban algunas familias de nuestros principales elemen- 
tos sociales y algunos altos funcionarios públicos. 

De las fiestas del lunes, se recuerda con especial agrado, el funciona- 
miento de tres aparatos eléctricos, uno en los balcones de la Casa Amarilla, 
otro en el frente del Palacio de Justicia y el último en la parte sur de la 
Plaza Bolívar, donde sucesivamente aparecían grabados en caracteres lumi- 
nosos el nombre de Gómez y frases en su honor, expresando cuanto en el 
espíritu del pueblo repercute con eco de verdad, convencimiento y recono- 
cimiento al Jefe de la Rehabilitación. 

Los festejos del día de ayer, cerráronlos brillantemente la función de 
gala del Teatro Municipal, bellamente exornado con festones, trofeos y 
guirnaldas de bombillos y prestigiado por la belleza de nuestras damas, que 
llenaban totalmente los palcos y balcones de la hermosa sala de nuestro 
primer coliseo. 

Realzaron el espectáculo el señor Doctor V. Márquez Bustillos y su fa- 
milia, el Secretario General de la Presidencia de la República, doctor Rafael 
Bracamonte, varios Ministros del Despacho y otros altos funcionarios 
públicos. 

Al ocupar el puesto de honor el Presidente Provisional de la República, 
se alzó el telón y apareció el retrato del General Gómez, orlado de palmas y 
luces y rodeado de todo el personal artístico de la Compañía, el cual entonó 
a coro el Himno Nacional, cuyas notas finales se apagaron en una explosión 
de entusiastas aplausos. 

(De El Nuevo Diario.— Caracas.) 



La Elección Presidencial en Maracay 



JUBILO DE LA POBLACIÓN.— FELICITACIONES AL GENE- 
RAL GÓMEZ— SALVAS DE ARTILLERÍA— LAS BANDAS 
MILITARES RECORREN LA CIUDAD.— IMPORTANTE 
MANIFESTACIÓN 



De Maracay, el 3 de mayo.— A las cinco de la tarde se recibió en esta 
ciudad la noticia de haber sido electo Presidente de la República, por el So- 
berano Congreso de la Nación, el austero ciudadano General Juan Vicente 
Gómez. 

La grata nueva se extendió rápidamente por toda la población, llenándo- 
la de un extraordinario júbilo, al que se asociaron de manera directa, los nu- 
merosos e importantes elementos residentes aquí, tanto militares como polí- 
ticos y sociales. 

Maracay entero, sin distinción de clases, ha celebrado entusiastamente la 
elección recaída en el General Gómez para regir los destinos de la Repúbli- 
ca, porque la ciudad, como toda la Nación, tiene fé en el corazón y en el bra- 
zo que supo sostener desde el 19 de Diciembre de 1908 la paz y el decoro de 
la Patria. 

Natural contento experimentó el General Gómez al recibir el anuncio de 
haber sido elegido para desempeñar la Presidencia de Venezuela, en el pe- 
ríodo-constitucional, contento muy justo, si se tiene en cuenta que la elec- 
ción en él recaída, no obedece a sugestión ni influencia oficiales, sino al espon- 
táneo y libre querer de los Representantes de los Estados de la Unión, cons- 
tituidos en Soberano Congreso. 

Pocos momentos después de haberse recibido la importante noticia, el 
lujoso inmueble que el General Gómez posee frente a la Plaza Girardot, se 
vio invadido por extraordinario número de personas civiles y por el elemento 
militar aquí residente, y todos tuvieron ocasión para presentar personalmen- 
te sus felicitaciones al Jefe de la Causa Rehabilitadora, quien las recibió con 
la bondadosa y democrática sencillez que lees peculiar. 

Desde la esplanada del Calvario, los disparos de los cañones conmueven 
la ciudad; las Bandas de los Regimientos y la "5 de Julio" alegran las calles 
y los fuegos de artificio prenden un mayor entusiasmo en las almas. 

Mañana, día en que deben llegar a ésta las Comisiones designadas por el 
Congreso para participar al General Gómez su elección, promete tener una 
animación y un interés sin precedentes. 



40 LA ELECCIÓN 



Entre tanto, la ciudad se siente orgullosa, muy orgullosa de contar en su 
seno el Presidente Constitucional de JaHepública, 

De Maracay, el 3 mayo.— Su paseo del amanecer lo efectuó el General 
Gómez al lugar denominado "Piñonal". Lo acompañaban los Generales Pa- 
rra Picón y Pimentel y Cuerpo de Ayudantes. 

A las 8 a. m. se dirigió el Jefe a la Carretera que pondrá a Maracay en 
comunicación con el mar y de la cual recorrió en automóvil catorce kilóme- 
tros, hasta el campamento de "Guamitas", de dondesiguió a caballo hasta el 
punto denominado ' 'La Alsacia' '. De esta excursión regresó el General Gómez 
a las 12 m. muy complacido del notable grado de adelanto a que ha llegado la 
mencionada carretera. Acompañaban al Jefe los Generales Parra Picón y Pi- 
mentel, Coronel José Vicente Gómez, Inspector General del Ejército; Gene- 
ral Julio Hidalgo, Presidente de Aragua; General Félix Galavís, Coronel Cos- 
me D. Montilla, Jefe Civil del Distrito y Cuerpo de Ayudantes. 

Maracay, mayo 3.— Por rápido llegaron de ésa el Doctor Ezequiel A. 
Vivas, Ceneral J. Eloy Anzola, General J. de J. Gabaldón, Doctor Horacio 
Castro, Doctor Rivero Saldivia y Teniente Francisco Hurtado. 

De Valencia vinieron los señores Gustavo y Alfredo Sanabria, y de Gua- 
cara, Coronel Vicente Vizcaya y Juan Roo. Saa, editor de El Correo de 
Aragua. 

Regresó a esa ciudad el Doctor R. Soto Planas, médico de la 1? Bri- 
gada. 

De paso para Valencia estuvo hoy en ésta el General Emilio Fer- 
nández. 

, Después de haber felicitado al General Gómez,~por la elección de que ha 
sido objeto regresó a La Victoria el General Julio Hidalgo, Presidente del 
Estado, quien se promete celebrar dignamente en Aragua la feliz noticia. 

A las nueve de la noche llegó en automóvil de esa capital el Coronel Alí 
Gómez- 
De Maracay, el 4 de mayo. — Las 12 hs. m.— Entre las diversas manifes- 
taciones de aprecio que ha recibido el General Gómez, con motivo de su 
elección para Presidente Constitucional de la República, merece mención 
especial la que le hiciera anoche un importante grupo de elementos sociales 
y trabajadores, completamente ajenos a la política, muchos de ellos extran- 
jeros, pero admiradores todos de la labor patriótica y desinteresada del Je- 
fe de la Causa Rehabilitadora, cuya elección naturalmente los ha llenado de 
regocijo, porque ella es garantía de paz y de una situación próspera. 

El coronel Cosme D. Montilla, Jefe Civil del Distrito, introdujo en la 
residencia del General Gómez a este compacto grupo de comerciantes y agri- 
cultores domiciliados en Maracay y el Jefe de la Causa recibió efusivas feli- 
citaciones de todos ellos, entre los cuales anota el Corresponsal los nombres 
de los señores Ernesto Ravina, Rafael Llamozas Briceño, Juan Tovar, Ángel 
Jaime, Isaac Chocrón, Jacobo Gabay, doctor M. M. Roo, Jorge Alvarez, Pe- 
dro A. Avendaño, Humberto Olmos, José Roo Sáa, Manuel Pérez C, Ramón 
Nieto, doctor L. Monagas Guillen, Guillermo Sardi, Manuel María Roo Sáa, 
José Benzadón, Enrique Peeters, González Hach, F. Rodríguez Zumbado, 



DEL GENERAL GÓMEZ 41 



Ramón Díaz, Gustavo Sánchez, Julio Hidalgo Torres, Pedro Antonio Rodrí- 
guez, Manuel Hidalgo, Carmelo Rojas, Narciso Fonseca, Antonio Rojas, 
Juan Roo Sáa, Editor del Correo de Arag'ua, además de algunos empleados 
como el Secretario de la Jefatura Civil, señor F. Mago González, el Admi- 
nistrador de Rentas, coronel Juan F. Aguilera, el Juez del Distrito y su 
Secretario, señores Eladio Sarco y Roberto Monróy numerosos amigos más 

Ei General Gómez estimó mucho esta espontánea manifestación que le 
hiciera la ciudadanía de ésta, su ciudad predilecta, y tuvo bondadosas f ras es 
para las personas felicitantes. 

Desde muy temprano la ciudad ha hecho gala de una animación inmensa 
y el Jefe de la Causa sigue recibiendo personal y telegráficamente, congra- 
tulaciones de sus amigos de ésta y de toda la República. 

Es extraordinrrio el tráfico de autos y coches por las calles de la ciudad 
y nuevos y valiosos elementos llegan a cada momento de las poblaciones ve- 
cinas, con el fin de felicitar al General Gómez. 

De esa capital llegó esta mañana en automóvil el General José Antonio 
Martínez Méndez, cuya actuación como Presidente de Carabobo le conquistó 
muchísimas simpatías. Lo acompaña su elegante esposa doña Indalecia Gó- 
mez de Martínez Méndez, hermana del Presidente electo. 

También llegó de Caracas en automóvil el señor Bernardo Guzmán 
Blanco. 

De Turmero vinieron el coronel Luis Felipe Arriaga C-, Jefe Civil del 
Distrito Marino, y su Secretario, señor José Sarria. 

La próxima llegada por rápido de las comisiones del Congreso, mantie- 
ne atentos a todos los valiosos elementos aquí congregados. 

El doctor J. Gil Fortoul, quien vino anoche de Caracas, regresó esta 
mañana a esa capital. También regresó el General J. Eloy Anzola. 



Las Comisiones del Congreso. 



PASO POR LA VICTORIA.— LLEGADA A MARACA Y.— ALE- 
GRÍA DE LA CIUDAD.— CORTESÍAS Y ATENCIONES. 
LOS REPRESENTANTES DE LA PRENSA.— EDI- 
CIÓN EXTRAORDINARIA DE "EL NUEVO DIA- 
RIO ".—EL TELEGRAMA DEL DOCTOR 
MÁRQUEZ BUSTILLOS. 

De La Victoria, el 4 de mayo. — Las 12 hs. m. — El General Julio Hidalgo, 
Presidente del Estado, el Secretario General y demás miembros del Ejecuti- 
vo, recibieron en la Estación a la Comisión del Congreso que pasó a Maracay 
a participar al Benemérito General Gómez su elección de Presidente Consti- 
tucional de la República. El Presidente del Estado tenía preparado en un 
salón especial de la Estación, un exquisito "lunch". Tanto él como las de- 
más personas del Ejecutivo, han sido pródigas en atenciones con los miem- 
bros de la Comisión, lo mismo que los representantes de la prensa. La Ban- 
da del Estado amenizó el breve rato de cordialidad que pasamos en la Es- 
tación, donde hubo gran concurrencia de pueblo. 

Valleniña Marcano- 



De Maracay, el 4 de mayo. — La 1 h. y 40 ms. p. m. — En este momento, 
la ciudad culmina por su animación. La Estación del Gran Ferrocarril estuvo 
muy animada con motivo de la llegada de las Comisiones designadas para 
presentar al Comandante en Jefe del Ejército la contestación a su Mensaje 
y para participarle su elección para Presidente Constitucional de la Re- 
pública. 

Fueron a la Estación, a recibir a dichas Comisiones, el Doctor Ezequiel 
A. Vivas, el General C. Parra Picón, el Jefe Civil del Distrito, Coronel Cos- 
me D. Montilla y su Secretario, señor F. Mago González, varios miembros 
del Concejo Municipal y el Corresponsal especial en Maracay de El Nuevo 
Diario y El Universal. Las Comisiones han sido alojadas en el cómodo edi- 
ficio conocido con el nombre de "La Azotea" y están compuestas: para pre- 
sentar al Comandante en Jefe la contestación de su Mensaje, Senadores y 
Diputados: Fonseca, Guerra, Giuseppi Monagas, Sarmiento, Sanz, Guzmán 



44 LA ELECCIÓN 



Blanco, Martínez Méndez, Planchart, Rojas Fernández y Cáyama Martínez, 
y para participar su elección al General J. V. Gómez: Senadonores Bustillos, 
Parra Picón, Tagliaferro, Crespo Torres y Lares, y Diputados Arcaya, Gó- 
mez (Alí), Matos Ibarra, Crespo y Arcay Smith. 

— Por rápido llegaron de ésa, a presentar sus felicitaciones al General 
Gómez, los Generales Mariano García y Pedro Linares. 

También vinieron los señores José Vallenilla M arcano - Redactor de El 
Nuevo Diario y Miguel Rocha Redactor de El Universal. 

— Se encuentran en ésta, procedentes de esa capital, el General Ignacio 
Andrade, Ministro de Relaciones Exteriores; Coronel Pedro Olivares Mora y 
Doctor Raúl Capriles. 

— Ha circulado profusamente un Boletín Oficial de la Jefatura Civil del 
Distrito, que contiene una importante circular del Secretario General del Es- 
tado, sobre la elección del General Gómez, y la contestación del Coronel 
Montilla. 

— La tarde que se avecina promete tener un movimiento excepcional y 
entre los esparcimientos con que la ciudad celebrará la elección del General 
Gómez, se prepara una gran función pública de cinematógrafo en el Teatro 
Circo, en combinación con el duetto los Arnau. 

El General Gómez verificó su paseo de la mañana al campo de "La So- 
ledad"; lo acompañaban los Generales Parra Picón y Pimentel, Coronel Alí 
Gémez, Coronel Montilla, Jefe Civil del Distrito y Cuerpo de Ayudantes. 

De Maracay, el 4 de mayo.— Las 3 p. m. — En la Estación de esta ciudad, 
donde había numeroso pueblo, recibieron a los comisionados del Congreso, 
el Doctor Vivas, digno Secretario del Comandante en Jefe, un grupo de ofi- 
ciales del Comando, las autoridades de la localidad, miembros del Concejo y 
personas distinguidas de Maracay, en medio de simpáticas manifestaciones 
de regocijo. En quince automóviles destinados al efecto, fueron conducidos 
a la casa de "La Azotea", frente a la morada particular del General Gó- 
mez, los miembros de la Comisión, otras importantes personalidades de Ca- 
racas, que vinieron a presentar sus felicitaciones al Conductor de la Causa 
de Diciembre y los representantes de la Prensa. En todas las Estaciones 
del tránsito, las autoridades y el pueblo saludaban el paso de la Comisión efu- 
sivamente, y de modo especial Maracay, que tiene por el General Gómez 
singular y justificado afecto. 

Vallenilla Marcano. 

De Maracay, el 4 de mayo. — Las 3 y 30 p. m. — Magnífica impresión ha 
producido en los círculos de esta ciudad la edición extraordinaria de 16 pá- 
ginas de El Nuevo Diario de hoy, consagrada a la elección presidencial y a 
recordar, con tal motivo, las grandes obras realizadas por el General Gómez 
durante su administración pasada. El editorial, sobre todo, ha sido leído con 
avidez por los verdaderos amigos del Presidente Constitucional, porque en 
sus frases, reveladoras de una profunda fé partidaria, se entremezclan los 
acentos de la más pura justicia con los augurios más optimistas acerca del 
porvenir de la República en la nueva era constitucional. 



DEL GENERAL GÓMEZ 45 



Comunicóles estas impresiones, así como la noticia de que el periódico 
se agotó aquí al nomás llegar, porque ello constituye una recompensa de un 
alto valor moral para el esfuerzo que representa una edición de prensa co- 
mo la que acabo de mencionar. 

Vallenilla Marcano. 

De Maracay, el 4 de mayo.— Las 7 hs. p. m.— A las 4 y media de la tar- 
de hizo un paseo en automóvil el General Gómez a "La Trinidad", "La So- 
ledad" y "La Esperanza", acompañado de los Senadores Bustillos, Parra 
Picón, Tagliaferro, Crespo Torres y Lares; y de los Diputados Arcaya, Gó- 
mez, (Alí), Matos Ibarra, Crespo y Arcay Smith; de los Generales Parra 
Picón y Pimentel, Coronel José Vicente Gómez, Inspector General del Ejér- 
cito, Generales Pedro Linares, Mariano García y Félix Galavís, Doctor A. A. 
Nouel, Coronel Vicente Vizcaya, Jefe Civil del Distrito Guacara, M. V. Ro- 
dríguez Llamozas, Cuerpo de Ayudantes del Comando Superior, los Redac- 
tores especiales de El Nuevo Diario y El Universal, y el Correspnosal de 
ambos diarios en esta ciudad. 

En "La Trinidad", así como en las otras propiedades, el General Gómez 
departió cordialmente con sus amigos y les mostró los diferentes ejemplares 
de raza vacuna y caballar existentes en dichas fincas y habló de diferentes 
asuntos de interés general. En todas estas fincas se respira un ambiente 
halagador de trabajo que dice al espíritu cuánto es de beneficioso para el país 
el reinado de la paz, obra exclusiva del General Gómez. Entre los numero- 
sos paseantes que animaban las calles de la ciudad recordamos al General J. 
A. Martínez Méndez y Capitán Ignacio Andrade con sus respectivas señoras, 
y otras muchas personas de Caracas y de esta población. A las 9 se verificó 
en el Teatro Circo una función cinematográfica y de otros números dedicada 
a los actuales huéspedes de Maracay. Asistieron el General Gómez, el Ge- 
neral Martínez Méndez y su señora, el Capitán Andrade y su señora, las per- 
sonas arriba citadas y numerosas familias de esta ciudad. Mañana a las 8 
a. m. , serán recibidas por el General Gómez, en su casa, las Comisiones del 
Congreso, acto sobre el cual trasmitiremos oportunamente impresiones y no- 
ticias. 

El día ha transcurrido gratamente para todos, en medio a múltiples y 
exquisitas atenciones. 

Vallenilla Marcano. 

De Maracay, el 4 de mayo.— Las 7. p. m.— El importante telegrama que el 
Doctor V. Márquez Bustillos dirigió con fecha de ayer al General Gómez y la 
contestación del Jefe de la Causa, documentos que aparecen publicados hoy 
en ese periódico, han tenido ambos la más grata, acogida en Maracay. 

La frase sincera del amigo leal y la expresión serena del alma sin doble- 
ces, campean en el telegrama del Doctor V. Márquez Bustillos, quien ha si- 
do en la Magistratura, como le dice el General Gómez en su respuesta, mo- 
delo perfecto de fidelidad a la bandera enarbolada el 19 de Diciembre en el 



46 LA ELECCIÓN 



Capitolio Nacional. Al descender de la Presidencia, en virtud de las prác- 
ticas republicanas que son hoy palpablemente efectivas, el Doctor Márquez 
Bustillos debe sentirse orgulloso y satisfecho de haber sido durante el Go- 
bierno Provisional un honrado y discreto Magistrado que ha sabido llenar las 
aspiraciones del pueblo venezolano, inspirando sus actos en los levantados 
ideales de la Causa que surgió en diciembre de 1908. 



Contestación al Mensaje del Comandante en Jefe 
del Ejército. 



PARTICIPACIÓN AL GENERAL J. V. GÓMEZ DE SU ELEC- 
CIÓN PARA PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA 
REPÚBLICA.— CONTESTACIONES A LAS COMISIO- 
NES DE LAS CÁMARAS LEGISLATIVAS.— VISI- 
TAS Y CUMPLIDOS— REGRESO A CARACAS. 



Maracay, 5 de mayo. — Las 10 a. m.— A las 9 a. m., media hora después 
de haber regresado el General Gómez del paseo que efectuó en compañía de 
varios de sus íntimos a una de las fincas de su propiedad, entraban las dos 
Comisiones del Congreso y otras personalidades políticas y amigos particu- 
lares que habían venido de Caracas, a la morada del Comandante en Jefe 
del Ejército Nacional, donde fueron recibidos por Ayudantes y Oficiales del 
Comando. 

Numeroso público ocupaba los corredores de la casa, a cuyas ventanas 
se había agolpado el pueblo entero de Maracay, deseoso de presenciar la 
recepción anunciada. 

A poco entró al salón el General Gómez acompañado del doctor Vivas, 
su Secretario General. 

Después de breves momentos de conversación, el doctor Manuel A. Fon- 
seca, Presidente de la Comisión del Congreso encargada de entregar al Jefe 
Supremo del Ejército la Contestación al Mensaje que con tal carácter pre- 
sentara a aquel alto Cuerpo, lo hizo en términos reveladores de su entusias- 
mo partidario por la Causa y por el Jefe de la Rehabilitación, pronunciando 
las expresivas palabras que se leerán en seguida: 

«Ciudadano Comandante en Jefe del Ejército Nacional: 

El empeño más trascendental de cuantos ocuparon la vigorosa actuación 
pública de usted, fue sin duda, Ciudadano General, la reconstrucción de la 
milicia venezolana, que desde el zenit glorioso a donde la aventó la homérica 
cruzada emancipadora, vino por arte de los disturbios intestinos a la preca- 
ria situación, de donde con mano firme y voluntad entera la ha levantado 
usted, haciendo resurgir en el soldado decaído, merced al cultivo y discipli- 
na de sus innatas energías, las grandes condiciones guerreras que le han 
consagrado en la historia como libertador de pueblos y fundador de 
naciones. 



48 LA ELECCIÓN 



Esta es, señor General, tan neta conquista, que ni el presente ni el por- 
venir podrán discutirla: tiene la fuerza incontrastable de todas las razones 
objetivas; y, por otra parte, la recomposición institutiva del Ejército Vene- 
zolano, es una de las más íntegras ejecutorias que podrá exhibir la tendencia 
militante y administradora de usted, en su alta función patriótica, en pro 
del reconocimiento universal de sus conciudadanos, si se inspiran éstos en 
un móvil sereno de justicia. 

La paz, señor, las instituciones, la soberanía de los Estados, mantienen 
hoy una base definitiva que se sustenta en el valor específico de los ejérci- 
tos, a cuya virtualidad está encomendada sin reserva, esta trípode reguladora 
de la existencia nacional. 

No es este un concepto baladí: la eficiencia de las unidades en acción es 
tan clara como la luz del día, y huelga toda ulterior demostración, para 
acentuar la característica potencial de su esfuerzo determinante y decisivo 
en toda emergencia. 

Así pues, Señor General, la Comisión encargada por el Soberano Con- 
greso de poner en propias manos la contestación al interesante Mensaje que 
la motiva y que tengo a muy alta honra presidir, se congratula lealmente 
con usted, por el éxito alcanzado que se refleja en gloria para el Jefe y en 
seguridad para la Patria. ' ' 

El doctor Vivas, interpretando de modo sincero los sentimientos del Co- 
mandante en Jefe del Ejército Nacional, contestó a nombre de éste con las 
siguientes aplaudidas palabras: 

' 'Señores: 

El ciudadano General Comandante en Jefe del Ejército Nacional se sien- 
te altamente satisfecho al ver que el Soberano Cuerpo de la Nación impar- 
te su aprobación y su aplauso a la misión que le confiara el Congreso de 
Plenipotenciarios de la República, lo cual quiere decir que ha cumplido fiel- 
mente con los deberes de su cargo, y ello lo colma de patriótico regocijo, por- 
que en el cumplimiento estricto de sus deberes de hombre público finca él 
el orgullo de su nombre y la autoridad de sus actos. 

El Comandante en Jefe agradece de manera inolvidable las honrosas 
apreciaciones que hacéis de su persona, y os encarga llevar al Congreso Na- 
cional su más vivo reconocimiento por su conducta generosa". 

Acto continuo, el señor doctor Juan Francisco Bustillos, quien presidía 
la Comisión del Congreso encargada de poner en manos del General Juan 
Vicente Gómez la credencial de Presidente Constitucional de la República, 
elección que responde de manera cabal a los anhelos del pueblo venezolano, 
se expresó en frases que revelan su lealtad de sectario y distinguido servi- 
dor de la Causa de Diciembre, pronunciando el discurso que insertamos a 
continuación: 
"Ciudadano General Juan Vicente Gómez: 

Somos mensajeros del Congreso Nacional para anunciar a usted que 
por unanimidad de votos ha sido electo Presidente Constitucional de la Re- 
pública. 



DEL GENERAL GÓMEZ 49 



El Congreso ha interpretado a maravilla este mandato; criatura déla 
soberanía popular y de la autonomía de los Estados, su rumbo estaba de an- 
temano señalado: pulsar la opinión pública y decidirse por el candidato a 
quien favoreciese el mayor número de voluntades; y lo hizo por usted, ciu- 
dadano Genera!, con entera libertad jamás vista en Venezuela y sin que 
mediase la más leve insinuación siquiera, de parte del Ejecutivo Nacional. 
Con orgullo lo digo: el Congreso a que me honro en pertenecer, obró con 
tal acierto, que al verificarse la elección se produjo en el recinto de las Cá- 
maras y fuera de el un arrebato indescriptible de entusiasmo que revela a la 
clara luz de la verdad, el afecto conque lo distingue el pueblo venezolano y 
la confianza que tiene en usted como patriota convencido. 

La presencia de usted en el Poder, es garantía segura de paz, y estamos 
ciertos que en la firmeza de su voluntad, la experiencia adquirida en el ma- 
nejo de la cosa pública y el amor a la Patria, que es la constante y firme 
inspiración de usted, ésta llegará a la meta de sus más gloriosos destinos. 

Al poner en sus manos la credencial de Presidente de les Estados Uni- 
dos de Venezuela, lo felicito muy efusivamente en nombre del Congreso Na- 
cional, en el de la Comisión que me honro en presidir y el mío propio, pol- 
la nueva prueba de confianza que le da el País, haciendo votos por su ven- 
tura personal, y porque el Gobierno que le toca presidir, sea continuación de 
aquel en que emprendió usted la obra portentosa de la Rehabilitación Na- 
cional para gloria de su nombre y prosperidad de la República.". 

Vivas, el leal amigo de Gómez, el servidor incansable y eficaz del Jefe, 
fanático de su Causa y de sus glorias, respondió a nombre del Héroe de Di- 
ciembre a los comisionados del Congreso, con palabras que tienen verdadera 
trascendencia política en la actualidad y que fueron acogidas con nutridos 
aplausos por todos los presentes. 

Hé aquí el elocuente discurso del Doctor Vivas: 
' 'Señores: 

El ciudadano General Juan Vicente Gómez, queda impuesto, por vues- 
tra altísima comisión, de que el Congreso Nacional, interpretando a cábali- 
dad el sentimiento unánime de los pueblos, lo ha elegido Presidente Consti- 
tucional de los Estados Unidos de Venezuela en el período legal de 1915 
a 1922. 

Honor, en verdad, de inmensa significación, que el Jefe agradece con to- 
da la sinceridad de su alma; y tanto más, cuando que ese acto se ha verificado 
en las condiciones anheladas y exigidas por él, esto es, "con entera y digni- 
ficante libertad, sin cortapisas de ninguna especie y sin imposiciones de na- 
die", como hubo de expresarlo en documento público, que el país entero co- 
noce. 

La República tiene, pues, justos motivos para estar de plácemes, por- 
que nunca como ahora habían disfrutado sus Representantes de mayor inde- 
pendencia en la elección de su Primer Magistrado. 

La Historia en sus fallos inapelables habrá de pregonar mañana, cómo 
es cierto que en estos tiempos de redención, un ciudadano modesto y probo 

7 



50 La elección 



quiso y supo mantener incólume la majestad de la Ley. . . .y logró que un 
Congreso formado de personalidades conscientes, amantes de su decoro y de 
sus nombres, eligiera al que debía regir nuestros destinos sin otra considera- 
ción y sin más acatamiento, que el culto rendido espontáneamente a la 
virtud. 

Tanto el elegido como los electores deben sentirse en la presente ocasión 
orgullosos y satisfechos; el uno, porque sabe que su nombramiento no es 
obra de coacciones, sino fruto del amor, de la confianza y del respeto que su 
nombre inspira, y los otros, porque su derecho de elegir no ha sido menosca- 
bado, y ni el más ligero irrespeto a su carácter de legítimos Representantes 
del País ha venido a lastimar su condición de ciudadanos independientes y 
libres. 

Penoso es decirlo, pero es una verdad que está grabada en nuestras men- 
tes y pugnando por salir de nuestros labios: en esta la única vez que en la 
elección de Presidente de la República no ha intervenido ningún género de 
manifestaciones censurables; ni las insinuaciones oficiales; ni las expresas 
recomendaciones de las Legislaturas locales; ni los sugestivos pronuncia- 
mientos de la prensa; ni los halagos del poder; ni mucho menos el torpe man- 
dato de la fuerza 

En el seno del Congreso era antes la libertad electoral como ave cautiva 
que volaba de una en otra curui trasmitiendo órdenes que debían cumplirse 
por disciplina o por temor pero hoy, merced al consejo patriótico y sensa- 
to de un venezolano juicioso que goza de merecida autoridad en el ánimo de 
sus conciudadanos, porque no busca en sus actuaciones políticas el goce efí- 
mero de vanidades personales, sino el brillo y el renombre de su patria, han 
quedado rotas las ligaduras del ave prisionera, y sus vuelos son tan libres co- 
mo el aire que circula por aquel augusto recinto y así, en circunstancias 

tan honrosas hanse consignado los votos en las urnas, en esta época de ver- 
daderas rehabilitaciones nacionales. 

Ahora toca a nosotros los subalternos del Jefe, abrazarnos cordialmente 
al pié de la bandera que tremolan sus robustas manos, la que ha hecho flotar 
victoriosa por todos confines de la República, sin claudicaciones y sin temo- 
res, con la misma fe de los viejos tiempos espartanos, en que no había otra 
consigna que triunfar. . . .triunfar siempre de los acontecimientos y de los 
hombres, cuando se tiene como él la íntima convicción de que esos triunfos 
encarnan el bien y la prosperidad de los pueblos. 

Congratulémosnos, pues, una vez más, y hagamos el juramento solemne 
de sostener sin emulaciones y sin odios esa hermosa bandera, que expresa a 
los ojos del mundo la nacionalidad del inmortal Bolívar, y que es emblema 
de la Patria engrandecida como él la vislumbró en sus geniales delirios de 
Creador; y como la entrevio su mirada moribunda en la Quinta de San Pe- 
dro Alejandrino. 

Señores Comisionados: 

El General Juan Vicente Gómez me encarga significar al Soberano Con- 
greso de la Nación, por el respetable órgano de ustedes, que acepta el nom- 



DEL GENERAL GÓMEZ 51 



bramiento de Presidente Constitucional de los Estados Unidos de- Venezuela 
con que lo ha distinguido, que sabrá corresponder dignamente a los elevados 
propósitos de tan honrosa designación, y que no halla frases bastante expre- 
sivas ni elocuentes para manifestar a vuestros comitentes su inmensa gra- 
titud ... y a vosotros sus nobles y leales amigos me encarga el Jefe expre- 
saros el testimonio de su alto aprecio y de su cordial estimación". 

Concluido este acto, que revistió la más sencilla solemnidad, el General 
Gómez, luego de recibir las felicitaciones de sus amigos, les invitó a visitar 
el Lactuario y puso a sus órdenes los automóviles suficientes para trasladar- 
se al lugar mencionado. 

Una vez allí, él mismo en persona mostró los diferentes departamentos 
del edificio, donde trabajan numerosos obreros, y habló con entusiasmo de 
las nuevas industrias adicionadas a las ya conocidas del Lactuario. 

La Fábrica de Conservas Alimenticias, cuyos productos están ya a la 
venta en esa capital, con la más favorable acogida por parte del público, 
revela cuánto puede la constancia en el trabajo, como en todo, y hasta qué 
punto de progreso habrá ella de conducir a esa empresa, en cuyos talleres se 
ganan la vida honrados y laboriosos compatriotas. 

En los terrenos anexos al Lactuario, tuvimos ocasión de admirar valio- 
sos ejemplares de raza porcina, traídos del exterior para fomentar un cria- 
dero en grande, que ya permite beneficiar diez cerdos al día, destinados a la 
Fábrica de Conservas Alimenticias. 

Todo funciona allí con estricta regularidad, observándose el riguroso aseo 
que la higiene impone en industrias de este género. 

Del Lactuario pasamos luego a la Fábrica de Papel, cuyos amplios edifi- 
cios se levantan a pocos metros del Lago de Tacarigua, cuyas riberas abas- 
tecerán con creces de la materia prima que requiera esta empresa. 

Casi todas las maquinarias están ya montadas y se instalan actualmente 
las últimas, a fin de comenzar los trabajos de elaboración cuanto antes sea 
posible. 

Por todas estas obras de positivo progreso, nos explicamos fácilmente la 
gratitud y afecto que siente el pueblo de Maracay por el General Gómez, a 
cuyo esfuerzo e innegable amor al trabajo se debe el estado actual de flore- 
cimiento en que se encuentran hoy esas ricas tierras aragüeñas. 

A las 11 y media regresamos a la ciudad, donde el General Gómez se 
despidió amablemente de sus amigos. 

A la Estación nos acompañaron el Doctor Vivas, Secretario General del 
Comandante en Jefe, algunos Ayudantes y Oficiales del Comando y numero- 
sa representación del pueblo maracayero, que saludó la partida del tren con 
un "viva" al General Gómez, jubiloso y sincero. 

Los Comisionados del Congreso, así como los representantes de la pren- 
sa, llevamos los más gratos recuerdos de nuestra breve permanencia en 
Maracay. 

Vallenilla Marcano. 



52 LA ELECCIÓN 



Maracay, 5 de mayo. — Por rápido de hoy regresaron a ésa las Comisiones 
del Congreso Nacional y los representantes da la prensa que vinieron ayer a 
esta ciudad. Las importantes delegaciones del Soberano Cuerpo fueron despe- 
didas en la Estación del Gran Ferrocarril por el Doctor Ezequiel Vivas y otras 
personas más, y llevan ellas la grata impresión de las atenciones de que fue- 
ron objeto, no sólo por parte del elemento oficial aquí residente, sino tam- 
bién por tolos los habitantes de Maracay. Dichas Comisiones llevarán el re- 
cuerdo de la interesante misión que les tocó cumplir y que supieron llenar a 
cabalidad. Como resumen de los importantes sucesos acaecidos con motivo 
de la elección del General J. V. Gómez para Presidente Constitucional de la 
República, es necesario hacer constar la expresión unánime de alegría que 
ha vibrado en todo momento, en esta hermosa urbe aragüeña, y que viene a 
probar cuan grata ha sido para la ciudad esta elección. 

No podía ser de otra manera, ya que lo que Maracay representa entre 
las mejores poblaciones de la República lo debe única y exclusivamente al 
General Gómez. 

— Ayer regresaron a esa ciudad los señores Gustavo y Alfredo Sanabria 
y hoy vinieron de ésa I03 Doctores Gumersindo Torres, Guillermo Tell Vi- 
llegas Pulido y señorita hija y Capitán Hernán Márquez. 

Maracay, 5 de mayo. -De la manera solemne como fueron recibidas esta ma- 
ñana las Comisiones del Congreso encargadas de presentar la contestación al 
Mensaje del Comandante en Jefe del Ejército y de participar al General Juan 
Vicente Gómez, la buena nueva de su elección para Presidente Constitucio- 
nal de la República, lleva sus notas informativas y gráficas el Redactor Es- 
pecial de ese Diario, quien partió por rápido de hoy para esa capital. 

A tan interesante acto, que se verificó en el salón principal de la sun- 
tuosa residencia que el General Gómez posee frente a la Plaza Girardot, 
concurrió cuanto de notable reside en Maracay, y entre los honorables valio- 
sos elementos congregados allí, el Corresponsal anota los nombres siguien- 
tes: generales Antonio Pimentel, Caracciolo Parra Picón, y Pedro Alcántara 
Leal, Comandante de la Brigada número 2 del Ejército Nacional, acantona- 
da actualmente en Maracay; general Ernesto Velasco Ybarra, Comandante 
del Regimiento Urdaneta número 4; el Cuerpo de Ayudantes del General Gó- 
mez, los jefes y oficiales francos de servicio de los batallones que integran 
este Regimiento y el Miranda número 3; coronel Carlos Sánchez, Instructor 
de la Brigada número 2, coroneles Pedro Olivares Mora, Arístides Silva Pérez 
y Pedro León; coronel Cosme D. Montilla, Jefe Civil del Distrito y su Se- 
cretario; doctor Raúl Capriles, generales Mariano García y Pedro Linares y 
una distinguida y numerosa representación de la ciudad, compuesta de per- 
sonas importantes y de valía. 

(De El Nuevo Diario. — Caracas). 



DEL GENERAL GÓMEZ 53 



La información de "El Universal". — Telegrama del Doctor 
Vivas. — Redactor Especial en Maracay. 



Al igual de El Nuevo Diario, El Universal consagró una edición espe- 
cial a la elección del General Gómez, y nombró al señor Miguel Rocha su 
Redactor Especial en Maracay, con ocasión de los diversos actos efectuados 
en la floreciente ciudad aragüeña. Del importante diario capitalino anota- 
mos lo siguiente: 

Gómez administrador.— La feliz elección constitucional efectuada ayer 
por el Congreso en el General J. V. Gómez para desempeñar la Presiden- 
cia de la República en el período legal que se inicia en estos momentos, nos 
trae, entre otros recuerdos de la Administración que díririgió anteriormen- 
te, el de la prosperidad que imprimió a las industrias nacionales, especial- 
mente al comercio, y el honorífico celo con que cuidó del crédito nacional, 
cumpliendo escrupulosamente los compromisos fiscales del país. 

A estos respectos nos sirve muy oportunamente el volumen del Anuario 
Estadístico que acaba de poner en circulación la Oficina del ramo en el Des- 
pacho de Fomento, y del cual podemos extraer datos sucintos, pero harto 
expresivos, que dicen de la marcha que siguieron el Comercio Exterior y el 
servicio de la Deuda Pública durante los años de 1909 a 1913. 

Los números vienen a poner por su parte, en claro resalte, con su ver- 
dad matemática, la cabal importancia que ha dado el Congreso a los títulos 
de buen administrador de los intereses nacionales que posee el General Gó- 
mez, al elegirlo para la Primera Magistratura y la fidelidad con que se ha 
conformado en ese acto a las esperanzas nacionales. Veamos: 

COMERCIO EXTERIOR DE VENEZUELA 

Importación 

1909 B 83.049.923 

1910 92.997.777 

\ 1911 117.535.667 

1912 130.885.534 

' 1913 152 765.749 

Exportación 

1909. . .' . . . B 50.601.977 

1910 64.184.207 

1911 95.310.308 

1912 106.574.817 

1913 93.320.226 



54 LA ELECCIÓN 



De manera, pues, que a pesar del natural desconcierto que produjera la 
amenaza revolucionaria de 1913, los valores de la importación y de la ex- 
portación venezolanas casi se duplicaron en el lapso de cinco años. 

DEUDA PÚBLICA DE VENEZUELA 

1909 B 207.995.053 

1910 197.807.478 

1911 189.370.424 

1912 181612.182 

1913 176.640.251 

Es decir, que en el trascurso de los mismos cinco años de la Adminis- 
tración del General Gómez, la Deuda Pública disminuyó en la cantidad de 
B SI.5SÍ-802. 



GÓMEZ Y "EL UNIVERSAL" 

Caracas: 3 de mayo de 1915. 

Señor Doctor Ezequiel A. Vivas, Secretario General del Comandante en Je- 
fe del Ejército Nacional. 

Maracay. 

Cordialmente felicitames a usted, cumplido colaborador en la actualidad 
política nacional, por la elección del Benemérito General Juan Vicente Gó- 
mez para; la Primera Magistratura en el próximo período constitucional. El 
anuncio de la elección ha producido en la población de Caracas una ruidosa 
explosión de júbilo que se manifiesta en todas las formas públicas y priva- 
das, como que en el corazón de todos bulle el entusiasmo por el cumplimien- 
to de un hecho verdaderamente feliz para la República. Es un sólo victor 
al Hombre de Diciembre, que emana sinceramente de los corazones; y en 
medio del general regocijo no se oyen sino las mutuas congratulaciones por- 
que podrá continuar el General Gómez su labor de progreso y engrandeci- 
miento patrio. El pueblo, sobre todo, ha hecho imponente manifestación de 
sus sentimientos. En grandes masas, y al son de las músicas y al bullicio- 
so estrépito de los fuegos artificiales, paseó la Bandera Nacional por las ca- 
lles de la ciudad victoreando al General Gómez. 

Por lo demás, todas las clases sociales concurren a dar a la capital el 
aspecto de los grandes días. Esta noche grandes festejos en la Plaza Bolí- 
var y en las parroquiales. Las empresas de diversiones públicas, prepa- 
ran funciones extraordinarias. Sea todo por la Paz y la felicidad de la Re- 
pública y gloria del compatriota que custodia los destinos nacionales. 

Affmos amigos, 

Andrés Mata. 

Andrés J. Vigas. 



DEL GENERAL GÓMEZ 55 



De Maracay a Caracas, el 3 de mayo de 1915.— Las 9 hs. 15 ms. p. m. 

Señores Andrés Mata y Andrés J. Vigas. 

Recibido el telegrama de ustedes en que se sirven darme cuenta de los 
justos regocijos con que la ciudad de Caracas celebra la elección del Gene- 
ral Juan Vicente Gómez, para Presidente Constitucional de la República. 
Eso es muy natural porque la hermosa población avileña con su genial inte- 
ligencia y perspicacia caracterísfica sabe muy bien que ella es la predilecta 
en el corazón de nuestro Jefe y está segura en consecuencia de que las ma- 
nos del Héroe no perderán ocasión de embellecerla hasta más no poder. A 
ustedes que con tanta espiritualidad como abnegación y desprendimiento han 
levantado tan alto el nombre preclaro de Gómez, les envío en este día de 
nacionales alegrías, mi abrazo cariñoso de amigo y compañero. 

Ezequiel A. Vivas. 



Maracay, 5 de mayo. — Después de haber terminado el acto celebrado esta 
mañana en el edificio del Comando, el General Gómez invitó a los comisio- 
nados del Congreso Nacional y demás amigos y servidores de la Causa Reha- 
bilitadora que en ésta se encuentran, a visitar el Lactuario. La importan- 
cia de esta Empresa ha adquirido tal í'elieve, que puede asegurarse, sin que 
haya en ello exageración, que ella puede venagloriar a cualquier país que la 
posea. De tal modo se ha ensanchado el radio de sus trabajos, es tal la pu- 
reza de los artículos que ofrece al comercio, que no tardará el día en que 
baste sólo el Lactuario para abastecer nuestros mercados. La fabricación 
de conservas alimenticias, es sencillamente admirable: ricos tasajos, salchi- 
chas y embutidos apetitosos, jamones suculentos. Todo cuanto nos ofrece 
el extranjero, a veces de dudosa composición, es fabricado aquí con carnes 
sanas y frescas. Dispone, además, de maquinarias y aparatos modernísi- 
mos, y dirigen los trabajos empleados de comprobada experticia. 

A esto se agrega que gran número de obreros criollos, entre ellos la la- 
boriosa mujer venezolana, gana honrosamente la subsistencia, habiendo ad- 
quirido además, una profesión que se sale de los límites reducidos de que 
dispone el obrero venezolano. 

En el deseo de ampliar estas referencias, el señor Profesor H. Peeters, 
inteligente Director del Establecimiento, nos ha ofrecido para El Universal 
los datos necesarios acerca de los obreros que posee actualmente, las ramas 
diversas de les negocios que explota y los pi-oyectos que, ahora en estudio, 
habrán de realizarse pronto. 

También visitaron el General Gómez y sus distinguidos huéspedes el 
edificio donde actualmente se instala la gran Fábrica de Papel, obra 
ésta que podrá contarse entre las de mayor aliento que existen en el país. 
Estas dos Empresas son jalones simbólicos que señalan el arraigamiento de 
la paz en el próvido suelo de la Patria, enantes empobrecida y menosprecia- 



56 LA ELECCIÓN 



da, y cuyo resurgimiento débese al brazo firme y bregador del hombre a 
quien los pueblos acaban de confiar la salvaguardia de sus destinos. 

Contemplando estas comarcas exuberantes y maravillosas, emporio del 
trabajo; viendo estas Empresas gigantes que nos redimen del pecado de pe- 
reza que se nos imputa, adivínase el rico porvenir que aguarda a estas regio- 
nes que embellece el azul mediterráneo del manso Tacarigua. 

Miguel Rocha. 



La Elección Presidencial en los Estados. 
Congratulaciones de los Magistrados Seccionales. 



De Barcelona, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Se me acaba de comunicar la grata nueva de que ha sido usted electo Pre- 
sidente Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela. Esta elección, 
que no es otra cosa que una merecida recompensa a los eminentes servicios 
prestados por usted a la República, viene a satisfacer cumplidamente un vi- 
vo anhelo de las mayorías venezolanas y una aspiración, la más legítima, de 
los que tenemos la honra de ser sus subalternos, porque al andar de los tiem- 
pos cuando la historia haga culminar los hechos que al presente se realizan 
y sobre hombres y sucesos dicte la posteridad su veredicto justiciero, será 
gloria muy alta haber sido subalterno del Caudillo de Diciembre y soldado 
de vanguardia en las falanges rehabilitadoras. El Soberano Congreso Na- 
cional, al interpretar la voluntad de los ciudadanos del País obrando por 
propia inspiración, ' 'sin cortapisas y sin imposiciones contrarias a la pureza 
de nuestros principios esencialmente republicanos, ' ' ha procedido con el más 
feliz de los aciertos, porque obrar con acierto es traducir el sentimiento de 
las mayorías de una Nación, como quiera que éstas nunca se equivocan, te- 
niendo, como tienen, la presciencia de lo que conviene a su prosperidad y a 
su gloria. Nacidas de los más intimo de mis sentimientos amis- 
tosos y ungidas con la lealtad de mi cordial partidarismo, presentóle 
en este momento, en que es un desbordamiento de júbilo el espíritu de esta 
capital, mis más efusivas congratulaciones. 

Su amigo y subalterno, 

M. A. Guevara. 



De San Fernando, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

El Estado Apure, cuya atención venía pendiente de la suprema decisión 
del Congreso Nacional, se ha conmovido de inmenso regocijo patriótico, con 
la noticia de la acertada elección de usted para Presidente Constitucional de 
la República, y yo, que recibo y conozco las pulsaciones de la opinión de es- 



58 LA ELECCIÓN 



tos pueblos, me hago vocero de ellos, no para felicitarlo a usted sino para 
congratularme con la Patria, cuyas supremas necesidades son la paz y el 
progreso, porque usted en la Primera Magistratura, es la garantía de esa 
paz y la efectividad de ese progreso. ¡La Patria está salvada! ¡Se ha cum- 
plido la ley! La anarquía ha quedado conjurada para siempre, y echadas 
anteriormente por usted las bases de nuestra regeneración, la República 
avanza sin tropiezos a los más prósperos destinos, a despecho de los medra- 
dos Tartarines de la irrisión y del fracaso, a quienes la opinión pública con 
su veredicto justiciero confina a un absoluto desprestigio. Estoy a sus órde- 
nes, listo para secundarlo en sus labores de civilizador y de patriota, y pue- 
do asegurarle que en estas regiones no se alzará otra voz que la que dice: 
¡Viva la Patria y viva Gómez! 
Su amigo y subalterno, 

VlNCENCIO PÉREZ SOTO. 



De La Victoria, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con patriótico entusiasmo nos hemos impuesto de que el Soberano Cuer- 
po Legislativo de la Nación, interpretando fielmente el sentimiento popular 
de Venezuela, lo ha elegido a usted para regir los destinos de la Patria en el 
presente período constitucional. 

Amigos, servidores y admiradores de la grandiosa obra de engrandeci- 
miento patrio, realizada por usted, como Jefe Único de la Causa de Diciem- 
bre, tiene doble significación nuestro regocijo en estos momentos, pues ade- 
más de la fausta nueva de su acertada y merecida elección, nos evidencia de 
manera palpable, la manera feliz como al amparo augusto de la paz creada 
y sostenida por usted, tienen auge y se desenvuelven serenamente las prác- 
ticas republicanas. Por tan fausto acontecimiento enviamos a usted nues- 
tras más sinceras felicitaciones. 

Adictos amigos, 

J. Hidalgo, J. Francisco Castillo, José Araujo, Tulio Fernandez, G. Es- 
cobar Ll., Trino Celis Ríos, Luis Blank, Eduardo E. Blank. L. A. Antonini, 
D. Hernández G., Isaac Landaeta, R. Orestes Federico, Constantino Sosa 
Altuna, Tomás A. Trujillo, Luis J. Moratinos, J. Pérez Carvallo, Francisco 
I. Báez, A. Martínez, A. Fernández, E. Lerhman, H. Alvarez Delgado, L. 
Rodríguez P., José A. Maten, M. Mudarra, G. Blank, Miguel González E., 
V. M. González, Osear Wittmer, Manuel M. Ríos, Humberto Pastori, J. Joa- 
quín González, Francisco Manamá, T. J. Sosa Altuna, Amaro Fernández L., 
Juan Rodríguez P., R. G. Castillo, A. Castillo C, Ramón Castillo C, Cecilio 
González L., Rafael Soto, Luis Fermín Ríos, Jacinto Rodríguez, Manuel Ba- 
rrios Serrano, Manuel Betancourt, Ricardo R. Ríos, Manuel Villasana R., 
A. Barrios Serrano, Felipe Alvarez, Simón Montes Ramos, Andrés H. Ba- 
rrios, J. de J. Montesinos, Antonio Naranjo, Vicente González, Francisco 
de P. Ochoa, Pedro Izaguirre, E. Moya Córdova, Pablo D. Camacho, J. A. 



DEL GENERAL GÓMEZ 59 



Caballero M., Fernando Bosch Landa, Domingo Mirabal, Andrés Duran, H. 
F. Croses, Alejandro Castillo, Doctor Rafael González Gómez, Nicolás H. Cis- 
neros, Pablo A. Núñez, Vicente Olmos, L. Vázquez Rojas, F. Benicio Alva- 
rado, A. Montesinos, Alejandro Rodríguez, Fulgencio C. Carias, C. Rodrí- 
guez Pérez, Juan Vicente Morales, Juan Aguado, Alejandro Jiménez, Ricar- 
do Fernández, J. J. Pérez Romero, Narciso Milano, Luis Sarria, Luis M. So- 
lórzano, Valentín Simancas, Doctor Juan Luque, Luis Blanco L-, Trino Acos- 
ta B., Lucio Esqueda, Juan Inojosa, R. Olivo Luque, Julio Liscano, H. A. 
Lugo, Ramón Lugo, Ni"omedes Silva, A. A. Alegre, M. Morales C, P- Er- 
mini Luigi, Antenor J. Benítez, Manuel Puche, D. Colmenares, C. Bejara- 
no García, M. Guédez, Alfonso González, Tomás I. Zapata. Florencio Pinto, 
Antonio Padrón, J. Bejarano, F. Rodríguez Pérez, Félix B. Pérez, Rafael 
Salas, Olimpo González, Vicente Contreras, Jorge Jaspe, Eustaquio Monti- 
11a, Gervasio Ascanio, Andrés Machado, C. Soto Planas, Ignacio Silva, An- 
selmo Cerró, Manuel Aulián, Pedro Brea, Fulgencio Ríos, Francisco P. Bri- 
ceño, Torcuata Matamoros, M. A. Barrios, Juan Lugo, Félix Lespes, Julio 
Jiménez, Claudio M. Barazarte, Ramón Rueda, Juan E. Nieves, Modesto 
Romero, Vicente Uribe, Julio Quíper, Lino Rodríguez, Clemente Jaramillo, 
A. Villamizar, Julio Pérez, Rafael Hernández, Alejandro Rodríguez, Pedro 
Velázquez, Serapio Rebolledo, Manuel Madriz, Delfín Herrada C, Dionisio 
Alvarez, Andrés Valero, Jesús Mora, Victorio Díaz, Gregorio Cortés. 
. (Siguen 711 firmas más.) 

De Ciudad Bolívar, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez- 

Su elección para regir los destinos de la República en el actual período 
Constitucional, satisface las legítimas esperanzas de los venezolanos, que 
ven en usted no solo el lazo de unión de todos los buenos elementos, sino 
también el más celoso y eminente guardián de las instituciones, del decoro y 
de las glorias de la Patria. 

Amigo leal de usted, política y particularmente, sus brillantes triunfos 
me llenan de íntima complacencia y hoy que el Congreso Nacional ha co- 
rrespondido justicieramente a las aspiraciones del País, esa satisfacción se 
aumenta gratamente en mi ánimo en intensidad y adhesión al ilustre Caudi- 
llo de la Causa de Diciembre. 

Honróme, mi respetado General, en presentarle mis cordiales parabie- 
nes y en ratificarle una vez más mi decisión y lealtad. 

Su subalterno y, amigo, 

Marcelino Torres García. 



60 LA ELECCIÓN 



De Valencia, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional, al elegir a usted para Presidente de la República 
en el presente período constitucional, ha interpretado fielmente la voluntad 
del pueblo venezolano. Ninguno con más títulos a tan alta designación que 
usted, fundador y sostenedor de esta era de paz, de concordia y de progreso, 
que ha encausado al País por la senda de la verdadera civilización. La elec- 
ción de usted colma las aspiraciones de Carabobo; y nosotros, amigos y ser- 
vidores de esta actualidad, nos complacemos en presentar a usted y a la Na- 
ción nuestras sinceras felicitaciones. 

Emilio Fernández, Lisandro Lecuna, J. A. Betancourt G-, E. Henrí- 
quez, F. Rojas Fortoul, Pablo Fernández, Leonardo García, Rodolfo Betan- 
court S., Atilano Vizcarrondo, Alejo Zuloaga, J. M. Pinto Marvez, Francisco 
Borjas, J. A. Betancourt G., E. Castillo, L. Paz García, Ismael Linares, Jo- 
sé Luis Arcay, C. Lazo González, Manuel González Guiñan, A. O. Jiménez, 
Renato Pérez Calvo, P. J. Izaguirre Soteldo, Juan Seidel, Carlos Sardi, 
Luis Paz García, C. Blanco Uribe, Miguel Bello Rodríguez, C. Mora G. , Ra- 
fael M. Iturriza, E. Arenas Guiñan, Delfín Ponce, Miguel G. Herrera, F. 
Figueredo y C>, Miguel Octavio Codecido, Francisco Flores, C. Velasco Pa- 
redes, M. Bello Rodríguez, hijo, Felipe Irigoyen, D A. Olavarría, Lino 
Clemente Paz. L. Pérez Carreño, Santiago Paz, D. Plaza Madriz, F. Lina- 
res Bernal, O. Ricardo, J. de J. Añez Luengo, Simón Bello Torres, José 
Gregorio Torres Bello, Juan Antonio Michelena, R. B us tamante Berti, 
Eduardo Enríquez, hijo, Agustín Codecido, Rafael Pineda Viso, J. T. Sán- 
chez, S. Paz García, Virgilio Herrera, Pedro C Pérez, Vicente E. Miche- 
lena, C. Flamerich, Pedro Sagarzazu, Adolfo Almenar, Pedro P. Maldona- 
do, Teodosio Ramírez F., F. Oropeza Riera, Domingo Contramaestre, Luis 
María Parra, Pedro José Macció, Camilo Antonio Navarrete hijo, José An- 
tonio Feo, Alberto Marrero. 



De San Carlos, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Con verdadera satisfacción patriótica me he impuesto de que el Sobera- 
no Congreso Nacional, apercibido de la importancia del actual momento his- 
tórico, decisivo para el porvenir de la República, valorando justicieramente 
sus inquebrantables virtudes republicanas e interpretando fielmente las as- 
piraciones de los pueblos, ha designado a usted para Presidente Constitu- 
cional de la República. Tan honrosa designación, justificada por sus gran- 
des méritos, es motivo de júbilo en los pueblos de mi mando, porque existe 
el convencimiento de que sólo al amparo de una paz estable, solamente 
garantizada por sus altas virtudes civiles, por la lealtad inquebrantable 
de ese Ejército, obra de su constancia y de su esfuerzo, y por el indiscutible 



DEL CENERAL GÓMEZ 61 



prestigio de su nombre, es que puede llegar la República a su efectivo pro- 
greso y engrandecimiento. 

Como adicto amigo de usted congratulóme con el Jefe y con la Patria. 

Su amigo, 

José Felipe Arcay. 



De Coro, el 3 de fnayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La noticia que he recibido, de haberlo el Congreso Nacional elegido pa- 
ra Presidente Constitucional de la República, me ha causado la natural sa- 
tisfación y muy legitimo orgullo de adicto amigo suyo y de subalterno de- 
cidido. El País a quien usted nunca olvida ni fuera de sus actuaciones de 
gobernante, seguirá recibiendo el beneficio de sus nobles acciones. 

Reciba un efusivo parabién y en usted la Patria dignamente repre- 
sentada. 

Su amigo y subalterno, 

León Jurado. 



De Ortiz, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J- V. Gómez. 

Acabo de tener la buena noticia de que el Congreso lo ha elegido a usted 
Presidente Constitucional de la República. 

En ningunas manos mejor que en las suyas la suerte de nuestra glorio- 
sa República; usted la apartó con robusta voluntad del camino que la llevaba 
directamente al abismo; usted cubrió los desgarros que manos sacrilegas 
hicieron en su túnica con la seda de nuestra invicta enseña; usted señaló 
la senda de la paz, del trabajo y del orden por donde van los pueblos a la 
cumbre de su prosperidad; usted le dio el goce de ver unidos todos sus hijos 
en un abrazo de sentida confraternidad; usted le formó un ejército instruido, 
disciplinado y leal, que custodia sus sagrados intereses; usted la sentó respe- 
tada y orgullosa, en el concierto de la diplomacia universal; en una palabra: 
usted le ha devuelto el rango que le dieron sus heroicos creadores; ¿qué 
mucho pues, que los que llevamos en el pecho el culto del patriotismo, 
veamos en la elección de usted la clave de la felicidad nacional ? Como 
amigo de usted de los primeros en la lealtad y el afecto, le significo mi júbilo 
y le envió mis felicitaciones. 

Su subalterno y compadre, 

Pedro M. Guerra. 



62 LA ELECCIÓN 



De Barquisimeto, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Acabo de saber, con la más intensa satisfacción patriótica y el más alto 
orgullo partidario, que ha sido usted electo hoy Presidente Constitucional 
de la República- Nunca como en esta vez, mi querido y respetado Jefe, co- 
rrespondió mejor y más honradamente un Congreso a las justas aspiracio- 
nes de toda una Nación agradecida; porque es bueno y oportuno repetirlo, y 
a mí me complace hacerlo, que la elección de usted venía arraigada como 
una convicción y estaba hecha ya en el corazón de todos los gremios y hasta 
en el de aquellos ciudadanos que por razones de hábito forman siempre la 
parte indiferente de la sociedad, y es porque en esa elección de usted, todos 
estamos viendo, desde luego, la realización de un alto ideal de Patria y Cau- 
sa, y una trascendental actuación de la Justicia. Prueba, además, y de mo- 
do consolador, el nombramiento tan acertadamente hecho en usted, que la 
República sin más excepción que la de un número insignificante, de expa- 
triados voluntariamente, después de haber forzado hasta querer romper con 
su ambición las filas de la Causa, está apercibida, honradamente apercibida, 
de lo que usted significa para su bienestar; que la paz no es ya ni siquiera 
discutida en Venezuela, ni puede serlo, porque usted la ha hecho amable y 
profundamente querida en la conciencia de sus hijos, que el progreso, del 
cual ha sido y es usted alma y corazón en la Patria, ha matado todos los 
gérmenes dañinos que impedían el florecimiento de sus fuerzas; y por últi- 
mo que el acercamiento de todas las voluntades en una sola conjunción de 
fraternidad al servicio únicamente de los intereses nacionales, es ya y para 
siempre una evidente y salvadora convicción que honra y honrará a toda 
hora el nombre benemérito de usted, afortunado fundador de esa escuela, y 
nos honrará a todos. Réstame sólo enviarle mi abrazo respetuoso junto con 
mis votos cordiales porque la nueva obligación que le impone la Patria, sea 
una nueva sucesión de glorias para su nombre. 

Su amigo y subalterno, 

D. TORRELLAS URQUIOLA. 

. y 

De Barquisimeto, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Con el natural entusiasmo de patriotas convencidos del bien que signi- 
fica para Venezuela la elección de usted, nos apresuramos a manifestar 
nuestro aplauso y nuestra gratitud para el Congreso Nacional que tan efi- 
cazmente interpretó el querer de nuestros pueblos, designándole a usted pa- 
ra Presidente Constitucional de la República y asegurando así el presente y 
el porvenir de la Nación por la grandiosa obra de paz, progreso y fraterni- . 
dad enérgicamente vinculado en las grandes virtudes ciudadanas de usted. 
El Congreso hizo nuestra voluntad y merece bien de la Patria y de la Cau- 
sa; y al hacerlo constar así, de modo solemne, es con el leal propósito de pro- 
meterle a usted que estaremos constantemente en torno de su bienhechora 



DEL GENERAL GÓMEZ 63 



autoridad y de su benemérito nombre, dispuestos siempre para el sosteni- 
miento y defensa de la Causa que rehabilita el concepto de la Patria y la 
engrandece por la paz, el progreso, el trabajo y la confraternidad. Nues- 
tros votos son por la felicidad de usted y la noble satisfacción de sus patrió- 
ticos anhelos. 

Somos sus adictos amigos, 

D. Torrellas Urquiola, Juan Antonio Guillen, Aguedo Felipe, Obispo de 
Barquisimeto; J. M. Domínguez Tinoco, A. Tamayo León, Leopoldo Torres, 
Antonio Álamo, Miguel Oberto, Juan Antonio Azuaje, José Garbi, Francisco 

A. Bolaño, Federico Ramos H., A. Pineda, Nerio Duín, Pedro Montesinos, 
C. Jiménez Garmendia, Eliodoro Pineda, Julio Irigoyen, J. J. Meza, U. To- 
rrealba Alvarez, C. T. Manzaneda, Lorenzo Alvarez, Gualterio Pérez, J. I. 
Insausti, H. Lucena Morales, Ananías Cote, Francisco Veracoechea, M. Ló- 
pez Baralt,, Fernando Cubillán, Julio Pérez, Agustín Alvarado, Luis Casti- 
llo Amengual, A. Mogollón, Simón Sánchez, M. I. Samuel Lara, Pedro Agus- 
tín Dupuy, F. de P. Rondón, Rafael Torres Nebrus, Rafael Garcés Álamo, 
Ermelindo Oberto, J. M. Torrealba, Julio Rodríguez, T. R. Villoría, Ramón 

B. Gualdrón, S. Mosquera Suárez, J. M. González, M. P. González Gómez, 
Félix H. Riera, Diego Meza, José T. Saavedra, Luis Urdaneta C, Pablo 
E. Ceballos, Rafael R. Albazora, Ramón Pina, R. Alvarado Tovar, T. Yé- 
pez C, José Gregorio Limardo, Tomás Barrada, José I. Arroyo, Bruno 
Ruiz, N. Alvarado Avila, Fernando Villoría H., L. F. Ramos, Antonio Lu- 
cena, Miguel Guevara D., Rafael Meza, E. A. Alvizu S., F. Tovar Anza, 
Antonio Terán, José T. Peñuela, Hilarión Seijas, Héctor Andonaegui, J. 
Macías Guevara, Moisés Pereira, Eduardo Alvarez, F. Silverio Ramos, 
Manuel Meléndez, J. A. Olivares, M. Guanipa, Pompeyo Rivera, Juan 
Suárez Matheus, Luis E. Ramos, Luciano Esgabamti, Rafael E. Pancy, 
Ramón Pérez S., Melquíades Salas, J. G. Castillo, Juan Guillermo Men- 
doza, Manuel S. Lacruz, Blas Romero, Frailan Castellano, H. Canelón 
Oviedo, J. Carrasco R., Felicio Clemente Martínez, Miguel Vizcaya, San- 
tiago Limardo, Efrain Aguilar, Domingo Villabona, Ramón Díaz, Maxi- 
mino Moreno, Antonio Carrillo, Francisco A. Mogollón, Víctor J. Olivera, 
Pedro Silva, Ángel María Alvarez, Virgilio Heredia, José del Carmen 
Aguilar, Eladio Ramos, Juan Castillo, Teodosio Adames, F. Romero Li- 
mardo, Emizael Mendoza, Eliseo Pérez, Altidoro Salcedo, Raimundo Ruiz, 
Guillermo Tirado. 



De Mérida, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con la más íntima satisfacción acabo de imponerme de que el Congreso 
Nacional lo ha elegido a usted Presidente Constitucional de la República, de- 
jando así plenamente satisfechos los vehementes deseos del pueblo venezo- 
lano, y me es muy placentero comunicarle que esta trascendental noticia es 
festejada con extraordinario regocijo por el Gobierno que presido y por el 



64 LA ELECCIÓN 



pueblo merideño, porque la exaltación de usted a la Primera Magistratura del 
País, involucra no solo sólo el afianzamiento de la paz, que es el timbre más 
glorioso del noble esfuerzo de usted en pro del bienestar de la Patria, sino 
que augura también un despejado horizonte para el porvenir de la Nación 
por el poderoso impulso y el desarrollo que usted ha sabido darle siempre a 
toda idea que tienda al mayor engrandecimiento de la República. Por tan 
feliz suceso, que es motivo de verdadera complacencia para los que tenemos 
el legítimo orgullo de ser leales amigos de usted, me es grato enviarle mi 
cordial abrazo de felicitación. 

Su adicto amigo y subalterno, 

Amador Uzcátegui G. 



De Mérida, el 3 . de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El pueblo merideño ha recibido con inusitado júbilo la noticia de haber 
sido usted electo por el Congreso Nacional, Presidente de la República para 
el período constitucional de 1915 a 1922, porque usted al frente de los desti- 
nos de la patria involucra la paz nacional y el progreso y bienestar de la tie- 
rra venezolana. A la sombra providente de su Administración, la Repúbli- 
ca continuará triunfante en el rol de las naciones civilizadas por el amplio 
camino de engrandecimiento que emprendió el memorable 19 de Diciembre 
de 1908 y veremos surgir perfecto y cierto el ideal de Patria, por el cual se 
sacrificaron los Libertadores. 

Nosotros, adictos amigos y subalternos de usted, celebramos su exalta- 
ción a la Primera Magistratura, como un triunfo de la aspiración del pue- 
blo venezolano, y una justa sanción a sus rectos procederes de hombre público. 

Sus amigos y subalternos, 

Amador Uzcátegui G., Juan Landaeta Llovera, AtilioR. Sardi, O. Salas 
P. , Julio Sardi, Alberto Paoli, Pabio Febres Cordero, José Eladio Quintero, 
Eleazar Arria M., Julio C. Salas, J. A. Gonzalo Salas, Horacio Rosales, Juan 
N. Barrios, Florencio Ramírez, J. P. Lares P., José F. Montsant, José Do- 
mingo Tejera, J. G. Ángulo, J. D. Paoli, D. Matute, Miguel Febres Cordero, 
H. Romero, Julio A. Chalbaud Cardona, Julio Consalvi, J. B. Gutiérrez, S. 
de J. Núcete, A. F. Silva, J. R. Maldonado, Manuel V. Núcete, José María 
Jiménez, Martín Lares, Julio A. Contreras, Pedro Vivas S. , Amando Dugar- 
te, Miguel A. Alvarado, Manuel O. Quirós, Ulises Picón Rivas, Salvador de 
J. Rivas, Lisímaco Carrillo, Tulio Febres Cordero, hijo, G. Febres Cordero, 
Luis P. Monsanto, E. Urdaneta Díaz, José Briceño G., RaúlR. Picón, J. I. 
Carrillo Sánchez, Américo Anselmi, Rafael M. Núcete, Gustavo Trejo Salas, 
José Núcete Sardi, A. Trejo Salas, Ramón Pirela, Pedro P. Castellanos C. , 
Pedro Manuel Lares, Julio Gutiérrez Arellano, Juan Sánchez Vita, Ricardo 
Mendoza, J. Ascensión Fernández, J. R. Maldonado, Julio Castellanos Cam- 
pos, Nicolás Fernández, Víctor M. Picón, Juan de Dios Moreno Julio Gonzá- 



DEL GENERAL GÓMEZ 65 



lez U., Julio Monagas, Adriano Moreno, P. P. Guzmán, Lisandro Román, 
Régulo Pérez, Carlos R. Angola, José Miguel Núcete, Juan A. Sardi, Do- 
mingo Sardi, Hilarión Picón, Rafael A. Contreras, Hugo Fernández, Fran- 
cisco J. Parra, Fidel Calderón, Carlos Gil, Rafael Pineda, Pablo A. Atuve, 
Humberto Olivares, Manuel Maldonado, Pablo Arecio Rivera, Pompilio Mo- 
reno, Braulio Rojas, Santiago Rodríguez, Jordán Flores, Luis La Cruz, Ju- 
venal Rojas, Luis M. Fernández, J. R. Maldonado, Francisco Calderón R., 
L. Villanueva Mata, C. García, Rafael Uzcátegüi L., J. Humberto Lujan, 
Lucio Clemente Santiago. 



De Ocumare del Tuy, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La elección que acaba de recaer en usted para Presidente Constitucional 
de la República es un hermoso y consolador acto de civismo que realiza el 
pueblo venezolano, por medio de sus legítimos representantes en el Congre- 
so Nacional, porque esa acertadísima y brillante elección que se ha llevado 
a efecto en el campo de la Ley, libre de imposiciones del Poder y agena a 
las influencias de la fuerza, es tan sólo la expresión fiel de los más nobles 
sentimientos da justicia, de admiración y de gratitud que surgen espontá- 
neos, entusiasta y patrióticamente de la conciencia nacional, para aclamar 
en un solo voto de ovación el nombre popular y benemérito de usted, exal- 
tándolo de nuevo al más alto puesto de la Magistratura en esta solemne y 
plausible ocasión para la Patria. Esa elección que hace honor al Congreso 
Nacional y colma las más fervientes aspiraciones del pueblo venezolano, es 
el resultado necesario de su obra verdaderamente grande y generosa, por 
el bienestar y la grandeza de la Patria y el suceso que asegura la dicha y 
el buen nombre del hogar venezolano. Por tan plausible motivo, como ciu- 
dadadano que veo satisfechas las aspiraciones de la sociedad, como amigo 
de usted que celebro .sus triunfos justamente- alcanzados y como in- 
térprete a la vez del unánime sentimiento que palpita en el corazón del pue- 
blo de Miranda, le envío mis calurosas y cordiales felicitaciones. 

Su amigo y subalterno, 

José Luna. 



De Aragua de Maturín, el 3 de mayo de 1915. 
Señtyr General J. V. Gómez. 

Por telegramas recibidos hoy estoy en conocimiento de la justiciera elac- 
ción hecha en usted por el Congreso Nacional para presidir la República en el 
presente período constitucional. Inmensamente complacido y satisfecho con 
esta noticia, significo a usted mi contento y el de los pueblos del Estado por 

9 



66 LA ELECCIÓN 



la manera acertada con que procedió aquel honorable Cuerpo al dar su voto 
unánime por el hombre a quien el pueblo venezolano debe reconocimientos 
y gratitud por sus hechos de Magistrado y en quien tiene fundadas sus 
esperanzas. 

Presentóle con afecto y respeto mis entusiastas felicitaciones. 

Afectísimo amigo y subalterno, 

M. RUGELES. 



De Carúpano, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La felicidad de Venezuela, vinculada en usted, inspiró a los miembros 
del Alto Cuerpo Representativo de los derechos y garantías ciudadanas, para 
que en espontáneo acto de alta justicia y de merecido galardón, lo eligieran 
para Presidente Constitucional de la República, en el período de 1915 a 1922. 
Nosotros, leales sostenedores de la gloriosa Causa de Diciembre, nos con- 
gratulamos con el varón fuerte y patriota que ha sabido elevar a nuestra 
amada Patria al sitio que le demarcan su historia y su cultura. 

Reciba, distinguido General y amigo, nuestras más cordiales felici- 
taciones. 

Juan Alberto Ramírez, Maximiliano Vázquez, Rafael Ángel Arráiz, 
E. González, Doctor R. Moreno Rodríguez, Antonio Casanova, Presbítero 
J. Joaquín Rivas, Alberto J. Lares, M. A. Mata Silva, A. Ortega Gómez, 
Manuel Maneiro, J. Bianchi, N. Cedeño, J. M. Mata Silva, J. Moreno Rodrí- 
guez, J. R. Salazar Brito, Luis Lozada. T. Rodrigo Peña, Rafael Reyes, E. 
Basilio Narváez, J. A. Salazar, J. A Bolívar, T. E. Caravallo, Juan B. Go- 
doy, Carlos R. Gil, Francisco Gubillán Loreto, J. M. Torres R., E. García 
Rojas, T. Navarro Rivas, R. Salazar Brito, Jesús Marcano Arismendi, Jesús 
Martínez Díaz, J. R. Espinal Ponte, F. Saquero Villanueva, Pedro Aguirre 
Guerra, Juan Alberto Belarde, Juan Linares, Heraclio Eulogio Narváez, 
Jerónimo Vargas, J. C. Salcedo Salazar, P. Bartuche, Inocente Ramírez, 
Víctor García, Alejandro Picornell, Teodoro Montane, Saturnino Suárez, 
Gregorio Gómez Rojos. 

Fechado el 4 en La Asunción. 



De Guanare, el 8 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

El telégrafo acaba de trasmitirme la trascendental noticia de su elección 
para la Presidencia Constitucional de la República. En estos momentos la 
buena nueva, vuela de hogar en hogar, llevando a todos los ánimos, junto 
con las más risueñas promesas de paz, tranquilidad y bienestar para el fu- 
turo, la íntima satisfacción que produce en todo buen venezolano el sentí- 



DEL GENERAL GÓMEZ 67 



miento íntimo de que con este acto de nuestros representantes se ha llenado 
un deber de gratitud que teníamos contraídos para con usted, por sus leales 
servicios a la República y se ha asegurado la paz y engrandecimiento del 
País, garantizados por su inmensa popularidad y por la fé inquebrantable 
que todos tenemos en sus brillantes dotes de estadista y de Caudillo. 

El pueblo en masa de esta capital, se congrega en este instante a mi la- 
do en medio de la-í armonías de la música, de los estruendos de la pólvora y 
de los ruidosos Víctores a su glorioso nombre, celebrando la gran noticia. 
Que el cielo siga iluminando sus determinaciones y despejando su camino, 
para felicidad de usted y de la Patria, son los deseos de su adicto amigo y 
subalterno, que le envía estrecho abrazo de felicitación, 

J. A. Baldó. 



De Guanare, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La grata y trascendental noticia de su elección para la Presidencia Cons- 
titucional de la República, ha llenado de júbilo patriótico y entusiasmo par- 
tidario a las autoridades y ciudadanía de esta capital, quienes espontánea y 
rápidamente, al eco del placentero rumor de aquella nueva, acabamos de re- 
correr las calles de la ciudad en medio de los acordes de la música, del en- 
sordecedor estruendo de los fuegos artificiales y de los entusiastas Víctores 
al amado nombre de usted, a la paz de la República y al futuro engrandeci- 
miento nacional bajo su paternal Administración. 

El insólito entusiasmo de esta capital es hijo de la confianza ilimitada que 
todos tenemos en que su probidad indiscutible, sus energías salvadoras y su 
ilimitado patriotismo, traerán para la República una era más brillante aún 
de prosperidad, de paz y de engrandecimiento de la que usted supo sacar y 
crear del caos el 19 de Diciembre de 1908. 

Somos de usted afectísimos compatriotas y adictos amigos, 

J. A. Baldó, Francisco J. Machado, Benjamín Baldó, Marco Tulio To- 
rres B. , Silvestre A. Medina, Aurelio Alvarado, Agustín Guerrero, B. Padi- 
lla Moreno, G. Tovar, F. López Baralt, Numa P. Navarro, León Benito 
Gálviz, Víctor R. Benavides, S. Aníbal García, J. Martínez F., Doctor Ma- 
nuel Padilla, F. Jiménez Ocanto, Reinaldo Olaechea, Quintín Aguilera, Ge- 
naro Silva Pérez, A. Padilla, G. Tovar Alzuru, Escolástico Flórez, Virgilio 
Corona C, Manuel Martínez García, Jesús Olaechea, P.M.Muñoz, Miguel 
Lorenzo Muñoz, J. Pablo Conde, Fernando Bambei, Enrique Betancourt, 
Manuel Carrillo, J. Herrera González, Marcelino Bastidas, P. Blanco Peñal- 
ver, M. Araujo Lozada, Luis G. Bustiilos, Luis Guedes, Diego Blanco, Fer- 
nando Delgado, Francisco Sereno, Luis Muñoz, Ricardo Mago, Carlos Balda, 
P. R. Castellanos, D. Mago, Esteban Quintero, L. Fabio Machado, Pedro 
Loreto, Juan Pablo Díaz, B. Abreu. 

Siguen muchas firmas más. 



68 LA ELECCIÓN 



De Cumaná, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Con el más intenso entusiasmo, el que es debido a mi cariño y gratitud 
para usted, acabo de recibir la noticia de que el Congreso Nacional ha satis- 
fecho el anhelo popular de elegirle Presidente Constitucional de la Repúbli- 
ca, consolidando así su obra de Rehabilitación y afianzando el porvenir de la 
Patria. Yo que esperaba ansioso aviso de ese acierto de nuestros Repre- 
sentantes Nacionales, celebro con todo el fervor de mi culto por usted y de 
mí amor a la Patria, ese triunfo que simboliza una nueva manifestación de 
agradecimiento patriótico hacia el incomparable Caudillo que nos ha dado 
paz, bienestar, crédito y enseñanza patriótica y civilizadora. Recojo, pues, 
todos mis sentimientos para expresarle con toda la sinceridad de mi lealtad 
e incondicional decisión por mi Jefe y protector, mi felicitación y alegría. 



Su adicto amigo, 



Silverio González. 



De San Cristóbal, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El acto de justicia realizado por el Congreso de la Nación, al elegirlo a 
usted Presidente Constitucional de la República, sintetiza en nosotros todas 
las aspiraciones del pueblo, confirma la esperanza que tienen las colectivida- 
des de que la Patria seguirá marchando rumbo al porvenir por las sendas de 
la prosperidad y del progreso, da fé cierta de que será inconmovible la paz 
y es testimonio de que los obreros del bien como usted, no van siempre co- 
mo lo quieren sus detractares, arando en el mar, porque crece la semilla y 
ostenta frutos de tan altas conquistas como los que presenta la Causa de Di- 
ciembre, son una muralla formidable donde el oleaje de las pasiones se es- 
trella para que surjan himnos de gratitud del corazón de los pueblos. 

Nunca fué más acertada la opinión de los representantes de la nación 
venezolana, porque hay un pasado lleno de merecimientos que la escuda, por- 
que usted representa el bienestar presente y están su probidad y rectitud 
abriendo las puertas del porvenir. Muy justamente se ha sentido en el 
pueblo tachirense conmoción gratísima al verlo a usted elegido para presi- 
dir los destinos nacionales; y ello me satisface a mí altamente, no sólo por- 
que soy un subalterno que aprecia en alto grado sus virtudes republicanas, 
sino porque cuando las masas saben fijar sus miradas en ciudadanos que 
cuidan como propio el honor nacional, que estrechan vínculos con las nacio- 
nes civilizadas del orbe, y que llevan en sus manos el estandarte del dere- 
cho y se ciñen al espíritu de la Ley, esos pueblos como el nuestro, tienen tí- 
tulos de alto valor que enorgullecen a los Magistrados que los rigen. 

Reciba usted, a nombre de los tachirenses y en el mío propio, congratu- 



DEL GENERAL GÓMEZ 69 



laciones muy efusivas por la merecida distinción que acaba de recibir del 
Cuerpo Soberano. 

Su amigo, 

EUSTOQUIO GÓMEZ. 

De Trujilo, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La acertada elección hecha en usted por el Soberano Congreso Nacional, 
para presidir I03 destinos de nuestra querida Patria en el presente período 
constitucional, satisface una de las más grandes necesidades de la familia 
venezolana, colma de intensa satisfacción a los que tenemos el honor de con- 
tarnos entre sus leales servidores y amigos, hace sólido en la actualidad el 
encauzamiento de los destinos de la República, garantizando para el porve- 
nir la segura coronación de los grandes éxitos que está llamada a cumplir en 
la sucesión de los tiempos y que felizmente ha conquistado ya gran número 
de ellos, bajo la sabia, discreta y honrada dirección de usted. 

Lleno mi espíritu del más grande de los contentos, le envío con mi res- 
petuoso saludo, mi abrazo cordial de felicitación. 

Su amigo y subalterno, 

TlMOLEÓN OMAÑA. 



De San Felipe, el 3 de mayo de 1915. 

Setíor General J. V. Gómez. 

En un día de justas aspiraciones patrias, nos proponíamos los amigos de 
usted recomendar su nombre como candidato a la Presidencia Constitucio- 
nal de la República, para el período que muy en breve tendrá su feliz comien- 
zo; y habiendo llegado hasta usted la noticia de tan espontánea iniciativa, 
consignó usted en trascendental documento de fecha nueve de enero del co- 
rriente año, sus altísimas ideas y sus más prudentes consejos, en los cuales 
era punto resaltante el acatamiento de usted a la ley y su profundo respeto 
a la Majestad de nuestras Instituciones. Este hermoso gaje de efectiva de- 
mocracia, contuvo para entonces aquella corriente de partidarismo a la cual 
se sumaban ya todas las voluntades. Más, ahora, el Soberano Congreso cu- 
yos hombres llevaban su candidatura, cual sagrada encomienda que le con- 
fiaran los pueblos, lo ha acogido a usted para regir los destinos de la Repú- 
blica en el nuevo período constitucional. De este modo el Supremo Cuerpo 
Nacional ha colmado las más grandes aspiraciones de todos los venezolanos: 
ver a usted en la Primera Magistratura de la Nación. Y así tenía que ser, 
mi querido Jefe, porque si la Patria lo acogió ayer para que la reivindicara 
de aquella diuturna noche de execrables tiranías, hoy lo escoge también la 



70 LA ELECCIÓN 



voluntad popular para que de este modo se prolongue esa obra de reivindi- 
cación y de grandeza emprendida por usted y llevada a cabo por su inque- 
brantable constancia de verdadero patriota. 

El Yaracuy, que no reconoce otro Jefe sino usted, porque sólo a usted 
debe su vida y su progreso, celebra su elección a la Presidencia Constitucio- 
nal de la República, con la trascendencia de fiesta propia, y yo que llevo co- 
mo presea de justo orgullo el ser amigo decidido de usted y a toda hora sol- 
dado de su Causa, me hago partícipe de estos triunfos ."alcanzados por usted 
en el seno del más amplio republicanismo. 

Con mis respetuosas y cordiales congratulaciones para usted, soy su 
adicto amigo y subalterno, 

J. Victoriano Jiménez. 



De Barinas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor GeneralJ. V. Gómez. 

Acabo de saber que ha sido usted elegido Presidente Constitucional de 
la República para el actual período; y esta noticia, que llena de júbilo el co- 
razón patriota y sectario de una Causa a cuyo influjo benéfico y poderoso 
ha marchado la Nación a la cumbre de su engrandecimiento y bienestar, ha 
traído a mi mente, por lógica correlación de ideas, el recuerdo de loque al 
final de mi telegrama de 10 de enero último dije a usted en contestación a su 
trascendental telegrama del nueve del mismo mes, en que recomendaba a 
la opinión pública que se atuviera a las altas decisiones del Congreso Nacio- 
nal en lo referente a elección de Presídante Constitucional de la República. 
En mi citado telegrama, refiriéndome al momento en que el Congreso debía 
hacer la elección de Primer Magistrado de la República dije a usted: "Para 
entonces tendrá usted que comparecer a la cita que le daremos sus conciu- 
dadanos para ofrecerle el galardón que los pueblos agradecidos guardan pa- 
ra sus buenos servidores y la Patria reserva para sus buenos hijos". Y he 
aquí, General, que el Congreso Nacional, ateniéndose a aquellas manifesta- 
ciones en que el nombre de usted era pronunciado con gratitud y con presti- 
gio de su gloria de soldado al servicio de la Patria y de guardián esforzado 
de la paz, llevaba a los corazones una esperanza, que se cifraba en verlo a 
usted dirigiendo de nuevo los destinos de la República, lo ha elegido por el 
voto unánime de los Representantes del pueblo para ejercer la Presidencia 
de la Nación. 

Tal elección, que no esotra cosa que la interpretación fiel del sentimien- 
to del pueblo venezolano, exteriorizado de diversos modos y en distintas 
ocasiones, viene a calmar la ansiedad que reinaba en los espíritus y a llenar 
de modo ampliólas aspiraciones de todos los que deseamos el bien de la Pa- 
tria y el imperio de la Ley; y es que usted representa, General, todos los 
intereses vitales de la República. Usted, empuñando la gloriosa bandera de 
la Rehabilitación, la sacó de las sombras de la tiranía y la condujo con amor 
de verdadero patriota por derrotero de triunfos que llevaban al corazón el 



DEL GENERAL GÓMEZ 71 



regocijo del patriotismo satisfecho; y solo usted podía ser el continuador de 
su obra incomparable, el que dirigiera de nuevo la República por aquel lu- 
minoso sendero por el cual y al lado de usted vamos todos los venezolanos 
acompañándolo con la sinceridad de nuestra lealtad y la ingenuidad de nues- 
tro afecto, con el alma en la Patria y el pensamiento en usted, su ilustre 
salvador y el constante defensor de sus derechos. General, reciba la inge- 
nua felicitación de mi cariño y con mis votos por su dicha y prosperidad, la 
ratificación solemne de los compromisos contraídos con usted y con la 
Causa. 

Su adicto amigo, 

Isilio Pebres Cordero. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Gratamente complacido y satisfecho, le envío mi cariñoso abrazo de fe- 
licitación. 

Su amigo, 

J. M. García. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V- Gómez. 

Simpática y elevada resonancia ha tenido en toda la extensión del terri- 
torio zuliano la fausta y trascendental noticia de la honrosa por merecida 
elección de usted, hecha por el Soberano Congreso de la Nación, para Pre- 
sidente Constitucional de la República, porque usted al frente de los desti- 
nos del País, es promesa segura de una paz estable que ha sabido fundar so- 
bre sólidas bases y que se extenderá con la enorgía de su prestigio, porque 
el progreso implantado de uno a otro extremo de Venezuela bajo la abnega- 
da egida de usted, no será vana palabra y su continuación será efectiva én 
obras de verdadera utilidad, donde este pueblo, agradecido, que lo ha acla- 
mado hoy a usted por intermedio de sus augustos Representantes reunidos 
en Congreso, tendrá paz y trabajo y porque conocida su alma de patriota, 
sus actos de Magistrado se regirán por las normas de la Ley, cosechando en 
amplitud de miras bien intencionadas opimos frutos de gratitud con su do- 
ble carácter de Jefe de la República y Jefe de una Causa. Nosotros, sus 
amigos, llenos de satisfacción en la hora presente, fija la atención en un 
venturoso porvenir, le enviamos nuestras felicitaciones. 

Sus amigos, 

J. M. García, Melquíades Parra, V. Márquez I. , L. Troconis Baptista, 
Marcial Hernández, J. R. Gandica. P. Garbiras, Alfredo Rincón, Enrique 



72 LA. ELECCIÓN 



Vílchez, Cornelio Vega, J. A. Chávez, Julio C. Belloso, M. Troconis Parra, 
Pedro Arteche, Pedro Paredes, Jorge Schmidke, Sisoes Molero Romero, 
Antonio Dávila, Eduardo Lesseur, Carlos Carrillo, M. González de la Torre, 
F. Guillen Quintero, Octavio Hernández, Jesús M. Carrillo, Jesús M. Nava, 
Miguel Ángel Quintero, J. R. Yepez Trujillo, Ramiro Cardozo M., Jesús 
Arocha U., A. Crespo, Renato Serrano, M. Isea M., Pedro Guzmán, C. A. 
Jugo, J. García F., C. Criollo, Julio Sánchez Pereira, A. Lares, F. Zavala, 
C. Inciarte G., L. León P., Juan F. Emanuel, Amancio Vale, Abelardo Cam- 
pos, José Jiménez, A. S. Moran, Ángel Brice, Ulises Faría, Antonio Blanco 
Uribe, Tesalio Faría, Alfredo Duplat, Augusto Pérez Esteves, José B. 
D'Empaire, César A. Carrillo. E. A. D'Empaire, Teolindo A Rivera, pres- 
bítero T. Vale O., Coriolano Miquilena, Francisco Valera, Delfín Pérez, Ve- 
nancio Delgado, Matías Meléndez, O. Márquez M. , Félix Barreto, Nicome- 
des Rincón, J. M, González D. 



La Elección del General Gómez es acogida en el País 
con unánime beneplácito. 

FELICITACIONES DE LOS MAS CARACTERIZADOS ELE- 
MENTOS SOCIALES DE TODOS LOS PUEBLOS DE 
LA REPÚBLICA— HOMENAJES DE GRATITUD 
Y RECONOCIMIENTO AL FUNDADOR 
DE LA PAZ NACIONAL 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional en acatamiento a la voluntad unánime de los ve- 
nezolanos os acaba de elegir Presidente Constitucional de la República. Tal 
acto tiene en las actuales circunstancias significación trascendental, pues de 
él deriva la República el afianzamiento de la paz, supremo bien de los pue- 
blos, y el progreso se expande en la espectativa de nuevos y más amplios 
horizontes. 

Yo me siento feliz por el gran suceso nacional, y como adicto amigo y 
partidario le envío mis efusivas felicitaciones. 

Víctor A. Rodríguez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis cordiales felicitaciones por el merecido y honroso cargo con 
que el Congreso lo invistió hoy. 

Le desea ventura personal para bien de la Patria su afectísimo amigo, 

J. Rojas Fernández. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V- Gómez. 

Colectivamente, junto con mis colegas del Gabinete envié a usted mis 
felicitaciones por la elección que en usted ha hecho el Congreso Nacional pa- 
lo 



74 La elección 



ra la Primera Magistratura de la República y ahora se la reitero individual- 
mente del modo más efusivo. 

Su amigo, 

Pedro M. Arcaya. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

No encuentro palabras que expresen suficientemente mi contento por la 
elección de usted para Presidente de la República, porque además de la sa- 
tisfacción que experimento como amigo personal de usted, veo asegurado el 
bienestar de la Patria. 



Su amigo y subalterno, 



M. V. Castro Zavala. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En sesión solemne del Congreso Nacional acaba de ser elegido usted por 
unanimidad Presidente Constitucional de la República. Tan fausta noticia 
ha sido recibida por todos los venezolanos con demostraciones del más inten- 
so júbilo, y yo, el más humilde de sus amigos, uno mi voz de aplauso a este 
concierto del regocijo nacional. 

Reciba, pues, mi calurosa felicitación en este día de inolvidables satis- 
facciones para usted. 

Su amigo, 

Santiago Fontiveros. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis felicitaciones muy cordiales y sinceras, en mi nombre y en 
el de la Iglesia, por su elección para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica. Esperamos que bajo la egida de usted continuará la Iglesia, como has- 
ta ahora, viviendo vida de paz en el ejercicio fecundo de su divino Minis- 
terio. 

Su afectísimo amigo, 

El Arzobispo. 



DEL GENERAL GÓMEZ 75 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo leal de usted, desde los comienzos de su vida pública, le en- 
vío mis entusiastas congratulaciones por el nombramiento de Presidente 
Constitucional de la República conque lo ha distinguido el Congreso Na- 
cional. 

Bien merece el Caudiilo de Diciembre ese alto honor que constituirá 
siempre, en los anales de su carrera política, timbre de gloria para su nom- 
bre, puesto que esa elección, unánime y solemne, constituye la mejor re- 
compensa que un pueblo agradecido tributa, por medio de sus legítimos Re- 
presentantes, al Jefe Benemérito que ha reivindicado el buen nombre de la 
Patria encauzándola con mano vigorosa y con criterio recto por la senda del 
Orden, del Progreso y del Trabajo. 

Lo abraza su afectísimo, 

F. A. Colmenares Pacheco. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señon General J. V. Gómez. 

La Junta Directiva del Banco de Venezuela tiene el honor de presentar 
a usted sus respetuosas felicitaciones con motivo de la elección hecha en us- 
ted por el Congreso Nacional. 

V. Lecuna, F. A. Guzmán Alfaro, Eduardo Calcaño S., M. H. Pérez, 
H. Pérez Dupouy. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente ruego a usted se sirva aceptar mis amistosas felicita- 
ciones. 

Luis A. Castillo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Saludóle afectuosamente y como amigo de usted, me es de gran satis- 
facción enviarle mis felicitaciones por la designación que el Congreso Na- 
cional ha hecho en usted eligiéndolo Presidente Constitucional de la Repú- 
blica, con lo cual ha acatado el querer de los hombres de buena voluntad y 
muy especialmente de los que como yo somos verdaderos amigos de usted. 
Deseóle salud y felicidad. 
Su amigo, 

E. Guerra. 



76 LA ELECCIÓN 



Señor General J. V. Gómez. 

Lo saluda y felicita, 

Su amigo, 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 



M. A. Matos. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Stñor General J. V. Gómez. 

Envióle mis cordiales y afectuosas felicitaciones por su designación, por 
el Congreso Nacional, para Presidente de la República, en el período -consti- 
tucional que comienza. 

Me es muy grato hacer votos por sus constantes éxitos, por su dicha y 
prosperidad, y repetirme, 

Su adicto amigo, 

Aquiles Iturbe. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nunca tuvo el pueblo venezolano mejor presciencia de la salvación de 
sus destinos que en este día solemne en que el Congreso de la República, 
representación legítima de las aspiraciones nacionales, ha ungido a usted 
con voto unánime para ejercer de nuevo la Presidencia Constitucional de 
Venezuela. Su elección, en efecto, significa el triunfo de aquellas virtudes 
republicanas que enaltece la historia: patriótico desprendimiento, probidad 
política y respeto a las instituciones. Y amparando todas estas virtudes, 
que son ya garantía cierta de felicidad pública, está vigilante y formidable, 
la firmeza de sirbrazo de Caudillo, presto a salvar el decoro de la Repúbli- 
ca ante cualquier amago de la torpe envidia desprestigiada. Permítanos, 
respetado Jefe y amigo, que en este día verdaderamente glorioso para us- 
ted, y de hermosa significación política para la Patria, elevémosle nuestras 
congratulaciones, con la ratificación de nuestra acendrada adhesión a la 
Causa de Diciembre. 

Sus amigos y subaltarnos, 

Santiago s Fontiveros, Samuel E. Niño, Lope Tejera, Francisco 
Azerm, Federico J. Peraza, Mario Maya, Miguel Ochoa, Carlos F. Gri- 
santi, Gonzalo A. Anzola, Rómulo A. Ferrer, L. F. Romero Pácz, G. 
Amitesarove, Abel Montilla, Arístidcs E- Fernández, Carlos M. López 
Sánchez, E. Faríis, Roberto Monsanto, M. Rotundo Mendoza, José H. 
' Navarrete D., T. Jiménez, R. Montes Blanco, Eliezer Contreras R., León 
Árteche, Arturo Vivas Miranda. 



DEL GENERAL GÓMEZ 77 



De Miraflores, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Las muchedumbres del 19 de Diciembre de 1908, multiplicadas y com- 
pactas, celebran hoy con inusitado regocijo la elección presidencial de usted, 
nuestro Jefe y Protector. 

La satisfacción de adictos servidores suyos está colmada porque esta- 
mos palpando en el sinceró entusiasmo del pueblo caraqueño, que no en bal- 
de se labora por el bien, que siempre tiene premio la virtud y que sus pa- 
trióticos esfuerzos no han sido estériles. 

Respetuosamente lo abrazamos. 

R. Bracamonte, Eloy Tarazona, José María Serrano, Antonio Ch. 
Cardona, Santiago Otalora, A. V. Medina, Hernán Márquez, Arturo 
Dávila. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de lanzar a los cuatro vientos de la Patria 
el nombre de usted como Presidente Constitucional de la República. Cuando 
de las urnas electorales de aquel Ilustre Cuerpo surgió su nombre, todos nos 
sentimos orgullosos, porque acababa de exteriorizarse la justicia pública, aqui- 
latada por la satisfacción nacional. Si, respetado General, se ha rendido 
justicia a usted, patriota insigne, que ha sostenido la bandera de la paz en 
el seno de la más amplia vida civil; militar pundonoroso que ha formado la 
conciencia del soldado con el ejemplo de su heroico valor en no lejanos tiem- 
pos guerreros y con la enseñanza del honor y del deber en nuestros días fe- 
lices de paz; y venezolano meritorio que ha hecho virtud de su nombre y 
que tiene muy en alto el concepto de Patria. Mi partidarismo hacia usted, 
mi Jefe y amigo, se siente exaltado al creer que no en otra ocasión ha sido 
mayor el orgullo nacional. 

Lo abraza y se congratula muy de veras con usted, su respetuoso amigo 
y subalterno, 

A. M. Delgado Briceño. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección hecha hoy en usted por el Congreso Nacional para regir los 
destinos de la República en el período constitucional que se inicia, satisface 
ampliamente las aspiraciones nacionales y llena de júbilo patriótico y de ín 
timas satisfacciones a los amigos que con usted levantamos la bandera de 



78 LA ELECCIÓN 



la Causa de Diciembre y que unidos con los vínculos de verdadera lealtad y 
admiradores de las glorias de su nombre, nos honramos en ser sus colabora- 
dores y amigos. 

Por tan trascendental acontecimiento, envío a usted mi respetuosa y 
cordial congratulación. 
Su adicto amigo, 

L. R. Carvallo. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Que el Todopoderoso le conserve su vida y su salud, para que lleve a fe- 
liz término la obra del engrandecimiento moral y material de nuestra amada 
Venezuela, iniciada al amparo y al esfuerzo de su noble y ardiente patrio- 
tismo, es lo que desea hoy, 

Su adicto subalterno y amigo, 

Tobías Uribe. 



Caracas, 4 de mayo de-1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi estimado General y amigo: 

La presente carta va a felicitar sinceramente al Jefe y al amigo, y sir- 
ve para felicitar la República, por el acertado nombramiento hecho en us- 
ted, en el día de ayer, por la Representación Nacional, para dirigir los des- 
tinos de Venezuela. Mi voto libre y espontáneo lo di por usted en tan so- 
lemne momento para la Patria y la Causa, como sincero intérprete de la vo- 
luntad, la gratitud y el querer de los pueblos que represento, en mi carácter 
de Senador de la República; y lo sostendré siempre, en la forma que me to- 
que en suerte, con la dignidad de caballero y con la lealtad y disciplina del 
soldado amante de la Patria, porque conozco firmemente la honradez de su 
palabra invariable y la nobleza de sus propósitos y altas miras, cada vez que 
se trata del engrandecimiento de nuestra querida Venezuela. 

Esta es la expresión sincera de su adicto y leal amigo que lo saluda, 

Pedro Murillo. 



DEL GENERAL GÓMEZ 79 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Muy cordialmente lo felicito por su elección para Presidente Constitu- 
cional. Mi mayor deseo es que el Gobierno que usted va a presidir sea para 
la Patria provechoso, y para usted de gloria imperecedera. 

Suyo siempre afectísimo amigo, 

F. González Guiñan. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con todo mi cariño por usted y por la Patria, celebro su elección a la 
Primera Magistratura de la República. 
Su amigo, 

Andrés Mata. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Envióle mis efusivas congratulaciones por la merecida elección que aca- 
ba de hacer en usted el Congreso Nacional para Presidente Constitucional 
de la República. 

Su adicto amigo, 

Diógenes Escalante. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi felicitación cordial, no solo por el honor hecho a usted eligiéndolo 
Presidente de la República, sino por el convencimiento íntimo de que la nue- 
va era presidida por usted habrá de ser de rectificaciones esenciales en la 
Política y Administración para satisfacer el derecho, el anhelo y la esperan- 
za del pueblo soberano que acaba de elevar a usted- 

Soy su amigo, 

Alejandro Urbaneja. 



80 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Me congratulo con la Patria y con usted por su elección unánime para 
Presidente Constitucional de la República. 

Su amigo, 

Enrique Urdaneta Maya. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso de la República, acatando el mandato de" la voluntad nacio- 
nal, acaba de conferirle a usted la Dirección Suprema de los Destinos Públi- 
cos. Galardón merecido que la gratitud de sus conciudadanos, había de an- 
temano ceñido a su frente de eminente patriota y de conspicuo servidor pú- 
blico, cuya dilatada y perspicua actuación en pro de la Patria, recogerá la 
posteridad agradecida. Bien puede decirse que la Representación Nacional 
no ha hecho más que autenticar con su soberana sanción el voto de la con- 
ciencia pública. Yo, sectario convencido de la Causa que usted, con tanto 
acierto, éxito y patriotismo dirige, y amigo de usted agradecido, por sobre 
toda humana contingencia, permítame felicitarlo con efusión, por tan tras- 
cendental suceso, que nos asegura y garantiza el progreso creciente, la esta- 
bilidad de las instituciones, la consolidación de las conquistas alcanzadas, y 
en suma, el reinado del derecho y la justicia, asentados sobre las bases in- 
conmovibles del orden y la Ley. 

Consecuente amigo y leal servidor, 

C. Yépez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetado General y amigo: 

Es hoy un gran día para la República: su elección garantiza el por- 
venir. 

Como patriota y amigo de usted estoy de plácemes. 
Su afectísimo amigo, 

J. B. Pérez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 81 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis más cordiales y patrióticas felicitaciones. 
Su exaltación a la Presidencia de la República es promesa de venturas 
para la Patria por el imperio de la paz, de la justicia y del orden adminis- 
trativo 

Su adicto amigo, 

Carlos Alberto Urbaneja. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General I. V. Gómez. 

En nombre de la Brigada que comando y en el mío propio, le envío mis 
sinceras felicitaciones por la justa elección recaída en usted para regir los 
destinos del País en el nuevo período constitucional. 

Su amigo, 

Isaías Nieto. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de elegir a usted por unanimidad Presiden- 
te Constitucional de la República. Como miembro de ese Soberano Cuerpo, 
tuve la ventura de consignar mi voto, y como subalterno y amigo de usted, 
ratifico mi adhesión y mi cariño. 

Esteban Chalbaud Cardona. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente envío a usted mis cumplidas felicitaciones. 
Su amigo, 

B. Mosquera. 

De Los Teques, el 4 de mayo 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Plenamente regocijado por la elección espontánea y unánime que ha he- 
cho en usted el Congreso, para la Presidencia de la República, presentóle co- 
mo su amigo y subalterno agradecido las congratulaciones más cordiales. 

íi 



82 LA ELECCIÓN 



Al lado de usted desde el comienzo de la Rehabilitación, mi fe en sus 
actos no vaciló un momento, porque siempre los he visto inspirados en un 
criterio sereno y por un gran corazón cuya entereza en el bien se ha exhibi- 
do incontrastable. 

Grandes son los bsneficios que Venezuela le debe: su crédito creciente, 
su progreso efectivo, su Ejército levantado a dignificante altura y sobre to- 
do su inconmovible paz en la cual ha venido a ahogarse el espíritu de revuel- 
tas, remora de nuestra grandeza y nuestra gloria. Su elección de hoy con- 
solida estos bienes. 

Adicto amigo y subalterno, 

David Giman. 



De La Victoria, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis sinceras felicitaciones por su exaltación a la Presidencia 
Constitucional de la República. 

Su amigo y subalterno, 

J. Francisco Castillo. 



De San Cristóbal, el 4 de mayo de 1915. 
Señor Genera/ J. V. Gómez. 

La elección hecha en usted para regir los destinos nacionales ha causa- 
do al Táchira los más grandes entusiasmos, justos y espontáneos, porque to- 
dos debemos mucho a su bondad y cada uno de nosotros tiene para usted 
gratitud muy sincera. 

Reciba mis más ingenuas felicitaciones. 

Su adicto y leal amigo, 

P. León A. 



De San Fernando, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Junto con el entusiasmo atronador que desborda el arrebato patriótico 
en esta ciudad legendaria, le envío mis cordiales parabienes por la justicie- 
ra elección recaída en usted, fielmente interpretada la voluntad de los pue- 
blos por el Soberano Congreso de la Nación, para regir los destinos de Vene- 
zuela en el próximo periodo constitucional de 1915 a 1922. 

Amigo y subalterno, 

A. Gorrochotegui. 



DEL GENERAL GÓMEZ 83 



De Ortiz, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para Presidente Constitucional de la República me- 
rece la aprobación unánime de sus habitantes, que reconocen sus singulares 
méritos como poético, militar y administrador. Esa alta prueba de confian- 
za, que es la confianza misma de la paz y de la estabilidad nacional, ha llena- 
do de regocijo a todos los servidores de su Causa, por la honra discernida a 
usted que es nuestro Jefe. Reciba muy respetuosamente mi ingenua feli- 
citación. 



Su amigo y subalterno, 



Demóstenes Trujillo. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor Ceneral J. V. Gómez, 

Lleno de júbilo por la acertada 'designación que ha hecho el Congreso 
Nacional en usted, para Presidente Constitucional de la República, le envío 
mis patrióticas y efusivas felicitaciones. 

Su adicto amigo, 

V. Rodríguez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito muy sinceramente por su elección para Presidente Constitu- 
cional y por la nueva era de paz, garantías y progreso en todos los ramos 
que se abrirá en la Nación, al ponerse usted al frente del Gobierno. 

Su amigo, 

F. Tosta García. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito por la elección hecha en usted para Presidente Constitucio- 
nal de la República y hago votos por su ventura personal. 

Su adicto amigo, 

M. Corao 



84 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En este momento acabamos de elegirlo Presidente. Mis felicitaciones. 
Amigo, 

Gregorio S. Riera- 
De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como lo deseábamos sus verdaderos amigos y como lo reclamaba-la opi- 
nión pública, por ser usted el más esforzado guardián de la paz y del progre- 
so nacional, fué usted elegido ayer Presidente Contitucional, quedando así 
evidentemente asegurado el porvenir de Venezuela. Por tan acertada elec- 
ción me felicito como buen patriota y le felicito a usted muy sinceramente. 

Su adicto amigo, 

Juan E. París. 



LEOPOLDO DE ROJAS 

Respetuosas felicitaciones. 



EDUARDO MONTAUBAN 



Felicita muy sinceramente a su amigo, General Juan Vicente Gómez, 
por su elección de Presidente Constitucional de la República. 



JOHN BOULTON 

Mis sinceras felicitaciones. 



ACUSTIN AVELEDO 

Amistosa y cordial patriótica felicitación. 



De San Cristóbal, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La fausta nueva de su elección presidencial, ha llenado de justo regoci- 
jo al pueblo tachirense, que un aplauso unánimeítributa al Soberano Congreso 
por ese acto de justicia en que se ha inspirado al designarlo a usted para 
regir los destinos del País en el presente período constitucional. Venezue- 



DEL GENERAL GÓMEZ 85 



la debe a sus sobresalientes esfuerzos de patriota eximio esta era de pros- 
peridad y bienestar a que ha llegado; y hoy, al tenerlo a usted nuevamente 
en el Poder, verá sin duda, engrandecida, merced a su labor de Magistrado 
austero y probo, la obra de su Rehabilitación, iniciada por usted en el me- 
morable 19 de Diciembre de 1908. Su teniente, el progresista y honrado ge- 
neral Eustoquio Gómez, que exhibe la brillante credencial de una lealtad no 
desmentida y que en el lleno de su misión secunda los nobles ideales de us- 
ted, tiene la satisfacción de haber visto en torno suyo a los hijos del Táchi- 
ra unidos en el pensamiento de estar siempre al lado de usted, como sus- 
tentadores de los principios que se agitan en el cumplimiento de sus grandes 
deberes. Votos muy ingenuos hacemos sus decididos amigos porque el más 
feliz éxito corone las elevadas aspiraciones suyas, que tienen eficaz apoyo 
en la voluntad firme e inquebrantable de todos los hombres honrados- 

Reciba nuestras cordiales y francas felicitaciones. 
Su amigos, 

P.León A, Eloy Montenegro, Antonio R. Costa, R de la C. Torres, 
Clemente Manucci, José Antonio Navarro, L. Tamayo M., Justo Bauste, Car- 
los Lujan, Francisco A. Delgado, Ramón E. Vargas, J. ascensión Niño, 
Horacio Chacón, L. Sánchez Espinosa, A. Ortega Rincón, Francisco E. Ni- 
ño, Medardo Vivas Pérez, Juan Pedro Quintero, Alejandro Vargas, José Ma- 
nuel Semidey, P. A. Cárdenas Arellano, Benito Vivas, Melquíades Galvis, 
R. Leónidas Torres, Rafael Romero Duran, Francisco de P. Angarita, Emi- 
liano García, Luis N. Bello, C. Medina, A. Wilfrido Ángel, Belisario Rive- 
ra, Ramón Pino Farias, Roberto Sánchez Belandria, Domingo A. Benede- 
tti, Ángel Ignacio Fiores, Ricardo Semidey, Carlos Chiosoni, Ramón Ardila, 
Genofonte Martínez, J. Vásquez García, Juan Bautista Montenegro, R- 
Ochoa, Ángel Antonio Ruiz, José de J. Villasmil, Tomás Fossi, Ernesto 
Isea, P. Ardila, Antonio Berti, Rafael Quintero Contreras, U. E. Moneada, 
Pacífico A. Pinzón, Herminio Morales, Rafael Ochoa M., Orestes Bustaman- 
te, Efraín Omaña, Ovidio Ángulo, Pedro Chávez L., Sixto de laC. Rangel, 
José de Jesús Carrillo L., Leopoldo Barrera, Eduardo E. MiquelenaB., Ju- 
lio E. Galavís, Damién Quiróz, Manuel B. Montejo, Olegario Castellanos, 
Justiniano Cáceres, Francisco Lozada, E. Delfín Ramírez, Severo Niño, Ju- 
lio Salimiento, Eugenio A. Márquez, Rafael A. Merchán, Abigail Rojas, Je- 
Sjús M. González, Pablo J. Ortiz, Ignacio Colmenares, Marco F. Leal, Pablo 
E. Ortiz, Federico Chacón, Pedro A. Reina, F. Gregorio Cárdenas, Antonio 
Henríquez, Julián Castro, Flaminio Nieto, Gustavo Romero, Gumersindo 
Sambrano, Enrique G. Fortoul, Manuel Mogollón, Nemecio Sambrano, Luis 
E. Barrios, Santos Albarracín, Félix B. Parra, Antonio Ardila, Carlos Cami- 
no, Francisco Vivas, Víctor Andrade, Guillermo Meserón, José Antonio Vi- 
vas, Máximo Ardila, Justiniano Pina, Virgilio Belandrai, Eusebio Becerra, 
J. Vicente Rosales, Pedro Antonio Quintero, Juan Cosme Chacón, Jesús Ro- 
mero, Eleazar M. Osorio, Luis M. Colmenares, Ramón Barreto, Luis E Du- 
ran, Ramón Andrade Z. , Florentino R. Gómez, Antonio Maldonado, Vicente 
Molina, Abrahan Díaz, Demetrio Becerra, Milcíades Peralta, Pedro Lizara- 
zo, Pedro Sosa, José Volcán, Pablo Briceño, Miguel A. Grandós, Luis María 



86 LA ELECCIÓN 



Preto, Justo R. Sambrano, Marco Antonio Tabarito, Pedro Roa C, C. To- 
rrealba, Juan de Jesús Quiroz, Julio Pinto, Román Useche, Luis Mora, Eva- 
risto Márquez, Pedro Useche, Ventura Useche, Víctor Gómez, Aurelio Cho- 
na, Pacomio Sánchez, Pedro Rojas, Abel Campero, José A. Sánchez, Ramón 
Várela, Alfonso Maldonado, Esteban Rojas, Benjamín Martínez, Lisandro 
Torres, Fernando Monsalve, Rosario Rondón, Carlos Vegas, Gerónimo Ruiz, 
José Trinidad Briceño, Reyes Sandoval, Doroteo Peña, Juan Granados, José 
Ramón Muñoz, Luis Felipe Delgado, Félix Rojas, Polidoro Sánchez, Floren- 
tino Duque, Juan Alberto Sánchez, Clemente Peñaloza, Eladio Peña, Re- 
misio Rincón, Cornelio Flores, Ribán Prada, Joaquín Colmenares, Benjamín 
Becerra, Juan de Dios Murillo, Luis M. León, Zacarías Méndez, Teófilo Ce- 
ballos, José P. Osorio, Trino Contreras, Gregorio Contreras, Gregorio Mu- 
ñoz, Tomás Sarmiento, Consolación Contreras, José Manuel Vargas, Juan 
D. Fonseca, Encarnación Nieto, Roberto Largo, José Murillo, Benito Col- 
menares C, Emiliano Acevedo, Pedro Antonio Ruiz, Epifanio Cáceres, Ma- 
nuel Medina, Hernán R. Ortiz, Victoriano Pernía, Encarnación Andrade, 
Miguel A. Mora, Pedro José Sarmiento, Tomás Colmenares, Marcelino To- 
rres, Santiago Buitrago, Ramón C. Martínez, Santos Colina, Gumersindo 
Sanabria, Luis Eduardo Navarro, Cecilio Colmenares, Aurelio Gutiérrez, 
Felipe Moreno, Ismael Blanco, Felipe E. Páez, Roberto Contreras, José Ma- 
ría Guerrero, Carlos Figueroa, Herminio Morales, Juan Isidro Ramírez, Jo- 
sé María Ramírez, José Medina, Luis T. Hurtado, Julio Quiroz, Servelión 
Várela, Segundo Pernía, Rómulo Espinoza, José de la Cruz Monsalve,, Joa- 
quín Rojas, Román Cobos, Antonio Ramírez, José Ángel Maldonado, Pedro 
P. Romero, Genaro Pernía Antonio Cegarra, Martín Sánchez, Liborio Esca- 
lante, Andrés A. Alvarez, José A. Calderón, Rosario Ojeda, José Bonilla 
H., Antonio Zerpa. Agapito Chávez, Juan Ostos, D. González, Rafael Co- 
bos, Eleuterio Contreras, Tito Moros, Pedro Valero, Ricardo Contreras, 
Francisco Colmenares, Pedro Vivas, J. Miguel Suárez, Dámaso Lozada, 
Luis Vera, Belisario Mora, Francisco Ramírez, Simón Peña, Pablo Ramírez, 
Ramón Noguera, Toribio A. Guerra, Justo Ángulo, Andrés Sánchez, Ale- 
jandro Useche. 

Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General y amigo: 

Sírvase recibir mis más sinceras felicitaciones, por la prueba de con- 
fianza que le ha dado la Representación Nacional al elegirlo para regirlos 
destinos del País en el período constitucional que principia. La presencia 
de usted en la Primera Magistratura de la Nación, simboliza la consolidación 
de la paz, cuyo imperio es el ferviente anhelo de todos los venezolanos. 
Soy de usted obsecuente servidor y amigo, 

L. Razetti, 



DEL GENERAL GÓMEZ 87 



ALFREDO DALLA COSTA 

muy sinceras felicitaciones. 

DOCTOR R. V1LLAVICENCIO 

felicitaciones. 

F. DE SALES PÉREZ 

con sus felicitaciones muy afectuosas. 

De San Carlos, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Su elección para regir los destinos de la República en el presente perío- 
do constitucional, es motivo de justo regocijo para la Patria, que tiene en 
usted al celoso guardián de sus instituciones y al protector de las clases tra- 
bajadoras. Por tan justa designación reciba del subalterno y del amigo agra- 
decido que sabrá cumplir su palabra empeñada, ingenua congratulación. 

F. de P. Vásquez. 



De Mérida, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Con insólito entusiasmo estamos festejando en esta ciudad su nombra- 
miento de Presidente Constitucional de la República y a la felicitación uná- 
nime del pueblo venezolano por ese trascendental suceso, uno la mía que le 
lleva además la seguridad de la absoluta lealtad con que sirvo a usted y a la 
Causa. 

Respetuosamente lo saluda su amigo y subalterno, 

Juan Landaeta Llovera. 



De Cumaná, e^l 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Al elegirlo a usted el Congreso para presidir los destinos de la Repúbli- 
ca en el período constitucional que comienza, ha cumplido con fidelidad el 
mandato soberano de los pueblos, los cuales de antemano y con insólita una- 
nimidad se venían pronunciando espontáneamente por usted, como candidato 
único para el desempeño de aquella elevada Magistratura. Ya están satis- 
fechos con esa elección los anhelos nacionales y los naturales deseos de los 
que hemos sido y seremos siempre sus decididos colaboradores y leales su- 
balternos y están también con ella asegurados en el presente y enelporve- 



LA ELECCIÓN 



nir, el progreso efectivo, el imperio de la Ley, el triunfo edificante de la 
paz y del trabajo y la armonía de todos los venezolanos en el seno noble y 
glorioso de la Patria. 

Sírvase aceptar por tan fausto suceso mis efusivas congratulaciones. 

Su amigo y leal subalterno, 

F. de P. Rivas Maza. 



De Barcelona, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional, al elegir a usted Presidente Constitucional de la 
República, ha salvado la obra de paz y de progreso que inició usted el 19 de 
Diciembre de 1908. 

Ninguno otro con más títulos que usted para llevar a término esa gran- 
diosa obra. La voluntad popular ha quedado satisfecha. 

Como venezolano y amigo personal y político de usted le envío mis sin- 
ceras felicitaciones. 

Lo abraza, 

M- M. Linares. 



De Bolívar, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General 3 . V. Gómez. 

El Congreso de la Patria, al elegir a usted Presidente de Venezuela, ha 
cumplido a cabalidad sus funciones de elector, porque no obstante haber 
usted detenido a sus amigos en la natural propaganda de recomendarle para 
tan importante destino, dicho Cuerpo supo darse cuenta de las ingentes ne- 
cesidades públicas y de que la satisfacción de ellas correspondía a usted, 
creador de esta Actualidad Política. 

Por tan acertada como merecida elección, reciba usted mis sinceras con- 
gratulaciones. 

Su amigo y subalterno, 

W. Monserrate Hermoso. 



De Ocumare, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por la brillantísima elección que el Congreso Nacional ha hecho en usted 
para Presidente Constitucional de la República y que colma las aspiraciones 
más fervientes de los pueblos, a la vez que asegura la tranquilidad y el bie- 



DEL GENERAL GÓMEZ 89 



nestar del hogar venezolano, me es altamente honroso enviarle mis cordiales 
y calurosas felicitaciones. 
Su amigo, 

Jaime Picón Febrés. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo-de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con honroso entusiasmo patriótico aplaudo la elección que el pueblo ve- 
nezolano, por órgano de sus representantes hace en usted, para Presidente 
Constitucional de la República, sancionando con este acto de justicia y de 
gratitud, el noble deber que los venezolanos tenemos de quererlo a usted por 
todo el bien que nos ha hecho, nos hace y nos hará. 

Le envío mi respetuosa congratulación. 

Su amigo y subalterno, 

J. A. Guillen. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Le felicito cordialmente por su elección para Presidente de la Repú- 
blica. 

Atento servidor y amigo, 

Antonio Ramón. 

Obispo de Mérida 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosa felicitación por su eleoeión para Presidente de la República, 
y votos muy sinceros por la felicidad de la Patria. 
Lo bendice su amigo, 

Arturo Celestino. 

Obispe del Zulia. 



12 



90 LA ELECCIÓN 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915- 

Señor General J. V. Gómez. 

Mi noble y distinguido amigo: 

Vuelven a sus manos los destinos de la República, por voluntad de los 
Padres Conscritos de la Patria reunidos en Congreso, y al presentar a usted 
mis cordiales felicitaciones, hago fervientes votos porque el día en que por 
ministerio de la Ley descienda de las gradas del Poder, sea bajo las bendicio- 
nes del pueblo agradecido y de la Iglesia de Venezuela, que espera mucho 
bien de usted, porque es su hijo muy adicto. 

Su afectísimo, 

Aguedo Felipe. 

Obispo de Barquisimeto. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi cordial y afectuosa felicitación. 
Su amigo, 

Doctor Núñez. 

Arcediano. 
Fechado el 3 en Macarao. 



MONSEÑOR NICOLÁS E. NAVARRO, 

felicita muy sincera y cordialmente al señor General Juan Vicente Gómez, 
por la elección en él recaída para la Presidencia Constitucional de la Repú- 
blica, y hace los más fervientes votos al Cielo por su ventura personal y la 
gloria de la Patria durante este nuevo período en que ella le confía su suer- 
te y destinos. 

Caracas: 6 de mayo de 1915. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo respetuosamente por su elección Presidente Constitucional de 
la República. ' 

Su amigo y Capellán, 

Presbítero Calixto González. 



DEL GENERAL GÓMEZ 91 



De Barcelona, el 6 de mayo de 1915. 
Señor Ceneral J. V. Gómez. 

Dígnese recibir mi humilde felicitación por laelección hecha por el So- 
berano Congreso de la Nación en la alta personalidad de usted, para Presi- 
dente Constitucional de la República. 

Atento Capellán, 

Presbítero Sixto Sosa. 

Fechado hoy en Bergantín. 



PRESBÍTERO ENRIQUE RIVA,- 

Salesiano. 
Las más cordiales felicitaciones y respetuosos obsequios. 



PRESBÍTERO J. M. ARANAGA. , 

felicita cordialmente a su bueno y querido amigo de siempre, señor Ge- 
neral Juan Vicente Gómez. 

El Valle: 4 de mayo de 1915. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al elegir a usted Presidente de la República, el Congreso Nacional ha 
interpretado la aspiración unánime de los pueblos de Venezuela. Reciba mi 
cordial felicitación. 

Pido a Dios lo ilumine siempre para que su nueva elección redunde en 
bien de nuestra amada Patria. 

Su amigo, 

El Padre Oliveros- 



Be Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Salvadas las instituciones y salvada la República en la elección de 
usted. 

Su amigo, 

R. Llovera Solano- 



92 . LA ELECCIÓN 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Mis sinceras congratulaciones por haberle designado el pueblo venezo- 
lano para que rija sus destinos, satisfecho de sus limpias ejecutorias. 
Amigo, 

Teolindo Vale O. 

Presbítero. 



De Maracaibo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V, Gómez. 

Ser Supremo le conserve para bien de la Patria. 
Amigo, 

Presbítero J. M. Zuleta. 



De Timotes, el 4 de mayo de 1915. 

Hoy, el hilo telefónico trájome la gratísima nueva de haber sido usted 
electo Presidente Constitucional de la República, por elección que meritísi- 
mamente hiciera el Soberano Congreso Nacional en el ciudadano que ha sa- 
bido respetar y hacer cumplir nuestra Carta Fundamental, dándonos así la 
bendecida paz, don precioso a que todo ciudadano bien intencionado debe 
aspirar. 

Como su amigo, envióle mis congratulaciones y pido al Cielo continúe 
haciendo su Gobierno fecundo en bienes para la Patria. 

Su amigo, 

Presbítero B. Vivas. 

Nota: Fechado hoy en Pueblo Llano y trasmitido por te'éfono. 



De Turmero, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su elección para presidir el período que se inicia, sintetiza para Vene- 
zuela paz, libertad y unión. Por lo cual felicitp a usted y a la República. 
Su servidor y amigo, 

Presbítero Rafael Parra Almenar. 

Cura de Turmero. 



De San Luis, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su ascención nuevamente a la Curul Presidencial, es garantía de paz y 
progreso para la Patria. Mis felicitaciones muy sinceras. 

Pbro. Francisco L. Rivero R. 



DEL CENERAL GÓMEZ 93 



De Capatárida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitóle ascención presidencial. Felicito Congreso por acertada elec- 
ción; felicito pueblo venezolano por ser usted su única salvación. 
Humilde servidor, 

Pbro. García Linera. 

Gura Párroco y Vicario Foráneo. 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitóle sinceramente por su exaltación a la Primera Magistratura de 
la República y formulo los más fervientes votos por su felicidad y por el 
acierto en su Administración, que felizmente se inicia bajo los auspicios 
del unánime querer de los pueblos de la Unión, que ven en usted al Masgis- 
trado patriota y progresista. El pueblo de San Antonio llénase de júbilo y 
regocíjase por tan trascendental nombramiento recaído en tan meritorio 
conterráneo. 

Abrázalo su amigo, 

L. A. Granado. 

Presbítero. 



De Baragua, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por el nombramiento de usted, felicito a la Patria. Congratulaciones. 
Su amigo. 

Presbítero M- A- Torres Pérez. 

i 

De Quíbor, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

A usted, noble Caudillo de la paz y del trabajo, felicitóle por habérsele 
elegido Presidente Constitucional de la República. 
Hagos votos por la Patria y la felicidad de usted. 
Afectísimo, 

Presbítero Eduardo A- Alvar ez. 



94 LA ELECCIÓN 



De Pueblo Nuevo, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Suplicóle aceptar mis cordiales felicitaciones por su exaltación a la Pre- 
sidencia de la República. 
Su amigo, 

Presbítero José G. Romero. 

De Quíbor, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis congratulaciones más sinceras por el acto de justicia reali- 
zado en usted por el Congreso Nacional, elevándolo a la Presidencia de la 
República, desde donde derramará beneficios sobre la Patria. 

Su amigo, 

Presbítero Pedro A. Pizá. 

Fechado ayer en Sanare. 

Caracas: mayo 6 de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Yo que soy, señor General, el último de su amigos, también me creo 
con derecho para enviarle mi sincero abrazo de felicitación por la elección 
hecha en un usted por el Soberano Congreso Nacional para ocupar la Prime- 
ra Magistratura de esta mi segunda Patria, 
Soy su amigo y Capellán, 

José de J. Ortit. 

Presbítero. 



Caracas: mayo 6 de 1915. 
Señor General J. V. Gómez . 

Maracay. 

La voz del pueblo es la voz de Dios, interpretando el Soberano Con- 
greso la voluntad unánime de los Estados Unidos de Venezuela, al elegirlo a 
usted Presidente Constitucional de la República. Por acto tan trascenden- 
tal y justo en homenaje al Héroe de la Paz, séame permitido felicitaros ro- 
gando a Dios por vuestra ventura en la Administración que se inicia. 

Vuestro humilde Capellán, 

José Guillen Gómez. 

Presbítero. 



DEL GENERAL GÓMEZ 95 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su merecida exaltación al Poder Constitucional, lo felicita since- 
ramente, 

Su amigo de siempre, 

Pbro. Doctor J. B. Sánchez. 



EL PRESBÍTERO FRANCISCO LOVERA, 

felicita respetuosamente al señor General Juan Vicente Gómez. 
Caracas: mayo 6 de 1915. 



Caracas: 4 de mayo de 1915- 
Señor General J. V, Gómez. 

Maracay. 
Querido y respetado amigo: 
Con sumo gusto aparto un momento en medio de mis constantes angus- 
tias y sufrimientos a los cuales se agrega hoy la gravedad mortal de mi an- 
ciana madre, para enviar al amigo mis pobres pero sinceras felicitaciones, 
por su elevación a la Primera Magistratura. 

Todos sus amigos abrigamos la grata confianza de que este paso de tan 
significativa trascendencia en la vida de la República, envuelve la felicidad 
de la Patria, la gloria de usted y el bienestar de todos sus gobernados. 
Que el cielo bendiga todo esto son los votos de su amigo y servidor, 

R. Fránqwiz. 



De La Guaira, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al designar a usted el Cuerpo Legislativo para la Primera Magistratu- 
ra Nacional, no ha hecho otra cosa que interpretar lealmente la voluntad de 
los pueblos, que lo conceptúan como el fiel guardián de las instituciones y el 
impulsor del progreso patrio. 

Reciba nuestras felicitaciones muy sinceras, a la vez que la satisfacción 
solemne de nuestra adhesión personal y política. 

Sus verdaderos amigos y subalternos, 

M. Spósito Briceño, Rafael M. Velasco B., F. Roig Febles, P. Romero 
Duran. 



96 LA ELECCIÓN 



De Valera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al felicitarlo cordialmente aprovecho la ocasión para reiterar mis pro- 
testas de adhesión a usted y a la Causa que representa. 
Su amigo, ^ 

Ernesto Spinetti. 



De Timotes, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acabo de saber la elección recaída en usted para regir los destinos 
del país. Como su amigo y subalterno, envióle un abrazo de felicitación, 
deseándole acierto como siempre lo ha tenido. 

Soy su amigo y subalterno, 

Juan Bautista Araujo. 

De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Mis patrióticas y personales felicitaciones. 
Su adicto amigo, 

Atilano Vizcarrondo. 



De Villa de Cura, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Le presento mis atentas felicitaciones por su exaltación a la Presiden- 
cia de la República. 

Su amigo y compatriota, 

C Peraza. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Me complazco en enviar a usted mis cordiales felicitaciones. 
Su amigo de siempre, 

J. L. Arismendi. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General], V. Gómez. 

La voluntad de los pueblos de Vene2uela ha sido fielmente interpretada 



DEL GENERAL GÓMEZ 97 



por el Soberano Congreso Nacional, con la elección de usted para Presiden- 
te Constitucional de la República. 

Esa sanción de justicia que asegura la estabilidad de la paz nacional y el 
progreso de la Patria, ha colmado de júbilo a todos los corazones patriotas y 
es bajo esa gratísima impresión como envío a usted, mi respetado y único 
Jefe, mis más efusivas felicitaciones. 

Su leal amigo y subalterno, 

M. S. Alvar ez A. 



De Coro, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sinceramente lo felicito por su elección para Presidente de la Repú- 
blica. 

Como siempre, estoy a sus órdenes. 
Adicto amigo, 

Ceferino Castillo. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez-' 

La elección de usted para Presidente Constitucional de la República, sa- 
tisface por modo cumplido los patrióticos anhelos del País; y amigos adictos 
y muy leales de usted, nos complacemos en dirigirle por tan alto motivo, 
nuestras efusivas y respetuosas felicitaciones. 

Sus amigos, 

Gabriel A. Reyes, C. Curiel Cutinho, A. H. Sénior, J. Iturbe Torres, 
Virgilio Leidens, Luis R. Aspino, C. Hermoso Tellería, hijo. 



De Valencia, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V, Gómez. 

Con verdadera complacencia nos hemos impuesto de la elección de usted 
para Presidente Constitucional de la República; 

Carabobo de plácemes por tan feliz suceso. 

Sostenedores a todo trance de la paz, de que es usted el primer guardián 
y que es el elemento indispensable para el desarrollo de la agricultura y demás 
industrias a que consagramos nuestra actividad, significamos a usted nues- 
tra satisfacción y la enviamos nuestras sinceras felicitaciones. 

A. Pérez Vera, Próspero Rey, Pablo Hernández Madrid, Augusto Vi- 
so, Ernesto L. Branger, hijo, Atilano Vizcarrondo, Ramón H. Ramos, Juan 
F. Branger, E. Lombán, Mirtiliano Pedroza, E. Kupper, E. González Go- 

13 



LA ELECCIÓN 



rrondona, Aquiles Letteron, M. Pedroza, hijo, Rafael M. Iturriza, Juan 
Ernán, M. D. Berrizbeitia, C. R. Burgos, José Antonio Paz, M. González 
Zárraga, Enrique Goicoechea, R. Paz Cortés, José de la P. Sandoval, H. 
A. González, F. Codecido Baquero, A. Betancourt G., N. Herrera, C. Be- 
tancourt G, Pablo Rey Rodríguez, Federico Martínez, C. Velasco Paredes, 
Guillermo Degwitz, Germán Peña Pérez, Atilano Vizcarrondo, hijo, Mi- 
guel Alfredo Vizcarrondo, G. Minguet L. , Matías Máury, Pacífico Marvez, 
J. M. V. Betancourt, C. Stelling, Antonio Lima G., H. Heensen, Casto 
Jiménez, J. R. Velázquez, Ricardo M. Montenegro, Bartolomé Castrillo, 
J, D. Llanos, F. Garrido, C. Blanco Uribe, Domingo A. Natera, I. Paz 
Correa, Osear Linares, J. V. Arciniega, Jorge Torres, Gaspar Castillo, 
Matías Manrique, Vicente A. Rosales, J. M. Alvarado G., Juan de la Cruz 
Páez, R. Zuloaga Eguzquiza, M. González Guiñan. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como Senadores por el Estado Carabobo y como leales y decididos 
amigos de usted, nos congratulamos efusivamente con motivo de haber si- 
do usted electo, por unanimidad de votos del Congreso Naeional, Presi- 
dente Constitucional de la República. 

Saludamos en este solemne momento al Jefe y al amigo. 

Manuel A. Fonseca. 

Pedro-Emilio Coll. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V- Gómez 

Como Senador por el Estado Bolívar y como amigo personal de usted, 
envío a usted mi calurosa felicitación por la elección que hoy, de modo uná- 
nime, ha hecho en usted el Congreso para Presidente Constitucional de la 
República. 

M. Díaz Rodríguez. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915, 
Señor General. J. V. Gómez- 

Sírvase aceptar mis más sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

Luis F. Sosa Báez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 99 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Distinguido General y amigo: 
Lo felicito cordial y respetuosamente por la designación que en usted ha 
hecho el Congreso para Presidente Constitucional de la República en el pre- 
sente período. Este nombramiento responde a un querer de todo el País y 
a los anhelos de paz inalterable indispensables para la prosecución de nues- 
tro progreso. 

Soy, como siempre, su amigo y admirador, 

/. Eugenio Pérez. 

Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi respetado Jefe y amigo: 

La augusta Representación Nacional, acatando el sentimiento público, 
ha proclamado a usted, en sesión solemne de hoy, Presidente Constitucional 
de la República para el período de 1915 a 1922. 

Esta elección recaída en usted, Rehabilitador de los fueros y de la dig- 
nidad del pueblo venezolano, patentiza el reconocimiento de la gratitud de 
ese pueblo, por los trascendentales progresos políticos y administrativos de- 
rivados del régimen de Gobierno implantado por usted en el memorable 19 
de Diciembre de 1908; y es promesa también de otra era venturosa, en que 
se consolidarán aquellos beneficios y quedará definitivamente realizado el 
bienestar de la Patria, hermoso objetivo de sus constantes desvelos en el 
ejercicio de la Magistratura Nacional. 

Dígnese usted aceptar mis efusivas congratulaciones y las seguridades 
de mi lealtad partidaria. 

Lo abraza su amigo y subalterno, 

Alberto Aranguren. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mi abrazo de felicitación por su elección que asegura la paz de 
la República y el bienestar general. 
Lo saluda su afectísimo amigo, 

M. Parra Picón. 



100 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito cordialmente por su elección para Presidente de los Esta- 
dos Unidos de Venezuela en el presente período constitucional. 

Lo espontáneo y unánime de dicha elección prueba evidentemente que 
no es infecundo trabajar como usted lo ha hecho por el bien de la Patria. 

P. M. Reyes. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Al ver colmada hoy la aspiración del pueblo venezolano con la elec- 
ción de usted para Presidente Constitucional de la República, me congra- 
tulo con usted como su amigo sincero y sostenedor consciente de su Causa. 

M. Herrera. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito a usted por la elección hecha en su persona para la Presiden- 
cia Constitucional de la República, que es garantía de paz y prosperidad 
patria y honra de su nombre. 

J. de Méndez y Mendoza. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetado Jefe y amigo: 
El Congreso Nacional, al cual tenemos a honra pertenecer como Dipu- 
tados por el Estado Carabobo, lo ha elegido a usted por unanimidad, Pre- 
sidente Constitucional de la República. 

Por tan fausto acontecimiento presentamos a usted nuestras entusias- 
tas y sinceras felicitaciones. 
Sus leales amigos,' 

E. Ochoa, R. Rojas Fernández, Gregorio Cedeño, Diego Arcay Smith, 
Felipe Casanova- 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con motivo de la acertada elección hecha en usted por la Represen- 



DEL GENERAL GÓMEZ 101 



tación Nacional, para regir los destinos de la Patria en el actual perío- 
do, presento a usted mis respetuosas y cordiales felicitaciones. 
Su amigo, 

Elíseo Sarmiento. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Tengo el gusto de saludarlo efusivamente bajo la grata impresión de 
haber contribuido con mi voto a la elección de usted para la Presidencia 
de la República. Permita Dios que con esto haya yo también contribuido 
a la consolidación de la paz y al mayor engrandecimiento de Venezuela. 

Su verdadero amigo, 

A. Carnevali M. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señon General J. V. Gómez. 

Ya le fué nuestra felicitación como Representantes del Guárico pol- 
la msrecida confianza que justicieramente le impartió unánime el Con- 
greso. 

Váyale ahora nuestra entusiasta y cordial congratulación como sus 
amigos personales. 

J. A. Hernández Ron. 

L. Pérez Bustamante. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de elegirlo a usted por unanimidad de 
votos Presidente Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela en el 
período que se inicia. Los Representantes del Estado Anzoátegui, amigos 
insospechables de usted, hemos cumplido nuestro deber. 

Nos congratulamos con usted. 

Sus adictos amigos, 

Armando Rolando, P. Dúchame, Antonio María Planchart, J. Mar- 
cano Raffetti, M. A. Falcan Rojas, A. J. La Riva. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Me congratulo con la Patria y con usted, por su unánime elección 



102 LA ELECCIÓN 



para Presidente Constitucional, a la cual tuve el honor de contribuir con 
mi decidido y entusiasta voto como Diputado al Congreso Nacional. 
Su adicto subalterno, 

C. Arcaya. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Una vez más los pueblos de Venezuela ponen en sus manos la suerte 
de sus destinos: es la mejor prueba de reconocimiento de su acendrado 
patriotismo y de sus altas dotes de mando. 

¡Qué el Dios de las Naciones le guíe siempre es el voto de su subal- 
terno y amigo! 

L. Godoy. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V- Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de elegirlo por unanimidad de votos Pre- 
sidente Constitucional de la República. Ha pesado en el ánimo sereno y 
prudente de los Representantes del Pueblo y Nación Venezolana, la espe- 
cial consideración de sus públicas virtudes como ciudadano, de su firme 
carácter como Magistrado y de su celoso patriotismo como primer guar- 
dián de las Armas Nacionales, y su nombramiento involucra la garantía 
de la paz y la creciente prosperidad de la Patria. Yo lo felicito con todo 
mi entusiasmo partidario y toda mi leal decisión y me repito su amigo- 
José A. Tagliaferro. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su elección enviárnosle nuestro abrazo de felicitación. Usted que 
sabe de nuestra lealtad y cariño, valorará nuestro contento. 
Subalternos y amigos, 

Pablo L. Gonzalo. 
Fabricio Gabaldón. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosa y cordial congratulación presento a usted por su nombra- 
miento de Presidente Constitucional de la República, que fué clamor patrió- 



DEL GENERAL GÓMEZ 103 



tico del pueblo y es ya suceso felizmente cumplido por la unánime y supre- 
ma sanción del Congreso. 

"Cedan las armas a la toga", y sea usted bienvenido al puesto de honor 
al cual lo llaman sus conciudadanos y sus deberes para con la Patria y la 
Causa de Diciembre. 

Su probado amor al bien inspirará sus nuevos afanes, para que usted 
guíe siempre, gloriosamente, a la nueva Venezuela. 

Su amigo y subalterno, 

R. Garmendia R. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez, 

Consecuente amigo de usted celebro su elección a la Presidencia de la 
República y lo felicito muy cordialmente. 

Su adicto amigo, 

L. Díaz, hijo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Reciba las sinceras felicitaciones por su elección a la Presidencia de la 
República, de su verdadero amigo, 

E. S. Larralde. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Regocijado mi corazón por la elección hecha en usted, mi respetado Je- 
fe y noble amigo, envióle la más ingenua expresión de mi contento por ese 
acto de justicia con que la voluntad del país representada en el Congreso Na- 
cional, ha premiado los constantes afanes de usted por el engrandecimiento 
y bienestar de la Patria. 

Su adicto amigo^ 

Rafael Requena. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

En nombre de los intereses generales de la Patria y por sus santos fue- 
ros, en nombre de los ideales más altos de la Causa de que es usted Fundador 
y único Conductor, y finalmente como diputado por el Estado Miranda, la 



1(^4 LA ELECCIÓN 



urna electoral en el solemne acto de hoy ha recibido mi voto por usted para 
la Presidencia de la República: he cumplido así mi deber a satisfacción de 
mi conciencia y por el honor de mi nombre. 
Su amigo, 

Eduardo G- Mancera. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para Presidente Constitucional de la República, es 
la fiel interpretación que hace el Congreso Nacional de los sentimientos po- 
pulares encarnados en el glorioso porvenir de la Patria. 

Reciba usted mis respetuosas congratulaciones. 

Soy su subalterno y amigo, 

Gabriel A. Laclé. 



De El Callao, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Ha llegado a mi conocimiento la plausible noticia de que el Soberano 
Congreso Nacional lo eligió Presidente Constitucional de la Repúbliac; acto 
este de merecida justicia que ha llenado de regocijo a todos los que desea- 
mos el bien del País y glorias para la Patria. 

Al presentarle mis efusivas felicitaciones por tan trascendental acon- 
tecimiento en los anales de la historia, me congratulo con la Causa de Di- 
ciembre y sus decididos partidarios entre los cuales me cuento, porque la 
elección de usted, augura el afianzamiento de la paz y prosperidad de la 
República. 

Lo saluda su amigo y subalterno, 

A. Zapata Avila. 



De Ocumare de la Costa, 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envióle mis entusiastas felicitaciones por la elección recaída en usted 
para Presidente Constitucional de la República. 
Su amigo, 

R. Fonseca, hijo. 



DEL GENERAL GÓMEZ 105 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo agradecido de usted y como venezolano aplaudo su elección. 

Laureano Vallenilla Lanz. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Soberana Representación Nacional ha traducido fielmente la unáni- 
me aspiración del País, de ser usted quien dirija la República en el próximo 
período constitucional. Es fallo de la justicia, medida de alta conveniencia 
política e inspiración de la gratitud. Se asegura la paz y se premia al pro- 
tector del trabajo, al agente de nuestro progreso y al creador del Ejército. 

Así levantado sobre el pavés de un merecido prestigio, rodeado de sus 
ideales puede ver tranquilo el porvenir y continuar con toda confianza el 
desarrollo de sus vastos planes patrióticos. 

Amigo y subalterno, 

Manuel Sarmiento. 



De Guacara, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con vivo entusiasmo presentamos a usted nuestras amistosas y patrióti- 
cas felicitaciones, por su exaltación a la Primera Magistratura de la Repúbli- 
ca, deseándole éxito para satisfacción de usted y engrandecimiento de la 
Patria. 

Sus amigos, 

Vicente Wallis, Alberto J. Wallis. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para Presidente Constitucional de la República ga- 
rantiza la paz y es motivo de justo regocijo para el País. Sírvase aceptar 
en esta ocasión mis respetuosas felicitaciones. 
Su amigo, 

C. V. Soublette. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con entusiasmo patriótico le envío mis felicitaciones por su elección pa- 
ra Presidente Constitucional de la República. 

Inocente Palacios. 

14 



106 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso por voto unánime acaba de elegir a usted Presidente Cons- 
titucional de la Repúbiica. Sírvase aceptar mis respetuosas congratulacio- 
nes y mis cordiales votos por su mayor gloria como Magistrado y por su 
completa ventura personal. Muy a sus órdenes. 

Su leal amigo, 

G- T. Villegas Pulido. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor GeneralJ. V. Gómez. 

Elegido usted Presidente de Venezuela, uno a mi cordial felicitación mis 
sinceros votos por el éxito de su Gobierno. 
Su afectísimo amigo, 

Santiago González Guiñan. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis respetuosas felicitaciones en esta solemne ocasión 
de su vida pública. 

S» amigo, 

Luis Felipe Landáez. 
y 

De San Francisco de Yare, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al Jefe y amigo, mi felicitación sincera por su elección para Presidente 
de Venezuela. 

Afectuoso saludo. 
Su amigo, 

Lutowsky. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Muy respetuosamente presento a usted mis cordiales felicitaciones por 
su elección para Presidente de la República. 
Su amigo, 

José Rafael Núñez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 107 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez,' 

Ayer, al ser elegido usted Presidente Constitucional de Venezuela, lo 
felicité en unión de mis colegas de Anzoátegui por la prueba de confianza 
que le han dado los pueblos. Hoy le dirijo el presente, como amigo personal 
de usted y adscrito a la Causa de Diciembre, para felicitar a la Nación Vene- 
zolana porque ha asegurado el porvenir de sus destinos al ponerlos en las 
manos del hombre de la Ley, del trabajo y de la espada, único que garanti- 
za con esa triple condición el imperio de la justicia, la riqueza del pueblo y 
las seguridades del orden. Es esta la segunda vez que le he dado- mi voto 
para Presidente de la República y al hacerlo me aplaudo a mí mismo, porque 
he llevado mi grano de arena al edificio del bien nacional. 

Soy su adicto amigo, 

M. A Falcan Rojas. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

A usted y a la Patria mis felicitaciones. 
Amigo, 

Antonio .Peña, hijo. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis cordiales felicitaciones por su exaltación a la Presidencia de 
la República, las cuales le envío con el afecto y sinceridad de siempre. 
Su amigo. 

Guillermo E- Willet. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Me congratulo con mi Jefe y amigo por su elección para Presidente de 
la Repúblipa. 
Su amigo, 

J. Ignacio Lares. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente le enviamos nuestra felicitación por su nombramiento 
de Presidente Constitucional de la República, merecido galardón que el Con- 



108 LA ELECCIÓN 



greso Nacional, intérprete legitimo del pueblo venezolano, tributa a quien 
es el más firme baluarte de la integridad y del progreso de la Patria. 
Sus adictos amigos, 

Juan Bautista Chaves, F. Baptista Galindo. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como Senadores por el Estado Nueva Esparta, tuvimos a honra, a la vez 
que cumplimos un deber para con la Patria, de dar nuestro voto por usted 
para Presidente de la República, porque consideramos que sólo a usted por 
su patriotismo eminente, sus excelsos méritos y sus condiciones indiscutibles 
de Gobernante, debe estar encomendada la dirección del país. Enviárnosle 
nuestras más efusivas congratulaciones, junto con las veras de nuestra ad- 
hesión política y personal. 

Sus amigos, 

Rafael Requena. 

F. A. Vázquez- 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar nuestras respetuosas y efusivas congratulaciones por su 
elección para Presidente Constitucional de la República. Esa designación 
corresponde ampliamente a un acendrado sentimiento de justicia y es motivo 
de legítima complacencia para el pueblo venezolano, que cifra en ella sus 
más fundadas esperanzas de seguridad de la paz y del mayor engrandeci- 
miento de la Patria. 



Sus adictos amigos, 
Carlos Aristimuño Coll. 



J. M. Aristimuño. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como representantes del Estado Guárico en el Congreso Nacional, nos 
congratulamos con usted por la merecida justicia con que este alto Cuerpo 
ha premiado sus altos merecimientos, eligiéndole Presidente Constitucional 
de la República para el próximo período. 

Amigos y subalternos, 

J. A. Hernández Ron, L. Pérez Bustamante, M. L. Ron Pedrique, Adán 
Hermoso Telleria. 



DEL GENERAL GÓMEZ 109 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de elegir a usted Presidente Constitucional 
de la República. Por tan fausto acontecimiento, reciba mis más patrióticas 
congratulaciones. 

Su amigo, 

Edmundo Anzola. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez- 
ha Patria, por medio de sus representantes, acaba de confiarle sus des- 
tinos eligiendo a usted Presidente Constitucional y demostrando así lo mu- 
cho que a usted debe y lo mucho que de usted espera. Lo felicito a usted 
con todo mi sentimiento patriótico y felicito a la Patria por lo acertado de 
la elección. 

Soy su amigo y subalterno, 

Luis Eladio Contreras. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Hemos triunfado. El Congreso, inspirándose en el santo amor a la Pa- 
tria, acaba de elegirlo por unanimidad Presidente Constitucional de los Es- 
tados Unidos de Venezuela. Por este brillante triunfo, mi regocijo y el de 
los míos no tienen palabras con que expresarlo, pues usted sabe que hemos 
vinculado en usted nuestros más hermosos ideales políticos. 

Lo abraza su amigo y compadre, 

Antonio María Planchart. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con profunda satisfacción me complazco en presentarle mis ingenuas 
felicitaciones por la elección de usted, la cual representa para el porvenir de 
Venezuela una promesa cierta de bienestar y engrandecimiento. 

Lo saluda respetuosamente, su amigo, 

Octaviano Pérez Freites. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo probado de usted y en mi carácter de Diputado por el Es- 



110 LA ELECCIÓN 



tado Cojedes, acabo de darle mi voto para Presidente de la República. 
Por tan fausto acontecimiento lo felicito cordialmente. 
Su amigo, 

José R. Luque. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como Diputado por el Guárico y amigo de usted acabo de darle mi voto 
para Presidende de la República. Lo felicito efusivamente. 
Su amigo, 

Tomás Sarmiento. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al enviarle nuestras efusivas felicitaciones nos congratulamos a la vez 
con el País, porque su elección de hoy señala un período de prosperidad a 
nuestro caro terruño. 

De usted amigos, 

Ernesto Pernía, José Gómez. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo saludo y lo felicito y creo cumplir con un deber por ser amigo insos- 
pechable de la Causa de Diciembre y personalmente de usted. 
Su amigo y subalterno, 

~Argenis Azuaje. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez- 

Respetuosamente le envío mi sincera felicitación por la muy digna y 
acertada elección de usted para Presidente Constitucional de la República. 
Su adicto amigo y subalterno, 

E. Entrena. 



DEL GENERAL GÓMEZ 111 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Cumple a nuestros sentimientos de gratitud enviarle a usted este tele- 
grama que expresa el efusivo entusiasmo que nos posee en estos momentos 
en que la Patria, por medio de sus Representantes, lo coloca a usted bajo 
el Solio Presidencial. 

Bienhechor usted de nuestro padre y de nosotros, es natural que nos 
regocijemos con sus triunfos y le enviemos esta felicitación, cuyo mérito 
principal es la sinceridad. 

Sus leales subalternos, 

Armando J. Márquez, Humberto Márquez, Hernán Márquez, Darío 



Márquez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor GeneralJ.'V. Gómez- ¿- 

Desde anoche en esta capital. Aquí me he encontrado con la noticia ofi- 
cial de haber sido usted elegido por el Soberano Congreso Nacional, Presi- 
dente Constitucional de la República y como amigo incondicional de usted me 
lleno de orgullo y satisfacción. 

El Congreso Nacional, Representante del pueblo, ha cumplido un altísi-. 
mo deber de gratitud y de justicia, pues usted ha sido para Venezuela un 
benefactor. 

Le saluda cordialmente su amigo y subalterno, 

Antonio B. Medina. 



De San Cristóbal, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General •/. V. Gómez. 

Complacidos enviárnosle nuestras expresivas felicitaciones por elección 
hecha en usted para desempeñar Presidencia Constitucional de la República. 
Sus amigos, 

Juan y Domingo Semidey. 

De Petare, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mi sincera felicitación. 
Su amigo y servidor, 

B. Arriens U- 



112 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito a usted de todo corazón. Hago votos porque el acierto corone 
todos sus actos. 
Su amigo, 

Carlos F. Crisanti. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por estar usted electo Presidente Constitucional anticipóle mi felicita- 
ción y saldré mañana para esa a hacerlo personalmente. 
Su adicto amigo, 

P. Linares. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La ruidosa manisfestación de hoy, con motivo de su elección, es causa 
de íntimo regocijo para su amigo, 

G. Parra Picón. 



De Caracas, el 6 de enero de 1915. 
Señor General J. V Gómez. 

Respetado General: De plácemes como amigo, porque su vuelta al Eje- 
cutivo es garantía de concordia; como Senador por el Táchira, porque la 
honra de la Primera Magistratura le tocó al hijo que sacó el terruño del 
cerco tradicional de aislamiento que le había impuesto la naturaleza misma; 
y como venezolano, porque todos sabemos que usted no acostumbra condu- 
cir el pueblo con promesas vacías o arengas mentirosas, ni considera a la 
Nación Venezolana como una sociedad estéril. En esta época trágica, todo 
pueblo, para subsistir, necesita una severa disciplina nacional. Creo firme- 
mente que ningún otro gobernante podría sostenerla en Venezuela con más 
habilidad y cordura que usted. Por eso dile mi voto. 

R. González Rincones. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envióle mi cordial congratulación por lá justicia que le acaba de tribu- 
tar el Congreso, eligiéndolo Presidente Constitucional de la República. 

Adán Hermoso Tellería. 



DEL GENERAL GÓMEZ 113 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con profunda satisfación me complazco en presentarle mis ingenuas 
felicitaciones por la elección de usted, la cual representa para el porvenir 
de Venezuela una promesa cierta de bienestar y engrandecimiento. 

Lo saluda respetuosamente su amigo, 

Octaviano Pérez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Al consignar mi voto por usted para Presidente Constitucional de la 
República, fué obedeciendo a un impulso espontáneo de mi conciencia y 
acatando un mandato de la opinión pública, fija en usted y en sus preclaros 
antecedentes en el mismo cargo, como la más sólida y eficaz garantía para la 
consolidación de la paz y el progreso nacional. 

Reciba mi cordial felicitación. 

Su adieto y agradecido amigo, 

Alejandro Villasmil, 

De Caracas, el 3 de mayo 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La elección de usted fué unánime en el Congreso; la justicia nacional es- 
tá cumplida; el sentimiento público está de plácemes y la Patria alborozada 
canta alabanzas a usted, su benefacctor. Reciba mi abrazo de felicitación. 

Respetuoso amigo y subalterno, 

Avelino Ramírez. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Ratificóle el voto que hoy consigné para Presidente de la República, con 
las nuevas protestas que le hago de mi adhesión política y personal. 

Su amigo muy adicto, r 

R. Cayama Martínez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como Diputado por el Estado Falcón, interpretando mis propios senti- 

15 



114 LA ELECCIÓN 



mientos y los de los pueblos de aquel Estado, consigné con el mayor gusto 
mi voto por usted para Presidente Constitucional de la República. 
Su amigo y subalterno, 

Pedro Miguel Queremel. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de llenar sus altos deberes de patriotismo, 
de respeto a la ostensible voluntad de sus comitentes, y de acatamiento a 
sus propias individuales convicciones rehabilitadoras, al elegir unánimemen- 
te a usted Presidente Constitucional de la República. 

Y yo, el más humilde de los miembros del Cuerpo Soberano, pero de 
los primeros en probada lealtad en torno del glorioso postulado que vincula 
el nombre de usted, recojo en estos momentos el regocijo de mi espíritu 
sectario, para ofrendarlo a usted, a título de amigo y subalterno. 

A. C. Sanz. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mi sincera congratulación por la elección que el Congreso Nacio- 
nal ha hecho en usted para presidir los destinos del País. 
Su amigo y subalterno, 

M. L. Ron Pedrique. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con el entusiasmo que pudiera animar a los más convencidos sectarios 
por los triunfos del Jefe y del amigo, le envío mis cordiales y patrióticas 
felicitaciones, por la honrosa cuanta merecida distinción con que el pueblo 
venezolano acaba ayer de pagar su tributo de admiración y gratitud al egre- 
gio patriota, al intérprete fiel de los sentimientos populares, el que atento 
siempre a la voz del patriotismo supo devolver a la Nación venezolana los 
derechos que para mengua del honor patrio le habían sido cercenados. 

A usted, ciudadano General, en cuyas manos nuestro glorioso pendón es 
nuncio de paz y de ventura para la Patria redimida. 

Amigo y subalterno, 

Arturo Omaña. 



DEL GENERAL GÓMEZ 115 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La elección que acaba de hacer en usted el Congreso Nacional para Pre- 
sidente Constitucional de la República, confirma la voluntad de los pueblos 
de Venezuela y su incesante labor de patriota y de repúblico. 

Mis ingenuas congratulaciones. 
Su leal amigo, 

Santiago Briceño A. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Con sus amigos verdaderos nos complacemos en felicitarle de manera 
muy cordial por la justa elección recaída en usted para Presidente Consti- 
tucional de la República y no dudamos que ello ha de ser fecundo en posi- 
tivos bienes para el País. 



Somos sus léalos amigos, 



Delfín A. Aguilera, R. Pino Pou. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Acaba de ser elegido usted por el Congreso Nacional Presidente Cons- 
titucional de Venezuela. Por tan señalada distinción, como verdadero amigo 
suyo me congratulo grandemente con usted. 

Su amigo, 

Doctor Alejandro Irazábal. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General ,/. V. Gómez. 

Mientras lo hago personalmente, le envío cordial y respetuoso abrazo de 
congratulación. 

Afectísimo subalterno, 

P. Olivares Mora. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

El patriotismo venezolano está de plácemes por la elección de usted pa- 
ra presidir la República; surge una nueva era al amparo del Drogreso que 
usted impulsa y está el porvenir lleno de promesas; los nuevos hechos que 



116 LA ELECCIÓN 



con razón todos esperamos de usted harán ascender nías su nombre, acer- 
cándolo al olimpo inmortal a donde se dirigen los benefactores de los pue- 
blos. Al consignar su nombre en nuestros votos, hemos cumplido un deber 
de justicia nacional para con la Patria que reclama todavía los gloriosos ser- 
vicios de usted. 

Sus servidores y amigos, 

Juvenal Anzola. 
Alejandro Villasmil. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Felicito al Jefe y amigo por haberle correspondido los pueblos con su 
elección constitucional. 

J. Sarria Hurtado. 

De Castillo San Carlos, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Ministro de Guerra y Marina avísanos oficialmente haber sido usted elec- 
to Presidente de la República. Nosotros celebramos con entusiasmo este 
nuevo triunfo alcanzado por usted. 

En nombre del personal militar de esta Fortaleza enviárnosle nuestras 
felicitaciones. 

Somos de usted subalternos y amigos, 

Francisco Velazco, Pedro Galarraga, Pedro Sayago. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Tengo el honor de felicitar a usted patrióticamente por la eminente dis- 
tinción que le ha hecho el Congreso Nacional al elegirlo para presidir la Re- 
pública, representando así el querer de los pueblos. 

Soy su respetuoso y atento amigo, 

Belisario Delgado. 



De Puerto Cabello, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Reciba nuestras más cordiales felicitaciones por haber sido elegido por 
los Representantes del pueblo venezolano, Presidente Constitucional de la 
República. 



DEL GENERAL GÓMEZ 117 



Es éste un acto de estricta justicia para usted y un galardón muy me- 
recido por sus grandes y trascendentales servicios a la Patria y por el cabal 
cumplimiento del magnífico programa "Paz y Unión". 

Jorge Peoli Sucre, Fernando Capriles, F. Lapeira, Carlos G. Marín, A. 
Cririnos, Carlos Hunsth, Benjamín León Lagrange, J. M. Vargas, Isaías 
Pérez M., V. Díaz Maratinos, Joaquín Santos, Antonio Marín, Jesús M. 
García P. , Juan Disquine, Pablo Uzcátegui, Alejandro Sánchez, Julio Del- 
gado. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lléname de íntima satisfacción el acierto del Congreso Nacional al ele- 
gir a usted Presidente Constitucional de la República, motivo éste por el cual 
el personal íntegro de la armada Nacional se congratula con usted. 

Adicto amigo, 

Pedro Rivero. 



De Caracas, el 12 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. j 

Mi respetuosa felicitación. 

J. M. Herrera Irigoyen. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Bien merece el honor con que a usted ha premiado el Congreso Nacio- 
nal nombrándolo para presidir los destinos de Venezuela en el período cons- 
titucional, quien como usted ha puesto sus energías y sanos propósitos de 
patriota al servicio del País, 

Por este acto de justicia lo felicita su amigo, 

G. Torres. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo abrazo lleno de contento porque la República ha requerido al hijo 
que tanto beneficio le ha hecho y tantas seguridades le presta a su vida so- 
berana e independiente. 

Sincero y afectísimo amigo, 

Pedro N- Olivares. 



118 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicítalo cordialmente su viejo afectísimo amigo, 

Manuel Revenga. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicito muy sinceramente por su elección para Presidente de la Re- 
pública. 

Su afectísimo amigo, 

Juan Iturbe. 



De Guama, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El telégrafo acaba de comunicarme la fausta noticia de haber sido us- 
ted electo Presidente Constitucional de la República en el septenio que co- 
mienza. 

Esta trascendental noticia ha producido en mi espíritu íntima emoción, 
porque como patriota, juzgo satisfecha con tan acertada designación, una ne- 
cesidad reclamada por los pueblos para la vida nacional; un cumplido acto 
de justicia a los indiscutibles méritos de usted; y como su amigo decidido y leal 
subalterno, veo relizados mis más vivos deseos. Formulo, pues, mis votos 
muy sinceros porque la Providencia continúe inspirando todos sus actos, y por- 
que vea usted coronada la obra patriótica de la Rehabilitación Nacional, con 
tanto acierto iniciada y dirigida por usted. 

Su amigo adicto, 

P Lizarraga. 

De Los Teques, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Por la unánime elección de usted para Presidente Constitucional de la 
República, presentóle respetado General y amigo, efusivas felicitaciones. 

Pedro Itriago Chacín. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba usted las más sinceras felicitaciones de su servidor y amig \ 

R. Razetti. 



DEL GENERAL GÓMEZ 119 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

En mi lecho de enfermo me incorporo para enviar a usted mis sinceras 
felicitaciones por su exaltación a la Presidencia de la República, en el pe- 
ríodo constitucional, lo cual involucra una era de paz y progreso. 
Amigo y subalterno, 

Doroteo Flores. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis cumplidas y muy cordiales felicitaciones. 
Su verdadero amigo, 

R. R. Alvar ez. 



m De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Con la mayor satisfacción patriótica envióle mis expresivas felicita- 
ciones por la elección hecha en usted para presidir los destinos de la Repú- 
blica en el nuevo período constitucional. 

Su amigo y subalterno, l 



Gabriel Picón Febres, hijo. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba las sinceras felicitaciones de su amigo, 

Pedro Rodríguez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Como venezolanos, como amigos admiradores de usted y como miembros 
del Parlamento Nacional, es plena nuestra complacencia por la unánime 
elección recaída en usted para regir los altos destinos de la Patria, en cuyo se- 
no, estéril hasta ayer, su mano de patriota abrió surcos fecundos y depositó en 
ellos la semilla proficua de la paz y del progreso, que ahora en bien sazona- 
dos frutos va usted a tener la legítima gloria de recoger como obra propia. 
Nos congratulamos con los pueblos y cordialmente le felicitamos a usted. 

Sus adictos amigos, 

G. Trujillo Duran, Ramiro Antonio Parra. 



120 LA ELECCIÓN 



De Carache, el 4 de mayo de 1915 
Señor General ./. V. Gómez. 

Loor al Congreso que interpretando sentimiento nacional ha rendido tri- 
buto de justicia eligiendo a usted Presidente de la República; a usted que 
ha sabido hacer respetar integridad de ésta; que garantiza la paz y es firme 
promesa de adelanto y bienestar. 

Presento a usted respetuosos efusivos parabienes- 
Adicto amigo, 

N. Sáez. 

De San Félix, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Desde ayer circula en esta población gratamente acogida la tan acerta- 
dísima elección hecha por el Soberano Congreso Nacional para Presidente 
Constitucional de la República, dignamente recaída en usted. Como parti- 
dario Causa Diciembre, envióle sincera felicitación. 

Amigo, • 

Santos Semidey. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

El Congreso acaba de elegirlo Presidente Constitucional de Venezuela. 
Reciba mis calurosas felicitaciones. Como verdadero amigo suyo, es este 
un día de júbilo para mí y lo creo igualmente para todo el País. 
Su subalterno y leal amigo, 

Alfredo de la Sota- 



Señor General J. V. Gómez. 
Lo felicito sinceramente. 
Su amigo, 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Félix Quintero. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Por la acertada elección recaída en usted para Presidente Constitucional 
de la República, estamos de plácemes sus amigos entre los cuales tengo el 
honor de contarme. 

Cordialmente lo saluda, 

Emilio Rivas. 



DEL GENERAL GÓMEZ 121 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado amigo: 

La elección de Presidente de la República, que unánime y libremente 
acaban de hacer en usted los ciudadanos Senadores y Diputados, en me- 
dio de la imponente solemnidad que rodea y acompaña siempre a las mani- 
festaciones trascendentales y decisivas de la vida nacional, es un acto rigu- 
rosamente lógico en el desenvolvimiento ordenado y progresivo de la Re- 
pública; porque si usted un día, por siempre memorable en los fastos de la 
civilización, firme en su puesto al lado de los pueblos, dio fin a la absurda 
tiranía del régimen que imperaba, para reconciliar el Poder, convertido en 
máquina de opresión, con la sociedad, perseguida y explotada; porque si 
usted, oponiendo a la insinuación de las pasiones, la bondad de su carácter, 
y a la actitud de mutua agresión de los partidos, la mediación, humanitaria 
y justiciera, de su autoridad oficial y personal, realizó el bello programa 
de «Patria y Unión» ligando en estrecho abrazo fraternal a la casi totalidad 
de los venezolanos, en el libérrimo seno de la Causa Nacional Rehabilita- 
dora; porque si usted elevó a envidiable altura el crédito de la Nación con 
el cumplimiento cabal de las pesadas obligaciones a que nos condenaran en 
el exterior nuestras pasadas locuras fratricidas, y nos devolvió el concepto 
de pueblo civilizado, reanudando, bajo notorias bases de decoro patrio, rela- 
ciones internacionales, necesarias al fin común délos Estados cultos; por- 
que si usted, proscribiendo los sofismas y el oropel de la política, ha consa- 
grado su voluntad, su poder y sus esfuerzos a formar diligentemente, por 
medio del orden, del método y de la honradez, la verdadera administración 
pública de que son elocuentes testimonios, aparte de otras muchas obras de 
evidente utilidad práctica, las numerosas carreteras y demás vías de comu- 
nicación, terminadas y en construcción, los Acueductos y la extensa labor de 
sanidad; porque si usted ha logrado la organización completa del Ejército, 
la cual no sólo lo habilita para realizar fiel y dignamente los fines legales de 
su creación, sino que también prepara el advendimiento del servicio obliga- 
torio, que es en todas partes el triunfo definitivo de las instituciones demo- 
cráticas; porque si usted, finalmente, ha mostrado en todos los actos de su 
vida pública conciencia plena de su deberes, voluntad firme constante de 
hacer el bien, y percepción clara de los medios adecuados para alcanzarlo, 
era natural que los mandatarios populares, encargados de la grave función 
electoral, viesen la personalidad de usted culminar entre los ciudadanos 
aptos y constitucionalmente hábiles para desempeñar la Primera Magistratu- 
ra de la Unión, y sin vacilar lo ungiesen con sus votos. Para su determina- 
ción en este acto importantísimo de su unción, los señores Senadores y 
Diputados aplicaron, consiguientemente, la única regla segura y estricta- 
mente republicana de su mandato, cual era fijarse en el compatriota que exhi- 
biese en la escena pública mayor acervo de merecimientos, y apareciese 
sustentado por el mayor número de individuos, y ese compatriota es usted, 



16 



122 LA ELECCIÓN 



ciudadano General, en la hora actual de Venezuela. De suerte que debió ser 
para ellos motivo de grande satisfacción, tener la certidumbre de que en la 
elección de usted han concurrido, perfectamente identificados, los sentimien- 
tos personales de los electores, el reclamo apenas contenido de la opinión 
general y las imposiciones ineludibles de la paz, del progreso y del decoro 
nacionales. 

Merecen, pues, los pueblos de la República, en primer término, las más 
vivas y expresivas felicitaciones, por este feliz coronamiento del proceso 
de organización constitucional de los Poderes Públicos, y después usted, no 
por el honor de la alta investidura, que en verdad no iguala a sus preclaros 
títulos de íntegro patriota, sino por la bella ocasión que se le presenta de 
continuar la muy avanzada labor de engrandecimiento patrio. Para ello 
es de presumirse que estará a su lado, de modo franco y decidido, la gran 
mayoría de los individuos honrados y trabajadores, que tienen fé en los pro- 
pósitos, sentimientos, aptitudes y procedimientos de usted. Por lo que a 
mí toca, definida como ha sido, en todo momento, mi actitud en favor de la 
Causa Rehabilitadora, de muy buen grado obedeceré sus órdenes y manda- 
tos, como se lo tengo ofrecido, con lo cual cumpliré deberes sagrados para 
con mi Patria, y corresponderé a la amistad y estimación con que usted 
bondadosamente ha querido distinguirme. 

Respetuosamente soy de usted atento amigo y seguro servidor, 

Luis I. Bastidas. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Presento a usted mis más cordiales felicitaciones. 

Su amigo, 

Sebastián Delfino. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La honrosa y merecida designación que el Congreso acaba de hacer en 
usted para Presidente Constitucional de Venezuela, es para mí de verdadera 
complacencia y es por ello que le envío mis cordiales felicitaciones. 

Su amigo, 

Manuel S. Araujo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso acaba de elegirlo por unanimidad Presidente de la Repú- 
blica. Estaban presentes los 40 Senadores y 66 Diputados; sólo faltó a és- 
tos Valero, que tiene su esposa enferma en Villa de Cura. Nada puede ha- 



DEL GENERAL GÓMEZ 123 



•blar más alto de los sentimientos que su honrado proceder de siempre, ha 
inspirado a todos los Representantes de la Nación, que en esta ocasión son 
fieles intérpretes de la opinión pública. 

Respetuosamente le presento mis congratulaciones. 
Su amigo sincero, 

M. M. Ponte. 



De Cúa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Lo felicito. 
Su amigo, * 

Hugo M. Guardia. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito cordialmente por el honroso y merecido cargo con que lo aca- 
ba de distinguir la Representación Nacional. 
Su apreciador y adicto amigo, 

J. M. Travieso. 



De Macuto, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Ningún venezolano puede dudar del patriotismo y claro criterio del 
Cuerpo Soberano de la Nación para la elección de Presidente en la preclara 
persona de'usted, sancionada hoy como lo será. Venezuela entera debe en- 
tregarse a las más gratas expansiones, pues esta tierra pródiga y buena no 
necesita sino paz y orden, las que están aseguradas par la indiscutible per- 
sonalidad militar de usted y por sus grandes virtudes y amor a la Patria. 

Muy pronto presenciará usted el hermoso espectáculo de Venezuela 
próspera y rica y todos sus hijos entregados a las hermosas faenas del tra- 
bajo. Yo no significo nada, soy una admiración en el vacío, pero amigo 
agradecido de usted por sus generosas consideraciones para conmigo, le en- 
vío con mi r.espetuoso afecto mis más leales felicitaciones. 

Su servidor y amigo, 

M. I. Leicibabaza. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez, 

Respetuosamente lo' felicita en este gran día su adicto amigo, 

Luis Correa. 



124 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Este es uno de los más grandes días de su vida pública, de imborrable 
recuerdo para usted y sus amigos, porque la Representación del Pueblo de 
Venezuela lo ha escogido con unanimidad para la Presidencia de la Repúbli- 
ca. Por tal motivo le envío mis más vivas felicitaciones y le deseo comple- 
to bienestar. 

Su amigo, 

Samuel E. Niño. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo sinceramente por merecido honor. 
Su leal amigo, 

Coronel S. Me. Gilí 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis felicitaciones por su eleción para Presidente. 
Su adicto amigo, 

E. Meier Flégel. 

ANDRÉS I BARRA, 

Felicitaciones. 



LUIS FELIPE GUEVARA, 

Muy sinceras felicitaciones. 



DOCTOR ARNALDO MORALES, 

Felicitación. 

Hacienda "Coche", 5 de mayo de 1915. 



EL DOCTOR DAVID LOBO, 

envía un respetuoso saludo al señor General Juan Vicente Gómez, y lo 
felicita sinceramente por su elevación a la Presidencia Constitucional de la 
República- 



DOCTOR RAFAEL ML. ITURRIZA, 

Presenta a su respetado amigo General Gómez sus más cordiales felici- 
taciones con motivo de su elección para presidir los destinos nacionales, de- 



DEL GENERAL GÓMEZ 125 



seando que sea su Administración fecunda en bienes para la Patria. Aquí 
en Carabobo sus amigos rodeamos al General Fernández, pudiendo estar se- 
guro que le acompañaremos de buena voluntad en su próxima Adminis- 
tración. 

Valencia, mayo 11 de 1915. 



JOSÉ G. HERNÁNDEZ, 

saluda atentamente a su respetado amigo el señor General Juan V. Gómez, 
Presidente de la República y lo felicita por la unánime votación del Congre- 
so Nacional con la cual ha sido elevado a la Primera Magistratura de la 
Nación. 



De Caracas, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Respetuosamente lo felicita, 

Ciro Vázquez C. 

Ingeniero. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Patria viste sus mejores galas para festejar la acertada elección, que 
un grupo de hombres patriotas ha hecho en el Caudillo Benemérito, que ha 
sabido encauzar la Nación por derroteros luminosos, dándole paz, orden y 
progreso. 

Felices los pueblos que les rigen Magistrados bien intencionados como 
usted. 

Reciba- la sincera congratulación de quien tiene el alto honor de ser su 
amigo y subalterno, 

Miguel Oberto. 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por merecida honra con que lo ha distinguido el Congreso Nacional, me 
es grato congratularme con usted. 
Subalterno y amigo, 

Benicio A. Jiménez. 



126 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J, V. Gómez. 

Mis respetuosas felicitaciones por su exaltación a la Presidencia de la 
República. 

Reitero a usted mi adhesión como servidor de la Actualidad y amigo 
leal. 

G. Terrero Atienza, 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo de usted y admirador de sus glorias le envío mis sinceras 
felicitaciones en este gran día para la Patria, para usted y para sus leales 
amigos. 

Su amigo, 

Ernesto Capriles, 



De Puerto Cabello, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo y abrazólo con todo mi corazón. 
Su amigo, 

Pedro Rivero. 

De San Felipe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su elección para Presidente de la República, en el presente período 
constitucional, que expresa la voluntad del pueblo y significa la paz de la 
República, se permite enviarle sinceras felicitaciones, su verdadero amigo, 

Luis M. Garrido. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Se ha realizado hoy una aspiración de la voluntad popular al ser elegido 
usted por el Soberano Congreso Nacional para presidir los destinos de la Re- 
pública en el próximo período constitucional. 

Por este hecho que asegura la estabilidad de las instituciones y lá paz 
del País, presento a usted como su amigo leal y consecuente mis más efusi- 
vas congratulaciones partidarias. 

Su amigo, 

I. Capriles. 



DEL GENERAL GÓMEZ 127 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Satisfechos mis deseos con su acertada elección para la Presidencia 
Constitucional de la República felicito en la Patria lo sabio del destino por el 
bien de ella misma. Las labores del trabajo deben sentirse de plácemes por 
que la paz en toda la robustez de su poderío ha triunfado de las ambiciones 
pérfidas, de las pesadillas fracasadas y de los descontentos sin prestigio. 

Lo abraza su amigo, 

- P. P. Camero G- 



De Puerto Cabello, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acabo de imponerme deque la más alta Representación Nacional le ha 
conferido el honor de encomendarle la suerte patria en el presente lapso cons- 
titucional, y como tal designación es nueva prueba del querer público de Ve- 
nezuela, que si a usted lo exalta a merecida cumbre, a los que somos sus ami- 
gos y subalternos nos colma de legítimo orgullo, me es grato expresarle mis 
más cordiales parabienes y mi más sincera complacencia. 

Lo abraza su afectísimo amigo y subalterno, 

Ascanio Galavís. 

De Carúpano, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. ; 

He leído con júbilo su importante Mensaje al Congreso. 

Sus obras más que sus palabras, hijas de su notorio patriotismo, allí con- 
densadas y propicias, administrativas del bien público, siempre tendrán eco 
de gratitud en la conciencia nacional, que con fervientes simpatías, las re- 
conoce, produciendo enardecimiento de orgullo en los que somos sus leales 
servidores; por ello dígnese aceptar mis congratulaciones en esta nueva y 
trascendental ocasión de su meritísima vida pública. 

Soy su adicto amigo y subalterno, 

Max. Vázquez. 

Fechado el 4 en La Asunción. 



De Carúpano, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Me complazco en felicitarlo muy sinceramente por la elección que ha 
hecho en usted el Soberano Congreso Nacional en representación de los pue- 
blos para el período constitucional de la República, lo que satisface las aspi- 
raciones de todos los buenos patriotas y llena de contento el espíritu de to- 



¿ÉÉÉA 



128 LA ELECCIÓN 



dos sus decididos partidarios y amigos, pues ello simboliza paz, orden, pro- 
greso y bienestar. 

Su amigo y subalterno, 

N. Arana Ríos. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis más cordiales parabienes, con los votos más fervientes porque con 
tinúe haciéndose digno del aprecio y la confianza invariables del pueblo vene- 
zolano. 

Su amigo sincero, 

Luis Felipe Blanco. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Lleno de íntima complacencia por su nombramiento, le envío mi respe- 
tuoso abrazo de felicitación. 
Amigo afectísimo, 

C. Jiménez Rebolledo. 



Caracas: mayo 3 de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi querido Jefe y amigo: 

Con la más extraordinaria elocuencia habla de la opinión que usted ha 
alcanzado entre sus conciudadanos, la unánime elección que el Congreso Na- 
cional hizo en usted para regir los destinos del país en el presente período 
constitucional. 

Esa opinión, que la constituyen sin duda las voluntades de más acendra- 
do patriotismo y de consciente cordura del País, le hace *a usted fuerte para 
realizar sus anhelos de paz y trabajo como elementos para el engrandeci- 
miento y prosperidad de la Patria. 

Muy grato fué para mí el momento en que consigné en la urna electoral 
mi voto por usted: así dejé satisfechas mis esperanzas de patriota y los com. 
promisos con usted de mi partidaria adhesión leal y cariñosa. 

Le envía sus más cordiales felicitaciones, 

Su leal amigo y subalterno, 

N. Pompilio Osuna. 



DEL GENERAL GÓMEZ 129 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General y amigo: 

La elección para presidir constitucionalmente la República en el presen- 
te septenio, que acaba de hacer en usted el Congreso Nacional, es un acto 
de importancia máxima para la Patria, la cual ha confiado a usted el sagra- 
do depósito de su dignidad y de sus glorias inmortales. 

Al congratularme efusivamente con usted por el suceso tan fausto y 
trascendental, mi partidarismo en la plenitud de su justo regocijo, juzga 
ineludible el deber de compartir su entusiasmo con los compañeros en el 
seno de la Causa de que es usted fundador y Jefe único, y enviar también 
sus cordiales parabienes a todos los venezolanos patriotas que aspiran a ver 
definitivamente establecido en Venezuela, el amable y fecundo reinado de 
la paz, cada día más firme, gracias al cumplimiento estricto de las Leyes y 
al influjo saludable del Ejército que, bajo la experta dirección de usted, ha 
hecho un culto del honor, de la disciplina y del decoro, adquiriendo rápida- 
mente relieve científico igual al de los mejores de las Naciones del mundo, 
como quedó plenamente demostrado en el Campo de Maniobras, despertando 
la admiración de pi-opios y extraños. 

Es motivo de viva complacencia para mí ratificarle de la manera más 
entusiasta los solemnes compromisos que de antiguo tengo contraídos con 
usted, que es mi Jefe, y formular en este gran día un voto muy fervoroso 
porque usted logre coronar felizmente la obra de la grandeza nacional, a la 
que ha venido consagrándose hace siete años con patriotismo, acierto y per- 
severancia verdaderamente admirables. 

Soy de usted muy adicto amigo, 

Armando Rolando. 



De Carúpano, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Me siento abrumado de júbilo por la elección que ha hecho en usted el 
Soberano Congreso de la República para regir nuestros destinos en el pre- 
sente período constitucional. 

La Guarnición de mi mando se une a mí para presentarle nuestros res- 
petos, haciendo votos por su felicidad personal y porque el Dios de las Na- 
ciones lo lleve al triunfo del engrandecimiento de la Patria. 

Su subalterno y amigo, 

Antonio Casanova- 

Fechado el 5 en La Asunción. 



17 









130 la Elección 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección unánime que acaba de hacer en usted el Cuerpo Legislativo 
para presidir la República, es motivo de plácemes para la Nación y satisfac- 
ción para sus amigos. 
. Lo felicita su amigo, 

P Hermoso Tellería. 



De Carúpano, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. ' "'■' 

Acabo de ser gratamente impresionado con su elección para Presidente 
Constitucional de la República en el período que empieza, y como tal acto 
de la Representación Nacional no es sino una justa recompensa de los des- 
velos y esfuerzos con que usted ha congregado todas las actividades de su 
vida al servicio de la causa pública, lo felicito por ello con toda cordialidad, 
a la vez que felicito a la Patria por haber sido confiados a la experta direc- 
ción de usted sus futuros destinos. 

Soy su amigo, 

J. M. Bermúdez. 

Fechado el 5 en Porlamar. - » 



De Carúpano, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Como amigo de usted he celebrado hoy la grata nueva y muy justa elec- 
ción recaída en su benemérita personalidad para regir los destinos de nues- 
tra querida Patria en el período constitucional que se inicia. 

Queda a sus órdenes amigo y subalterno, 

Humberto Márquez Bustillos. 

Fechado el 5 en Porlamar. 



De Carúpano, el 9 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

Siento especial satisfacción en llevar a su conocimiento que todos los 
habitantes de este Estado, movidos de. un sentimiento de gratitud y patrio- 
tismo, celebran con alborozo la elección de usted para la Presidencia Cons- 
titucional de la República. Semejante regocijo corresponde a las grandes es- 
peranzas que usted representa para el porvenir de la Patria, a quien usted, 
en repetidas ocasiones, ha sabido coronar de verdadera gloria. Soldado de 
mi Causa y subalterno de usted, sin posibles limitaciones, presencio lleno de 



DEL GENERAL GÓMEZ 131 



orgullo las corrientes de simpatía que despierta su nombre y comparto con 
mis compañeros las satisfacciones de estos momentos de triunfo. 
Lo saluda .atentamente su adicto amigo, 

Rafael A. Arráiz. 

Fechado el 5 en La Asunción. 



De San Carlos, el li de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Hoy vine de mi campo con propósito de enviarle mis respetuosas felici- 
taciones por la acertada elección hecha en usted por el Congreso Nacional 
para presidir la República en el presente período constitucional. 

Ninguno con más títulos que usted, que ha venido laborando por el en- 
grandecimiento y decoro de la Patria y que representa en el poder la Causa 
de la paz, del progreso y del orden . 

Siempre a sus órdenes . 

Su amigo, 

Santiago Sánchez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Me complazco enviándole mis felicitaciones por la unanimidad conque 
el Congreso Nacional ha sancionado la voluntad del País elevándolo a la Pre- 
sidencia Constitucional de la República. Es justicia impartida al Egregio 
Conductor de la Causa de Diciembre, cuyos ideales involucran el engrande- 
cimiento de la Patria. 

Su verdadero amigo, 

Pedro J. García L. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La unánime elección hecha en usted por Congreso sanciona el voto de los 
pueblos que aclaman con justicia su nombre como símbolo de progreso y 
bienestar. 

Reciba mis efusivas felicitaciones como amigo y partidario, 

Demetrio Lossada Días. 






é 



132 LA ELECCIÓN 



De Táriba, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis felicitaciones por su nueva elección Presidencia de ; nuestra 
Patria. 

Su amigo y subalterno, 

Alfredo Colmenares Pacheco. 



EL GENERAL RAIMUNDO FONSECA, 

Saluda muy atentamente a su distinguido amigo eLseñor General Juan 
Vicente Gómez y lo felicita sinceramente por la confianza que le ha dispen- 
sado el País. 

La Providencia, 5 de mayo de 1915. 

DOCTOR TEÓFILO RODRÍGUEZ, 

Con sus más efusivas felicitaciones. 



DOCTOR L. A. OLAVARRIA-MATOS, 

Sincera felicitación. 

DOCTOR A. AYALA, 

Con sus respetuosas felicitaciones. 

SIMÓN GUZMAN BLANCO, 

Felicita muy sinceramente al señor General J. V. Gómez, etc., etc., etc. 

De Maracaibo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. , 

Me complazco en enviarle mis sinceras felicitaciones por su exaltación a 
la Presidencia de la República. 
Lo saluda su amigo, 

Oncsimo Rincón. 



De Marida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Porque es usted garantía de paz y prosperidad para la Patria, los que 
somos sus amigos de todo tiempo, estamos de plácemes; y yo lo felicito res- 
petuosamente. 

Su amigo, 

Carlos Febres Cordero. 



DEL GENERAL GÓMEZ 133 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El Soberano Congreso Nacional, interpretando el sentimiento unánime 
de todos los venezolanos que quieren ver a la Patria engrandecida y de acuer- 
do con el hondo anhelo de las comunidades, ha elegido a usted para regir los 
destinos de la República en el período constitucional de 1915 a 1922. 

Nosotros, habitantes de estas fértiles regiones andinas, y decididos par- 
tidarios de la Causa de Diciembre y de su egregio Conductor, al felicitar a 
usted, señor General, por este nuevo triunfo en las lides del derecho y del 
republicanismo, enviárnosle nuestro cordial saludo de adhesión, y al sentir- 
nos orgullosos por tener Los Andes un hijo tan esclarecido, hacemos votos 
porque estos siete años de Gobierno Constitucional, sean para Venezuela el 
definitivo triunfo hacia el progreso y para usted una gloria más en su vida 
pública. 

Sus adictos amigos, 

J. M. Leonardi Villasmil, Leónidas Vivas R. , I. de Jesús Quevedo, V. 
AlfonzoR., Julio H. Sánchez, José A. Prato, Amílcar Fonseca, Julio Gómez, 
Pedro Martínez, Fabricio Vázquez, Paulo Briceño I., M. Juan Arriache, 
Martín Méndez, J. A. Azuaje, A. M. Hurtado. J. M. Godoy Vásquez, José 
Miguel Pimentel, José Antonio Carrillo, Francisco M. Araujo, Ismael Ba- 
rrete, Octavio Urdaneta Maya, José Añez Troconis, V. Cristancho, J. D. Ma- 
theus Márquez, Domingo G. Matheus, V. R. Martínez R., Ángel T. Matheus 
M., Ramón Uzcátegüi, N. Valera Hurtado, Julio César Quintero, Arturo Sanz 
Febres, José Rafael Almarza, A. Carrillo Balestrini, M. Vargas López Mén- 
dez, Rafael M. Caldera, J. M. Urdaneta, Saúl Moreno, M. A. Briceño Gra- 
terol, José Félix Fonseca, J. Atilio Méndez, Luis Carrillo, J. Noveli, Mario 
Briceño, Domingo Plaza, M. Ignacio Madriz C, Eduardo Matos, doctor An- 
tonio Araujo,. Jacinto Rosario, Wenceslao Vázquez, F. Bereciartu, Magín 
Briceño, M. Fonseca, Diego Troconis B. , Sálvano Villegas, Lope Faría B. , 
Jesús Villegas R., J. E. Rosario, Ramón González, Juan Luis Carrillo D., 
Germán M. Uribe, Benjamín Márquez, Isaac Urrecheaga, Andrés D. Rosa- 
les, Vicente R. Cegarra, J. Antonio Rivas, Tobías Alvarez, Tomás Ramírez 
E., M. Masfrino, Rómulo T. Faría, Leandro M. Planchart, Tomás Petot, 
Juan M. Castellanos, Ezequiel Rodríguez, Domingo A. Labrado, Rafael Ma- 
rín, Conrado Rivero, Leopoldo Royo, Pablo Castellanos, Benjamín Campos, 
T. E. Antolínez, Leandro A. González, Fabián Ramos, Pedro Rabillo, Ra- 
fael Confieras, Hermógenes Mangle, José Vargas, Pablo E. Mendoza, Víc- 
tor Osorio, Elias Dávila Rincón, Juan Bautista Morales, Gerardo Otachela, 
Nicomedes Arellano, Francisco Briceño, Jesús Terán, J. Bautista Núñez, 
R. L. Valecillos, Benjamín Rosario, Antonio I. Barco, Sebastián Medina, 
José de Jesús Medina, Adolfo Cornieles, José Cornieles, Ezequiel Portillo, 
Félix Castellanos, Jesús Castellanos, Antonio Barroeta, Manuel Azuaje, Ra- 
fael Perdomo, Lisímaco Villegas, Nicomedes Romero, Manuel Portillo, Ma- 
nuel V. Valderrama, Francisco Mendoza, Juan Bastidas, Leopoldo Barreto, 
Cornelio A. Dávila, A. Monreal, J. R. Iragorri, José Ortay Sosa, Joaquín Ce- 
garra, Luis A. Coronado, Rafael A. Coronado, Miguel de J. Carrasquero, 



134 LA ELECCIÓN 



Henrique Pérez, Mario A. Coronado, Antonio J. Araujo, Luis Rosario, José 
Miguel Briceño G, M. Vicente Cruces A., Indalecio Domínguez, José A. 
Chávez, Urbano Villegas, Pedro Rosario Araujo, Trino Núñez Coronado, 
Rafael Rosario, Pedro S. Coronado, Etanislao Carrillo, Ambrosio Veracoe- 
chea, Antonio M. Briceño, J. M. Quevedo, Hipólito Casano, Peña Sánchez, 
Joaquín Delgado, Jesús Rodríguez, Antonio Rosario, Jesús M. Abreu, Víc- 
tor Urbina, Efraín Fonseca, Francisco D. Paredes, Rafael García, Víctor M. 
Rivera, V. Vásquez,, Indalecio Briceño, hijo, Maximiliano Rojas, Juan R. 
González, Jesús Rojas, Ramón Barreto, José de la C. Soto, 



De San Carlos, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted para regir Ioj destinos de la República en 
el presente período constitucional, es motivo de público regocijo para noso- 
y por ese fausto suceso le enviamos sinceras congratulaciones, ratificándole 
una vez más nuestras protestas de adhesión política y personal para el sos- 
tenimiento de las Instituciones, haciendo votos a la Providencia porque al 
iniciar sus labores gubernativas, los pueblos de Venezuela sigan prestándo- 
le su eficaz cooperación, a fin de que las corrientes del progreso y las ga- 
rantías ciudadanas, sean el pedestal en que descanse esta nueva etapa de 
la Rehabilitación Nacional que se inicia hoy al amparo benéfico de la paz. 

Sus adictos amigos, 

F. de P. Vásquez, I. García Paz, Pedro Santana, Mauricio Pérez Lazo, 
Arquímides Landaeta, Luis F. Ruido, José M. González Tovar, Carlos M. 
Cárdenas, J. A. Cuevas Báez, C. Villanueva, Luis E. Pacheco, J. V. Gar- 
cés Morillo, Luis F. Pacheco, Oliveiro Poleo, Francisco Cisneros, Carmelo 
Azuaje, Víctor M. Fraíno, Hilario Maseo, Melquíades Díaz, Antonio J. Gon- 
zález, Juan Antonio Luna, Demetrio Lazo, Alfredo Pereira, Coromoto Al- 
ba, Rafael Mirabal, A. J. Monque, Carlos Bedsley, M. Sánchez Rivas, A. 
González Aponte, Manuel A. Molina Fernández, Ramón A. Camacho, Lope 
M. Bordones, Pompilio González R., Juan Michelena, R. Castro Gómez, Pe- 
dro P. Perdomo, José Ángel Ferrer, Carlos Paz Maya, Sabás Adám, Anto- 
nio Trujillo, V. M. Oviedo H., E. Cisneros. 



De Trujillo, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Uno al contento general, de que se siente poseída toda la República, 
por la elección de usted para presidir sus destinos, el mío muy humilde, pe- 
ro pleno de la franca cordialidad con que siempre he tributado mis aplausos 
a los triunfos de la Causa y a las merecidas glorias de usted, nuestro único 
y benemérito Jefe. 

Respetuosamente lo felicita su amigo y subalterno, 

J. M. Leonardi Villasmil 



DEL GENERAL GÓMEZ 135 



De Mérida, el 4 de mayo de 1935. 
Señor General J. V. Gómez. 

En unión de los Jefes, Oficiales y soldados del batallón de mi mando, le 
enviamos nuestra más sincera y franca congratulación, por el hecho tras- 
cendental de haber sido usted elegido por el voto unánime del Congreso, 
Presidente Constitucional de la República. 

Usted, como Jefe ilustre de la gran Causa de Diciembre, al frente de los 
destinos nacionales, es un firme centinela de la paz y del progreso efectivo 
de la Patria. 

Su afectísimo subalterno, 

O. Salas P. 



De Guanare, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Envío a usted mis cordiales y entusiastas felicitaciones por la elección 
con que lo ha distinguido el voto unánime de los legítimos Representantes 
del Pueblo, para que presida la República en el período constitucional que 
comienza. 

Con la elección de usted quedan satisfechas todas las esperanzas del pa- 
triotismo venezolano, porque la Nación lo conoce y tiene plena confianza en 
sus propósitos y en sus actos, emanados siempre de sus varoniles mandatos 
del deber, del honor y de la justicia. 

Por eso mañana, al terminar su período administrativo, encontrará usted 
inmarcesibles los lauros con que la gratitud nacional ha ceñido sus sienes de 
militar victorioso y de magistrado honrado y recto. 

Su adicto amigo, 

Francisco J. Machado. 



De Mérida, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Encaminada la República por la vía constitucional y elegido usted para 
Presidente de Venezuela, quedan asegurados la paz y el bienestar público, 
implantados por la Causa de Diciembre y satisfechas las aspiraciones del pa- 
triotismo por este merecido triunfo con que premia sus esfuerzos la Nación 
agradecida. 

Los verdaderos amigos de usted en este Estado celebramos con entusias- 
mo la acertada designación del Congreso Nacional. 

Su amigo, 

Alberto Paoli. 



136 LA ELECCIÓN 



De Acarigua, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con el más vivo entusiasmo de mi franco y decidido partidarismo hacia 
usted, le presento, respetado Jefe y amigo, mis ingenuas felicitaciones por 
el trascendental acto de ayer llevado a efecto por el Congreso Nacional, de- 
signándolo a usted para presidir los destinos de nuestra amada Patria, en 
el actual período constitucional. 

Los habitantes todos del Distrito de mi mando celebran alborozados tan 
fausta nueva, como es natural en el ánimo de un pueblo laborioso y trabaja- 
dor, que se encuentra garantizado en sus intereses y pacíficas aspiraciones 
con la presencia de usted en el Capitolio Federal. 

Lo abraza su adicto amigo y subalterno, 

José Manuel Cabrera. 



De Puerto Cabello, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con verdadero entusiasmo envío a usted mis cordiales felicitaciones, por 
la elección hecha en usted para ocupar la Presidencia de la República, y por 
ello me felicito también como verdadero amigo de usted, que es garantía se- 
gura de prosperidad y adelanto del País. 

Su amigo afectísimo, 

Efraín González. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En unión de los jefes y oficiales del Regimiento Bolívar, que comando, 
me complazco en presentarle a usted nuestras más cariñosas felicitaciones 
en el día de hoy que es grande para la Patria. 

Su subalterno, 

Aparicio B. Gómez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de nombrar a usted Presidente de la Repú- 
blica. Este acontecimiento lléname de íntima satisfacción, porque adicto 
subalterno suyo, siento orgullo al ver que el pueblo venezolano ha procedido 
con justicia y acierto al confiar sus destinos ala experta y patriótica direc- 
ción de mi único Jefe. 

Su amigo, 

E. Rodríguez R. 



DEL GENERAL GÓMEZ 137 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Lleno de júbilo doy a usted mis más sinceras y entusiastas felicitacio- 
nes, por la acertada y feliz elección recaída en usted para regir los destinos 
constitucionales de la República. 



Su amigo y subalterno leal, 



Bartolo Yepes. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito muy sinceramente por su elección para Presidente Constitu- 
cional de Venezuela. 

Esa designación demuestra ostensiblemente que la República agradece 
los grandes servicios que usted le ha prestado y que ella tiene muy fundadas 
esperanzas en su prosperidad, bajo la experta dirección de usted. 

Su adicto amigo y seguro servidor, 

M. F. Núñez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Causa redentora de Diciembre, está de plácemes porque Venezuela, 
representada por el Congreso Nacional, ha discernido a usted el más alto 
galardón de la República al elegirle Presidente Constitucional como el pri- 
mero y más meritorio de sus hijos en el actual momento histórico: el pri- 
mero en el esfuerzo por salvarla de la anarquía: e) primero en el empeño de 
fundar el trabajo, como garantía de amparo público: el primero como sol- 
dado y héroe: el primero y único en la esperanza del pueblo para la seguri- 
dad de la paz futura. 

Su amigo, 

/. Pereira Alvarez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Investido usted con el carácter de Presidente de la República por el voto 
del Congreso Nacional, le deseo éxito en sus labores administrativas. 
Su amigo afectísimo, 

J. T. Carrillo Márquez. 
18 



138 LÁ ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional, interpretando la opinión del pueblo venezolano, 
le ha elegido a usted para Presidente Constitucional de la República. En us- 
ted felicito a la Patria. 

Su amigo y subalterno, 

Pedro Ignacio Carreño. 



De Cumaná, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La grata noticia de la elección de usted para regir los destinos de la Na- 
ción, motiva mi mayor complacencia como amigo de usted, porque están 
satisfechas mis aspiraciones; y como venezolano, porque aprecio que esa 
elección es el mayor bien que ha podido hacerse a mi Patria. 

Lo felicito y deseóle los mayores éxitos. 

Su amigo y subalterno, 

Simón Núñez Ortiz. 



De La Guaira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Hasta donde la seriedad militar lo permite, esta guarnición celebra jubi- 
losamente la fausta noticia de haber sido usted electo Presidente Constitu- 
cional de la República, pues usted constituye el más legítimo orgullo del 
Ejército Nacional y la más cara promesa de felicidad de la Patria. 

Con los jefes, oficiales y tropa de esta Guarnición, me permito enviarle 
mis respetuosas felicitaciones. 

P. Romero Duran. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito muy sinceramente por el bien de la Patria y de todos los ve- 
nezolanos. 

Su amigo de siempre, 

M. Porras E. 



DEL GENERAL GÓMEZ 139 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

Elección hecha por Congreso, es para sus amigos motivo de íntima com- 
placencia. 

Acepte mi sincera felicitación. 



J. E. Muñoz Rueda. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis cordiales felicitacions por acertada elección. 
Amigo afectísimo y subalterno, 

Luis I. Velazco. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetado y querido Jefe: 

El Congreso Nacional, inspirado en el más noble y alto patriotismo, aca- 
ba de elegirlo a usted Presidente Constitucional déla República para el nue- 
vo período que se inicia, correspondiendo así al deseo y querer de todos los 
venezolanos, que ven en usted garantizados la paz, progreso y bienestar de 
la Patria. Yo, con todo el entusiasmo de mi patriotismo y de mi fervoroso 
cariño hacia usted, lo felicito por la merecida justicia con que lo favorece el 
pueblo venezolano por medio de sus legítimos representantes y me felicito yo 
como su adicto amigo y subalterno que lo abraza cordialmente. 

H. Anzola Afiez. 



V.. 

Señor General J. V. Gómez. 
Lo felicita su verdadero amigo, 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Martín Gomes Mac-Pherson. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Compañía Anónima Cinematográfica y de Espectáculos, de que soy 
Presidente, y que fué creada en esta ciudad al amparo de la paz y demás ga- 
rantías confiadas a la experta dirección de usted, ve con júbilo su elección 
para Presidente Constitucional de la República y espera que los esfuerzos 
que ha hecho y seguirá haciendo para presentar espectáculos civilizadores, 
encontrará en el Gobierno Constitucional los apoyos necesarios para soste- 



140 LA ELECCIÓN 



nerse materialmente y fecundar en el espíritu público el ambiente de arte 
que caracteriza a toda nación civilizada. 

Eduardo Braasch. 



DOCTOR MANUEL MUNOZTEBAR, 

Muy cordial felicitación. 



ADRIANO RIERA AGUINAGALDE, 

patriótica y sincera felicitación. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su exaltación a la Primera Magistratura de la República, es una conse- 
cuencia lógica de los intereses creados por usted. A su cuidado están, y es 
mucho lo que todos los venezolanos esperamos de este nuevo período cons- 
titucional. Ninguno mejor que usted podía garantizar la paz de la Repúbli- 
ca, pues de ella y únicamente de ella depende nuestra prosperidad. 

Al enviarle mis cordiales felicitaciones, lo saluda efusivamente su res- 
petuoso amigo, 

M. V. Lander Gallegos. 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis felicitaciones ingenuas con motivo de su elección pa- 
ra regirlos destinos de Venezuela. 
Su amigo, 

Eneas Iturbe. 



De La Guaira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su elección para Presidente Constitucional de la República ha asegura- 
do para Venezuela una nueva era de paz y la continuación de su obra de Re- 
habilitación. Felicito a usted portan merecida distinción y tengo el honor 
de ponerme a sus órdenes. 

Ramón Aristiguieta G. 



DEL GENERAL GÓMEZ 141 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis respetuosos parabienes por su exaltación a la Pri- 
mera Magistratura de la Patria. 

Su obsecuente servidor y amigo, 

M. S. Sánchez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con la elección de usted para Presidente Constitucional de la Repúbli- 
ca, queda plenamente satisfecha la suprema aspiración del pueblo venezola- 
no. La Patria está de plácemes. 

Sinceramente lo felicita su leal amigo, 

Severiano Jim énez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Me complazco en felicitarle por su elección a la Presidencia Constitu- 
cional de la República. Como elemento de orden y trabajo, me repito a sus 
órdenes. 

Su adicto amigo, 

Luis Muñoz-Tébar. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional acaba en este momento, interpretando los vehe- 
mentes deseos del pueblo venezolano, de confiar a usted sus destinos para el 
período constitucional que se inicia; yes por este trascendental suceso, que 
envuelve la felicidad y prosperidad de la Patria y al mismo tiempo el afian- 
zamiento de la paz, que yo y todos sus amigos que hemos tenido fe en su vo- 
luntad inquebrantable, nos sentimos entusiasmados y celebramos con las más 
vivas demostraciones estos triunfos cívicos de nuestra Causa. 

Por todo lo cual envióle mis efusivas y patrióticas felicitaciones. 

Su afectísimo amigo, 

N. Alvarenga G. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Presento a usted mis entusiastas felicitaciones por su elección paraPre- 



142 LA ELECCIÓN 



sidente de la República, que será recibida con alborozo por toda la Nación. 
Su verdadero amigo, 

Alberto L. Urbaneja. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General ./. V. Gómez. 

Con la efusión de mi cariño personal y mi entusiasmo partidario, le en- 
vío mi abrazo de felicitación. Venezuela está de plácemes. En artículo que 
publicará mañana El Universal y que le suplico leer, demuestro con cuanta 
justicia se imponía la elección de usted y la gratitud nacional. 

Amigo y compadre, 

Arminio Borjas. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Somos entusiastas partícipes de los generales regocijos del día de hoy, 
cuyas promesas han de redundar en beneficio de los sagrados intereses del 
País, según los conocidos ideales de usted y cumpliendo un deber que juzga- 
mos patriótico y eminentemente justo, le tributamos a usted nuestros aplau- 
sos más sinceros y le ratificamos las expresiones de nuestro cariño personal. 

Respetuosamente, 

Los Empresarios de la Opera Mancini. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para la Presidencia de la República, no es sólo mo- 
tivo de júbilo para los que somos sus leales amigos, sino para el País que lo 
anhelaba como su benefactor y salvaguardia único. 

Reciba nuestro abrazo en esta solemne ocasión. 

Sus amigos, 

Carlos y Froilán Anzola. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con gran satisfacción vengo de presenciar en el Congreso su unánime 
elección para la Presidencia de la República. Reciba mis más efusivas y 
sinceras felicitaciones. 
Su agradecido amigo, 

Andrés Rodríguez Azpúrua. 



DEL CBNERAL GÓMEZ 143 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complázcome en enviar a usted mis sinceras felicitaciones. 
Su adicto amigo y subalterno, 

C. Vícentini. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis sinceras felicitaciones. 

Guillermo Todd. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Le presento mis respetuosas y sinceras felicitaciones. 
Adicto amigo e invariable subalterno, 

A. Vallenilla Lanz. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi cordial felicitación. 
Su amigo, 

P. Acosta Delgado. 



EMILIO H. VELUTINI, 

Sincera felicitación. 



MIGUEL HERRERA MENDOZA. 

Por felicitación. 



DOCTOR DAVID RICARDO, 

Felicitaciones. 

D. ARREAZA MONAGAS, 

Con atenta y respetuosa felicitación. 



144 LA ELECCIÓN 



PEDRO TOMAS VEGAS, 

Saluda afectuosamente a su respetable amigo el señor General Juan Vi- 
cente Gómez y lo felicita por su elección para Presidente Constitucional de 
la República y se repite como siempre a sus órdenes. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. . 

Los suscritos, miembros del Concejo Municipal del Distrito Federal, sé 
apresuran a manifestarle en este telegrama sus muy entusiastas y sinceras 
felicitaciones por la elección recaída ayer en usted para Presidente Consti- 
tucional de la República. 

Caracas, como todo el Distrito, y seguramente como todo el País, ha re- 
cibido la buena nueva de tan acertada y trascendental designación, con mar- 
cadas señales de espontáneo júbilo, prueba evidente del buen tino que han 
tenido las Representaciones del pueblo al poner en sus manos probadas, la 
suprema dirección de los destinos de la República. 

En momentos tan solemnes como los presentes, este Cuerpo se compla- 
ce en manifestarle que tendrá siempre como timbre de honor y de orgujlo 
el de estar siempre en comunión de ideales con el Eminente Ciudadano que 
en diciembre de 1908 inició la Rehabilitación Nacional que ahora más sóli- 
damente afianzada que nunca en la opinión pública, comienza su segunda 
jornada de triunfos y de glorias. 

Sus adictos amigos, 

José Dolores Ríos, Demetrio Lossada Días, R . González Rincones, Sa- 
muel E . Niño, Juvenal Anzola, Juan Bautista Chávez, M. Centeno Grau, 
Luis Felipe Blanco, H . Rivero Saldivia, Tomás Sarmiento, Rafael Requena, 
Ramón Gómez Valero, Ernesto Capriles, F. Jiménez Arráiz, Manuel Núñez 
Tovar, Alejandro F. Feo, F. Baptista Galindo, Rafael Montenegro, Rafael 
Silva. 

De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis congratulaciones. 
Servidor y amigo, 

José E. Machado. 



DEL GENERAL GÓMEZ 145 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V . Gómez. 

Por la patriótica resolución del Congreso Nacional lo felicito cordialmen- 
te, pues de esta acertada designación depende el engrandecimiento de la Re- 
pública. 

Su amigo, 

Adolfo Bueno. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Reciba mis respetuosas felicitaciones por la espontánea y unánime elec- 
ción hecha por el Congreso Nacional en usted para Presidente Constitucio- 
nal de la República. 

Los Representantes del Pueblo, al obrar así, no hemos hecho sino inter- 
pretar fielmente la opinión pública y la voluntad nacional. 

Su amigo, 

F. Veracoechea Briceño. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La unánime y espontánea elección del Congreso Nacional en la persona 
de usted, cimenta la paz de la República, corresponde a la aspiración del 
pueblo venezolano, y llena de júbilo a los que amparados por la Bandera de 
Diciembre, somos modestos y leales obreros de esa Causa que tiene en usted 
su Jefe único. 

Atentamente lo saluda su amigo, 

Manuel Alfredo Vargas. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La elección hecha en usted por el Congreso Nacional para Presidente de 
la República- en el presente período constitucional, satisface las aspiraciones 
nacionales y abre al País nuevos horizontes de prosperidad y engrandeci- 
miento. 

Reciba las más efusivas felicitaciones junto con un cordial abrazo de su 
leal amigo, 

Manuel M. Gallegos. 



19 



146 . LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Progreso nacional encauzado en hora feliz a favor de su patriótica ini- 
ciativa, exigía que la elección de Presidente Constitucional de la República 
recayera en ciudadano eminente, poseedor de las virtudes ciudadanas que 
fueran garantía de prosperidad y bienestar social. 

El Congreso, interpretando fielmente el sentimiento popular, lo eligió a 
usted para el ejercicio de tan altas funciones. 

Aspiraciones populares están satisfechas; pueblos confían seguramente 
en la efectividad de la paz, factor esencial del engrandecimiento patrio. 

Cordialmente lo felicita su amigo, 

Teodosio V. Sánchez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicito con el mayor entusiasmo por su exaltación a la Primera Ma- 
/ gistratura de la República, que ansiaban los pueblos. 
Su amigo de siempre, 

Gregorio J. Riera. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Más de trescientos ciudadanos, vecinos de la Parroquia Catedral, pasean 
entusiasmados las calles en medio de los acordes de la música y fuegos arti- 
ficiales. Celebran la acertada elección de usted para Presidente Constitucio- 
nal de la República. 

Esas espontáneas manifestaciones de adhesión y cariño hacia usted son 
el resultado de su constante anhelo por el bien de la Patria. En nombre de 
esos ciudadanos y en el mío, le envío las más cordiales y entusiastas congra- 
tulaciones. 

Adicto amigo y subalterno, 

Enrique Torres. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Como hombre de trabajo y como leal amigo de usted lo felicito y felicito 
al País por su elección a la Presidencia de la República, que es garantía de 
paz y felicidad para la Patria y de prosperidad para todos los hogares vene- 
zolanos. 

Su amigo de siempre, 

Eduardo Sucre. 



DEL GENERAL GÓMEZ 147 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con la elección recalda en usted se abre para Venezuela nueva era de 
orden y prosperidad; en sus manos, guiadas por su gran corazón, están los 
destinos de la Patria; que Dios lo inspire y lo acompeñe siempre el cariño y 
la gratitud del pueblo y la felicidad de sus amigos. 

Bernardo Esteves. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Lo felicito muy cordialmente por justa y merecida elección para regir 
los destinos de la República. 

Su nombre es prenda segura de acierto administrativo, paz y pro- 
greso. 

Su amigo, 

Francisco Semidey. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Lo felicito por acertada y patriótica elección de usted para regir los des- 
tinos del País en el período constitucional. 
Su amigo, 

Celestino Martínez M. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo cordialmente por merecida designación conque la Patria aca- 
ba de premiar sus esfuerzos por su engrandecimiento y por la paz. 
Su respetuoso amigo, 

A. Rolando M. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Su agradecido amigo tiene el placer de felicitarlo cordialmente en este 
día de hartas satisfacciones para usted. 

Carlos M. Velázquez. 



148 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V .. Gómez. 

Reciba las más cordiales felicitaciones de su sincero amigo, 

Elias Rodríguez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Celebro que usted vuelva al Poder Ejecutivo de la República, donde sin 
duda seguirá dándole unidad vigorosa de garantía a la paz nacional que es 
lo único que anhelan los pueblos, seguros de que en su providente seno na- 
cen fecundos los elementos del progreso y se cultivan ubérrimas las artes 
de la Felicidad. 

Venezuela siempre tendrá que agradecerle a usted entre otros benefi- 
cios este ciclo de civismo insólito en que ha recobrado su prestigio de nación 
civilizada y merced al cual pasaron los tiempos en que el Primer Magistrado 
surgía o de un golpe afortunado de fratricidio colectivo o de combinaciones 
alevosas de un sectarismo empíricamente irresponsable, para llegar al pre- 
sente en que la sanción soberana vuela a ungir libremente al ciudadano más 
meritorio y que más responde a los intereses generales importando poco que 
se esconda en su propia modestia y trate de huir de su propio valer. 

Su amigo, 

Isaías S. Garbiras. 



DOCTOR ADRIANO RIERA, 

Patriótica y sincera felicitación. 



F. BARRIOS PAREJO, 

Sincera felicitación . 



DOCTOR EDUARDO BÁSALO, 

Se honra en felicitar a usted por su exaltación a la Presidencia de la 
República. 



PEDRO LEÓN RECIO, 

Felicitación . 



ERNESTO URBANEJA ARISMENDI, 

Patrióticas felicitaciones. 



DEL GENERAL GÓMEZ 149 



fü' De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito a usted por.su exaltación a la Primera Magistratura de mi 
Patria . 

Su amigo, 

F. Centeno Grau. 



> De Caracas, el 3 de mayo de 1915 . 

Señor General J. V. Gómez. 

Ruego a usted se sirva aceptar mi más cordial y respetuosa felicitación 
por la elección conque le ha investido el Congreso Nacional . 
Su seguro servidor y amigo, 

Francisco G. Yanes. 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Honróme sobremanera presentar a usted mis respetuosas y cordiales 
felicitaciones con motivo de la elección que el Congreso Nacional ha hecho 
en usted para Presidente Constitucional déla República. 

Lo abraza su amigo, 

Marco Tulio Olivares. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis congratulaciones por la acertada elección recaída en usted 
para regir los destinos del País. 

Soy su'afectísimo'y sincero amigo, 

H. Rodríguez Ceballos. 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis felicitaciones por la elección unánime hecha en usted* para 
Presidente Constitucional de la República. 
Su afectísimo amigo, 

Santiago Key Ayala. 



150 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Le felicito muy de veras por la elección del Congreso Nacional recaída 
en usted para presidir el País en el nuevo período constitucional. 
Su amigo, 

Alejandro Chapellín. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase recibir mis más sinceras congratulaciones en esta memorable 
fecha. 

Su obsecuente servidor y amigo, < 

J. R. Urbaneja. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 2 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase recibir mis más efusivas felicitaciones. 
Su sincero amigo y servidor, 

Juan G. Dufi.no W. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis congratulaciones por la elección del Congreso Nacional re- 
caída en usted. 
Su amigo, 

Julio Calcaño Herrera. 

* ■ — 7 — 

A De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. . . 

Ciudadanía de plácemes; su nombramiento para la Presidencia de la 
República significa el afianzamiento de la paz, la garantía para el elemento 
trabajador y el progreso de la República. 

Felicitólo cordialmente. 

Arturo Ochoa. 



DEL GENERAL GÓMEZ 1 51 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gome:. 

Presento a usted mis cordiales felicitaciones. 
Su adicto y leal amigo de siempre, 

Camilo Negretti- 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis felicitaciones muy sinceras. 
Su afectísimo amigo, 

M. Porras Martínez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
* Señor General J. V. Gómez. 

Congratulóme como amigo que soy de usted por la notable elección con 
que, para bien del País, lo ha distinguido el Congreso Nacional. 
Su amigo y subalterno, 

Miguel A. Aristeguieta. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Presentóle mis entusiastas felicitaciones por merecida distinción. 

Amigo muy afectísimo, 

Luis Bustamante. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez¿ # 

Al felicitarlo por su elección felicito al País. 

José Valero Lara. 



JOSÉ TOMAS SOSA SAA, 

saluda respetuosamente al señor General Juan Vicente Gómez, Presidente 
Constitucional de la República, y se congratula por su unánime elección. 



DOCTORA. P. MORA, 

felicitación. 



152 LA ELECCIÓN 



RICARDO VEGAS VILLASMIL, 

felicita cordialmente a su distinguido amigo el General Juan Vicente Gómez, 
por su elección de Presidente Constitucional de Venezuela. 



EMILIO CALCAfJO, 

muy sincera felicitación. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con íntima satisfacción y con la lealtad del verdadero sectario de la 
Gran Causa de Diciembre, envío a usted mis sinceras y patrióticas felicita- 
ciones por la tan justa como acertada elección hecha en usted para regir los 
destinos de Venezuela, en el período constitucional que hoy se inicia. 

Su leal amigo, 

Ernesto Delgado. . 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V¿ Gómez. 
Mi Jefe único y amigo: 
Al congratularme con el País por la elección de usted para Presidente 
de la República, son mis mejores deseos porque usted continúe la obra de 
bien y de regeneración que con firmes propósitos y feliz acierto emprendió 
para gloria suya el memorable 19 de Diciembre de 1908. 
Su ferviente amigo, 

J. Loreto Mata. 

Redactor de El Universal. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Tjómez. 

Felicito al Jefe por acertada elección hecha por el Congreso. Ninguno 
como usted podría regir mejor los destinos del país, pues todos los venezola- 
nos ¿ebemos estar convencidos de que a su sano criterio, a su gran patrio- 
tismo, y a su inmenso respeto a la Ley, debe la República su paz interior y 
su espléndido crédito exterior. 

Soy su subalterno y adicto amigo, 

Leonardo Jiménez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 153 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. , 
Señor General J. V . Gómez. 

Dígnese aceptar mis felicitaciones muy sinceras, por el merecido honor 
con que el Congreso Nacional acaba de premiar sus desvelos por la Patria. 
Su subalterno y amigo, 

José Dolores Rios. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de sancionar en el Jefe de la Causa de Di- 
ciembre uno de sus más gratos deberes, la elección de usted para Presiden- 
te Constitucional de la República. 

Se ha interpretado fielmente el querer popular, afianzado la paz y ase- 
gurado el porvenir de Venezuela. 



Mis entusiastas felicitaciones. 
Su amigo y compadre, 



Ignacio Pedroza: 



De Caracas, el 3 de de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Mi querido General: 
Con el vivo entusiasmo que como amigo y subalterno suyo me han inspi- 
rado siempre su nombre y sus actos, elevo hasta usted mi congratulación 
más efusiva, por el acierto que ha tenido el Congreso Nacional al elegirlo 
para presidir el próximo período constitucional. Tal hecho, por su propia 
virtualidad y por la trascedencia que imprime a todas las manifestaciones 
de la vida nacional, es promesa cierta de que el íntegro ciudadano y esfor- 
zado militar que ha abierto nuevos horizontes a los destinos de la Patria, lle- 
vará a cabal y feliz término la obra que se ha impuesto, para gloria suya y 
satisfacción de quienes somos sus verdaderos amigos. 
Su amigo y subalterno, 

Rafael de la Cova. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Envióle sinceras congratulaciones por su merecida exaltación a la Presi- 
dencia Constitucional de la República. 
Su subalterno y amigo, 

Arturo Santana. 

20 



154 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicito y felicito a mi Patria. 
Su amigo afectísimo, 

M. Leoncio Porras. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Reciba, respetado General, mis más entusiastas felicitaciones. 
Su amigo, 

Rafael S. Sordo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Felicitólo entusiasta y respetuosamente por su elección para Presidente 
Constitucional de la República, y quiera Dios conservar su vida muchos 
años, para bien de la Patria y de la Causa. 

Su servidor y amigo, 

M. A- Alvar ez López-Méndez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 



Mis respetuosas felicitaciones. 
Servidor y amigo, 



C. A. Martínez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Lo felicita muy sinceramente. 
• Su respetuoso servidor y amigo, 

J. M. Ibarra Cerezo. 



De Cavúpano, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Celebro con el mayor júbilo patriótico la elección hecha en usted por la 
Soberana Representación Nacional, para regir los destinos de la República 
en el período constitucional de 1915 a 1922. Tan acertada elección satisface 



DEL GENERAL GÓMEZ 155 



el querer de los pueblos en el actual momento histórico y colma de íntimas 
complacencias a los que nos hemos juramentado en la gloriosa Causa de Di- 
ciembre. 

Reciba-mis calurosas felicitaciones. 
Sn adicto amigo, 

Maximliano Vásquez. 

Fechado en La Asunción. 



De Nirgua, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis respetuosas felicitaciones por su elección a la Presidencia de 
la República. 

Su amigo, 

Antonio Vita. 



JUAN PABLO PÉREZ, HIJO, 

felicita y abraza a su amigo el General Juan Vicente Gómez. 



ELOY G. GONZÁLEZ, 



felicita respetuosamente al señor General J. V. Gómez, por la elección que 
en él ha hecho el Congreso para presidir constitucionalmente la República. 



MORT1MER RICARDO, 

con mis respetuosas felicitaciones. 



RICARDO URBANEJA, 

saluda a su respetado amigo el General Juan Vicente Gómez y lo felicita 
efusivamente por su elección a la Presidencia Constitucional de la Re- 
pública. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Felicito cordial y respetuosamente a usted por los actos verificados ayer 
en esta ciudad con motivo de su grata elección para Presidente de Vene- 
zuela. 

Su amigo y subalterno, 

Antonio José Pacheco. 



156 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con íntima satisfacción lo felicito al verlo de nuevo en la Primera Ma- 
gistratura de la República, a donde lo ha llevado el pueblo venezolano, sien- 
do usted por sus virtudes, garantía de paz y de progreso. 

Su afectísimo seguro servidor y amigo, 

S. Mantilla G. 



De Caracas, - el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional ha hecho justicia a usted por sus grandes servicios 
a la Patria, al elegirlo Presidente Constitucional. 
Sírvase recibir mis calurosas felicitaciones. 
Su adicto amigo, 

B. hiendo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar nuestras respetuosas congratulaciones. 
Adictos amigos, 

Manuel C. Correa. 
Manuel Montenegro. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nuestras felicitaciones, acompañadas de un estrecho abrazo en el día de 
hoy, por haber sido usted elegido por el Congreso, en representación de la 
soberanía de los pueblos, para regir los destinos de la Administración Na- 
cional, quienes se han fijado en usted como único factor para el engrande- 
cimiento patrio. 

Sus amigos y subalternos, 

Ramón Vargas. 
Rafael Gutiérrez Gragirena. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Satisfechas han quedado las aspiraciones del pueblo venezolano con la 
elección hecha en usted por el Congreso para presidir los destinos del País 
en el presente período constitucional. 



DEL GENERAL GÓMEZ 157 



Amigo de usted, desde los comienzos de su brillante carrera pública y 
adscrito a su personalidad política, me es grate presentarle mis más efusi- 
vas congratulaciones. 

Amigo, 

A. S. Capriles. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con la acertada elección de usted para Presidente de Venezuela, el Con- 
greso Nacional ha asegurado la paz pública. 
Su amigo, 

Carlos Urrutia. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Héctor Luis Paredes felicita al Benemérito General Juan Vicente Gómez 
por su exaltación a la Primera Magistratura de la República, con la cual 
queda asegurada una nueva era de paz, hija de la gloriosa evolución política 
llevada a cabo el 19 de de Diciembre de 1908. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con vivo entusiasmo envióle mis respetuosas congratulaciones por su 
elección para Presidente Constitucional de la República. Ello significa la fu- 
tura prosperidad de Venezuela bajo la egida protectora del glorioso nombre 
de usted. 

Su amigo y subalterno, 

Miguel Rocha. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Mis entusiastas y expresivas felicitaciones por su exaltación a la Presi- 
dencia Constitucional de la República. 

El País deberá a usted nuevos y grandes beneficios, que en su alma no 
germinan sino las ideas y tendencias del bienestar y del progreso. 

Caracas, como lo estará el País entero, rebosa de alegría. 

Su subalterno y amigo, 

A. Santiago de Silvestr y. 



158 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con verdadera e íntima satisfacción le envío mis patrióticas felicitacio- 
nes y a la vez felicito al País, porque estando usted al frente de la Primera 
Magistratura es la más segura garantía de paz y progreso efectivos. 

Su amigo y subalterno, 

Eleazar López. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Venezuela entera está de plácemes por la acertadísima elección de usted 
para Presidente Constitucional de la República. 

Como patriota y amigo suyo lo felicito cordialmente. 

Ulpiano Sucre. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al felicitarle efusivamente por tan merecida elección para Presidente 
de la República, también me felicito y felicito a Venezuela. 
Sin reserva a sus órdenes. 
Amigo, 

c R. Mendoza Blanco. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis más sinceras felicitaciones por su exaltación al Poder. 

Luis Alejandro Aguilar. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Ya las aspiraciones populares están plenamente satisfechas con la salva- 
dora elección que acaba de recaer en usted para presidir constitucionalmente 
la República, y por ello le envía sus entusiastas parabienes, su respetuoso y 
leal amigo, 

J. M. Velarde. 



DEL GENERAL GÓMEZ 159 



FEDERICO DE LA MADRIZ, 

muy expresivas felicitaciones. 

Hacienda "Jesús", 4 de mayo de 1915. 



JOSÉ A. GUERRERO, 

saluda atentamente al señor General Juan Vicente Gómez y le felicita por el 
nombramiento recaído en su persona para Presidente Constitucional de la 
República, sintiendo no haberlo hecho antes por quebrantos de salud. 

Caracas: Villa "Luisa" del Paraíso.— 11 de mayo de 1915. 



ERNESTO L. BRANCER, 

saluda respetuosamente al General Juan Vicente Gómez y le presenta sus 
más cordiales felicitaciones por el honor tan merecido que le ha discernido el 
Congreso de la Nación. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J , V. Gómez. 

Le felicito cordial y patrióticamente por su elección para Presidente 
Constitucional de la República, que yo celebro con patriótico entusiasmo. 

F. Urrutia Castillo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis más efusivas felicitaciones. 
Su amigo, 

Humberto Padrón. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915., 
Señor General J. V . Gómez. 

La elección unánime hecha en usted para la Presidencia Constitucional 
de la República, es la expresión sincera del querer y la gratitud nacional y 
la satisfacción inmensa de los que somos sus verdaderos amigos. 
Reciba mis efusivas felicitaciones. 
Su adicto amigo, 

• / M. Centeno Gran. 



160 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Se fior General J. V . Gómez. 

Amigos verdaderos de usted, que bien nos conoce, sabe como es de sin- 
cera la felicitación que presentamos a nuestro Jefe con motivo de su elec- 
ción para dirigir los destinos del País. 
Amigos y subalternos, 

Román Vivas Pérez, P. Colmenares Pérez, Paulo J. Mora. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su elección para Presidente Constitucional asegura una vez más la paz 
y el progreso de la República. 

Sírvase aceptar mis cordiales felicitaciones. 
Amigo y subalterno, 

J. de J. González Gábaldón- 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. ~*¡j 

Señor General J . V. Gómez. i >[■:..: 

Mi respetado Jefe y amigo: 
Me honro en felicitarle por el elevado y merecido cargo con que lo ha 
designado la Patria agradecida del pasado y previsora del porvenir, al con- 
fiarse el hombre valeroso y pulcro que le ha dado paz, [armonía y bienestar. 
Su adicto amigo, 

Argimiro Albornoz. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envío a usted mi patriótica felicitación por la elección recaída en usted 
para Presidente de la República. 

Su amigo, 

L. Castillo Fuentes. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Presentóle respetuosas y cordiales felicitaciones. Con la elección de us- 
ted, el Congreso ha interpretado patrióticamente aspiraciones nacionales. 
Su adicto amigo, 

D. A. Montbrun. 



DEL GENERAL GÓMEZ 161 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Sincero amigo suyo y amante decidido de la paz, tengo doble motivo 
para celebrar la elección recaída en usted para regir los destinos de la Re- 
pública en el actual período constitucional. Al enviarle por ello mis felici- 
taciones, le reitero las protestas de mi adhesión y me repito a sus órdenes. 

Su amigo, 

J. M. Espíndola. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V . Gómez. 

Envióle la franca manifestación de mi gozo por el voto unánime del 
Congreso, confiando a sus virtudes ciudadanas la Presidencia Constitucional 
de la República. 

Su amigo y servidor, 

Luis Teófilo Núñez. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

A las innumerables y valiosas felicitaciones que haya recibido con moti- 
vo de su celebrada elección de Presidente Constitucional de la República, 
agregue la humilde pero sincera congratulación de su leal amigo y ser- 
vidor, 

Luis Valera Hurtado. 



ANDRÉS J. VIGAS, 

presenta a su respetable Jefe y amigo, señor General J. V. Gómez, sus fér- 
vidas felicitaciones, por la cabal interpretación que ha dado el Congreso Na- 
cional al querer de los venezolanos, eligiéndole para ocupar la Primera Ma- 
gistratura del País. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Soy amigo de usted probado en los crisoles de la más auténtica lealtad. 
Su elección me regocija porque usted es un factor del progreso de Venezue- 

21 



162 LA ELECCIÓN 



la, que la llevará a destinos por demás bonancibles. Que el Dios de las Na- 
ciones, como inspiración de sus actos, le depare el feliz desenvolvimiento de 
todas las fuerzas vitales y riquezas que guarda nuestra cara Patria y que el 
porvenir espera en intensa explosión de fecundidad. Usted, que no es sola- 
mente el hombre de la política sino también el hombre del trabajo, es para 
Venezuela un símbolo de lo que puede hacer una voluntad enérgica y bien 
intencionada. 

El pueblo de Venezuela realiza en usted su vehemente aspiración. 

Yo me congratulo con el sentimiento público que exteriorizan los vene- 
zolanos y envío a usted el testimonio de mi adhesión y amistad. 

Su atento amigo, 

Juan Liscano. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Muy respetado General y amigo: 
Justo es que yo, uno de los que al amparo de la paz viven y trabajan, 
le presente mi efusiva congratulación por la acertada elección hecha en us- 
ted, por el Congreso Nacional, para Presidente de la República, pues esa 
elección suya es garantía de la paz y prosperidad a que usted nos tiene ya 
acostumbrados. 

Permítame que en mi condición de amigo suyo agradecido, lo felicite 
también cordialmente. 
Afectísimo amigo, 

Blas Menda. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General .1 . V. Gómez. 

Reciba mis ingenuas felicitaciones, con motivo de haber sido designado 
por el Congreso Nacional, para regir los Altos Poderes de la Nación, en el 
nuevo período constitucional. 

Melecio Bello. 

Coronel, Comandante de 
Batallón 



/ 



DEL GENERAL GÓMEZ 163 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Los empleados del Ministerio de Guerra y Marina, que suscriben, feli- 
citan sincera y cordialmente a usted por la merecida distinción de que lo ha 
hecho objeto el Congreso Nacional al elegirle para regir los destinos de la 
República en el período constitucional que se inicia y al propio tiempo le ra- 
tifican su adhesión personal y política. 

Amigos y subalternos, 

Carlos Alcántara Castro, T. A. Brigé, I. Mejías Paz Castillo, A. Rodrí- 
guez G., C. De Pasquali, Carlos A. Montiel, Carlos S. Marín, L. Brigé 
Márquez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 
Respetado Jefe y amigo: 

Lo felicitamos por la nueva elección con que ha sido distinguido por el 
Congreso Nacional, para Presidente Constitucional de Venezuela; el corazón 
de nosotros sus amigos, palpita de un modo muy intenso, por el doble senti- 
miento de gratitud que llena de júbilo en el día de hoy el pecho de los vene- 
zolanos, porque aquí, como en toda la la República, vivimos vida de paz, que 
usted fundó y ha sabido sostener; sectarios decididos como somos deesa 
Causa, y orgullosos como nos sentimos detener a usted por nuestro Jefe 
único y noble amigo, es natural nuestro regocijo en este día. 

Sus amigos y subalternos, 

Isidro Barrientes H., Fermín Contreras, Manuel A. Mendoza, Augusto 
Barrientes C. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Envióle calurosas felicitaciones por la justa distinción que el Soberano 
Cuerpo le ha hecho-. 

Amigo y subalterno, 

Higinio Sandoval. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

Su elección para la Presidencia Constitucional de la República colma las 
legítimas aspiraciones de los buenos hijos déla Patria y para sus leales ami- 



164 LA ELECCIÓN 



gos, entre los cuales he tenido el honor de contarme siempre, es día de in- 
mensos regocijos y efusivos parabienes. Dígnese aceptar mis cordiales fe- 
licitaciones. 

Su leal y respetuoso amigo, 

J. A. Zavarse. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En su corazón de patriota venezolano debe sentir usted el más intenso 
júbilo porque sus virtudes republicanas lo encumbran hoy mediante el voto 
unánime de la Nación a la Primera Magistratura del País. Este justiciero 
suceso regocija también de manera insólita a todos los que somos sus leales 
amigos. 

Lo felicita y abraza afectuosamente, 

Joaquín Briceño. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General .7. V. Gómez. 

Sírvase aceptar calurosas felicitaciones por elección recaída en usted 
para regir los destinos de nuestra amada Patria. 

Este, como todos los demás triunfos, es motivo de orgullo para sus 
amigos que como yo no reconocen otro Jefe sino a usted. 

Amigo y subalterno, 

Isidro Carrero. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis sinceras felicitaciones. 
Subalterno y amigo, 

David López H. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Como soldado sostenedor de la gran Causa de la Rehabilitación Nacio- 
nal, cábeme la gran satisfaccción de enviar a usted mis más sinceras felici- 



DEL GENERAL GÓMEZ 165 



taciones por la elección unánime que por órgano de sus representantes le- 
gítimos ha hecho en usted el noble pueblo venezolano para regir los desti- 
nos de la Patria. 

Reciba, mi querido Jefe, el estrecho abrazo de su amigo y subalterno, 

Armando Méndez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Sinceramente envíale sus ingenuas felicitaciones por su elección a la 
Presidencia Constitucional de la República, su leal subalterno y obsecuente 
amigo, 

Manuel UrdanetaS. 

Teniente de Artillería, 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente le envío mis sinceras felicitaciones por haber sido de- 
signado por el Congreso Nacional, para Presidente Constitucional de la Re- 
pública en el nuevo período. 

Ismael Briceño. 

Teniente Coronel, Segundo Comandante 
de Batallón. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Respetuosamente envío a usted mis sinceras felicitaciones por honrosa 
designación que ha hecho en usted el Congreso Nacional. 
Amigo y subalterno, 

José E. Becerra. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .7. V. Gómez. 

Felicitólo muy cordialmente por su merecida elección a la Primera Ma- 
gistratura. Que sus justos actos, hoy como ayer, sean inspirados en la mag- 
nanimidad que le caracteriza. 
Amigo y subalterno, 

G. Villasmil. 



166 LA ELECCIÓN 



Señor General J . V . Gómez. 

Como venezolano y amigo insospechable de usted, envióle respetuosas 
felicitaciones por su elección para presidir los destinos nacionales en el pe- 
ríodo constitucional que se inicia. 

Amigo y subalterno, 

Manuel A. Rosales- 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Estimado General y amigo: 
Con la sinceridad del buen amigo le envío mis felicitaciones y respetuo- 
sos saludos. 

Soy su atento servidor y amigo, 

L. Duarte Coll. 



Caracas: 11 de mayo de 1915. 
Señor General ./. V. Gómez. 

Maracay. 
Muy respetado y querido Jefe: ■ 

Con todo el afecto y respeto que le profeso, me llego a usted para salu- 
darlo y felicitarlo una vez más, por su exaltación a la Presidencia de la Re- 
pública. Por tan extraordinario acontecimiento, estamos de plácemes todos 
sus amigos. 

Indudablemente, este nuevo período será de grandes bienes para la Pa- 
tria, pues seguirá usted su hermosa tarea de engrandecerla, hasta hacer de 
ella un país fuerte por el trabajo, y fuerte por su virtud. 

Y para la realización de tan bella obra, nos toca a sus amigos y colabo- 
radores secundarlo con toda la honradez y decisión necesarias, y pedirle mu- 
cho a Dios porque siempre nos lo tenga a usted gozando de buena salud. 
Tales son los sentimientos de su adicto amigo y subalterno, 

Luis Eladio Contreras. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay- 
Respetado General: 
El día 3 de los corrientes la República entera, por medio de sus Repre- 
sentantes legales, en grito unánime y espontáneo, lo eligió a usted para regir 
los destinos de la Patria. 



DEL GENERAL GÓMEZ 167 



Yo lo felicito cordialmente, y lo debemos felicitar todos los venezolanos, 
pues en sus manos la República siempre estará floreciente, y desbordante de 
bienestar y progreso. 

Me es grato ponerme a sus órdenes y le deseo todo género de feli- 
cidades. 

Su atento, seguro servidor y amigo, 



Carlos A. Púnceles S- 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con el más franco júbilo felicitamos a usted por la acertada elección 
hecha en su persona para presidir la República en el período constitucional 
de 1915 a 1922. 

Empleados de la Secretaría de la Cámara de Diputados, 
Jesús M. Mijares Villavicencio, E. Carvallo, Enrique V. Núñez, Pedro 
J. Uzcátegui, Pedro Ramella Garriga, E. Urdaneta. 



De Caracas, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Honróme felicitándole por su merecida elección para Presidente Consti- 
tucional de la República, logrando así el pueblo venzolano que sus institucio- 
nes y su Gobierno reposen sobre las firmes bases del orden, del amor a la 
paz y de la ley. 

Respetuoso servidor y amigo, 

Cosme Damián González. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envío a usted mis sinceras felicitaciones. 
Su servidor y amigo, 

C. J. Linares. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Respetado Jefe y amigo: 
El día de hoy aparecerá en la historia del pueblo venezolano como punto 



168 LA ELECCIÓN 



de partida de una nueva era de paz, orden y garantías. Yo, como patriota 
y amigo decidido de su Gobierno, le envío mis entusiastas felicitaciones. 
Subalterno y amigo, 

Gumersindo Méndez, h. 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. ■ ^ 

Felicitación muy cordial por justiciera elección. 
Amigo, 

Manuel Aroeha. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis cordiales felicitaciones por el merecido nombramiento. 
Su amigo, 

Genaro Carrasquel. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La merecida y justiciera elección de la Asamblea Nacional recaída en 
usted para regir el período constitucional de la República, es motivo sufi- 
ciente para que sus verdaderos amigos nos llenemos de regocijo patriótico y 
felicitemos a usted sinceramente. 

Subalterno y amigo, 

Mateo Peraza Mujica. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase recibir mi más calurosa felicitación por la justa elección hecha 
en usted por el Congreso Nacional para presidir los destinos de nuestra Patria. 
Lo saluda su leal amigo y subalterno, 

José María Romero. 



DEL GENERAL GÓMEZ 169 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Respetuosamente le envío mi abrazo de felicitación por haber sido elegi- 
do Presidente Constitucional de la República. 
Su subalterno, 

Pablo E. González. 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Felicitólo cordialmente por su elección para el período constitucional. 
Subalterno y amigo, 

C. Almenar. 



De Caracas, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Invicto Jefe: congratulóme hoy sinceramente con usted y con mi Patria. 

Manuel Mar quina. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Mi cordial y sincera felicitación por haber recaído en usted la primera 
Magistratura de la República: ella involucra para sus gobernados unión, paz y 
progreso. 

Subalterno y amigo, 

L. F. Jiménez H. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por la distinción que ha hecho en la persona de usted el Cuerpo Soberano 
de la Nación, envióle mi franca congratulación. 
Subalterno y amigo, 

Enrique Sayago. 



22 



170 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Plácemes por la elección de usted. 
Obsecuente amigo, 

Rito L. Rivero Vidoza. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915- 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicito muy respetuosamente y felicito a la República por su exalta- 
tación a la Primera Magistratura Nacional. 
Su subalterno y amigó, 

A. Ramón Hurtado. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con el natural regocijo de un adicto sin reservas, honróme en saludarlo 
y presentarle mis sinceras felicitaciones. 

Afectísimo amigo, 

Federico J. Peraza. 



De CaracaSj el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Respetuosamente me congratulo con usted. 
Su amigo, 

Pedro José Vizcarrondo. 



La Victoria: 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Mi respetado General y amigo: 

Designado para formar parte de la Comisión que a nombre de todos los 
gremios trabajadores de esta ciudad ha de ir a presentarle sus homenajes 
congratulatorios por su exaltación próxima a la Primera Magistratura de la 
República, electo como ha sido su Presidente Constitucional, debo significar- 
le que la enfermedad repentina de uno de mis hijos me imposibilita por los 



DEL GENERAL GÓMEZ 171 



momentos de cumplir tanj honroso como [placentero cometido. Pero esto no 
me impide dirigirle la presente, para llevar ante usted mis felicitaciones más 
sinceras y expresivas, mis votos más fervientes y patrióticos por estos triun- 
fos con que premia el País los servicios que usted ha venido prestándole en 
el campo de todas sus actividades, en el lustre de todas sus instituciones. 

He comisionado para la presentación de ésta a mi amigo el Doctor A. 
Fernández G., quien sabrá decirle de mi parte del entusiasmo que ha pro- 
ducido su nombramiento presidencial en todas las clases sociales y trabaja- 
doras, que ven en usted el fundador de una paz estable y honrosa. 

Con la mayor consideración me suscribo de' : usted compatriota y amigo, 

J. Joaquín González" Gorrondona. 



De La Guaira, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba un leal abrazo de su amigo y subalterno, 

Coronel Rafael Vargas. 



De La Guaira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al felicitarlo, me congratulo con el País por la acertada y merecida elec- 
ción hecha en usted para presidir el nuevo período constitucional. 
Su subalterno y amigo, 

Julio A. Gillmayr B. 



De La Guaira, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis sinceras felicitaciones. . 

Reciba un abrazo de su amigo y- subalterno, 

Ramón Gómez Jiménez. 



De Macuto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito al Congreso Nacional, a la Patria y a usted, por su elección para 
regir nuevamente los destinos del País, que significa paz, orden y progreso. 
Lo abraza su amigo y subalterno, 

Roberto A. Silva. 



172 LA ELECCIÓN 



De Macuto, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba las sinceras felicitaciones de su amigo, 

Alberto Splieth. 



De La Guaira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para presidir el período constitucional, es la más 
sublime inspiración de los Representantes de la Soberanía Popular. Como 
patriota, como sectario de la Causa de Diciembre y como amigo leal de usted, 
le envío mi efusivo abrazo. 



Amigo y subalterno, 



Antonio M. Caicedo. 



De La Guaira, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Elevo a usted respetuosas felicitaciones por su exaltación a la Suprema 
Magistratura de la Nación, acontecimiento que llena de patriótico regocijo 
a todos sus amigos, pues condensa la aspiración colectiva de la comunidad 
venezolana. 

Respetuoso servidor y amigo, 

Luis Velázquez. 



De La Guaira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Como amigo insospechable de usted y como decidido colaborador de la 
Causa de Diciembre, me felicito por la merecida elección que ha hecho en 
usted el Congreso Nacional en sesión de hoy. 

Muy respetuosamente lo abraza su subalterno y amigo, 

Emiliano Entrena. 



De La Guaira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Me complace altamente la elección recaída en usted para la Presidencia 
Constitucional de la República, y como amigo suyo decidido y leal, le envío 
mis entusistas felicitaciones. 

Juan Burguillos. 



DEL GENERAL GÓMEZ 173 



De La Guaira, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Como soldado insospechable de usted y de la brillante Causa de Diciem- 
bre, me es muy grato y placentero enviarle mis más efusivas v sinceras feli- 
citaciones por la acertada elección que el Soberano Congreso acaba de hacer 
en usted, para regir los destinos de nuestra amada Patria. 

Su subalterno y leal amigo, 

Isaías Bustamante. 



De Macuto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Sírvase aceptar las sinceras felicitaciones de su amigo apreciador. 

Villoría. 



De Maiquetía, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Por su merecida elección para Presidente de la República, con que la ha 
distinguido el Congreso Nacional, envío a usted mis patrióticas felicitaciones 
de venezolano y decidido amigo suyo. 

M. Colina Casanova. 



De Macuto, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Por su elección para Presidente Constitucional de la República, reciba 
mis calurosas felicitaciones. 
Su amigo y servidor, 

Pedro Vicente Felce. 



De La Guaira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su elección presidencial, reciba las felicitaciones de su leal subalter- 
no y amigo, 

Lorenzo Querales. N 



174 LA ELECCIÓN 



De La Guaira, el 4 de mayo- de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envióle mis cordiales felicitaciones. 
Subalterno y amigo, 

R . 1. Tellería. 



De La Guaira, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General .7. V. Gómez. 

Felicito a usted por haber sido electo para desempeñar labor tan difícil. 
Como subalterno espero sus órdenes; como amigo mi decidido afecto. 

Vicente Vizcaíno. 

Comandante del Guardacostas Florencio. 



EL DOCTOR MANUEL MARÍA GALAVIS, 

tiene especial placer al felicitar a su muy respetable amigo, señor Ge- 
neral J. V. Gómez, por su exaltación a la Primera Magistratura de la Re- 
pública. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Con la elección hecha en usted por el Congreso Nacional para Presiden- 
te Constitucional de la República, se han salvado los destinos de Venezue- 
la, desde luego que con ella queda definitivamente sellado el trascendental 
proceso político que se ha desarrollado en un ambiente de austera discre- 
ción oficial y en todo y para todo ajustado de la manera más estricta a las 
instituciones democráticas que nos rigen. 

Permítame que le presente mis más patrióticas y cordiales congratula- 
ciones por este triunfo de usted, que indudablemente implica un grandioso 
triunfo para el civismo nacional, y que haga votos muy sinceros porque sea 
usted muy feliz gozando de este galardón con que el pueblo premia sus emi- 
nentes servicios hechos a la República y porque continúe realizando en la 
amada Patria la obra de engrandecimiento que soñaron nuestros Padres Li- 
bertadores. 

Con el mayor respeto soy su amigo y compatriota, 

R, Villanueva Mata. 



DEL GENERAL GÓMEZ 175 



Macuto: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Respetado Jefe y amigo: 
La elección hecha en usted, pai'a Presidente Constitucional de la Repú- 
blica, no sólo corresponde a una aspiración unánime de los venezolanos, si- 
no que llena una aspiración nacional. 

Es usted, y sólo usted, quien por la austeridad de su nombre y por el 
prestigio de sus hechos, puede conservarnos lo que debido a sus esfuerzos 
hemos llegado a conquistar: crédito firme y amplio en el exterior; paz sólida 
en bienes en el interior; y es por ello que en el día de hoy felicito a la Patria 
más que a usted. 

Yo, su amigo y subalterno, celebro como propios su triunfos. 

/. Quintana. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

La acertada elección de usted representa la continuidad de la paz y del 
consiguiente engrandecimiento y prosperidad nacionales. Congratulación 
muy cordial y efusiva de su amigo y subalterno, 

Francisco Valbaena B. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Adicto a la gloriosa Causa de Diciembre y admirador entusiasta de us- 
ted, mi único Jefe, compláceme íntimamente presentarle hoy mis más sin- 
ceras congratulaciones por su exaltación a la Presidencia de la República pa- 
ra bien de la Patria. 

Amigo y subalterno, 

Federico R. Matheus 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Partidario decidido de la Causa de Diciembre, me es grato felicitarlo 
por su elección para Presidente de Venezuela. 

Ramón Gómez Valero. 



176 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Seíwr General J. V. Gómez. 

Le felicita efusivamente y lo abraza su leal amigo, 

Valarino de Lorena. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Dígnese aceptar un estrecho abrazo de felicitación, por su elección de 
Presidente de la República. 



Su servidor y amigo, 



Luis Alvarado. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito a usted por la justísima elección del Congreso Nacional. 
Su amigo de siempre, 

Ramón Carcaño Morales. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Poseído de patriótico entusiasmo acabo de presenciar la sesión del Con- 
greso Nacional, en que ha sido usted elegido para presidir los destinos de 
Venezuela en el próximo período constitucional. Por la alta significación 
que este hecho reviste en nuestra vida republicana, lo felicito con toda la 
efusión de mi cariño partidario, felicito a la Patria por el inmenso caudal de 
bienes que para ella representa su elección, y al Congreso por la gloria de 
haberla hecho, realizando así la suprema aspiración de los venezolanos. 

Lo abraza su subalterno y amigo, 

Ramón Rodríguez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Presento a usted mis sinceras felicitaciones. 
Su amigo y servidor, 

José Manuel Landa L. 



DEL GENERAL GÓMEZ 177 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
■ Con debido respeto y placenteramente lo felicito. 
Amigo y subalterno, 

Osear Matrero D. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Reciba la sincera felicitación de su admirador y buen amigo, 

Moisés Bauder. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicita cordialmente su amigo de corazón, 

Tomás González, hijo. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis felicitaciones muy sinceras por su exaltación al poder. 
Su siempre amigo, 

Jesús M- Planchart. 



De Antímano, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Sinceramente como amigo y subalterno de usted, le envío mi felicitación. 

José María Hernández U. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mi felicitación y créame como sjempre su leal amigo y subal- 
terno. 

Respetuosamente, 

[tilia g. Oramag, 
23 



178 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V- Gómez. 

Elección hecha en usted por Congreso Nacional para regir destinos de 
la Patria involucra paz y progreso. 

Fervorosos y leale3 amigos de usted y de la gloriosa Causa de Diciem- 
bre desde su génesis, estamos de plácemes por tan trascendental suceso. 

Teófilo Machado, Gil Ruiz Cadenas. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Lo felicito por su elección para Pratidente Constitucional de la Repú- 
blica. 

J. A. Viso. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. . - . j 

Respetado Jefe y amigó: 
Por elección popular y con el beneplácito de todos los buenos hijos de 
la Patria, ha sido usted nombrado Presidente Constitucional de Venezuela. 
Por tan fausto suceso mis felicitaciones más sinceras. 
Subalterno y amigo, 

Calixto Velandia B. 



Caracas-: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. ■> ,., 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Presentóle mis más cordiales felicitaciones por la designación hecha en 
usted para ejercer el cargo de Presidente Constitucional de la República. 

Le deseo largos aftos de ventura personal y me repito su seguro servidor 
y amigo, 

Lope Tejera, 



ftfiL CENÉRAL GÓMEZ 179 



Caracas: 3 de mayo de 1915, 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Señor Genera) : 
Amigo político y personal de usted celebro su elección para Presidente 
Constitucional de Venezuela; y me congratulo con usted por tan honrosa 
cuanto merecida distinción. 
Su amigo, 

J. M. Hurtado Machado. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi distinguido General y amigo: 
Acabo de informarme con satisfación de su advenimiento a la Presiden- 
cia de la República, alto honor con que la Representación Nacional le ha in- 
vestido a usted en el actual momento histórico. 

Le envío por ello, mis sinceras felicitaciones, y hago votos porque el éxi- 
to más completo le acompañe siempre en sus labores de Magistrado. 
Su amigo afectísimo, 

Rafael Medina Torres. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su subalterno de siempre se encuentra en este momento lleno de orgullo 
y satisfacción por su elección para la Primera Magistratura en el período 
constitucional. 

Lo saluda su verdadero amigo y servidor, 

Santiago Otalora. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El Congreso Nacional al elegirlo a usted hoy Presidente Constitucional 
de la República, ha llenado las aspiraciones del País. 
Con tal motivo lo felicita su leal y verdadero amigo, 

P. Domínguez Z. 



180 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Al congratularme con usted por su elección para regir los destinos de la 
Patria, felicito a ésta por tan magno suceso. 
Amigo y compatriota, 

L. Romero Sánchez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi. respetado General y único Jefe: 
Si la elección de Presidente Constitucional de la República recaída en 
usted colma el deseo de los venezolanos amantes de la paz y del trabajo, 
doble motivo de justo orgullo y de la más intensa satisfacción es para los 
que, amigos de usted de muy atrás y adscritos sin reticencias á la Gran 
Causa de Diciembre, desde su origen, no tenemos otra norma que sus prin- 
cipios ni otro Jefe que usted. 

Por tan grato suceso envióle mi abrazo de congratulación. 
Su leal amigo y subalterno, 

F. Salva.no Briceño. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

Por la feliz elección del Congreso nombrándolo Presidente Constitucio- 
nal de la República, respetuosamente lo felicita su amigo y subalterno, 

Antonio Martínez Sánchez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con gusto lo felicito cordialmente por la elección con que lo ha honrado 
el Congreso Nacional interpretando fielmente el deseo del pueblo vene- 
zolano. 

Su amigo, 

Miguel Roberto Castillo. 



DEL GENERAL GÓMEZ Í81 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acaba de resonar en el recinto del Congreso Nacional el nombre de us- 
ted aclamado unánimemente para regir los destinos de Venezuela en el 
próximo período constitucional. 

Lo felicito muy sinceramente. Su atento amigo, 

C. L. Febres Cordero. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Como verdadero amigo de usted me complazco en enviarle mi respetuo- 
sa congratulación por la elección recaída en usted para regir los destinos 
constitucionales del País, trascendental acontecimiento que afirma una vez 
más la paz respetable y respetada fundada y sostenida por usted para bien 
de los pueblos. 



Su adicto amigo, 



Bartolomé T. Núcete- 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con el entusiasmo más sincero dirigimos a usted nuestras respetuosas 
congratulaciones por la justiciera honra que le ha discernido el Soberano 
Congreso Nacional al elegirlo Presidente Constitucional de la República. 

La Patria está de plácemes, pues ve en usted, con hechos ya cumplidos, 
al fuerte sustentador de la paz, germen fecundo de todos los beneficios. 

Rafael Carlas, A. J. Delgado Gómez, J. A. Zavarse, Luis Zagarzazu. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Amante de la paz y del trabajo, que están garantizados con la acertada 
elección de usted para Presidente de la República, lo felicito cordialmente y 
me congratulo con la Patria. 

Su amigo, 

Miguel S. Espejo. 



182 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Me es grato presentar a usted mis cordiales felicitaciones por la mereci- 
da confianza con que lo ha distinguido el Congreso Nacional al elegirlo para 
regir los destinos del País en el período constitucional que se inicia. 

Su servidor y amigo, 

Alejandro Chataing. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis efusivas felicitaciones por su elección para regir los destinos 
de nuestra amada Patria en el próximo período constitucional. 
Lo abraza su amigo^y subalterno, 

Benjamín Olivieri. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Celebro con entusiasmo la elección hecha por el Congreso Nacional, co- 
mo triunfo de mis propios deseos. 

Lo felicito y me felicito como verdadero amigo suyo que soy. 

Juan Domingo Pérez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Le presento mis felicitaciones muy sinceras. 

Guillermo F. de Arcila. 
I . 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

He acogido con entusiasmo y cariño la elección que hizo en usted el Con. 
greso Nacional. 

Sinceras congratulaciones de su amigo, 

Andrés E. de la Rosa.. 



DEL GENERAL GÓMEZ 183 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba las más sinceras felicitaciones de su respetuoso afectísimo amigo, 

Pedro M- Manrique Arvelo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915- 
Señor General J. V. Gómez. 

Su elección a la Presidencia de la República significa paz y progreso. 

Mis más entusiastas congratulaciones como venezolano y verdadero ami- 
go de usted. 

Alberto Hernández. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V . Gómez. 

Maracay. 

Tan entusiasta y respetuosa, como corresponde a mi partidarismo por 
usted, es esta felicitación . 

Si Venezuela está de plácemes por la elección de usted para regir sus 
destinos, es natural que ese alborozo se exprese en forma perdurable, y na- 
da mejor que la frase escrita para llenar este objeto. 

Quedan, pues, consignados en esta carta los sentimientos de vehemente 
y patriótica alegría que experimento con motivo del nombramiento de usted 
para Presidente Constitucional de la República. 

Su adicto amigo y subalterno, 

Rafael Montenegro . 



Caracas: 10 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Maracay . 

Mi respetado Jefe y amigo: 

Ayer llegué a esta ciudad, a donde he venido con el único objeto de pre- 
sentar a usted personalmente, en mi propio nombre y en el de mis hermanos 
Pedro y Manuel, nuestras cordiales felicitaciones por la elección que el 
Congreso Nacional, interpretando fielmente la voluntad del pueblo de Vene- 
zuela, ha hecho en usted, para presidir sus destinos, en el presente período 
constitucional , 

Acertadísima elección conque Ja Patria agradecida ha querido manifes-- 



184 LA ELECCIÓN 



tar su gratitud y su adhesión al Servidor conspicuo a quien debe su bienes- 
tar presente y en quien vinculan las esperanzas del porvenir. 

Tan luego instale a dos de mis hijos que me acompañan, regresaré a esa 
ciudad a cumplir mi grata misión si usted me hace el honor de permi- 
tírmelo . 

Respetuosamente me suscribo de usted su adicto amigo y servidor, 

Luis Lizarraga. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 
Respetado Jefe y amigo: 

Hoy es motivo de grandes regocijos para nuestra querida Patria, por el 
grande acontecimiento de ser usted, por el voto popular, electo Presidente 
Constitucional de la República; y reciba mis más fervientes felicitaciones 

Subalterno y amigo, 

A. Aponte C. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La gratitud del pueblo venezolano manifestóse ayer solemnemente en 
el Soberano Congreso, con la elección hecha en usted para Presidente Cons- 
titucional de la República. 

Congratulóme con usted por esta nueva y justiciera distinción en la que 
está envuelta la paz y el progreso de Venezuela . 

Su subalterno y amigo, 

Joaquín Luzardo Ch. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nos complacemos en felicitar a nuestro Benemérito Jefe por la elección 
hecha en el Congreso Nacional para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica. 

Sus amigos y subalternos, 

Luis J. Quintero, Marcos A. Gámez, Heriberto Quintero, 



DEL GENERAL GÓMEZ 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lleno de satisfacción por haberlo elegido el Congreso para Presidente 
Constitucional de la República, me felicito como su leal subalterno. 

Juan Angarita. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como partidario decidido y amigo verdadero de usted, me encuentro de 
plácemes por la digna elección hecha por el Congreso Nacional en la perso- 
nalidad de usted, para regir los destinos de la Patria. 

Ruégole aceptar mis felicitaciones. 

Su amigo y subalterno, 

Rafael Volcán S. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Le envío mi respetuosa felicitación por la elección recaída en usted para 
Presidente Constitucional de la República. 
Su afectísimo amigo. 

R. Rendiles. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Por la elección que ha hecho en usted el Congreso Nacional para regir 
la Repúbliica en el período constitucional que se inicia, me complazco en 
enviarle mis sinceras felicitaciones ratificándole mi adhesión y lealtad. 

Lo abraza su amigo, 

Luis de Pascuali . 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. H 

Presentóle mis respetuosas y efusivas felicitaciones por la elección con 
que el Congreso Nacional acaba de honrarlo premiando así sus importantes 
servicios a la Patria . 

Su amigo y subalterno, 

Francisco Méndez. 
24 



186 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por la elección recaída en usted para Presidente de la República, envióle 
mi franca congratulación . 
Amigo y subalterno, 

Arcángel Mora C. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La paz de la República asegurada con la solemne elección hecha por el 
Congreso Nacional en usted. Como procer de la Federación, reciba mis fe- 
licitaciones . 

Lo abraza su viejo, 

General Venancio A. Morín. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su exaltación a la Presidencia, muy merecida, felicitólo. 
Subalterno y amigo, 

G. Montilla Vázquez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acaba usted de ser electo Presidente de la República para e¿ próximo 
período. 

Por tan merecida distinción, lo abrazo y lo felicito sinceramente . 
Adicto subalterno y amigo, 

Manuel E. Cabrices. 



Señor General J, V. Gómez. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Mi respetado Jefe: 

Circunstancias propicias a mis sentimientos de definido partidarismo, 
me proporcionan la intensa satisfacción de haber presenciado el más eleva- 



DEL GENERAL GÓMEZ 187 



do acto de gratitud y de justicia del Soberano Congreso Nacional, eligiendo 
a usted por unánime y solemne aclamación, para regir los destinos de la 
Kepública en el primer septenio constitucional. 

Es así como lo han reclamado los buenos hijos de la Patria y así cual lo 
merecen las revelantes ejecutorias de quien, con timbres de gloria, ha pres- 
tigiado en la conciencia popular su nombre de Magistrado integérrimo y de 
Caudillo invicto; de' usted, General, cuyo es el inmarcesible lauro de haber 
colocado a Venezuela en el rango eminente de adelanto con que se impone 
a la contemplación de propios y extraños, con el solio de la paz por ej ida; 
por divisa, el gonfalón hermoso del progreso; por salvaguardia, el decoro 
del Ejército mejor organizado que jamás hasta ahora se haya visto en el 
-País; por impulso incontrastable, la inspiración de esa firme voluntad de 
usted, que, encaminada siempre al bien le ha conquistado tan grandiosos 
triunfos, así en las bregas reñidas del campo de Marte, como en las arduas 
labores de la política y de la Administración. 

Uno mis calurosas felicitaciones a las que, en patriótico concierto, le 
tributan todos los buenos ciudadanos por suceso de tan elevada trascendencia, 
y son mis votos fervientes porque el mejor acierto siga privando en las su- 
premas deliberaciones del Gobierno de usted. 

Complaciérame en ratificarle ahora la inquebrantable consecuencia de 
mi amistad y mi leal adhesión personal y política, si no considerara que de 
mi para usted, ya es improcedente esa nueva postulación de mis sentimien- 
tos, tan solemnemente consagrados están ante su conciencia y ante la pública 
opinión. 

Respetuosamente, su compatriota y subalterno, 

1 A. Acosta Medina 



De Carúpano, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acaba de sorprenderme la grata nueva de que el Soberano Congreso de 
la República, atento a los intereses de la Causa y de las legítimas aspiracio- 
nes de los pueblos, ha elegido a usted para presidir el próximo período 
constitucional. 

Como amigo insospechable de usted y como sostenedor decidido de la 
civilizadora Causa de Diciembre, le envío mis mas sinceras felicitaciones. 

Su amigo y subalterno, 

Gregorio Rivas Maza. 



188 LA ELECCIÓN 



De Carúpano, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Como amigo personal y político de usted, presentóle mis sinceras felici- 
taciones. 

Matías Rojas Moret. 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Por justa y merecida elección que para regir los destinos de nuestra Pa- 
tria han hecho en usted los representantes de la Soberanía Popular, reciba 
mis sinceras felicitaciones. 

Su amigo, 

A. Lujan Larrazábal. 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mas patrióticas felicitaciones. 
Subalterno y amigo, 

Ildemaro Urdaneta. 



De Carúpano, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Orgulloso apresuróme a enviarle mis calurosas congratulaciones, por 
designación justiciera del Congreso Nacional para presidir usted constitu- 
cionalmente los destinos de la Nación. 

Su subalterno y amigo, 

Eulalio Rodríguez. 



De Carúpano, el .3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Acabo de recibir la fausta nueva de haberle designado a usted el 
Congreso Nacional para regir los destinos de la Nación en el período consti- 
cional. 

En nombre de las fuerzas Que comando y en el mío pi'opio, le envío mis 
patrióticas felicitaciones. 

Su amigo, 

José Salaya. 



DEL GENERAL GÓMEZ 189 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como admirador de sus glorias y decidido partidario de la gran Causa 
de la Rehabilitación Nacional, me complazco en enviarle mis cordiales feli- 
citaciones. 

Subalterno y amigo, 

Antonio S. Flores. 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Honrado usted por la voluntad popular, representada por el Congreso 
de la Nación para regir los destinos de Venezuela en el período constitucio- 
nal, me es altamente satisfactorio presentarle mis calurosas felicitaciones. 

Su amigo, 

Gerónimo Martínez Vallenilla. 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Presento a usted mis respetuosas y cordiales felicitaciones por la mere- 
cida elección recaída en usted para Presidente de la República. 

Amigo, 

Juan S. Orsini. 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Muy grato me es felicitarle por la elección que el Congreso Nacional hizo 
en usted para la Primera Magistratura de la República. 
Su amigo afectísimo, 

Pedro J. Jáimez. 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Presento a usted, a la Patria y a la Causa de Diciembre, mis efusivas 
felicitaciones por la noble decisión del Soberano Congreso Nacional, exaltán- 
dolo a la Primera Magistratura de la República, interpretando fielmente los 



190 LA ELECCIÓN 



sentimientos de gratitud que guarda el pueblo de Venezuela para su egregio 
Rehabilitados 

Su adicto amigo, 

Arturo Ermini. 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para presidir los destinos de la República, es la ma- 
nifestación más elocuente que hace el País de su ferviente anhelo para que 
se perpetúe el imperio de la paz. 

Por ello, al congratularme, felicito a la Patria. 

Amigo y compadre, 

Juan A. Subero. 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para Presidente Constitucional de la República, es 
garantía de paz y de progreso para Venezuela. 

Como leal subalterno y decidido amigo de usted, me congratulo y felici- 
tóle. 

E. Delgado Casanova. 



De Carúpano, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Amigo de usted y elemento de la gloriosa Causa de Diciembre, envióle 
mis felicitaciones por la acertada elección recaída en su persona para presi- 
dir los destinos de la Patria. 
Respetuosamente, 

J. M. Brito S. 



De Carúpano, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Reciba usted mis respetuosas felicitaciones, estando de plácemes por 
ver nuevamente en la Suprema Dirección de los Destinos Nacionales al exi- 
mio ciudadano, cuya patriótica labor he apreciado de cerca en el importante 
ramo de la Instrucción. 

Su adicto servidor y amigo, 

Jesús A. Alcalá. 



DEL GENERAL GÓMEZ 191 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V: Gómez. 

Maracay. 
Mi distinguido Jefe y amigo: 
Con el mayor alborozo y después de votar por su nombre para la Presi- 
dencia Constitucional de la República en el período de 1915 a 1922, envío a 
usted mi felicitación muy sincera. 

Como uno de los Representantes de la Soberanía del Estado Falcón, es- 
tuve de presente en el gran día en que el Congreso practicó su elección y la 
fruición con que Caracas ha recibido esta noticia es como los prolegómenos 
de la gran obra de verdadera rehabilitación que se inicia. 

Sincero amigo de usted, me congratulo de haber contribuido con mi hu- 
milde voto a llevarlo a usted a esa alta curul, en premio de sus grandes me- 
recimientos para con la Patria. 
Su adicto amigo, 

Francisco de León Rivas. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe: 
Por telégrafo 'me fué placentero enviarle mis patrióticas felicitaciones 
por la merecida justicia que le acaba de otorgar el Congreso Nacional, eli- 
giéndolo Presidente Constitucional de la República. ■ 

Como Diputado y como leal amigo de usted, me ha complacido mucho 

esta espléndida elección, que tiene, sobre todo, el mérito indiscutible de que 

fué espontánea y unánime como es espontáneo y unánime, el cariño hacia 

usted, que priva entre todos los miembros del Congreso. i 

Su amigo y subalterno, 

Adán Hermoso Tellería. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado amigo: 
Las felicitaciones que se me ocurre dirigir, con motivo de la elección de 
usted para Presidente de la República, en el período constitucional de 1915 
a 1922, no son precisamente para usted, sobre cuyos hombros va a gravitar 
el abrumador fardo de la labor directiva de la Nación. 



192 LA ELECCIÓN 



Tales felicitaciones deben ser más bien para la Nación misma, puesto 
que los destinos de ésta quedan desde luego garantizados por la fuerza de las 
armas que ha sabido usted llevar inteligentemente a su máximun de eficacia, y 
por el incontrastable poder de prestigio que da al nombre de usted la regulari- 
dad que ha sabido imprimirle a la Administración Pública desde que inició 
la era redentora de Diciembre. 



Créame su adicto amigo, 



Max. Lores. 



De Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gome:. 

Lo felicito patrióticamente por la designación merecida hecha en usted 
para presidir los destinos del País en el período constitucional que se inicia, 
y hago votos muy sinceros por la felicidad de la Patria. 

Respetuosamente lo saluda su amigo, 

V. Aristiguieta. 



De Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al felicitarlo en el día de hoy pido al cielo por su salud, para bien de 
la Patria y de mi Causa que es la suya. 
Lo abraza su amigo y subalterno, 

Ignacio Ríos. 



De Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Hoy que las miradas del pueblo venezolano se dirigen a usted por haber 
sido elegido para regir la Primera Magistratura de la República, que se 
abre una nueva etapa para la feliz realización de la obra magna de los idea- 
les de la Patria y ya que hasta ella llegan los reflejos de los insólitos aconte- 
cimientos mundiales, le tocará a usted por fuerza solucionar grandes pro- 
blemas económicos en la aurora de su Gobierno, pero saldrá avante y los 
días constitucionales se deslizarán tranquilos y serenos. La paz es inconmo- 
vible; los sucesos mismos del viejo mundo imposibilitan de hecho los disiden- 
tes políticos del exterior y tendrá usted campo de acción para desarrollar sus 
meditados planes en favor de los intereses de los pueblos. Por demás está 
decirle todo esto; su claro criterio y su práctica de las cosas, le hacen ver 
todo como la luz del día; pero faltaría yo a una satisfacción íntima de mi es- 
píritu, si no dirigiese hoy un vaticinio a su mañana de Magistrado y no 
hiciera un voto más, si cabe, en este día, por sus futuras glorias. 



DEL GENERAL GÓMEZ 193 



El equilibrio mundial por ley sociológica tornará a su nivel y nuestra Ve- 
nezuela, grande por su tradición y por sus hechos, leerá en el ejemplo del 
viejo continente para aleccionarse, guiada felizmente por usted. Permita, 
que lejos como estoy, a la par de mi espíritu vaya este telegrama a llevarle 
el efusivo abrazo de subalterno y amigo agradecido. 

J. Asunción Ríos. 



De Bolívar, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi entusiasta felicitación. 
Su leal amigo, 

Pedro M. Sucre. 



De Bolívar, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por la elección recaída en usted para Presidente Constitucional de la 
República, complázcome en felicitarlo muy sinceramente. 
Su amigo y subalterno, 

J. F. Irazábal R. 



De Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito a la Patria por su elección para Presidente Constitucional de 
la República. 

Su amigo verdadero, 

D. B. González. 



De Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Regocijado por su exaltación a la Primera Magistratura del País, lo 
felicito efusivamente. 

Su amigo y subalterno, 

Augusto Celis Plaza. 



25 



194 LA ELECCIÓN 



De Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

No es esta la primera vez que empuña usted las riendas del Poder para 
regir los destinos de nuestra amada Patria; y por ello sabemos todos los ve- 
nezolanos que está muy bien representado todo su grandioso porvenir y el 
bienestar de todos sus hijos. Al felicitarle patrióticamente por el merecido 
puesto con que le ha sabido distinguir tan acertadamente el Congreso Nacio- 
nal, lo hago también a ese Soberano Cuerpo, pues la elección recaída en 
usted para Presidente de Venezuela es a contentamiento de la soberanía 
popular. 

Congratulóme con usted y felicito a la Nación. 

Su amigo, 

Blas A. Pazos. 



De Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis cordiales parabienes por su elección a la Presiden- 
cia Constitucional de la República. 
Su respetuoso amigo y servidor, 

B. Tavera Acosta. 



De Bolívar, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como entusiasta servidor de usted y amigo respetuoso, apreciador de 
las cualidades sobresalientes que garantizan la paz y la prosperidad de Ve- 
nezuela, presentóle mis cordiales felicitaciones por su elección para Presi- 
dente Constitucional de la República en el nuevo período. 

Su adicto amigo, 

Tomás A. Navarro. 



De Bolívar, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nunca como hoy los Represantes de la Soberanía Nacional han satisfe- 
cho con la elección de usted para regir los destinos de la República, las su- 
premas aspiraciones populares. 

Lo felicito efusivamente. 

Su amigo y subalterno, 

Román González. 



DEL GENERAL GÓMEZ 195 



De Bolívar, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Soberano Congreso Nacional, eligiéndolo a usted para Presidente de 
la República en el período constitucional, ha interpretado a cabalidad la vo- 
luntad de los venezolanos. 

Soldado de la Causa Rehabilitadora, me llenan de regocijo estos actos de 
justicia y al presentarle a usted mis respetuosas congratulaciones, felicito a 
la Patria que usted ha engrandecido. 

Su amigo y subalterno, 

Lucio Celis Camero. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su acertada elección para Presidente Constitucional de la República es 
motivo de satisfacción para los venezolanos, pues de ella se derivan el afian- 
zamiento de la paz y el progreso efectivo de nuestra querida Patria. 

Su adicto amigo, 

R. Carrillo León. 



De Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El Luchador presenta a usted sus congratulaciones por la distinción que 
ha hecho en su persona el Congreso Nacional para regir la Presidencia 
Constitucional de la República. 
Compatriotas y amigos, 

Hermanos Suegart. 



RAÚL SOULES. 

se complace en saludar a usted muy atentanlente, con ocasión de presentarle 
sus sinceras felicitaciones por haber obtenido el voto unánime para regir la 
Primera Magistratura del País en el presente período constitucional, lo cual 
constituye el bienestar y prosperidad de él y sus habitantes. 
San Cristóbal: 6 de mayo de 1915. 



196 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Muy respetado General y amigo: 
La elección recaída en usted para regir los destinos de la Patria garanti- 
za la paz de Venezuela. 

Al felicitarlo personalmente, felicito a la Nación, al comercio y a las in- 
dustrias. 

Su afectísimo amigo y respetuoso servidor, 

Rod. Esquivar. 



De San Joaquín, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El fausto acontecimiento de su elección para Presidente Constitucional 
de la República, satisface a cabalidad las aspiraciones ciudadanas, vincula- 
dos como están en usted los nobles ideales patrióticos que lo animan por el 
progreso de la Nación. 

Como sectario decidido de la Causa de Diciembre, presentóle mis con- 
gratulaciones. 



Su amigo y subalterno, 



Antonio José Sánchez F. 



De Valencia, el 3 de mayo 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Tengo la honra de presentarle mis patrióticas y amistosas felicitaciones 
por su acertada elección para la Presidencia de la República. 
Su amigo muy adicto, 

C. Velasco Paredes. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al congratularme con usted, por su elección para la Presidencia de la 
República, me congratulo a la vez con la Nación, porque ésta quedará con su 
grandeza y bienestar; y la paz pública, fuente de todo bien, quedará asegura- 
da para siempre. 

Con el mayor alborozo lo felicito. 

Su leal amigo y compadre, 

Fabián de Jesús Díaz, 



DEL GENERAL GÓMEZ 197 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. s 
Señor General J. V. Gómez. 

Permítame que prescindiendo de mi condición de extranjero y acatando 
los principios de justicia que son cosmopolitas, lo felicite muy sinceramente, 
y le recuerde que su amigo y subalterno en las faenas del trabajo se siente 
orgulloso con la designación verificada en usted por el Soberano Congreso de 
la República para regir sus destinos, y satisfacer de esa manera a la ciuda- 
danía laboriosa y consciente de sus propios derechos. 

Soy su amigo y sincero admirador, 

Antonio Madia. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Compláceme su elección para regir los destinos de mi Patria. 

Usted sabe que soy su amigo desinteresado, pero dispuesto a ofrendár- 
selo todo llegado el momento. 



Abrazólo afectuosamente, 



Acisclo Sisóes Patino. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Acaba de circular Boletín anunciando su elección para regir nuevamen- 
te los destinos de Venezuela. Por acontecimiento tan trascendental que 
realiza las esperanzas de sus amigos e involucra días de grandeza para la 
Patria, le envío mis efusivas congratulaciones. 

Su amigo, 

Roberto Andará. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito cordialmente por su exaltación a la Primera Magistratura de 
la República. 
Su amigo, 

Eliodoro Snárez. 



198 LA ELECCIÓN 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Al congratularme con los pueblos de Venezuela, porque ven cumplidas 
sus más legítimas aspiraciones con la elección de usted para Presidente Cons- 
titucional de la República, siento íntima satisfacción al felicitar al eximio 
compatriota, por la merecida distinción. 

Su adicto amigo, 

P, Alejo Machado. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis parabienes por su elección a la Presidencia de la República, hecha 
por el Soberano Congreso Nacional, representante de los pueblos, que con 
justa razón le han aclamado. 

Su amigo, 

Felipe Irigoyen. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Mi distinguido General y amigo: 
Mis sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

Augusto Viso. 

Fechado en Isabelica. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Respetuosamente presento a usted mi sincera felicitación. 
Lo abraza cerdialmente su leal amigo y subalterno, 

Teodosio Ramírez F. 



De Valencia, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La justiciera elección que el Soberano Congreso Nacional ha hecho en 
usted para regir los destinos de la Patria en el período constitucional, es la 
interpretación fiel y genuina del querer del pueblo venezolano, que vé en 



DEL GENERAL GÓMEZ 199 



usted garantizados la paz, el orden, el decoro nacional, y amplios horizontes 
en el campo del trabajo. 

Sírvase aceptar, respetado General, la felicitación más sincera de sus 
leales y decididos subalternos y amigos, 

Ignacio Hernández, A . J. Illarramendi. 



De Valencia, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigos verdaderos de usted y de la Causa de Diciembre, lo felici- 
tamos sinceramente. 

Florencio Olaizolah-, Miguel PovedaB., Luis M. Parra- 



Be Valencia, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

De la manera más efusiva envióle hoy sincera felicitación. 
La elección recaída en usted para regir los destinos de Venezuela es una 
garantía verdadera para ver a nuestra amada Patria próspera y feliz. 
Lo saluda su leal subalterno y amigo, 

Ramiro S. González. 



Maracaibo: mayo 24 de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay . 
Trastornos de salud me han impedido felicitar a usted por su eleción de 
Presidente Constitucional de la República . No podía obrar de otra manera 
el Soberano Congreso Nacional, Cuerpo al cual desearía haber pertenecido . 
Dios guarde a usted muchos años para bien de la República . 
De usted atento seguro servidor y amigo q . b . s . m . 

Simón Montiel P. 



ROBINSON GARCÍA, 

felicita y abraza efusivamente a su amigo el General Juan Vicente Gómez, 
por haber sido electo Presidente Constitucional de Venezuela sin la menor 
insinuación oficial. 

San Antonio: 11 de mayo de 1915 . 



200 LA ELECCIÓN 



Mérida: mayo 4 de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maraeay . 
Respetado General y amigo: 

Ya como amigo político y como subalterno de usted, me es grato signi- 
ficarle que ha sido de inmensa satisfacción para mí el hecho de recaer en us- 
ted la elección para Presidente Constitucional déla República. Por tan acer- 
tada elección hecha por el Congreso Nacional, reciba usted mis entusiastas 
felicitaciones, así como debemos todos los buenos hijos de la Patria congra- 
tularnos y estar altamente satisfechos de que usted asuma de nuevo la Pre- 
sidencia Constitucional de la República por aclamación del pueblo venezola- 
no que desea la paz y el bienestar general, y que está convencido, una vez 
más, que sólo usted encaminará el país por el sendero del engrandecimiento 
y dará paz y tranquilidad al hogar venezolano . 

Reciba, pues, mis más sinceras congratulaciones" y créame que pediré 
siempre al Dios de las Naciones por su salud y bienestar, para que siempre 
esté al frente de los destinos de la República, como un buen padre de sus 
hijos. 

Su leal amigo y subalterno, 

Santiago Rodríguez. 



TEÓFILO VELASCO, 

saluda y felicita respetuosamente a su Jefe y amigo General Juan Vicente 
Gómez, por la honrosa cuanto merecida distinción con que lo ha investido 
justicieramente el Soberano Congreso Nacional, al nombrarlo Presidente 
Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela en el septenio que em- 
pieza a regir. 

Independencia, mayo 6 de 1915 . 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Tanto yo como el personal de este buque que me honro en comandar 
estamos de pié esperando las órdenes de nuestro único Jefe, a quien felici- 
tamos muy de veras por la merecida elección del Congreso Nacional re- 
caída en usted para Presidente Constitucional de la República. 

Su amigo subalterno, 

Nieves Navarro. 



DEL GENERAL GÓMEZ 201 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V . Gómez. 

La elección del Soberano Congreso, que interpretando las aspiraciones 
del pueblo venezolano lo designa a usted para regir sus destinos, es justa 
recompensa al modesto y probo Magistrado, que ha consagrado sus mayores 
esfuerzos en afianzar en la paz el verdadero engrandecimiento de la Patria . 

Reciba las cordiales felicitaciones de su amigo y subalterno, 

F. García, hijo. 



De Puerto Cabello, el 3 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V. Gómez. 

Felizmente interpretada la voluntad popular para que rija usted los des- 
tinos del País, en el nuevo período constitucional, congratulóme con la Pa- 
tria, y sírvase aceptar mis respetuosos y sinceros parabienes. 
Su amigo y subalterno, 

Ramón Millán. 

Comandante del Zumbador. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Reciba mis respetuosos y sinceros parabienes por su elección a la Pre- 
sidencia Constitucional de la República . 
Su amigo y subalterno, 

Rubén T. Casanova N. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba la felicitación sincera de su respetuoso servidor, 

Paulo E. Pina. 



De Morón, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis más cordiales y sinceras felicitaciones, por haber sido tan 
dignamente elegido por el Congreso Nacional, Presidente Constitucional de 
26 



202 LA ELECCIÓN 



la República, lo cual es gloria para nuestra querida Patria, en que se harán 
más estables el progreso y la paz . 

Mis congratulaciones. 

Su amigo, 

Roso Chacón. 



De Puerto Cabello, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional, interpretando la voluntad del pueblo, lo ha ele- 
gido Presidente Constitucional de la República; y sus amigos y subalternos, 
justamente complacidos, nos congratulamos con usted. 

Isaac Vülamizar. 



De Tovar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Gomo amigo personal de usted y como partidario insospechable de la 
gloriosa Causa de Diciembre, felizmente iniciada por usted, me congratulo 
y lo felicito sinceramente por el nombramiento rfecaído en usted para presi- 
dir la República en el período constitucional que se inicia. 

Lo abraza su amigo, 

J. Elias Martínez. 

Fechado en Zea. 



De Guanare, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional, consecuente con los deseos del pueblo venezola- 
no, designó a usted ayer para regir los destinos de Venezuela. 

Me es grato, como patriota y amigo suyo, felicitarle y felicitar a la Re- 
pública. 

Su amigo, 

Genaro Silva Pérez. 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La elección hecha en usted para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica por el Congreso Nacional, es el paso más acertado del Soberano Cuer- 



DEL CENERAL GÓMEZ 203 



po en este momento histórico, porque invo'ucra la más justa sanción al pro- 
pulsor de su progreso y rehabilitador de sus fueros. 
Lo abraza y felicita su adicto amigo, 

J- F. Veracoechea. 



De Tovar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Justa complacencia y m tivo de íntimo júbilo significa para mí, su acer- 
tada cuanto honrosa desi nación para regir los destinos de la República, y 
han andado bien inspirados los altos representantes de la voluntad popular, 
al elegirlo a usted para tan delicado cargo, porque usted vincula para la Pa- 
tria la ventura de sus destinos. Como amigo sincero de usted y sectario leal 
de la Causa de Diciembre, y como fervoroso admirador de sus virtudes de 
repúblico, me complazco en presentarle muy respetuosamente mis ingenuas 
felicitaciones. 

Su adicto amigo y subalterno, 

Jesús M. Gallegos. 



De Tovar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Los representantes de los pueblos han sabido interpretar sabiamente el 
querer de la Nación, al elegir a usted para regir sus destinos, y es por tan 
feliz suceso, que augura para la Patria días de prosperidad y grandeza bajo 
la egida de esta paz estable y fecunda en bienes que usted ha sabido im- 
plantar. La Municipalidad de este Distrito, por sí y a nombre de la ciudada- 
nía de Tovar, presenta sus sinceras y patrióticas congratulaciones , 

El Presidente, M. R. Núcete; el Primer Vicepresidente, Alipio Burgue- 
ra; Segundo Vicepresidente, Felipe González A- ; Síndico Procurador, Fran- 
cisco F- Mora: Vocal, Adonai Saárez; Vocal, Eliodoro Codina; Secretario, 
V. I. Avendaño. 



De Guanare, el 4 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V. Gómez. 

Con verdadero entusiasmo felicito al patricio venezolano quien por mil 
títulos y altos merecimientos se ha hecho acreedor a la confianza y cariño 
del pueblo venesolano . 

Su admirador y amigo, 

Marco Tulio Torres. 



204 LA ELECCIÓN 

I 

De Guanare, el 4 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V., Gómez. 

Su presencia en la Primera Magistratura Nacional es la garantía más 
segura de la paz, que es el ideal del pueblo venezolano. Por tal motivo le 
presento mis sinceras felicitaciones. 

Su amigo, 

C. Pinto Abreu. 



Caracas: 14 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General y amigo: 
Al dirigirle a usted mis cordiales felicitaciones por su exaltación a la 
Presidencia de la República, emanada de la voluntad popular, fielmente in- 
terpretada por el Soberano Congreso de la Nación, formulo mis más sinceros 
votos por la salud de usted, que en sí encarna la salud de la Patria. Que el 
Dios de las Naciones lo inspire como hasta hoy, en la sabia política de paz, 
unión y progreso, para ver realizados los altos fines de su extraordinaria 
misión. 

Lo saluda respetuosamente su servidor y amigo, 

D. A. Colmenares. 



£S De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. > 

Mis respetuosas y sinceras felicitaciones. 

Su actuación en el septenio que comienza, involucra junto con una era 
de paz, el verdadero engrandecimiento de la República hacia un glorioso 
porvenir. ^ 

Su amigo agradecido, 

Alejandro Otalora. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Reciba mi sincera felicitación. 

Su amigo y subalterno, 

Pedro J. Macció. 



DEL GENERAL GÓMEZ 205 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. \ 

Su elección para Presidente Constitucional, lléname de júbilo. 
Reciba junto con mis sinceras felicitaciones, las protestas de mi adhe- 
sión personal y política. 
Adicto amigo, 

Domingo Cedeño- 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

La tripulación del buque que comando, llena de alegría y contento, me 
exige eleve a su alto conocimiento su felicitación, por la designación y la con- 
fianza que han depositado en usted los pueblos de la República, para condu- 
cirnos por el camino del respeto y de la paz en este nuevo período consti- 
tucional. 

Exigencia que llevo a efecto en unión de ellos, con la mayor satisfacción. 

Subalterno y amigo, 

J. Rafael Lares. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V.. Gome:. 

Con el júbilo que experimentamos todos sus buenos amigos, celebro al- 
borozado la elección de usted para presidir los destinos de la Patria. 
Subalterno y amigo, 

D. G. Elster. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su exaltación a la Presidencia Constitucional de la República, involucra 
timbre de orgullo para la Patria, labor asidua para el progreso y honor in- 
discutible para la República. De hoy más en las almenas del Capitolio Fede- 
ral, como en los hogares venezolanos, bajo el iris de nuestra magna In- 
dependencia, será su nombre justo motivo de gloria y de respeto. 

Su amigo y subalterno, 

Toribio Pérez. 



206 LA ELECCIÓN 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La elección recaída en usted es un tributo de admiración y de justicia 
que los pueblos agradecidos rinden al Fundador de la Paz y Creador del 
Ejército defensor de la soberanía nacional. 

Cordialmente lo felicita su amigo y subalterno, 

R. T. Quintero. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Reciba mis sinceras congratulaciones. 
Su amigo, 

D. Damas Blanco. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Pláceme enviar a usted, muy respetuosamente, mis sinceras felicita- 
ciones. 

Su adicto amigo, 

B. Mercado. 

De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Saludo a usted muy respetuosamente y le presento mis felicitaciones. 
Su subalterno y amigo, 

Abel María Urbina. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915, 
Señor General J. V. Gómez. 

La designación hecha en usted por la representación naeional, es la jus- 
ticia popular, la gratitud de la Nación y la garantía del porvenir. Es por 
tales motivos que me complazco en felicitarlo muy respetuosamente. 

Su amigo, 

Juan Casañas. 



DEL GENERAL GÓMEZ 207 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Respetado Jefe y amigo: 
Grande es nuestro entusiasmo al verle elegido por los legítimos repre- 
sentantes de la Unión Venezolana para regir los destinos de la Nación en el 
presente período constitucional. Timbre de orgullo es este paso de civismo 
para los hijos de la Patria libre que nos legara el inmortal Bolívar, y satis- 
facción para los que acompañamos a usted en su grandiosa obra de Rehabi- 
litación Nacional. 

Al felicitarlo por tan merecida elección, deseárnosle éxito feliz en sus 
deliberaciones de Magistrado integérrimo. 

■Respetuosamente somos de usted obsecuentes subalternos y amigos, 

Pedro M. Vargas. 
Isaías Pérez M. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Nos es grato felicitar a usted por haberlo elegido el Congreso Nacional 
Presidente Constitucional de la República. 

Francisco Campos. 

Comandante del vapor Orinoco. 

Jacobo Weber. 

Comandante del vapor Julia. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La justiciera. designación del Congreso Nacional al elegir a usted Pre- 
sidente de la República de Venezuela, me obliga a felicitarlo y felicitarme 
como venezolano, pues garantiza la paz, única base del progreso de las 
naciones. Motivo mayor de alegría para mí, es la espontánea manifesta- 
ción que en este momento hace la ciudadanía porteña por tan fausta 
noticia. 

Respetuosamente su amigo, 

Carlos B. Mas. 



De Valencia, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Amigo de usted y de la Causa de Diciembre, demostrado en ocasión so- 
lemne, justo es enviarle mis parabienes hoy, a raíz de la elección fraseen- 



208 LA ELECCIÓN 



dental hecha en su conspicua persona por el Congreso Nacional, que cons- 
tituye nuevo y justiciero lauro al gran Caudillo y glorioso Benefactor de la 
República. 

Doctor Agustín A. Lavado. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Grande es la satisfacción que siento al felicitar a usted con efusión pa- 
triótica por la elección del Congreso Nacional, recaída en usted para regir los 
destinos del País. 

P. García- Gil. 

Jefe de la Batería y Guarnición del vapor Zumbador. 



De San Carlos del Zulia, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

¡Mi estimado General y amigo: 
Acabo de saber que el Soberano Congreso de la Nación lo ha elegido 
Presidente Constitucional de la República. Acontecimiento éste que ha 
colmado mi espíritu de entusiasmo patriótico, porque veo en usted el Ma- 
gistrado íntegro, único que puede garantizarnos una paz sólida y estable a 
la cual aspiramos los que vivimos consagrados alas duras faenas del trabajo. 
Como amigo decidido e insospechable de usted y como colaborador en- 
tusiasta de la Causa que representa, reciba mi abrazo de felicitación junto 
con mis mejores deseos por la dicha y bienestar de su persona. 
Soy su afectísimo amigo, 

Albino deJ. Medina. 



DOCTOR JAIME GONZÁLEZ GÓMEZ, 

saluda respetuosamemte a su distinguido Jefe y amigo el General Juan 
Vicente Gómez, con ocasión de presentarle sus más cordiales felicitaciones 
por la elección del ¡Congreso Nacional, recaída en usted para regir los des- 
tinos de nuestro País, en el período constitucional de 1915 a 1922. 



Barrancas: 15 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Mi respetado General y amigo: 

Sirve la presente para enviarle mis atentos saludos y significarle la sa- 
tisfacción que anima mi espíritu con motivo de su elección para la Primera 



DEL GENERAL GÓMEZ 203 



Magistratura de la República conforme a la voluntad de los pueblos, quie- 
nes ven en usted al íntegro ciudadano, en cuya voluntad se encarnan los 
ideales más elevados para el patriotismo, porque aseguran el futuro desarro- 
llo de Venezuela en todas las grandes actividades de la inteligencia y del 
trabajo. 

Sírvase aceptar una vez más mis felicitaciones, que uno a mis votos muy 
sinceros por su ventura personal y de su honorable familia. 

Soy su adicto servidor y leal amigo, 

A. Mata Meneses. 



Señor General J . V . Gómez. 
Sinceras felicitaciones. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 



Guillermo Elizondo. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Felicito a usted respetuosamente por el alto cargo con que lo ha inves- 
tido el Congreso de mi Patria. 

Su subalterno y amigo, 

Pedro Quintero. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis sinceras felicitaciones. 
Subalterno y amigo, 

Julio Campbel. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Presento a usted mis entusiastas felicitaciones. 

Carlos Alberto López- 



27 



210 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V .. Gómez. 

Su personalidad al frente de la dirección de la República, será garantía 
de paz nacional y tranquilidad ciudadana. 
Su adicto amigo y subalterno, 

Arturo León. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Bajo las gratas impresiones patrióticas y de admiración hacia usted y 
por el trascendental y feliz suceso republicano efectuado ayer en el Congre- 
so Nacional, hecho por demás justiciero y aplaudido por todos los venezo- 
lanos honrados, le envío mi efusiva y cordial felicitación. 

Su subalterno y amigo, 

Arístides Galavís. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo decidido de usted, envióle mis más sinceras felicitaciones 

D. L. Betancourt Sucre. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La elección hecha en usted por el Congreso Nacional, para la Primera 
Magistratura de Venezuela en el período constitucional, revistió toda la so- 
lemnidad de una aclamación. Así tenía que ser. 

La ciudadanía entera de Caracas, sin distinción de círculos y clases, se 
entrega en este momento a festejar el grande acto que garantiza a Vene- 
la una sucesión de años de paz inconmovible y de efectivo progreso. 

Yo, el último de sus servidores, pero no el menos leal, le envío en este 
gran día mis ingenuas felicitaciones y mis votos por su ventura personal. 

Su leal subalterno y amigo, 

/. J. Romero Páez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 211 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Mi regocijo por las glorias de su nombre, oblígame a felicitarlo. 
Amigo y subalterno, 

Daniel Villasmil. 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. ..,■,...., 

Le envío mis cordiales felicitaciones. 
Su amigo y subalterno, 

B- Gabante. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de elegir a usted Presidente Constitucional 
de la República, cumpliendo así el más ferviente anhelo de los pueblos de 
Venezuela, para quien es usted en el Poder prenda segura de paz y de cre- 
ciente prosperidad para la Patria. 

Respetuosa y cordialmente se congratula con usted por tan fausto acon- 
tecimiento, su leal subalterno y amigo, 

R. Carrillo Rojas. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El Congreso Nacional acaba de sancionar la suprema aspiración del País, 
elevándolo a usted a su Primera Magistratura, y como tal acto de justicia 
encarna a la vez el programa del engrandecimiento patrio vinculado en sus 
nobles ideales, es motivo para mí de íntima satisfacción presentarle mis cor- 
diales felicitaciones de partidario y amigo. 

E. Merlo. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con efusión patriótica envióle mi sincera felicitación, hoy que justiciera- 
mente, ha sido elegido Presidente de la República, para el período consti- 
tucional, iniciado bajo la egida de paz creada y sostenida por usted. 

Subalterno y amigo, 

Julio A. Arangiiren. 



212 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El Congreso Nacional reunido hoy en sesión solemne, ha cumplido j us- 
ticiera misión nombrando a usted Presidente Constitucional para el nuevo 
período. El pueblo de Venezuela se regocija al unísono, por el feliz aconte- 
cimiento, y espera confiado en el modesto Caudillo de Diciembre, que bien 
merece una ovación delirante de cariño y gratitud. 

Lo felicita su amigo de corazón, 

Arístides Fandeo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Muy patrióticamente envióle mis efusivas felicitaciones por su elección 
para presidir los destinos de Venezuela. 
Su adicto amigo y subalterno, 

N. Contreras Serrano. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915¡ 
Señor General J. V. Gómez. 

Entusiasta y respetuosa felicitación. Caracas y Venezuela están 
tisf echas. 

Su adicto amigo, 

Luis A. Acosta. 



sa- 



SERVICIO CONSULAR AMERICANO. 

El Vicecónsul encargado del Consulado en esta oficina, presenta sus cumpli- 
mientos al General J. V. Gómez, electo Presidente Constitucional de Vene- 
zuela, y se permite ofrecerle sus congratulaciones y sus mejores deseos. 

La Guaira: 5 de mayo de 1915. 



Maracaibo: 11 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay 
Respetado General y amigo: 
Cumplo el grato deber de presentarle mis felicitaciones por la elección 
hecha en usted para presidir la República en el presente período constitu- 
cional. 



DEL GENERAL GÓMEZ 213 



Hago votos por la conservación de la paz y porque recoja nuevos mere- 
cidos triunfos en la labor administrativa preindicada. 
Lo saluda y presenta sus respetos, 
Su afectísimo amigo y seguro servidor, 

J. V. Matos. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con el entusiasmo de mi afecto para usted y adscrito desde el génesis 
de la Causa Rehabilitadora a su austero programa y a su digno Conductor, 
le envío mi abrazo de felicitación por la hermosa aclamación que acaba de 
presenciar del pueblo que lo ha elegido a usted, por cariño y por gratitud, 
para que continúe su obra de hacer efectiva la felicidad de Venezuela. 

Su amigo, 

M. Canelón L. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J '. V . Gómez. 

Sus verdaderos amigos estamos de plácemes por la acertada elección re- 
caída en usted para Presidente Constitucional de la República. 
Lo felicita sinceramente su amigo, 

J. M. Canelón. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo de usted me complazco en felicitarlo por su exaltación a la 
Presidencia de la República. 

Fremio A. Valarino- 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Felicito al Benemérito patriota de Diciembre por la elección con que lo 
ha honrado el Soberano Congreso de la Nación para regir los destinos de la 
Patria. 

Su amigo y subalterno, 

Camilo Peña- 



214 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. _._,. ,». 

Reciba mis sinceras felicitaciones. 
Subalterno, 

A. BustamanteG. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Me es grato presentarle mis más cordiales congratulaciones por la elec- 
ción que acaba de hacer en usted el Congreso Nacional para Presidente 
Constitucional de la República. 

Los hombres que como yo, vivimos consagrados a las faenas del traba- 
jo, no podemos sino congratularnos porque usted consolidará con el presti- 
gio de su nombre la paz en que está vinculada la felicidad de Venezuela. 

Su amigo afectísimo, 

Isidoro E. Rodríguez. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo de usted me permito felicitarlo en este día. 

Segundo R. Dahoín. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como su subalterno me congratulo muy entusiastamente por la elección 
hecha en usted para Presidente Constitucional de la República. 
Lo saluda cordialmente su amigo, 

Pedro José Vegas. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915- 
Señor General J . V . Gómez. 

Felicitólo muy cordialmente por haber sido "usted electo para regir los 
destinos del país, en el nuevo período constitucional. 
Su adicto amigo y subalterno, 

J. I. González Vázquez. 



DEL GENERAL GÓMEZ ' 215 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Lo saludo con la mayor efusión y felicito a la Patria por la designación 
con que el Congreso Nacional ha hecho justicia a los altos merecimientos de 
usted. 

Su adicto amigo y compatriota, 

Melecio Hernández. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo muy sinceramente por la elección recaída en usted para la Pre- 
sidencia de la República, por el voto unánime del Congreso Nacional. 
Su subalterno y amigo, 

José M. Merchán. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Mis ingenuas felicitaciones por el merecido lauro con que el pueblo ve- 
nezolano y el Congreso coronan sus esfuerzos de patriota con su elección a 
la Primera Magistratura de la República. 

Adicto amigo, 

A. Guevara Blohm. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Por merecida elección felicitólo cordialmente. 
Afectísimo amigo y subalterno, 

José Ignacio Torres. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Envióle mi cordial felicitación por la nueva y merecida confianza que el 
país le discierne. 
Amigo, 

Mariano Pérez. 



216 LA ELECCIÓN 



1 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Presentóle respetuosas felicitaciones por la elección recaída en usted 
para Presidente de la República. 
Su amigo, 

Luis Fajardo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. ... ] 

Reciba mis sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

F. Monteverde Narvarte. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. ¡-'^ 

Con el debido respeto y placenteramente lo felicito. 
Amigo y subalterno, 

Osear Marren D. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Plácenos felicitar a usted por su elección a la Primera Magistratura de 
la República. 

Sus amigos afectísimos, 

M. F. Barco, Manuel Barco Seijas. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Complázcome en felicitarlo por la elección que el Congreso Nacional ha 
hecho en usted para presidir los destinos de la República. 

Su amigo, 

F. Huizi. 



DEL GENERAL GÓMEZ 217 



FERMÍN BAEZ ORAMAS, 

presenta a su amigo el General Juan Vicente Gómez, sus sinceras feli- 
citaciones . 



LUIS F. GUEVARA, HIJO, 

saluda respetuosamente al señor General Juan V . Gómez, y le envía sus 
más sinceras felicitaciones. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay . 
Respetado General y amigo: 
Lo felicito cordialmente por haber sido elegido usted para regir los des- 
tinos de la Patria en él período constitucional que comienza hoy y aprove- 
cho esta ocasión para reiterar a usted que estoy completamente a su man- 
dar y deseoso de colaborar en su Administración . 

Al repetirme, como siempre, a sus órdenes, me suscribo su obsecuente 
servidor y respetuoso amigo, 

N. Veloz Goiticoa . 



Señor General J. V. Gómez. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Respetado General: 
Lo felicito efusivamente por su triunfo . Electo usted Presidente Cons- 
titucional de Venezuela por el Supremo Congreso Nacional, la República en 
estos momentos se viste de júbilo y de esperanza, porque en su espada, cien 
veces victoriosa, está el imperio de la paz, y su nombre, glorificado por la 
democracia más pura, lleva al porvenir los bienes que harán feliz a la Patria . 
Acepte respetuosamente mi entusiasta saludo de amigo y subalterno . 

Diego Córdova. 



28 



218 LA ELECCIÓN 



De Carora, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Celebro con entusiasmo su exaltación al Poder Nacional . 
Respetuosamente amigo, 

Ramón Mejías 



De Quíbor, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Fiel intérprete de los sentimientos públicos de esta localidad, que ha re- 
cibido llena de júbilo su elección para presidir a Venezuela en el período 
constitucional, me es grato, a nombre de la Municipalidad, presentarle mis 
congratulaciones muy sinceras . 

Ermecio Alvar ado. 



De El Tocuyo, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Yo, que amo la paz, el progreso y el orden, como hijo del trabajo, pre- 
sento a usted con el regocijo de un amigo de la Causa, mis congratulaciones 
por su elección a la Primera Magistratura del País. 

Amigo de usted, 

Reyes Reinoso. 



De El Tocuyo, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General ./. V. Gómez. 
Respetado Jefe y amigo: 
Su exaltación al Supremo Poder de la República, es garantía segura de 
paz, orden y progreso para la Patria. Por ello lo felicito ingenuamente y 
me congratulo con todos los buenos compatriotas . 
Adicto amigo de usted, 

Jesús M. Colmenares. 



DEL GENERAL GÓMEZ 219 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Dígnese aceptar nuestro respetuoso saludo y sincera felicitación por su 
acertada y justa exaltación a la Presidencia Constitucional de la República, 
hecho que asegura la paz del País y el predominio del progreso y del orden . 

Sus adictos amigos, 



Jesús M. Hernández V. 



Luis Rodríguez Yépez. 



De Siquisique, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. ■ 

Este Distrito, gratamente impresionado con la elección de usted para 
regir los destinos del País, en el período constitucional, acaba de suscribir 
una espléndida manifestación al Congreso Nacional, por el modo como ha 
sabido interpretar el querer popular y ratificando su adhesión franca y leal 
a la Causa Rehabilitadora y a usted. Por estos triunfos de su prestigioso 
nombre, que aseguran la paz y el futuro bienestar del País, le enviamos 
nuestras patrióticas y respetuosas congratulaciones. 

Sus adictos amigos, 

Tomás Párraga, R. Alvarez Franco, presbítero Federico A. Salas, Ra- 
fael Camacho, J. B. Yanes h., Jesús Yanes, Moisés Yanes, Rafael Alcalá, 
José Manuel Alcalá, Buenaventura Jiménez, R. Jiménez Romano, José Ji- 
ménez, Miguel Armas, Elias Meléndez, Ezequiel M. Crespo, Elias Salón, 
Juan H. González, Abigaíl L. Reyes, A. Ramos Adames, Julio C. Pacheco, 
José A. Sánchez, Juan A. Figueroa, Manuel Pinto, Jorge y José Gutiérrez, 
Cirilo Aranguren, R. Rivero M., Felipe Gómez, José Reyes, Eulogio Corde- 
ro, Antonio Salazar, Aurelio Granda, Ramón Cordero, Alfonso Párraga, 
Moisés Párraga, Santos Meléndez, Pedro Salazar, Jesús Campo, Generarino 
Párraga . 

(Siguen más firmas) . 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Los pobladores de Bobare sentimos la más íntima complacencia al ver 
interpretado por el Congreso Nacional, nuestro anhelo de que fuese elegido 
Presidente Constitucional de la República. Este suceso feliz, nos arranca 
el más justiciero aplauso para los Representantes de la voluntad popular 
que la han sabido acatar con patriótico acierto y es motivo para que envie- 
mos a usted, en quien vislumbramos la grandeza de nuestro porvenir, la 
expresión más categórica de nuestro entusiasmo partidario. Acepte nues- 
tras congratulaciones muy sinceras. 



220 LA ELECCIÓN 



Sus adictos amigos, 

Fernando Viloria, Nicanor Pérez A., Rafael A. Jiménez, Carlos F. 
Zavarse, Antonio E. Quiñones, Cristóbal Zavarse, Fermín Doran T., H. 
Rafael Briceño, F. Briceño O.', Juan B. Camacho, Hipólito Daza, Ma- 
merto Daza, J. Camacho S., Camilo Garrido, Carlos A. Jiménez, Juan 
B. Méndez, A. Rafael Delima, Lope María Vegas, Alonso Vegas, Manuel 
de J. Lara, Daniel Nieto, Juan José Santeliz, Pedro M. Urquiola, Fran- 
cisco de P. Rodríguez, D. Aguilar, Arquímides Delgado, Juan Andrés 
Castillo, Andrés A. Alvarado, C. Romero, Aquilino Peña, Ignacio Eche- 
verría, Francisco Zavarse, R. Gutiérrez B., Eufrasio Bracho, Ismael Gó- 
mez R., Concepción Freites, Gregorio Freites, Isaías Gutiérrez, F. To- 
rrealba, Eladio Mendoza, José A. Daza, Evaristo Mendoza, Luis F. 
Aranguren, J. Reyes Aranguren, Víctor Gómez, F. Gómez, Lisandro Gu- 
tiérrez, Teótimo Alvarado, Cámara Valerio Santeliz, R. Liscano, Ildefon- 
so Noguera, M. Gutiérrez; Teófilo Delima, Juan Reyes, E. Garda, Teo- 
doro Pérez, Epitacio Daza, Abundio Sierralta, Servio Silva, M. A. Agüe- 
ro, Manuel Gil, Generoso A. Figueroa, J. R. Pina, M. Salón, Jesús Ma- 
ría Rojas, Florentino López, Cesario Torrealba, Jesús Pérez, Félix Pina, 
Isaías Torres^ Cruz Catán, José Gregorio Jiménez, Ramón Cuello, Juan 
A. Amaro, Jesús M. Pineda, Marcos A. Camejo, Manuel Jiménez Lara, 
Abdón Camejo, José R. Camacho, Claudio Camacho, 



De El Tocuyo, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

El ciudadano Secretario General de Gobierno acaba de traer a mi áni- 
mo de sectario de la Causa, la feliz noticia de la elección que el Congre- 
so Nacional ha hecho en usted para regir constitucionalmente los desti- 
nos de la República, que dá garantías de trabajo, que colma de entusias- 
mo a los hombres honrados del país, que abre anchos horizontes al pro- 
greso y que anima las buenas voluntades en torno del Magistrado que 
proclaman los pueblos como necesidad suprema y como su más efectiva 
prosperidad. Yo, que tengo el orgullo de ser uno de sus adictos soldados, 
le envío mis congratulaciones que como usted sabe, son hijas de mi lealtad 
y de mi gratitud hacia usted . 



Su subalterno y amigo, 



José Domínguez. 



De Duaca, el 4 de mayo de 1915. 



Señor General J . V. Gómez. 

Pláceme enviar a usted respetuosas felicitaciones por su elección para 
Presidente Constitucional de la República. 



DEL GENERAL GÓMEZ 221 



Este suceso, de verdadera satisfacción para el pueblo venezolano, es un 
triunfo de la Causa de Diciembre, y una garantía plena para los intereses 
de la paz y de las glorias de la República. 

Amigo consecuente de usted y de la Causa, le dirijo mis frases de patrió- 
tico contento. 

Su amigo y subalterno, 

E. Colmenares. 



De Quíbor, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Rebosante de entusiamo llevo a usted mis felicitación cariñosa, por su 
merecida elección a la Primera Magistratura Nacional, que es prenda de la 
estabilidad de la paz, lábaro santo que conduce a los pueblos por los derro- 
teros de sus grandes destinos a los mundos del engrandecimiento y pros- 
peridad. 

A nombre del Distrito que represento, y en el mío propio dígnese acep- 
tar en este día, los respetos y consideraciones que le son debidos. 

W. Briceño. 



De Barquisimeto, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Su elección a la Presidencia de la República es el mayor triunfo de lo 
venezolanos. 

Su subalterno y amigo, 

Julio Rodríguez. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General ./. V. Gómez. 

La merecida elección de usted para regir a Venezuela en el período 
constitucional, es motivo de las más intimas congratulaciones porque con 
ella quedan inconmovibles los cimientos de nuestra vida republicana, digna 
y próspera. 

Sectario leal de la Causa Rehabilitadora, y soldado y amigo decidido de 
usted, le envío mi más franca manifestación de partidarismo por el feliz 
suceso que celebra hoy Venezuela entera. 

Soy su amigo y subalterno, 

Nerio Duln. 



222 LA ELECCIÓN 






De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en su persona para Presidente Constitucional de la 
República, no es el voto de un Congreso únicamente, es la expresión de to- 
da Venezuela, que vincula en usted las más halagüeñas esperanzas de paz, 
progreso y bienestar. 

Mis congratulaciones. 

Su amigo, 

Francisco Veracoechea. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 

\ 
Señor General J . V . Gómez. 

Sírvase aceptar mis más efusivas congratulaciones y mi personal ad- 
hesión. 

L. Alvarado. 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como servidor de la Causa, y como decidido amigo de usted, le envío 
mis respetuosas felicitaciones. 
Su subalterno y amigo, 

Alejandro Sánchez- 



L. BAEZ ELIZONDO, 



felicitación. 



por felicitación. 



EDUARDO RAUBER, HIJO, 



EDUARDO RAUBER. 

reciba nuestras sinceras felicitaciones. 



DEL GENERAL GÓMEZ 223 



De La Guaira, el 5 mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. j 

Estimado General y amigo: 
Motivo de placer ha sido para éste, su decidido oficial, ver de nuevo al 
Jefe de la Rehabilitación Nacional al frente de los destinos de Venezuela. 
Lo felicito cordialmente y me felicito también como buen patriota. 

Casiano Herrera. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba la felicitación de su leal amigo y subalterno, 

José Antonio Calcaño. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicitólo calurosamente por haber sido ungido con el voto de los Repre- 
sentantes del pueblo venezolano. 
Amigo y subalterno, 

Aniceto Ramírez y Astier. 
De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 



Señor General J . V. Gómez 

¡o de verle de nu( 
le mi frase congra 

Witremundo Urdaneta. 



Cumplido mi ardiente deseo de verle de nuevo al frente del País, me es 
altamente satisfactorio enviarle mi frase congratulatoria. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. i 

Como amigo suyo y fiel partidario de la Causa de Diciembre, desde sus 
principios, lo felicito por su nombramiento de Presidente Constitucional de 
la República, que garantiza una era de prosperidad para la Patria. 

Olinto Bohórquez. 



224 LA ELECCIÓN 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La elección hecha en usted involucra una época de verdadera paz y tra- 
bajo. 

Lo felicita su adicto subalterno, 

Rafael A. Rodríguez. 



De El Moján, el 5 de de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con su elección para regir los destinos de la República, se afianza para 
siempre la paz- 

Por ello me congratulo con el País y felicito a usted cordialmente. 
Su adicto amigo de corazón, 

Miguel É. Troconis. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Tengo el alto honor de felicitar a usted muy patrióticamente por el acto 
insólito de haberlo elegido el Soberano Congreso Nacional para regir cons- 
titucionalmente los destinos de nuestra República, pues ello simboliza una 
era de paz sostenida por sus patrióticos esfuerzos de Magistrado y Soldado. 

Su subalterno y amigo, 

Ramón Díaz. 

Capitán del vapor Venezuela. 



De El Moján, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Estos apartados pueblos celebran que, bien penetrado de sus ideales, el 
Soberano Congreso de la Nación, haya elegido a usted para regir sus desti- 
nos en el presente período presidencial, como irrefutable prueba de que 
jamás ha estado tan bien depositada su confianza como en la presente 
ocasión. 

Adictos amigos, 

Ramiro Cardozo M., J. A. Díaz Villanueva, S- Bohórquez S., Presbítero 
Carlos P. Fonseca, Luis J. Cardozo, José Cardozo, José Ch. Cardozo, Manel 
Machado, Abigaíl Beltrán, Medardo Machado, Jaime Castillo, S. Castillo C, 
P. Castillo hijo, Numa Mejías, Elias Hernández, Domingo Mavares, Jaime 



DEL GENERAL GÓMEZ 225 



Castillo, hijo, José Valencia, Manuel Reverón, ' F. Hernández, Amilcar Cas- 
tro, Inocencio Cambar, Antonio Villamizar, Ramón Henríquez, Emiro C. 
Sandrea, Telé-maco Montiel, Grismaldo Marin, Leopoldo Montiel, César Tai- 
mar, Clodoveo González, Jesús Cabrera, Bartolomé Montiel, Elias Montiel, 
Rene A, Enas, Abrahám Reverón, Octavio González. 

(Sigueh 387 firmas). 

Fechado ayer en Sinamaica. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Con sincero regocijo patriótico, saludamos al sostenedor de la paz en 
Venezuela, al enviarle nuestras congratulaciones por su enaltecimiento a la 
Presidencia. 

Su amigos, 

A. M. Ayala, José González D., A. Rodríguez L., David Ayala. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Impuestos telegráficamente de haber sido nombrado por Soberano Con- 
greso, Primer Magistrado de la Nación, felicitárnosle caluvosameute. 
Sus fieles subalternos, . 

Perfecto y Francisco Crespo Ángulo. 



De El Moján, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Especial complacencia siente el Concejo Municipal del Distrito Mará al 
felicitar a usted por su elección para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica. Esa plausible elección involucra la estabilidad de la paz de que goza 
la República y es. el mejor corolario de su progreso y engrandecimiento. 

Este Distrito tan adicto a su Causa, espera que en este nuevo período 
le tienda su mano protectora al nuevo templo en construcción. 

Nuestros votos sinceros por sus glorias, que son la gloria de Venezuela. 

S. de Vicente. 



29 



226 LA ELECCIÓN 



De Maracaibo, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 



Reciba mis sinceras felicitaciones. 
Subalterno y amigo, 



Guillermo Balzán V. 



De El Moján, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Soldado y servidor de la Causa Rehabilitadora iniciada por usted, sien- 
to placer en estos momentos en que los Representantes del pueblo lo eligen 
para presidir de nuevo el período constitucional de la República, porque ellos 
han sabido apreciar todo el merecimiento de vuestras virtudes cívicas. 

Lo felicito cordialmente como amigo y subalterno. 

Valentín García T. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Presentóle mis cordiales parabienes. 

J. A. Chávez. 



De Salina Rica, el 5 de mayo de 1915- 
Señor General J. V . Gómez. 

Tengo el honor de felicitarlo, por haber sido elegido usted por el Ilustre 
Congreso de Venezuela para regir sus destinos, en el período de 1915 a 1922, 
lo cual es gloria de usted y honra para nuestra República. 

Mis deseos de felicidad en su alto cargo. 

Su amigo, 

Bartolomé Oropeza P. 



MANUEL DELFINO, 

Saluda atentamente al General Juan V. Gómez, con motivo de enviarle 
sus sinceras felicitaciones por el alto cargo con que lo ha distinguido el Con- 
greso Nacional, nombrándolo Presidente de la República, para el nuevo pe- 
ríodo constitucional. 



DEL GENERAL GÓMEZ 227 



TUL10 PARTIDA PACHANO, 

Con sus respetuosas felicitaciones para el señor General J. V. Gómez, 
por su exaltación a la Presidencia Constitucional de la República. 

EL DOCTOR JUAN DÍAZ, 

A su respetado amigo, efusivas y sinceras felicitaciones. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
General: 

Mi felicitación es humilde y silenciosa, pero cordial y sincera. 

F. Jiménez Arráiz. 



De Egido, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Respetado General y amigo: Felicitólo y congratulóme con el País, por 
su elección a la Presidencia de la República. 

Su amigo, 

J. R. Villoría. 



De Merida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

El Congreso de la Nación, representante de la Soberanía del pueblo ve- 
nezolano, interpretando su voluntad, ha elegido a usted acertadamento Pre- 
sidente Constitucional de la República y por este trascendental aconteci- 
miento que afianza la estabilidad de la paz de que gozamos y nos asegura la fé 
del porvenir, mees satisfactorio enviar a usted, mis congratulaciones más sin- 
ceras y respetuosas. 

Su leal amigo y servidor, 

EleazarA. Arria. 



De Lagunillas, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

La elección que el Soberano Congreso Nacional ha hecho en usted para 
regir nuestros destinos patrios en el presente período constitucional, es de 



228 LA ELECCIÓN 



grata satisfacción para todos los venezolanos adictos a la Causa de Diciem- 
bre, cuya bandera sabemos defender. 
Amigos, 

Manuel S. Uzcátegui, Pedro M. Gutiérrez, G. Rojas R , P. del C. Her- 
nández, J. Márquez, Leonardo Pérez, J. A. Márquez, Justo García Pérez. 



De Mérida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicito muy sinceramente por la acertada elección recaída en usted 
para regir los destinos de nuestra querida Venezuela en el nuevo período 
constitucional. 

Su servidor y amigo, 

HsRomero. 



De Mérida, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El nombramiento hecho en usted por el Congreso Nacional para Presi- 
dente Constitucional de la República, satisface las aspiraciones del pueblo 
venezolano. 

Respetuosamente presento a usted mis felicitaciones muy sinceras. 

Su adicto amigo y subalterno, 

Fábio Febres Cordero. 



De Mérida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Mis felicitaciones como amigo de usted son muy sinceras, porque su 
elección consolida esta época de paz fecunda para la República, iniciada por 
usted en el memorable 19 de Diciembre de 1903 con el formidable apoyo del 
pueblo venezolano, que vio en usted un experto conductor de sus destinos. 

Su amigo y apreciador, 

Juan I. Aranguren. 



De Mérida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis congratulaciones para usted por tan fausto acontecimiento, como 



DEL GENERAL GÓMEZ 229 



es su elección para ocupar la Primera Curul Nacional como su Presidente 
Constitucional, del cual se derivarán muchos bienes positivos para la Patria. 
Su afectísimo amigo, 

Pbro. J. Clemente Mejía. 



De Pueblo Nuevo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El nombramiento recaído en usted para Presidente de Venezuela, en el 
período constitucional, involucra paz y progreso para el País. Felicitólo 
cordialmente. 

Amigo y subalterno, 

J. de Dios Naranjo. 



De Mérida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Reciba las felicitaciones de su leal amigo y subalterno, 

Lorenzo Sardi. 

De Mérida, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Por la confianza que nuevamente le ha demostrado el pueblo venezola- 
no, reciba las congratulaciones de su leal amigo y subalterno, 

Aristodemo Sardi. 



De El Moján, el 5 de julio de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Decidido y humilde colaborador de la Causa Rehabilitadora, de que es us- 
ted único Conductor, envióle desde la Gobernación de este Distrito, donde 
soy y seré incorruptible centinela secundador de sus ideales, mis calurosas 
felicitaciones por su exaltación a la Presidencia de la República. 

Su adicto subalterno y amigo, 

Ramiro Cardozo M- 

Fechado en Sinarnaica. 



230 LA ELECCIÓN 



De Castillo San Carlos, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los empleados de la Salina de esta Isla, lo felicitamos sinceramente y le 
ratificamos una vez más nuestra adhesión y lealtad. 

De usted subalternos y amigos, 

Ulises Irausquín, Lucio Torres, Obdulio Duran, Concepción Araujo, 
Eduardo Delgado, Francisco Gutiérrez, Augusto González, Víctor Alvarado. 

Fechado en Sabaneta de Montiel. 



De La Ceiba, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nos complacemos en enviarle nuestras sinceras felicitaciones. 
De usted subalternos y amigos, 

Víctor Colmenares, Rosario Medina. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. ■ 
Señor General J. V . Gómez. 

Nos complacemos en felicitar a usted, por su merecida elección para 
presidir los destinos del País, en el período constitucional. 

Subalternos y amigos, 

Aniceto Ramírez Astier, Osear Gámez V., R. Carrasquera C, Raúl A. 
Villasmil H., Arturo Villasmil Molero, P. Ezequiel García, Armando Mole- 
ro, F. A. Rodríguez Lange, Eduardo Villasmil, Fermín Alegard, L. E. 
Willson. 



De Maracaibo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como amigo verdadero y soldado leal de usted, me complazco en felici- 
tarlo por la acertada elección que hace el Congreso Nacional, nombrándolo 
Presidente Constitucional de la República. 

Aquí completamente a la orden. 

Su amigo y subalterno, 

Francisco Araujo B. 



DEL GENERAL GÓMEZ 231 



RAFAEL RUIZ MIRABAL, 

saluda respetuosamente al General Juan Vicente Gómez, su distingui- 
do Jefe, y le presenta sus cordiales felicitaciones, por su elección para Pre- 
sidente Constitucional de la República hecha por el Soberano Cuerpo Legis- 
lativo. 



ANTONIO J. PACHECO, 

saluda a su Jefe y amigo el General Juan V. Gómez, para manifestarle 
que su elección de Presidente Constitucional de la República, ha sido el ver- 
dadero y más vivo deseo del País. 

Pacheco se enorgullece en enviar esta congratulación al Primer ciuda- 
dano de Venezuela y a su mejor amigo. 



f PEDRO PABLO RODRÍGUEZ, 

saluda respetuosamente a su Jefe y amigo General J. V. Gómez, y le 
envía su patriótica felicitación, por la merecida y justa designación que le 
ha hecho el Soberano Congreso Nacional, al elegirlo para regir ¡os destinos 
de la República. 



JULIO C. BOLET, 

saluda y felicita a su ilustre Jefe y amigo en esta memorable fecha. 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su exaltación a la Primera Magistratura de la Nación, por el querer uná- 
nime de los Representantes del Pueblo, es la manifestación más evidente de 
la necesidad que tiene la Patria de sus altos servicios de patriota, y es el su- 
ceso más trascendental que podemos celebrar los servidores de la Causa y 
muy adictos de usted. 

Su subalterno y amigo, 

José C. Can-asco. 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al poner el Congreso Nacional en sus manos el mando Supremo de la 
República, ha salvado los valiosos intereses de la Patria y ha asegurado la 
paz y la tranquilidad del País. Por ello me congratulo con usted. 

Su amigo y subalterno, 

F. García. 



232 LA ELECCIÓN 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Como venezolano que le enorgullecen los acontecimientos que aseguran 
el porvenir de la Patria, presento a usted mis efusivas felicitaciones por su 
exaltación a la Presidencia de la República, lo que significa el éxito de la 
Causa Rehabilitadora que, fecunda en bienes y en gloria, habrá de sostener 
su política y su espada. 

Adicto amigo. 

R. M. Colmen ares E. 



De Siquisique, el 4 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V. Gómez. . ! 

Contemplo a Venezuela próspera y fecunda, al amparo de su corazón y 
de su espada. 

Soy su amigo y subalterno, 

M . Castillo Amengual. 

Fechado ayer en Aguagrande. 



De El Tocuyo, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted para regir los destinos nacionales en el 
próximo período constitucional, es augurio de una era que se inicia, de posi- 
tivo bienestar para Venezuela, porque desde esa curul usted la ha elevado a 
fuerza de buena voluntad, al alto rango que hoy se merece, por la regulari- 
dad que ha implantado su autoridad en todas las actividades del Poder y 
por el efectivo progreso que ha creado su indiscutible condición de Adminis- 
trador. Presentamos a usted nuestras efusivas congratulaciones. 

Sus amigos, 

J . A. Pérez Limardo, Simón Linaras, Poní peyó Morillo, Ramón Caste- 
jón, Manuel F. Lucena, Luis María Osal, presbítero C. Torrealba, presbíte- 
ro Rafael María Osuna, Clemente Soto, Bonifacio Pérez, M. Yanes Rodrí- 
guez, Jaime Gil, Juan Francisco Benítez, Evaristo Lozada, Arcadio Pérez, 
Saturnino García, Rómulo Testa, José R. González, Antonio Quintín ligar- 
te, José León Saldivia, Pedro D. Hurtado, Jorge Saldivia. 

Fechado el 4 en Guárico. 



DEL GENERAL GÓMEZ 233 



De Barquisimeto, el 6 ele mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Tengo el honor de presentar respetuosamente a usted mis sinceras 
felicitaciones por su exaltación a la Presidencia Constitucional de la Repú- 
blica. 

Lola Álamo D. 

Directora de la Escuela Federal 
Graduada "Wohnsiedler". 



De El Tocuyo, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J: V. Gómez. 

Su elección para Presidente Constitucional de la República era el deseo 
unánime de todos los gremios honrados del País. Mi pecho de soldado leal 
se expande por un gran contento . 

Su amigo y subalterno, 

Fechado hoy en Guárico. 



José N. Salas- 



De Quíbor, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

De justicia y merecido es el cargo conque lo ha investido a usted el 
Parlamento Nacional. Nosotros, sus amigos, felicitamos a usted muy since- 
ramente . 

Sulpicio Yepes Yepes. 
Melanio Yepes Yepes. 

Fechado ayer en Sanare. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La gran familia venezolana celebra hoy alborozada el espléndido triun- 
fo alcanzado en el Congreso Nacional con el nombramiento hecho en usted 
para Presidente Constitucional de la República. Plausible por acertada es 
esta elección, que ha recaído en el hombre superior a quien Venezuela debe 
no sólo su engrandecimiento político e industrial, sino también su importan- 
cia y crédito en el extranjero. 

Soldado de la Causa y sostenedor de su Gobierno, me repito amigo y 
subalterno, 

C. F. Manzanéela. 

30 



234 LA ELECCIÓN 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Adicto amigo de usted y decidido servidor de la Causa, tengo el gusto 
de presentarle mis congratulaciones por su elección de Presidente Constitu- 
cional de la República. 

Respetuoso subalterno y amigo, 

Clemente Soto. 



De Barquisimeto, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El pueblo barquisimetano contento por la elección suya para la Presi- 
dencia de la República. 
Su amigo, 

Publio Escalona. 



De Duaca, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Felicitólo cordial y patrióticamente, por su elección presidencial, la 
cual es justo premio de la Patria agradecida, a sus méritos y cualidades 
eminentes. 

Amigo, 

Gumersindo Colina. 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Dígnese aceptar mis respetuosas y sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

J. A. Pérez Limar do. 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Saludo a usted con el mayor respeto, y me complazco en enviarle mis 
sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

Bartolomé hozada. 



DEL GENERAL GÓMEZ 235 



De Mérida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Al felicitar a usted atentamente por merecida honra que le ha discerni- 
do nuevamente el Congreso Nacional, pláceme ratificarle mi adhesión políti- 
ca y personal. 

Compatriota y amigo, 

D. Matute. 



EL DOCTOR EDUARDO GARATE, 

felicita cordialmen te al señor General Juan Vicente Gómez por el alto 
honor que le ha discernido la Representación Nacional eligiéndolo Presiden- 
te de la República. 



JUAN VICENTE MADRIZ, 

saluda respetuosamente al señor General Juan Vicente Gómez y envíale 
sus sinceras felicitaciones. 



DOCTOR DEMOSTENES LOFEZ, 

tiene especial satisfacción en felicitar al señor General Juan Vicente 
Gómez por su elección para regir los destinos del país de 1915 a 1922, pe- 
ríodo que indudablemente cons-tituirá una era de paz y prosperidad para la 
República. 



GENERAL ANTONIO RAMOS. 

felicita a la Patria en la persona de usted, hoy que los pueblos, por ór- 
gano de sus legítimos Representantes, lo invisten con el elevado cargo de 
Presidente Constitucional de la República para el período legal que se ini- 
cia. Y se pone como siempre a sus órdenes. 



De Nutrias, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Altamente nos complacemos por la acertada elección hecha en usted 
por la gratitud nacional, pues no podemos ser indiferentes, sino que debe- 
mos demostrarle nuestra satisfacción íntima porque vislumbramos la felici- 
dad de la Patria con el perfecto imperio de la paz "y del orden. Reciba nues- 
■ tras felicitaciones muy sinceras. 
Sus amigos, 
J. Arturo Suárez, Gerónimo Cedeño, Francisco Sosa, Rafael R. Romero, 



236 LA ELECCIÓN 



Rafael León, H. Castillo, Cándido Mendoza, Emilio Alqué, Alfonso Guavi- 
no, Juan Lamanno, José Tomás Martínez, Pedro Pablo Montilla. 



De Barinas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Presento a usted, mi único Jefe, mis entusiastas felicitaciones por la 
acertada elección recaída en usted para regir los destinos de la República en 
el presente período. 

Adicto amigo, 

B. Tapia Baldó. 



De Barinas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

La elección de usted satisface las aspiraciones nacionales y llena de jus- 
to regocijo a su amigo. Con mi felicitación, vayan también las protestas de 
mi inquebrantable lealtad. 

Su amigo, 

Ángel M. Nieves. 



De Barinas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

En estos momentos de patriótico entusiasmo, envío a usted la más inge- 
nua felicitación como su leal amigo. 

Rodolfo Cadenilla. 



De San Antonio del Táchira, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El sentimiento popular, noble y elevado hacia usted, lo ha llevado nue- 
vamente a la Presidencia del País, prueba inequívoca de que Venezuela re- 
conoce en usted al ilustre Conductor que tanto ama y engrandece la Patria. 

Por todo ello le felicita vivamente su leal y agradecido amigo, 

David L. Henriquez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 237 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complázcome en felicitarle por nombramiento con que los pueblos lo 
han designado para Presidente de la República. 
Su amigo subalterno, 

Víctor Manuel Hurtado. 



De Santa Rita, el 5 de mayo de 1915- 
Señor General J . V. Gómez. 

Ingenuamente felicitóle por la elección hecha en usted para Presidente 
Constitucional de la República. 

Tal acontecimiento augura dicha, progreso y paz inalterable a la Patria. 
Su adicto amigo, 

Ramón Higuera. 

\ 

De Lobatera, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Su exaltación a la Presidencia Constitucional de la República, motiva 
verdadero regocijo en esta población, que ve realizado un vehemente anhelo. 
Por ello, a nombre del Distrito, felicitamos a usted respetuosamente y en- 
viárnosle nuestras cangratulaciones. 

Pedro Pérez B. 

Andrés S. Vivas. 



De San Cristóbal, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo efusivamente por acertada merecida elección recaída en usted. 
Amigo, 

Horacio Chacón 



De Lobatera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicitólo por su elección para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica. 

Su adicto amigo, 

Abel M. González. 



238 LA ELECCIÓN 



De Táriba, el 5 de mayo de 1915- 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su exaltación a la Primera Magistratura de la República, pláceme 
felicitarlo cordialmente. 
Amigo afectísimo, 

Pablo E. Cardona. 



De Tovar, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su acertada elección es motivo de contento para sus leales amigos. 
Reciba mis felicitaciones. 

Juan S. Orzolano. 



De San Cristóbal, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por la acertada cuanto merecida elección que ha hecho en usted el Sobe- 
rano Congreso Nacional, reciba mi sincero abrazo de felicitación. 
Leal amigo, 

Francisco Cárdenas, h. 



DeTrujillo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Reciba mis parabienes por su elección de Presidente Constitucional. 

Doctor Juan V. ' Urdaneta. 



De Churuguara, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

En mi nombre y en el del Gobierno de este Distrito, tengo la satisfac- 
ción de presentar a usted los más sinceros parabienes por su exaltación a la 
Primera Magistratura de la República, precursora de grandes felicidades 
para los pueblos de Venezuela. 

José Arnáez R. 



DEL GENERAL GÓMEZ 239 



De Valera, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como ciudadano y como amigo de usted, pláceme felicitarlo atentamente 
por la merecida elección hecha en usted por el Congreso Nacional para Pre- 
sidente de la República. 

Su amigo, 

Federico Vetancourt. 



De El Tocuyo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envío a usted muy expresivas felicitaciones por la acertada elección 
que hizo en usted el Congreso para regir los destinos de la República. Que 
el Dios de las Naciones lo inspire. 

Su amigo, 

Clemente Echégaray. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Muy respetado General y amigo: 

El pueblo de Venezuela, por medio de sus Representantes en el Congre- 
so, acaba de darle la prueba mis espléndida de su adhesión y simpatías al 
escogerlo entre sus hijos predilectos, para dirigir los destinos de la Repúbli- 
ca en el presente período constitucional. 

Es así como Venezuela ha querido recompensar a usted la portentosa 
idea de darle al Ejército Nacional, la organización, importancia y méritos 
debidos, la cual constituirá su más grande gloria que no podrán eclipsar los 
tiempos; idea que jamás emprendieron sus antecesores, machos de ellos re- 
putados como ilustres, y que usted ha sabido realizar con el mayor acierto. 

Venezuela no puede dejar pasar desapercibido tan trascendental aconte- 
cimiento, porque ve en esa obra la base primordial que mantendrá inconmo- 
vible la tan deseada paz que tanto necesita para su desarrollo moral y ma- 
terial y que habrá de conducirla felizmente al lugar donde ya han tomado 
puesto distinguido las naciones cultas y civilzadas. 

Reciba, pues, las más sinceras felicitaciones de su obsecuente admira- 
dor, 

Doctor A. M. Punche y Fonseca. 



240 LA ELECCIÓN 



CORONEL LUIS R. AGOSTIN I, 

felicita respetuosa y sinceramente a su connotado y digno Jefe, General 
Juan Vicente Gómez por haber sido electo por el Congreso Nacional y por 
unanimidad de votos, Presidente Constitucional de la República. 



ANTONIO JOSÉ BRICENO, 

respetuosamente lo felicita por tan necesaria y justa elección que ha 
hecho en usted el Congreso Nacional. 

La Alsacia: 4 de mayo de 1915. • 



La Victoria: mayo 6 de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Apreciado general y amigo: 
Está de plácemes la República y muy especialmente los gremios traba- 
jadores, por la elección constitucional de usted que es la mejor garantía de 
los intereses nacionales. Mi felicitaciones muy sinceras. 
Su amigo, 

M. Mercado. 



De Guanare, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El telégrafo nos anuncia que ha sido usted elegido Presidente Constitu- 
cional de la República. La Nación lo recibe con los brazos abiertos, y yo lo 
felicito por este lauro que la Providencia agrega nuevamente a la gloria de 
usted. 

J. Martínez Lecuna. 



De Acarigua el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

Complázcome altamente por su elección a la Primera Magistratura de 
la República y ratificóle mis compromisos de amigo y partidario suyo. 

Zacarías Bustillos Morales 






DEL GENERAL GÓMEZ 241 



De Churuguara, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Congratulóme efusivamente con usted por su elección a la Primera Ma- 
gistratura de ¡a República. 
Adicto amigo y subalterno, 

Pedro Ignacio Rodríguez. 



De Coro, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. ' ■ 

Muy feliz acierto ha tenido el Congreso Nacional al designar a usted pa- 
ra regir los destinos de nuestra Patria en el período constitucional que aho- 
ra se inicia. 

Reciba mis efusivas felicitaciones. A sus órdenes como siempre. 

Su amigo y subalterno, 

M. A. Garda. 



De Capatárida, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como amigo y admirador de usted felicitólo por su eleción para Pre- 
sidente de los Estados Unidos de Venezuela, porque ello involucra paz, 
progreso y orden. 

Su amigo, 

F. Falencia. 



De Tucacas, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Adicto amigo de usted desde que se inauguró la gran Causa de la Reha- 
bilitación Nacional, que es la Causa de los pueblos, presentóle mis sinceras 
felicitaciones por la elección hecha en usted para regir los destinos de nuues- 
tra Patria. 

P. E. Beltrán Diez. 



De La Vela, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente felicita a usted su adicto amigo, 

José Andrés Reyes. 

31 



242 LA ELECCIÓN 



De La Vela, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Su eleción para Presidente Constitucional de la República constituye la 
felicidad de la Patria. Felicitólo sinceramente. 
Su amigo, 

Rómulo Faria. 



De Capatárida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Representación Nacional ha cumplido fielmente sus deberes, al ele- 
girlo Presidente de la República. 
Felicitóle atentamente. 

Arcadio Sangronis. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Complázcome en enviar a usted mis felicitaciones. 
Lo saluda su amigo, 

Alejandro Marte, hijo. 



De La Vela, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo por la elección recaída en usted para Presidente de la Repú- 
blica. 

Adicto amigo, 

Jacinto R. Cornel. 



De La Vela, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Acabo de saber que ha sido usted electo Presidente Constitucional de la 
República, y por tan jsuticiera como merecida designación, envióle mis res- 
petuosas y sinceras felicitaciones. 

Soy su amigo y subalterno, 

Tomás A. Cabrices. 



DEL GENERAL GÓMEZ 243 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Dígnese recibir mis respetuosas felicitaciones por el acierto y justicia 
con que el Congreso Nacional acaba de elegirlo para Presidente Constitucio- 
nal de la República. 

Su amigo y subalterno, 

Isaías Urbina. 



De Barquisimeto, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como amigo de usted compláceme su presencia en la Primera Magis- 
tratura Nacional. 

Permítame felicitarlo por tan acertada elección. 

Doctor J -M Garmendia. 



De Barquisimeto, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito a usted por la distinción que le hace el Congreso Nacional eli- 
giéndolo para la Presidencia de la República. 
Su amigo, 

Vidal Alvarez. 



'De Sarare, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitóle muy cordialmente por su exaltación a la Presidencia Constitu- 
cional de la República y felicito al Congreso Nacional por la acertada desig- 
nación recaída en usted que será el contento de todos los elementos buenos 
de Venezuela. 

Le deseo buen éxito en sus labores. 

Su amigo y subalterno, 

Manuel M. Petit. 



FRANCISCO A. HURTADO. 



profesional de Derecho, Individuo Correspondiente a la Academia Nacional 
de la Historia, etc., se congratula patrióticamente con su amigo el señor 
General Juan V. Gómez, por la alta designación que le hizo ayer el Soberano 



244 LA ELECCIÓN 



Congreso Nacional, en junta unánime, para regir los destinos de la Repúbli- 
ca en el actual período constitucional. 



PEDRO M. ARAUJO, 
Coronel Comandante del Primer Batallón del Regimiento Sucre N» ?. 

Sinceras felicitaciones. 



TEMISTOCLES CARVALLO. 

saluda respetuosamente a su Jefe y amigo el señor General Juan Vicente 
Gómez, y se complace en felicitarle por su exaltación a la Presidencia Cons- 
titucional de la República. 



J. I. PAZ CASTILLO A., 



saluda atentamente al señor General Juan Vicente Gómez, y se complace en 
presentarle sus felicitaciones por su exaltación a la Presidencia Constitu- 
cional de la República. 

« 

J. M. MONTERO DURAN, 
Teniente de Navio, 

Respetuosas congratulaciones. 

De Curiepe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Cuando la virtud conduce al hombre público a la meta culminante de 
tan alta designación, es porque la justicia rinde honor al mérito y por ello 
congratulóme con usted. 

Amigo, 

José Gregorio Ortiz. 



De Curiepe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. i 

Por el feliz acierto de los Representantes del pueblo al verificar la elec- 
ción de Presidente de la República, recaída en la persona de usted, envióle 
mis cordiales felicitaciones. 

Su subalterno y amigo, 

Juan B. Cáseres. 



DEL GENERAL GÓMEZ 245 



De Valencia, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Que la Naturaleza lo dote de gran longevidad para bien de nuestra ama- 
da Patria. 

Germán Lores. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 1 

En nombre de los empleados de esta Oficina Telegráfica y de los del Cir- 
cuito del Centro, y en el mío propio, me complace felicitara usted por la 
acertada elección del Congreso Nacional, y congratulóme con nuestro Gre- 
mio, porque la actuación de usted en la Primera Magistratura de la Repúbli- 
ca, involucra el bienestar y progreso del ramo que servimos. 

Su subalterno y amigo, 

J. M. Pinto Marvez. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con la más íntima satisfacción partidaria, envióle mis francas y patrióti- 
cas felicitaciones por la elección hecha en usted por el Soberano Congreso de 
la Nación, para regir los destinos de la Repúbiica en el período constitu- 
cional que comienza. Tan acertada elección responde a las nobles aspiraciones 
del pueblo venezolano, que tiene en usted garantía segura de paz, de orden y 
de progreso.' 

Lo abraza su amigo, 

R. H. Ramos. • 

Fechado hoy 4 en la hacienda "El CerritC". 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con toda la sinceridad de un corazón agradecido, me permito enviarle 
respetuosas felicitaciones por su elección para la Presidencia de la Re- 
pública. 

Leal subalterno y amigo, 

Régulo Bustamante B. 



246 LA ELECCIÓN 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Yo que soy de sus más leales amigos, me permito hacerle la más amplia 
manifestación de mi entusiasmo, por su elección para Presidente Constitu- 
cional de la República. 

Luis Morantes. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como amigo de usted y servidor de la Causa a cuyo frente le ha dado paz 
y progreso a Venezuela, me complazco felicitándolo por su elección para Pre- 
sidente Constitucional de la República. ' 

Su respetuoso amigo, 

J. A. Betancourt G. 



De Valencia, el 4 de mayo'de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetuoso saludo y felicitación. 
Su amigo, 

Ismael Herrera R. 



De Tocuyito, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los habitantes de esta localidad festejan en este momento su elección 
para Presidente Constitucional de la República, y se unen espontáneamente 
a mí, para presentarle entusiastas felicitaciones por tan trascendental suce- 
so, en que el Congreso Nacional, interpretando el querer popular, elige a us- 
ted para regir los destinos de la Patria. 

Amigo y subalterno, 

P. Alí Morales- 



Be Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Yo como hombre leal y amigo sin reservas de su Causa, quiero hacer 



DEL GENERAL GÓMEZ 247 



constar hoy mi júbilo patriótico por la merecida gloria con que se premian 
sus servicios. 

Su amigo y subalterno, 

Pedro C. Pérez. 



De Bejuma, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

El Concejo Municipal que me honro en presidir, en sesión de hoy, acordó 
enviar a usted sus calurosas felicitaciones por el nombramiento recaído en 
usted para Presidente Constitucional de la República, haciendo votos por 
la dicha y prosperidad de la Patria, en el período que se inicia bajo sus 
auspicios. 

José Sola. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La merecida elección de usted para Presidente Constitucional de la Re- 
pública, garantiza para la Patria el afianzamiento de la paz; por ello lo fe- 
licita su adicto amigo, 

M. M. Méndez Garrido. 



De Bejuma, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Amigos insospechables de usted, nos complacemos en elevarle nuestras 
felicitaciones por la feliz inspiración del Soberano Congreso Nacional que su- 
po interpretar la voluntad popular, al elegir a usted para que rija los des- 
tinos de la República en el presente período constitucional, 

La Patria espera de usted grandes bienes, y por tan feliz suceso nos 
congratulamos. 

Somos amigos de usted, 

Elio Rivas R., Rafael Roth Briceño, A. Hurtado, Roque Montenegro, 
Cirilo Jaspe, Pedro J. Pinto, Felipe A. Sosa, Víctor M. Latouche, Antonio 
Valencia P., José Antonio García, Samuel Páez, Tomás A. González, Agustín 
Sola, José Sola. 



248 LA ELECCIÓN 



De Guacara, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los elementos de trabajo estamos de plácemes porque vemos robusteci- 
da la paz nacional y satisfechas las aspiraciones ciudadanas con la exalta- 
ción de usted a la Presidencia de la República. 

Sírvase aceptar mis congratulaciones por tan fausto acontecimiento. 

Amigo de usted, 

Vicente Fernández R. 

Fechado hoy en Vigirima. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Muy querido Jefe: 

La elección que háhecho esta tarde el Congreso de la República en usted, 
para Presidente Constitucional de la amada Patria, era esperada por las 
grandes mayorías del País. Y era esperada, porque es a usted a quien se 
le debe la marcha ordenada de la República; quien se ha esforzado por la 
organización de un Ejército moral pundonoroso y disciplinado, como lo com- 
probó en la Gran Revista en el campo de Maniobras de esta capital, y final 
y principalmente, por ser usted el sostenedor de la paz. 

Sírvase usted aceptar mis sinceras y cordiales felicitaciones, con mis 
votos por scrfelicidad personal. 



Su leal amigo y subalterno, 



Señor General J. V. Gómez. 



J. M. García Gómez. 

Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Muy estimado General y. amigo: 

Ahora que son las cuatro y media de la tarde acaba de ser elegido usted 
Presidente de la República. 

Al enviarle mis felicitaciones por este acontecimiento de tanta trascen- 
dencia, hago votos porque su elección represente para Venezuela paz, liber- 
tad, progreso y bienestar, es decir: el cumplimiento de las aspiraciones de 
todos los venezolanos. 

Renuevo a usted una vez más las protestas más leales de mi adhesión y 
amistad. 

P, V. López- Fontainés. 



DEL GENERAL GÓMEZ 249 



De Aragua de Maturín, el 14 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Intimamente complacido en mis sentimientos de venezolano que ama la 
paz y la prosperidad de Venezuela, de elemento genuino de la Causa de Di- 
ciembre y de amigo personal de usted, al tener noticias de su merecida 
exaltación a la Presidencia de la República, presento a usted respetuosamen- 
te mis efusivas felicitaciones por este hecho que significa la sanción del 
pueblo venezolano a la obra patriótica de usted y con el cual hace a usted un 
homenaje de gratitud y levanta sobre sólidas bases el porvenir grandioso a 
que está destinada la Patria de Bolívar. 



Felipe Nevado. 



Fechado ayeren Maturín. 



De Aragua de Maturín, el 14 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Con la satisfacción que ha de causar a todo venezolano bien inspirado, 
me he impuesto de la noticia de haber sido usted elegido Presidente Consti- 
tucional de la República. 

Amigo de usted y elemento genuino de la Causa de Diciembre, íntima- 
mente complacido, lo felicito por este hecho de justicia. 

Su respetuoso subalterno, 

L. López Vaquero. 

Fechado ayer en Maturín. 



De Cúcuta, el 14 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Por la merecida unanimidad de votos queobtuvo usted en el Congreso, 
para su elección a la Presidencia de la República, consignóle mis sinceras 
felicitaciones. 



Amigo servidor, 



Numa Betancourt. 



De Aragua de Maturín, el 14 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Elementos de trabajo que fundamos nuestras esperanzas de bienestar y 
de progreso en la paz, bien inestimable, bajo cuyo amparo se levantan y se 
hacen grandes los pueblos, y que garantizan entre nosotros el abnegado es- 
32 



250 LA ELECCIÓN 



píritu de patriota y el brazo fuerte de usted, experimentamos la complacen- 
cia de dirigirle nuestras congratulaciones más cordiales por su merecida 
exaltación a la Primera Magistratura de la República, puesto al que lo aca- 
ba de ascender el Soberano Congreso de la Nación, interpi - etando la volun- 
tad popular y teniendo en cuenta lo que aquella debe a quien en Diciembre 
de 1908 supo salvarla de los escollos a que iba a ser precipitada y darle 
el sitio de honor que le correspondía en el estrado de la confraternidad 
universal. . 

M. Ledezma, Manuel V. Núñez, Felipe Nevado, C. Serrano, Francisco 
Lara, Rafael Ramírez Coll, E. Pérez Hernández, R. Núñez Isava, P. Aris- 
timuño, G. Briceño Rossi, Dionisio Acosta C, Braulio Sifontes, Luis M- 
Ardila, J. M. Núñez, Manuel Núñez Rossi, Julio C. García, Juan J. Pérez, 
Pedro Luis Rausseo, J. J. Hulett Plaz, J. Mota G., Mirtiliano Gómez, D. I. 
Méndez Coll, José Gregorio Lara, Benito N. Lozada, Enrique Prieto, Ru- 
bén Valverde, José F. Alcandú, V. Hernández Locher, A. Garantón, J. J. 
Plaza, Juan Urbaneja, Andrés Núñez Rossi, Romualdo Mota, Rafael M. Si- 
mosa, J. José Plaz Núñez, Guillermo E. Coll, Santiago S. Alcalá, Nicolás 
Navarro, Juan J. Alcibíades, J. Ramón Ramírez, Braulio Margoy, M. A. 
Gordón, Rafael Regardiz, S. Bermúdez, J. Plaz, Pedro R. Sinfontes, Pedro 
R. Sifontes M., J. A. Ramírez, M. Molinos, Leoncio Rodríguez Ferrer, Pe- 
dro Valderrama, R. Ramírez Isava, Isidro Sifontes, Juan B. Ramírez, Juan 
Barrosos, J. J. Garantón, Adolfo Plaz, José M. Acosta, Alejandro Rivero. 

Fechado ayer en "Maturín. 



De Altagracia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por Boletín Oficial que nos ha trasmitido nuestro Jefe Civil, Genera 
Del Corral, estamos en conocimiento de que el Congreso Nacional, interpre 
tando fielmente el querer de los pueblos, lo ha elegido para regir los desti- 
nos del País. Tan trascendental acontecimiento indica para los venezolanos 
la paz y el engrandecimiento de la Patria. 

Lo felicitamos cordialmente, 

Jesús M. Trujillo, R. M. Requena, Miguel Chano, Cecilio González A., 
Leandro Ibarra. 

Fechado el 8 en San Rafael. 



De Independencia, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La acertada distinción del Soberano Congreso Nacional, al elegirlo Pre- 
sidente Constitucional de la República, ha sido del agrado general. Venezue- 
la, cual madre cariñosa al ver al frente de sus destinos a su hijo predilec- 



DEL GENERAL GÓMEZ 251 



to, por mis títulos digno de aprecio y estimación, encuéntrase de plácemes; 
por eso el pueblo que represento, al saber su exaltación a la Primera Ma- 
gistratura de la Nación, rebosa en regocijo, y envíale a usted sus sinceras 
felicitaciones. 

Su amigo subalterno que lo abraza, 

J. M. Jaimes. 



De Machurucuto, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis felicitaciones por su exaltación a la Presidencia de la Repú- 
blica. Bien se lo merece usted que ha puesto su prestigioso contingente a! 
servicio de la Causa de Diciembre. Créame su amigo y subalterno, 

Francisco J. Rodríguez. 



De San José de Tiznados, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Como leal amigo y subalterno agradecido, reciba mis calurosas felicita- 
ciones, quedando hoy garantizada la paz y porvenir de Venezuela. 
Lo saluda su amigo y compadre, 

A. Salazar Espina. 



De El Carito, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis felicitaciones por su elección para Presidente Constitucional de la 
República. 

Su amigo y subalterno, 

Victoriano Juárez. 



De Carúpano, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis sinceras felicitaciones y mande a su amigo, 

V. Millán Sánchez. 



252 LA ELECCIÓN 



De Ciudad Bolívar, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. -V. Gómez. 

Mis sinceras felicitaciones por la merecida y acertada elección hecha en 
usted para presidir los destinos del País. 
Su amigo y subalterno. 

F. Cabrera Ferrer. 



De La Victoria, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis sinceras congratulaciones por la elección hecha en 
usted para regir los destinos de la República. 
Su afectísimo amigo, 

Luis R. Ríos. 



De El Valle, el 7 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Mi respetado Jefe: 

Deseóle todo género de felicidad en su nuevo período constitucional. 

Su adicto seguro servidor, 

Manuel Antonio Mujica Carvallo. 



De Coro, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acepte, señor General, mis sinceras felicitaciones por la elección recaída 
en usted, 
Amigo, 

. . Isaías M. Maduro. 



De Caracas, el 7 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Al presentarle la expresión de mi respetuoso parabién, aplaudo sincera- 
mente el acierto del Congreso Nacional al elegirle a usted para 'desempeñar 
la Primera Magistratura del País, porque esa elección garantiza la paz de la 
República, a cuya benéfica sombra, nosotros, los que dedicamos nuestras ener- 
gías exclusivamente a las faenas del trabajo, podemos encauzar nuestros 
negocios por prósperos senderos. 



DEL GENERAL GÓMEZ 253 



Sólo de paso en esta capital, me permito ponerme a sus órdenes en Gua- 
sipati, donde tengo mi residencia mercantil. 
Servidor y amigo, 

F. Pérez Alvarez. 



De Caracas, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Mi sincera y cordial felicitación. 

Doctor B Plaza Plaza. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado señor General: 

Ajeno de todo interés y sin llevar a sus oídos el halago para fines polí- 
ticos o de lucro, pues que nada soy, nada valgo ni nada merezco, quiero sí y 
deseo manifestar al distinguido y modesto compatriota que el suscrito, el 
más insignificante de sus conciudadanos, experimenta ingenua e íntima sa- 
tisfacción por la elección de usted para la Primera Magistratura de la Repú- 
blica en el período legal que se inicia. 

Por tal motivo y con toda la efusión del patriotismo, crea usted, Gene- 
ral, que las felicitaciones que le envío en mi carácter de venezolano y de sec- 
tario de la Causa de Diciembre, serán acaso las menos valiosas, pero me 
las inspira el convencimiento de que es usted quien puede únicamente soste- 
ner y representar en el actual momento histórico de Venezuela, decorosa e 
inflexiblemente, ese equilibrio político y administrativo imperante, cuyo re- 
sultado venimos palpando y que no es otro que esta era de verdadero engran- 
decimiento nacional, de paz sólida y tranquilidad de que goza el País, pues 
por designio de lasuerte.es usted hoy el único hombre capaz de consolidar 
ese equilibrio para bien de la República y de nuestra existencia social. 

Al saludarlo respetuosa y atentamente, aprovecho esta oportunidad pa- 
ra ofrecerme a sus órdenes como sincero amigo y compatriota, 

S. Arreaza, hijo. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Estimado General y amigo: 
Como partidario y servidor de usted, presentóle mis congratulaciones 
por la elección del Congreso en usted para Presidente de la República en 



254 LA ELECCIÓN 



el periodo constitucional que se inicia; y como amigo sincero, mis felicitacio- 
nes por el júbilo y beneplácito con que el País ha recibido tan grata nueva. 
Su amigo, 

/ Leopoldo Terrero. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complázcome en felicitarlo por su exaltación a la Primera Magistratura. 
Su amigo, 

J. Bermúdez Lecuna. 

De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gome:. \ 

Mis felicitaciones. 
Su amigo, / 

César Terrero Monagos. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi general: con la sinceridad, y el agradecimiento de mi juventud, le 
envío mis más respetuosa felicitación al ser elegido Presidente Constitucio- 
nal de Venezuela. 

Su amigo y subalterno, 

J. A. Briceño Montero. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Por la elección de usted para Presidente Constitucional de la República 
lo felicita su amigo, 

M. V. Castro Hernández- 



DEL CENERAL GÓMEZ 255 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por insólita aclamación de los Delegados del pueblo ha sido usted elegi- 
do Presidente Constitucional de Venezuela. Al enviarle mi entusiasta feli- 
citación, hago votos por que pueda usted completar su obra de engrandeci- 
miento patrio. 

Su afectísimo amigo y subalterno, 

Manuel Osuna H. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envióle entusiastas felicitaciones con motivo de su elección para Presi- 
dente de la República. 
Su sincero amigo, 

N. Urdaneta. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicito por el contento de Venezuela con su eleción. 
Respetuoso amigo, 

J. B. Calcaño Sánchez. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Doctor P. A. GuánchezB., felicita a usted cordialmente. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lleno de júbilo por la acertada y patriótica elección que el Congreso 
Nacional ha hecho en usted, le envío mis efusivas felicitaciones. 
Su adicto amigo, 

Fermín Báez, hijo. 



256 LA ELECCIÓN 

De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para presidir nuestros destinos en el período 
constitucional, es obra de estricta justicia y demostrativa al propio tiempo 
de que el país, apercibido de sus más sagrados intereses, va sin vacilación 
camino de su engrandecimiento. 



Lo felicita su adicto amigo, 



R. Espinoza Pérez 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 



Señor General J. V. Gómez. 



El Congreso de la República, cumpliendo la voluntad nacional, ha elegi- 
do hoy a usted Presidente Constitucional de Venezuela. Nada más justo, 
nada más firme para la salud de la Patria. 

Su amigo y subalterno, 

F. Ravelo García 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Intimamente regocijado le felicito. 

El pueblo representado por el Congreso Nacional, ha premiado a usted 
su meritísima labor de patriotismo. 
Adicto amigo y subalterno, 

Doctor Herrera Franco. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

La elección patriótica que acaba de hacer en usted el Soberano Congreso 
para Presidente Constitucional de la República, ha conmovido de satisfac- 
ción a la ciudadanía de esta capital, y yo, el más humilde de sus amigos, me 
complazco en ofrecerle mis cordiales y respetuosas congratulaciones. 

Froilán Coliman 




DEL GENERAL GÓMEZ 257 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al elegirlo el Congreso Presidente Constitucional de la República, ha 
interpretado el querer de todo buen venezolano y garantizado la estabilidad 
de la paz y el engrandecimiento del País. 

Lo felicita cordialmente su adicto subalterno, 

Rafael Ontiveros. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 
Lo felicito y me felicito. 
Su adicto amigo, 

Miguel Uzcátegui. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 

De acuerdo con nuestro telegrama de esta misma fecha, incluímos en la 
presente el cable original recibido hoy de Nueva York, en que nuestros re- 
presentados, la "Krajewski-Pesant Corporation", nos piden presentar a 
usted sus sinceras congratulaciones por la acertada elección de usted para 
Presidente de la República durante el período constitucional que comienza. 
Elección que, por la unanimidad de votos del Congreso Nacional, demuestra 
la confianza que el País tiene en que usted habrá de conducirlo por una era 
de verdadero progreso y bienestar. 

Como amigo de usted nos ha sido muy grato conocer esta espontánea 
manifestación de una firma extranjera tan conocida y por todos conceptos 
importante como la de Krajewski, lo cual ratifica una vez más que en el ex- 
terior, como en el País, se saben apreciar las cualidades de Magistrado que 
adornan a usted. 

Demás está decirle que es con verdadero gusto que cumplimos el encar- 
go de nuestros representados, y aprovechamos la¡oportunidad para reiterarle 
nuestras más sinceras felicitaciones. 

De usted muy atentos seguros servidores y afectísimos amigos, 

L. Julia & Compañía. 






258 LA ELECCIÓN 



De Irapa, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Saludólo cordialmente, y congratulóme con usted por su elección para 
Presidente de la República. 
Su amigo, 

Marcial Rendan. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 

Con la elección de usted para Presidente de la República, se ha hecho 
invulnerable la paz entre nosotros y ganado la prosperidad de la Patria. 
Me permito felicitarlo de todo corazón 
Su amigo adicto, 

Felipe Valderrama. 



Señor General J. V. Gómez. 



La Victoria: 3 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Respetado General: 
La Patria está de plácemes. El Soberano Congreso Nacional, recono- 
ciendo en usted el hombre necesario para garantizar la paz, ha interpretado 
el sentimiento unánime del pueblo venezolano al designarle para Presiden- 
te Constitucional de la República, en el período que comienza. 

Servidores de la Causa, al lado del leal amigo de usted General J. Hi- 
dalgo, nos es grato saludarlo en este gran día. 
Sus adictos amigos, 

Carlos C. •Fernández, Tomás A. Trujillo. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Por la elección hecha en usted por el Congreso Nacional, para Presiden- 



DEL GENERAL GÓMEZ 259 



te Constitucional de la República, presento a usted mis entusiastas feli- 
citaciones. 

Su afectísimo amigo, 

J. R. Pachano. 



■ 



De Macuro, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Saludólo respetuosamente y felicitólo por la honrosa designación que ha 
hecho en usted el pueblo venezolano. 
Su amigo, 

Carlos Domínguez Olavarría. 



De Bolívar, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Al felicitarlo de corazón, cúmpleme decirle que consagraré a su Gobier- 
no mi cerebro y mi brazo. 
Soy su adicto amigo, 

Carlos Fortique. 



De Cúcuta, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su elección a la Presidencia de la República, hónranos felicitarlo 
muy sinceramente y ponernos a sus órdenes. 
Adictos, 

Juan Pablo y Guillermo Rojas Jaime. 



De Tinaquillo, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Con patriótico júbilo presentóle respetuoso saludo y congratulaciones. 
Usted al frente de los destinos de Venezuela es garantía de paz y de 
trabajo. 

Afectísimo compatriota, 

Presbítero Jesús María Heredia. 



260 LA ELECCIÓN 



De Santa Cruz, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito por la acertada elección recaída en usted para regir los des- 
tinos del País. 

Su amigo y subalterno, 

Julio C. Oliver. 

Fechado el 4 en "Les Cañitos". 



De Higuerote, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Envióle mis sinceras felicitaciones por su exaltación a la Presidencia de 
la República. 

Su adicto amigo, 

J. E. Moros. 

Fechado hoy en Tacarigua. 



De Macuro, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo cordial y sinceramente con motivo de la elevada designación 
hecha en usted por el Congreso de la República. 
Su amigo y servidor, 

R. Díaz Fermín. 



De Río Caribe, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Su elección para regir los destinos de nuestra querida Venezuela, es pa- 
ra mí motivo de grata complacencia. 
Lo abraza sinceramente su compadre, 

Agustín Marín. 



De Altagracia, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Van sinceras y cordiales mis respetuosas felicitaciones. 
Su amigo, 

J. F. Machado Díaz. 



DEL GENERAL GÓMEZ 261 



De Barcelona, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Con la elección de usted para Presidente Constitucional de mi Patria, 
está asegurada la felicidad y progreso de ella. 

Al felicitarlo, celebro tan trascendental triunfo. 
Adicto amigo y subalterno, 

Juan G- Aldrey. 



De Tejerías, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Le felicito sinceramente por la elección recaída en usted, para Presiden- 
te Constitucional. 

Su amigo y compadre, 

Cipriano Pérez Díaz. 



De Calabozo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La elección recaída en usted, deja satisfecha la voluntad popular. 
Lo felicito cordialmente. 
Amigo afectísimo, 

R. W. Moleiro. 



De Tiznados, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicitóle por la elección unánime que el Congreso ha hecho en usted 
para Presidente de la República. 
Su subalterno, 

Santana Gómez. 



De Ciudad Bolívar, el 14 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

A mi regreso del campo me ha sorprendido gratamente la noticia de su 
exaltación a la Primera Magistratura de la República. Por tan fausto suce- 



262 LA ELECCIÓN 



so me congratulo patrióticamente con usted y complázcome en enviarle en- 
tusiastas felicitaciones. 

Su respetuoso amigo, 

J. G. Machado Siegert. 

De Altagracia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El Congreso Nacional, al hacer en usted acertada elección para regir los 
destinos del País, ha interpretado sabiamente el querer del pueblo. Es por 
ello que nos congratulamos con usted. 

Sus adictos amigos, 

J. B. Agreda, Luis Alvarez, E. Machado, M. Mijares, Presbítero Doctor 
P. H. Borges, Jesús M. Mijares, Timoteo Ruiz, Clemente Elorga, Vicente 
Morín, Manuel J. Mijares. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . Vj Gómez. 

Mi distinguido Jefe y amigo: 
El Congreso Nacional acaba de sancionar en el Jefe de la Causa de Di- 
ciembre uno de sus más gratos deberes: la elección de usted para Presidente 
Constitucional de la República. 

Se ha interpretado el querer popular, añanzado la paz y asegurado el 
porvenir de Venezuela. 

Población desbordante de entusiasmo. 
Mis respetuosas felicitaciones. 
Su soldado, amigo y compadre, 

Ignacio Pedroza. 



FRANCISCO DE P. ÁLAMO, 

tiene el honor de saludar muy atentamente al señor General Juan Vicente 
Gómez y presentarle cumplidos parabienes por su exaltación a la primera 
Magistratura de la República. 



DEL GENERAL GÓMEZ 263 



De El Cambur, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Respetado General: 

Permítanos usted que le saludemos respetuosamente, y que de manera 
franca y espontánea le presentemos nuestras sinceras felicitaciones por el 
feliz acierto con que ha procedido el Soberano Congreso de la Nación al ele- 
girlo a usted para presidir los destinos de la República en el próximo período 
constitucional. 

Elementos de paz y de trabajo, secundamos con la más íntima satisfac- 
ción ese eco de sinceras congratulaciones que, por tan grato acontecimiento, 
repercute en todos los ámbitos del País; tributos éstos de merecidos homena- 
jes, que rinden a usted la mayoría de los venezolanos por la benéfica trans- 
formación que le ha dado a la Nación, con su abnegada y sabia política. 

Si, General, su elección sintetiza la paz y bienestar de nuestra Patria, 
anhelado ideal de todo patriota, cuya grandeza y armonía se revela en todos 
los hombres de buena fe. 

De usted humildes amigos, 

José Abel Peña, Alejandro N. Quiñones, Andrés Peña, Carmelo A. Pe- 
ña, Víctor R. Peña, José María Peña, Tomás U. Peña, Benito A. Peña, Ge- 
rónimo Peña, Juan Francisco Peña, Regino Peña, Eduardo Peña, Eduardo 
Quiñones, Cipriano Flores, Rosendo Centeno, Joaquín Garzazo, Jesús María 
Medina, Patricio Muñoz. 



De Calabozo, el 12 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Al regresar hoy de mi campo e informarme de la manifestación que el 
Guárico le ha dirigido con motivo de la elección que el Congreso le ha discer- 
nido, para Presidente Constitucional de la República, me incorporo a ella y le 
presento mis parabienes. Usted sabe que como hombre de trabajo, amigo 
de usted y militar, que puedo servirle cuando sea preciso, me encontrará siem- 
pre a las órdenes. 

Su amigo, 

Alejandro Landaeta. 



De Ortiz, el 12 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Los hombres de trabajo que vemos en usted la seguridad de la paz, el 
florecimiento de las industrias, el guardián del orden y de las Leyes, dones 
éstos surgidos con la alborada del 19 de Diciembre y con la actuación de us- 
ted al frente de los destinos nacionales, nos complacemos en enviar a usted 



264 LA ELECCIÓN 



nuestras respetuosas felicitaciones, por su merecida y lógica elección para 
la Presidencia Constitucional de la República. Bajo la patriótica dirección 
de usted va la Nación por vía segura a su prosperidad, y los pueblos pueden 
disfrutar tranquilos al amparo de la paz que usted garantiza, del bendito 
fruto de su consagración al trabajo. 

Amigos, 

R. Martínez, César Díaz, R. V. Acosta, I. Loreto G., Domingo Rodrí- 
guez, Juan Marrón Cabrera, Juan Luis Trujillo, Delfín A. Marrón, Luis M. 
Freites, Antonio J. Loreto, Mariano Polanco, Epifanio Acosta, R. R. Pare- 
des, Vicente Ramos, Juan Rodríguez, Canuto A. Rodríguez, Pacífico Pare- 
des R., LuisQuiroz, Salvador Macero, Bruno Clemente Acosta, C. Savelli. 



De Barquisimeto, el 12 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

En este Municipio se ha recibido con agrado la noticia de la elección he- 
cha en usted para Presidente Constitucional de la República, porque ese era 
nuestro deseo y porque usted, rigiendo los destinos de la Patria y a la vez al 
frente de los elementos trabajadores, nos garantiza la paz y nos presta su 
mejor apoyo para el bienestar social que ha implantado. Sírvase aceptar 
nuestra congratulación y los mejores votos que hacemos por usted. 

Antonio Terán, Simón A. Ramírez, José María Brito, Gualberto Quiroz, 
Manuel María La Cruz, Antonio Ramírez D., Ernesto Gómez A., Francisco 
N. González, Rafael J. Hernández, Pedro M. González, Elias y Abraham 
Bujanda, Macario Martínez, Telmo Quiroz, Juan Bastidas, Celestino Rodrí- 
guez, Rafael María Parra D. , Pedro Alirio López, José M. Quiroz, José M. 
Ramos B., Dimas R. González, Epiménides Ramírez, Rafael R. Parra, José 
Vicente Moreno, José Isaac Monsalve, Rafael M. Parra, Enrique Andonane- 
gui, Felipe Sánchez, Domingo Sánchez, Ricardo Andoanegui, Domingo Lu- 
cena, Domingo Pinto B. , Manuel Antonio Bracho, Antonio Rojas, Hipólito 
Acurero, Felipe Alvarado, Valeriano Páez, Wenceslao Merchán, Domingo 
Martínez, Juan Martínez, Juan B. Quiroz L.. Pedro Díaz, Antonio Martínez, 
Pablo Martínez, Luis Martínez, Rosario Silva, Julián Parra, Antonio Ovie- 
do, Marcos Alvarez, Juan B. Mendoza, Juan Pío Martínez, H. Casiano Ar- 
teaga, Luciano Capite, Manuel F. Bernal, Juan Vázquez, José de la Paz 
Mendoza, J. B. Gómez A., Serapio Martínez, Patrocinio Alvarado, Juan Ino 
cencío Vásquez, Lino Briceño, Remigio Duran, Pedro Arena, Roque S. Sal- 
cedo, Fulgenccio Canelón, Marcos Hernández, Benjamín Suárez, Elias Her- 
nández. Clemente Jiménez, Saturno Jiménez, Ismael Anzola, Basilio Sotel- 
do, Encarnación Salcedo, Miguel Monsalve, Carmen Dovante, Francisco Al- 
varado M. , Isilio Suárez, Carlos Suárez, Serpio Suárez, Eduvigis Mendoza, 
Juan Valentín Escalona, Luciano García, Julián Ríos, Jesús M. Salas, Juan 
de D. Mediomundo, Ignacio Alvarez, Carlos Briceño, Toribio Hernández, 
Marcelino García, Pablo Sandoval, José Sandoval, Ignacio Ortiz, Francisco 
Perera, Zoilo Fernández, Julio Rodríguez, Juan B. Prado. 

Fechado en Santa Rosa el 10. 



DEL GENERAL GÓMEZ 265 



De Guardatinajas, el 11 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Ha llegado a conocimiento de los suscritos, hijos del trabajo, la acertada 
elección que el Soberano Congreso de la República, acatando la voluntad 
que en forma de verdadera aclamación se ha venido manifestando, ha hecho 
en usted para regir los destinos del País en el presente período constitucio- 
nal; elección que sintetiza la paz de Venezuela y su verdadero progreso y 
bienestar. Por tan plausible acontecimiento nos congratulamos y llevamos 
hasta usted nuestras sinceras y respetuosas felicitaciones. 

Amigos y partidarios, 

Juan E. Rodríguez G., J. A. Acosta, Ramón Delgado Rojas, Ramón Hur- 
tado Hurtado, Francisco García Rojas, Manuel Gamarra B., Emilio Llamo- 
zas, José Gilbert, Leopoldo Gilbert, Juan González Pittaluga, Lázaro Piñan- 
go, Antero Flores, Vicente A. Villegas, José D. Rodríguez, Pedro Felipe 
Piñango, ' José M. Gamarra D., Manuel A. Delgado, Rubén López Landae- 
ta, Hilario Rondón, Dámaso N. Rondón. 



De Panaquire, el 11 de mayo de 1915. 
Sei\or General J. V. Gómez. 

Por telegrama circular hemos sido informados de la muy acertada elec- 
ción recaída en usted para Presidente de la República. 

Por tan fausto acontecimiento nos congratulamos con usted y le envia- 
mos nuestras sinceras felicitaciones. 

J. M. Martínez E., J. Martínez, Bernabé Borges. 



De Valencia, el 11 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Poseído del más grande entusiasmo, tengo el honor de enviarle mi cor- 
dial felicitación por el merecido honor con que el Congreso de la República 
le ha distinguido al elegirlo para presidir los destinos de la Patria y aprove- 
cho la solemne ocasión para ratificarle mi firme adhesión política y personal. 

Soy su amigo, 

Carlos M. Pino. 



De Valencia, el 11 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lleno del más sincero regocijo por la justa designación que el Congreso 
Nacional ha hecho en usted para presidir los destinos de la Patria, vengo a 

34 



266 LA ELECCIÓN 



felicitarlo por tan feliz suceso, que encarna la verdadera prosperidad de Ve- 
nezuela y a ratificarle que la espada que fué leal al General Joaquín Crespo 
hasta que bajó a la tumba, igualmente leal le será a usted mientras tenga 
vida su agradecido amigo, 

Basilio Pereira. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por la merecida y acertada elección de usted para Presidente Constitu- 
cional de la República, presentóle mis felicitaciones. 
Su amigo, 

C. Curiel Coutinho. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicitólo, deseándole mucho acierto, para bien del País. 
Afectísimo amigo, 

C. Hermoso Tellería 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Sírvase aceptar mis entusiastas felicitaciones por su exaltación a la Pri- 
mera Magistratura de la República. 
Su amigo y subalterno, 

Antonio M. Delgado. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Con verdadera satisfacción envío a usted mis respetuosas felicitaciones 
por la justa elección del Congreso Nacional hecha en usted para Presidente 
Constitucional de la República. 

Su amigo y subalterno, 

Elbano Parada. 



DEL GENERAL GÓMEZ 267 



De Egido, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Por tan fausta elección del Congreso, envióle mi sincera felicitación. 
Afectísimo, 

A. A. Molina M. 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Su exaltación al Supremo Poder Nacional, me complace infinito. Felici- 
tóle ingenuamente. 
■ Amigo ^incondicional, 

./. Villoría Yépez. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Felicitóle respetuosamente por la justa elección recaída en usted para 
regir los destinos de la Nación venezolana. 

Amigo y subalterno, 

Uclón Pérez. 



De Turmero, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V ■ Gómez. 

La elección del Soberano Congreso en usted para regir los destinos de la 
Patria, es de grata satisfacción para sus amigos, y yo entre ellos lo felicito 
efusivamente. 

Su amigo, 

Ramón Garrido. 



De Turmero, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo de usted permí^ome enviarle mis parabienes por su exalta- 
ción a la Presidencia de la República, hecho que involucra la ventura del 
País. 

Su amigo afectísimo, 

V. M. Garrido Reymond. 



268 LA ELECCIÓN 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Con patriótico entusiasmo saludo y felicito al querido y único Jefe, por 
su exaltación a la Presidencia de la República. Los Representantes de la 
Nación han interpretado fielmente los anhelos y deseos de los pueblos; y por 
ello merecen bien de la Patria. 



Su amigo y subalterno, 



Martín Márquez 



De La Canoa, el 5 de mayo de 1915- 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicito por la merecida 'y unánime elección a la Presidencia de la 
República. 

Su respetuoso amigo y subalterno, 

Fernando León, h. 



De Turmero, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis sinceros parabienes por su exaltación a la Primera 
Magistratura de la República. 



Su amigo y servidor, 



Alfredo Pacheco Miranda. 



De Calabozo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General .7. V : Gómez. 

Felicitóle por el merecido nombramiento recaído en usted para Presiden- 
te Constitucional de la República. Este tan grande acontecimiento involu- 
cra para la Patria, paz, orden y garantías. 

Su amigo, 

Justiniano Toledo. 



De Ortiz, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

He vivido admirando los grandes beneficios que desde hace años le pro- 
porciona usted a nuestra querida Patria, ya como Primer Magistrado de la 
República, ya como Comandante en Jefe del Ejército Nacional; y hoy que 



DEL GENERAL GÓMEZ 269 



de nuevo el Soberano Congreso de la Nación lo ha elegido para presidirla en 
el próximo período constituciorial, me es de sumo agrado felicitarlo ingenua- 
mente, porque la elección que el Congreso de Venezuela ha hecho en usted, 
asegura la paz y el bienestar de nuestra Patria. 
Su adicto amigo, 

Salvador Macera. 

Telegrafista. 



De San Juan, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con verdadera complacencia he sido impuesto de que los Representantes 
del pueblo lo han designado para regir los destinos de la República en el 
próximo período constitucional. Siendo tan acertada esta elección y un hecho 
efectivo hacia la paz, progreso y bienestar de nuestra querida Venezuela, 
como decidida amigo de usted, me apresuro a enviarle mis más sinceras 
felicitaciones. 

Su adicto amigo y subalterno, 

Julián Correa. 



De Barquisimeto, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su elección tan deseada por los pueblos, es augurio de paz y engrandeci- 
miento para la Patria, de concordia entre los ciudadanos, y de confianza y 
estímulo para el trabajador. Por ello lo felicito a usted, felicito a la Patria, 
felicito a los venezolanos y me felicito. 
Su respetuoso amigo, 

Leopoldo Torres, 



De San Felipe, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Envío a usted mis respetuosas felicitaciones por el merecido acto de justi- 
cia del Congreso Nacional al elegirlo Presidente de la República por sus ser- 
vicios prestados a la Patria. 
A sus órdenes. 
Su amigo y subalterno, 

Genaro Zumeta. 



270 LA ELECCIÓN 

De Trujillo, el 15 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente lo felicito por su elección para Presidente Constitucional 
de la República. 

Compatriota muy adicto, 

Domingo A. Labrador. 



De Barrancas, el 15 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su elección que es la condensación de la voluntad popular, lo felicito 
respetuosamente. 

Sinceramente su amigo y subalterno, 

B. Rufino Pérez. 

Fechado en Tucupita. 



De Barrancas, el 15 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con íntima satisfacción patriótica me he impuesto de la elección recaída 
en usted para Presidente Constitucional de la República en el período de 1915 
a 1922, prometedora de nuevas conquistas propicias a la ventura del país, que 
hondea hoy a todos los vientos la bandera de la Causa de Diciembre con su 
sugestiva divisa: Orden, Paz y Progreso. 
Sírvase aceptar mis más cordiales felicitaciones. 
Amigo, 

J. M. Alamilla Ramos. 

Fechado el 7 en Tucupita. 



De Altagracia, el 15 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Respetuosamente presento a usted mis cordiales felicitaciones por la mere- 
cida elección recaída en usted para Presidente Constitucional de la';República. 
La Patria y sus amigos de plácemes. 
Afectísimo, 

F. Simancas. 



DEL GENERAL GÓMEZ 271 



De Caracas, el 12 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gome:. 

Su elección para Presidente de la República en el período constitucional 
que empieza, es garantía de paz y promesa cierta de bienestar y prosperidad 
de la Nación; y es además demostración elocuente de que la Causa de Di- 
ciembre, de que es usted único Jefe y Conductor ha sido comprendida por el 
pueblo venezolano y echado hondas raíces en la conciencia nacional para 
desenvolverse en el presente y dilatarse en el porvenir como verdaderamente 
complementaria de los titánicos esfuerzos que hicieron los fundadores de la 
República en la magna lucha de la Independencia. Por todo ello le envío mis 
sinceras felicitaciones. Dígnese aceptarlas y créame de usted amigo y cons- 
tante admirador, 



Ezeqiriel Urdaneta. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Fausto suceso es para la Nación el que usted haya sido designado para 
regir sus destinos en el período constitucional, pues ella ve asegurada 
la paz y garantidas sus instituciones, toda vez que usted podrá continuar 
con feliz éxito su labor emprendida el 19 de Diciembre. 

Permítame que lo felicite en unión del personal de mi mando. 

Subalterno y amigo, 

M. M. Molina. 



De Petare, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con gran entusiasmo le enviamos nuestras felicitaciones muy cordiales, 
por su elección para Presidente Constitucional de la República. Este entu- 
siasmo por la justicia de su elección ya lo hicimos presente ante el General 
Gregorio Moreno^ C , nuestro digno Jefe Civil, quien al honrarnos con la 
visita oficial que hizo a este Municipio, pudo palpar clara y evidentemente 
cuánta es nuestra decisión por la Gran Causa, y a quien manifestamos que 
aunque hombres de trabajo, estamos listos para secundarlo a usted en el 
sostenimiento de la paz. 

Sus amigos, 

General Tomás Hernández, Presbítero Manuel A. López, Pedro S. Gonzá- 
lez, Carlos R. Naranjo, Ramón González, Tomás León, Melecio Aponte, Ma- 
nuel López, Lisandro A. Pagúndez, Rafael E. Hernández, Juan Ramón Gon- 
zález, Medardo A. Fagúndez, Tomás Alberto Hernández, Adrián Fagúndez, 
Jesús M. Hernández, Manuel A. Fagúndez, Patricio Aponte, Emeterio Ro- 
dríguez, Eugenio Ostos, Abelardo Pino, Carlos M. Naranjo, Vicente León, 



272 LA ELECCIÓN 



Jesús M. Fajardo, Jesús M. Fagúndez, Luis Alvarado, Erasmo A. Pérez, Je- 
sús M. Arana, Manuel J. Pérez, Silvestre Eomero, Basilio Acosta, Manuel 
Romero, Federico León, Ramón León, Isidro Hernández, Andrés García T. , 
Jacinto Serrano, Pedro Brito, Guadalupe Calcaño, Ramón H. Peña, Froilán 
Díaz, José Eugenio Alvarado, Rosendo Villegas, Elias Pereira, Juan Bau- 
tista Amoreti, José Felipe Muro, Pedro Carpió, Juan Pereira, Bernardo Al- 
varez, Bernardo Alayón, Vicente Díaz, Rafael García, Salvador Suárez, Pe- 
dro Flores, Ángel M. Brito, Eloy Brito, Ramón Suárez, Aurelio Cisneros, 
José de la Rosa Ramírez, Luis Morales, Avelino García, Antonio Reyes, José 
A. Torres, Jesús M. Morales, Narciso Fernández, Román Noria, Celesti- 
no Onal, Marcos Ruiz, Pedro Aponte, Elíseo B. Martínez, Manuel Dandrea, 
Guillermo Fagúndez, Bernabé Aponte, Antonio Molina. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Hoy, que la Soberanía de la Nación ha elegido a usted para Presidente 
Constitucional de la República, siento especial placer en enviarle un res- 
petuoso abrazo de felicitación. 



Su adicto subalterno y amigo, 



Aureliano Fernández M. 



Señor General J. V. Gómez. 



Gato Amarillo: 5 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Mi respetado Jefe y amigo: 
Envióle mi más sincera felicitación por su exaltación a la Presidencia de 
la República, donde podrá usted terminar la grandiosa obra emprendida. 
Su respetuoso amigo, 

T. Arriens. 



CARLOS V. EHEVERRIA, 

saluda muy respetuosamente a su amigo el señor General Juan Vicente 
Gómez, Comandante en Jefe del Ejército Nacional, con motivo de presen- 
tarle sus efusivas congratulaciones, por la merecida elección recaída en él 
para Presidente de la República en el período constitucional de 1915 a 1922. 



DEL GENERAL GÓMEZ 273 



Valencia: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. I 

Maracay. 
Benemérito General : 
El Congreso, por unanimidad de votos, ha elegido a usted Presidente de 
la República. Yo me complazco por tan fausto acontecimiento, y le envío 
mis sinceras felicitaciones, viva expresión de mis sentimientos amistosos ha- 
cia usted. 



Su adicto amigo, 



José Antonio Cordido. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 
Presento a usted en este día, que abre una etapa definitiva de felicidad 
para nuestra Patria, mis cumplidas felicitaciones, a la vez que me enorgu- 
llezco como su conterráneo, de verlo elevado por la voluntad del pueblo, es- 
timador de sus indiscutibles méritos, a la más alta cumbre del poder. Us- 
ted es, sin duda, la expresión heroica de aquel Táchira amado, donde se nu- 
tre el alma con el espectáculo constante de sus cielos y de sus montañas 
poderosas y bienhechoras, que son como los paradigmas de esa energía, de 
la cual es usted en Venezuela el representante más perfecto. 
Soy su amigo, 

S. Díaz Mantilla. 



De El Callao, el 15 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Acabo de llegar y en el tránsito fui gratamente informado por el Gene- 
ral Marcelino Torres, de la muy justa elección de usted para regir los des- 
tinos de la República en el período que empieza. 

Al felicitarlo muy sinceramente por este acto trascendental en la vida de 
la Patria, le ratifico mis compromisos con usted y con la Causa iniciada por 
usted el 19 de Diciembre. 

Su subalterno y amigo, 

Juan Fernández- 



35 



274 LA ELECCIÓN 



De Lezama, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Celebramos con alborozo el ascenso de su digna personalidad a la Presi- 
dencia de la República; y como admiradores y obsecuentes compatriotas de 
usted, presentárnosle nuestras más cordiales felicitaciones. 

Luis M. Aponte, Pedro R. Montenegro, Pedro J. Alfonzo D., F. Ramos 
Moreno, Pedro José Osío, Juan Paredes, Jesús María Campos, Jorge Anto- 
nio Hernández, Ramón Díaz C, Melchor González, Félix Mendoza, presbí- 
tero Manuel de O. Vera, P. Antonio Méndez Gómez, Candelario Hernández, 
Salustiano Nieves. 



De Calabozo, el 8 de mayo de 1915. i 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted para presidir el período constitucional de 
la República, corresponde a las aspiraciones del pueblo y satisface una ne- 
cesidad política del País, porque es garantía de paz perdurable y fructífera. 
Con nuestras calurosas felicitaciones, reciba usted nuestras protestas de 
adhesión. 

Sus amigos, 

Francisco Barbella, Carlos F. Gober, Eustaquio R. Bonet, Julio C. de 
Armas, Rodolfo W. Moleiro, Sergio A. Bonet, Antonio Espinoza, Desio Ma- 
ría Díaz, Sebastián Mier y Terán, Horacio Troconis, Fabián Medina, Justi- 
niano Toledo, Abrahan S. Saad, Luis Bórrales H., Filiberto Rodríguez, Vi- 
cente Viana Camacho, Teófilo Trujillo, Carlos S. Madera, Pablo E. Landae- 
ta, Luis Ascanio García, Andrés A. Alvarez H., Francisco Delgado, A. 
Boscio Rodríguez, Fracisco Parodi B., Elias Cousín, Manuel V. Montenegro, 
Víctor Manuel Armas, Luis R. Esaa, José G. Oribio, Nicolás Hurtado Na- 
varro, Víctor Rivas, Ovidio Bolívar, hermanos Barbella, Vicente Rodríguez, 
Salvador Saad, Juan Vicente Gutiérrez, Pedro Colmenares, Francisco E. 
Freites, A, Rodríguez, Heriberto Sánchez, José Luis Rivas, Luis J. Viso. 



De Siquisique, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Elementos de paz y de trabajo, amparados por las ejecutorias brillantes 
de la Causa y de usted, su Jefe y Conductor, celebramos complacidos su 
exaltación a la primera Magistratura Nacional y le ratificamos nuestros an- 
helos porque su Administración deje huella de bienes en la conciencia del 
País, y sea la ^prolongación feliz de sus altas labores realizadas en bien de 
Venezuela. 

Somos sus amigos y servidores, 

Fermín Dorante, Juan B. Yánes, Sabás Arráez R., Edmundo Román T., 



DEL GENERAL GÓMEZ 275 



Ramón Lacruz, Zacarías Gutiérrez P., Luis Reyes, Ramón Arráez R., M. 
Castillo Amengual, Roberto Ponce, Félix N. Díaz, Julio Dorante, Antonio 
J. Jiménez, Abelardo Gutiérrez, hijo, Alejandro Bolívar, Hermes Dorante, 



Andrés Rafael Castillo y Daniel Velis. 

Nota: Fechado ayer en Aguadagrande. 



De Mérida, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con verdadera complacencia me he impuesto del acto de justicia reali- 
zado por el Congreso Nacional, al elegirlo a usted Presidente Constitucional 
de la República. Esta elección llena ampliamente los deseos del pueblo ve- 
nezolano y asegura de manera inconmovible la paz fecunda en bienes, que 
usted Ka implantado en el país. 

Sírvase aceptar, mi respetado Jefe y amigo, mis cordiales y efusivas 
congratulaciones. 

Su adicto amigo y servidor, 

Julio Sardi. 



De Mérida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis congratulaciones son para la Patria, ya que la exaltación de usted 
a la Presidencia Constitucional déla República, afirma la paz y abre amplio 
cauce al progreso y bienestar de Venezuela. 

A usted, mi respetado Jefe y amigo, cúmpleme ratificarle en esta oca- 
sión solemne, con la honradez de que me precio, mi adhesión inquebranta- 
ble, como leal sostenedor de la Causa de que es usted Benemérito Conductor 
y como adicto amigo y subalterno. 

Atilio R. Sardi. 

De Acarigua, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Por su elección para presidir la República en este período constitucio- 
nal, lo felicito y abrazo. 

Su agradecido y leal amigo, 

A. M. Orta. 



276 LA ELECCIÓN 



De Carúpano, el 16 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Subalternos amigos de usted, creador de la hermosa Causa de Diciem- 
bre, bajo cuya gloriosa bandera permaneceremos siempre fieles, su exalta- 
ción a la Presidencia de la República satisface nuestro legítimo orgullo, y al 
enviarle hoy nuestras entusiastas felicitaciones, cumplimos el deber de rei- 
terarle las protestas de nuestra adhesión y lealtad muy decidida. 
Muy respetuosamente tenemos la honra de suscribirnos, 
Joaquín Yáñez, R. Flores Arias, Ramón Narváez, Carlos F. Prim. 

Fechído e! 5 en Salina de Coche. 



De Carora, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complácenos significar a usted que desde el momento en que este Dis- 
trito tuvo conocimiento de que el Congreso Nacional, interpretando el senti- 
miento de los pueblos, nombró a usted Presidente Constitucional de la Re- 
pública, celebra con el mayor entusiasmo tan grato suceso que involucra la 
felicidad de la Patria. 

Admiradores de su colosal obra de Rehabilitación, nos congratulamos 
con todos los buenos patriotas y llevamos hasta usted el testimonio de nues- 
tra franca y leal adhesión. 

Respetuosamente presentamos a usted nuestros parabienes, ya que sus 
méritos lo llevan al puesto que le corresponde para guiar a Venezuela ha- 
cia un próximo y brillante porvenir. 

Adictos amigos de usted, 

Juan de J. Blanco, R. Pompilio Oropeza, Ramón Gutiérrez, Pedro Saa- 
vedra B., Plavio Herrera Oropeza, Julio Mármol Herrera, José A. Gutiérrez 
hijo, Cecilio Zubillaga Perera, Jacobo J. Curiel, Andrés Montero G., Mar- 
celino López, Eduardo A. Sánchez, F. LamedaL., F. Bracho Pérez, Antonio 
Pereira, Juan Bautista Oviedo Bracho, Miguel Ángel Meléndez, hermanos 
Arispe, J. J. López Morandi, Ignacio Alvarez, Rafael Herrera Oropeza, Die- 
go Herrera O., José L. Meléndez, Agustín Zubillaga, José Herrera Oropeza, 
Alberto Yépez, Ramón Pérez Alvarado, Miguel N. Montesdeoca, Pedro J. 
Silva, Miguel M. González, J. Bracho, Felipe Montero, Francisco Meléndez, 
José Meléndez, José Félix Martínez, S. Riera, Horacio Sánchez, Lucio P. 
Montesdeoca, Isaías Mejías, Juan B. Cari pá, Tomás Suárez, Andrés Rodrí- 
guez, Isaías González, Ramón González, Nicolás Delhoy, Gilberto Sierralta, 
A. D. Jiménez, José Gabriel Oviedo, D. Colmenares, J. G. Aguiar, Domin- 
go Rodríguez, Carlos Oropeza, Agustín Oropeza, J. Colmenares, José de la 
P. Sierra, R. Colmenares. 



DEL GENERAL GÓMEZ 277 



De Boconó, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba las felicitaciones de sus subalternos y amigos decididos y disci- 
plinados, hoy que el Soberano Congreso Nacional, fiel intérprete de la vo- 
luntad de los pueblos, cumpliendo un deber de justicia asegurando el porve- 
nir de Venezuela, lo ha elegido a usted para conducir la nave de la Repú- 
blica a la cumbre de la gloria. Sus antecedentes como Jefe de la Nación y 
luego como Comandante en Jefe de los Ejércitos Nacionales, son la base que 
seryirá de pedestal a su nuevo período constitucional, iluminado con los res- 
plandores de la libertad, ungido por la unión de todos los venezolanos y ga- 
rantizado por la paz que reina en la República rehabilitada por usted. 

Subalternos y amigos, 

M. Azuaje. 
Jesús M. Olivares. 



De Carora, el 12 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Tenemos la alta honra de felicitarlo a usted por el trascendental suceso 
que pone en sus manos el mando supremo de la República en el período 
constitucional. 

La celebración de este gran acontecimiento, se ha señalado entre nos- 
otros por un inusitado entusiasmo. 

Adictos amigos, 

J. Félix Martínez Pérez, Aquiles Pernalete, Pedro Santelí, Andrés Lu- 
go, R. Aguiar C-, C. Antonio Vallesteros, José Aguiar, Ramón Salazar, Car- 
los M. Hernández, Pedro N. Pereira, Gregorio Nieto. 

Fechado ayer en Río Tocuyo. 



De Barquisimeto, el 12 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El grato rumor de complacencia que en las masas populares del País ha 
causado el nombramiento de usted para Presidente de la República, en este 
período constitucional, nos llena de satisfacción partidaria y al recoger nos- 
otros en estos lugares el eco unánime de esa complacencia que es aplauso y 
que es sanción justiciera para el Congreso que ha sabido interpretar el que- 
rer público, lo hacemos para elevarlo ante usted como un testimonio de que 
sabemos agradecerle la obra de paz, orden, progreso y de libertad ciudada- 
na, que ha realizado en el País. Sírvase aceptar nuestras patrióticas congra- 
tulaciones. 

Adictos amigos, 

Luciano S. Gambati, Carlos Liscano, Pedro Bereciartu, Pablo Emilio 



278 LA ELECCIÓN 



Ceballos, Daniel Jiménez Rojas, J Murrieta, M. I. Bereciartu. Silvestre 
Guevara, Rafael Partida, Eduardo Guevara, Jaime Pacheco, Rafael Meza, 
Antonio Rafael Alejos, Ramón Pompeyo Alejos, Marcelino Machado, Euse- 
bio Machado, Encarnación Arguelles, Rafael A. Vizcaya, Juan Clímaco Án- 
gulo, Luis Agüero Ch., Pedro Antonio Torrealba, Rafael García Pérez, Ge- 
lacio Urdaneta, Félix García, Juan B. Yépez, Isaías Mendoza, Juan Mendo- 
za Peralta, José Ángel Mendoza, Ángel Mendoza, Pablo Rangel, Rafael 
María Natera, Tomás Hernández. 

Fechado el 6 en Buenavista. 



De Tinaquillo, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J.V. Gómez. 

Nosotros, comerciantes, agricultores y criadores de este Distrito, hemos 
acogido con júbilo la fausta nueva de haber sido usted electo para regir los 
destinos de Venezuela en el presente período constitucional, porque usted 
garantiza para nosotros la paz, factor principal del progreso de los pueblos. 

Lo felicitamos sinceramente por este nuevo triunfo alcanzado por usted 
en las luchas del civismo. 

Sus admiradores y amigos, 

Julio Montenegro, Francisco José López, José López, Antonio Rotonda- 
ro, J. J. Carvajal, Julio C. Sánchez, José Castillo León, M. I. Polanco, José 
Antonio Acevedo, José I. Henríquez, José Bernardo Bolívar, César A. Sán- 
chez, José Rafael Rotondaro, José J. Delgado, Poiicarpo Rivas, Jorge Mo- 
reno, Francisco Rotondaro, Nicolás DalexandnvF. C. Borges, Cecilio Pé- 
rez, Daniel Franco, Andrés Quintero, Julio Franco, Antonio Quintero. 



DOCTOR JUAN P. COLMENARES, 

saluda respetuosa y atentamente a su. Jefe y amigo el señor Gene- 
neral Juan Vicente Gómez, con ocasión de presentarle sus cordiales y pa- 
trióticas congratulaciones, por la elección unánime recaída en él para regir 
los destinos de la Patria, lo cual significa de modo fidelísimo, no sólo que 
vive en el corazón de todos los venezolanos, sino también que la Patria re- 
clama de él sus nobles servicios, y para que la siga encauzando por los am- 
plios senderos de paz, progreso y bienestar general, por donde la ha en- 
caminado en época no lejana con su brillante Administración. 

Al enviarle un abrazo de sincera felicitación, le es altamente honroso re- 
petirse sin reservas a sus gratas órdenes como su adicto amigo y subalterno. 



DEL GENERAL GÓMEZ 279 



La Victoria: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay . 
Respetado General y amigo: 
Como amigo y subalterno suyo me ha causado lamas íntima satisfacción 
la justiciera elección hecha en usted por el Congreso Nacional, para presidir 
los destinos de la República, porque ella envuelve para Venezuela, paz, pro- 
greso y soberanía de la Ley. 
Respetuosamente, 

Luis E. Baptista. 



Señor General J . V. Gómez. 



Caracas: 7 de mayo de 1915. 



Maracay . 



Respetado Jefe y amigo: 
Antiguo amigo de usted y partidario en todo tiempo de su actuación po- 
lítica, sin vacilaciones de ningún género, he tenido la más viva complacen- 
cia por su exaltación a la Primera Magistratura de la República. Vayan, 
pues, mis más sinceras congratulaciones al probo ciudadano. 

V- M. Rada. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado Jefe y amigo: 
Por la presente envío a usted mis calurosas congratulaciones con motivo 
de la elección recaída en usted para presidir los destinos de Venezuela en el 
período constitucional de 1915 a 1922. 

Desde las columnas de El Nuevo Diario, hice públicas impresiones 
sobre una de las grandes obras emprendidas por usted: la creación del Ejér- 
cito Nacional. 

Son sinceros los votos que hago por su bienestar personal y el feliz éxito 
de su futura Administración. 
Su subalterno y amigo, 

J. March Duplat. 



280 LA ELECCIÓN 



De El Pilar, el 16 de mayo 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Estimado General y amigo: 

Son días de grandes expansiones para el patriotismo venezolano, de gran- 
dísimos regocijos para la Causa de Diciembre, y yo decidido por esa gran Cau- 
sa y su Benemérito Jefe, me felicito, felicito a usted y felicito a laPatria por la 
feliz elección hecha en usted por el Congreso, para regir constitucionalmen- 
te los destinos de nuestra amada Venezuela. 

Esta nueva etapa será fecunda en bienes para la República rehabilitada 
y engrandecida por usted. 



Su adicto amigo, 



Fernando Carrera Avila. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi suprema aspiración está satisfecha. Su elección representa el pro- 
greso y engrandecimiento de Venezuela. Mi felicitación. 
Adicto amigo, 

Julio Silva Gómez. 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Como fieles soldados de la Causa de Diciembre, enviamos a usted nues- 
tras más francas felicitaciones por haber sido elegido para regir los destinos 
de nuestra Patria. El Pueblo de Venezuela sabedor de sus noblezas, le en- 
trega el corazón, ingenuo tributo para aquel que con su acertada política, 
ha fundado la paz y el trabajo. 

Eduardo Márquez, Delfín Perozo. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acepte mis sinceras felicitaciones por su exaltación a la Primera Magis- 
tratura de la República. 
Su amigo, 

A. Guerra Toro. 



DEL GENERAL GÓMEZ 281 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Mis más sinceras congratulaciones por la justiciera elección que ha he- 
cho en usted el Soberano Congreso Nacional para regir los destinos de la 
República en en el período constitucional. 

Su amigo y subalterno, 

Cruz María Navas. 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicito muy sinceramente por la justa elección recaída en usted para 
regir los destinos del País. 



Su amigo y subalterno, 



Gerardo Camera. 

Director de la Banda "Gómez". 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Como amigo leal y decidido de la Causa, me congratulo con usted y con 
la Patria por su elección para Presidente Constitucional de la República, 
porque así queda garantizada la paz y el agradecimiento de la Nación. 

Su amigo y subalterno, 

Miguel A. Caputti. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted realiza una necesidad exgida por el pueblo venezo- 
lano. 

Lo felicita su amigo, 

Fernando Vaquero. 



86 



282 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Ayer batí aplausos por su elección. Hoy envióle congratulaciones res- 
petuosas. 

Rafael María Altuve. 



De Aragua de Barcelona, el 17 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

A nombre del Distrito de mi mando y en el mío propio, me es grato pre- 
sentarle mis cordiales felicitaciones por la elección de usted para Presidente 
Constitucional de la República. 



Su amigo y subalterno, 

Fechado en Pariaguán el 14 de mayo. 



M. Padilla Chacín. 



De Píritu, el 17 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Felicitóle por su exaltación a la Presidencia de la República, acto de 
justicia que hará resonancia al través de las edades. Leyendo en la prensa 
su patriótica carta para el general Matos fechada el 21 de noviembre del 
año pasado, no he podido menos que sentirme orgulloso de ser subalterno de 
un hombre como usted, y haber tenido la honra de ser su Edecán, de donde 
pude palpar muy de cerca su grandeza de alma, pues es usted un hombre 
que siente, piensa y procede. 

Recíbala cordial expresión congratuloria de su leal servidor y amigo, 

José Manuel Murülo. 



De Chaguaramas, el 17 de mayo de 1915. 
' Señor General J. V. Gómez. 

Para el cumplimiento del deber jamás es tarde, en esa convicción e ins- 
pirado en el afecto a usted y el patriotismo, le felicito por la nueva elección 
recaída en usted para regir los* destinos de la Patria. Creo que con este 
paso trascendental se coronará la magna obra del engrandecimiento de la Re- 
pública 

Su amigo, 

Francisco Manuit García. 



DEL GENERAL GÓMEZ 283 



De Los Teques, el 17 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Felicitólo por haberlo nombrado las Cámaras Legislativas por unanimi- 
dad Presidente Constitucional de la República. 
Subalterno y amigo, - 

Jorge A. Garcia Uzlar. 



De Maracaibo, el 15 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con regocijo patriótico felicitólo por su exaltación a la Presidencia de 
la República. 

Que nada obstaculice su voluntad de hacer el bien y que levante con su 
nombre la gloria de la Nación. 
Sus amigos, 

Doctor J. J. Romero. 
C. Magistral. 



De Caracas, el 15 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Sírvase aceptar mi respetuosa y cordial felicitación por su elección para 
Presidente do Venezuela. 
Su amigo, 

Francisco Ramón Quintero. 



FRANCISCO P1MENTEL, 



felicita al Jefe de la Rehabilitación Nacional por el justo y unánime Acuer- 
do de los Representantes del País, al designarle para la Presidencia Cons- 
titucional de Venezuela. 



CARLOS GALÁN, 

felicitación. 



J, B. MUROZ, 

con su sincera felicitación por su elección, 



284 LA ELECCIÓN 



PROFESOR VICENTE MARTUCCI, 
Inspector de las Bandas Militares, 

como amigo sincero y lealmente adscrito a la personalidad política de su 
distinguido Jefe y amigo Geneaal J. V. Gómez, siente suma complacencia 
en presentarle, tanto a nombre de las Bandas al cargo de su Inspección co- 
mo en el suyo propio, sus más expresivas congratulaciones, por la acertada 
elección que, obedeciendo al querer unánime de los pueblos, acaban patrió- 
ticamente de hacerle los Representantes de la voluntad nacional. 



S. E. MOROS MOROS, 
Jefe Civil de San José, 

tiene el alto honor de felicitar a su respetado Jefe y amigo el General Juan 
Vicente Gómez, con motivo de su elección para Presidente Constitucional de 
Venezuela, expresión genuina de la voluntad popular. 



De Aroa, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

A nombre del Tribunal de mi dependencia, presento a usted mis cor- 
diales felicitaciones por la merecida honra con que lo ha distinguido el Con- 
greso Nacional, al designarlo para dirigir los destinos de la República en su 
período constitucional. 

Tobías Brito F. 



De Aroa, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por justicia y por deber envióle mi humilde felicitación por su exaltación 
a la Presidencia del País. Felicito al Congreso Nacional y congratulóme con 
el pueblo venezolano. 

Adicto amigo, 

Alejandro A. Garrido. 



De Yaritagua, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi respetado Jefe y amigo: 
Con gran satisfacción me he impuesto hoy de la elección hecha en usted 
para la Presidencia de la República, en este nuevo período constitucional. 
Por tan fausto suceso complázcome en enviarle mis cordiales felicitacio- 



DEL GENERAL GÓMEZ 285 



nes, reiterándole una vez más mi franca y decidida adhesión política y 
personal. 

Al hacer votos al Todopoderoso por el feliz éxito de la nueva Adminis- 
tración, me repito de usted su admirador, 

Jacobo Colmerares B. 



De San Felipe, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La acertada elección recaída en la persona de usted para Presidente de 
la República, en el próximo período constitucional, la celebramos todos los 
yaracuyanos con la más espontánea alegría. Y es porque nosotros estamos 
hondamente compenetrados de que es a usted a quien debe este territorio 
su bienestar, su progreso y nueva vida de Entidad Federal. De esta elec- 
ción puede decirse que no es el honor alcanzado por un hombre y la con- 
quista realizada por una Causa, sino que es el triunfo de la Patria que por 
segunda vez entrega el sagrado depósito de sus destinos al hijo esclarecido 
que la ha llevado, a fuerza de constancia y de patriótica labor, a muy alta 
cumbre de grandeza. 

Por este nuevo motivo de gloria para la Causa de Diciembre, y para su 
nombre benemérito, nos congratulamos con usted y con la Patria. 

Somos sus leales amigos, 

L. Domínguez Tinoco, Tomás Lira G., M. A. Olmeta, M. V. Zumeta 
Cardona, Doctor P. M. Rojas, Carlos F. Cordido R., J. Joaquín Hoyos, Diego 
Casañas Salón, Pedro M. Pérez, Manuel Alvarez, Rafael Lazo, Guatavo 
Jiménez, Miguel F. Escalona, A. A. Abreu, Manuel E. Bracho, Presbítero 
Doctor Fidel R. Tovar, Rafael Caldera, Carlos M. Castillo, Antonio M. Bello, 
M. V. Navas, Doctor T. Garrido, Doctor T. E. Avila, José Daza, Camilo A. 
Lugo, Eloy E. Macera, Isidro Jiménez L., J. A. Domínguez, Ricardo Cordido 
G., Francisco M. Morales, Pedro M. Inojosa, Juan F. Colmenares, Raimundo 
Arteaga, José T. Garrido, Andrés A. Maduro, Trinidad Figuera, A. Domín- 
guez T., Pedro González Viur, Silvino Pérez, E. González Pérez, C. L. Pérez, 
Luis M. Garrido, Cincinato Cordido, Luis A. López, Pantaleón Velázquez, 
I. Bortone, Rosalvo Bortone, Juan E. Escalona, J. M. Raldiris, Rafael M. 
Estrella, F. Antolínez, C. L. GrilletB., A. Baracovite, J. N- Bravo, Vicente 
Amengual, Andrés A. Pérez, S- L. Liscano, H. Núñez Olivares, Diego Nuce- 
te G., Aníbal Segura, M. A. Mendoza, M., Serapio Pérez, Miguel Aparcero, 
Miguel Alvarez de Lugo, Andrés R. Cortez, C. Suels, Pedro M. Sosa, Nica- 
nor J. Rodríguez, Juan A. Perreira, J. L. Nadal José Sales, Rafael Maciar, 
Ramón 'E. Garrido, Juan Medina, Ramón Delgado B., J. M. Castillo, F. S. 
Colmenares, L. E. Limardo, Juan González B., Juan Ramón Celis, B. Ra- 
mos, Luis N. Macei, Tito Macei, Federico Ravel, Carlos Alcalá, Benjamín 
Alcalá, Ismael Azoka, Guillermo Montes, Cruz Galindez, C. Paiva, Rafael 
Goyo, Rafael Lugo, Rafael M, Parra, Leónidas Salón, Domingo Vázquez, 



286 LA ELECCIÓN 



M. Lavado Isava, Manuel Ferreiro, Gilemón Pérez, Nicanoa Ravel, Fede- 
rico C. Abreu, D. Vaquero, Ramón Suárez, Bartolo Delgado, Ramón Gil Ro- 
dríguez, Luiz F. Guédez, Claudio Torres L. , L. I. Quiroba. 



De San Felipe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Acepta usted mi sincera y cordialísima felicitación. 
Su adicto amigo, 

Diego Núcete G. 



De San Felipe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con la fé que sólo puede inspirar el convencimiento íntimo de un bien 
necesario, dirigile -mi telegrama del 19"del pasado, y tan intensa como ella, 
ha sido hoy mi satisfacción al ver colmadas las legítimas esperanzas de sus 
amigos, basadas principalmente en la paz, que es la suprema necesidad de 
la Patria y que sólo usted puede garantizarle. Mis congratulaciones son 
pues, tan legítimas como sinceras por su elección presidencial. 

Verdadero amigo y leal servidor, 

Rafael Sabino. 



De Nirgua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Se diría que el numen del Libertador, fecundo para todo lo que dijera 
bien, grandeza y gloria para la Patria, inspiró a los Representantes del 
pueblo venezolano en Congreso, al elegir a usted para Presidente Constitu- 
cional de la República. Es este un nuevo triunfo de la Causa de Diciembre, 
y como soldado leal y sostenedor de ella, me honro en felicitar a usted, Jefe 
único de tan gloriosa Causa. 

Su adicto amigo, 

Rafael Perdomo S. 



De Aroa, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J, V, Gómez. 

Gratamente he sido informado de la elección hecha por el Soberano 
Congreso en la honorable persona de usted, para regir los destinos del País. 



DEL GENERAL GÓMEZ 287 



Al enviarle mi estrecho y congratulatorio abrazo de felicitación, aprovecho 
la oportunidad para ratificarle de nuevo mi adhesión personal y política. 

Soy su amigo y subalterno, 

José C. Pérez. 



De Guacara, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

A nosotros, soldados de las filas rehabilitadoras, complácenos infinita- 
mente la designación que el Soberano Congreso hace en usted para Presi- 
dente de la República en el presente período constitucional, porque de ello 
depende el porvenir de la Nación y el triunfo definitivo de nuestra Gran 
Causa. 

Le felicitan respetuosamente sus leales amigos y subalternos, 
Vicente Vizcaya, Manuel Ochoa, Gregorio A. Villalba, Carlos A. Cañe 
lón, Juan A. Pérez S., Lino Heredia. 



De San Joaquín, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Con íntima satisfacción e inusitado entusiasmo hemos acogido la tras- 
cendental noticia de ser usted designado por el Congreso Nacional para 
regir los destinos del País. Tales eran nuestros deseos al constituirnos en 
Junta, que al verlos así realizados, no podrá sino decirse, que se ha obede- 
cido a la esforzada voluntad de un pueblo que ve en usted al implantador de 
la paz, al único defensor de sus derechos. 

Pedro Pablo Camejo, Juan P. Pimentel, Víctor M. Fábrega. 



De Colón, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Venezuela hónrase al tener en usted al Jefe que garantiza un pueblo y 
un hombre digno que lleva la paz y la tranquilidad al hogar. Por tanto 
acierto de nuestro Congreso, nos felicitamos y aplaudimos con entusiasmo la 
hora feliz porque atraviesa la Patria. 

Amigos y subalternos, 

Leopoldo Bello, Carlos L. Navarro, Luis Troconis Febres, H. Quintero 
R., A. Roncajolo, H. Gil Lecuna. 



288 LA ELECCIÓN 



De San Carlos, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La elección hecha en usted por el Soberano Congreso Nacional, para 
regir los destinos de Venezuela en el presente período constitucional, es un 
homenaje justiciero de gratitud y una honrosa y merecida recompensa que 
rinden los pueblos, por órgano de sus legítimos Representantes, al íntegro 
ciudadano a quien de modo indiscutible debe la Patria su regeneración moral 
y material. 

Elementos de trabajo, compartimos el contento del País por tan fausto 
suceso, pues la personalidad de usted al frente de los intereses públicos, es 
garantía segura de paz, prosperidad y bienestar, anhelos íntimos de todo 
buen patriota. 

Dígnese aceptar nuestras entusiastas felicitaciones. 
Amigos de usted, 

José R. Sánchez, Juan F. Alvarado, Emiliano Fernández, Marco A. 
Sosa, Manuel F. Ortega, Manuel A. Medina Fernández, Bonifacio Rodrí- 
guez, Tobías Quintana, Sabás Adam, Menoti Fraino, Rafael Villanueva N. , 
José A. Marvez, Luis Fraino Figueredo, Miguel Fraino F., Pedro N. Gar- 
cía, Antonio Alvarez, F. Lacruz W., Sergio A. Pérez, Baldomero Brito, 
Luis F. Torres, Rafael González Pérez, Carlos Delima, Justo Villoría, 
Ramón Cedeño, José M. Rodríguez, Eustacio Quiñones, Andrés Avelino 
Noguera. Alfredo Reina, Sandalio Villanueva, Manuel F. Oviedo, Manuel 
M. Guillen, Ovidio S Villarreal, Teodoro Colmenares, F. Gerardo Betan- 
court, Ezequiel Ramírez G., J. de la C. Peña Sosa, P. T. Quintana, Pablo 
E. Azuaje, Eloy R. Mena, Augusto Silva, Luis M. Silva, Juan Quiñones, 
Antonio Laviete, Fernández & Compañía, Urbano Noguera, Melecio Ma- 
tute, Ladislao Sánchez, Francisco de Paula Sánchez, Juan de la Cruz 
Ortega, Tomás Figueredo, Virgilio Rojas V., Roseliano Conde, S. Ro- 
dríguez. 



FLORENTINO ARISTEIGUIETA GRILLET, 



saluda atentamente a su amigo y Jefe General Juan Vicente Gómez, Co- 
mandante en Jefe del Ejército Nacional, y le felicita cordialmente por su 
elección para regir los destinos de la República en el período constitucio- 
nal de 1915 a 1922. 



EL DOCTOR F. MONROY GONZÁLEZ, 

felicita muy cordialmente al señor General Juan Vicente Gómez por su 
exaltación a la Presidencia Constitucional de la República y le ratifica su 
adhesión personal y política. 

Hacienda "El Paují" (Los Teques), mayo 6 de 1915. 



DEL GENERAL GÓMEZ 289 



EL DOCTOR R. NAVARRETE SERRANO. 

envía al Benemérito General Juan Vicente Gómez, etc., etc,, etc. su respe- 
tuoso saludo y cordiales felicitaciones. 
Valencia, 4 de mayo de 1915. 



DOCTOR NICOLÁS JOSÉ MENDIELE 

con su respetuosa felicitación. 



DOCTOR LEÓN AGU1LAR, 

saluda respetuosamente a su distinguido Jefe y amigo el General Juan Vi- 
cente Gómez, con ocasión de presentarle sus ingenuas felicitaciones por la 
justiciera elección hecha en él para la Primera Magistratura en el próximo 
período constitucional. 



LUIS E. BRANGERB.. 

saluda respetuosamente al señor General Juan Vicente Gómez, y lo felicita 
por su merecida exaltación a la Primera Magistratura de la República. 
Tinaquillo, 9 de mayo de 1915. 



De Turmero, el 18 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Felicito a usted muy sinceramente por su exaltación a la Primera Ma- 
gistratura de la República, consagrado por la voluntad soberana del pueblo 
venezolano. 

Su amigo, 

Valentín A. Cabrera. 



DeTrujillo, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Nosotros, Oficiales del "Batallón Gómez", que con orgullo lleva su nom- 
bre, felicitárnosle por la elección recaída en usted para presidir los destinos 
de la Nación. 

Carlos A. Rodríguez, Ayudante; Capitanes: Ascensión González, Juan 
Fonseca, Pedro La Torre; Tenientes: Pedro Cordero, Enrique Mosquera, 
Francisco Gordón G; Subtenientes: Ervigio Pelayo, Roseliano Olivares, Va- 
lentín Zárraga, Eulogio Nieto, Marcelino Escobar, Faustino Valera. 



37 



290 LA ELECCIÓN 



De Sarare, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gámez.' 

Reciba nuestras manifestaciones de contento por el nombramiento que el 
pueblo venezolano, por órgano del Congreso Nacional, ha hecho en tan be- 
nemérito Ciudadano para Presidente Constitucional déla República, deseán- 
dole muy buen éxito en sus labores gubernativas. 

Sus amigos, 

M. M. Petit, Jesús Betancourt, Nicolás Arias, Miguel Ramírez, Juan 
Bautista González, Pedro Herrera, Tobías Viera, J. Graterol, Melquíades 
Mendoza, Juan Jiménez G., Arístides Serrada, José I. Canelón, Ovidio Vie- 
ra, Simón Abrahams, J. Castillo Parra, Francisco de P. Andrade, Felipe S. 
Ramírez, Manuel Mendoza. 

De Barquisimeto, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con la acertada y merecida elección de usted para la Presidencia Cons- 
titucional de la República, se ha realizado un acto de justicia y patriotismo 
grato al sentimiento público y muy digno de los fieles Representantes de la 
Soberanía Nacional. Este triunfo glorioso de la Patria y de la Causa, celé- 
brase en todo el Distrito Cabudare con regocijo de íntima satisfacción y en 
el seno de la más franca y cordial confraternidad. Por todo ello presenta- 
mos 1 respetuosamente a usted las más efusivas congratulaciones. 

Sus adictos amigos y servidores, 

M. Romero López, J. M. Ponte C, Henrique Orozco. Heriberto Jiménez, 
Eudoro Meleán, Miguel F. Bernal, JuanB. Segovia, Rafael Suva Riera, Eloy 
N. Suárez, Ismael M. Rojas, Francisco R. Méndez. Juan B. Jiménez, Rafael 
Antonio Guevara, Jesús Dam, Isaías Vicente Sequera, Luis Alcega, José M. 
Uzcátegui, R. Alvarado Dávila, E. Jiménez Ocanto, Vidal Hernández, Héc- 
tor Rojas Meza, Máximo Rojas Meza, Miguel García L., Lisandro Rojas, 
Pompeyo V. Jiménez, Jacinto Cordero, Obdulio Mendoza, Clemente Hernán- 
dez, Gabino Mejías, Natividad Rodríguez, Jesús M. Falcón, Segundo Salas, 
J. M. Bermúdez, M. Ramón Escalona, Tomás Meneses, Ramón Alejandro 
Orozco, C. Bastidas P., José G. Bastidas P., Mariano A. García G., Abel Me- 
leán, J. Cordero Parra, Carlos Rodríguez Garmendia, Eneas Jiménez, R. Me- 
jías, Tomás Torres H., Francisco Agüero, E. Rodríguez Garmendia, Basilio 
Gudiño V., Francisco Ramírez, Juan Bautista Gavidia, Jesús Tovar, Clemen- 
te Jiménez, Domingo Montes, Rafael G. López, F. Daza Carmona, Manuel 
A. Yajure, Rafael Rodríguez Pérez, Gregorio Valera, Amenodoro Alejos, 
Cosme Espinoza, Manuel Viacaba, Manuel Ángel Viacaba, Ernesto Latiegue, 
Roseliano Palacios, Antonio Pinero, Víctor Pinero, Juan Arteaga, Juan de 
Dios Ponte, Pedro Colmenares, Pedro M. Galíndez, Manuel Antonio Quiroz, 
Pedro Valles, E. Mendoza Gámez, Andrés Gámez, Jesús María González, 
Pablo León D., Juan N. Pérez, Rafael Mastiangelo, Pablo Andule, Juan de 
Dios Mendoza, Abelardo Galíndez, Pedro Franco, Ramón V. Hernández, 



DEL GENERAL GÓMEZ 291 



Marcos Gavidia, Antonio J. López, Virgilio Barrios, M. Moncerrade, Manuel 
Latiague, Marcos Colmenares, Manuel Segovia, Domingo Vergara, Eladio 
Arráez, Marcos Martínez, Asunción Paradas, Francisco Delgado, Eleazar 
Valbuena, José Elias Mendoza, Eliseo Rojas, Isidro Colmenares, Jesús Ro- 
dríguez, Rafael Colmenares, Rafael M. Marrufo, Luis Colmenares, Víctor 
Suárez, Evaristo Colmenares, Juan de la Rosa Tovar, Antonio Pina, Juan 
de Dios Pina, Ernesto Falcón, Atalibar Alvarado, Evaristo Molina, David 
G. Ramos. — Municipio Rastrojos: Heriberto González Ponte, Manuel Terán 
P., Eduardo J. Gómez, Julián Sequera, Pablo Aguilar, Rufino Bastidas, 
Asunción Duran Narváez, José del C. Rojas, Asunción Parra, Liberato Bas- 
tidas, Juan de D. Sánchez, Luis Bastidas, Carlos Alvarado, Juan de Dios 
Galíndez, Juvenal Aguilar, Ricardo Antonio Sosa, Pedro J Andueza, Rafael 
Mendoza, Genaro Delgado, Ezequiel Méndez, José Elias Romero, Arquími- 
des Díaz, Tobías Escobar, Jesú-s Galíndez, Julio Darán R., Manuel Romero, 
Manuel María Salcedo, Eduardo Arroyo, Rafael M. Palacio, Casiano Perdi- 
gón, Gregorio Salas, Abel Grimán, Silvestre Gutiérrez, Dionisio Palacio, Gre 
gorio Sequera, Tomás Lucena, Antonio Quintero, Luis María Pina, Andrés 
Peña, Ricardo Rivero, Julián Torres, Regino Torres, José Peña, Roso Igle- 
sias, Eustaquio Yépez, Eusebio Yépez, Leandro Yépaz, Manuel Torrealba, 
Cayetano Escalona. 



De Mucuchíes, el 7 de mayo de 1915. 
S^ñor General J. V. Gómez. 

La República está de plácemes por la merecida cuanto feliz elección de 
usted, para presidir el nuevo período constitucional Los méritos y laureles 
de usted como caudillo y como repúblico, pregonan el acierto de esa elección, 
que aplaude el patriotismo y regocija ardientemente a los que somos sus 
adictos y obsecuentes amigos, 

Juan A. Sardi, Francisco A. Sánchez, Juan E. Parra, José A. Mendoza, 
Arturo Trejo R., B. Balza Dávila, Azarías Ruiz, Pablo F. Romero. 



De Timotes, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Estimado Jefe y amigo: 

Nos complace comunicarle que la grata participación del general Ama- 
dor Uzcátegui G., digno Presidente de esta Entidad, en que nos dice que el 
Congreso Nacional ha elegido a usted por unanimidad de votos para Presi- 
dente Constitucional de la República, ha sido motivo de grande entusiasmo 
y festejos públicos en este Distrito, que le tiene a usted como su Jefe y 
amigo. Reciba nuestras felicitaciones muy cordiales. 

Somos de usted adictos amigos, 

Florencio Espinoza, Jefe Civil del Distrito; Jesús Mai'ía Espinoza, Se- 



292 LA ELECCIÓN 



cretario; Gabriel Puentes, Presidente del Concejo Mnnicipal; Leopoldo Ri- 
vas, Secretario de la Corporación; J. M.Ramón Peña, Juez del Distrito; 
Justo Fuentes, Secretario; Ramón Espinoza G-, Francisco Sánchez García, 
Alfredo Rivas, Ausencio M. Peña, Ernesto A. Araujo Espinoza, Agustín 
Briceño, Intendente de Instrucción Pública; Pedro P. Briceño, Juan B. Fon- 
seca, Pedro J. Peña, Pedro P. Romero, J. A. Higuera, Juan Rivas M., Ra- 
món Briceño, Miguel Santiago C, Juan B. Lobo, Moisés Araujo, Roberto 
Albarrán, Pantaleón del C. Uzcátegui, Mercedes Paredes, Pío Paredes, Pe- 
dro L. Carrillo, Fermín Araujo, Gumersido Franco, U. Araujo, Ángel C. 
Rivas, Juan Rivas. 

(Siguen 523 firmas más). 



De Bejuma, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como amigos de usted, plácenos enviarle nuestras cordiales y espontá- 
neas felicitaciones, por la honrosa designación merecida por usted del Con- 
greso Nacional, al elegirlo Presidente de la República para regir el nuevo 
período constitucional que se inicia. 

Luis P. Escurrí, José Antonio García, Severo E. Burgos, Pablo R. Hen- 
ríquez, José Bugar Calafat, Marcos R. Pinto, Sergio Coronel, N. Rodríguez 
Núñez, José Tomás Tortolero. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección hecha en usted por el Congi-eso Nacional ha sido inspirada 
por la más estricta justicia- Venezuela debe a usted su actual engrandeci- 
miento, y nada más justo que sea usted quien termine la obra de reconstruc- 
ción nacional emprendida en hora feliz por usted el 19 de Diciembre. Por 
eso, su elección para presidir el período constitucional, ha sido recibida con 
las mayores demostraciones de júbilo por todos los venezolanos. La sección 
telegráfica del Estado Falcón, que ha colaborado con la mayor decisión en la 
Causa Rehabilitadora, envía a usted sus congratulaciones llenas de sincero 
patriotismo, y la protesta de su adhesión y su lealtad. 

Su amigos y subalternos, 

Tirso Salaverría, Néstor Fortique, I. Pereira, G. Muñoz Navarrete, Pas- 
tor Jiménez, Ángel Torres, Julio César Betancourt, Ángel Medina, B. Puli- 
do E., P. R. Pulido, Carlos I. Queremel, Jesús García Medina, V. Medina, 
V. J. Arteaga Pérez, Francisco T. Rodríguez, Víctor Power Grillet, J. C. 
Vega, Juan Pedro Leal, Cristóbal Molina, B. Hernández, Carlos L. Fortique, 
J. L. Muñoz, N. A. Padrón B. 



DEL GENERAL GÓMEZ 293 



De Colón, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gome;. 

Todos los habitantes del Distrito de mi mando, están de plácemes por la 
acertada elección recaída en usted. Por mi parte, usted sabe que no tengo 
otra aspiración que la de servirle lealmente y que sus triunfos los celebro de 
manera especial, por lo cual reciba mis felicitaciones muy sinceras, y hago 
votos por su ventura personal. 

Su amigo, 

Leopoldo Bello. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gome;. 

Maracay. 
Mi felicitación, General, es muy humilde; pero es hija del agradecimien- 
to. El Congreso Nacional lo ha elegido a usted Presidente Constitucional de 
la República, y esto es motivo de júbilo para el País. 

Soy su amigo, 

Gabriel Camocho. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gome;. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Lo saludo con el afecto del amigo y el respeto del partidario que ve en 
la disciplina el triunfo de la Causa, y a la vez, al presentarle mis ingenuas 
felicitaciones, me congratulo con la Patria, pues el voto unánime de los de- 
legatarios del pueblo, para su exaltación a la Presidencia Constitucional de 
la República, lo juzgo la cancelación de una deuda de gratitud que la Patria 
había contraído con el Programa de Diciembre. 
Su amigo, 

Augusto Febres Cordero. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General ,7. V. Gómez. 

Maracay. 
Apreciado amigo: 
Uno mi humilde felicitación a la de todos mis compatriotas por su elec- 



294 LA ELECCIÓN 



ción para regir los destinos de Venezuela en el nuevo período constitucional. 
Soy su afectísimo, 

Er. Fonseca Pérez. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V, Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado Jefe y amigo: 

Tengo la honra de enviar a usted mis respetuosas congratulaciones, por 
la merecida elección que acaba de hacer en usted el Soberano Congreso Na- 
cional para Presidente Constitucional de la República en el período que 
principia. 

Amigo sincero de usted, su elección me ha colmado de patriótica satis- 
facción, porque con ella veo asegurada la paz y el progreso de la República 
en el presente y en el porvenir. 

Desde ahora pongo sin reservas mis servicios a las gratas órdenes de 
usted. 

Le desea felicidad su amigo y seguro servidor, 

, Francisco Esteban Rangel. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 
Señor G-eneral J. V. Gómez. 

El Director y los demás empleados de la Oficina de Sanidad Nacional, 
que suscriben, presentan a usted, con motivo de su elección para Presidente 
Constitucional de la República, la expresión de su respeto de ciudadanos 
amigos de un orden y de una paz a cuya sombra nació y prosperará entre 
muchas otras obras de beneficio nacional, esta de Sanidad qus tiende a bus- 
car en la salud general; de acuerdo con su intención de crear la realización 
de uno de los mejores elementos del poderío y dicha de las naciones. 

De usted sinceros amigos, 

H. Rivero Saldivia, Ramón A. Hurtado, J. de S. Aranguren, Manuel 
Toledo, Mauricio Couret, Francisco Unda, F. Centeno Grau, Doctor R. Ló- 
pez Baralt, Jesús M. Aristiguieta, C. Peña Sánchez, H. A. Serrano, Doctor 
M. Pinero, B. d'Erizans, Pablo Bujanda. 



DEL GENERAL GÓMEZ 295 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los empleados de la Regiduría del Mercado enviamos a usted nuestras 
felicitaciones. 

Subalterno y amigo, 

7. Carvallo. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como patriota y admirador de usted me congratulo sinceramente por el 
fausto suceso de su elección para la Presidencia de la República. 
Respetuosamente lo saluda su amigo y subalterno, 

Marcial Hernández Salas. 



De San Antonio del Táchira, el 14 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complacido lo felicito por su elección para Presidente Constitucional de 
la República. 

Lo abraza su subalterno y amigo, 

Casimiro Nieto. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Por justiciera elección con que el Congreso Nacional premia los brillan- 
tes servicios de usted a la Patria, tengo la complacencia de enviar a usted 
mis más sinceras felicitaciones. 

Su amigo y servidor, 

Luis Coll Pacheco. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

Felicitárnosle respetuosamente por su merecida elección para Presidente 
Constitucional de la República. 

Franck A. Melouey, Luis Llabres- 



296 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como su decidido partidario y amigo lo felicito efusivamente. 

Pinzón. Uzeátegui. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis sinceras y patrióticas felicitaciones por su merecida 
exaltación a la Presidencia de la República. 
Respetuoso amigo, 

R. M. Castro. 



De Caracas, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba muy sinceras felicitaciones de su amigo que le estima, 

José V. Rodríguez A. 



De Caracas, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sinceramente lo felicita su estimador y amigo, 

J. P. Cuéllar. 



De Mucuchíes, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Con viva complacencia uno mi humilde voz a las que ya en alas de la 
onda telegráfica, han hecho llegar los pueblos de Venezuela entera por la 
designación recaída en usted para regir los destinos del País en esta era que 
comienza alumbrada con los esplendentes rayos de un eterno sol de pa- 
triotismo. 

Soy de usted su subalternoy amigo, 

Luis Alberto Núñez de Cáceres. 



DEL GENERAL GÓMEZ 297 



De Caracas, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Me congratulo con usted y con la Patria; con usted, por la honrosa desig- 
nación con que ha sido favorecido; y con la Patria, por la creencia que tengo 
de que la suprema autoridad en manos de usted no será arma para herir, 
sino escudo para amparar los derechos ciudadanos. 

Su atento servidor y respetuoso amigo, 



C. B. Jurado. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Mai acay. 
Apreciado General y amigo: 

Amigo de usted, de su nombre y de sus glorias, me es grato felicitar al 
País, por la elección hecha ayer por el Soberano Congreso, nombrándole 
Presidente de la República, y me es grato felicitarle porque usted, en el Po- 
der, garantiza la paz que necesita nuestra querida Venezuela. 

Me repito su amigo y seguro servidor, 

Jacob G. Capriles. 



Señor General J. V . Gómez. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Mi querido Jefe y amigo: 
Reciba por medio de la presente mi felicitación más cordial, hoy que la 
gratitud del pueblo venezolano, representada por el Soberano Congreso, ha- 
ciendo justicia a sus grandes méritos, le nombra Presidente Constitucional 
de la República en el próximo período. 
Su agradecido amigo, 

M. Gutiérrez. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y querido Jefe: 
Sinceramente felicito a usted por tan merecida distinción, y deseo que 
el Ser Supremo lo inspire en el bien de la Patria y en el de sus verdaderos 
38 



298 LA ELECCIÓN 



amigos, quienes a mi entender, somos aquellos que en los funestos días de 
la Conjura permanecieron incondicionalmente al lado de usted. ¿Si en aque- 
llos tiempos de incertidumbre para el querido Jefe y la Causa, estábamos 
dispuestos al sacrificio por él, hoy, que la suerte está echada, no vamos a 
continuar a su lado? Todos somos los mismos, General. 
Soy su amigo, 

Pedro Gordón. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 

Designado usted para regir el presente período constitucional, cábeme 
la honra de presentar a usted mis ingenuas felicitaciones. 
Su amigo, 

Avelino Fuentes. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado Jefe y amigo: 
Uno mi humilde pero sincero aplauso al universal del País, para festejar 
la decisión del Congreso Nacional, al elegir a usted unánimemente, Presiden- 
te Constitucional de la República, para el período que se inicia. 

El Soberano Cuerpo ha obrado de esa manera, acatando la voluntad de 
los pueblos que representa; los cuales quieren a usted de verdad, por ser el 
fundador de la Paz en Venezuela y a quien le deben su progreso y la multi- 
tud de obras públicas de tan grande utilidad para la Nación. 

Reciba mis efusivas congratulaciones y créame, como siempre, su 
amigo, 

J. M. García Izquierdo. 



De Los Puertos de Altagracia, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

La fausta nueva de la elección de usted para Presidente Constitucional 
de la República por el Soberano .Congreso Nacional, es motivo de gratas sa- 
tisfacciones patrióticas para el Distrito Miranda, pues tan trascendental 
acontecimiento significa para la vida política de Venezuela, una alta conquis- 
ta de glorias positivas y de fecundos progresos para lo porvenir, a cuyo in- 



DEL GENERAL GÓMEZ 299 



flujo la Patria, como llevada da empuje vigoroao, ha da ver convertirse las 
más lisonjeras promesas del civismo en gajes prácticos de prosperidad y de 
engrandecimiento que la harán rica y respetable bajo la bienhechora Admi- 
nistración de usted, que sabe defender sus derechos e instituciones y con- 
ducirla a la meta de las más nobles aspiraciones y de los más legítimos 
triunfos. 

Reciba usted mi más cordial y sincera felicitación. 

Su subalterno y amigo, 

A. Crespo. 



De Tovar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Grata repercusión ha tenido en el corazón del pueblo venezolano, que le 
quiere y respeta a usted con insólito entusiasmo, su acertada elección para 
presidir los destinos patrios. Y ello ha despertado desbordante entusias- 
mo en los que venimos con usted en el Ejército cooperando decididamente en 
la salvaguardia de los sagrados intereses de la Causa de que es usted ga- 
llardo Conductor. 

Uno a las múltiples manifestaciones de aprecio de que ha sido usted ob- 
jeto, la humilde pero ingenua felicitación que me complazco en dirigirle en 
mi nombre y en el de la Guarnición Nacional de esta plaza. 

Lo saluda respetuosamente su adicto amigo y subalterno, 

Pedro Valderrama. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. • 

Con íntima satisfacción partidaria envióle mi respetuosa felicitación en 
este día en que el Soberano Congreso de la Nación, interpretando fielmente 
el sentimiento popular, eligió a usted para regir los destinos del País en el 
nuevo período constitucional. 

Su amigo y subalterno, 

José A. Mora. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

En mi nombre y en el de la tripulación de este buque, me es muy pla- 
centero enviarle mis sinceras felicitaciones, por haber sido elegido Presiden- 



300 LA ELECCIÓN 



te Constitucional de la República, lo que nos augura una paz inquebrantable. 
Subalterno y amigo, 



Teodoro Martínez. 

Comandante del bergantín Antonio Díaz. 



De San Carlos, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La Corte Superior del Estado Cojedes, impuesta del nombramiento he- 
cho por el Congreso Nacional en la persona de usted, para Presidente de la 
República en el periodo constitucional que principia, acordó felicitarlo por su 
merecida exaltación a la Primera Magistratura de la Nación. 

El Presidente, José M. González Tovar; El Relator, Francisco Cis- 
neros; El Canciller, Carlos A. Cárdenas; El Secretario, M. Sánehez Rivas. 



De San Carlos, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección hecha en usted por el Soberano Congreso Nacional para ocu- 
par la Primera Magistratura de la República, es motivo de especial contento 
para la Patria, pues es en usted que están vinculadas sus esperanzas de pro- 
greso, engrandecimiento y bienestar, y el único que puede garantizar la paz, 
a cuya benéfica egida se harán tangibles esos legítimos anhelos de los vene- 
zolanos. Nosotros, que nos honramos en servir a usted y a la Causa Rehabi- 
litadora, le manifestamos nuestro entusiasmo por ese fausto suceso y le en- 
viamos cordiales y efusivas felicitaciones. 
- Somos sus amigos, 

Francisco J. Arteaga, Francisco Hernández, José A. Arteaga, Ramón 
Castillo, Carlos D. Arteaga, Miguel G. Camejo, Francisco A. Betancourt, 
Trinidad Díaz, Santiago Guédez, Juan R. Figueredo, Esteban Velis G., F. 
Saavedra, Ramón A. Carrera, Antonio Mora, Antonio Silva, Antonio Quiño- 
nes, Miguel Ramón Camejo, Agustín Moreno. 

Fechado el 4 en Cojedes. 



De Ospino, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Por atento telegrama de nuestro digno y querido Presidente del Esta- 
do, general J. A. Baldó, se han impuesto el Gobierno y el pueblo de este 
Distrito, de que el Soberano Congreso Nacional eligió a usted Presidente de 
los Estados Unidos de Venezuela. Tan trascendental suceso, ha sido recibi- 
do aquí con desbordante entusiasmo y la intuición sincera de las masas, ha 
victoreado al Congreso Nacional, que tan felizmente ha correspondido a las 



DEL GENERAL GÓMEZ 301 



aspiraciones nacionales, a la paz pública, fuente inagotable de positivos be- 
neficios, y a usted, que encarna la libertad y el orden, y que salvando toda 
clase de escollos, ha impulsado vigorosamente la prosperidad de la Re- 
pública. 

Dígnese aceptar junto con nuestras patrióticas congratulaciones parti- 
darias, el homenaje de nuestro sincero respeto. 

Sus adictos amigos, 

José León Maclas, Pompilio Navarro, Francisco Maclas, Juan E. Zapa- 
ta, E. Campins, M. Zamora Lugo, R. M. Ugarte, Atilivar Zúñiga, Eligió M. 
Bustillos, Francisco B. Bustillos, Delfín Herrera, J. M. Campins, Ángel A. 
Campins, Abraham J. Divo, Juan Macías Oraa, Camilo Rivero, Juan L. 
Campins, Juan de D. Campins, José N. León, Pablo Benítez Paz, Ramón 
Arias, E. Muñoz, Luis G. Bustillos, José I. Bustillos, Juan O. Brito, Luis A. 
Herrera, M. A. López, F. Rubén Brito, Pedro Pelayo, Manuel Oraa, Ino- 
cente A. Pérez, Evaristo A. Arias, hijo, José I. Campins, F. Izquierdo Viso, 
P. Colmenares. 



De Canoabo, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Hasta este Municipio ha llegado le grata nueva de la acertada elección 
que ha hecho el Soberano Congreso en la persona de usted. Nosotros, como 
amigos suyos y de la actual situación, sentimos especial complacencia en 
manifestarle que todo el Municipio ha acogido tan grata noticia como un su- 
ceso que será marcado con letras de oro en la conciencia de los pueblos. 

Sus amigos, 

Simón Luzón, B- Fernández Machado, Roque R. Muñoz, D. V. R. Baca- 
lao, J. S. Panelflet, Juan Romero Bolaño, Ramón F. Silva, Fernando Mena, 
R. M. Moreno, Luis A. Acuña, Roberto Guiñan. 



De Independencia, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Usted, al frente de los destinos del País, significa progreso, garantías 
y paz. 

Se congratula con usted y lo felicita su amigo, 

Aurelio Useche. 



302 LA ELECCIÓN 



De San Cristóbal, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis ingenuas y entusiastas felicitaciones con motivo de 
la elección hecha en usted para regir los destinos de lá República en el perío- 
do constitucional. 

Su amigo, 

Ramón Buenahora. 



De Táriba, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para Presidente de la República, es una imposición 
del patriotismo, un reclamo del pueblo venezolano y una gloria legítima para 
los representantes de la Patria. 



Felicitólo calurosamente. 
Su amigo y subalterno, 



Heriberto Merchán. 



De El Pao, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Envío a usted mis felicitaciones muy entusiastas y cordiales y anhelo 
con fervor patriótico que en este nuevo período constitucional, el Gobierno 
de usted sea para los pueblos de la Unión Federal, fecundo en bienes. 

Su adicto amigo, 

C. Uzcátegui Padrón. 



De Puerto Cabello, el 8 de mayo de 1915. 
i 
Señor General J . V. Gómez. 

Presentóle a usted mis felicitacienes con motivo de la elección hecha en 
usted para regir los destinos de la República en el próximo período consti- 
tucional. 

Su amigo, 

Carlos C. Besson- 



DEL GENERAL GÓMEZ 303 



Caracas: 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Estimado General y amigo: 

Electo usted Presidente Constitucional de la República, tengo el gusto de 
enviarle mis felicitaciones y me ofrezco completamente a sus órdenes. 
Lo saluda afectuosamente su amigo, 

Elias S. Acosta. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 
Honróme en felicitarle. La Patria está de plácemes y le premiará los 
sublimes beneficios que recibiere de sus patrióticos procedimientos en el nue- 
vo período constitucional. 

Su respetuoso servidor y fiel amigo, 

Félix Acevedo. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado Generar: 
Amigo de usted y decidido colaborador de la gloriosa Causa de Diciem- 
bre, felicitólo muy calurosamente por su elección para presidir los destinos 
de la República en el nuevo período constitucional. Su elección es la mejor ga- 
rantía para la familia venezolana, y, muy especialmente para la clase tra- 
bajadora del país. El pueblo de Venezuela sabe de su buena voluntad en pro 
de su bienestar y por eso está de plácemes. 
Su adicto amigo, 

C. Delima Sierraalta. 



Barquisimeto: 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 

Lleva esta carta la noticia de mis complacencias patrióticas por la acer- 
tada elección del Congreso Nacional, recaída en usted, para Presidente 
Constitucional de la República en el presente período. 



304 LA ELECCIÓN 



Lo felicita y lo saluda muy cordial y respetuosamente su amigo afectí- 
simo y subalterno, 

M. López Baralt. 



Cárúpano: 10 de mayo de 1915. 
Señor. General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado Jefe y amigo: 

Tengo el honor de dirigirle la presente carta para saludarlo muy respe- 
tuosamente y congratularme por la elección recaída en usted, para regir los 
destinos del país en el próximo período constitucional. Usted al frente de 
la Primera Magistratura, es garantía de paz y progreso para la Patria que 
lo admira, y yo como compatriota y amigo incondicional de usted, no puedo 
menos que dirigirle la presente congratulación, hija del respeto y cariño 
que le profeso. 

Con toda consideración soy de usted subalterno y amigo, 

Miguel Ángel Antoni. 



De San Cristóbal, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis sinceras y francas felicitaciones por haber sido nombrado 
Presidente de la República. 

De usted su adicto e insospechable amigo, 

Carlos Ramírez C. 



De El Tocuyo, el 7 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Por elección recaída en usted para regir los destinos del País, que es ga- 
rantía de paz y de progreso para la República, le envío mis más cordiales 
felicitaciones de amigo y subalterno. 

Manuel Guédez Ortiz. 



DEL GENERAL GÓMEZ 305 



De Puerto Cabello, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Presento a usted mis más sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

Aurelio Amundaray. 



De Guanare, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con entusiasmo felicito a mi querido Jefe. 
Su amigo y subalterno, 

Agustín Guerrero. 



De Guanare, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Felicito a usted cariñosamente por la honrosa distinción que en suma 
justicia, los pueblos de Venezuela han hecho recaer sobre sus altos mereci- 
mientos. 

Su amigo y subalterno, 

Aníbal García 



De Puerto Cabello, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J. V ■ Gómez. 

Envióle mis ingenuas felicitaciones por el nombramiento que acaba de 
hacer el Congreso Nacional en la persona de usted para ocupar la Presiden- 
cia Constitucional de la República. 

Su amigo y subalterno, / 

Carlos Rangel. 



De Puerto Cabello, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Pláceme enviar a usted mi respetuosa e ingenua felicitación. 
Amigo y subalterno, 

Próspero Carrillo M. 

39 



306 LA ELECCIÓN 



De Pedregal, el 7 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

La elección recaída en usted para regir I03 destinos de la Patria en el 
Periodo Constitucional que se inicia, ha sido la manera más elocuente con 
que ha podido manifestar el pueblo venezolano la confianza que tiene en 
el Jefe de la Causa de Diciembre para el sostenimiento de la paz de la Re- 
pública, como que ve en él la personalidad que, con brazo prepotente y fir- 
meza de carácter indiscutibles, ha de seguir dándole vida a la Nación y en- 
cauzándola a su engrandecimiento. Por tan trascendental suceso, acepte mi 
felicitación muy sincera. 

Su adicto amigo, 

Lucio M. Peralta. 



De Valencia, el 7 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. , 

Como amigo y elemento íntegro de usted, a la vez que verdadero patrio- 
ta, natural es mi contentamiento al verle en la Primera Magistratura Na- 
cional. 



B. Estraño. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Pláceme enviarle mis patrióticas congratulaciones por ¡a alta y merecida 
distinción con que lo ha honrado el Soberano Congreso Nacional, eligién- 
dolo unánimemente Presidente Constitucional de la República, y corres- 
pondiendo así al anhelo del pueblo venezolano de ver a usted continuar su 
obra de progreso iniciada el 19 de diciembre de 1908. 

Su adicto amigo y subalterno, 

Lope Faría B. 



De La Cañada, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El Concejo Municipal del Distrito Urdaneta, que me honro en presidir, 
por mi órgano felicita a usted por la elección unánime que el Congreso Na- 
cional ha hecho en usted para Presidente Constitucional de los Estados Uni- 
dos de Venezuela. 

El regocijo que ha causado su elección a los habitantes de este Distrito, 



DEL GENERAL GÓMEZ 307 



es grande, porque debido a la acertada política implantada por usted, se ha 
impuesto en el corazón de cada venezolano el bien inestimable de la paz. 

Octavia/no Urdaneta. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La merecida elección hecha en usted por el Soberano Cuerpo Legislativo 
de la Nación para llevar el estandarte como su Primer Magistrado, ha des- 
pertado en el laborioso pueblo zuliano, júbilo inmenso, y en sus amigos y su- 
balternos que le hemos prometido firme adhesión y lealtad, desbordante en- 
tusiasmo a la idea acariciada de todo compatriota, de ver marchando la Re- 
pública por la senda de la mayor prosperidad. 

Reciba usted mis efusivas congratulaciones. 

Su adicto amigo, 

V. Márquez P. 



De Timotes, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La prensa capitalina y el telégrafo han traído a esta apartada región, 
los ecos de sus últimos triunfos alcanzados en la gran revista militar próxi- 
ma pasada y al ser elegido Presidente Constitucional de la República por 
voto unánime del Congreso Nacional. 

Los que con orgullo tenemos la honra de ser sus leales amigos, celebras 
mos entusiasmados tan gratos sucesos porque constituyen ellos las sólida - 
bases en que descansan la paz y el trabajo de nuestra amada Venezuela. 

Amigo y subalterno, 

Miguel López Rojas. 

Fechado en La Mesa. 



San Diego: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Con gran placer saludo a usted, y al mismo tiempo le manifiesto que no 
tengo palabras para hacerle sab¿r mi contento por haber sido elegido usted 
Presidente Constitucional de Venezuela, y ser yo uno de los fieles servidores 
de la Causa de Diciembre. Este contento lo experimento tanto por mí como 
por la felicidad de la República. 

Soy su admirador y consecuente servidor, 

Ángel María Velázquez. 



308 LA ELECCIÓN 



Caracas: 5 de mayo del915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado Jefe amigo: 
No encuentro como manifestarle mi satisfacción por su exaltación a la 
Presidencia Constitucional de la República. 

Si los obreros y trabajadores se han dirigido a usted llenos de contento a 
felicitarle, es porque ellos saben que su presencia en la Primera Magistra- 
tura del País, representa paz, progreso, unión y trabajo; los beneficios que 
reporta su justa y acertada elección, los conoce el presente y se encarga de 
ratificarlos el porvenir. 

Reciba mi sincera e ingenua felicitación. 

Su subalterno y amigo, 

Eusebio Crespo. 



Sabana Grande: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Muy respetado General y amigo: 

Como entusiasta admirador de usted y de su acertada política, me sien- 
to feliz por la elección unánime hecha en usted por el Congreso Nacional, 
para Presidente Constitucional de la República. El pueblo de Venezuela que 
tanto ama a usted, ve así coronados sus más bellos ideales y la puerta franca 
al progreso y al bienestar de la República. 

Dígnese usted recibir las más sinceras felicitaciones de mi entusiasmo 
por la elección de usted, como una prueba de mi leal y respetuosa amistad. 

C. Rivero Sanabria. 



Señor General J . V . Gómez. 



Cumaná: 8 de mayo 1915. 
Maracay. 



Mi apreciado Jefe y amigo: 

Me complazco altamente en felicitarle por su elección para Presidente 
de la República en el septenio constitucional que principia. 

Las nobles cualidades de usted, como patriota, como laborioso adminis- 
trador y como político de acierto, méritos estos manifestados en sus largos 
y beneficiosos servicios prestados al País, son poderosas credenciales para 
mantener incólumes el perfecto equilibrio de las Instituciones y el prestigio 
invulnerable de la Paz, de donde deriva sin duda la República su seguro bie- 



DEL GENERAL GÓMEZ 309 



nestar y progreso. De allí que la ciudadanía en masa bata palmas de triun- 
fos por su acertadísima elección. 

Reciba, pues, el sincero voto de mis congratulaciones y créame que soy 
su leal amigo y obsecuente servidor, 

J. M. Solazar Damas. 



Barquisimeto: 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General y amigo: 

Lleno mi corazón de amor patrio, lo saludo y lo felicito por su exalta- 
ción a la Presidencia Constitucional de la República. 

Soldado y partidario de usted ha muchos años, estoy como siempre a sus 
órdenes hoy, mañana y siempre. 

Mi adhesión personal y política hacia la Causa de Diciembre, es un hecho 
inconcuso. 

Y le deseo con el más desinteresado cariño, éxito feliz al regirlos desti- 
nos de nuestra querida Patria. 

Hago mis mejores votos por su dicha y soy subalterno y amigo, 

F. Tovar Anza. 



De Barcelona, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Elección hecha en usted para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica es garantía de paz y prosperidad. 

Como venezolano y como leal amigo de usted, permíteme presentarle 
mis congratulaciones. 

Pedro José Muñoz. 



De Guanta, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Complázcome en enviarle sincera congratulación por su elección para 
Presidente Constitucional de la República. 
Subalterno y amigo, 

Tomás Castillo Rengel. 



310 LA ELECCIÓN 



De Aragua de Barcelona, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase recibir mis expresivas felicitaciones. 
Su adicto amigo, 

J. A. Castillo A. 



De Guanta, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

' Mi patriotismo a la vez que mi partidarismo, me obliga a enviarle en- 
tusiastas y sinceras felicitaciones. 

Leal subalterno y amigo, 

Manuel V. Almenar. 



De Guanta, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Con verdadero placer le envío mis felicitaciones por el nombramiento 
que hizo en usted el Congreso Nacional para Presidente Constitucional de la 
República, que es la salvación de nuestra querida Patria. 

Lo abraza su subalterno y verdadero amigo, 

Jacinto Chacón. 



De Barcelona, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Presento a usted mis entusiastas felicitaciones por haber sido elegido, 
por unanimidad, Presidente Constitucional de la República. 
Su amigo, 

Manuel Gil Planchart. 



De Barcelona, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito por el acierto que ha tenido el Congreso Nacional al depositar 
en usted los destinos de la Patria. 
Su amigo, 

Jesús Estanga. 



DEL GENERAL GÓMEZ 311 



De Barcelona, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La grata noticia de su elección me complace y felicitólo. 
Su amigo, 

• Mariano Adrián Castro. 



De Barcelona, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La alta Representación Nacional, llena de buena fé patriótica, acaba 
de sellar la página más rica de nuestra vida política. Firmando la elección 
de usted para el presente período constitucional, firma la ley de nuestro rá- 
pido engrandecimiento y fomenta para siempre nuestra tranquilidad y bie- 
nestar. El pueblo venezolano verá qué caudal de verdadero patriotismo y 
buena voluntad guarda el corazón de usted para nuestra Patria, y ésta re- 
cogerá ahora los frutos de tan largos años de sacrificios para hacer germi- 
nar en su seno fecundo al prohombre que había de elevarla a su merecido 
porvenir. Como venezolano mi alborozo y como subalterno y amigo incon- 
dicional de usted, presentóle mis entusiastas felicitaciones. 

/. A. Monsalve. 



De Barcelona, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complázcome en felicitarle por su elección de Presidente de la Re- 
pública. 

Su amigo, 

P. Garroni Núñez 



De Barcelona, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lleno de júbilo envióle mis respetuosas congratulaciones por su elec- 
ción para Presidente Constitucional de Venezuela. Ese acto de justicia es- 
taba escrito en el sentimiento colectivo del País, en el Seno de la Representa- 
ción Nacional, en el afecto de los Rehabiiitadores, en el libro de nuestra 
Historia, y en los destinos de la República. 

Lo saluda su amigo y subalterno, 

César Mármol Cuervo. 



312 LA ELECCIÓN 



De Barcelona, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La acertada elección con que el soberano Congreso ha ungido a usted 
para presidir los destinos de la República en el período constitucional, viene 
a dejar sancionado el voto aclamador de la ciudadanía venezolana, la cual 
bajo la egida protectora de la Rehabilitación y en el desenvolvimiento del 
luminoso programa de Diciembre, ha visto surgir el País en medio de una 
benéfica atmósfera de paz estable, a vivir vida activa de progreso que se- 
ñala una brillante era de engrandecimiento patrio. Esa elección resultante 
del querer unánime de los pueblos, a la par que nos regocija patrióticamente 
porque en ella vemos afianzado sobre sólidas bases un porvenir de prospe- 
ridad para la República con el incremento de su riqueza moral y material, 
nos colma de legítimas y efusivas satisfacciones por los vínculos de leal e in- 
quebratable decisión que nos unen a usted, nuestro Benemérito Jefe, desde 
la fecha genésica de la gloriosa Causa de la Rehabilitación Nacional. Y al 
congratularnos ingenuamente con usted por tan feliz y trascendental acon- 
tecimiento, que inicia un nuevo proceso de triunfos y glorias para la Causa 
Rehabilitadora, se exalta nuestro franco y entusiasta partidarismo, y una 
vez más le reiteramos las protestas de nuestra insospechable adhesión y la 
voluntad firme con que unidos y compactos, le prestamos todo nuestro deci- 
dido concurso al lado del general Manuel Antonio Guevara, uno de los más 
calificados colaboradores de esa Causa, y fiel intérprete en este Estado de la 
política de usted, liberal y amplia. 

Somos de usted amigos y compatriotas, 

César Mármol Cuervo, doctor Julián T. Maza, Juan G. Aldrey, doctor 
P. L. Briceño Martín, Luis Felipe Schiaff ino, doctor Andrés Hernández C. , 
doctor Pedro Gorroni Núñez, José Levi Baiz, doctor J. A. Pérez Mena, T. 
Antolini Lovera, doctor Marco A. Adrián; Juan Rodríguez Armas, J. A. 
Monsalve, doctor Rafael Gibb, M. A. Buffet, J. Eduardo Báez, Alberto Pé- 
rez T. , Astroberto Rojas, J. L. Rodríguez Potentini, Eduardo Salazar, Simón 
Morón Lander, general D. Lusinchi, doctor J. M. Cova Maza, José R. Ca- 
mejo, general Ramón L. Vallenilla, general Simón Monagas, doctor Diego 
Arreaza Romero, R. N, Amundaray, Francisco Silva Medina, R. Octavio 
Marcano, Andrés Rolando, Eduardo Mata, Antonio Clavier Sánchez, Jorge 
Sánchez N., José LuisCamejo, Ovidio Adrián, Rafael C. Guariguata, Juan 
A. Godoy, Augusto d'Aubeterre, Tomás Alfaro Gago, Ulpiano G. Guillen, 
Cosme D. Maza, J. L. Guevara, Francisco Castro Guevara, Francisco M. 
Castillo, Mariano d'Aubeterre Freites, Ángel F. Castro, Pedro Laya, Ce- 
lestino Adrián M., Pedro J. Muñoz, G. A. Guillen, Bartolomé Simón López, 
Pedro Pablo Magos, César Espino Lander, Eugenio Estanga, Luis Morales, 
Raúl Adrián, Blas Fariñas, general Rafael Reyes, Rafael M. Reyes, general 
Juan Márquez, general Pedro Rodríguez, general Hermógenes Martínez, 
Saturno Savino, Antonio Salazar Hernández, F. Manrique general Laureano 
Tayupo, Nicolás Baiz, Ángel Mottola, Alegandro Lámar M. , Silva Silva, B. 
Henríquez B., J. B Hurtado, J. Carrásquel Val verde, Jesús Estanga, Pedro 
Otero Caballero, Mariano Marcano Rodríguez Manuel A. Redondo, bachiller 



DEL GENERAL GÓMEZ 313 



Guillermo Vallenilla Morales, J. L. Brito Domínicci, Hermanos Boduy, Ma- 
rrero y Carrasquel, Carlos Campo, José F. Cova M., José Gerónimo Lares, 
Juan C. Pérez, Manuel S. Urbaneja, Luis Manuel Urbaneja, Pedro P. N. 
Ojeda, Carlos Bustillo Guevara, Luis F. Rodríguez, Magín C. Ojeda, José 
Miguel Lanz, Gregorio Hernández, R. Acosta Tenorio, Matías Acuña, Fran- 
cisco Pérez, Tomás Medina, Agustín Barrios, Pablo E. Rivas, Juan Resulti, 
Pedro Flores, Alfonso Forde, Ángel Cerritiello, Américo Cerritiello, Pablo 
E. Rivas, Martín Farías, Ramón Pérez, Domingo Martínez, Alfonso Ramí- 
rez Torcuata Gutiérrez, Inocente Rondón, J. J. Otero Caballero, F. M. Lu- 
sinchi, F. M. Camejo, M. Adrián Castro, Felipe Ortiz, Ramón Parra, César 
Romero, Reinaldo Romero, Andrés Silva, Luis M. ¡Decedá, Pedro Martínez, 
José Parra, J. A. Parra Hernández, Casto Maduro, Manuel Chafardet, J. 
Padrón Lovera, José B. Guevara, general J. M. Méndez, general E. Herre- 
ra Castillo, general Matías Morfe Marcano, general Pío C. Yaguaracuto, 
doctor Matías Padrón Silva, Manuel Padilla Chacín, Juvenal Olmos, general 
Zacarías Lira, Henrique Rodríguez, Francisco Soto, Arturo Medina Alfonzo, 
J. L. Arreaza Monagas, Agustín Ascosta, Rafael Chafardet, Calazán Guz- 
mán, Julio A. Otero Tenorio, general Félix Taperoa, Domingo T. Maza. 



La Victoria: 8 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Respetado General: 

Es motivo de gran alegría para mí, como servidor leal de usted, al lado 
del General Julio Hidalgo, Presidente Constitucional del Estado Aragua y 
como ferviente admirador de la Causa de Diciembre, el nombramiento recaí- 
do en usted para regir los destinos de nuestra querida Patria en el período 
constitucional de 1915 a 1922; y por tal acontecimiento, me honro en enviar 
a usted, que es el Jefe único de la próspera y feliz Venezuela, mis cordiales 
y sinceras felicitaciones. 

Su leal e incondicional servidor, 

■/. A. Antonini. 



Tinaco: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Siento la más íntima satisfacción enviando a usted mis sinceras felicita- 

40 



314 LA ELECCIÓN 



ciones, por la designación que el Congreso Nacional ha hecho en usted, para 
Presidente Constitucional de Venezuela, en el período de 1915 a 1922. 
Está a sus órdenes su amigo apreciador, 

E. González Herrera. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. . _ , 

Maracay. 
Mi respetado General y amigo: 
La acertada elección recaída en usted para que rija constitucionalmente 
los destinos de la República, ha sido justiciera y unánimemente aplaudida. 
Yo, el último de sus amigos, lo felicito muy sinceramente. 
Sn seguro servidor y amigo, 

Carlos A. Núñez. 



Caracas: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado y querido Jefe: 

Nada más natural, nada más justo que sea elegido para presidir la Repú- 
blica, quien como usted ha hecho tanto por la prosperidad nacional. 

Leales amigos, de los que con gran entusiasmo han celebrado siempre los 
triunfos de la Causa de Diciembre, los felicitan respetuosa y cariñosa- 
mente. 

Genaro Ferrer Gran. 
Diego Bautista Ferrer. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Señor General y estimado amigo: 
Tiene el gusto de felicitarlo su viejo y agradecido amigo, 

J. A. Salas. 



DEL GENERAL GÓMEZ 315 



De La Villa, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

La designación que en usted ha recaído para regir a Venezuela en el 
próximo período constitucional, es motivo para mí de justa emoción de con- 
tento. Sírvase aceptar las respetuosas y cordiales felicitaciones de su 
amigo, 

R. Landa B. 



De Cagua, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Como empleado nacional y partidario de usted, sírvase aceptar en mi 
nombre y en el de los empleados de esta Oficina telegráfica nuestras cordia- 
les felicitaciones. 
Su amigo, 

Luis F. Oslo Orta. 



De Carora, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La acertada elección merecidamente recaída en usted para Presidente 
Constitucional, asegura el feliz porvenir de Venezuela. Al felicitarlo le rei- 
tero mi adhesión personal y política. 

Su leal amigo y subalterno, 

Pedro Saavedra B. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Hoy que su probidad lo hace merecedor del alto cargo para que ha 
sido elegido usted, me parece oportuno enviarle mi felicitación. 
Su adicto amigo, 

Narciso Jordán Pacheco. 



De Santa Rita, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

En nombre del Concejo Municipal del Distrito Bolívar que presido y de 
sus habitantes, envióle la más calurosa felicitación por la elección hecha en 
usted por el Soberano Congreso Nacional para regir los destinos de la Repú- 



316 LA ELECCIÓN 



blica en el presente período constitucional. Tan fausto acontecimiento es 
para el país un venturoso porvenir y la confianza de una paz estable. 

José F García. 



De Rubio, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicitólo por su elección para Presidente de la República. En esta a 
sus órdenes. 

Su subalterno y amigo, 

Zoilo Becerra M. 



De Pueblo Nuevo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Concejo Municipal del Distrito Falcón, que me honro en presidir, 
se complace en enviar a usted sus felicitaciones por la justa elección hecha 
en usted por el Soberano Cuerpo Legislativo de la República para regir los 
destinos de la Patria. 

Pedro Weber. 



De Siquisique, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis respetuosas congratulaciones por su elección para presidir 
constitucionalmente la República. 

Su adicto amigo, Tomás Párraga. 



De La Canoa, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito por su merecida elección para la Presidencia de la República. 
Su respetuoso amigo y subalterno, 

Fernando León. 



De Cumaná, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La elección recaída en usted para presidir la República en el período 
constitucional, corresponde a la aspiración unánime de los pueblos y es ga- 
rantía para el porvenir de la Causa popular. 



DEL GENERAL GÓMEZ 317 



Soldado decidido de esta Actualidad reitero a usted el ofrecimiento de 
mis servicios. 

Pedro López Sotillo. 



De Guasipati, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis patrióticas felicitaciones por su elección. 
Adicto subalterno, 

Juan M. Gallndez. 



De Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para Presidente de la República, es motivo de jú- 
bilo y justo orgullo para los que como yo no tienen otra afección política que 
usted. 

Lo felicita su adicto amigo, 

J. Requena. 



De Lobatera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis más sinceras felicitaciones. 

Maximiliano Casanova. 



De Ureña, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Cordialmente lo felicito por el nombramiento recaído en usted. 
Su amigo, 

Antenor A. Méndez Maldonado. 

De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Van mis sinceras felicitaciones par tan honrosa distinción a mi Jefe. 
Subalterno y amigo, 

Santos Carrillo. 

Sub-teniente de Infantería 



318 LA ELECCIÓN 



Turmero: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Muy respetado General y amigo: 
Es con él mayor placer que le envío mis más cordiales felicitaciones, y 
al hacer votos por la ventura de la Patria y por la suya, soy como siempre 
su respetuoso amigo y seguro servidor, 

P. R. Busnego Martínez. 



Cagua: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Ausente de esta ciudad para mi campo de trabajo, allá me llegó la gra- 
ta nueva de su elección para Presidente Constitucional de la República, san- 
cionada por el Congreso Nacional y por la voluntad de los pueblos que ven 
en usted un Magistrado probo y austero, que son condiciones precisas para 
dar la prosperidad a la Patria. 

Por este suceso, acoja usted mi respetuosa cuanto cordial felicitación. 
Hago votos por su ventura personal. 
Su amigo, 

José Kinsler 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 
Envióle mis congratulaciones por su elección para Presidente Constitu- 
cional de la República, conque el Congreso Nacional, inspirándose en un acto 
de justicia y en el bien de la Patria y de los venezolanos amantes de la paz 
ha distinguido a usted. 
Su adicto amigo, 

Arlstides E. Fernández. 



DEL GENERAL GÓMEZ 319 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General y amigo: 
El Congreso Nacional, interpretando los deseos del pueblo de Venezuela, 
lo ha elegido a usted Presidente Constitucional de la República; y yo, amigo 
leal de usted le envío mis más entusiastas felicitaciones. 
Su adicto amigo, 

T. A. La Rosa. 



La Victoria: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 

Respetado señor General y amigo: 

En estas horas de efusivo entusiasmo, de unión y de confraternidad 
para todo el País, ha de permitirme usted que lo felicite cordialmente por su 
acertada elección hecha por la Representación Nacional para que usted pre- 
sida los sagrados destinos de la República err el actual período constitucional. 

Amigo agradecido de usted y admirador de sus altas virtudes cívicas, 
me congratulo con la Patria por el cargo eminente que, para honra y gloria 
de Venezuela, entra usted a desempeñar con sus felices inspiraciones de 
paz y de justicia, de regularidad y de progreso; y es por tal motivo que su 
Gobierno tendrá a su disposición una inmensa suma de elementos de orden 
y el concurso, además, de todas las aptitudes que han venido colaborando 
en la obra trascendental de la Rehabilitación Nacional. Así es que hoy 
aparece coronada la circunspecta acción de su obra, con el respeto, la leal- 
tad y el amor de sus conciudadanos. 

Con estas convicciones permítame, pues, que le tribute a usted mi fran- 
co homenaje de adhesión en los altares del reconocimiento. 

Soy su atento, seguro servidor y amigo, 

. J. de J. Montesinos . 



De Lobatera, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El Congreso ha correspondido dignamente a los deseos de los pueblo s 
nombrando a usted Presidente de la República. 
Envíale cordiales parabienes, 
Su amigo, 

J. Trinidad Mora. 



320 LA ELECCIÓN 



De San Cristóbal, el 4 de mayo de 1915.' 
Señor General J. V. Gómez. 

Complázcome en felicitarlo por atinadísima elección hecha en usted por 
el Soberano Congreso Nacional. 
Amigo y subalterno, 

Pablo Vicente Acuña. 



De San Antonio del Táchira, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Era de esperarse que el agradecimiento nacional eligiera a usted para 
Presidente de la República. Felicitóle y congratulóme con la Nación. 
Su amigo, 

José Murzi G. 



De Mérida, el 12 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Felicitóle y le ratifico mis compromisos de 1907. Aquí a su orden, al 
lado de su leal amigo el general Amador Uzcátegui. 

Su amigo, 

Antonio Paredes P. 



De San Antonio del Táchira, el 4 de Mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

El hecho de haberlo elegido el Soberano Congreso Nacional para regir 
los destinos del País, da una prueba evidentísima de los grandes beneficios 
que ha recibido la Patria de usted y de que los seguirá recibiendo. Por tan 
grato acontecimiento, complázcome en enviarle mis sinceras felicitaciones. 

Adicto amigo y leal subalterno, 

Benigno Mendoza. 



De Lobatera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Mi buen amigo y Jefe: 
Por extraordinario acontecimiento realizado ayer en esa capital, felicito 



DEL GENERAL GÓMEZ 321 



a la Causa y a la Patria. Bien por ella! Ello trae progreso, grandeza y 
poderío. 

Su amigo y subalterno adicto, 

G. Becerra G- 

Fechado hoy en Borotá 



De Lobatera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En este pueblo nos encontramos rebosantes de júbilo, al saber que el 
Congreso Nacional eligió a usted Presidente Constitucional de la República. 
Convencidos de que usted ha sido el benefactor de la paz, el genio progre- 
sista y el salvador de nuestra amada Patria, éste, como todos los pueblos, se 
fecilicita y se honra en enviar a usted sus cordiales parabienes. 

Su leal amigo y subalterno, 

Bernardo Lara. 

Fechado hoy en Borotá. ^ 



De Camatagua, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

A nombre del Concejo ^Municipal del Distrito Urdaneta, que me honro 
en presidir, presento a usted las más respetuosas felicitaciones, por la acer- 
tada elección que ha hecho la Representación Nacional al designarlo a usted, 
como conductor de los destinos de la República. 

Su amigo, 

Alfonso R. Trejo. 



De El Consejo, el 6 de mayo de 1915 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis cordiales felicitaciones por la acertada elección con que lo 
ha honrado el Soberano Congreso Nacional para regir los destinos del país 
en el próximo período constitucional. 

Su amigo, 

Ladislao Chávez. 



41 



322 LA ELECCIÓN 



— ' De Petare, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Es deber de todo pueblo civilizado honrar a sus grandes hijos. El cum- 
plimiento de este sagrado deber lo dignifica; por eso, al presentar a usted 
mis respetuosos parabienes por su elección para Presidente de la República, 
hágolo extensivo hasta el honorable Congreso Nacional, porque en la egre. 
gia frente de este Cuerpo Soberano, refléjase aquella honra con resplandores 
de gloria, por haber sabido interpretar acertadamente el sentimiento del 
pueblo venezolano que dignamente representa. 

Su amigo y subalterno, 

Eloy S. Monasterios. 

m 
J 

De Güigüe, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como subdito inglés, protegido por las garantías de su Gobierno, per- 
mítame felicitarlo y felicitarme, al ver que elegido usted Presidente de la 
República, se inicia una nueva era de progreso, paz y trabajo en Venezue- 
la, y para los que como yo tienen fé inquebrantable en sus virtudes cívicas. 

Amigo respetuoso, 

Gerardo Salandy. 



Caracas: 3 mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado amigo: 
Al presentar a usted mis sinceras congratulaciones por su elección para 
Presidente Constitucional de la República, complázcome en reiterarle el tes- 
timonio de mi leal amistad. 

Su adicto y respetuoso amigo, 

Guillermo Ramírez. 



EL DOCTOR ASCANIO NEGRETT1, 

saluda a su distinguido amigo señor General Juan Vicente Gómez, y le 
presenta sus cordiales felicitaciones por su exaltación ala Primera Magis- 
tratura. 



DEL GENERAL GÓMEZ 323 



ALFREDO E- VALARINO, 

felicita a la Nación por haber confiado a usted, Jefe ilustre de la Causa 
que la ha rehabilitado, la Presidencia de la República. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General: 
Con verdadero entusiasmo patriótico, le presento a usted mis más since- 
ras felicitaciones por su exaltación a la Presidencia de la República, en el 
nuevo período que se inicia. — 

De usted amigo y seguro servidor, 

L. Navarrete Serrano. 



Calabozo: 3 de mayo de 1915. 
Se fwr General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Su elección para Presidente Constitucional de la República es la plena 
seguridad del porvenir de paz y leyes y de infinita prosperidad nacional. 
Lo felicita su admirador y compatriota, 

Sergio B. Caldera. 



De Upata, el 10 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Me congratulo en saber que ha sido elegido para regir los destinos de la 
República en el período constitucional. Me es grato ponerme como siempre 
a sus órdenes. 

Saludóle. Su amigo, 

Ángel C. Lanza. 

Fechado el 8 en La Pinta Merecural. 



De Barbacoas, el 10 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Reciba junto con nuestros respetos, nuestras ingenuas felicitaciones 
por su exaltación a la Presidencia de la República, merecido galardón con 



324 LA ELECCIÓN 



que los pueblos justicieros concurren a secundarlo en la buena obra de la 
paz y de la reconstrucción nacional. 

Somos .de usted amigos afectísimos, 

Ramón Carvallo B., C. M. Castillo, Andrés A. Carvallo, R. Medina Ji- 
ménez, Ángel M. Carvallo, Daniel Núñez, Pedro A. Delgado P., Pablo A. 
Blasco, J. M. Rodríguez, R. Delfín Hernández, J. M. Buyón, Cirilo Díaz, 
Andrés M. Santaella, Presentación Gutiérrez, Antonio Graterol, F. Galias, 
L. Carvallo V. , Juan F. Pulido, G. Acevedo, V. M. Infante, Felipe Núñez R. , 
Manuel M. Delgado, Inés Salazar, R. Padrón C. , Tiburcio Díaz, Justo Reina, 
Juan M. Franco, C. R. Núñez, Ricardo Carrasco, L. Castro P., León A. Oje- 
da, M. Carvallo, Jesús M. Romero, José I. González, J. M. Murillo, Tomás 
Mojeda S., Luis González Núñez, Félix J. Santaella, Rufino A. Daniel, Án- 
gel C. Figueroa, Erasmo Muro, Roberto García G.', Pedro R. Hernández, 
Rafael Avila, Víctor M. Figueroa, Roque Morillo, Valentín Díaz, Miguel 
Díaz, Rafael Carvallo, Etanislao Díaz M., Bernabé Rodríguez, Ramón Car- 
vallo Milano, Ramón I. Montes, Roseliano Cadenas, José Tomás Seijas, Ra- 
fael Daniel, Jesús M. Carvallo B., Carlos Ramón Carvallo, Tomás Carvallo 
G-, José Carvallo, Jesús Carvallo, Félix J. Farrera, Julio Núñez, Patricio 
Hernández. 



De Tumeremo, el 10 de mayo de 1915. 
.Señor General J. V. Gómez. 

Mis felicitaciones muy sinceras por su exaltación al Poder. Felicito tam- 
bién a la Patria. 

Su amigo, , 

Rafael Fernández M. 



De Carúpano, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Inmensa satisfacción partidaria me ha causado la noticia de haber sido 
usted elegido Presidente Constitucional de la República para el período de 
1915 a 1922. Esa elección es muy justa por ser usted una garantía efectiva 
para la felicidad y paz de Venezuela. 

Lo felicita su amigo, 

Enrique Silva Pérez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 325 



De Carúpano, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Sincera y efusivamente lo felicito por su exaltación a la Primera Magis- 
tratura de la República. Ligado a usted por los muy fuertes nexos de la gra- 
titud y el partidarismo, ya podrá usted suponerse el entusiasmo con que re- 
cibí la fausta noticia. 

Respetuosamente lo saludo. Amigo leal y agradecido, 

A. Oropeza Benítez. 

Fechado el 6 en Pampatar. 



De Barrancas, el 10 de mayo de 1915. 
Hoy me he impuesto de la elección recaída en usted para regir los desti- 
nos de la Patria en el período constitucional de 1915 a 1922. Esta elección 
colma mis anhelos patrióticos y satisface mi legítimo orgullo de invariable 
amigo de usted. Al enviar a usted mis felicitaciones por la merecida con- 
fianza con que lo ha honrado la Representación Nacional, me es grato rei- 
terarle mis votos por su ventura personal. 
Subalterno y amigo, 

Ismael Avellano N. 



De Barrancas, el 10 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Mi fé de sectario leal de la Causa de Diciembre y mi calidad de amigo 
particular de usted, están de plácemes por su elección para Presidente Cons- 
titucional de la República. 

Sírvase aceptar mis más sinceras felicitaciones. 

A. Tirado Medina. 

Fechado el 9 en Tucupita. 



De Independencia, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Congratulóme y felicitólo por su elección para Presidente de Venezuela. 
A sus órdenes. 

A. Ibarra. 



326 LA ELECCIÓN 



De San Luis, el 12 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V . Gómez. 

Como subalterno decidido de usted y de la Causa, le felicito por ha- 
ber sido elegido para Presidente Constitucional de los Estados Unidos de 
Venezuela . 

Su amigo, 

Vicente Cedeño. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado Jefe único: 
Reciba mis sinceras felicitaciones por la elección que ha hecho en usted, 
para Presidente Constitucional de la República, el Congreso Nacional, re- 
presentante y fiel intérprete de las aspiraciones del pueblo venezolano. 

Su amigo y subalterno. 

César Salinas. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 
Nuestro Soberano Cuerpo Legislativo, al elegir a usted para la Suprema 
Magistratura del País, no solo ha interpretado la voluntad de todo el pue- 
blo venezolano, sino que con ello ha puesto de evidencia un alto espíritu de 
justicia y una mayor lealtad para con la Patria. 

Lo felicita y queda a sus órdenes su amigo y subalterno, 

J. A. Michelena. 

San Cristóbal: 17 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi apreciado General: 
Respetuosamente lo saludo y deseo se halle sin novedad. 
Va mi franca y humilde felicitación por su elección para Presidente 
Constitucional de la República, elección que como tachirense que soy, cele- 



DEL GENERAL GÓMEZ 327 



bro íntimamente, y más particularmente como miembro del Ejército y leal 
servidor de usted y de nuestra gloriosa Causa Decembrina. 

Reciba, mi apreciado General, el abrazo de su subalterno y amigo que 
le desea felicidad, 

Guerrero. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 
Muy respetado General y amigo: 

Usted sabe que soy su amigo y entusiasta partidario de la paz y del tra- 
bajo. Por lo tanto, me complazco mucho en felicitarlo por la elección que aca- 
ba de hacer en usted el Congreso Nacional para Presidente Constitucional 
de la República en el período que se inaugura hoy; y al mismo tiempo le 
reitero que estoy a sus órdenes. 

Su amigo, 

Elíseo de Arámburu. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Su exaltación a la Presidencia de la República significa paz y progreso. 
Reciba usted la sincera felicitación de su amigo y subalterno, 

L. Cairos M. 



De Morón, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su merecida exaltación a la Presidencia de la República lo felicita 
su amigo y subalterno, 

V. Guaitero. 



De Valencia, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Respetuosamente lo felicito y me congratulo con mi Patria, porque us- 
ted, en la dirección de sus destinos, le asegura nueva era de paz, progreso y 
prosperidad. 

Subalterno y amigo, 

Antonio Rodríguez Tortolerol 



328 LA ELECCIÓN 



De Los Puertos, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Concejo Municipal del Distrito Miranda, Estado Zulia, se congratula 
en felicitar a usted por su elección Presidencial, abundando el pueblo en los 
mismos propósitos, porque su nombre al frente de los destinos públicos, sig- 
niñea paz, progreso y libertad. 

Baldomero Barrios. 



De Trujillo, el 4 de mayo 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Dígnese aceptar mis felicitaciones más sinceras, por la merecida elec- 
ción hecha en usted por el Soberano Congreso para Presidente Constitucio- 
nal de la República. Tan fausto suceso, que responde al querer íntimo de 
los venezolanos, marca hora trascendental y afortunada en los anales pa- 
trios, que bajo su dirección registrarán nuevas orientaciones progresistas 
hacia un porvenir de paz, de engrandecimiento y de prosperidad. 

Leal subalterno y amigo, 

Tomás Ramírez M. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como sold a do fiel y adicto amigo suyo, permítome dirigirle respetuosa y 
cordial felicitación con motivo de su acertada elección para la Primera Ma- 
gistratura de la República. 



Su leal subalterno, 



José A- Prato. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Envióle desde esta heroica tierra mis ingenuas y sinceras felicitaciones. 
Su amigo y partidario de corazón, 

Octaviano Urdaneta Maya. 



De Pueblo Nuevo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Suplicóle aceptar mis sinceras felicitaciones. 

Su amigo y subalterno, 

S. Borregales. 



DEL GENERAL GÓMEZ 329 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosa y sinceramente felicito a usted, que simboliza la prosperi- 
dad de la Patria, por la merecida elección que el Soberano Congreso Nacio- 
nal le ha discernido, al conferirle el nombramiento de Presidente Constitu- 
cional de la República. 

Leal amigo y subalterno, 

Domingo M. Mogollón. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Al felicitar al país por la elección recaída en usted para regir sus glorio- 
sos destinos, me complazco, como amigo insospechable de usted, en enviarle 
con tal motivo, mis efusivas y patrióticas congratulaciones. 

Su amigo, 

José M. Capriles. 

[ De Valera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo suyo le envío mis cordiales felicitaciones, reiterándole mi 
sincera adhesión. 

Amigo y subalterno, 

Manuel A. Omaña. 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con placer felicito a usted por su elección para Presidente Constitucio- 
nal de la República, lo cual me satisface altamente. 
Lo saluda su amigo y subalterno, 

Concepción Ochoa. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como subalterno leal y amigo consecuente, me complazco en felicitarlo 
por su exaltación a la Curul Presidencial. 
Como siempre a sus órdenes. 

Manuel Gámez. 

Habilitado del Batallón Vlllapol. 
42 



330 LA ELECCIÓN 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Adicto partidario incondicional de usted, lo felicito por su elección a la 
Presidencia de la República. 

Su amigo, ' 

Juan A. Martínez. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo personal de usted y decidido sectario de la gloriosa Causa 
de Diciembre, envióle mi abrazo de felicitación por su elección para la Pre- 
sidencia Constitucional de Venezuela. 

Su adicto amigo, 

Miguel Ángel Quintero. 



Hacienda "La Estancia de Valle Abajo": 7 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado amigo: 

Reciba mis cordiales felicitaciones por su nombramiento de Presidente 
Constitucional de la República. 



Su amigo, 



Señor General J. V. Gómez. 



Francisco E. Michelena. 

Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Mi querido y respetado General: 

La acertada elección hecha en usted por el Ilustre Congreso Nacional 
para presidir los destinos de nuestra Patria querida, en el presente período 
constitucional, me ha causado la satisfacción y el muy legítimo orgullo de 
adicto amigo suyo, y de subalterno decidido. 

Honróme, mi respetado General, en presentarle mis sinceras felicitacio- 
nes y en ratificarle una vez más mi decisión y lealtad. 

Su subalterno y amigo, 

LuisM. Álamo. 



DEL GENERAL GÓMEZ 331 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Estimado y respetado amigo: 

Lo que se siembra se recoje: habiendo sembrado usted el afecto entre 
sus conciudadanos, hoy recoge el fruto con el nombramiento de Presidente 
Constitucional de la República. Había pronosticado que su porvenir sería 
brillante, y hoy con el expresado nombramiento, tiene usted campo para 
grabar en las páginas de la historia su nombre que quedará indeleble, no sólo 
por lo que ha hecho, sino por lo que esperan de usted sus compatriotas. 

Reciba las felicitaciones de su verdadero amigo, 

Daniel Mijares. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Vaya mi abrazo de felicitación para el Jefe y amigo, por la merecida co- 
mo justiciera designación con que acaba de honrarle el Congreso Nacional, 
al elegirle para regir los destinos de la Patria en el período constitucional 
de 1915 a 1922. 

Hago votos por su felicidad personal y por el acierto en el desempeño 
de su delicada misión. 

Su afectísimo amigo y subalterno, 

Pablo Miguel González. 



De El Moján, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Muy respetado General: 

Acabo de ser informado por el ciudadano Ministro de Guerra, de su exal- 
tación a la Suprema Magistratura de la Nación en justo premio a sus virtu- 
des de Magistrado pulcro y pundonoroso. 

Tan fausto suceso, meta de las aspiraciones de los venezolanos, ha sido 
recibido aquí con demostraciones de la más desbordante alegría, toda vez 
que él garantiza una'éra más de libertad y orden y de consiguiente, el mayor 
desarrollo del comercio e industrias en esta nuestra cara Patria. Lis fuerzas 
de mi mando se unen a mí para felicitar en usted al noble pueblo de Ve- 
nezuela. 

Juan B. Reyes. 

Fechado ayer en Paraguaipó. 



332 LA ELECCIÓN 



De El Moján, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Una vez más es motivo de júbilo para el pueblo de Venezuela celebrar 
su elección para presidir los destinos de la República que le debe la paz de 
que disfruta y su engrandecimiento. Al dirigir a usted nuestras sinceras feli. 
citaciones, como leales servidores de la Causa de Diciembre, de que es usted 
único Jefe, nos congratulamos también con la Patria y con los Representan- 
tes de la Nación. 

Valentín García Tortosa, José Luis Sevillano, Miguel E. Troconis, Elias 
Ángulo, Eladio G. Pineda, Moisés Urdaneta, Carlos F. Velazco, Froilán Man- 
rique, Elias Romero, Mario Simanca, Luis F. Díaz, Arístides Delgado, José 
Antonio Soto, César Contreras Troconis. 



De La Ceiba, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted para Presidir la República en el período 
constitucional que hoy se inicia bajo un iris de paz tendido de un límite a 
otro, en el cielo de la Patria, satisface cumplidamente nuestros sentimientos 
de leales servidores a la Causa de Diciembre. 

María de Andrade. 

José A. Unda. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis sinceras felicitaciones por su exaltación a la Primera Ma- 
gistratura. 

Su amigo, 

Antonio Dávila. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Felicitólo por su elección, tanto más cuanto que usted es muy merecedor 
de ella. 

Leal y sincero amigo, 

Rafael Augusto Belloso. 



DEL GENERAL GÓMEZ 333 



De Quisiro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Complázcome en enviarle mis sinceras felicitaciones. 
Incondicional servidor y amigo, 



J. I. Blanco Fuentes. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Mis ingenuas y entusiastas congratulaciones por acertada elección hecha 
en usted para presidir los destinos del País, lo que significa paz estable, pro- 
greso y engrandecimiento de la Patria. 

Su adicto subalterno y amigo, 

Félix Barreta. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Envióle mis sinceras felicitaciones por la elección recaída en usted para 
Presidente la República. 

Su amigo y subalterno, 

C. E. Poiver Brigé. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Con íntimo y patriótico alborozo, envióle mis ingenuas felicitaciones por 
su elección a la Presidencia de la República, acto justiciero con el cual el 
Soberano Congreso refrenda el expediente de sus merecimientos políticos y 
la aspiración del país. 

Su amigo respetuoso, 

L. Troconis Baptista. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Nación, por órgano de sus representantes, pone en manos de usted 
la constitucionalidad del Poder, garantizando la paz de la República y pre- 
miando así su patriótico empeño en mantenerla. 

Por este acto de justicia nacional, lo felicita sinceramente su amigo, 

J V. Camacho. 



334 LA ELECCIÓN 



De Nutrias, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Complázcome en enviarle mis felicitaciones por su merecida exaltación 
a la Presidencia de la República. 

Su amigo, 



G. Briceño Jiménez. 



De Nutrias, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Gobierno del Distrito ha hecho trascental la noticia de haber sido 
usted elegido por el Congreso Nacional para Presidente Constitucional de la 
República. 

Sus relevantes dotes de patriota, sus ideas por la tranquilidad y engran- 
decimiento, son motivos para juzgar que su presencia al frente de la Supre- 
ma Magistratura, será fecunda en bienes para la patria de Bolívar. 

Por tal motivo, sentimos especial satisfacción en enviar a usted nuestros 
votos por su ventura personal. 

Ramón E. Peña, R. Escobar Martínez, Demetrio Agudo, Carlos Ripert, 
Melecio Pérez, E. Castellano, Eliodoro Montilla, Rafael Márquez, D. Betan- 
court, Ricardo R. Guilli, Teófilo León, P. Fílardo Morles, Ramón Sifuentes, 
Gerónimo Cedeño, M. A. Escobar, Carlos Luis Padrón, José Pinero, P. M. 
Marrero. 



De Libertad de Zamora, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

En estos momentos en que el Congreso Nacional, haciéndose intérprete 
de la voluntad de los pueblos de Venezuela, ha elegido a usted Presidente 
Constitucional de la República, a nosotros, sus más humildes amigos, pero 
también sus más adictos sostenedores, nos es honroso presentarle nuestras más 
sinceras e ingenuas felicitaciones, pues usted es quien llena nuestra más 
grandes aspiraciones por ser el único capaz de darle vida ilustre a nuestra 
querida Patria. 

Así pues, todos sus amigos estamos dispuestos a secundar todas sus no- 
bles aspiraciones en pro de ella y nuevamente consignamos aquí nuestra más 
leal y decidida adhesión hacia usted, como partidarios y como amigos. 

J. Isilio Cordero, R. Ángel Olaechea, J. Lorenzo Gutiérrez, Pedro M. 
Suárez Trejo, Max. Hernández, V. Rodríguez, Juan Fadúl, Rafael Ramos 
C, H. I. Gutiérrez, J. Eloy Herrera, José Ojeda, Andrés A. Oberto, L. 
Filardo Morales, José Villafañe. 



DEL GENERAL GÓMEZ 335 



De Barinas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

La elección de usted para Presidente Constitucional de la República, es 
motivo de júbilo patriótico para los que sin reservas ni vacilaciones servimos 
a la gloriosa Causa de la Rehabilitación Nacional, y es prenda segura de la 
estabilidad de la paz garantizada por el prestigio de usted y que la República 
continuará por la luminosa senda de triunfos por donde la ha conducido el 
patriotismo y la constancia de usted. 

Enviárnosle nuestras sinceras felicitaciones, y al hacer votos por su pros- 
peridad, le ratificamos las seguridades de nuestra adhesión política y per- 
sonal. 

Sus adictos amigos, 

Isilio Febres Cordero, Telésforo Padrón, F. Balestrini, Lisandro A Duran, 
Bartolomé Febaes Cordero, Francisco A. García, Benjamín Nieves, Elias 
Cordero U, R. Heredia Méndez, Tobías N. Quintana, Maximino Provenzali, 
Eduardo Padrón, Pedro Ángulo, Francisco Matos Baldó, Simón A. Jiménez, 
Manuel Fonseca G. , G. R. Blanco B., Pedro Encinoso, Ángel M. Nieves, 
Ángel M. Aponte, Jesús M. Ramírez, Rafael A. Contreras F., José A. In- 
sausti, V. Castillo, A. Godoy C, M. Aureliano Manrique, Rodulfo Capde- 
villa, Isidro Contreras, Jesús M. Rodríguez, Pedro M. Fonseca, J. M. Tapia 
I, H. Villafañe Qüenza, E Tapia, Francisco Villafañe, Juan P. García Jimé- 
nez, Lino F. Traspuesto, Felipe Avendaño, José Manuel Tapia, Manuel Ca- 
nales, Carmelo Graterol, Jesús Godoy C, , R. A. Carrillo, Ramón F. Contre- 
ras, Manuel Sanguinetti, Agustín Figueredo F, B. Tapia Baldó. 

(Siguen más firmas). 



De Libertad de Barinas, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Me congratulo por su elección de Presidente de la República. Lo felicito 
y me felicito. 

Su amigo, 

Juan Navarrete Romero. 

Fechado en Dolores. 



De Barinas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Los buenos hijos de Venezuela, que somos todos sus admiradores, esta- 
mos de plácemes por su merecida elección. Respetuosamente presentóle mis 
efusivas felicitaciones y me es grato reiterarle mi lealtad. 

- Su amigo, 

Jesús Godoy C. 



336 LA ELECCIÓN 



TEÓFILO ROJAS, 

saluda muy respetuosamente a su Jefe y amigo General Juan Vicente Gó- 
mez y le envía sus más expresivas congratulaciones, por la merecida elec- 
ción que en él ha hecho el Congreso Nacional interpretando así la voluntad 
popular, para Presidente de la Repúbiica en el período constitucional de 1915 
a 1922. 



ALEJANDRO FUENTES, 

con su más respetuosa felicitación al señor Ganeral Juan Vicente G5mez, 
Presidente de Venezuela. 



JUSTO BAUSTE MAVARES, 

envía sus sinceras felicitaciones a su amigo el General Juan Vicente Gómez, 
por su elección a la Presidencia de la República. 

Los buenos ciudadanos amantes de la paz y el progreso, aplaudimos la 
sabia voluntad de los pueblos, porque ella significa bienestar y grandeza pa- 
ra la Patria. 

Lobatera, mayo 13 de 1915. 



Señor General J . V. Gómez. 



Maiquetía: 3 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Mi respetado Jefe y amigo: 

Por la merecida elección hecha en usted por él Soberano Congreso Na- 
cional, para regir los destinos de la Patria en el período constitucional de 
1915 a 1922, me congratulo con el país y ruego a usted aceptar mis sinceras 
y patrióticas felicitaciones, que le envío como fiel adscrito a la Causa de Di- 
ciembre y a su eximio Conductor. 

Su respetuoso amigo y subalterno, 

Rene S. Negrón. 



Antímano: 3 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 

Estimado General y amigo: 

Lo felicito con toda la ingenuidad de un decidido partidario y amigo sin- 
cero de usted, por el altísimo honor conque el pueblo venezolano lo ha dis- 



DEL GENERAL GÓMEZ 337 



tinguido, manifestando así que sabe apreciar a los hombres que le hacen 
bien. 

Es su amigo de veras, 

Enrique Canelón. 



DeTrujillo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mi ingenua felicitación . Su amigo y servidor, 

F. Bereciartu. 



■ De Trujillo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Saludóle respetuosamente y presentóle mis cordiales felicitaciones. 
Su amigo, 

Jesús Peña Sánchez. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Lleno del más vivo sentimiento partidario por la feliz inspiración del 
Congreso Nacional, al elegir a usted para que presida los destinos de Vene- 
zuela en el presente período constitucional, me permito dirigirle cordial y 
respetuosamente mi más franca e ingenua felicitación. 

Su amigo y subalterno, 

Leónidas Vivas. 



De Betijoque, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

En la íntima efusión de mi regocijo partidario por su elección para pre- 
sidir los destinos patrios, permítame, estimado General, que le envíe un res- 
petuoso abrazo de felicitación. 

Su leal servidor y amigo, 

H. Unda Chuecos. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915 
Señor General J. V. Gómez. 

La merecida elección hecha en usted por el Congreso para regir la nave 
de la Nación, redundará en bienes para el País, con su acertada política de 

43 



388 LA ELECCIÓN 



Patria y Unión, y al amparo de esta paz sostenida por usted. Con tal moti- 
vo, presento al Jefe único, mis felicitaciones . 



Adicto amigo, 



José Añez Troconis. 



De Boconó, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Ciudadanos N de la República, afiliados por propias convicciones a la Causa 
Rehabilitadora que tiene a usted por egregio Conductor, experimentamos 
íntima satisfacción al verle elegido para presidir los destinos de la Patria. 
El gobierno de usted es promesa de paz y garantías, y convencidos de que 
en el período que empieza continuará usted las patrióticas labores y los su- 
premos esfuerzos consagrados por usted al bienestar de la gran familia ve- 
nezolana, nos complacemos en ratificarle nuestra protesta de adhesión polí- 
tica, presentándole de manera sincera y cordial nuestras más entusiastas 
felicitaciones, y significándole nuestros mejores deseos por su dicha perso- 
nal y éxito completo en sus faenas de Gobernante. 

José de J. Gabaldón, M. Azuaje, Jesús M. Olivares, José María Gabal- 
dón, M. Perdomo Andrade, Juan Bautista Venegas, Alberto Leonardi, José 
del C. Benítez, Velasco U. , L. A. Gómez, A. M- García Martínez, Julio 
Méndez Cuberos, Antonio Perdomo A., Rafael Justiniani, Domingo Barrios, 
Armando Matheus, Alejandro Andrade, Teresín Barrios, Ramón Cañizález, 
Ángel H. Dubuc, Acisclo Torrealba, Felipe Jiménez. 



De Valera, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Le enviamos nuestra más franca felicitación por la merecida elección 
hecha en usted por el Congreso Nacional para regir los destinos de nuestra 
Patria. 

Amigos y subalternos, 

José Oliva, Víctor M. Pacheco, L. A. Dubuc, B. Balbino Román, Trino 
Montilla, Carlos Infante, Abraham O. Peña, Roberto Dubuc D., Luis Cor- 
dero, Pedro Antonio Terán L. 



De Valera, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Nos unimos al contento general de la República, con motivo de la elec- 
ción recaída en usted para regir sus destinos. 



DEL GENERAL GÓMEZ 339 



Como amigos y compañeros nos complacemos sinceramente y lo felici- 
tamos- 

Sus subalternos y amigos, 

Hilarión Gcnzákz P, Lorenzo González P, Manuel González P. 

Fechado hoy en Santo Cayo de) Burrero. 



De Valera, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El voto constitucional que consagra a usted para regir los destinos na- 
cionales, es un acto de efectiva sanción para las ejecutorias de su eminente 
vida pública, e interpreta fielmente el sentimiento de la gran mayoría popu- 
lar, que confía enteramente en el Benemérito Jefe de la Causa Decembrina 
como el guardián más celoso de los fueros democráticos y el más firme cen- 
tinela de la paz venezolana. Se complacen en ofrecer a usted un respetuoso 
y cordial saludo de congratulación patriótica, 

Sus adictos amigos, 

Joaquín Gabaldón, P. E. Febres Cordero, Camilo Betancourt, LuisF. Ta- 
gliaferro, Mario Terán L., D. Salinas, Abraham Celis, Mario Scrochi, E. Al- 
varez de Lugo, P. Santini, Simón Tagliaf erro, Ramiro J. Gil, A. Colina, José 
Lnis Faure, Rómulo Carrillo Heredia, Ernesto Spinetti, EleazarLeón, Arturo 
R. Celis, A. Salinas, A. J. Braschi, Pompeyo A. Oliva, J. R. Sanz Febres, J. 
R. Gallegos A., Manuel A. Omaña, Nicolás Rueda, Trino Montilla, R. Olive- 
ros M,, B. A. Cesarini, JoséE. Barrios, Ernesto Ibarra, A. Jacopini, P. Rue- 
da P., Juan Niño, F. Riera, José Olivar, José E. Pérez, Gregorio Ordóñez, 
Rafael A. Scrochi, A. Briceño Valero, César Betancourt T., Esteban Gutié- 
rrez, Antolín Salazar M., Epaminondas González, Antonio Briceño Contre- 
ras, B. F. Ochoa, Andrés Manzanares, Antonio Espinosa G., R. Machado 
D., Luis Scrochi, Salomón Matheus, José M. Haack. 



Dé.TrujilIo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Insólito y trascendental acontecimiento que marcará etapa gloriosa en 
la historia de nuestras más legítimas grandezas republicanas, es el producido 
por su elección a la Presidencia de la República en el actual septenio cons- 
titucional. Reciba, General, nuestras patrióticas congratulaciones de sus 
subalternos y amigos. \ 

R. C. Farrera, Jesús A. Tovar, M. Vargas López Méndez. 



De Valera, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con efusión patriótica felicito a usted por la bien merecida distinción 



340 LA ELECCIÓN 



con la cual el Congreso, interpretando fielmente la voluntad nacional, ha dis- 
tinguido a usted, llevándole a la Suprema Magistratura. 

Su respetuoso amigo y subalterno, 

Juan Niño. 



De Valera, el 5 de mayo de^l915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para Presidente Constitucional, satisface las aspi- 
raciones populares, y colma de contento a sus amigos, por cuanto es la rea- 
lización de un anhelo de la Causa y una nueva consagración de la suprema 
autoridad moral y política del Jefe Benemérito. 

Sírvase aceptar mis congratulaciones. 

Su adicto, 

M. Ordóñez. 



De Valera, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Al esclarecido personaje de fe inquebrantable, de altivez de carácter y 
de espada brillantísima, ingenuamente felicito por la manifestación de alto 
aprecio con que le ha premiado la Nación Venezolana, nombrándole Presi- 
dente Constitucional de la República; y permíteme hacer fervientes votos 
porque en el período constitucional que acaba de iniciarse, tenga el mejor 
éxito. 

» 

Ssubalterno y amigo, 

Julio Uzcátegui. 

De Trujillo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo sincero de usted, siento especial satisfacción en enviarle 
mis felicitaciones por su elección para Presidente Constitucional de la Re- 
pública. 

Reciba un abrazo de su amigo y subalterno, 

V. Alfonzo R. 



De La Cañada, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Desde nuestros humildes hogares elevamos a usted nuestras sinceras 



DEL GENERAL GÓMEZ 341 



felicitaciones por el gran acierto del Congreso Nacional que ha sabido es- 
coger en usted al Magistrado que debe regir el período constitucional y que 
vela sin cesar por la paz de la Kepública. 

Deseárnosle feliz acierto en sus deliberaciones. Sus adictos amigos, 
Pedro A. Higera, Federico G. Atecio Eincón, Belisario Montiel U. , Froi- 
lán Urdaneta, José U. Urdaneta, Argonio Quevedo, B. S. Pérez, Onofre 
Méndez, Juan E. Bohórquez, Reinaldo Atencio, José A. Urdaneta, Ramiro 
A. Urdaneta, Abraham Urdaneta, Eusebio Méndez, Manuel Medina, Elíme- 
nas Ortigosa, Amable Urdaneta, Vicente Atencio U-, Onofre Rincón M., M. 
León R., Maximiliano Muñoz. 



De Betijoque, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Liónos de férvido entusiasmo y rebosando de júbilo partidario, nos re- 
gocijamos con la trascendental noticia de la elección de usted para Presi- 
sidente Constitucional de nuestra amada Venezuela. Betijoque, respetado 
General, está de plácemes y nosotros sus representantes en esta feliz opor- 
tunidad, que siempre hemos estado alerta para defender la gloriosa Causa 
de Diciembre, y el prestigioso nombre de usted, a quien debe la Patria su 
mayor felicidad, nos hacemos intérpretes fieles de la ciudadanía para felici- 
tarlo respetuosamente y significarle también la firme esperanza que nos alien- 
ta de sentir su mano protectora tendida sobre la región de nuestro pueblo 
querido, en cuyo seno se le admira. 

Sus amigos, 

Jesús Rueda, M. Sanz Gelambi, H. Unda Chuecos, J. R. Medina, Narci- 
so J- Salas, Segundo Briceño, Germánico Moneada, A. MayaU., Leoncio Ol- 
mos, J. S. León Chuecos, F. I. Bastidas, Félzi Duran, J. A. Martínez P., Ju- 
lio García Jugo, F. R. Arjona C, José E. Arjona, Benjamín Martínez, En- 
rique Dubuc, León Chuecos, L. Guijarro, Federico Dubuc Arias, M. Larriva, 
J. Lera. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Elección Presidencial tan honorable como la suya, señala el imperio de 
la ley en el orden y el progreso. 

Honróme al felicitarlo respetuosamente. 

Amigo, servidor y partidario, 

Almícar Fonseca. 



342 LA ELECCIÓN 



De Boconó, él 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Elemento de paz y amigo de usted, complázcome en felicitarlo sincera y 
cordialmente. 

Pacífico Segovia. 



De La Cañada, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Reciba mis más sinceras felicitaciones por su elección a la Presidencia 
de la República, con que lo ha distinguido el Congreso Nacional, pues así 
lo ha querido la Nación. 

Su amigo, 

Héctor J. Casique. 



De Escuque, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

La Municipalidad que presido, se ha complacido altamente con la grata 
nueva de su exaltación a la Primera Magistratura Nacional, y en nombre 
del pueblo escuqueño, tiene el honor dé dirigirle sus más cordiales feli- 
citaciones. 

Su amigo, 

Arturo Leal P. 



CARLOS I. VIDAL, 

saluda muy respetuosamente al señor General Juan Vicente Gómez, en el 
momento de tener conocimiento de su elección para Presidente Constitucio- 
nal de la República, y le desea salud y felicidad. 



J. PASTOR SUAREZ ARIAS. 

como amigo y subalterno, admirador de sus glorias y energías, tiene el alto 
honor de enviarle su más franca e ingenua felicitación, por su elección a la 
Presidencia Constitucional de la República. 

Maracaibo (Cabimas), mayo 15 de 1915. 



BR. FRANCISCO J. PULGAR F, 

Registrador Subalterno del Distrito Colón, Estado Zulia, 
saluda respetuosamente a su Jefe y y amigo Benemérito General Juan V. 



DEL GENERAL GÓMEZ 343 



Gómez, y a la vez le presenta sus más sinceras felicitaciones por la honra 
que le dispensó el Congreso Nacional al nombrarle por unanimidad Presi- 
dente de la República. 

El suscrito se congratula por tan importante suceso y por eso también 
felicita al pueblo venezolano. 

Que sea su nombramiento para nuestra Patria, abundante en bienes, co- 
mo lo ha sido la noble Causa de la Rehabilitación Nacional. 

San Carlos del Zulia, 10 de mayo de 1915. 



CESAR A. MATHEUS. 

saluda respetuosamente a su Jefe y amigo señor General Juan Vicente Gó- 
mez, con ocasión de presentarle sus más sinceras y calurosas felicitaciones, 
por la plausible elección con que el Soberano Congreso de la República, le- 
galmente constituido, ha nombrado a usted Primer Magistrado, pues es a 
usted a quien debemos la marcha franca por el camino de la civilización y el 
progreso. 

Orgullosos debemos encontrarnos con que un hijo meritorio del heroico 
Táchira, sea el que rija I03 destinos de esta importante Nación, ya que en 
suerte nos ha tocado para honra y gloria de nuestra amada Patria. 



LUIS ALBERTO ASCANIO, 



saluda atentamente a su Jefe y amigo General Juan Vicente Gómez y se con- 
gratula por su elección al Poder Constitucional de la República. 



Caracas: 30 de junio de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 

Respetado General: 

Buscaba un momento propicio a mis deseos, y hoy lo hago impulsado por 
el más sano vínculo de amistad y patriotismo, para enviarle mis sinceras fe- 
licitaciones, hoy que vuelve a ocupar por la aclamación de los pueblos que 
forman la Unión Venezolana, la Suprema Magistratura de la Nación, con 
motivo de sus triunfos en la organización del Ejército Nacional y en el en- 
grandecimiento de Venezuela. Ayer, nomás, era nuestra querida Patria un 
reguero de sangre y desolación: secuela de las matanzas civiles y de los abo- 
minables gobiernos, y usted, querido general, al llegar al solio presidencial, 
lleno el espíritu de bondades e ideales jóvenes, de energías republicanas, ve el 
cuadro de ruinas en que estaba sumido el pueblo venezolano y rápido dirige 



344 LA ELECCIÓN 



sus primeras acciones: fomenta la creación de escuelas militares; decreta la 
construcción de carreteras en toda la República; reanuda las relaciones di- 
plomáticas con las naciones en pugna ; celebra el centenario de la Inde- 
pendencia y lleva hasta los países lejanos el eco de nuestros festejos patrió- 
ticos; crea el Congreso Boliviano, obra de grandiosa utilidad internacional en 
la vida de nuestras hermanas las Repúblicas del Sur; reorganiza la instruc- 
ción nacional trayendo los métodos modernos y la luz de la sabiduría a las 
aulas patrias; hace obligatoria la sanidad pública y, por último, como glorio- 
sa presea en tan magníficas labores, reforma en su totalidad la antes masa 
de soldados educados en las prácticas del salvajismo, y los hace ciudadanos 
de corazón noble, útiles al Jefe Supremo, a la Patina y al hogar venezolano. 

Cuando usted presentó su Mensaje al Congreso Nacional, yo, el más hu- 
milde'de sus admiradores y amigos, comtemplaba lleno de entusiasmo la im- 
ponencia marcial de ese Ejército consciente de su deber, y después aplaudí 
las palabras de su lacónico y expresivo Mensaje que dicen y dirán hacia el 
porvenir de nuestras esperanzas nacionales. 

Así, General, adscrito, como estoy, a la Causa de Diciembre, el alma ve- 
nezolana que vive en mí se llena de satisfactorias alegrías al felicitarlo y 
desearle que continúe engrandeciendo a Venezuela, con el mismo corazón 
noble y progresista que rige sus acciones gubernativas. 

Créame su amigo y subalterno, 



Gustavo Parodi. 



De La Victoria, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Por la acertada elección del Congreso de la República para que usted 
ocupe la Presidencia Constitucional de Venezuela, garantía de la paz y am- 
paro de la industria, me complazco en felicitarlo efusivamente. 

Su amigo y servidor, 

Gerónimo Arenas G. 



De La Victoria, el 4 de mayo, de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 
Mis ingenuas felicitaciones. 
Amigo, 

A, Montesinos Decorte. 



DEL GENERAL GÓMEZ 345 



De La Victoria, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

»••' Envío a usted mis sinceras felicitaciones por su elección para regir los 
destinos del País, porque en ella se involucra el afianzamiento de la paz. 
Su amigo, 

Santiago Nieves. 



De La Villa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección que ha hecho en usted el Congreso Nacional para regir la 
República, es para mí, como verdadero amigo suyo, motivo de justa compla- 
cencia, por lo que le envío mis ingenuas felicitaciones. 

Su adicto subalterno, 

Rafael Ornarla. 



De La Villa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Municipalidad del Distrito Zamora envía a usted complacida, sus sin- 
ceras felicitaciones por la digna elección que ha hecho en usted el Congreso 
Nacional. 

El Primer Vicepresidente, 

Ángel María Delg do. 



De Las Tejerías, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Envióle mi respetuosa felicitación por su elección para Presidente Cons- 
titucional de la República, con mis sinceros votos por el bien y engrandecí ■ 
miento de nuestra querida Patria. 

Su adicto amigo, 

Adrián Naranjo Nogal. 

Fechado ayer en Hacienda "La Caridad". 



De Tejerías, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Respetado Jefe y amigo: 
Mi respetuosa y cordial felicitación por la honrosa designación del Con- 

44 



346 LA ELECCIÓN 



greso recaída en usted para ocupar la Primera Magistratura de la Nación. 

La Patria querida vé en usted el enérgico sostenedor de sus institucio- 
nes, lo cual es la base de la paz y el progreso, siendo por ello que todo ve- 
nezolano agradecido debe sentirse satisfecho con tan acertada elección. 

El que suscribe, quizás el más humilde de sus servidores, se enorgullece 
con la merecida distinción de que ha sido objeto su Jefe y amigo. 

Subalterno y amigo, 

- Víctor M. Reyes. 



De Tejerías, el 4 de mayo de 1915- 

Señor General J . V . Gómez. 

Como elemento de trabajo, partidario de usted, le envío mis sinceras fe- 
licitaciones por su elección para la Presidencia de la República, que nos ga- 
rantiza ampliamente la paz y el desenvolvimiento progresivo de la riqueza 
nacional. 

Su atento servidor y amigo, 

Elias Rodríguez A. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Al separarme de estas hospitalarias tierras, llevo confianza en el porve- 
nir de Venezuela, porque he sabido que en premio de sus virtudes de patrio- 
ti, el Congreso Nacional lo enaltece de nuevo, confiándole la Primera Magis- 
tratura de la Nación. Permítame usted presentarle respetuosos parabienes. 

Atento servidor, 

J. Xiques. 



De El Consejo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Reciba mi felicitación por la acertada elección recaída en usted para re- 
gir los destinos de nuestra amada Patria. 

Leal y sincero amigo, 

Donato Rivero. 



DEL GENERAL GÓMEZ 347 



De San Mateo, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Le saludamos cordialmente con ocasión de presentarle nuestras sinceras 
felicitaciones, por su exaltación a la Primera Magistratura de la República. 
Los hijos de este heroico pueblo se regocijan al ver satisfechas sus aspira- 
ciones, que eran verlo a usted dirigiendo los destinos de la Patria. 

Somos sus amigos, 

M. Rodríguez R, Pedro I. Visval, Jesús M. García Salcedo, J. M. Mar- 
tínez Montesdeoca, R. Urbina, López, José Isabel Pacheco, Juan I. Ramos, 
presbítero Manuel Biensolas, Vicente Arana, José Isabel Arana, Francisco 
Rangel, Juan J. de Márquez, Lucio Carrillo, Víctor Arana, Remigio Díaz S., 
Francisco R. Miquelena, Antonio Rotondaro, Miguel Moreno, Antonio Nie- 
ves M., Luis Isidoro Rodríguez, Miguel María Miquilena, Lisandro E. Miqui- 
lena, Vicente Rontondaro, M. F. Guédez, Luis Pérez C, J- R. Luque, Ro- 
que Hernández H., Pedro E. López, Rito Flores, Carlos C. Sánchez, Rafael 
Olivares, J. Domínguez Ladino, José S. Mena, Demetrio Sánchez, Deogracia 
Brea, Teodoro Tovar, Catalino González, Santiago Bolívar, Rodolfo Caballe- 
ro, Simón Sánchez, Pablo Pérez C., Francisco Rontondaro, Lino M. Bolívar, 
Juan Bautista Pacheco, Francisco L. Rivas, Juan Albornoz, Gabino Rega- 
lado, José M. Montes de Oca P., Pedro R. González, Alberto Jordán, Sinfo- 
riano Tovar, Juan C. Paéz, Genaro Gutiérrez, Rafael B. Márquez, Matías 
Palmas, Ángel Palmas, Mercedes Tovar. 



De Cagua, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

En mi carácter de Presidente de la Junta Comunal de este Municipio, y 
a nombre de ella misma presento a usted mis más sinceras felicitaciones, 
con motivo de su exaltación a la Primsra Magistratura del País. 

Alfonso Martínez Sánchez. 

De Cagua, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Los suscritos, amantes fervorosos de la paz, leales sostenedores de la 
Causa decembrina y amigos decididos de usted, su eximio Fundador, le pre- 
sentan sus efusivas felicitaciones por su exaltación a la Primera Magistratu- 
ra de nuestra cara Patria. 

Sus amigos afectísimos, 

Alfonso Martínez S, E. Urrutia Pérez, Rufino González h, Emilio Co- 
rrea, F. Urrutia Pérez, Pedro Vargas, Jesús Olivares, Rafael Monró, J. M. 
Hernández, presbítero Evaristo Montenegro, J. B. Pérez Flores, Rafael Her. 
nández Pérez, G. Willet Power, Luis Alvarado, Nicomedes Molina, Vicente 
Matute Hernández, Ramón Miranda, Froilán Carmona, J. Martínez C, E. 



348 LA ELECCIÓN 



Matute Hernández, Pablo Clemente Espinoza, M. Jiménez Liscano, Anselmo 
Sojo G, A, Martínez B, F. M. Arteaga, Rafael A. Pérez, F. Boldt. 



De Cagua, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. [ 

Reciba las felicitaciones de sus verdaderos amigos de esta localidad. 

Francisco Acevedo H, Andrés Rodríguez, Gregorio Cobos, Rafael García, 
Ramón Lozano, Fernando García, Di niel Conde, Carlos Maoías M, Luis Ma- 
tías, Roso Lugo. 

Fechado en Santa Cruz de Aragua. 



De Cagua, el 3 de de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Reciba mi sincera felicitación. 
Su amigo, 

F. Acevedo, h. 

Fechado en Santa Cruz de Aragua. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Muy estimado y respetado General: 
Como amigo sincero y agradecido, cumplo con el deber de manifestarle 
bs sentimientos de mi sincera felicitación, con motivo del justiciero fallo de 
los representantes de los pueblos al designar a su muy digna persona para 
regir sus destinos en el período constitucional que tan felizmente se inicia 
para la República. 

Con la mayor complacencia me es altamente honroso repetirme su muy 
atento seguro servidor y amigo, 

Alfonso Soules. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 

El Congreso Nacional, al elegir a usted Presidente Constitucional de la 



DEL GENERAL GÓMEZ 349 



República, ha sabido iterpretar la voluntad popular, satisfacer las aspiracio- 
nes de sus amigos y cimentar la prosperidad de nuestra Patria. 

Dígnese, pues, recibir las honradas y sinceras felicitaciones de su respe- 
tuoso y leal amigo, 

José Antonio Linares- 



JUAN HILARIO PÉREZ BERMUDEZ, 

felicita a su ilustre Jefe General Juan Vicente Gómez, a quien el Congreso de 
la República, sabia y previsoramente, acatando la voluntad soberana del 
pueblo, eleva a la Suprema Magistratura Nacional, para garantía del patrio 
porvenir. 



Los Guayos, "El Roble de la Hacienda Campo Alegre": 5 de mayo de 1915 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay- 
Mi estimado General y amigo: 

El pueblo venezolano celebra lleno de júbilo y con justísima razón, su 
elección para Presidente Constitucional de la República. Bien hace con co- 
rresponder con las mayores demostraciones a quien como usted tanto bien ha 
querido y quiere para nuestra amada Patria. 

Yo, que llevo erf mi corazón eterna deuda de gratitud, por ser bajo su 
amparo y protección que gozo esa felicidad de que disfruto en mi humilde 
hogar, le envío mi felicitación muy sincera y hago votos por su ventura 
personal. 

Respetuosamente lo saludo y soy su servidor y amigo agradecido, 

Ismael Ontiveros. 



De Turmero, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. ■ V. Gómez. 

La Patria está de plácemes por su elección. 

Lo felicita muy cordialmente su amigo verdadero, 

Juan A. Vicentelli. 



350 LA ELECCIÓN 



De San Juan de los Morros, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

Dígnese aceptar mi respetuosa felicitación por la merecida elección que 
ha hecho el Cogresg Nacional en usted. 

Su respetuoso amigo y subalterno, 

J. LaurenUn Salas. 



De La Victoria, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Reciba nuestras más cordiales felicitaciones por la elección recaída en 
usted para regir los destinos de la Patria; y elevamos un aplauso al Sobera. 
no Congreso Nacional que ha sabido interpretar al agradecido pueblo vene- 
zolano con tal designación, que bien la merece usted, a quien debemos la obra 
benefactora de la Rehabilitación. 

Subalternos y amigos, 

Simón Montes Ramos, F. de P. Ochoa Guevara, Pedro J- Gómez. 



De La Victoria, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Se complace en felicitarle respetuosamente su leal amigo y servidor, 

Jesús Pacheco Rojas. 

De La Victoria, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Reciba mis afectuosas y sinceras congratulaciones. 
Su amigo, 

Amenodoro Rodríguez. 

De La Victoria, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Felicitóle con efusivo entusiasmo. Su nombre simboliza la grandeza de 
la Patria. 

Su amigo, 

/. de J. Montesinos. 



DEL GENERAL GÓMEZ 351 



De La Victoria, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Por su exaltación a la Primera Magistratura de la República, que es ga- 
rantía absoluta de orden, de paz y de progreso, felicito a usted de la mane- 
ra más cordial, y me congratulo con el País. 

Su subalterno y amigo, 

Luis F. Moratinos. 



De La Victoria, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Mis entusiastas felicitaciones sinceras por acertada elección recaída en 
usted para Presidente Constitucional de la República. 

Salúdalo respetuosamente, amigo ingenuo, 

Rafael María Morales. 



De Turmero, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Sabiendo usted cuánto es el aprecio que le profeso como mi Jefe único, 
puede figurarse con cuánto regocijo he recibido la grata noticia de su exalta- 
ción a la Primera Magistratura de la República. Yo, y conmigo todos los de 
mi familia, celebramos ésto como un triunfo de nuestras aspiraciones, toda 
vez que involucra la seguridad de la paz de la República y el bienestar del 
pueblo venezolano. 

Reciba mis congratulaciones y un abrazo de su leal subalterno y amigo, 

Luis F. Arriaga C. 



De Turmero, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

En este momento nos hemos impuesto con agrado de que el Soberano 
Congreso Nacional le ha designado a usted entre los buenos hijos de la Pa- 
tria, para presidir sus destinos en el período constitucional que se inicia al 
amparo de la paz que disfruta el País. Estuvo bien inspirado ese Soberano 
Cuerpo al elegir a usted para regir los destinos de la República, pues esa dis- 
posición no es solamente > un acto de merecido tributo que se rinde a usted 
por sus muchos esfuerzos por el progreso y bienestar dé Venezuela, sino que 
también es la interpretación del sentimiento nacional que unánimemente le 
proclama a usted como que ve en su persona la representación genuina de la 
honradez y el trabajo y lo que es más, la garantía de los sagrados fueros de 
la Nación. 



352 LA ELECCIÓN 



Los ciudadanos de Turmero, amantes de la paz y el trabajo, como norma 
de seguridad de los intereses generales, celebramos su exaltación a la Pri- 
mera Magistratura y es por ello que felicitamos al Congreso Nacional, a la Pa- 
tria y a usted. 

Sus amigos, 

Luis F. Arriaga C, J. E. Sarria, Juan Vicentelli, Mariano Michelena, 
Luis M. Delgado, Ramón A. Delgado, Ramón Garrido, O. Stelling, J. B. 
Gómez Villegas, Rafael L. Chiquito, Doctor Pablo Borjas, Camilo Hernán- 
dez, L. R. Olmos, Juan Carlos García, Víctor M. Garrido, R. Eloy Olmos, 
Ramósi Obregón, Valentín Olmos, doctor M. Romero C, Francisco S. Ge- 
lambi, J. A. Ravelo, M. Delgado, doctor Romero T., R. Rojas, Balbino Gon- 
zález, Arturo Sarco B. , José A. Bertorelli, P. R. Busnego Martínez, Aure- 
liano Trujillo, Rafael Ravelo, Amador C. Guzmán, Guillermo Hernández. 
Juan Garrido, hijo, JuanTovar, hijo, G. A. Yépez, Pedro R. Martín T., José 
A. Bertorelli, Luis M. Escalona G., Cruz Michelena, Jorge Ojeda Blanco, Ma- 
nuel González Mejía, Pablo Tovar, Carlos M. López, Víctor I. Blanco, Quin- 
tín Tovar, Tito Fraute, Ambrosio Hernández, Gustavo A. Pérez, Pío Baldo- 
mero Guzmán A., Valeriano Ramos N., Salomón Ojeda, Francisco J. Sali- 
nas, Manuel Vicente Blanco, Napoleón E. Ojeda Saavedra. 



De Turmero, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

De plácemes la República por la acertada elección del Congreso al de- 
signar a usted para regir sus destinos en el período contitucional que hoy se 
inicia, me es altamente honroso enviarle mis más sinceras felicitaciones co- 
mo su amigo y subalterno. 

J. M- Gómez Villegas. 



De Turmero, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicito por la merecida elección que el Congreso Nacional, interpre- 
tando fielmente los sentimientos nacionales, ha hecho en usted. 
Su amigo, 

J. E. Sarria. 



De Turmero, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Con verdadera satisfacción impúseme de su elección para presidir los 
destinos de de la República. 



DEL GENERAL GÓMEZ 353 



Los hombres de trabajo estamos de plácemes y por ello lo felicito muy 
cordialmente. 
Su amigo, 

Ramón A. Delgado. 



De Turmero, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo por el nombramiento recaído en usted para Presidente de la 
República. 
Su amigo, 

Germán A. Yépez. 



De San Cristóbal, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V~ Gómez. 

Su elección para Presidente de Venezuela me llena de satisfacción pa- 
triótica. Lo felicito y abrazo, reiterándole mi franca y leal adhesión. 
Su amigo, 

Ramón E. Vargas. 



De San Cristóbal, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J '. V. Gómez;- 

Congratulóme con usted sinceramente por su elección para Presidente 
Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela, merecida distinción 
con que acaba de investirlo el Soberano Congreso de la Nación, en medio 
de una paz octaviana. 

E. Márquez Isea. 

De San Cristóbal, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección del Soberano Congreso Nacional recaída en usted como 
merecida distinción del pueblo venezolano a uno de sus mejores hijos, es 
confirmar que el bien no siempre se olvida. 

Me congratulo con. usted respetuosamente, 

Su amigo, 

E. Triarte Casique. 

45 



354 LA ELECCIÓN 



De El Tinaco, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica, es motivo de remarcado júbilo patriótico, por cuanto ella significa la 
realización de una justa aspiración nacional. 

Por tan fausto acontecimiento, que abre nuevos y seguros rumbos de 
prosperidad para el País, y consolida la paz y la unión de la familia ve- 
nezolana, nos complacemos en felicitar a usted, congratulándonos con la 
Patria y con sus buenos hijos. 

Sus adictos amigos, 

Ignacio Muñoz, Guillermo Barreto M., Luis F. Ruido, M. F. Yanes, 
Francisco M. Arias, Luis C. Pérez, Julio A. Sanoja, M. M. Méndez Fi- 
gueredo, Francisco Javier Fernández, R. Gutiérrez Figueredo, Temísto- 
cles Mena Tejera, Rafael M. Moreno, Rafael Méndez Figueredo, Ismael 
Ruiz. 



Da El Tinaco, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Por la merecida designación hecha en usted por nuestra Representación 
Nacional, queda asegurada la paz de la República, cumplido el anhelo de 
todo buen venezolano y garantizados nuestros intereses como soldados del 
trabajo en el seno del comercio, de la cría y de la agricultura. Crea usted, 
señor General, que nuestro concurso no se hará esperar jamás en todo mo- 
mento de pruebas para el bien inestimable de la paz y su liberal Gobierno, 
dignamente representado en este Estado por el íntegro Magistrado señor 
doctor José Felipe Arcay. 

Sus amigos adictos, 

Carlos M. Rojas, Carlos Laviere, J. M. Blanco, Américo A. Arias, 
Domingo Pérez M., Carlos A. Andrade, Rafael Landaeta Díaz, Luis A. 
Inojosa, Rafael A. Victorio, Eugenio Blanco, Silverio Moreno, J. L. Silva, 
C. Matute Rodríguez, P. P. del Rosario, Alfonso Flores, E. Méndez, Ur. 
banoCarmona, R. I. Victorio, Benito Figueredo, Simón Martínez, G. López > 
A. Chamore, Genaro Rodríguez, Celedonio Casadiego. 



De Guanaguana, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Compláceme su elección a la Presidencia de la República. 
Reciba mis congratulaciones. 
Su amigo, 

Antonio López. 



DEL GENERAL GÓMEZ 355 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

A nombre del Batallón Falcón y en el mío propio, envióle nuestra calu- 
rosa felicitación por la elección' recaída en usted para Presidente Cons- 
titucional de la República, que significa una nueva era gloriosa para el 
País. 

Lo saluda y abraza efusivamente su leal subalterno y amigo, 

Domingo Romero C. 

De Colón, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gome:. 

Motivo de alta complacencia para sus subalternos, es el que nuestro 
único Jefe haya sido elegido Presidente Constitucional de la República. 
Ello envuelve para la Patria su felicidad y progreso futuro. Serán un hecho 
la paz, unión y predominio de la Ley. 

Adictos amigos, 

Jesús Medina, Isaac Medina, Zacarías Medina. 



De Santa Rita, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

En representación de los habitantes de este Distrito, envío a usted mi 
más sincera felicitación por la elección hecha en usted por el Soberano 
Congreso Nacional para Presidente Constitucional de la República. Tan 
fausto suceso envuelve para la Patria un período de paz y de progreso. 

Su amigo y subalterno, 

Ovidio Márquez M. 



De San Carlos, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Honróme en enviarle a usted mis cordiales felicitaciones. 
Su respetuoso amigo, 

Mauricio Pérez Lazo. 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Felicitólo sinceramente por la acertada elección para regir los destinos 



356 LA ELECCIÓN 



del pueblo venezolano en el nuevo período constitucional, acontecimiento 
éste que augura para la Patria mucha prosperidad, y por esto lo abraza su 
subalterno y amigo, 

R. H. Hernández Chacón. 

Ayudante de órdenes del Batallón Falcón. 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis sinceras felicitaciones por su exaltación a la Presi- 
dencia de la República. 

Lo saluda atentamente su amigo, 

Horacio Mora S. 



De San Cristóbal, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acepte a nombre de los Jefes y Oficiales del Batallón Urdaneta y en el 
mío propio, el abrazo de sincera felicitación por la acertada y justa desig- 
nación que el Soberano Congreso hace en usted para regir los destinos de 
nuestra amada Patria. 

Su amigo y subalterno, 

Bafael Nieto. 



De Upata, el 7 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

De regreso del interior acabo de llegar y me he impuesto con satisfac- 
ción de la nueva prueba de confianza que han depositado en usted los pue- 
blos de Venezuela. Como amigo leal, deseo que siempre tenga el buun 
acierto y tacto que en todas las circunstancias ha dado pruebas de 
tener, lo abraza su amigo y subalterno, 

Domingo Hernández Clemente. 



DEL GENERAL GÓMEZ 357 



De El Chaparro, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complacido íntimamente por su exaltación a la Primera Magistratura 
de la República, envióle mis sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

Francisco M. Lusinchi. 



De Bolívar, el 8 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Presentóle mis efusivas felicitaciones por la elección recaída en usted 
para regir los destinos del País en el actual periodo constitucional. 

Su amigo, 

José A. Medina. 



De El Tocuyo, el 8 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente envióle mis calurosas felicitaciones por su exaltación 
a la Presidencia de la República y al tener la íntima satisfacción de reiterar- 
le mis ofrecimientos de adhesión personal y política, me permito significarle 
que como soldado estoy y estaré siempre a su voz de mando. 

J. A. Gil Garmendia. 



De Libertad de Orituco, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complázcome en presentar al ínclito Caudillo de la noble Causa de 
Diciembre, mis expresivas congratulaciones,- por su elección a la Primera 
Magistratura Nacional. La Patria y sus hijos agradecidos sancionarán ese 
voto que la redime y que le ha demarcado el derrotero de luz para su 
porvenir. 

Completamente a sus órdenes. 

Su amigo, 

Mariano Leal. 



358 LA ELECCIÓN 



De El Baúl, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Mis sinceras felicitaciones por el nombramiento recaído en usted para 
Presidente Constitucional de la República, 
Amigo de usted, 

Mario A. Figueredo. 



De El Baúl, el 8 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

El Concejo Municipal que presido, enardecido por el calor del patriotisma 
e inspirado por el numen de la justicia, presenta a usted con verdadero 
efusión partidaria sus sinceras felicitaciones. 

Serapio Borjas. 



De El Baúl, el 8 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Mis congratulaciones efusivas por el merecido honor que le ha dispen- 
sado el Congreso Nacional. 

Su amigo y subalterno, 

Manuel Jiménez. 



De El Baúl, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Felicitólo por su exaltación a la Primera Magistratura de la Repú- 
blica. 

Amigo adicto de usted, 

Emilio Medina J. 



De San Felipe, el 8 de mayo de 1915. 

Señor General ,1 . V. Gómez. 

Como amigo decidido de usted y como soldado incondicional de la Causa 
de Diciembre, pláceme enviarle mis más entusiastas felicitaciones por su 
merecida elección a la Presidencia Constitucional de la República. 

Amigo y subalterno, 

Pedro M. Inojosa. 



DEL GENERAL GÓMEZ 359 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V: Gómez. 

El Administrador de Rentas de este Distrito y demás empleados de la 
Oficina, se complacen en saludar y congratular a usted, por su justa elección 
para presidir los destinos del País en el período constitucional que comienza. 

Soy su amigo y subalterno, 

E. González Godoy. 



De Capatárida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El Congreso Nacional ha cumplido lealmente su cometido al elegirle Pre- 
sidente Constitucional de la República. Felicitóle respetuosamente. 
Obsecuente compatriota, 

Leónidas Bermúdez. 



De Carora, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Reciba mis patrióticas felicitaciones por el honroso cargo con que lo ha 
distinguido el Soberano Congreso Nacional al elegir a usted como Presidente 
Constitucional de la República. 

Amigo, 

Julio Mármol Curiel. 



De Cumaná, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El Congreso Nacional se ha colocado a la ' altura de su deber. La elec- 
ción recalda en usted para presidir constitucionalmente los destinos de la Re- 
pública es merecida justicia y con ello han quedado satisfechos los deseos 
del País. Reciba las felicitaciones de su amigo, 

Francisco J. Sánchez. 



De Cumaná, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Amigo del General Silverio González y soldado de la Causa gloriosa que 
desde 1908 hizo prácticas nuestras instituciones republicanas, he celebrado 
con el entusiasmo del pueblo cumanés la elección de usted para Presidente 



360 LA ELECCIÓN 



Constitucional de la República. Con tan patriótico motivo, elevo a usted mis 
respetuosas felicitaciones. 
Su amigo y subalterno, 

Querubín Aguirre Otero. 



De El Pilar, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Estoy de plácemes porque acabo de saber que el Congreso Nacional lo 
ha elegido a usted Presidente Constitucional de la República, Sinceramente 
ratificóle mi inquebrantable y probada adhesión a usted. 

Quedo a sus órdenes. Su amigo, 

P. Rusia n Alcalá. 



De dimana, el 5 de mayo dd 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Elementos que vivimos en esta ciudad entregados a las faenas del tra- 
bajo diario, y por consiguiente amantes de la paz y sostenedores del Gobier- 
no que la garantiza, damos hoy tregua a las diarias ocupaciones para elevar 
hasta usted la sincera expresión de nuestro contento por la honrosa y justi- 
ciera designación hecha en usted para presidir constitucionalmente los des- 
tinos de la Patria. El Congreso de la República ha interpretado fielmente 
la voluntad de los pueblos, los cuales esperan confiadamente que usted, en 
ejercicio de la Primera Magistratura de la Nación seguirá haciendo obra 
patriótica y constituyéndose en salvaguardia de la paz y el trabajo, a cuyo 
benéfico influjo se solucionan con favorable éxito los problemas económicos, 
en sostén de las instituciones y del orden social y en garantía de las prác- 
ticas republicanas. 

Sus amigos, 

E. Berrizbeitia, Ramón Madriz, Manuel M. Fuentes, Antonio Rafael Ma- 
chado, Juan B. Siso, Manuel J. Malaret, Arón Blanco, Diógenes Salas, Vi- 
cente Juliae, Pedro Morazzani, Francisco J. Gómez, Luis F. Castro, Tomás 
Fefres e hijos, Rafael Perona, Juan Prieto, F. del C. Fuentes, Ramón M. 
Mayobre, Damián Soto, Pedro H. Blanco, Hermanos Figueroa, Cecilio Ro- 
dríguez. F. Otero, Elias A. Levi, A. C Alvarez, C- de la Rosa, Francisco R. 
Gómez, Juan José Acuña, Rafael Badaracco, Víctor H. Vivennes, José J» 
Cordero L., C. A. Chopita, G. Andrés, A. Bruzual, J. J. Madrid, Gregorio 
Estaba, Rudecindo Urosa, P. J. Rangel, Carlos Sucre Mora, Juan y Amador 
Sanabria, Antonio Aldenour y Hermano, Juan Místale, J. A, Ponce Cór- 
dova, Antonio Saliggi, J. M. Urosa Ortiz, Felipe Sucre, Salomón Fayad, 
Jesús M.Gómez, J. Alarcón, Blanco P., Ramón Romero C, Andrés Felipe 
Alarcón. Francisco Gómez R., José J. Vallenilla R., J. J. Fariñas, Pedro 
Rivero C, Carlos Villanueva, J. N. Salazar, Policarpo León Acuña, Carlos 






DEL GENERAL GÓMEZ 361 



M. González, Jesús Sulbarán Mora, J. M. Miranda Ferrer, Juan P. Cabrera, 
Pedro A. Cabrera, Elias Levi, P. L de la Rosa, Valentín Hernández, José 
Florentino Ortiz. 



De San Juan de los Morros, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al designarlo a usted para el alto cargo de Presidente de la República, los 
Representantes de la Patria han dado notaciones de su gran amor por la 
tierra venezolana, ya que ésta lo que necesita es paz para el desarrollo de 
sus industrias, fuentes efectivas de progreso, que sólo se puede alcanzar con 
un hombre de sus condiciones al frente de los destinos patrios. 

Por tan honrosa designación, enviamos a usted nuestras más efusivas 
felicitaciones y le ratificamos una vez más nuestra verdadera adhesión. 

Sus léalos amigos, 

Jesús María Rojas F, Andrés Heredia, N. Cáceres, Carlos López R., 
Pedro P. Olivo, Daniel Requena. 



De San Joaquín, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Amigos insospechables de usted, sentimos especial complacencia en pre- 
sentarle nuestras felicitaciones por la merecida distinción de que ha sido 
objeto. El Congreso Nacional ha interpretado fielmente el deseo del pueblo 
venezolano, eligiéndolo Presidente Constitucional de la República, ya que 
encarnan en usted patrióticos ideales por el bienestar de nuestra Patria, 

Antonio José Sánchez, F. L. Pérez, A. González, Gregorio Sánchez, 
Pedro Pablo Camejo, Salvador R. Pérez, Cleto Tovar, Manuel García, Luis 
A. Puerta, Carlos P. García, Pablo J. Fragoza, F. R. Fragoza, Maximiliano 
R. Pérez, Ricardo Arias, E. González, Federico A. Camejo T. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nosotros, los del gremio pecuario del Mercado Público de esta ciudad, 
con indecible entusiasmo, felicitamos a usted por haber sido elegido por los 
Representantes del Pueblo venezolano, para regir los destinos de la Na- 
ción; suceso éste, que involucra para la Patria, paz, progreso, honradez y 
garantía ciudadana, bases principales para la estabilidad de la República. 

Compatriotas y amigos, 

Méndez Garrido, Juan J. Salas, Joaquín Palma, Juan Guada, Luis S. 
Matute, Eladio Luna, A. Pinto, Rómulo Páez, José Félix Sosa, Francisco 
Bordones, Alfonso Torres, A. Betancourt B , Juan de la C. Peña, Rómulo 

46 



862 LA ELECCIÓN 



A. Navarrete, Nicolás Blanco, José I. Caballero, Ramón Gutiérrez, Francis- 
co de P. Bolaños, Gonzalo Alezones, Roseliano Palencia, Tomás A. Artea- 
ga, Alejandro Guada, F. Bolaños, Pablo González, José A. Peñaloza, Se- 
gundo Espinoza, Teodoro Palencia, Rafael Ramos L., A, Vidal T., A. E. 
Sandoval, Andrés Hernández, M. Alcántara, M. Godoy R., M. Olivo, E. 
Malpica M., Joaquín Pocaterra, Eduardo Martínez N., Ramón Lacasa, E. 
Uribe, Ramón Párraga. 



De Egido, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los suscritos, amigos insospechables de usted y del general Amador 
Uzcátegui G, nos regocijamos por la exaltación de usted a la Presidencia 
de la República, y nos es altamente grato enviarle nuestras respetuosas y 
sinceras felicitaciones, deseándole a la vez que el período del cual es usted 
conductor, sea feliz y fecundo para el engrandecimiento de la Patria. 

Juan N- Barrios, Luis Felipe Rodríguez, Jacinto Serjén, Macedonio Bri- 
ceño, José Uzcátegui Bourgoín, G. Rojas, Antonio Monserrat, José Miguel 
Lacruz, Jorge Villoría, Narciso Rodríguez, Rafael F. Suárez, Jesús M. Ba- 
rrios, P. Febres Cordero, Miguel Ochoa, José Rafael Corredor, Vicente J. 
Briceño, P M. Rojas, R. M. Barrios, J. M. Sansón, Francisco P. Rojas, Can- 
delario Lara, Jesús Uzcátegui G., Críspulo González. 



De Valera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Amigos personales de usted y soldados incansables de la Rehabilitación 
Nacional, inspirados por sentimientos de verdadera lealtad, nos permitimos 
felicitarle en este grandioso día por su elevación a la Presidencia Constitu- 
cional de nuestra querida patria, para dar a conocer una vez más su mano 
progresista y laboriosa, con que ha sabido implantar en Venezuela la mo- 
ralidad, el orden y las garantías. 

Sus adictos subalternos, 

José Antonio Guevara, G. Trujillo Torres, José Denguas, Jesús M. Oli- 
veros, Jcan Ramírez, Ramón Sánchez, Neptalí Ochoa, G. Félix Alvarez, Ra- 
fael Ángulo, Pedro A. Gálviz. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

A usted incasable guardián de la Patria que nos legó Bolívar, enviá- 
rnosle, como sinceros amigos y leales subalternos, nuestra felicitación 
por haber sido elegido para regir sus destinos en el período constitucional. 

Coronel de Artillería, José Orta y Sosa; Teniente, M. E Capriles. 



DEL GENERAL GÓMEZ 363 



De Tinaquillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Con patriótico entusiasmo nos hemos impuesto hoy de la elección recaí- 
da en usted para regir nuevamente los destinos de Venezuela en el presente 
período constitucional; dando así el Soberano Cuerpo Legislativo, genuino 
representante del pueblo, prueba indudable del verdadero conocimiento de 
la voluntad popular. 

Al felicitarlo cordialmente par tan fausto y trasendental suceso, le ra- 
tificamos una vez más nuestra fiel y sincera adhesión personal y política. 

Adictos amigos, 

Julio Montenegro, J. A. Rivas Montenegro, Francisco J. López, Víc- 
tor Paz M , Manuel M. Seijas, I. A. Avila, José Castillo León, Luis E. Bran- 
ger B., Miguel Feo M., D. Yanes Herrera, Julio Silva M., Feliciano Pérez, 
Delfín Arias, Teófilo R. Guerra, Alejandro Franco, José Florencio Rivas, 
Edmundo Figueredo, Rosendo Ruiz H. , Francisco Morales, Lorenzo Pérez, 
Francisco Ramón Ruiz, Tomás Bocaney, Pedro C. Pereira, Genaro Mosque- 
ra, Enrique Pérez. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Nosotros, comerciantes del Municipio San Blas, nos congratulamos con 
usted por su gloriosa exaltación a la Primera Magistratura de la República. 

Esta acertada elección del Congreso Nacional significa algo egregio en 
la vida de los pueblos y marca una verdadera era de grandeza para nues- 
tra querida Venezuela. 

Reciba nuestras más sinceras felicitaciones. 

J. Martínez V, Lorenzo Ravelo, José R. Velázquez, Félix Brandis, Ni- 
colás Brandis, Félix Becerra, Genaro Rivero, Carlos Ayaro, Luis Andrade, 
Carlos A. Malpica, Luis Siva, Guillermo Ayaro, Antonio Ortega. 



De Cumanacoa, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para regir los destinos de nuestra amada Patria, 
constituye una nueva era de paz y progreso. Al celebrar tan trascendental 
acontecimiento, plácenos felicitarlo muy respetuosamente. 

Sus leales amigos, 

Felipe Silva Silva, Rafael Caldera Bruzual, J. A. Lugo P, B. C. Mar- 
tínez, Abelardo Mejias. 



364 LA ELECCIÓN 



De Ciudad Bolívar, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso, interpretando la voluntad del pueblo venezolano, ha cum- 
plido su deber al elegirlo Presidente de la República. Reciba mi digno Jefe 
y amigo, mis ingenuos parabienes. 

Amigo, 

Carlos R. Kichen. 



De Ciudad Bolívar, el 5" de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito por la elección recaída en usted para Presidente Constitucio- 
nal de Venezuela en el actual período. 
Su amigo y subalterno, 

H. Acosta. 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 
Respetado General: 
Congratulóme tanto como venezolano como subalterno suyo, por la acer- 
tada elección hecha en usted para Primer Magistrado de la República en el 
próximo período presidencial. 
Subalterno y amigo, 

Ramón Torres. 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V ■ Gómez. 

El Congreso Nacional ha cumplido un acto de verdadera justicia, eli- 
giéndolo para el nuevo período presidencial de la República. Como amigo y 
subalterno le presento mis cordiales felicitaciones y felicito así mismo a to- 
dos los venezolanos por el afianzamiento de la paz y engrandecimiento na- 
cional. 

Silvestre Torres. 



DEL GENERAL GÓMEZ 365 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito por la elección hecha en usted por la Representación Nacio- 
nal para Presidente de la República, lo que constituye la paz y la prosperi- 
dad de Venezuela. 

Su amigo respetuoso, 

V. Suárez Moreno. 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Presentóle mis respetuosas felicitaciones por la elección que el Congre- 
so Nacional ha hecho en usted para el nuevo período constitucional. 
Subalterno y amigo, 

Máximo Benigni. 

De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Como partidario de la Causa Rehabilitadora, iniciada y sostenida por el 
patriotismo de usted ya la cual debe Venezuela el positivo engrandecimien- 
to de que hoy disfruta, complázcome en presentarle mis respetuosas congra- 
tulaciones por el acto de justicia con que el Congreso Nacional acaba de sa- 
tisfacer la aspiración de los venezolanos, fijándose en usted para desempe- 
ñar la Primera Magistratura de la República en el período constitucional. 

Su amigo y subalterno, 

/. M. Agosto Méndez. 



De Ciudad Bolivar, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Poseídos de patriótica complacencia, presentárnosle el respetuoso home- 
naje de nuestros efusivos parabienes por su elección para regir los destinos 
de la República, y hacemos votos porque logre la completa satisfacción de 
sus nobles y altísimas aspiraciones en pro de los sagrados intereses de la Pa- 
tria, para mayor gloria de su nombre y de la prestigiosa Causa, cuyos bri- 
llantes triunfos le han señalado sitio eminente en la gratitud y admiración 
de los pueblos. 

Román González, P. R. Benedetti, P. M. Marcano R, R. Carrillo 
León, C. Urbano Taylor, Santos Gómez, Carlos Ruiz, Guillermo Celis Avi- 



366 LA ELECCIÓN 



la, Anselmo R. Perozo, Rafael N. Gil, Trino Hernández, M. Toro Fer- 
nández, J, R Uzcanga, M. López Vel?zquez, Luis Rosales, Gerardo Mona, 
gas, A. Arenas. 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lleno de patriótico entusiasmo y de legítimo orgullo, envío a usted mis 
respetuosos parabienes por su elección para Presidente de la República. Ese 
nombramiento, a la par que es una recompensa de los altos merecimientos 
de usted, es la prenda más segura de la felicidad de nuestra Patria, porque 
afianza la conservación de la paz y por consiguiente de su próspera marcha 
por la senda de su progreso sin interrupción. 

Su amigo y subalterno, 

Antonio M. Delgado- 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Telegrama del general Anzola para el general Marcelino Torres, anuncia 
la elección de usted para la Presidencia de la República, y yo me complaz- 
co en felicitarlo muy cordialmente. 

Su amigo, 

E. Rodríguez. 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Congratulóme con mi Jefe y amigo por su elección para presidir la Re- 
pública en el período constitucional que comienza. La Patria está de pláce- 
mes porque sabe cuánto más puede aún darle el glorioso Caudillo de la Cau- 
sa de Diciembre. 

Su amigo y subalterno, 

^/ . Antonio Celis Ruiz. 



DEL GENERAL GÓMEZ 367 



De Ciudad Bolívar, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Presentóle mis patrióticas felicitaciones por la acertada elección que el 
Congreso de la República ha hecho en usted para regir los destinos del País 
en el período constitucional de 1915 a 1922. 

Su amigo y subalterno, 

Quintín Aguilera. 



De Ciudad Bolívar, el 5 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V. Gómez. 

Como servidor de la Causa que secunda brillantemente en este Estado 
el general Marcelino Torres García, me permito felicitarlo sinceramente por 
su exaltación a la Primera Magistratura de la República, con la cual queda 
asegurada la paz en la Nación. 

Lo saluda respetuosamente su atento, seguro servidor y amigo, 

Tomás Montes, hijo. 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Reciba usted mis cordiales felicitaciones por su exaltación a la Primera 
Magistratura de la República. 

Hago fervientes votos por la felicidad de la Patria en esta nueva era 
constitucional dignamente presidida por usted. 
Lo saluda respetuosamente su compatriota, 

Rafael Recao. 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con su elección está garantizada la paz y el progreso de nuestra queri- 
da Venezuela. 
Subalterno, 

Paco Jiménez y Romo. 



368 LA ELECCIÓN 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Tengo la honra de presentarle mis efusivas felicitaciones por la elec- 
ción que los pueblos han hecho en usted como recompensa a sus méritos de 
patriota eximio, demostrando así una vez más, la confianza y la fe que ins- 
pira usted al frente de los destinos de la Patria. 

Su amigo, 

J. Figueredo Acosta. 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con verdadero regocijo y entusiasmo he visto que el Soberano Congreso 
Nacional ha tenido a bien elegirlo Presidente Constitucional de la República; 
y como amigo leal y subalterno de usted presentóle mis más efusivas con- 
gratulaciones por tan fausto acontecimiento. 

Su subalterno y amigo, 

R. Ortiz P. 



De Guasipati, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Traído por el voto de los pueblos ha vuelto usted al Poder, elegido por 
el Soberano Congreso, Presidente Constitucional de la República, con las 
mismas glorias y con el mismo Programa de Diciembre, y trayendo nuevas 
credenciales históricas en brillo, progreso y cordialidad extranjera para Ve- 
nezuela. Celebro con entusiasmo este triunfo de su alta personalidad y por 
ello reciba mis patrióticas congratulaciones de amigo y subalterno. 

M. Morales. 



De Tumeremo, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para Presidente de la República, es motivo de re- 
gocijo patriótico, porque el pueblo venezolano ve en usted un ciudadano es- 
forzado por el bien. Lo felicita cordialmente su subalterno y amigo, 

Pedro José Beria. 



DEL GENERAL GÓMEZ 369 



De Guasipati, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

En esta ciudad celébrase con entusiasmo su exaltación a la Primera Ma- 
gistratura de la República, y yo, su leal subalterno, complázcome en felici- 



tarle y desearle nuevos triunfos. 



A. Pulido. 



De El Callao, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. ' 

Saludóle a la vez que me congratulo y felicito, pues desde hoy comenza- 
ré la República a disfrutar la prospjridad y la paz iniciada desde el 19 de 
Diciembre. 

Amigo, 

/. .A. Salas. 



De Upata, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acabo de informarme de que el Congreso Nacional, legítima representa- 
ción del pueblo, ha rendido justiciero tributo de gratitud, al confiar a usted 
los destinos de la Patria. 

Como adicto amigo suyo y soldado de la Causa, respetuosamente le pre- 
sento mis efusivas congratulaciones. 

Su leal subalterno, 

Rafael E. González. 



De San Félix, él 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El pueblo de San Félix ha recibido con verdadero entusiasmo la noticia 
de que el Soberano Congreso lo ha elegido a usted Presidente Constitucional 
de la República. Esto significa que sigue usted triunfando en la conciencia 
nacional, por el prestigio de sus ejecutorias. En nombre del pueblo de San 
Félix y en el mío propio, como amigo decidido de usted, le envío mis patrió- 
ticas felicitaciones. 

Amigo y subalterno, 

Martin Matos A. 



47 



370 LA ELECCIÓN 



De Barrancas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente presento a usted mis entusiastas felicitaciones, por el 
feliz acierto del Soberano Congreso de la República al eligirlo a usted Pre- 
sidente Constitucional. 

Subalterno y amigo, 

A. Quintero M. 



De Barrancas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis efusivas felicitaciones por la justa y merecida honra 
que le tributa el Soberano Cuerpo Legislativo al elegirlo Presidente Consti- 
tucional de la República, quedando así satisfechas las legítimas aspiraciones 
de los pueblos. 

Su amigo, 

A. Mata Metieses. 



De El Callao, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los representantes del pueblo venezolano han sabido demostrar al Ma- 
gistrado que tan dignamente había dirigido por primera vez los destinos de 
la Patria, que en él funda nuevamente esperanzas de seguro progreso y pros- 
peridad nacional. 

La exaltación de usted a la Primera Magistratura de la República para 
el período constitucional, es la seguridad de la paz, a la cual aspiran los hon- 
rados y laboriosos venezolanos y extranjeros. 

Con sumo placer presentóle mis más sinceras felicitaciones, a la vez 
que hago votos por su ventura personal. 

Su amigo, 

Felipe Abbatti. 



De Guasipati, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis patrióticas felicitaciones por su elección. 
Amigo y subalterno, 

Juan M. GaHndez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 371 



De Upata, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La Municipalidad del Distrito Piar que tengo el honor de presidir, aplau- 
de con patriótico entusiasmo la acertada elección hecha en usted para pre- 
sidir la República en el período constitucional, y al felicitarlo respetuosa- 
mente, hacemos votos por su ventura personal. 

Manuel R. Pérez. 



De Upata, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En este momento, llenos de patriótico entusiasmo, nos hemos impuesto 
de la fausta nueva de su elección para presidir los destinos de la República en 
el actual período constitucional. Como amigos de usted y adscritos sin re- 
servas a la política de amplias reparaciones que informa el programa de 
Diciembre, le enviamos nuestra sinceras congratulaciones por el merecido 
acto de justicia de que le ha hecho objeto el Congreso Nacional. 

Somos sus amigos, 

Augusto Casado, M. Acevedo, C A. Taylhardat, A. Lecuna B, C. Leza- 
ma, Miguel Morales, F. Ramos U, Sergio Casado, José Sariol, M. Rafael 
Pérez José R. del Valle, M. Plaza Ponte, Rafael Lezama, W. Casado, Teo- 
doro Cova Fernández, M. Jiménez, Felipe Millán, Felipe Alcalá, Pedro V. 
Herrera, S. García, Pedro J. Castro, A. Rodríguez, Rafael Gómez, Antonio 
J. Fernández, Pedro J. Bartolim, F. Jiménez G, Pedro M. Alvarez, Esteban 
Rodríguez, M. A. Pérez, Pedro Ortavi, M. J. Alvarez, Rafael F. Perroulo! 



De Barrancas, él 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nosotros los firmantes, comerciantes y hombres de trabajo, nos congra- 
tulamos con usted por la elección que ha hecho el pueblo de Venezuela de- 
signándole para ejercer la Suprema Magistratura de la República. Esa elec- 
ción justa, vincula los derechos y grandeza de los que como nosotros en el 
amplio campo de las actividades industriales, somos factores da paz y pro- 
greso en estas regiones. 
Sus amigos, 

M. González Alfonzo, S. Sosa P, M. M. Guevara, J. C. Rojas, F. M Ro- 
jas, J. H. Guedes, Antonio Sosa. 



372 LA ELECCIÓN 



De Los Castillos, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los oficiales y tropas de esta Guarnición se unen a mí para presentarle 
nuestra felicitación por su exaltación a la Primera Magistratura de la Repú- 
blica, elegido por los representantes de los pueblos, aclamado por los vene- 
zolanos de buen proceder y amantes de la paz y del trabajo, que es legítimo 
lema de la Causa de Diciembre, de la cual es usted digno fundador y sostene- 
dor de la soberanía de nuestra Patria. 

Su leal subalterno, 

José A. Farias B. 



De Barrancas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Por el fausto acontecimiento de su elección a la Presidencia de la Repú- 
blica, reciba mis felicitaciones. 



Su subalterno y amigo, 



Félix M. Chacón. 



De Barrancas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El pueblo de Barrancas celebra con entusiasmo la elección hecha en usted 
para regir los destinos de la Patria en el período constitucional. 
Lo felicita su amigo, 

Virgilio Vivas R. 



De Barrancas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

En conocimiento de la elección recaída en usted para Presidente de la 
República en el período constitucional que comienza, le felicito por ello y 
deseóle el más brillante éxito administrativo. 

Su amigo, 

E. López. 



DEL GENERAL GÓMEZ 373 



De San Felipe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Reciba mis sinceras y patrióticas felicitaciones, por la justiciera elec- 
ción del Congreso Nacional para que rija los destinos de nuestra querida 
Patria. 

Amigo y subalterno, 

Pedro José Colmenares. 



Del Callao, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su exaltación a la Primera Magistratura de la República, con la unáni- 
me voluntad del pueblo venezolano, fielmente interpretada por sus dignos 
representantes, es un acto de merecida justicia hacia usted y de íntimo orgu- 
llo patriótico para sus amigos. 

Sírvase aceptar las respetuosas felicitaciones de su amigo y subalterno; 

Lisandro Díaz. 



De Valencia, el 10 de mayo de 1915, 

Señor General J. V. Gómez. 

Su viejo amigo siente verdadero placer con la elección de usted. Ella 
implica la paz y el progreso de la República garantizados por su carácter y 
su hombría de bien. 

Lo saluda afectuosamente, 

Ángel M. Corao. 



De Turmeró, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envío a usted mis sinceras felicitaciones; que Dios le dé vida y le pres- 
• te su ayuda para completar la obra de la Rehabilitación de la República. 
Su afectísima amiga, 

Vicenta R. de Martínez. 



374 LA ELECCIÓN 



De San Juan de los Morros, el 10 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V. Gómez. 

Su exaltación al solio presidencial significa la felicidad de la Patria. 
Reciba mis felicitaciones. 



Su compatriota y amigo, 



Manuel C- Estrada. 



De La Unión, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como amigo y soldado de usted y como primera autoridad de este Dis- 
trito, lo felicito efusivamente por su acertada elección de Presidente Cons- 
titucional de la República. El Distrito Arismendi está de plácemes. 

Su amigo y subalterno, 

Félix Delgado. 

Fechado en Arismendi el 7. 



De Macuro, el 9 de mayo de 1915 
Señor General J. V. Gómez. 

Como venezolano amante de la Patria felicito a usted sinceramente, con 
motivo de su eleeción para Presidente Constitucional de la República. 

Bajo su experta dirección Venezuela contiuuará su marcha trriunfal por 
la senda del progreso iniciado ya por usted, y el país gozará de inalterable y 
benefactora paz. 

Soy su amigo y espero sus órdenes. 

J. A. Quintero. 



De Turmero, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por la trascendental noticia para los amigos decididos de usted, que im- 
plantó la paz en la República, le felicito sinceramente y me congratulo con 
los buenos elementos de la Causa de Diciembre, de la cual soy verdadero 
partidario. 

Lo saludo respetuosamente y soy su leal subalterno y amigo, 

V. E. Ruiz Pérez. 



DELGENERAL GÓMEZ 375 



De San Juan de los Morros, el_9 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

El luminoso documento que ha presentado usted a la consideración del 
Soberano Congreso de la Nación, y la acertada elección que éste ha hecho 
en usted para Presidente Constitucional de la República, satisfacen de ma- 
nera plausible las aspiraciones de todos los venezolanos. Ante las valiosas 
felicitaciones que ha recibido usted, no pueden quedar atrás las nuestras, 
pequeñas cual las más, pero grandes por la nobleza de sentimientos que nos 
las inspiran como amigos y partidarios de usted. 

Sus amigos, 

Julián Sojo G, Luis Lmirentin Salas, Pablo M. Morales. 



De Carúpano, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El pueblo de Porlamar, agradecido de los grandes beneficios que usted 
le ha hecho a la Patria, celebra en este momento la merecida elección de us- 
ted para la Presidencia de la República y aprovecha esta oportunidad para 
ratificarle su adhesión inquebrantable. 

Sus amigos muy adictos, 

Miguel M. Ramírez, Max Hernández V, C. I. Morao, Miguel Coll, F. 
Marcano Salazar, Braulio Fermín, F. T. Bellorín, Diego A. Rodríguez, Pa- 
blo Fermín Campos, T. Castillo Chapellín, Rafael Bermúdez, Francisco Be- 
nítez, Luis Emilio Castillo, M. R. Marín, J S- Navarro Carrasquera, M. Al- 
varez Brito, Felipe A. Montes, F. Coll, M. Torrens, Rafael Morao, F. Ra- 
fael Ribas, O. Salazar Martínez, P. Yepes Anzola, Ramón Sabino, Gerardo 
A. Fermín, José J. De León, José M. Martínez, H. Espinal Font, Ricardo 
Marcano, César A. Ordaz, J. R. Navarro Carrasquera, Marco Tulio Rivero, 
J. R. Rodríguez Martínez, Antonio M. Martínez, Castor Fermín. 

Fechado en Porlamar. 



De Carúpano, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. <j 

El Congreso Nacional, haciéndose fiel intérprete de la voluntad de los 
pueblos, ha confiado en sus manos los destinos de nuestra amada Patria. 
Yo, como el más humilde de sus subalternos y amigos, pero siempre dis- 
puesto a sacrificarme en aras de la Causa, iniciada por usted desde el 19 de 
Diciembre, lo felicito con el entusiasmo que legítimamente me corresponde. 

Su amigo, 

Héctor Jáimez. . 

Fechado en Porlamar. 



376 LA ELECCIÓN 



De El Socorro, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En nombre de mis gobernados y en el mío propio, le presento mis con- 
gratulaciones. Ratificóle mi adhesión personal y decisión política. 

La Nación ha visto sus aspiraciones cumplidas en la elección de usted 
para Presidente Constitucional de la República. 

J. T. Hernández Moya. 



De Carúpano, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al tener noticia de su elección, envióle mis fervorosas congratulación es 
patrióticas y entusiastas. 
Su amigo, 

A. Sánchez. 

Fechado en Porlamar. 



De Independencia, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envióle mis más entusiasta felicitación partidaria, por su merecida exal- 
tación a la Primera Magistratura de la República y hago votos por su salud 
personal. 

Lo saluda respetuosamente su amigo afectísimo, 

Ramón Dávila- 



De Rubio, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Al enviarle mi cordial felicitación por la justiciera elección del Congreso 
Nacional, recaída en usted, reciba a la vez el sincero abrazo de su amigo, 

Rafael Colmenares R. 



De San Cristóbal, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Coronado con éxito el querer unánime de los pueblos que lo aclaman a 
usted para que rija los destinos de nuestra amada Patria, es para mí, servi- 
dor y amigo leal de usted, de grata satisfacción manifestarle una vez más, 



DEL GENERAL GÓMEZ 377 



mi contento y enviarle el abrazo de felicitación por la elección recaída en 
usted para Presidente de la República, porque este hecho lo conceptúan los 
hombres pensadores un suceso trascendental que asegura la estabilidad de 
la paz. 

Afectísimo subalterno y amigo, 

J. García Rosales. 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

La Jefatura Civil del Distrito se congratula con usted por la honrosa 
cuanto merecida elección hecha en usted por el Soberano Congreso para re- 
gir los destinos del País en el presente período constitucional. El pueblo de 
Junín encuéntrase íntimamente complacido por tan fausto acontecimiento y 
en su nombre me permito enviarle sinceras felicitaciones. 

Benicio A. Jiménez- 



De La Grita, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Le presento mis más cordiales felicitaciones por la acertada elección re- 
caída en usted para regir los destinos de la República. Tal acontecimiento 
involucra la confirmación del programa de Diciembre. 

Su amigo, 

Julio T. Urribarri. 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su elección para Presidente Constitucional de la República, satisface mi 
alma de patriota, pues usted ha consagrado su vida meritísima al servicio 
del País. 

Lo felicito y abrazo. 

Su amigo, 

J. Arévalo. 



48 



878 LA ELECCIÓN 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Saludólo y felicitólo por su elección para Presidente Constitucional de la 
República, que satisface las nobles aspiraciones de Venezuela. 
Lo abraza su afectísimo amigo, 

Aníbal Agelvis. 

De San Carlos, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como sectario ferviente de la gloriosa Causa de Diciembre y como adic- 
to amigo suyo, con entusiasmo patriótico me complazco en felicitarlo por su 
elección a la Primera Magistratura de la República. 

Dr. Luis Fraíno Figueredo. 

De Pregonero, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complázcome en enviar a usted junto con mi atento y cordial saludo, 
mis sinceras y patrióticas felicitaciones por su exaltación a la Primera Ma- 
gistratura Constitucional de la República. 

Adicto amigo, 

José I. Sánchez. 



De Pregonero, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En nombre de la Corporación Municipal que presido, y en el mío propio, 
envío a usted mis cordiales y patrióticas felicitaciones, por su exaltación a 
la Primera Magistratura de la República. 
Su amigo, 

Bartolomé Sánchez. 



De Nutrias, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J.V. Gómez. 

Envióle mis sinceras felicitaciones por la elección que ha hecho en usted 
el Congreso Nacional, para Presidente de nuestra querida Venezuela. 
Lo saluda respetuosamente su amigo, 

J. R. Osuna. 



DEL GENERAL GÓMEZ 379 



De Carúpano, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

$¡§í El General Antonio Casanova, Jefe de las Fuerzas de este Estado, me 
ha comunicado la grata noticia de haber sido usted elegido por el Congreso 
Nacional para desempeñar s la Primera Magistratura de la República. Yo, 
como capitán de la Guarnición, me complazco en felicitarlo y me place decirle 
que los soldados y oficiales de mi mando se han acercado a mí para enviarle 
un saludo y su palabra de agradecimiento. 
Su adicto subalterno, 

Luis Lozada. 

Fechado el 5 en La Asunción. 



De Acarigua, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Los venezolanos estamos de plácemes y plenamente satisfechos con la 
elección de usted, porque afirmará la paz definitivamente y será un hecho el 
progreso de Venezuela. 
Su amigo, 

José Antonio Ponte. 



De Guasipati, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con patriótico entusiasmo ha celebrado el Distrito Roscio la noticia de 
haber sido usted elegido Presidente de la Unión Venezolana. Tenemos fe 
en que seguirá su incansable labor da sembrar el bien en nuestra Patria, la 
que tiene ya mucho que agradecerle. Reciba mi abrazo sincero de amigo y 
mis más cordiales felicitaciones. 

Su amigo subalterno, 

M. Peña Tovar. 



^ De Carúpano, el 9 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Pláceme felicitarle con mis fervientes votos por su merecida elección a 
la Presidencia de la República. 
Su respetuoso amigo, 

A. Rojas Vásquez. 



380 LA ELECCIÓN 



De Maracaibo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Nosotros, empleados de esta sección telegráfica, y entusiasmados con el 
noble acto de justicia con que el pueblo venezolano ha premiado su hermosa 
labor de paz y de prosperidad para la Patria, nos complacemos en enviarle 
nuestra calurosa felicitación. 

Este gremio, primera avanzada, atento a su mandar, está listo para co- 
laborar al sostén del orden y sólo aspiramos a continuar mereciendo la cari- 
ñosa protección que usted le ha dispensado. 

Leales servidores y amigos, 

Vicente Irazábal, Jesús M. Pina, Octavio Chango Gómez, Benjamín Mo- 
reno Neri, Manuel S. Mármol, Juan E. Ferrer, Rafael Guerrero, Rafael 
Acosta Ramos, General J. I. Blanco Fuentes, José Ch. Oliva, Renato Gutié- 
rrez, José D. Olivares, J. B. Cariño. 



De Libertad de Orituco, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Hoy se nos ha comunicado la plausible noticia de que las Cámaras Le- 
gislativas, le han elegido para regir los destinos de la República. Por tan 
feliz suceso, leales amigos de usted y de la Causa, nos es muy placentero 
presentarle nuestras felicitaciones. 

Eliodoro Pérez, Mariano Leal, Trino Camaño, J. Cedeño Gutiérrez, 
Francisco Frías, Juan C. Manuit, R. González O, Víctor M. Pérez. 



De Churuguara, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Los suscritos, miembros de la colonia siria residente en esta ciudad, ele- 
vamos a usted muy respetuosamente nuestras congratulaciones, por su exal- 
tación a la Presidencia Constitucional de la República, fausto acontecimien- 
to que celebramos, porque es señal precursora de mayores progresos para 
esta tierra, a la que amamos como a una segunda patria. 

Amigos, 

Pedro Abraham B., Miguel Eljuri S., Ramón Eljuri. Samuel R. Sáez, 
José Abraham, Carlos Jorge Bojus, JoséBeiruti, Simón Saimius, Daniel A 
Pérez, Antonio Elias, Antonio Abraham, Antonio Beiruti, Julián Lasser. 



LA ELECCIÓN 381 



De Mérida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V: Gómez. 

La Primera Magistratura de Venezuela, encomendada por la digna Re- 
presentación Nacional a la experta dirección de usted, hace inalterables 
los sagrados intereses de la paz, y es motivo de especial contento para los 
que deseamos la vida tranquila de la República. 

Al felicitar a usted por tan merecida confianza, me congratulo con la 
Patria que ve satisfecho el manifiesto querer de los pueblos. 

Su amigo, 

P. Tapia. 



De Duaca, el 4 de mayo de 1915 . 

En sesión de hoy, el Concejo Municipal que presido, acordó dirigirse al 
Congreso Nacional, enviándole un aplauso y votos de gracia por la acertada 
elección que ha hecho en usted para regir los destinos de la República en 
el actual período constitucional. 

Por tan justiciero nombramiento presentóle en mi nombre y en el de la 
Cámara que presido, las más sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

F. Manzanares. 



De Carache, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Rebosantes de entusiasmo y llenos de la más intensa satisfacción, muy 
respetuosamente presentárnosle nuestras sinceras felicitaciones por el hon- 
roso cargo de Presidente Constitucional de la República con que merecida- 
mente lo ha investido el Soberano Congreso de la Nación, y de lo cual esta- 
mos gratamente impuestos, por el atento telegrama que con tan sublime mo- 
tivo nos ha dirigido nuestro amigo el General Timoleón Omaña. digno Pre- 
sidente de este Estado, leal y eficaz colaborador de la Causa Rehabilitadora 
que bajo la patriótica y asidua dirección de usted, ha elevado a Venezuela al 
pináculo de todas las grandezas patrias. 

Sus amigos y leales servidores, 

Rubén Espina, Juan de Dios Perdono. 



382 LA ELECCIÓN 



De El Moján, el 5 de mayo de 1915. 

¡señor General J. V. Gómez. 

La Cámara Municipal del Distrito Páez, entusiasmada y llena de regocijo 
por vuestra exaltación a la Primera Magistratura de la Nación, acto con el 
cual el Soberano Congreso recompensa su incansable labor y patriotismo por 
todo lo que propenda al bien de nuestra Patria, le presenta sus sinceras feli- 
citaciones, entre tanto pueda comunicar a usted un Acuerdo congratulatorio 
por tan fausto suceso. 

El Presidente, Carlos León; el Primer Vicepresidente, J. Añez; el Se- 
gundo Vicepresidente, José Ch. Cardozo; el Síndico Rrocurador, Daniel Pe- 
rozo; Vocales, Antonio ViHamizar, José Valencia, Rene Arenas; el Secretario 
R. Barroso G. 

Fechado ayer en Sinamaica. 



De Camatagua, el 5 de mayo de 1915- 
Señor General J. V. Gómez. 

Nuestras sinceras congratulaciones por su exaltación a la Primera Ma- 
gistratura de la República. 
Sus amigos, 

Félix A. Saa, Manuel A. Reyes, JulioR. Jiménez. 

Fechado hoy en San Francisco de Cara. 



De Las Tejerías, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Los suscritos, admiradores de sus triunfos y partidarios decididos de la 
Causa de Diciembre, lo felicitamos calurosamente por su elección para Pre- 
sidente Constitucional de la República, con que el Congreso Nacional tan 
merecidamente lo ha distinguido, aprovechando esta ocasión ' para reiterarle 
nuestro franco partidarismo. 

Víctor M. Reyes, Carlos Mota Mayor, Isaac Landaeta, N. Landaeta To- 
var, Rafael Lozada Reyes, P. P. Polanco, Manuel Antonio Silva P, Matías 
F. González, Rafael Piñango, J. Rivas, Antero Montesdeoca, Jesús María 
Ríos, Benito Blanco, J. Landaeta Tovar, P. J. Tinoco Z, V. Valenzuela C, 
M. A. Ortiz, A. Pereira González, W. Allesta, Jaime Benazar, David S. Co- 
chén, Pablo Blanco S, Pedro M. Padrón, Calixto A. Rojas, Pedro V. Rodrí- 
guez, Pedro León Landaeta, Antonio Grillo P, Ricardo Piñango, Manuel M. 
Carapaita, Ángel C- García, Julio Laroca, Juan Benítez, Nicolás Rivas, 
Francisco Gil P, José I. Gil, Esteban Padrón, hijo, Félix Flores, Demetrio 
Rivas, Pablo R- Mendoza, Jesús María Padrón, A. Sembrianti, Alejandro 
Linares, Pedro R. Zambrano, Néstor Olivero, Marcos Alvarez, Rufo Hernán- 



ML GENERAL GÓMEZ 383 



dez, Esteban Mendoza S, Joaquín Castro, Ángel María Velis, Pedro Villa- 
lobos. 



De Bailadores, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gome:. 

Aquí celebramos con jubilosas demostraciones su exaltación a la Presi- 
dencia de la República. 

Nos congratulamos con usted por tan fausto suceso y nos repetimos adic- 
tos amigos, 

Aníbal Arellano, Miguel Acevedo, Matías Codina, M. Horacio Acedo, 
Ramón Arellano, Inocente Varilla, Ovidio Vivas, Juan Antonio Vivas, Anto- 
nio M. Mora, Jesús Medina, Hipólito Carrero, Juan Antonio Mora, Remigio 
Varillas, Apolonio Rosales, Ángel Antonio Mora, Eugenio Márquez, Obdu- 
lio Contreras, Macario Ramírez, Juan Cegara, Anastacio Ramírez. 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Alborozados de placer felicitamos a usted, que simboliza la prosperidad 
de la Patria, por la sabia y acertada elección que el Soberano Congreso Na- 
cional hizo en usted para Presidente Constitucional de la República. 

Adictos amigos y fieles subalternos, 

Lucio A. Torres, Carlos E. Acuña, A. Párraga, Régulo Guerrero, Ma- 
nuel A. Albornoz E, Samuel Gutiérrez, Domingo Mogollón. 



De Ureña, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Cumpliéronse las nobles patrióticas aspiraciones del pueblo venezolano, 
al ser usted elegido para regir constitucionalmente sus destinos. Esa elec- 
ción es feliz augurio de grandioso encumbramiento de la República, que ve 
en usted satisfechos sus anhelos de ventura, de paz, de progreso y de glo- 
ria. Por tan trascendental suceso presentárnosle nuestras efusivas congra- 
tulaciones. 

Sus amigos, 

Lorenzo Santander, Simón Angarita, Víctor M. Olivar-es, Pedro Moli- 
na B, Bonifacio Olivares, Benito Puchi. 



884 LA ELECCIÓN 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Felicitamos a Venezuela por la acertada elección que ha hecho en usted 
el Congreso Nacional para presidir cons ti tucionalmente la República. 

Sus amigos, 

Manuel Valero, Andrés Ordóñez, Evaristo Valero, Rafael Valero, Ma- 
nuel Valero, hijo, Jorge Valero. 



De Táriba, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su exaltación a la Presidencia de la República, es una imposición del 
patriotismo; y los delegatarios del pueblo venezolano, al elegirlo para tan al- 
to cargo, han cumplido su deber, pues en usted están vinculados los intere- 
ses y gloriosos destinos de la Patria. 

Le felicitamos cordialmente sus amigos, 

Enrique A. Benavides, Vicente Niño, Augusto B. Brieeño. 



De Miranda, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con verdadera satisfacción nos hemos impuesto de qué el Soberano Con- 
greso Nacional, atendiendo a la voz unánime de los pueblos que representa, 
lo ha elegido a usted para regir los destinos de la República en el período 
constitucional que empieza. Al felicitarlo efusivamente por tan trascenden- 
tal acontecimiento, le reiteramos las protestas de nuestra adhesión política y 
personal. 

Sus amigos, 

Justiniano Arocha, José R. Marvez, Julio Rondón, Abdón Oehoa, J. I. 
Arocha, Ángel Franceschi, José de J. Ramos, F. Antonio Ríos, L. Romero 
C, R. González Páez, F. Fuentes. 



De Aroa, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Acabamos de ser informados de que el Soberano Congreso Nacional ha- 
elegido a usted para regir los destinos de la República, en el septenio que 
empieza. Y como esto constituye un triunfo más para la gloriosa Causa de 
Diciembre, de la cual somos sostenedores insospechables y a la cual debe el 
País su bienestar y engrandecimiento, nos apresuramos a felicitarle del mo- 



DEL GENERAL GÓMEZ 385 



de más franco y cordial por esta nueva prueba de confianza que el pueblo 
venezolano le da a usted, y que envuelve el porvenir de la Patria. 

Somos sus subalternos y amigos, 

José C. Pérez, J. E. Alvarenga Tovar, Pedro F. Toro, Natalio Gudifio, 
L. Lavader, Elisio Girón, Tobías Brito, T. F. A. Mármol, Ernesto Guzmán, 
Luis B. Affigne, Charles van der Velde, Elias Ocanto, Luis A. Parra, Ró ■ 
mulo Segura C, Augusto van der Velde, Justiniano Rodríguez, Pedro F. Fran^ 
co, Francisco Franco, R, Ramírez A, Rafael Hernández, Luis F. Franco, 
Miguel Ángel Jiménez, I. Henríquez E, Modesto Herrera, Eduardo Rodrí- 
guez, Rafael Peña, Ramón Goyo, Crescencio Fernández, J. Scharbay Gue- 
vara, Antonio Bello, Félix R. Fernández, León Filpo, José R. Peña, Enrique 
Duntop, Carlos T. Arias C, Juan Pinto, Enrique Santoya, Dámaso Peña, J. 
Sánchez Inojosa, Lorenzo Arias B, José Alirio Orellana, José de la Cruz 
Lartigue. 



De Valera, él 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

El pueblo laborioso y honrado de Venezuela, está todo con usted en esta 
solemne ocasión y cumpliendo con su propio pensamiento, triunfa, elevándo- 
lo a usted a la más alta Magistratura de la República. Acontecimiento tras- 
cendental, que nosotros, sus amigos de siempre, celebramos, y es motivo de 
nuestras respetuosas felicitaciones. 

Sus amigos y subalternos, 

Camilo Vetancourt. 

D. Salinas. 



De Barquisimeto, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nunca había sido mejor interpretado el querer de los pueblos por sus 
representantes como en esta vez, en que la gratitud hacia usted nos ha he. 
cho llevarlo a la Curul Presidencial. Por ello me congratulo con usted y fe- 
licito al pueblo de Venezuela. 

Su amigo y servidor, 

Juan Elcure. 



49 



386 LA ELECCIÓN 



De La Vela, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicita sinceramente sufamigo, 

Patricio A. Reyes 



De Colón, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Lo felicito por su exaltación a la Primera Magistratura de la Repúbli- 
ca. Quedan así cumplidas las aspiraciones populares. 
Su amigo, 

Martiniano Chávez. 



De Táriba, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La acertada elección recaída en usted para regir los destinos de nuestra 
amada Patria, es motivo de plácemes para su adicto amigo y servidor que 
lo felicita, 

Pausolino López R. 



De Táriba, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Amigo de usted, su exaltación a la Presidencia de la República, satisfa- 
ce de lleno mi alma de patriota y decidido servidor de la Causa que usted 
encarna. Lo felicito cordialmente. 

Su amigo, 

R. Briceño A. 

Telegrafista. 



De Colón, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Congratulóme al saber que el Soberano Congreso Nacional lo designó a 
usted para Presidente de la República. 

Por tan fausta noticia, felicitólo sinceramente. 
Afectísimo amigo, 

JoséD. Roa. 



DEL GENERAL GÓMEZ 387 



De Torondoy, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El telégrafo nos ha traído la fausta noticia de haber sido usted elegido 
por el Soberano Congreso de la Nación, Presidente Constitucional de la Re- 
pública. 

En esta fecha gloriosa para sus amigos, me es grato presentarle mis 
patrióticas felicitaciones, a la vez que mis votos por su ventura personal. 

Su amigo, 

Leoncio Barrios. 



De Colón, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Felicitólo y pláceme su elección a la Presidencia Constitucional de la Re- 
publica. 

Valentín Suárez. 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo por su elección para Presidente de la República. Lo saluda 
su subalterno, 

Pedro J. Sánchez. 

Redactor de El Aldeano. 



De San Cristóbal, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con la elección de usted para la Presidencia de la República, el Congre- 
so ha cumplido el más trascendental de sus augustos deberes. Vaya por 
ello mi aplauso para el Cuerpo Legislativo, y para usted mis votos porque 
continúe la gran obra de paz y progreso nacional que tanto ha preocupado 
su espíritu de patriota. 

Su amigo, 

J. Ascensión Niño. 



De Betijoque, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como elemento de orden, de paz y de trabajo, que actúa en el sereno 
ambiente de la tranquilidad que a usted debe la Patria, permíteme felici 



LA ELECCIÓN 



tarlo por su elección para Presidente de la República, y significóle mi or- 
gullo de colaborador en la administracional regional como Presidente del 
Concejo Municipal de este Distrito. 
Su amigo, 



M. Sanz Jelambi. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Soldado de la Causa de Diciembre adscrito a su nombre y a sus glorias, 
me complace felicitarle por su exaltación a la Presidencia de la República, 
en el período constitucional, y me siento orgulloso de ser su amigo y su- 
balterno, 

José M. Ponte. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por su acertada exaltación a la Presidencia Constitucional de la Repú- 
blica, acepte usted mis respetuosas y patrióticas congratulaciones. 
Adicto amigo y subalterno, 

Francisco M. Vázquez. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito de manera cordialísima. El pueblo venezolano acaricia hoy 
con júbilo una gloria que anhelaba: su exaltación a la Presidencia Consti- 
tucional de la República. 

Abrázalo su leal amigo, 

Cosme S. Urrutia. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Me es muy grato presentar a usted mis más calurosas felicitaciones por 
haberle elegido el Congreso Nacional Presidente Constitucional de la Re- 
pública. 



DEl/GENERAL GÓMEZ 399 



Deseo que Dios alargue su existencia para que vea cumplidos sus bue- 
nos deseos para con nuestra Patria. 



A. Andrade. 

Comandante del Miranda. 



De Valencia, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Mis felicitaciones muy sinceras por su elección para Presidente Consti- 
tucional de la República. 
Su adicto amigo, 

M. Montillá Travieso. 



De Valencia, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Garantizada con su exaltación a la Primera Magistratura de la Repúbli- 
ca, la paz en Venezuela, regocíjame su elección. 
Compatriota y amigo, 

Carlos E. Villanueva. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Por la merecida elección hecha en usted por los Representantes del Pue- 
blo de Venezuela para Presidente en el período constitucional, presentóle 
mis sinceras congratulaciones. 

Su amigo, 

L- Contreras Troconis. 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Los que como yo aman la paz como hijos del trabajo, y quieren el en- 
grandecimiento nacional, [como buenos patriotas, tienen que estar de pláce- 
mes; y de allí, que amigo muy adicto de usted, le presente mis cordiales y 
respetuosas felicitaciones. 

Su subalterno y amigo, 

Heriberto Tamayo. 



390 LA ELECCIÓN 



De Puerto Cabello, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Su exaltación ala Presidencia de la República, deja complacidos a to- 
dos sus amigos, y a todos los venezolanos amantes del trabajo y del progreso. 
Reciba mis más sinceras felicitaciones. 
Su adicto amigo, 

A. C. Noüel 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Dígnese aceptar mis respetuosas y sinceras felicitaciones por su elección 
a la Presidencia de la República. 
Su amigo, 

José Vicente Osío. 



De Egido, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

A nombre de la Corporación Municipal que me honro en presidir, y en 
el mío propio, sírvase aceptar en estos momentos solemnes de entusiasmo 
para la Patria, por la exaltación de usted a la Presidencia de la República, 
nuestras más intensas e ingenuas felicitaciones, haciendo votos por su di- 
cha y bienestar, y reiterándole los sentimientos de nuestra inquebrantable 
adhesión. 

Con distinguido y alto aprecio, me repito su respetuoso amigo y subal- 
terno, 

Luis A. Rodríguez. 

De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente envióle mis sinceras felicitaciones por la elección que 
el Congreso hizo en usted para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica. 

Su adicto subalterno y amigo, 

Enrique S. Arria. 



DEL GENERAL GÓMEZ 391 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915- 
Señor General J. V. Gómez. 

Suma complacencia experimento por su merecida elección para Presi- 
dente Constitucional de la República. Lo felicito. 
Su amigo subalterno, 

Manuel A. Villegas Dubs. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su elección a la Presidencia Constitucional de la República, es motivo 
de júbilo para los pueblos y de justa satisfacción para sus amigos. 

Lo abraza su amigo y subalterno, 

G. Parada. 



De Nutrias, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis sinceras felicitaciones por su elección a la Primera Magis- 
gistratura del País, que es promesa de paz y engrandecimiento de la 
Patria. 

Su'amigo, 

R. Ángel Márquez. 



De Michelena, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi felicitación por su elección para la Primera Magistratura de la Repú- 
lica, que bien la merece como fundador de la paz y la unión de los venezo- 
lanos. 

Atento amigo, 

J. Modesto Tovar. 



De Tovar, el 5 de mayo de' 1915. 
.Señor General J. V . Gómez. 

Reciba nuestra cordial cuanto sincera felicitación por haber sido elegido 
para la Primera Magistratura de la República. 
Amigos, _^ 

Chitraro Hermanos. 



892 LA ELECCIÓN 



De Rubio, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El nombramiento hecho en usted para la Primera [Magistratura de la 
Nación, implica el anhelo del País para continuar por la senda del progreso 
que ha fundado en Venezuela y que le ha hecho mereceder a la gratitud de 
los pueblos. 

Lo felicita su servidor y amigo, 

Enrique Rodríguez G. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis cordiales felicitaciones para usted, por haber sido elegido Presidente 
de la República. 

Su amigo y subalterno, 

J. N. Aroca de Castro. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Cordialmente lo felicito por su elección para Presidente de la Repú- 
blica. 

Adicto amigo, 

•J. M. Quintero. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis sinceras congratulaciones, por su exaltación a la 
Presidencia de la República, y mis votos por su ventura personal. 
Su adicto amigo, 

Julio Antonio Matos. 

Director del "Boletín de Noticias" 



De Acarigua, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El General José A. Baldó, leal amigo de usted, y con él todos los portu- 
gueseños, estamos celebrando la elección de usted para Presidente Constitu- 
cional de la República. 

Mis leales y sinceras felicitaciones. 

José P. Duín. 



DEL GENERAL GÓMEZ 393 



De Valera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis cordiales felicitaciones. Su adieto servidor y amigo, 

A. J. Braschi. 



De Valera, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Por su elección para Presidente Constitucional de Venezuela me congra- 
tulo y envío a usted mi sincera felicitación. 
Su subalterno y amigo, 

Pablo Guzmán. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con regocijo patriótico, felicítalo y abrázalo su viejo y verdadero 
amigo, 

Doctor Rincón Urdaneta. 



De Valencia, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con el mayor entusiasmo y con la inmensa satisfacción que me inspiran 
sus triunfos, le envío mis francas y sinceras felicitaciones por la justa y 
merecida elección que ha hecho en usted el Congreso Nacional para regir 
los destinos de nuestra Patria. Es este el triunfo de la libertad y del dere- 
cho, que al amparo de la fecunda paz de que gozamos, implantada por 
usted, viene a ofrecernos a todos protección para el trabajo y respeto a 
la Ley. 

Que Dios le ilumine en todos sus actos son los deseos de su amigo leal y 
agradecido, 

J. M. Pinto Marvez. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El período constitucional iniciado con usted al frente del Poder, es ga- 
rantía de paz y de progreso para Venezuela. Por ello felicito a usted cor- 
dialmente. 
Su amigo, 

Jorge Larrazábal. 

50 



394 LA ELECCIÓN 



De Tovar, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Al saludar y felicitar a usted por su nombramiento para Presidente de la 
República, bago fervientes votos porque el nuevo período constitucional que 
se inicia, sea una ora de paz y de progreso para Venezuela. 

Adieto amigo, 

Ángel M. Chitraro. 



De San Luis, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Al llegar a este Distrito confiado a mi mando, recibo la trascendental 
noticia de haber sido elegido usted para presidir los destinos de la Patria; 
desbórdase entusiasmo en la ciudadanía, por lo cual lo felicito y me fe- 
licito. 

Santos Guampa. 



De Guama, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Patria premiará a sus represntantes, por su acierto al elegirlo a us- 
ted para presidir la República en el próximo período constitucional. 
Envióle mis felicitaciones por este triunfo de la Causa y de usted. 
Su adicto amigo, 

H. Hernández Ortiz. 



De San Sebastián, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. — 

Como sus verdaderos partidarios, le enviamos nuestras efusivas felicita- 
ciones por la acertada y patriótica elección que ha hecho el Congreso Nacional 
en usted para regir los destinos de la Nación, con la cual están garantizados 
la paz de la República y el progreso de los pueblos. 

Sus adictos amigos, 

F. J. Ramírez González, Miguel Cabrera Sosa, E. Barreto F, Luis M. 
Cabrera, Guillermo Villasana, Ezue Henríquez, J. Martínez Toro, A. Ba- 
rrios, R. Herrera, Esteban Dolande, F. Flores Delgado, Nicolás Flores, Juan 
A. Acosta Lara, A. González Fernández, Fernando Franquiz, Ángel M. Sil- 
vera, Rafael E. Echezuría, Miguel Utrera, Manuel Flores, Luis R. Pérez, 
Patricio Pérez, Regino Naranjo, B. Muñoz, Eligió Pérez. José Martínez 
L, Manuel L. Puerta, José Requena, Blas Flores, Rafael V. Martínez, Si- 



DEL GENERAL GÓMEZ 395 



món González, Víctor- P. Saa, P. Pinero, M. Zamora, F. Rodríguez, H. 
Barrios, D. Valiente, N. Utrera, C. Rodríguez, P. Arévalo, F. Requena, Emi- 
liano Ojeda, José Rafael Ojeda, Enrique González, Dimas Ortega, Camilo, 
Ibarra, M. Lincci, A. Rodríguez, Pablo A. Conde, Julio Martínez, Félix Da- 
vid, Carlos David, Sergio David, Miguel David, Rafael Martínez, Antonio 
Martínez, Manuel Conde, Pedro Carpió, Julio Medina, Reinaldo Carpió, Juan 
Ceballos, Castor M. García, Rafael Ortega Rojas, Victoriano Ortega, Miguel 
Lara, Juan Lara, Julio Lara, Pedro Ceballos, Manuel R. Ortega, Carlos M. 
Acosta, Octavio Ledezma, Vicente Correa, Efraín Echezuría, José Eche- 
zuría, Jesús Duran, Aquiles Echezuría, Elias Meza, León E. Meza, Gregorio 
Daza, Julio Díaz, Antonio Rodríguez, José A. Morales, Rafael A. García, Cas- 
tellano Arroyo, Luis García, Jesús Moreno, Antonio Morgado, Mateo García. 



De Cagua, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General ./. V. Gómez. 

Por la alta y muy merecida honra que le ha dispensado el Soberano 
Congreso Nacional, eligiéndolo Presidente de la República, nos permitimos 
hacer llegar basta usted nuestras frases de sincera felicitación. 
Sus amigos, 

Augusto Pederáñez. 
Guillermo Reschop. 



De El Consejo, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Respetado Jefe y amigo: 

La elección recaída en usted para regir los destinos de Venezuela en el 
período constitucional de 1915 a 1922, hecha por un Congreso compuesto de 
hombres conscientes, ha despertado en toda la República cordiales mani- 
festaciones de alborozo, pues se refrendan con 'este acto sus justos títu- 
los de autor y sostenedor con hechos prácticos, de la célebre frase de Patria 
y Unión. 

Nosotros, sus fieles amigos y admiradores, nos incorporamos a esa no- " 
tación justiciera que repercutirá del uno al otro confín de la República. 

Sus amigos, 

Canuto Hernández, Ladislao Chávez, Luis Núñez Villapol, Pedro Gar- 
cía Espino, Francisco Salas, Juan B. González, Juan Díaz, F. de Sales Ri- 
vero, Andrés Aponte, J. Lambardi, Donato Rivero, F. Betancourt, B. Ca- 
rrassonie, J. Sabino, Fernando García, F. Rodríguez Castro, Jorge Seijas, 
Rafael Seijas Domingo Delgado, Miguel Guevara, E. Alvarez, J. Sandalio 
Torres, Fermín G. Guillen, Luis R. Mérida, Eduardo Moreno, José V- Mo- 
reno, Dimas E. Nieves, Luis Fuentes, Claro E. Blanco, Máximo Acosta, 



396 LA ELECCIÓN 



Ricardo Gutiérrez, Nicolás Colmenares, Liborio Silva, Domingo A. Silva, 
R. A. Rengifo C, Salvador Aponte, José S. Delgado, Manuel Aponte, Ma- 
nuel Hernández, Rafael Aguilera, Alejandro Vingelles, Cecilio Sosa, Juan 
Flores, Bartolomé Mijares, Luis F. Granadillo, E. Duran, Julio J. Rive- 
ro, E. Antoniní, Pedro Antonio Ríos, Damián Díaz Rodríguez, Marcos To- 
var Díaz, Antonio Delgado, José Alvarez, A. Borges, J. M. Letarlles, Amil- 
car Stanchevich G, R. Arvelo, F. Herrera V, Eugenio Lovera, Jesús M. 
Flores, N. García, A. Cabrera CJMiguel Pacheco, Antonio Pacheco, N. A. 
Barrios R, L. Rengifo, Abdón Manzo L, L. Vicente Bello. 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Si en consideración se toman sus merecimientos como implantador de 
la paz nacional, esta elección era un hecho. Por tan feliz acontecimiento lo 
felicitamos y nos congratulamos con la República. 

Adictos amigos, 

I. Matamoros, Gustavo Luzardo, Carlos E. Acuña, Luis A. Mata- 
moros. 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nos honramos en presentar a nuestro Benemérito Jefe, nuestras since- 
ras felicitaciones por tan honrosa distinción que ha hecho en usted el Con- 
greso Nacional al elegirlo para Presidente Constitucional de la República. 

De usted subalternos y amigos, 

Víctor M. López, Capitán de infantería.— Saturio Fermín C, Subte- 
niente de infantería. 



De Maracaibo, el 4 mayo de 1915 . 
Señor General J . V. Gómez. 

Envióle mi respetuoso saludo y felicitación por haber sido elegido Pre- 
sidente de la República. 
Su amigo afectísimo, 

Aurelio Beroes. 



DEL GENERAL GÓMEZ 397 



De Montalbán, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Es motivo de júbilo patriótico para sus amigos la merecida designación 
hecha en usted por el Soberano Congreso Nacional, al ungirlo con su voto 
para ocupar la Primera Magistratura de la Nación, en el período constitu- 
cional que empieza. A quien tanto debe la Patria rehabilitada por sus cons- 
tantes desvelos y sacrificios en bien de sus conciudadanos, justo es que se 
le haga el Director de sus destinos, y al testimoniarle nuestra adhesión nos 
permitimos felicitarlo efusivamente. 

Amigos y compatriotas, 

Antonio Valery, Joaquín Ramos V, Mariano A. Silva, Fortunato Ojeda, 
J. A. Acuña, Marcos Correa, José I. Marvez, Wintila Hernández, R. Silva, 
Alberto Nuñez, M. Tortolero T, R. Correa Marvez, Miguel Várela, Torcuato 
Pinto, R. Peña Robles, Julio T. Manzo, J. J. Bárreto, M. L. Latouche, F. 
A. Barreto. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Los suscritos, miembros de la Corte Suprema de Justicia del Estado, te- 
nemos la honra de presentar a usted nuestras patrióticas congratulaciones 
por la elección de Presidente Constitucional de la República, realizada en 
la alta personalidad de usted por el Congreso Nacional que ha sabido ins- 
pirarse en la más estricta justicia y en los trascendentales sentimientos de 
la paz y de la prosperidad del país. 

Tomás F. Rodríguez, José David Curiel, Jorge Chapmann. 



De Capatárida, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Servidores insospechables de la noble Causa de Diciembre y amigos de- 
cididos de usted, su digno y experto Conductor, experimentamos el mayor 
regocijo patriótico con su exaltación a la Presidencia Constitucional de la 
República, y al congratularnos sinceramente con usted, lo hacemos así mis- 
mo con el heroico pueblo venezolano. 

Adictos amigos, 

Jorge del Carmen Laguna, Horacio Añez, R. M. Manares, Pedro Miqui- 
lena, A. León Chirinos, Benjamín Ollarves, Adelaido Zavala. 



398 LA ELECCIÓN 



De Puerto Cabello, el 5 de mayo de 1915- 
Señor General J. V . Gómez. 

Placentero nos es felicitarlo por la merecida elección recaída en usted 
para regir los destinos de nuestra Patria. 
Sus amigos, 

Simón Isla, Simón Isla, hijo, José Manuel Isla, Luis Isla. 



De El Sombrero, el 4 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V. Gómez. 

El Soberano Congreso Nacional merece bien de la Patria por haber in - 
terpretado lealmente el sentimiento. nacional, eligiendo a usted Presidente. 
Constitucional de la República, la cual seguirá con paso firme hacia su me- 
joramiento moral y material, amparada por la paz que usted ha sabido crear 
y sostener. 

Reciba nuestras felicitaciones. 

Sus amigos, 

Marcelino Cortés, Ricardo Montilla, presbítero Juan José Tovar, M. A. 
Acero Galavís, P. M. Barrios, G. Anderson Siso, Miguel A. Muñoz, Eladio 
García, Luis B. Mota, G. Carpió, Luis Carrillo, Rafael Velázquez, Manuel 
Vera Noguera, L. E. Acevedo, A. M. Orta, Rosalio Siso C, C. Villarroel, 
Delfín Santana, Rafael Navas, Indalecio R. Esaa, Rafael García Peralta, 
Juan José Navas, Jorge Coronil, Manuel Landaeta, Agustín Martínez León, 
Mariano Domínguez, Tomás González. 



De Ciudad Bolívar, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Empleados en la Oficina de Correos de esta ciudad, sentimos verdadera 
satisfacción en colaborar en nuestros puestos a la realización de los ideales 
de la Causa de Diciembre, felizmente iniciada por usted y coronada hoy con 
su elección para la Presidencia de la República. 

Sus amigos, 

Francisco M. Serrano, Diego Pesquera, V. G. Guerra. 



DEL GENERAL GÓMEZ 399 



De Valera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito al Jefe y patriota benemérito por la elección hecha en él para 
presidir la República, elección aclamada por los pueblos y que ha secundado 
sabiamente el Congreso Nacional. 

Su amigo, 

P. E. Febres Cordero. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Adicto amigo suyo me congratulo con el país por su elección, pues ella 
es garantía de paz para la República, por lo cual lo felicito. 
Su subalterno y amigo, 

José Antonio Soto. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con la mayor complacencia presento a usted mis felicitaciones por su 
elección para Presidente Constitucional de la República. 
Su amigo y subalterno, 

Jesús M. Rojas. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Honróme en dirigirle mi respetuosa y cordial felicitación por la elección 
de usted para la Presidencia Constitucional de la República. 
Adicto amigo, 

Ismael Barreto. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La acertada elección recaída en usted, para Presidente Constitucional 
de la República, es motivo de justo regocijo para sus verdaderos amigos. 
Pláceme felicitarlo cordialmente. 
Su subalterno y amigo, 

Germán N. Uribe. 



400 LA ELECCIÓN 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915.~ 

Señor General J . V. Gómez. 

Muy atenta y respetuosamente envío a usted mis saludos de felicitación 
y las protestas de mi adhesión, hoy que la Patria festeja su elección para 
Presidente de la República. 

Leónidas Valeri. 



De San Cristóbal, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo respetuosamente por la elección que los pueblos de Venezuela 
han hecho en usted, para Presidente Constitucional de la República. 
Su fiel subalterno y amigo, 

- Francisco Avívalo, hija. 



De La Vela, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

En mi nombre y a nombre del personal de esta Aduana, envióle entu- 
siastas felicitaciones por haber el Congreso Nacional, en justiciero acto, que 
satisface la aspiración del pueblo venezolano, nombrádole a usted Presiden- 
te Constitucional de la República. 

Su amigo, 

Juan B. Maldonado. 



De Carora, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por el honroso cargo con que lo ha investido el Congreso Nacional, legí- 
timo representante del pueblo venezolano, reciba mis más patrióticas felici- 
taciones. 

Subalterno y amigo, / 

F. Lameda L. 

De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con verdadera efusión partidaria y patriótica, me congratulo con usted 



DEL GENERAL'GÓMEZ 401 



y felicito a la Causa y a la Patria por su elección presidencial, tan justiciera 
de parte del Congreso Nacional como anhelada por sus conciudadanos. 
Su adicto amigo, 

Pedro Martínez. 



De Barquisimeto, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gome:. 
Respetado Jefe: 
En medio del entusiasmo y de profusos fuegos artificiales, celebramos 
sus amigos y partidarios la acertada designación con que el Congreso Nacio- 
nal ha distinguido a usted para regir los destinos del país. 

Por tan honrosa designación reciba mis efusivas y calurosas felicita- 
ciones. 

Su subalterno y amigo, 

Fernando Villoría, h. 

Fechado ayer en Bobare. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Muy contento envío a usted mis sinceras felicitaciones. 
Afectísimo amigo, 

Olivo Murzi. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V. Gómez. 

Complázcome íntimamente al presentarle mis entusiastas felicitaciones 
por la justiciera designación con que lo ha honrado el Congreso de la Re- 
pública. 

Su amigo y subalterno, ' 

E. Becerra. 



De La Vela, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Felicitólo efusivamente por la acertada elección hecha en usted para re- 
gir los destinos de la República. 

S. Carvallo Árcelo. 
51 



402 LA ELECCIÓN 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con entusiasmo partidario y como amigo de usted, me complazco en fe- 
licitarlo por la bien acertada y patriótica elección que ha hecho de su perso- 
nalidad el Soberano Congreso Nacional, al elegirlo Presidente de la Repúbli- 
ca, en' el nuevo período constitucional. 

Su amigo, 

Francisco Mendoza. 



De Canoabo, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Mi gratitud y fidelidad me inclinan a felicitarlo por la elección que hizo 
el Congreso Nacional en usted, para Presidente de la República. 
Su amigo, 

Fernández Machado. 



De Tovar, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La alta designación recaída en usted para presidir constitucionalmente 
la República, satisface el sentimiento nacional, porque asegura la estabilidad 
de la paz, que usted ha implantado tan sabiamente en el País. Dígnese acep- 
tar por ello, las ingenuas felicitaciones de su consecuente amigo y subal- 
nerno, 

J. Hermes Valbuena. 

Fechado hoy en Zea. 



De Chivacca, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con ingenua satisfacción me he impuesto de la acertada elección del 
Congreso Nacional, hecha en usted para regir los destinos del País, en el 
presente período constitucional, y por ello presento a usted mis cordiales fe- 
licitaciones con la ratificación sincera de mi adhesión personal y política. 

Su adicto amigo, 

Virgilio López R. 



DEL GENERAL GÓMEZ 403 



De Barquisimeto, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J ; V. Gómez. 

Envióle mi felicitación muy sincera por su merecida elección para Presi- 
dente Constitucional de la República. 
Su amigo, 

Diego Meza. 



De Coro, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su elección para Presidente Constitucional de la República, satisface los 
anhelos del patriotismo venezolano. 

Por ello respetuosamente presento a usted mis sinceras felicitaciones. 
Adicto amigo, 

Manuel Carlas. 



De Valencia, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Reciba mis sinceras felicitaciones por su elección para Presidente Cons- 
titucional de la República- 

Su leal subalterno y adicto amigo, 

Ismael Colmenares. 



De Maracaibo, el 7 de mayo dé 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con mis respetos, mi felicitación para usted y para la Patria. 
Su amigo y subalterno, 

Fernando R. Lossada. 



De Montalbán, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicitólo cordialmente a usted por su merecida elección para Presiden- 
te Constitucional de la República. 
Su amigo, 

Gregorio Hidalgo. 



404 LA ELECCIÓN 



De San Antonio de Maturín, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La acertada elección hecha por el Soberano Congreso de la República en 
la conspicua personalidad de usted, para regir los destinos del País, es una 
prueba evidente de que el pueblo venezolano está convencido de que la pre- 
sencia de usted en el Poder es necesaria a fin deque el País siga por el cami- 
no del progreso y de la civilización. Me es placentero ponerme a sus ór- 
denes. 

Cordialmente lo felicita su amigo, 

Doctor J. M, Gordón. 



De Carúpano, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Partidario decidido de la grandiosa Causa de Diciembre y adicto amigo 
de usted, siéntome orgulloso al enviarle mis cordiales congratulaciones por 
la justicia discernida en la alta personalidad de usted. 

Soy su leal amigo, 

Benito Espinoza. 



De Tumeremo, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo suyo y decidido sostenedor de la Causa de Diciembre, en- 
vióle entusiastas congratulaciones por su exaltación a la Primera Magistra- 
tura de la República. 

Subalterno y amigo, 

Rafael J. Merchán. 



De Barrancas, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Acabo de ser informado de que el Congreso Nacional lo ha elegido Pre- 
sidente Constitucional de la República; por tan grata noticia me congratulo 
con usted y con la Patria. 

Su amigo, 

J. A. Balza N. 



DEL GENERAL GÓMEZ 405 



De El Tinaco, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Como decidido amigo de usted y partidario de la Causa de Diciembre, 
envióle mis cordiales felicitaciones por haber sido usted elegido por el Con- 
greso Nacional para Presidente de la República. 

Adicto amigo, 

José de la C. Matute. 



De El Tinaco, el 4 de mayo de 1915, 
Señor General J. V. Gómez. 

Acto de levantada cordura y patriotismo es el que acaba de sancionar el 
Soberano Congreso Nacional, con la acertada elección de usted para Presi- 
dente Constitucional de la República. 

Como honrado amigo de usted, y sectario decidido de la Causa de Di- 
ciembre, creada y sostenida por su patriotismo y por su espada siempre vic- 
toriosa, lo felicito cordialmente y le reitero mis ingenuas protestas de adhe- 
sión política y personal. 

Su amigo, 

Guillermo Barreta M. 



De Tinaquillo, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

La Municipalidad que me honro en presidir, se complace en alto grado 
en enviarle al eximio Jefe y amigo sus patrióticas e ingenuas felicitaciones. 

Francisco José López., 



De Táriba, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Siento íntima complacencia en enviar a usted mis más francas y since- 
ras felicitaciones por su digna y merecida exaltación a la Primera Magistra- 
tura de Venezuela, la que cifra en usted mayores esperanzas. 

La ciudadanía de este Distrito, adicta a su obra y a su persona, celebra 
entusiasmada tan fausto suceso. 

Lo abraza su amigo y subalterno, 

Alfredo Colmenares Pacheco. 



406 LA ELECCIÓN 



De Tinaquillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo verdadero de usted y colaborador leal de su Gobierno, me 
es placentero enviarle mis más sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

Francisco José López. 



De El Tinaco, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Fervoroso patriota y amigo leal de usted en todo momento, la elección 
hecha por el Congreso Nacional, me llena de legitimo contento, pues ella in- 
volucra paz y progreso para el País, y mucha satisfacción para usted, que ve 
recompensados justicieramente sus patrióticos esfuerzos como Magistrado y 
como Jefe de Causa. 

Ruégole aceptar mis efusivas felicitaciones. 

Su amigo y subalterno, 

Ignacio Núñez. 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Reciba ingenuas y calurosas felicitaciones por el merecido nombramien- 
to que le ha hecho el Congreso Nacional. 
Abrázalo su amigo, 

Juan José Alarcón- 



De Michelena, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Compláceme presentar a usted, a nombre de esta población, respetuosas 
y sinceras felicitaciones porque el Congreso Nacional ha cumplido un deber 
de gratitud al elegirlo Presidente de la República, como fundador de la paz 
en Venezuela. 

Su amigo, 

Deljín Casanova. 



DEL GENERAL GÓMEZ 407 



De Lobatera, el 5 de julio de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El pueblo de Lobatera, rebosante de alegría, bate palmas por la acertada 
elección hecha por el Congreso Nacional y recaída en usted para Presidente 
Constitucional de la República, alegría que palpita unísona en todos los pue- 
blos y en todos los corazones venezolanos que aman su Patria, puesto que 
esa justísima elección, constituye una segura garantía de que la paz, el pro- 
greso y la armonía, fundados en el país por el patriótico y tesonero em- 
peño de usted, continuarán prodigando sus frutos bendecidos a todos los 
pueblos y a todos los ciudadanos de la Unión Venezolana. Reciba nuestra 
efusiva y respetuosa felicitación y la seguridad de nuestra adhesión de- 
cidida. 

Sus servidores y amigos, 

Pedro Pérez B, Andrés A. Vivas, Pedro María Morales, Lisandro A. 
Niño, José L. Galvis, J. Trinidad Mora, Pedro José Gutiérrez, Octavio Pa- 
drón B, Luis G. Vivas, José R. Guerrero, Emigdio Duran, Jesús M. Mora, 
José A. Rivas, Abelardo Mora, D. L. Romero, Pedro L. Sánchez, Balbino de 
J. Contreras, Antonio Guerrero. 



De Santa Ana, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

El telégrafo nos ha trasmitido la noticia de su elección para Presidente 
Constitucional de la República, Con este acto ha cumplido el Congreso Na- 
cional con un deber patriótico, dejando así satisfecho el deseo y el querer 
del pueblo venezolano; por tan merecida y alta distinción lo felicitan y se 
congratulan con usted, sus amigos, 

Paulino Casares, José M. Chacón, Joaquín Quintero, Manuel Valero, Ju- 
lio Hernández, Rafael M. Daboín, José E. Guerra, Sinforoso Lagos. 



De San Cristóbal, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitamos a usted por el acierto de los Representantes venezolanos, al 
elegir a usted Presidente Constitucional de la República, quedando así ase- 
gurada la paz y progreso de nuestra Patria. 

Amigos de usted, 

Román Muríllo. 
Alfonso Mora. 



408 LA ELECCIÓN 



De Independencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección hecha en usted para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica, colma los anhelos de los pueblos que en usted ven satisfechas sus as- 
piraciones de paz y tranquilidad públicas. Para nosotros, amigos adictos de 
usted, es una satisfacción para nuestra lealtad y adhesión partidarias. De co- 
razón le enviamos nuestras respetuosas congratulaciones . 

Sus amigos, 
' J. N. Jaimes, JoséN. Buitrago, R. Pernía V, José V. Cárdenas, E. 
Chacón, Elias Vivas, Benjamín M. González, Teófilo Velazco, Saúl Angarita, 
J. Darío Pernía, A. Medina U, Antonio M. Zambrano, Leopoldo Navarro, 
Rafael A. Sarmiento, Lucio Silva, Modesto Moneada, Julián Velazco. 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Tan justiciero es el voto soberano que lo ha llevado a usted a la Supre- 
ma Magistratura de la República, como legítimo y patriótico es el júbilo 
del pueblo venezolano, colmado en sus aspiraciones al ver que usted, con 
sobra de merecimientos, ha sido elegido para regir los destinos de la amada 
Patria, en la presente era constitucional, que surge abrigada por las blan- 
cas alas de la paz que usted le ha dado a la Nación. El pueblo de Junín, de 
los primei'os en celebrar tan fausto acontecimiento, envía a usted sus fer- 
vientes congratulaciones victoriando con las notas del más vivo regocijo, 
la gloria preciada de su prestigioso nombre . 

Amigos y compañeros, 

Benicio A. Jiménez, Hortencio Gómez, Luis F. Albornoz, Pedro B. Sán- 
chez, Joaquín Rodríguez, Antonio Febres Cordero, Elio Quintero, Teodolin- 
do Moneada, hijo, Alberto Urdaneta, Rafael Colmenares, Luis M. Cris- 
tancho, Elbano Ramírez S, Umberto Chiosone, Héctor García, E . Santos, 
Enrique Rodríguez, Francisco Camacho R, Ildefonso Contreras R, Mel- 
quíades Terán, Agapito Rodríguez, Juan B. Araujo, Benito Martínez, Teó- 
filo Mendoza, Francisco Garabito, Manuel Gutiérrez, Francisco Rodríguez, 
José Antonio Moros, Pedro Granados, Manuel Salazar, Bernabé Chacón, Jo- 
sé Darío Pérez . 



De Ureña, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .7. V. Gómez. 

Con íntima satisfacción de sectario de la gloriosa Causa de Diciembre, 
congratulóme con usted por el voto de confianza que acaba de otorgarle el 
Congreso Nacional para desempeñar la Primera Magistratura de Venezuela. 

Su leal y subalterno amigo, 

Jesús Contreras. 



DEL GENERAL GÓMEZ 409 



De El Cobre, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Estamos de plácemes, por su ascención a la Primera Magistratura de la 
República. Reciba nuestras sinceras felicitaciones. 

Amigos, 

Casiodoro Casanova, Fidel Morales, Ovidio Guerrero, Augusto Zambra- 
no, Joaquín Méndez, Miguel García, Carlos A. Morales, Rafael Mayorga, A. 
M. Sánchez, Justino Chacón, Adolfo Guerrero, Zoilo A. Vivas, Justo Sán- 
chez, Abraham Sánchez, José Gómez . 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Plácenos presentar a usted nuestras más calurosas felicitaciones por la 
merecida elección recaída en usted para regir los destinos de la Patria. 

Jefes y Oficiales del "Batallón Bolívar". 



De Michelena, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La ciudadanía de este Municipio se une al concierto de toda la población 
de la República, para felicitarse y felicitar a usted por su exaltación a la 
Primera Magistratura del País, elección que era necesaria para su marcha 
progresista y estabilidad política, que condensa el programa de paz, unión y 
trabajo iniciado por usted y de que es legítima y necesariamente aban- 
derada. 

Sus amigos y compatriotas, 

Julio Gómez M, Leónidas Rueda R, J. M. Pineda Avendaño, Vicente 
Becerra, Telésforo Chacón, Wilfrido Moneada, J. Modesto Várela, Delfín 
Rosales, Mario Rivas, Leopoldo Romero, Juan Luis Escalante, José R. Vi- 
vas, Leoncio Colmenares, José A. Molina, Pedro Medina B, Patricio Vivas, 
Raimundo Escalante, Raúl Vivas, Teodoro Zambrano, Leonardo Briceño, 
Ambrosio Medina, Ángel I. Chacón, Juan Medina. 



De Boconó, el 11 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Presento a usted de la manera más cordial mis sinceras felicitaciones 
por su elección a la Primera Magistratura de la República, y hago votos fer- 

52 



410 LA ELECCIÓN 



vientes por que la Providencia lo siga iluminando en todos sus actos públi- 
cos, para bien de la Nación Venezolana, que lo venera y aprecia. 
Su leal amigo y subalterno, 

Marco A. Moros. 



De Puerto Cabello, el 11 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Congratulóme con usted por el acierto que ha tenido el Congreso Nacio- 
nal al elegirlo para regir los destinos de la Patria en el período constitucio- 
nal que empieza. 

Subalterno y amigo, 

José Viltegas Paredes. 



De La Guaira, el 11 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

De paso por Curazao me impuse en el importante e ilustrado periódico El 
Universal, de que el Congreso Nacional en pleno ejercicio de sus atribuciones 
y en sesión pública y solemne, el 3 de los corrientes, lo eligió a usted por una- 
nimidad de votos, Presidente de los Estados Unidos de Venezuela en el perío- 
do de 1915 a 1922. Tan acertada como merecida designación hecha en usted 
por los honorables representantes del Soberano Cuerpo, no ha sido otra 
cosa sino la interpretación fiel del noble sentimiento que palpita vivo en el 
corazón de todos los pueblos de la República, que ven en su elección efectiva 
promesa de grandeza y bienestar para la Patria, asegurando definitivamente 
y de una vez para siempre, el esplendoroso imperio de la Paz. 

Amigo insospechable de usted y servidor firme de la invencible Causa 
de Diciembre, de que es usted Jefe único, al arribar a e3te puerto, lo sa- 
ludo respetuosamente y le presento mis más efusivas y patrióticas congra- 
tulaciones. 
. Su leal amigo, 

Jesús Urdaneta Maya. 



De Valencia, el 11 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como admirador de sus grandes dotes de hombre público, felicito al 
Soberano Congreso Nacional por haberlo nombrado a usted Presidente Cons- 
titucional, para bien de nuestra amada Patria. 

Soy su agradecido amigo, 

Caracciolo Paredes. 



DEL GENERAL GÓMEZ 411 



De La Pascua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

La ciudadanía pascuense, por espontáneo movimiento nacido de su sin- 
cera adhesión al garantizador de la paz e ilustre Caudillo de la Rehabilitación 
Nacional, se dirije a usted para enviarle las más patrióticas congratulacio- 
nes con motivo de su elección para Presidente de los Estados Unidos de 
Venezuela. Quiera Dios inspirar siempre el alma grande y buena de usted 
para que esa elección sea fecunda en bienes para nuestra querida Patria. 

Sus amigos y compatriotas, 

Pablo J. Noguera, Antonio Peraza, J. F. López Bolívar, Nicanor López 
Borges, Presbítero M. E. Liendo B, J. Vargas López, Joaquín Chacín M, 
E. Díaz Ramírez, Vicente González O, B. M. Loaiza, A. Pérez Renjifo, Ru- 
bén Hernández, Rafael Ángel Castillo, J. M. Iztúriz, Juan de J. Vargas 
Ríos, J. A. Espinoza, R. Zamora Gil, Hilario Pedrique, Manuel María Var- 
gas, B. López Belisario, R. Alvarez Romero, P. Chacín, G. Díaz Vargas, 
Francisco Moreno D, E. Ubieda López, Augusto Chacín, Juan Vicente Frai- 
le, Eurique Chacín. 



De Altagracia, el 11 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Presentárnosle ingenuas felicitaciones por la acertada elección que para 
Presidente Constitucional de la República, ha hecho en usted el Congreso 
Nacional. Amantes del orden y de la paz, con la designación de usted para 
regir la República, quedan satisfechas nuestras aspiraciones de ciudadanos 
que confiamos en su palabra de Magistrado y en sus virtudes morales. 

Sus amigos, 

J. E. Del Corral, General N. Arévalo Cedeño, General J. F. Mashado 
Díaz, Doctor Luis R. Morín, M, M. Machado, N. Rodríguez Marrero, J. A- 
Hurtado Ascanio, J. A. Hurtado Mancebo, J. Gustavo Hurtado, Arturo Rodrí- 
guez, Coronel Pedro A. Medina, Miguel G. Liendo,. César B. Hurtado, Luis 
F. Merlo, Coronel J. M. Uzcátegui, R. N Cedeño. 



De Valera, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Felicitóle respetuosameute. Elección en usted recaída afirma paz y en- 
grandecimiento nacional. 

Rafael Terán. 



412 LA ELECCIÓN 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Esta noche un selecto y numeroso concurso de amigos y partidarios de 
usted, encabezados por el Doctor Efraín González y Olivo Murzi, Jefes de la 
Aduana; Coronel Carlos Rangel G, Comandante del Resguardo; General 
Francisco García, hijo, Jefe del Castillo Libertador; Coronel Toribio Pérez, 
Jefe de las fuerzas de la misma Fortaleza; General Manuel M. Molina, Jefe 
del Vigía; General Peoli Sucre, y Doctor Fernando Capriles, Directores del 
Dique y Astillero Nacional; Comandante Pedro Rivero, Encargado de la 
Inspectoría General de la Armada Nacional y los Jefes de los vapores Mi- 
randa, Zumbador, General Salom, Julia y Zamora; General Paulino Came- 
ro, Gobernador de la Penitenciaría del Centro; General Eudoro Bello y Juan 
Casañas, Presidente y Vicepresidente del Concejo Municipal del Distrito; G. 
Pimentel Troconis, Administrador de Correos; Braulio Mercado, Jefe del 
Telégrafo; y la sociedad y pueblo porteños, exteriorizando sus entusiasmos 
por su elección para Presidente Constitucional de la República, ha ofrecido 
una lujosa manifestación partidaria y social que he tenido la complacencia 
de recibir en mi casa, en donde a su nombre y representación la he cumpli- 
mentado debidamente. Es por demás placentero para mí cumplir el encargo 
que me hiciera el oferente de la manifestación, Doctor Julián Mendoza, de 
llevar a conocimiento de usted esta demostración, pues ella viene a decirle 
del regocijo que su elección ha despertado en el corazón de esta comunidad, 
que como la República entera, está convencida de que continuará con pié 
seguro bajo la dirección de usted hacia los altos destinos que le están re- 
servados. 

Cordialmente lo abraza su afectísimo amigo y subalterno, 

Ascanio Galavís. 



De La Pascua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Como leales amigos de usted, nos permitimos felicitarlo igenuamente 
por su exaltación a la Primera Magistratura Nacional, puesto en el cual se- 
guirá usted colaborando por la paz, armonía y bienestar de la familia ve- 
nezolana. 

Sus subalternos y amigos, 

Pablo J. Noguera, V. M. Loaiza. 



De Ciudad Bolívar, el 6 de mayo de 1915, 

Señor General J . V . Gómez. 

Felicito a los pueblos de la República por la elección recaída en usted 
para presidirla cónstitucionalmente en el período de 1915 a 1922. Bien me- 



DEL GENERAL GÓMEZ 413 



recida la tiene usted como Fundador de la paz, progreso y engrandecimiento 
de Venezuela. 

Su amigo, 

Sergio Casado. 



De La Guaira, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Reciba nuestras más calurosas felicitaciones por su elección para Presi- 
sidente de la RePÚbli ca . 



Subalternos y amigos, 



José del C- Gómez é hijo 



De La Villa, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Amigo de usted, por gratitud y por convicciones propias, reciba mi 
abrazo de congratulación en el día en que la República hace justicia a los 
méritos de usted, designándolo con el carácter de Presidente Consti- 
tucional. 

Amigo, 

Abel Guerra. 



De La Victoria, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis felicitaciones por la elección hecha en usted por el Congre,- 
so Nacional, para el alto cargo de Presidente Constitucional de la República. 
Su amigo y subalterno, 

F. Rodríguez T. 



De Barrancas, el 4 de mayo de 1915. ■ 
Señor General J . V. Gómez. 

Satisfechas hoy las justificadas aspiraciones de los pueblos al nombrarlo 
a usted Presidente Constitucional de la República en el período que empieza, 
nos es placentero presentar a usted la manifestación de nuestras ingenuas 
felicitaciones por tan trascendental suceso, venturoso para la Patria, y que 
augura al País un futuro de prosperidad y grandeza. 

Su adicto amigo, 

R. Quirúz Olivera. 



414 LA ELECCIÓN 



De Clarines, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con patriótico entusiasmo celebro su elección para Presidente de la Re- 
pública. 

Reciba mis felicitaciones. 
Su amigo, 

J. M. García Ramírez. 



De San Joaquín, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis felicitaciones sinceras por la elección hecha en usted por e- 
Congreso Nacional, para regir los destinos de la República. 

Su amigo y subalterno, 

Altidoro Rodríguez. 



i* De Guacara, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Nos es muy satisfactorio enviar a usted nuestras congratulaciones muy 
sinceras por el nombramiento recaído en usted para regir los destinos de la 
República en el período constitucional que se inicia. 

Sus adictos amigos, 

F. González Otaiza, Miguel Lacruz, Diego Miguel Vázquez, Agustín Ro- 
dríguez H. 



De San Joaquín, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis felicitaciones. Le desea prosperidad su adicto amigo; 

J. E. Tovar. 



De Guacara, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J .-V . Gómez. 

La Municipalidad que presido tiene a honra y se complace en enviarle 
calurosas y patrióticas felicitaciones, por la justa y merecida elección recaí- 
da en usted para regir los destinos de la República durante el período cons- 
titucional. 
Su amigo, 

José Irigoym, 



DEL GENERAL GÓMEZ 415 



De El Chaparro, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted para regir los destinos de la Nación en el 
nuevo período constitucional, es motivo de júbilo para mí, sectario de la 
Causa Decembrina, lo cual celebro patrióticamente, enviándole mis más 
sinceras felicitaciones. 

Su leal y adicto amigo, 

Tomás Alvarez. 



De Barcelona, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Compláceme enviarle mis patrióticas e ingenuas felicitaciones por su 
exaltación a la Presidencia de la República, ratificándole los compromisos que 
personalmente tengo contraídos con usted. 

Su amigo y subalterno, 

A. Martínez Santaella. 



De Altagracia de Orituco, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Tengo el honor de enviar a usted respetuosas y sinceras felicitaciones, 
por su elección para Presidente de la República, junto con mis votos porque 
un éxito brillante corone sus esfuerzos al frente del Gobierno. Ratifico a 
usted una vez más mi insospechable adhesión a la Causa que preside digna- 
namente, que es la Causa del orden y la paz. 

Afectísimo amigo, 

N. Arévalo Cedeño. 



De Clarines, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Elegido usted para presidir el País, me es grato felicitarlo sinceramente. 
Agradecido amigo, 

F Lusinchi. 



416 LA ELECCIÓN 



De Macuro, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con mis respetuosos saludos presentóle mis sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

Osear León- 



De Altagracia de Orituco, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi lealtad hacia usted, robustecida cada día más por la fortaleza de sus 
virtudes cívicas y mi partidarismo por la Causa de Diciembre, de que es us- 
ted único Jefe, impónenme e] deber de felicitarlo por el acertado nombra- 
miento que en acatamiento de la voluntad popular, hizo en usted el Sobe- 
rano Congreso Nacional. En manos de usted el pabellón de la República 
flota majestuoso y fuerte amparando la paz y el progreso. Abierta la vál- 
vula de las aspiraciones de este Distrito, con usted en la Presidencia de la 
República, me es grato significarle que es grande el entusiasmo que reina en 
esta comarca porque ya ve cercana la hora en que se realizará su supremo 
ideal: vías de comunicación. 

Su amigo y subalterno, 

J. E. Del Corral. 



De Ciudad Bolívar, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con entusiasmo patriótico lo felicito por la merecida elección recaída 
en usted para presidir la República. 
Su adicto y leal amigo, 

Francisco Constanti Gerardino. 



De Ciudad Bolívar, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La elección hecha en usted para presidir los destinos del País, augura 
una era de paz, progreso y armonía en el porvenir de nuestra amada Patria. 
Mis felicitaciones por ello. 

Su amigo y subalterno, 

Tomás Carrasco. 



DEL GENERAL GÓMEZ 417 



De San Antonio de Maturín, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Acabo de llegar de Maturín, vía Caicara, y he sido gratamente informa- 
do de que el Soberano Congreso de la Nación, acatando el querer popular, 
designó a usted para presidir la República en el período constitucional, por 
lo cual envío a usted mis felicitaciones, reiterándole una vez más mi adhe- 
ción política y personal. A sus órdenes. 

Amigo y subalterno,' 

J. Aristimuñó Col!. 



De Irapa, el 4 de mayo de 1915. 
Seijor General J . V. Gómez. 

Al felicitarlo cordialmente por la merecida elección recaída en usted 
para Presidente Constitucional de la República, hago votos por su ventura 
personal y le reitero la sinceridad de mi amistad y adhesión partidaria. 

Su amigo y subalterno, 

Juan Bautista Valarreal. 



De Macuro, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Me congratulo con usted por la justiciera elección que hizo en usted el 
Congreso Nacional para Presidente Constitucional de nuestra Patria. 
Su subalterno y amigo, 

Juan Vázquez Quijada. 



De Macuro, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La oficialidad y tripulación del guardacostas Forzosa, que tengo el ho- 
nor de comandar, únase a mí para felicitar a usted y a la Patria por su 
elección para Presidente de la República. 

Amigo y subalterno, 

Rafael Fuentes. 



53 



418 LA ELECCIÓN 



De Cariaco, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito cordialmente por haber sido elegido para presidir constitu- 
cionalmente la República. 
Amigo y subalterno, 

C. N. González- 



De El Pilar, el 7 de de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como amigos de usted enviamos con orgullo y patriótico regocijo nues- 
tras efusivas felicitaciones, por la merecida elección recaída en el Héroe de 
Diciembre para regir los destinos de nuestra Patria en el actual período 
constitucional. 

Jesús María Piñango, M. Acosta López, F. Incerri. 



De El Pilar, el 17 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Hoy que llega aquí la noticia de haber sido usted elegido Presidente 
Constitucional de la República y como amigo y admirador de sus glorias, 
siento la mayor complacencia en enviarle mis patrióticas y muy sinceras 
felicitaciones. 

Su subalterno y amigo, 

Pantaleón Figaeroa. 

Fechado el 15 en Guanoco. 



De Siquisique, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Elementos de paz y de progreso, amparados por las ejecutorias brillan- 
tes de la Causa y de usted, su Jefe y Conductor, celebramos complacidos su 
exaltación a la primera Magistratura Nacional y le ratificamos nuestros 
anhelos porque su administración deje huella de bienes en la conciencia del 
País y sea la prolongación feliz de sus fecundas labores realizadas en bien 
de Venezuela. 

Soldados de vanguardia en el esfuerzo propio, sabremos corresponder a 
sus ideales en toda hora y responder a su vez con la palabra de los leales : 
¡ Firmes ! 

Somos sus amigos y servidores, 

Fermín Dorante, Juan B. Yanes, Sabás Arráez R, Edmundo Ramón L, 
Ramón Lacruz, Zacarías Gutiérrez P, Luis Reyes, Ramón Arráez R, M. 



DEL GENERAL GÓMEZ 419 



Castillo Amengual, Roberto Ponce, Félix M. Díaz, Julio Dorante, Antonio 
J. Jiménez, Abelardo Gutiérrez h, Alejandro Bolívar, Hermes Dorante, 
Andrés Rafael Castillo, Daniel Bello. 

Fechado ayer en Aguada Grande. 



De Bobures, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La noticia de la elección de usted para ejercer la Suprema Magistra- 
tura de la República, ha sido recibida en esta importante región del Estado 
con entusiasmo patriótico, porque ella es nuncio de ventura nacional y ga- 
lardón justamente tributado a sus grandes virtudes públicas y privadas. 
Amigos de usted, lo felicitamos calurosamente por la merecida distinción 
que el Soberano Congreso de la República le ha discernido. 

Ulises Farías, Horacio Olivero, Rosendo Pina, Juan P. Laviera, F. Ba- 
rroso, Alberto Pérez P, L. A. Pulgar Faría, Luis F. Oliveros, Francisco 
Estrada, Enrique Ollarves, Eduardo Pérez P, Carlos Piza, Rene Pinero, 
Joaquín Olivares, Arístides Carroz, Heraclio Núñez, Julio A. Faría, Juan 
Pina, Miguel A. Urdaneta. 



De la Concepción, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sus más adictos amigos enviamos a nuestro Jefe único nuestras más 
sinceras felicitaciones, por el honroso cargo que el Soberano Congreso de la 
Nación le ha confiado, pues así los pueblos y sus amigos seguirán disfru- 
tando una paz estable en nuestra República. 

Subalternos y amigos, 
Pedro G. Paredes, Héctor Casique, C. A. Colmenares, César A. Rincón, 
Francisco Silva, José E. Ríos, J. Nevado, Roberto Gutiérrez, Rafael Urda- 
neta, José de la R. Pérez, Noé Efraím Moleiro, Ramiro Villasmil, Camilo 
Rincón, E. Pérez, Porfirio Pérez, Octavio Muñoz, Eduardo Carroz, Luis 
Sánchez, Benjamín Rincón. 



De Quíbor, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección que el Congreso acaba de hacer en la persona de usted, para 
presidir los destinos de la República, ha tenido en nosotros grata resonancia, 
porque ella significa la paz sostenida por el prestigio de su nombre. 

Admiradores de usted, sostenedores de la Causa de Diciembre y obre- 
ros del trabajo, le enviamos nuestras congratulaciones. 

Atentos amigos, 

Pedro Bereciartu, Feliciano Lara, Hermecio Alvarado, Pablo Valle, R. 



420 LA ELECCIÓN 



Al varado T, Daniel Graterón, José Rivero Unda, R. Alfonzo Al varado, 
Luciano Cambatti, M. I. Bereciartu, Gabriel Jiménez, Juan Ramón Valen- 
zuela, Carlos Jiménez G, Félix Francisco Pérez, R. Colmenares, Rafael 
Ceballos Rivero, D. Agüero, R. Cortéz Jiméz, Atahualpa Goyo, Jacinto Lis- 
cano G, Félix F. Rodríguez, R. Medina R, R. Bereciartu, Ezequiel Silva 
P, Felipe Unda, Juan María Jiménez, Alfredo Benítez López. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Inspirados por un sentimiento de orgullo, llevamos a usted, nuestro 
querido Jefe, el abrazo sincero de la más calurosa felicitación, por la justa 
cuanto merecida elección de los pueblos de la República para que sea usted 
el que dirija nuestros destinos en el período constitucional que se inicia. 

Usted, militar de grandes energías, y de inspiradas iniciativas, ciu- 
dadano de recto juicio, es el llamado a hacer seguir por la amplia vía del 
progreso, a estos pueblos que ven en usted el firme sostén de la paz y de 
su bienestar. Nosotros, llenos de regocijo, abrigamos en usted las más li- 
sonjeras esperanzas. 

Somos su subalternos y amigos, 

Coronel Cornelio Vega; tenientes coroneles : F. Crespo Ángulo, Manuel 
Gámez, Juan A. Matute; capitanes : Santos M. Rausseo, Herminio Sánchez 
A, Jacinto Salcedo, tenientes; G. M. Reyes Zumeta, Raúl Rodríguez, F. Ven- 
tura Pastrán, Obduulio Corredor, Ramón Salas, Félix Mora, Cecilio Segó- 
via y Claudio Macure; subtenientes : G. V. Ocanto, Carlos Sayago, Miguel 
Moreno, Manuel Gamboa, Carlos Sánchez, Aurelio Castillo y Joaquín Afa- 
nador. 



De San Cristóbal, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Empleados del Telégrafo en la Sección Táchira, felicitárnosle efusiva- 
mente por su elección para Presidente Constitucional de la República. 

Adictos amigos, 

López R, J. Ortega C, Carlos E. Delgado, J. B. Franco, Luis Navea, 
J. Matamoros, Julio Gómez, Federico Pardi S, Ignacio Duque, Curiel Mon- 
zón, César Suárez, Julio Simancas, J. Urrutia P, Simón Angarita B, E. 
Urrutia P, Amando Ochoa, Justo Bauste Mavares, Julio Gómez H, Ernes- 
to Ferrer N, Francisco Colmenares, P. F. Arrieche, Ignacio Matamoros y 
M. A. Franco. 



DEL GENERAL GÓMEZ 421 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Los suscritos, amigos insospechables de usted, felicitárnosle ingenua- 
mente por su exaltación a la Presidencia Constitucional de la República. 

Que Dios guíe sus actos de gobernante en esta- nueva era de engrande- 
cimiento para Venezuela, son nuestros más fervorosos deseos. 

Subalternos y amigos de usted, 

Francisco Valera, José Orángel Beaicse, Fermín Alesard, Filinto 
Barrios. 



De Puerto Cabello, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Satisfechas nuestras aspiraciones patrióticas por el resultado de la 
elección hecha por el Congreso Nacional y recaída en usted para Presidente 
Constitucional de la República, cúmplenos, como fieles partidarios de la 
Causa de Diciembre, felicitar a usted por tan justa como honrosa designa- 
ción, pues bajo su progresista dirección llegará nuestra querida Venezuela 
al pináculo del progreso en el concierto universal. 

De usted subalternos y amigos, 

Eudoro Bello, Miguel Landaeta. 



San Fernarndo de Atabapo: 10 de junio de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. , 

Caracas. 

Respetado General y amigo: 

Por la prensa de esa capital he venido en conocimiento de la honrosa y 
alta designación hecha en usted por los representantes de la Nación, para 
regir los destinos de ésta en el período constitucional ; designación que 
acusa una gran dosis de serenidad cívica, por parte del Congreso Nacional, 
que premia una vez más los eximios merecimientos de usted, y sus nobles 
esfuerzos en favor de la paz y del progreso de la República. 

Como amigo de usted lo felicito y felicito a Venezuela, pues abrigo la 
firme convicción de que usted hará hoy más que nunca, efectivas las prac- 
ticas que integran el programa de Diciembre ; y como hombre de trabajo, 
me felicito encarecidamente, porque veo de ese modo asegurada la paz en 
Venezuela y reanudado de manera indestructible el hilo de las instituciones 
nacionales. Sírvase pues, aceptar mis parabienes muy sinceros. 

Soy su adicto amigo, 

Tomás Funes. 



422 LA ELECCIÓN 



De Acarigua, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En nuestra condición de patriotas y amigos y partidarios de usted, cele- 
bramos con sincero aplauso el acto de estricta justicia efectuado el 3 por el 
Soberano Congreso de la Nación, designando a usted para presidir la Repú- 
blica en su actual período constitucional, acto este que involucra para 
Venezuela una era luminosa de efectivo progreso en el seno augusto de la 
Paz y del Trabajo, que usted, como consecuencia necesaria de su acendrado 
amor a la Patria, ampara y protege firmemente. 

Sírvase aceptar, señor General, nuestras personales y respetuosas feli- 
citaciones. 

Sus adictos amigos, 

José Manuel Cabrera, Jaime Cazorla, J. de D. López U, Miguel Cortés, 
J. M. Gil, Osear M. Casal, M. Barragán Calles, José A. Mayz, C. Escalona^ 
J. Antero García, Ángel R. Bustillos, José T. Duín, Ramón Troconis, Luis 
Febres Cazorla, G. Peña, Vidal Sandoval. 



De Barquisimeto, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección que el Soberano Congreso acaba de hacer en usted para 
presidir los destinos de la República en el período constitucional, satisface, 
por acertada, las aspiraciones populares y colma los anhelos de los que tene- 
mos la convicción de que es sólo usted, nuestro Jefe único, el llamado para 
tan alto puesto, porque así garantiza para con la Patria y con la Causa el 
hermoso programa del 19 de Diciembre. 

Al enviarle con tal motivo nuestras muy cordiales felicitaciones, una vez 
más nos ofrecemos de usted, partidarios, amigos y subalternos, 

Pedro Bereciartu, Pablo Emilio Ceballos, Luciano Sgambatti. 

Fechado en Buena Vista. 



De Guama, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Acaba de llegarnos la trascendental noticia de haber sido usted elegido 
Presidente de la República para este período constitucional. 

" Nunca mejor confiados a manos expertas los grandes y sagrados intere- 
ses de la Nación. El Congreso Nacional ha sido fiel intérprete de la voluntad 
de los pueblos de Venezuela, que si no se desbordó en entusiastas aclama- 
ciones públicas postulando la candidatura de usted, fué por respetar los ■ 
deseos de usted, consignados en su notable circular dirigida a sus amigos de 
los Estados. 

Reciba, pues, nuestras entusiastas felicitaciones y nuestros votos porque 



DEL GENERAL GÓMEZ 423 



este período constitucional bajo su acertada dirección, sea fecundo en bienes 
para la Patria y en gloria legítima para usted. 
Su amigos, 

M. A. Lizarraga, Luis Lizarraga. 

Fechado hoy en San Pablo . 



De Bobures, el 1 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V . Gómez. 

La Representación Nacional ha acatado el querer de sus comitentes y 
ha nombrado a usted Presidente Constitucional de Venezuela. El hombre 
que es egida del Derecho, símbolo de unión y progreso y baluarte inexpug- 
nable de la paz fecunda y estable de que goza el País, bien merece ese home- 
naje que la gratitud nacional le ha discernido por medio de sus Represen- 
tantes en el Congreso de la República, y nosotros nos congratulamos por 
tal distinción, hecha a usted, nuestro Jefe único, y le enviamos nuestro 
saludo de felicitación por tan magno acontecimiento. 

Carlos Pina M, Horacio Oliveros, Adolfo E. Carroz, A. M. Villalobos. 
Sabás Rojas U, Benjamín Finol L , J. R. Milano, Rosendo Pina. 



De Urachiche, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El pueblo urachicheño, desbordante de júbilo patriótico, acoge la noticia 
de haber sido usted elegido Presidente Constitucional de la República. Por 
deber y por justicia, a usted y no a otro tocaba regir los destinos públicos 
en esta nueva era, que llena de halagos y promesas empieza hoy para 
la República; y es por ello que esa elección recaída en usted, que bien ha 
sabido llevar el hermoso estandarte déla Rehabilitación, radiante estrella 
del crédito nacional, satisface la voluntad unánime del pueblo venezolano. 
Dígnese aceptar nuestras congratulaciones. 

Sus adictos amigos, 

A. M. Pérez, V. M. Jiménez, Eudomario Rodríguez, J. Dolores Jimé- 
nez, J. L. Lalíndez L, Aureliano Escudero, Aníbal Ramírez, C. Amache 
M, J. P. Reyes Zumeta, Eugenio Jiménez, Ricardo Gainza, Nicolás Gra- 
nado, E. Landines L, P. P. Heredia A, Carlos José Paira, F. J. Lucena, 
Eloy B. Alvarado, Francisco Hernández, Francisco Luna, A. M. Abreu. 



424 LA ELECCIÓN 



De Dabajuro, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Envióle respetuosas y sinceras felicitaciones por acertada y merecida 
elección Presidencia de la República. Congratulóme. 

Luisa I. de González R. 

. Administradora de Correos. 



De Maracaibo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Muy complacido por la merecida elección de usted para Presidente 
Constitucional de la República, le envío mis más sinceros parabienes. • 

Su agradecido amigo, 

Reinaldo García V. 



De Duaca, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La eleción de usted para Presidente Constitucional de la República, sa- 
tisface íntimamente la opinión del País, porque con usted están asegurados 
el orden y el bienestar nacional. Tan trascendental suceso me colma de 
regocijo, porque es un triunfo insólito de la Causa Rehabilitadora, a la cual, 
al lado de usted, como mi amigo y Jefe Único, sirvo con cariño y decisión. 
Por tanto, sírvase aceptar mi patriótica felicitación. 

Su adicto amigo, 

R. A. Vázquez. 



De Ocumare de la Costa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Su elección para Presidente Constitucional de Venezuela en el período que 
comienza, es motivo de justo regocijo para todo corazón patriota y de ínti- 
ma satisfacción para sus amigos, que vemos en usted al glorioso Caudillo que 
el memorable 19 de Diciembre abrió las válvulas del progreso y engrandeci- 
miento de la Patria al mismo tiempo que la guió por la bendecida senda de 
la paz que ha sostenido usted con su potente brazo, para bien de los venezo- 
lanos. 

Reciba General la sincera congratulación de sus adictos amigos, 
L. Silva Rojas, E. Parejo, R. Fonseca, hijo, J. B. UrdanetaG., E. Del- 
pino, F. Delpino, F. Fonseca, Julio López A, Juan Bautista Cróker, Antonio 
Dolande, Lorenzo D. Benítez, Pedro D. Rangel, Gabriel F. Palma, Eusta- 
quio Gómez, Joaquín Campo F, Sebastián Escadom, Alberto Bearraza, Ca- 



DEL GENERAL GÓMEZ 425 



simiro Medina, Renato Machado, Miguel J. Campos, Juan Lugo, Antonio 
Pereira, Cirilo Arévalo, Luis Jiménez Liscano, José Antonio García, S. Flates, 
Ildelfonso Machado, Gabriel Monasterios, F. García C, Pilar Jiménez Rojas, 
J. R. Milano, Alejandro España, Sebastián España. 



De Ciudad Bolívar, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Los miembros del Poder Judicial del Estado Bolívar que suscriben, pre- 
sentan a usted sus felicitaciones por su exaltación a la Presidencia Constitu- 
cional de la República. 

Amigos y compatriotas, 

Cipriano Fry Barrios, H. Machado, José F. Ochoa, J. Pérez Veracoechea, 
A. García Romero, Luis Acevedo Itriago, E. Núñez Machado, Francisco 
Deinfoy, Emilio C. Santodomingo, J. Gabriel Machado, E. J. Montes Dávi- 
la, P. Núñez Marrón, G. Manzanéela Anzola, Félix Grillet, Pedro Manuel Ira- 
di, César Grillet, J. M. Ortega. 



De Macuro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .1. V . Gómez. 

Fiel intérprete de unánime opinión, el Congreso lo ha designado a usted 
para Primer Magistrado de la Nación, como garantía de paz y engrandeci- 
miento de la República. 

Como amigo leal de usted, envióle mis más sinceras felicitaciones. 

Eduardo Sánchez. 



De Ciudad Bolívar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección de usted para regir los destinos de la República, garantiza la 
paz y el progreso de nuestra Patria. Adicto amigo de usted y leal servidor, 
le presento mis patrióticas felicitaciones. 

Su amigo, 

José A. Páez. 



De Salina Rica, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Apreciado Jefe y amigo: 

La' elección hecha en usted por el Soberano Congreso de Venezuela para 
• 54 



426 LA ELECCIÓN 



la alta Magistratura de la República, ha satisfecho no solamente las justas 
aspiraciones de los que somos sus amigos de corazón y fervientes admirado- 
res de la Gran Causa de Diciembre, de la que es usted Conductor, sino que 
ha interpretado fielmente los deseos y sentimientos de todos los hijos de la 
Patria, que ven en usted al verdadero autor del engrandecimiento que ha 
alcanzado el País en estos últimos tiempos, y al hombre austero y competen- 
te para continuar el curso de la gran obra de progreso y garantizar una paz 
efectiva y duradera. 

Con nuestras más efusivas congratulaciones nos suscribimos de usted 
amigos y subalternos, 

J. Linares. 
Celio Arando. D. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Complázcome como su decido amigo y subalterno, en enviarle mis más 
calurosas felicitaciones por la muy merecida elección que ha hecho en usted 
el Congroso de la República; Venezuela, unánimemente debe estar expan- 
cionada por este trascendental acontecimiento que representa el triunfo de 
las aspiraciones populares y envuelve la más legítima esperanza para el por- 
venir de la República. 

Lo saluda su amigo y subalterno, 

Julio J. Farías. 



De La Cañada, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Gobernación de este Distrito y demás empleados, celebran con inusi- 
tado entusiasmo su exaltación a la Primera Magistratura de la República. 

Rafael Sánchez Quintero. 



De Coro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La elección recaída en usted para regir los destinos de nuestra amada 
Venezuela, es una garantía de paz, progreso y bienestar patrio. 

Yo me uno a la mayoría de todos los venezolanos bien inspirados, envián- 
dole mis votos por su felicidad. 

Su leal subalterno y amigo, 

Juan Sierraalta Tinoco. 



DEL GENERAL GÓMEZ 427 



De La Ceiba, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Es motivo de verdadera complacencia para sus amigos de esta locali- 
dad, la grata noticia de haber sido usted elegido Presidente Constitucional 
de la República. 

Por tan fausto acontecimiento, me permito enviarle mis más ingenuas 
felicitaciones, como verdadero sectario de la Causa. 

Su amigo y subalterno, 

Rafael M. Pérez. 



De San Felipe, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Me congratulo con usted por el acertado y merecido nombramiento re- 
caído en usted, pues así quedamos satisfechos los venezolanos amantes de la 
paz, del trabajo, prosperidad y bienestar de nuestra Patria; y yo, uno de 
ellos, yaracuyano, tal vez el más humilde, me siento emocionado de contento 
por que ha sido usted elegido Presidente Constitucional de la República, 
pues sólo así continuará conduciéndonos la obra de Diciembre por el camino 
glorioso por donde nos guía, dándonos honra, crédito y civilización. 

Reciba, pues, esta espontánea como sincera manisfestación, como una 
prueba de cariño de quien ha sido y es su amigo, 

F. S. Colmenares Lara. 



De San Cristóbal, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Soberano Congreso Nacional, al elegirlo a usted para Presidente 
Constitucional de la República, ha interpretado fielmente la voluntad de los 
pueblos y por este motivo todos sus amigos estamos de plácemes. 

Lo felicita cordialmente su adicto amigo, 

Julio Bauste. 



De Escuque, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Impuesto patrióticamente de que el Congreso Nacional lo ha elegido para 
presidir los destinos de la Patria, en el presente período constitucional, uno 
mi voz al concierto general de la República, que cifra en su Gobierno halaga- 
doras esperanzas para el engrandecimiento nacional, para presentarle mis 
ingenuas felicitaciones. 

Su adicto amigo y subalterno, 

Francisco A. Colmente$. 



428 LA ELECCIÓN 



De Bobures, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Soberano Congreso de la Nación, acaba de sancionar con su voto 
unánime el querer del pueblo venezolano, con la elección de usted para Presi- 
dente Constitucional de Venezuela. 

Su actuación en tan alto cargo, representa unión, paz y concordia nacio- 
nales, inculcándose en ella, como la más alta presea del patriotismo, el futuro 
engrandecimiento de la Patria. 

Lo felicita respetuosamente su subalterno y amigo, 

Ulises Farías. 



De San Antonio del Táchira, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis sinceras y francas felicitaciones. 
Su amigo y subalterno, 

César E. López U. 



De Bobures, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Saludólo y felicitólo por la elección presidencial. 
Amigo, 

Adolfo E. Carroz. 



De San Cristóbal, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Elección de usted para Presidente de la República, interpreta cabalmente 
la voluntad popular, nunca como hoy mejor inspirada en bien de la Patria. 
Felicitólo respetuosamente. 

Amigo, 

L. Sánchez Espinosa. 



De Valera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Los amigos de usted estamos de plácemes; su exaltación a la Presiden- 



DEL GENERAL GÓMEZ 429 



cia de la República quiere decir paz y progreso. Me congratulo con usted y 
con el pueblo venezolano. 
Su adicto amigo, 

Mario Scrochi. 



De San Cristóbal, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Complacido como el que más por la elección que el Congreso ha hecho 
en usted, le envío mis más cordiales parabienes. 
Su leal amigo, 

Alejandro Vargas. 



De Valera, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como amigo de usted me siento feliz en el día de hoy, al saber la grata 
noticia de su designación para presidir los destinos de nuestra querida 
patria. 

Sírvase, pues, querido Jefe, aceptar mis sinceras felicitaciones y una 
vez más mi adhesión sin límites. 

Su amigo y subalterno, 

Julio Olivar. 



De El Pao, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Admirador de sus virtudes republicanas, felicitólo respetuosamente po r 
su exaltación a la Primera Magistratura de la República. 
Adicto amigo, 

Eugenio P. Pinto. 



De Betijoque, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Poseído del más legítimo orgullo como leal subalterno de usted y lleno 
de sincero regocijo como su verdadero amigo, permíteme enviarle respetuo- 
sas felicitaciones por merecido acto de justicia, sancionado por el Congreso 



430 LA ELECCIÓN 



Nacional, confiando a su reconocida probidad la dirección de los sagrados 
destinos de la Patria, encauzados por la ruta brillante que usted le trazó. 
Su amigo y subalterno, 

Jesús Rueda. 



De Bejuma, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como amigo de usted me siento orgulloso al felicitarlo por la designa- 
ción recaída en usted para regir los destinos de la Patria. 
Su subalterno y amigo, 

Cirilo Jaspe. 



De Bejuma, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Gratitud, afecto y compromisos políticos con usted me proporcionan la 
satisfacción de felicitarle en esta hora suprema de intensa alegría para los 
que tenemos el honor de haber sido en todas épocas y en todos momentos 
sus leales amigos, y para la Patria que ve en usted su legítima y única ga- 
rantía de bienestar y prosperidad. 

Soldado disciplinado de la Causa de Diciembre, seguiré a usted como 
hasta hoy, donde quiera que las circunstancias lo demanden. En este cami- 
no de honradez y de lealtad política, me hallarán siempre todos cuantos quie- 
ran perturbar la paz pública. 

Su amigo y subalterno, 

E. Rivas R. 



De Valencia, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Como miembros del Concejo Municipal de este Distrito, y, al mismo 
tiempo, como ciudadanos patriotas, celebramos de todas veras la elección 
que acaba de hacer en usted el Congreso Nacional para regir los destinos de 
la República en el presente período constitucional. 

Rodeado su nombre benemérito del prestigio nacional, es suficiente pa- 
ra lograr conservar en el poder, apoyado por la opinión pública, el don pre- 
cioso de la paz y demás bienes administrativos que producen el bienestar de 
las naciones; el fausto suceso de su elección para Presidente Constitucional 
de la República, es indudable que habrá de llevar a todos los gremios socia- 
les la tranquilidad y la confianza necesarias en los negocios y demás activi- 
dades de la vida de los pueblos. 



DEL GENERAL GÓMEZ 431 



Es por ello, General, que gratamente nos congratulamos con el país, y 
presentamos a usted nuestras respetuosas felicitaciones. 

Juan T. Branger, Presidente; H. Pérez Vera, Primer Vicepresidente; 
Antonio Lima A, Segundo Vicepresidente; Pacifico Marvez, Síndico Procu- 
rador; Vocales, Guillermo Degwitz, L. D. Berrizbeiüa, Luis Bouquet; A. Cal- 
zadilla Paredes, Secretario Municipal. 



De Ocumare, el 4 de maya de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

El Concejo Municipal del Distrito Lander, presenta a usted sus patrió- 
ticas y efusivas congratulaciones, por su exaltación a la Presidencia Cons- 
titucional de la República. 

Nunca fué más feliz y unánime el querer del pueblo venezolano, que eli- 
giéndolo a usted para regir sus destinos en un período que ha de ser fecundo 
y próspero para la Nación. En esta ocasión renovárnosle nuestras protestas 
de amistad y adhesión partidaria. 

R. Loreto Vautrai, Alejandro Agudelo P, J. B. Rodríguez, E. F. 
Gondelles, R. E. Matamoros Reverán, Manuel L. Rodríguez, R, Tirado 
Arroyo. 



De Guama, el 21 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El último en felicitarlo por la acertada elección con que recientemente 
lo ha distinguido el Congreso Nacional, puedo hoy vanagloriarme de haber 
sido el primero que en esta región proclamó su nombre como Presidente 
Constitucional de la República, porque he considerado siempre que es al 
amparo de sus levantados propósitos patrióticos como Magistrado, como 
quedarán por siempre proscritas del territorio nacional las criminales mon- 
toneras fratricidas; protegida la Iglesia en sus civilizadoras y sagradas ins- 
tituciones y garantizados por todos los venezolanos sus derechos ciudadanos 
en los caminos de la ley, la unión y el trabajo. 

Acepte mi sincero abrazo de congratulación. 

Su afectísimo amigo, 

Presbítero R. Chirivella León. 



De Caracas, el 19 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Procedente de Agua Clara y de paso por Carúpano, impúseme de la elec- 
ción de usted para regir los destinos de la República, por la cual felicitólo 



432 LA ELECCIÓN 



cordial y respetuosamente, lo que no había hecho antes esperando llegar a 
ésta. 

Subalterno y amigo, 

Carlos Hernández S. 



De Sabaneta de Coró, el 19 de mayo de 1915 
Señor General J. V. Gómez. 

Al experimentar íntima satisfacción por su exaltación a la Presidencia 
de la República, felicitólo cordialmente. 
Su amigo, 

Guillermo Cuartín. 



De Palmira, el 21 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Congratulóme por su elección para Presidente de la República. Felicito 
a Venezuela. 
Amigo, 

Tomás Quintero. 



De Irapa, el 19 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. "i 

Con la misma cordialidad que siempre ha caracterizado mis actos para 
con usted, felicitólo hoy por su elección para Presidente de la República y 
hago votos por su ventura personal. 

Su amigo, 

Juan Bautista Córcega. 



De Cumaná. el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Hoy que el querer unánime de la mayoría del pueblo venezolano, por 
medio de los legítimos representantes, lo ha elegido a usted Presidente Cons- 
titucional de la República, me permito enviarle mis respetuosas felicitacio- 
nes de leal subalterno y decidido servidor. 

N. Quinto. 



/ 



BEL GENERAL GÓMEZ 438 



De Cumaná, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

El Congreso Nacional, al elegir a usted Presidente de la República, sa- 
tisface el anhelo de Venezuela de ver consolidada su obra y asegurado su por- 
venir; y los que rendimos a usted culto humilde, pero constante y firme, re- 
bosamos de entusiasmo y alegría. 



Mis respetuosas felicitaciones. 
Su amigo admirador, 



Juan Arráiz. 



De Cumaná, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Muy respetuosamente le presento mi sincera felicitación por la elección 
del Congreso Nacional recaída en usted para Presidente Constitucional d e 
la República. 

Su respetuoso y adicto amigo, 

M. J. Carreño. 



De Cumaná, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Consecuente amigo "de usted y la Causa, felicitólo cordialmente. 

Paco Damas Blanco. 



De Cumaná, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V_. Gómez. 

Soldado incondicional de la Causa de Diciembre y amigo decidido de us- 
ted, lo felicito con entusiasmo partidario por la sabia elección del Soberano 
Congreso, que interpretante fielmente los sentimientos del pueblo venezola- 
no, lo ha elegido a usted para poner sobre sus hombros la suerte de la 
patria. 

Yo, que me creo el último de sus subalternos, pero leal como el que más, 
reiteróle nuevamente mis protestas de adhesión, ofreciéndole que ayer como 
hoy, me verá firme en las filas déla grandiosa Causa que reconoce a usted co- 
mo único Jefe. 

Soy su amigo, 

José M. García Ch. 

55 



434 LA ELECCIÓN 



De Cumaná, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

La elección de usted para regir los destinos del país en el período cons- 
titucional de 1915 a 1922, llena las más grandes aspiraciones de todos los ve- 
nezolanos de buena fe. 

Su amigo verdadero, 

J. Toro Manrique. 



De Cumaná, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Amigo y subalterno suyo, a las órdenes del general González, en servi- 
cio militar, y dispuesto a probarle siempre mi decisión y lealtad, su elección 
entusiasmó mi partidarismo, porque ella es un triunfo para la Causa. 

Su amigo y servidor, 

A. López Baralt. 



De Cumaná, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

De plácemes está la Causa Rehabilitadora por la merecida elección de 
usted, su esclarecido Jefe, para Presidente Constitucional de la República, e 
íntimamente estamos complacidos sus leales amigos y servidores, porque esa 
elección satisface las justas aspiraciones del patriotismo y es garantía de 
orden, ,paz y progreso, para nuestra amada Venezuela. 

Dígnese recibir mis cordiales congratulaciones . 
» Su adicto amigo, 

Luis M. Rodríguez. 



De Cumaná, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Celebramos con patriótico regocijo la elección que el Congreso Nacional 
ha hecho en usted para presidir la República, en el período constitucional y 
a la vez le reiteramos el concurso ingenuo de nuestra adhesión política y per- 
sonal. 

José F. Bruzual, Alejandro Villanueva, J. V. Rodríguez Valdivieso, J. 
Rafael Rojas, Luis Martínez Sisares, Jesús A. Guerrero, Francisco B. Aguí- 



DEL GENERAL GÓMEZ 435 



larte, Mariano Rodríguez, Octavio Rafael Neri, L. Palacios Benítez, Simón 
F. Pizzorno, Rafael A. Várela, Miguel Alvarado Mendoza, R. A. Mago, Pe- 
dro E. Cova, E. Espín Marcano, Carlos M. Espín, P. Mendoza Sanabria. 



De Cumaná, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. '^ 

Me congratulo con usted por la elección para presidir los destinos de la 
República en el período constitución ni. Venezuela, agradecida de quien le 
ha dado paz y progreso, en acto solemnemente constitucional, le ha probado 
su gratitud. 

Su amigo, 

José R. Arias. 



De Cumaná, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Estoy muy contenta por la elección de usted y al felicitarlo, pido a Dios 
- le dé muchos años de vida. 
Su amiga, 

Dolores de Morales. 



De Cumaná, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba sincero abrazo de felicitación de su adicto am'go, 

José Oraa. 



De Cumaná, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. !"-- 

Al salvador del honor y dignidad nacional, le saluda su amigo y subal- 
terno, 

A. Flores Arias. 

Fechado en Salinas de Coche. 



436 LA ELECCIÓN 



De Cumaná, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito muy cordial y respetuosamente por la merecida elección he- 
cha en usted para Presidente de la República. 

Su adicto amigo, 

Eleuterio García. 



De Cumaná, el 3 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

El Congreso Nacional, al elegirlo a usted por unanimidad de votos Pre- 
sidente Constitucional de la República, ha dejado satisfecha la aspiración de 
los pueblos y los deseos de sus amigos y partidarios. Sírvase aceptar nues- 
tras entusiastas felicitaciones. 

Sus amigos, 

R. Reyes Gordón, Francisco Aguilarte, Luis Fernández B, Manuel Sil- 
veira, Ramón Bruzual, José M. Forjonel, Pedro E. Marcano, J. A. Bruzual 
Fernández. 



De Cumaná, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Con la íntima satisfacción del partidario leal, del soldado que lucha por 
la exaltación de su Jefe, así he celebrado entre el regocijo de Cumaná la no- 
ticia esperada con fé, por ser el triunfo del voto nacional: la elección de us- 
ted para Presidente Constitucional de la República; y es con tan fausto mo- 
tivo que elevo hasta usted mis respetuosas felicitaciones desde esta tierra 
ilustre en donde sirvo a la Causa Rehabilitadora, teniendo como bandera el 
nombre glorioso de mi Jefe y como ejemplo sus brillantes esfuerzos por la fa- 
ma y prosperidad de Venezuela. 



Su adicto amigo y subalterno, 



F. J. Meléndez. 



De Higuerote, el 4 de mayo de 1915. 



Señor General J. V. Gómez. 



Con entusiasmo hemos recibido la grata noticia de haber sido usted ele- 
gido por el Congreso Nacional para regir I03 destinos del País. Como ami- 



DEL GENERAL GÓMEZ 437' 



gos que somos de usted, nos congratulamos efusivamente por tan trascen- 
dental acontecimiento. 

Sus adictos amigos, 

Francisco Cárdenas, Rafael A- Maya, Daniel A. Silva. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

A nombre de los laboriosos moradores de la Parroquia San Juan y en el 
nuestro, le enviamos, llenos de justo regocijo, nuestras más ingenuas 
congratulaciones, en este día en que Venezuela asienta sobre bases incon- 
movibles el triunfo definitivo de sus anhelantes aspiraciones. 

Somos de usted subalternos y amigos, 

Pedro R. Agélviz, Pedro P. Serrano Ortiz, José A. Puche, Federico R. 
Matheus, Bernardo Márquez, Juan S. Rodríguez, presbítero C. J. Rodríguez 
Manuel Urdaneta, H García Méndez. 



De La Guaira, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

En este momento el pueblo celebra alborozado la elección hecha por el 
Soberano Congreso, recaída en usted para regir los destinos de la Repúbli- 
ca en el nuevo período constitucional. 

Lo felicitan patrióticamente, sus leales amigos, 

Espíritu S. Mendoza, Rafael Villasana, A. Colina Casanova, Lorenzo 
Hernández, José Miguel Donates, José Alcántara Ravelo, Fermín Regaño, 
Jesús Aníbal Donates, Ramón L. Urbano, Baute Osío, José M. González Sil- 
va, Tomás González, Luis Domínguez E, Francisco Echeverría, Castor Pe- 
ña, Rafael Delgado Travieso, G. Simón, B. Echeverría, Miguel Tovar Me- 
dina, Alberto B. Osío, Cruz García, Francisco Luis Urbano. 



De La Guaira, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional ha refrendado debidamente el querer del pueblo 
venezolano al elegir unánimemente a usted Presidente de la República, pa- 
ra este período constitucional. Tan merecida como simpática elección es 
motivo de regocijo nacional; y por eso, nosotros que somos sus respetuosos 
amigos y subalternos, enviamos a usted, poseídos del mayor entusiasmo, 
nuestras patrióticas y cordiales felicitaciones. 

Rafael M. Velazco B, Antonio R. González, |N. Fernández Hurtado, 



438 LA ELECCIÓN 



Isaías Bustamante, A. Alfonzo, E. Masiani, Domingo Hernández F, Ángel 
María Gámez, C. Badillo, Pedro A. Jiménez G, Pedro L. Betancourt Su- 
cre, Guillermo Vegas V, Luis Trujillo Palacio, A. M. Márquez, M. Julián 
Ugueto, Augusto Santi, Numa P. Osuna, hijo, Antonio Gonel, B. Busta- 
mante M, José A. Gonell, Domingo A. Olavarría, F. Carrillo B. 



De Charallave, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como leales y decididos partidarios de la Causa Eehabilitadora y ami- 
gos de usted, su Jefe único, le enviamos nuestra cordial y respetuosa feli- 
citación por la alta, honrosa y merecida designación con que lo ha distin- 
guido el voto unánime del pueblo, por medio de sus fieles mandatarios. 

Subalternos y amigos, 

J. García, D. Beltrán Guerra, J. M. Benavides Ponce, C. Beltrán G. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Llenos de patriótico entusiasmo, elevamos hasta usted nuestras respe- 
tuosas felicitaciones. 

El Congreso de la República, al elegir a usted Presidente Constitucional 
de Venezuela, ha interpretado fielmente y satisfecho las legítimas aspiracio- 
nes del País. 

Subalternos y amigos, 

Francisco J. Jiménez Gómez, C. E. Power Grillet, Perfecto Crespo A, 
José Antonio Mora. 



De Tovar, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nos congratulamos con usted y lo felicitamos por la elección que, hacién- 
dose intérprete del sentimiento público, ha hecho en usted el Soberano Con- 
greso de la Nación para presidir nuestros destinos en el presente período 
constitucional, y felicitamos también al pueblo venezolano, para quien su 
elección es promesa segura de su porvenir brillante; de que la paz, pródiga 
en bienes para la Patria, implantada por usted, el glorioso 19 de Diciembre, 
continuará inalterable debido ala sabia política implantada por usted en aquel 
memorable día en que entró la República por el camino de su rehabilitación. 

Sus servidores y amigos, 

José R. Dávila, Miguel R. Núcete, Pedro Valderrama, E. Arria, Luis 
Manuel Rojas, A. Matute Delgado, Abraham Fernández, Fermín Ruiz Sa- 



DEL GENERAL GÓMEZ 439 



las, Francisco Parisi, R. Ruiz Salas, Rafael Dávila, Pacomio Medina, Gra- 
ciliano Carrero, Juan J. Rojas, Jesús M. López, J. Avendaño, Adonay Suá- 
rez, Vicente Mendoza, Epifanio Corredor, Ramón Soto E, José Ramón Mo- 
lina S. 



De El Tinaco, el 3 de mayo de 1915. „ 

Señor General J. V . Gómez. 

El Sol de Diciembre, incansable vocero de la Causa y de las legítimas 
glorias de usted, Jefe y Creador de ella, celebra su elección como insólito 
triunfo de la Patria. 



Amigos adictos, 
E. Lima Estraño. 



M. G. Yanes. 



De Yaritagua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La acertada elección que el Soberano Congreso Nacional ha hecho en 
usted para regir los destinos de la Patria en el período constitucional que 
se inicia, es un acto que tiene la sanción espontánea de todos los venezola- 
nos bien intencionados, porque usted en la Presidencia de la República, es 
garantía de paz, orden y progreso efectivos. 

Reciba las ingenuas felicitaciones de sus leales amigos, 

V. González Perdomo. 

J. M. Iribarren. 



De Nirgua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Patriótico entusiasmo ha producido en nuestros corazones de venezola- 
nos amigos de usted, la fausta noticia de haberlo elegido el Soberano Con- 
greso de la Nación para presidir los destinos del país en el presente período 
constitucional. Justa, merecida y acertada es esta elección, porque usted, 
que ha dado días de gloriosos triunfos a la República, es el único llamado 
a mantenerla en el amplio sendero que va trillando, rumbo a venturoso 
porvenir. 

Sus amigos, 

Cipriano Pérez, F. Camarán h, Armando Garrido, Armando M. Pazo, 
Alejandro Sánchez O, G. Jiménez Sorondo, Antonio Vita, Román Peraza, 
P. J. Tirado, C. Moreno R, Juan V. Díaz, Juan de Dios Arocha, Genaro 
Zamora N, Luis Napoleón Pietri, Leopoldo Martínez, Jaime Ameliach, Pedro 



440 LA ELECCIÓN 



M.'Ojeda, Carlos B. Prado, A. Pérez Correa, Augusto Pietri, Virgilio Án- 
gulo Rojas, Luis F. Castellanos, J. E. Bermúdez, M. Palacios, Genaro Sa- 
turno, José Chacín, Francisco Pérez, Genaro Zamora, Luis Perillo, Sabino 
Delgado, Luis Entrena, J. A. Salvatierra, E. Alejandro Daobront, Alejan- 
dro N. Delgado, Alberto Hernández, Félix A. Zamora, Fernando Córdoba, 
Carlos Díaz, J. Manuel Rojas, B. Moisán, Rafael M. Quero, J. R. Alvarado, 
Adolfo Ramos, Wenceslao Hernández, Manuel L. Tachini. 



De Guama, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La ciudadanía de este Distrito acaba de recibir con el más insólito en- 
tusiasmo la importante noticia de que el Congreso Nacional acaba de inves- 
tirlo a usted con el alto cargo de Presidente Constitucional de la República. 

Por este acontecimiento de marcada trascendencia en nuestra vida re- 
publicana, y como sectarios decididos de la Caum de Diciembre, enviamos a 
usted, nuestro único Jefe, las más ingenuas congratulaciones. 

Sus amigos, 

Herminio Cordido G, H. R. Cordido, J. R. Canelón Flores, Ramón G. 
Miralles, Francisco R. Laguna, Francisco Camacho, F. Wonsiedler, José A. 
Sosa, Gregorio Miralles, Luis Brizuela, J. M. Navas, Paulo A. Garrido, 
Anacleto Hernández, presbítero R. I. Chirivella L, F. Alejo R, Froilán Pin- 
to Garrido, F. Torres, R. Colmenares M, Juan D. Parra, Ramón A. Canelón, 
Samuel Prado, Epifanio R Castillo, Eusebio Blasco, Pedro P. Avendaño, 
Antonio María Sequera, Jesús María barrido, Leocadio A. Salas, R. A. 
Fernández, Benjamín López Rivas, Sil vino Parra, Ramón Cordido, Luis Ra- 
món Prado, Heraclio Liscano, Paulo Prado, Augusto Pérez, Alejandro A. 
Garrido, Apolinar Camacho, Flaminio Cordido, Juan López Ch. 



De Rubio, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La trascendental noticia de la acertada elección hecha en usted por el 
Soberano Congreso de la Nación, para regir los altos destinos de nuestra Pa- 
tria, ha sido recibida aquí con muestras de verdadero júbilo por todos los que 
abrazamos la gloriosa Causa de Diciembre, de la que es usted digno Conduc- 
tor, y es por este motivo por lo que la Corporación Municipal del Distrito Ju- 
nín, al celebrar tan grata nueva, se honra en presentarle muy atenta y res- 
petuosa congratulación . 

El Presidente, Hortencio Gómez; Primer Vicepresidente, Humberto 
Chiossone; Segundo Vicepresidente, Rafael Colmenares; Procurador Munici- 
pal, J. R. Ramírez; Vocales, Pedro J. Sánchez C, Agapito Rodríguez, Elba- 
no Ramírez, Enrique Rodríguez M. 



DEL GENERAL GÓMEZ 441 



De Yaritagua, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Con íntimo y patriótico entusiasmo celebramos en este momento la de- 
signación que ha hecho en usted el Congreso Nacional para Presidente de 
la República en el presente período constitucional, ya que este acto trascen- 
dental para la vida de Venezuela representa la consolidación de la paz, el 
progreso y felicidad de la patria. Al congratularnos con usted y con el país, 
cábenos la alta honra de ratificarle una vez más nuestra sincera adhesión 
política y personal. 

Respetuosos y adictos amigos, 

V. González Perdomo, J. A. Rovati, J. J. Flores, J. M. Iribarren, Justo 
Martínez Hernández, Arturo E. Alvarez, Enrique Iribarren, J. Mujica, Pe- 
dro M. George, Andrés Jiménez S, Arístides Martínez O, Eloy A. Polanco, 
Eloy A. Polanco h, J. Amorfiel Martínez, Fernando Delgado, José D. Al- 
varado, Pedro J. Delgado, A. S- Montesdeoca, Froilán Saavedra, Rafael A. 
Villegas. 



De Trujillo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Presentamos a usted cordialmente nuestros sinceros parabienes por su 
elección presidencial que, al galardonar justamente sus eminentes servicios, 
asegura al propio tiempo la paz y el orden nacionales, de que derivamos el 
bienestar los hombres honrados y trabajadores. 

Sus adictos amigos, 

Francisco M. Araujo, Benigno Araujo. 



De Petare, el 5 de mayo de 1915. „ 
Señor General J . V . Gómez. 

Con íntima alegría acabamos de imponernos de la elección hecha en us- 
ted, para Presidente Constitucional de la República. 

El Distrito Sucre, que tanto debe a usted, celebra cordial y espontánea- 
mente este acto de justicia impartida por el Parlamento Nacional, pues es 
usted quien con su desinterado amor a la Patria, asegurará esta era de paz, 
de confraternidad republicana y de progreso nacional. 

Sus amigos, 

Gregorio Moreno_C, Ángel M. Sánchez, Casto F. López, Andrés M. 
Arvelo, Zenón Urdaneta, R. Báez, Antonio Ramírez, Laureano Mujica, doc- 
tor P. Hernández Mujica, José M. Padrón, Avelino Delgado, bachiller Juan 
de D. Guánchez, Ricardo Blanco, Pablo Espinosa, Fernando Uzcátegui, Je- 

56 



442 LA ELECCIÓN 



sus M. Lira, C. H. Pérez Arvelo, Jesús M. Blanco, Julio E. Alemán, Ángel 
R. Guía, Jacobo Obadía, Luis F. Peña B, Tomás Hernández, H. Márquez, 
J. M. Soto D, F. Lope León, Manuel G. Peña D, Domingo S- Peña, P. Gar- 
cía Aguilera, Francisco Yanes, R. Yanes P, Emigdio U. Alemán, Rafael Á. 
Pacheco, Manuel G. Armas, José A. Pacheco F, Elíseo Peña B, Epifanio 
García N, S. Peña, Andrés E. Cenobia, Juan E. Vargas, S. Casado, Manuel 
Díaz A, Félix Reyes, Julián Martínez, Bernardino Aguirre, A. D. Díaz A, 
José A. Lenel, Juan Obadía, Germán U. Lira, Federico Tirado, Fernando 
Martínez, Graciliano Rivero, Alfredo Tirado, Julián García, Manuel B. Fa- 
gúndez, C. R. López Mujica, Manuel M. Ramírez, Jesús Perdomo, Francis- 
co Amos, Domingo Blanco, Eusebio Aresteiguieta, Jesús M. Fajardo, Ma- 
nuel A. Hernández, Ernesto Salas, César Díaz, Jesús M. Arvelo, Pedro 
Arráiz, Gerardo Mendoza, José A. Carpió, Arístides Pérez, Ramón Arestei- 
guieta, Ezequiel Herrera, Emilio Perdomo, Ramón Vargas, Saturnino Mu- 
ñoz, Juan Guía, Pedro Díaz, Ángel M. Linares, M. Suárez, Manuel Fer- 
nández. 



De Turmero, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Como leales amigos suyos, nos congratulamos con usted, por su elec- 
ción para Presidente Constitucional de la República. 

Juan Carlos García, Martín Delgado. 



De Petare, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .7. V. Gómez. 

El cañón nos anuncia la elección de usted para Presidente Constitucio- 
nal de la República. Interpretando honradamente el sentimiento de este 
pueblo y nuestros propios sentimientos, le enviamos las más patrióticas feli- 
citaciones y le deseamos una Presidencia en la cual se fundan en un solo cri- 
sol la paz, el trabajo y el progreso, para satisfacción del pueblo venezolano 
y legítimo orgullo del nombre de usted y de su probado patriotismo. 

Somos sus adictos y verdaderos amigos, 

Coronel Ernesto Salas M, presbítero E. R. Aguilar, Ramón B. Fuen- 
mayor, Domingo Suárez G, Ismael Toledo, Rafael María Borges, Raimundo 
Orta, Ramón Díaz G, Alberto Fombona Palacio, Ramón R. Alcega, Ramón 
A. Pedroza, A. R. Muñoz, Benito Linares, Ernesto Salas H, Juan Sanoja, 
José de Jesús Orta, Francisco de P. González, Eulogio González, Alfredo 
Delgado, Juan F. Mijares, Florencio Borges, Ramón María Barrios, Ricardo 
Rodríguez R, Jesús María Palacios, Sebastián Armas, Eduardo Hernández, 
Francisco González B, Rafael A. Borjas, Rubén Orta, Adolfo P. Orta, Luis 
Poleo, Arturo Maduro, Ernesto A. Orta, Joaquín León, Gabriel Uribe, Ger- 
mán Camero, Pedro Leiba, Miguel González, Eduardo Alegría, Sergio León,- 



DEL GENERAL GÓMEZ 443 



Miguel G. Gil, Gumersindo García, Francisco Hernández, Pablo Borges, 
Juan Hernández, Antonio Suárez, Juan Francisco González, J. M. Uribe, 
Víctor S. Poleo, Jesús N. López, Jesús María Uribe. 

Fechado ayer en Chacao. 



De Santa Lucía, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicitárnosle por la elección recaída en usted, para Presidente de la 
República, y nos ponemos a sus órdenes. 
Sus amigos, 

M. Franco, V. Ortiz Mármol. 



De Maracaibo, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Concejo Municipal del Distrito Maracaibo, en su propio nombre y en 
el del pueblo cuya representación le está encomendada, felicita a usted y a 
la República, por los beneficios que indudablemente hará al País, la acerta- 
da elección de usted para la Presidencia Constitucional de Venezuela. 

El Presidente, Julio Belloso; el Secretario, Fernando' Criollo. 



De Güigüe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitárnosle cordialmente por la acertada elección del Congreso Nacio- 
nal recaída en usted para presidir el País en el período que se inicia. Esa 
elección satisface las aspiraciones de todos los venezolanos, que ven asegu- 
rada así la era de paz y engrandecimiento implantada por usted. 

Sus amigos, 

Pedro M. Ortega P, F. González Montano, Carlos Carrasco S, A. Na- 
dal, Elias Soto, Severiano Sandoval, Leopoldo Maza, Jesús María Guerra, 
Luis Carrero, Antonio Olivares, Luis A. Espinosa, José Alvarez, Francisco 
Faría, M. F. Feo, Pedro González, Manuel Antonio Farías. 



De Pregonero, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Plácenos enviar a usted atento y cordial saludo y sinceras y patrió- 
ticas felicitaciones, por su elección para Presidente Constitucional de la 
República. 

Adictos amigos, 

J. J. Pérez R, Aurelio Méndez, Francisco Márquez, Benito Sánchez, 
Antonio Pérez, A. Pérez, Antonio Sánchez P, P. Sánchez P. 



444 LA ELECCIÓN 



De Carora, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Por la participación que se ha dignado hacernos el general Juan de J. 
Blanco, Jefe Civil del Distrito, nos hemos impuesto los habitantes del Mu- 
nicipio Muñoz, de la fausta noticia de que el Congreso Nacional, interpre- 
tando fielmente la voluntad popular, ha nombrado a usted Presidente Cons- 
titucional de ia República. Por ese trascendental suceso que involucra la fe- 
licidad de la Patria, nos llena de satisfacción felicitar a usted y ratificarle 
nuestras protestas de adhesión. 

Amigos de usted, 

Horacio Sánchez, Lucio P. Montesdeoca, Renato Vázquez, Luis Vázquez, 
Juan del C. Rodríguez, Juan J. Avila, Pedro I. Verde, Juan M. Sierralta, 
Antonio Lameda A, Pascual Leal, Andrés Armas, V. Torrealba, M. To, 
rrealba Ramos, José Padua, Pedro A. Padua, M. A. López, Julián Pérez- 
Maximiano Coronel, Teodosio Haviel, Alejandro Montesdeoca, M. Bracho 
Mejías, Nicomedes C. Coronel, Tomás Montesdeoca, José Ramón Coronel, 
Napoleón Gutiérrez. 

Fechado hoy en Muñoz. 



E. DABOIN. 



respetuosa felicitación. 



ISIDRO PÉREZ. 

empleado del yate Tacarigua, felicita respetuosamente a su Jefe Gene- 
ral J. V. Gómez, por su exaltación a la Presidencia Constitucional de la Re- 
pública. 



GENERAL N. NUNEZ GUEVARA. 

esperimenta emoción patriótica por la muy justiciera y merecida elección 
con que lo han investido los Representantes de la Soberanía Nacional, nom- 
brándolo Presidente Constitucional de la República en el período legal que 
se inicia, lo cual constituye la estabilidad de la paz, de que es usted único 
fundador, y el creciente progreso del país. Núñez Guevara se congratula 
con su único Jefe el General Juan Vicente Gómez, por su digna elección pre- 
sidencial, y al felicitarlo se ofrece a sus superiores órdenes. 



DEL GENERAL GÓMEZ 445 



La Guaira: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay . 
Mi respetado Jefe: 
La Patria acaba de premiar sus constantes esfuerzos, con la elección que 
hizo el Soberano Congreso de la Nación, en sesión del 3 del corriente mes, 
nombrándolo Presidente Constitucional de la República. Yo le envío mi hu- 
milde pero sincera felicitación, por tan feliz acontecimiento; y me permito 
manifestarle una vez más que hoy y siempre estaré a su lado, dispuesto a 
seguir por el camino que usted ha trazado. Hago fervientes votos por su fe- 
licidad personal y me repito como siempre su respetuoso subalterno y amigo, 

Ricardo E. Seijas. 



RAMÓN A. GONZÁLEZ ENCINOSO, 

felicita a su Jefe y amigo el General J. V. Gómez, por la exaltación consti- 
tucional a la Primera Magistratura de la Nación, cargo con que lo ha distin- 
guido el Congreso Nacional en homenaje a la justicia y a sus méritos y como 
recompensa al progreso que alcanza el País bajo su gloriosa obra de rehabi- 
litación en una era de paz inquebrantable. 
Villa de Cura: 5 de mayo de 1915. 



De Macuro, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. - 

Me es altamente satisfactorio enviarle mis expresivas felicitaciones por 
la justiciera designación que ha hecho el País en usted, por medio de la Re- 
presentación Nacional, para regir la República, donde ya en otra ocasión 
pudimos apreciar sus notables dotes de Administrador. - 

Su amigo, 

P. V. Guevara Coll. 



De Macuro, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Con verdadera efusión patriótica y con la lealtad de mi partidarismo, 
por la designación que los pueblos de la República han hecho en usted, le 
envío mis más sinceras felicitaciones. 

Su compadre y amigo, 

Pedro Gamboa. 



446 LA ELECCIÓN 



De Macuro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Colaborador asiduo y constante de la Rehabilitación Nacional, e insos- 
pechable amigo de usted, complázcome en enviarle mis respetuosas felicita- 
ciones, porque los Representantes de la Soberanía Nacional en un anhelo de 
justas aspiraciones y esperanzas nacionales, designaron a usted para presi - 
dir el período constitucional de la República. 

Su adicto amigo, 

Octaviano Hernández U. 



De Macuro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Por telegrama del Ministro de Guerra y Marina informóme de que la 
Soberanía Nacional eligió a usted para presidir los destinos de la República 
en el período constitucional que acaba de iniciarse. Este trascendental su- 
ceso envuelve pai'a nuestra vida democrática la visión feliz de fecundo bie- 
nestar, porque esa vida está sostenida por el impulso que le imprime el for- 
midable brazo de Diciembre y el anhelo y justicia que en hora imperecede- 
ra condensaron en un ideal patriótico las aspiraciones nacionales. 

Las tropas de mi mando se unen a mí para enviarle efusivas y respetuo- 
sas congratulaciones. 

Subalterno y amigo, 

Pedro M. Cañas 



De Macuro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Grata complacencia experimento por su exaltación a" la Presidencia de la 
República, suceso que anhelaba el pueblo venezolano, por ser usted fiel 
guardián de sus intereses. 

Subalterno y amigo, 

R. Gaudica. 



De Irapa, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica, es la demostración más sincera de la merecida confianza que tienen 
depositada los pueblos en el Benemérito Caudillo de Diciembre. 

Felicitólo cordialmente y reiteróle mi adhesión personal y política. 

J. G. Capriles Delgado. 



DEL GENERAL GÓMEZ 447 



De Macuro, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

respetuosamente saluda a usted y sinceramente lo felicita por su exal- 
tación a la Presidencia de la República, 

Jacinto Escobar. 



De Yaguaraparo, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Nos llena de intensa alegría el acto justiciero del Congreso eligiéndolo 
a usted para presidir la República en el presente período constitucional. 

Bien merece el Fundador de la Paz tan señalada distinción y ella por sí 
sola involucra la fraternidad y el más alto reconicimiento de los pueblos. 

Sus amigos y subalternos, 

Horacio Bor, Eleazar Velasco, N. Pérez, E. Díaz, Gustavo García, J. 
Urbano, Próspero Bravo. 



De Río Caribe, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

El Congreso Nacional, al elegir a usted Presidente Constitucional de la 
República, ha satisfecho con orgullo el mejor anhelo de la Patria. Honróme 
en ser como uno de los más humildes pero decididos amigos, Jj 

Vicente Smiter. 



De Río Caribe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Le envío mis cordiales y sinceras felicitaciones por ' la acertada elección 
hecha en usted por el Congreso Nacional, para regir los destinos de nuestra 
Patria. 

Adicto subalterno, 

Osear Rodríguez. 



De El Pilar, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis sinceras felicitaciones. 
Su amigo, 

Francisco Navarro Barrios. 



448 LA ELECCIÓN 



De Cumaná, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Congratulóme con su elección porque ella es promesa de progreso y bie- 
nestar para la República, noble aspiración de usted como venezolano y como 
Magistrado celoso de de su gloria, 

Su amigo, 

Miguel P. Pacheco. 



De Cumaná, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis sinceras felicitaciones por la merecida elección que ha he- 
cho en usted el Soberano Congreso para regir los destinos de nuestra Patria. 
Su adicto amigo y subalterno, 

Ambrosio M. Montilla. 



De Cumaná, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

En mi carácter de Presidente del Concejo Municipal de este Distrito y 
como amigo personal y político de usted, lo felicito por su merecida exalta- 
ción a la Presidencia de la República, en cuyo alto destino consolidará usted 
una vez más la paz y el progreso de Venezuela. 

J. Bruzual Serra. 



CORONEL J. M. GÓMEZ VILLEGAS, 

saluda respetuosamente a su Jefe y amigo General J. V. Gómez y le envía 
su felicitación por la alta distinción con que lo ha honrado el Congreso Na- 
cional, para regir los destinos de la Patria. 



GENERAL JUAN NI. PACHECO, 



Ilustre Procer de la Federación venezolana, le es satisfactorio felicitar 
al General J. V. Gómez, por su exaltación a la Primera Magistratura de la 
República, como único bien y felicidad de la Patria de Bolívar. 

La Guaira, Guanape, 4 de mayo de 1915. 



DEL GENERAL GÓMEZ 449 



JOSÉ RAFAEL CRESPO, 

saluda respetuosamente a su Jefe único, General J. V. Gómez, etc. , etc. , 
etc., y le felicita cordialmente por la acertada elección hecha ayer tarde por 
el Congreso Nacional. 



CORONEL TOMAS OTILIO NAVEDA R, 

saluda respetuosa y atentamente a su digno Jefe y amigo señor General J. 
V. Gómez y lo felicita por haber sido el escogido de las voluntades populares 
para regir los destinos del País. 

La Guaira: 4 de mayo de 1915. 



DOCTOR NICOLÁS ACOSTA POLEO, 

efusivas felicitaciones. 



De San Fernando, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los Jefes y Oficiales del Batallón "Guaicaipuro", llenos de patriótico 
orgullo, le enviamos las más respetuosas congratulaciones por su merecida 
elección para Presidente Constitucional de la República. 

La patria está de plácemes y el Ejército redimido y habilitado por usted, 
se siente lleno de legítimo orgullo. 

Hoy, como ayer y mañana, y como siempre, presentamos las armas a 
nuestro Jefe y atentos a los llamamientos de patriotismo y lealtad sabre- 
mos cumplir nuestro deber. 

Amigos y subalternos, 

H. Tovar Díaz, Félix M. Borges, Fernando Uzcátegui, Alfredo Sánchez, 
José Nicolás Pérez, Marcos Martínez, J. Rafael Paredes C, Carlos J. Vera- 
coechea, José M. Valero, Rafael R. Sutil. 



De San Fernando, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Su elección a la Presidencia de la República, llena de intenso júbilo 
patriótico el corazón de sus amigos, y satisface los deseos del pueblo ve- 
nezolano. 

Felicitólo muy respetuosamente. 
Su amigo y subalterno, 

Elíseo López. 

57 



450 LA ELECCIÓN 



De San Fernando, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis congratulaciones por la designación que el Congreso Na- 
cional ha hecho en usted para Presidente Constitucional de la República. 
Su amigo y subalterno, 

José A. Anselmi. 



De San Fernando, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La merecida elección recaída en usted, es motivo de plácemes para los 
habitantes de Apure, y para los que como yo vemos en usted el porvenir de 
nuestra Patria. 

Reciba mis congratulaciones. 

Su subalterno y amigo, 

H. Fonseca Rivas. 



De San Sebastián, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo que ha hecho el Congreso Nacional es una retribución de gratitud, 
interpretando los deseos del pueblo venezolano por lo mucho que debe la 
Patria a usted. 

Al felicitarlo no puedo menos que exclamar como el memorable 13 de 
Diciembre de 1908, cuando ese mismo pueblo lo aclamaba a usted "viva el 
General Gómez"; sólo que entonces ese grito fué ahogado con mi sangre y 
hoy con el contento y la satisfacción que experimenta mi espíritu por los 
triunfos patrióticos de usted., 

Lo saluda su amigo y subalterno, 

F. J. Ramírez González. 



De San Fernando, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted, para presidir los destinos de Venezuela, 
es la mas elocuente manifestación de la gratitud de los pueblos, hacia su 
más esforzado bienhechor. 

Felicito a mi Patria y me congratulo con usted. Su amigo. 

Pablo A. Salas F. 



DEL GENERAL GÓMEZ 451 



De San Fernando, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección que el Soberano Congreso de la República acaba de hacer 
en usted para presidir los destinos de la Patria, es la consecuencia lógica 
con que premia sus grandes virtudes ciudadanas, su amor al progreso y su 
ejemplar conducta de hombre público que ha sabido dirigir la nave de la Na- 
ción venezolana al puerto de la felicidad. 

Como colaborador decidido de usted, envióle por este fausto aconteci- 
miento, mis efusivos y patrióticos parabienes y quedo como siempre a sus 
gratas órdenes. Su amigo. 

Eulogio Moros. 



De San Fernando, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Por su merecida elección para Presidente de la República, envióle mis 
calurosas felicitaciones y créame siempre su adicto amigo, 

Ellas Moro. 



De San Femado, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Dígnese aceptar mis felicitaciones de leal amigo y partidario de usted. 

/. V. Michelangeli. 



De San Fernando , el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Los pueblos, repressntadDspor el Congreso Nacional, han manifestad > la 
gratitud que le deben por el cúmulo de beneficios que usted les ha dis- 
pensado. Su elección es justa. 

Lo felicita su amigo y subalterno, 

Rolando Mendoza. 



De Zaraza, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Con verdadera complacencia partidaria, celebramos con justo alborozo 
e l felií acierto que ha tenido el Soberano Congreso Nacional, al elegir a 



452 LA ELECCIÓN 



usted, salvaguardia de los intereses nacionales, para regir el País en el sep- 
tenio constitucional que se inicia con tan halagador suceso. 

Sus amigos, 

J. M. Núñez, J. D. Clavier, A. Ron Padilla, J. Rodríguez Ramírez, 
José Juan Rodríguez E, Miguel Arreaza, H. Sánchez Ron, B. A. Gimón, 
Salvador Itriago Chacín, Pedro J. Chacín, Luis Domínguez. 



De Chaguaramas, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Presento a usted mis respetuosas y cordiales felicitaciones por la alta 
honra con que acaba de distinguirle el Congreso. 
Me repito a sus órdenes. Su amigo. 

M. M. Manzanilla 



De El Chaparro, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Me congratulo con usted por su elección para Presidente Constitucional 
de la República, voto unánime del querer de los pueblos manifestado por el 
Soberano Congreso Nacional. 

Su amigo, 

José R. Grafe S. 



DOCTOR RICARDO MOSQUERA GARCÍA, 

felicita a su amigo y Jefe General Juan Vicente Gómez, por su exalta- 
ción a la Presidencia de la República, como ha sido el querer de los buenos 
hijos de Venezuela. 



EZEQUIEL ZAMORA, 

saluda a su respetado Jefe y amigo, General J. V. Gómez y le envía sus 
más cordiales felicitaciones por la elección recaída en él para regir los des- 
tinos de la Nación en el presente período constitucional, cargo con que lo ha 
honrado el Congreso Nacional. 



DEL GENERAL GÓMEZ 453 



J. TORRES CARUJO, 

presenta respetuosamente sus cordiales y patrióticas congratulaciones a 
su Benemérito Jefe y amigo, señor General Juan Vicente Gómez, por su 
exaltación a la Presidencia de la República, fiel interpretación de la volun- 
tad de los pueblos por sus legítimos Representantes. 



GUILLERMO GONZALO LAGUNA, 

saluda con todo respeto y felicita a su Benemérito Jefe y prestigioso 
Caudillo de Diciembre, señor General Juan Vicente Gómez, por el día 
de hoy, grandioso para la Patria y para todos los venezolanos. 

Laguna hace votos al Ser Supremo por la salud del eximio General 
Gómez, necesario para el bien, progreso y paz de nuestra querida Patria. 

Capatárida: 19 de mayo de 1915. 



\ PEDRO A. CARRASCOSA, 

saluda atentamente al Benemérito General Juan Vicente Gómez, con oca- 
sión de enviarle sus cordiales congratulaciones por su exaltación a la Presi- 
dencia Constitucional de la República. 

Carrascosa hace votos muy sinceros por la ventura personal del General 
Gómez, y le desea todo género de prosperidades en su elevado cargo, como 
igualmente, acierto en sus labores administrativas. 

Queda a sus gratas órdenes, con la lealtad de siempre y con el mejor 
deseo de serle útil en lo que le sea posible, su afectísimo y respetuoso 
amigo. 

Yaritagua: 5 de mayo de 1915. 



De Petare, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Como sus verdaderos amigos lo felicitamos por haber sido usted elegido 
Presidente Constitucional de la República. Elección que ha aplaudido el 
pueblo venezolano con verdadero entusiasmo, porque ve en usted su protec- 
tor y a la vez el Magistrado que ha sabido en toda ocasión cumplir con su 
deber. 

Siempre a sus órdenes. 
Sus afectísimos amigos, 

Francisco de P. y Rafael Núñez. 



454 LA ELECCIÓN 



De Petare, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Respetuosa y cordialmente envióle mis congratulaciones, por su exalta- 
ción a la Presidencia Constitucional de la República. 
Su amigo, 

A. M. Arvelo. 



De Petare, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis efusivas felicitaciones por su exaltación a la Presidencia de la Re- 
pública. Venezuela entera celebra entusiasmada su elección, porque asegura 
la paz. 

El Congreso, solucionando ideal tan culminante, ha satisfecho el querer 
unánime de los pueblos. 

Su amigo afectísimo, 

A. Pérez Arvelo. 



De Petare, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicito a usted y a la República. 
Su amigo y subalterno, 

César Díaz. 



De Los Teques, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase usted acoger mis más calurosas felicitaciones, por su elección 
para Presidente de la República. 
Su amigo afectísimo, 

Manuel R. Ojeda. 



De Los Teques, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis congratulaciones que como adicto amigo de usted, le envío 
por su elección presidencial. 

B. Carvajal Madrid. 



DEL GENERAL GÓMEZ 455 



De Los Teques, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. I ' ; 

Respetuosamente lo saludo y le envío mi felicitación por la elección 
que ha hecho en usted el Congreso Nacional, para Presidente de la Repú- 
blica. 

Subalterno y amigo, 

Balmores Chirinos. 



De Los Teques, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mis respetuosas felicitaciones por su elección para Presidente 
de la República, hecha por el Congreso Nacional . 
Adicto amigo y subalterno, 

U. Olivares. 



De Santa Lucía, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo cordialmente por la elección que de usted hizo el Congreso 
Nacional, para que rija los destinos de Venezuela en el nuevo período consti- 
tucional. 

Su amigo, 

Ángel R. Quintero. 



Santa Lucía, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Presento a usted mis sinceras felicitaciones por su elección para Presi- 
dente de la República. 
Amigo y subalterno, 

José A. Sánchez. 



De Caucagua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Considero su elección como un triunfo para la Patria, y por eso me 
felicito y le presento mis congratulaciones. 

Vidal Coriat. 



456 LA ELECCIÓN 



De Caucagua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Mis respetuosas y sinceras felicitaciones por su elección para Presidente 
de la República, 
Adicto amigo, 

C. Hernández Bejarano. 



De Caucagua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Patria reclamaba su presencia en el Capitolio para que la obra de paz, 
progreso y orden, iniciada por usted, se hiciera estable y sólida. El Con- 
greso interpretó esos sentimientos nacionales con sobrado acierto y patrio- 
tismo. 

Respetuosamente adicto amigo y subalterno, 

A G. Alegría. 



De Caucagua, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis más sinceras felicitaciones por su elección para Presidente 
de la República. 

Leal subalterno y amigo, 

Joaquín Rojas. 

Fechado hoy en Aragüita. 



PAULINO DE J. RIVAS, 

saluda y felicita muy sinceramente a su respetado Jefe y amigo el General 
J. V. Gómez, por la alta distinción de que ha sido objeto por el Congreso 
Nacional. El pueblo en masa allí presente, aplaudió con júbilo su elección; 
prueba en que todos ven en usted al Salvador del País como hasta ahora. 

Su amigo y partidario de la gran Causa de Diciembre, hace votos muy 
sinceros por su ventura personal y con el corazón lleno de júbilo se repite a 
sus órdenes. 



RAFAEL L. CHIQUITO, 

saluda y felicita muy sinceramente al General J. V. Gómez por tan plausi- 
ble elección. -■ — 
Turmero: 6 de mayo de 1915. 



DEL GENERAL GÓMEZ 457 



ALFREDO PIETRI, 

presenta sus muy calurosas felicitaciones a su querido amigo el General J. 
V. Gómez. 

Pietri está entregado al trabajo en este campo donde le es grato cumplir 
sus órdenes. 

Barrera: 6 de mayo de 1915. 



JOAQUÍN CONTRERAS P1SANI, 
Jefe Civil de Santa Rosalía, 

se permite saludar atentamente al Benemérito General Juan Vicente Gó- 
mez, con motivo de presentarle sus patrióticas congratulaciones por su justa 
elección hecha por el Soberano Congreso Nacional, al designarle para regir 
constitucional mente los destinos de nuestra Patria. 



Petare, Hacienda "La Urbina", mayo 9 de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maraca y. 
Tengo el gusto de felicitarlo por el triunfo unánime que ha hecho la Re- 
pública, con elegirlo Presidente Constitucional de Venezuela, porque la con- 
signa de usted es la paz, garantías y trabajo para todos los que sigamos su 
sabia doctrina, que es el norte de nuestro progreso. 
Su amigo y subalterno, 

Manuel Montes. 



De Ocumare del Tuy, el 15 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

El pueblo de Venezuela, al nombrarlo a usted por medio de sus legítimos 
representantes para regir sus destinos durante el nuevo período constitucio- 
nal, ha rendido tributo de justicia a su gran benefactor y atendido al mis- 
mo tiempo a su propia salud y conservación, poniendo al amparo del hábil 
estadista y del ilustre guerrero sus instituciones, garantizadas por la hon- 
radez patriótica del Benemérito Jefe de la Causa de Diciembre. Al presen- 
tar a usted mis sinceras felicitaciones, me congratulo con mis compatriotas 
por tan acertada elección, y por la era de paz, de engrandecimiento y pros- 
peridad para la Nación que el nombramiento hecho en usted nos asegura . 

Afectísimo amigo y seguro servidor, 

Héctor Aramia. 



58 



458 LA ELECCIÓN 



De Ocumare del Tuy, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Muy respetuosamente significóle mis sinceras felicitaciones, por la elec- 
ción recaída en usted para Presidente Constitucional de la República, con 
que justiciera y acertadamente lo ha distinguido el Soberano Congreso Na- 
cional . 

Su amigo y subalterno, 

Juan Vicente Rodríguez. 



De Ocumare del Tuy, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Soberano Congreso, al elegirlo a usted Presidente Constitucional de la 
República, ha interpretado fielmente la voluntad de las masas populares. Fe- 
liz usted que escala las gradas del Poder con el aplauso unánime de pro- 
pios y extraños y escudado por la opinión pública, que orgullosa hoy de ha- 
ber triunfado, bate palmas, alborozada y llena de entusiasmo y celebra en 
forma de plebiscito tan fausto y feliz acontecimiento. Cordial y respetuo- 
samente le envío mis felicitaciones . 

Su leal amigo, 

Antonio del Nogal. 



De Ocumare del Tuy, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómeí. 

Complázcome en felicitarlo por su exaltación a la Presidencia de la Re- 
pública. 

Su amigo, 

Lisis Merchán, 



De Ocumare del Tuy, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis respetuosas y entusiastas felicitaciones, por su elección para Presi- 
dente dé la República. 
Su adicto amigo, 

R. Salazar Yanes. 



DEL GENERAL GÓMEZ 459 



De Ocumare del Tuy, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Su ascensión a la Presidencia de la República consolida la paz, y por tan 
fausto acontecimiento lo felicito. 
Su amigo, 

Adolfo Cásanos. 



De Ocumare del Tuy, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Me complazco en felicitarlo por la elección tan merecidamente recaída 
en usted para presidir la República. 
Subalterno y amigo, 

Manuel Oyón. 



De Ocumare del Tuy, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El telégrafo me ha traído la grata nueva de haber sido usted elegido 
Presidente Constitucional de la República. 

Como amigo decidido y leal de usted, me congratulo con la Patria; y pa- 
ra el Jefe, mi sincero y leal saludo de congratulación. 

Amigo y subalterno, 

Pedro Uzcátegui. 



De Ocumare del Tuy, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Impuesto de su nombramiento para>regir los destinos de la Nación, lo 
felicito sinceramente . 

Seguro servidor y amigo, 

Antonio I. Várela. 



De Ocumare del Tuy, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito a usted con íntimo regocijo. En mi honesta condición de vene- 
zolano que ama a su País, me satisface ver asegurada la paz que es nuestra 
necesidad más imperiosa. 

Amigo, 

Cristóbal Benítez. 



460 LA ELECCIÓN 



De Cúa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Amigos desinteresados de usted y admiradores de su gloria, venimos 
hoy con efusión patriótica a felicitar a usted como cabe a los hijos del pue- 
blo que ven en usted la seguridad de la paz, la garantía del trabajo y el pro- 
greso de la República. 

Sus amigos, > 

Roseliano Luque, Vicente Luque, Pablo E. Medina, Tomás H. Quiroba, 
Rafael Ángel Lugo, M. S. Izquierdo, Teodosio Angelino, M. Quintero A, 
Francisco J. Manzo C, J M. Arvelo Cáceres. 



De Cúa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La Municipalidad del Distrito Urdaneta, que me honro en presidir, al 
tener conocimiento de que el Congreso Nacional lo eligió Presidente de la 
República, en sesión solemne verificada anoche acordó por unanimidad de 
votos felicitara usted patrióticamente, porque usted en el Capitolio Federal 
garantiza la paz y el progreso de la República . 

Subalterno y amigo, 

Pío Angelino . 



De Guatire, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez . 

A la suntuosidad con que se celebra en esta población la fiesta patronal, 
ha venido a aumentarse el regocijo y entusiasmo de los habitantes, con la 
noticia por demás halagadora de haber sido usted elegido por el Congreso 
Nacional, Presidente Constitucional de Venezuela. 

Guatire en masa aplaude la elección hecha por el Soberano Cuerpo de la 
Nación, y sus manifestaciones espontáneas en este día de gratas remem- 
branzas, satisfacen mi espíritu de soldado militante en las filas de la Gran 
Causa de Diciembre . 

Reciba mi respetuoso saludo y por mi órgano, el homenaje de cariño que 
todos los guatireños le tributan . 

Su amigo y subalterno, 

Antonio Gómez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 461 



- MIGUEL A. LEÓN. 

felicita a su Jefe y amigo General Juan Vicente Gómez, por haber sido ele- 



gido Presidente de la República. 



AMBROSIO ROMERO M, 

saluda atenta y respetuosamente a su amigo señor General J. V. Gómez, y 
le felicita por la elección que el Congreso Nacional ha hecho en él para regir 
los destinos del País, y se congratula con el egregio Caudillo de Diciembre, 
y con la Patria. 

La Guaira: 12 de mayo de 1915. 



CENERAL ADOLFO SALAS. 

presenta sus más sinceras felicitaciones a su distinguido Jefe y amigo, Ge- 
neral J. Y. Gómez, por haber sido elegido para Presidente de la República. 

\ 

LUIS RAMÍREZ PACHECO, 

presenta sus felicitaciones al ciudadano General Juan Vicente Gómez, Co- 
mandante en Jefe del Ejército, por haber sido elegido Presidente de la Re- 
pública. 



LUIS ALBERTO DAVILA. 

felicita muy cariñosamente a su único Jefe, General J. V. Gómez, por la 
elección con que el Congreso Nacional supo distinguirlo para Presidente 
Constitucional de la República. 



De Río Chico, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V . Gómez. 

Los que suscribimos, miembros del Concejo Municipal del Distrito Páez, 
felicitamos a usted por la acertada designación del Soberano Congreso, al 
elegirlo a usted para presidir la República, en el presente período consti- 
tucional. 

P. Menginou, Domingo Mago, Román Poleo A, J. T. Monagas Oriach, 
R. Sifontes, Jesús Ramos, Alfredo Guía, J. N. Franchi. 



De Río Chico, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Nos permitimos elevar hasta usted nuestras ingenuas felicitaciones, por 
su elección a la Primera Magistratura de la República. 



462 LA ELECCIÓN 



Tan acertada elección, ha venido a colmar de satisfacción al pueblo ve- 
nezolano, que reconoce en usted las altas virtudes por las cuales se ha hecho 
merecedor de las justas simpatías del País. 

Le saludan respetuosamente sus adictos amigos, 

A- Acosta Ramos, Isaías R. Urbina, José I. Castro V, Juan Coello, José 
V. Guzmán, Juan Alvarez S, Carlos Monagas, Jesús M- Azpurúa, Eduardo 
Annuel, Genaro Pérez Canijo, Parminio Soto, Francisco R. Virriel, P. M. 



Calderón, J. M. Cornieles. 



De Río Chico, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Como primera autoridad de este Municipio y como soldado adscrito a la 
noble Causa que usted acertadamente preside, presentóle cordiales felicita- 
ciones por la merecida honra que le ha discernido el Congreso Nacional, al 
elegirlo Presidente de la República. 

Su subalterno y amigo, 

Ernesto Peña S. 

Ficha. io hoy en El Guapo. 



De Río Chico, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

El Distrito Páez, cuyo destinos rijo interinamente, celebra alborozado 
su exaltación a la Presidencia déla República. Servidor leal y decidido de 
la Causa de que es usted digno Conductor, presentóle en tan feliz ocasión 
mis felicitaciones. 

Subalterno y amigo, ( 

Ramón E. Albarracín. 



De Río Chico, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis felicitaciones muy sinceras por la designación que el Soberano Con- 
greso ha hecho en usted para presidir constitucionalmente la República en 
el presente período. 

Me suscribo de usted atento servidor y amigo, 

J. Morejón González. 



DEL GENERAL GÓMEZ 463 



De Río Chico, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acabo de saber la fausta cuanto trascendental noticia de que el Congre- 
so Nacional le ha investido con el carácter de Presidente de la República. 

Me congratulo por tan digno acto, y amigo de la Causa de Diciembre, 
me pongo a sus gratas órdenes. 

Su amigo, 

Acosta Ramos. 

Recibido por teléfono de San José. 



De Río Chico, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por demás entusiasmado envióle respetuosamente mis felicitaciones por 
su exaltación a la Presidencia de la República. 
Su amigo y subalterno, 

Miguel Guevara. 



De Guarenas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

El Concejo Municipal del Distrito Plaza, interpretando el sentimiento 
del pueblo que representa, quien siempre ha testificado su adhesión partida- 
ria a la gloriosa Causa de Diciembre y a su ilustre Jefe y Conductor, pre- 
senta a usted sus respetuosas congratulaciones por la elección que el Con- 
greso Nacional ha hecho en usted para Presidente Constitucional de la Re- 
pública, elección que satisface las aspiraciones del pueblo venezolano. 

Sus amigos, 

Agustín Canónico, Jesús M. Días A, Juan de la C. Jaspe, J. M. Bello 
G, Eliseo Vera, R. Montilla Porras, M. A. González G, J- Bernabé Urbina. 



De Guarenas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Presento a mi único Jefe mis respetuosas felicitaciones por su elección 
para Presidente Contitucional de la República. 

La Patria llena de jubilo, por ver coronadas sus justas aspiraciones. 
Su amigo. 

R. Castillo G. 



464 LA ELECCIÓN 



De Guarenas, el 4 de mayo de 1915. 
Sefwr General J. V. Gómez. 

Por su elección para presidir la República, felicito a usted y al País. 
Su amigo, 

Nemecio Ramírez. 



De Panaquire, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V . Gómez. 

Amigo de usted, partidario decidido de la gloriosa Causa de Diciembre y 
servidor de esta actualidad, lo felicito efusivamente por su exaltación a la 
Presidencia Constitucional déla República. 

A. Rodríguez B. 



De Panaquire, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Nunca fué, por más justa y merecida, la exaltación a la Primera Magis- 
tratura de la República de ciudadano alguno, como es la suya en esta actua- 
lidad. 

La República de Venezuela se siente orgullosa y nosotros los suscritos, 
que formamos una pequeña pero leal porción de ella, nos sentimos colmados 
de patriótico júbilo al enunciarle nuestras cordiales felicitaciones. 

Que el- Dios de las Naciones ilumine a nuestro único Jefe, para que con- 
duzca a la Patria al empíreo de la grandeza. 

Adictos amigos, 

A. Rodríguez B, Félix M. Pompa, F. Lovera, Antonio Lindo, Santiago 
R. Palacios, F. deP. Castro Quintana, Miguel P. Aular, Francisco Marca- 
no, A. Salazar, R. E. Paolini, M. S. González C, M. Rodríguez, B. Pal- 
mero, E. E. Aparcero, L. F. Camacho, A. Esteves Parra, E. Alvarez, E. 
García, De Suce Hermanos, J. A. Silva, A. García, J. Guía H, M. Ch. 
Herrera, M. Osorio, R. Urbina, A. Aular, P. Hermoso A, F. Báez del 
Castillo . 

(Siguen más firmas) . 



De Panaquire, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

La apoteosis de su gloriosa obra, es el acto de más merecida justicia de 
nuestra historia contemporánea. El sentimiento de la gratitud es caracte- 
rístico en el pueblo venezolano. 



DEL GENERAL GÓMEZ 465 



Desbordantes de entusiasmo felicitamos a nuestro amigo y Jefe General 
J. V. Gómez, por haber sido elegido Presidente de la República. 
Sus amigos, 

Félix Pompa. 
A . Esteves Parra. 



De Los Teques, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Con patriótico entusiasmo le envío mis calurosas y sinceras felicitaciones 
por haberlo elegido el Soberano Congreso Nacional para regir los destinos 
del País en el período constitucional que comienza. Los Representantes del 
pueblo, al elegir para tan alto cargo al prestigioso Caudillo de Diciembre, re- 
conocen su obra anterior y cumplen un deber de patriotismo, pues saben 
que él es el único que puede garantizar la paz, la estabilidad y el progreso de 
la República. El prestigio de su nombre, el brillo de su espada victoriosa, la 
honradez y entereza de su carácter, y los patrióticos sentimientos que le 
animan por la prosperidad de la patria, garantizan un brillante porvenir 
para nuestra querida Venezuela. Hago votos muy sinceros por la felicidad y 
engrandecimiento de la Patria, porque cada día ciñan su frente nuevos lauros 
de gloria y por su dicha y bienestar personal. 

Su subalterno y amigo afectísimo, 

J. M. Aran da. 



De Petare, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted para regir constitucionalmente los destinos 
de la Patria, le augura un porvenir venturoso, porque ve colmadas sus legí- 
timas aspiraciones y asegurada la paz a cuya sombra prosperan las naciones. 

Mis sinceras felicitaciones. 

Amigo partidario, 

Miguel Ortiz. 



De Ocumare del Tuy, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Respetuosamente envío a usted sinceras congratulaciones por su elec- 
ción para Presidente Constitucional de la República. 
Subalterno y amigo, 

E. Teodomiro Ruiz. 

69 



466 LA ELECCIÓN 



De Ocumare del Tuy, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

El Congreso Nacional, al elegir a usted para Presidente de la Repúbli- 
ca, ha sabido interpretar fielmente las aspiraciones de todos los venezolanos. 
Yo como uno de ellos y como su sincero amigo, me siento lleno de regocijo y 
le envió mis respetuosas felicitaciones. 

Amigo y subalterno, 

B. Briceño Machado. 



De Ocumare del Tuy, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

En medio del entusiasmo que ha producido en esta ciudad la exaltación 
de usted a la Primera Magistratura de la República, queremos enviarle nues- 
tra ingenua y cordial felicitación. 

Como amigos leales de usted y cumpliendo un deber a que estamos obli- 
gados todos los venezolanos por agradecimiento, por su actuación como 
único salvador de la paz y sostenedor del progreso del país. 

Amigos, 

F. Azpúrua Feo, Pedro Uzcátegui, D. Oropeza Benítez, M. Vargas Co- 
ronado, Antonio I. Várela, Aníbal Valero, Francisco R. Naranjo, Manuel L. 
Bustillos, Juan Espinoza Albornoz, G. F. Iribarren, José Antonio Alvarez, 
J. D. Célis Paredes, Federico S. Casado, Diego A. León, Carlos Boneti, Eras- 
mo Otamendi. 



El Tocuyo: 30 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 
Vinculados el porvenir del País y la esperanza de los venezolanos en el 
denodado esfuerzo de su gigantesca obra, símbolo de paz, séame permitido 
elevar a usted mi sincera manifestación de entusiasmo por su elección para 
Presidente Constitucional de la República. 

Al consagrarle un voto de ventura personal, le felicito patrióticamente. 
Su amigo, 

Guillermo Sanz. 



DEL GENERAL GÓMEZ 467 



Bolivia, (Estado Trujillo), 27 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Como decidido amigo y partidario de usted, lo felicito por la merecida 
elección que ha hecho el Congreáo Nacional en usted, para Presidente Cons- 
titucional de la República. 



Su subalterno y amigo, 



Milciades Torres. 



De Calabozo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Por la demostración de absoluta confianza que le ha dado la República, po- 
niendo en manos de usted la dirección suprema de los destinos nacionales, 
presentóle mis respetuosas felicitaciones. 

Su amigo, 

M. Toro Chimies. 



De Camatagua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Mis felicitaciones para usted y para la Patria por el merecido honor que 
le ha discernido el Congreso Nacional, al elegirlo Presidente de la República. 
Su amigo y subalterno, 

J. González Blanco. 



De San Francisco de Yare, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Me complace felicitarlo por su exaltación a la Presidencia Constitucio- 
nal de la República. 

Pedro León Malpica. 



De Santa Teresa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

La elección hecha en usted por los representantes de nuestra Soberanía 
Nacional, para presidir la República en el presente período constitucional 



LA ELECCIÓN 



significa justicia a sus merecimientos y paz estable para nuestra Patria. 
Respetuosamente lo saluda su afectísimo amigo y subalterno, 

Leonardo Espinosa. 



De Caueagua, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

A nombre de los ciudadanos de este Distrito de mi mando y en el mío 
propio, envío a usted con patriótico entusiasmo mis ingenuas felicitaciones 
por haber sido usted elegido Presidente de la República. 

Su leal subalterno y amigo, 

Antonio Algarin. 



De Yare, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicito a usted cordialmente por haber sido eligido unánimemente Pre- 
sidente de la República. 

Su leal subalterno y amigo. 

V. Carrasco Meléndez. 



De Chaguaramas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Complázcome en felicitarlo por merecida honra con que'lo ha distinguido 
el Congreso Nacional. 
Su amigo, 

Francisco Manuit, hijo. 



De Guanaguana, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Como amigo decidido del Gobierno a quien he servido con lealtad, cum- 
plo en felicitar a usted por haber sido elegido Presidente de la República. 
Su amigo y subalterno, 

Adán J. Aubeterre. 



DEL GENERAL GÓMEZ 469 



De Zaraza, el 5 de-mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Su exaltación a la Suprema Magistratura de la República garantiza el 
complemento de la famosa regeneración que usted mismo inició en horas 
angustiosas para la Patria. 

Mi adhesión, votos y congratulaciones al insigne patriota. 

Eduardo D. Méndez. 



De Yare, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Alta resonancia ha tenido en el País la elección de usted para Presidente 
Constitucional de la República. 

Reciba nuestras sinceras felicitaciones. 
Sus amigos, 

Santiago Sanoja, Natividad Méndez, Alejandro Lander, José de los San- 
tos Eckezuría. 



De Camatagua, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los suscritos, habitantes del Distrito Urdaneta, del Estado Aragua, com- 
plácense en felicitarle intimamente por el acierto que ha tenido el Congreso 
Nacional al elegirlo a usted para regir constitucionalmente los destinos de 
la República. 

Sus amigos, 

F. Abigaíl Rodríguez, M. Moya, Pablo Delgado, J. R. Herrera, M. A. 
Rodríguez Macías, G. R. Oropeza, G. Lovera R, Próspero R. Oropeza, M. 
A. Oropeza, Rafael Alvarez García, Ramón A. Bravo, Carlos R. Alva, Juan 
R. Piñate, Guillermo M. Reyes, Tomás Banasca, Bernardino Ceballos, 
Agustín Betancourt, Melecio Betancourt, Marceliano Arismendi, R. Betan- 
court, F. A. Oropeza, R. E. González, R. Marrero, H. Quintero, Telésforo 
López. 



De Camatagua, el 5 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Con efusión patriótica presentamos a usted nuestras sinceras felicita- 
ciones por la muy merecida elección del Congreso Nacional recaída en su 
persona para Presidente Constitucional de la República. 



470 LA ELECCIÓN 



Este pueblo celebra con inusitado júbilo tan acertada elección que invo- 
lucra paz, bienestar y progreso. 

Sus amigos, 

Felipe Neri Vargas, Eduardo García, Manuel Duran, Gil Francisco Ba- 
ba, Trino Méndez, Rafael Vargas, Luis M. Pérez, Concepción Estanga, Isi- 
dro Duran Gil, Francisco Arteaga, Andrés Duran Gil. 



De Zaraza, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis sinceras felicitaciones por elección recaída en usted para 
Presidente Constitucional de la República . 
Su amigo, 

Felipe B. Herrera G. 



De Calabozo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Un pueblo agradecido no podía esperar de sus dignos representantes 
mayor beneficio que la elección de usted para Presidente Constitucional de 
la República, pues su solo nombre al frente de los poderes públicos, señala 
una época de paz consolidada y de verdadero provecho y engrandecimiento 
de nuestra querida Patria. 

Como venezolano y como uno de los más leales soldados con que usted 
puede contar para la defensa de nuestra Causa, me permito felicitarlo por 
tan fausto acontecimiento. 

Su amigo, 

A. Rodríguez. 



De Calabozo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mucho me complace la acertada y merecida elección del Congreso Na- 
cional recaída en usted, por lo que me permito reiterarle mis sinceras felici- 
taciones. 

Su adicto amigo, 

F. Calzadilla Valdez. 



V 



DEL GENKRAL GÓMEZ 



471 



De San Juan de los Morros, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Reciba nuestras ingenuas congratulaciones por haber sido elegido Presi- 
dente de la República. 
Sus amigos, 

Félix B. Scott. 
D. R. Scott. 



Ciudad Bolívar: 16 de junio de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Estimado general y amigo: 
En mi condición de antiguo y sincero al propio tiempo que desinteresa- 
do amigo de usted, envióle mis más cordiales felicitaciones por la acertada 
elección recaída en usted para regir los destinos del País. 

Es usted garantía absoluta de paz y de progreso efectivo; y dable nos 
será a los que solo aspiramos trabajar al amparo de la Ley, hacerlo con ente- 
ra libertad y con esperanzas de progresivo bienestar. 
Soy su antiguo y sincero amigo, 

Víctor Vicente Maldonado. 



Trujillo: 25 de mayo de 1915. 



Señor General J. V . Gómez. 



Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 
Aunque ya le dirigí mis respetuosos parabienes por telégrafo, luego que 
supe la merecida elección de usted para Presidente Constitucional de la Re- 
pública, creo de mi deber, como leal subalterno suyo, ratificárselos por me- 
dio de la presente, consignando a la vez mis votos por la ventura personal 
de usted y porque la Divina Providencia lo siga iluminando en pro del com- 
pleto engrandecimiento de la Patria y para mayor gloria de usted y la Causa 
que dignamente preside. 

Saludo a usted cordialmente, repitiéndome su adicto amigo y fiel subal- 
terno, 

Julio Olivar. 



472 LA ELECCIÓN 



De Güigüe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Ante el sincero entusiasmo que experimentamos al saber que el Sobera- 
no Congreso de la Nación, lo ha elegido a usted Presidente Constitucional de 
la República, nosotros, partidarios decididos de la hermosa Causa de Diciem- 
bre, ¿qué podemos decir? ¡Es más elocunte que la expresión, nuestro silen- 
cio! Abrazárnoslo. 

Amigos y subalternos, 

Luis Felipe Hernández, Augusto H. Méndez, Roberto Caro E, Mel- 
quíades Méndez, F. Hidalgo, L. F. Woodberry. 



De Ocumare de la Costa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Congratulóme con Venezuela toda, porque su nombramiento para pre- 
sidirla involucra orden y trabajo. Lo felicito y abrazo cordialmente. 
Se ofrece como su viejo amigo, 

Quintín Arias. 



De Ocumare de la Costa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General .1 . V. Gómez. 

Abrazólo. La Patria, al elegirlo para su Presidente en el período que 
se inicia, es porque ve en usted el coronamiento de todos sus anhelos. Ocu- 
mare celebra alborozado este día de gran satisfacción. 

Su adicto amigo, 

A. Aular Arias. 



De Ocumare de la Costa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Su elección para Presidente Constitucional de Venezuela, representa pa- 
ra la República una era de progreso, de paz y de engrandecimiento, al mis- 
mo tiempo que de regocijo para todo corazón patriota y de íntima satisfac- 
ción para sus amigos. 

Reciba la sincera congratulación de su adicto y leal servidor, 

L. Silva Rojas. 



DEL GENERAL GÓMEZ 473 



De Ocumare de la Costa, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como verdadero amigo de usted envióle mi abrazo de felicitación por la 
alta distinción con que lo ha ungido el Soberano Congreso Nacional, al ele- 
girlo Presidente Constitucional de la República. 

Su amigo, 

E. Parejo. 



De San Sebastián, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicito a usted por haberlo elegido el Congreso para Presidente Cons- 
titucional de Venezuela. 
Su amigo, 

Nicolás R. Flores. 



De San Sebastián, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo cordialmente por su exaltación a la Presidencia de la Repú- 
blica. 

Saludólo cordialmente. Amigo, 

R. González Espinoza. 



De San Sebastián, el 4 de mayo de 1915- 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo entusiasta y cordialmente por su ascenso a la Presidencia de 
la República. 
Su amigo, 

Luis M. Cabrera. 



De San Sebastián, el 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis respetuosas felicitaciones por la merecida elección recaída en usted 

para Presidente de la República. 

Su amigo y subalterno, 

Esteban Dolande- 
60 



474 LA ELECCIÓN 



De San Casimiro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Estoy contentísimo por la merecida elección recaída en usted, para re- 
gir los destinos de la Patria. 

Lo felicita muy sinceramente su amigo y subalterno, 

P. Belisario B. 



De San Casimiro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Le envío mis felicitaciones por su elección para Presidente de la Repú- 
blica. 

Amigo y subalterno, 

Mariano Carreña. 

Fechado hoy en Pardillal. 



De San Casimiro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Me es grato enviarle mis felicitaciones por su exaltación a la Presiden- 
cia Constitucional de la República, muy justa y merecida. 
Su amigo, 

Juan P. Echezuría. 



De Ciudad Bolívar, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Lo felicita su humilde servidor y amigo, por su elección de Presidente 
Constitucional de la República. 

Julio M. Rojas. 



De San Cristóbal, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Desde este apartado campo congratulóme por la justa elección hecha en 
usted para presidir los destinos nacionales, y van mis votos de amigo deci- 
dido de la gloriosa Gausa de Diciembre, por su felicidad personal en el pe- 
ríodo constitucional que se inicia bajo la bendita paz, fundada por usted. 

La Nación se siente orgullosa y los que conocemos su misión patriótica 
de progreso, civilización y cultura, vemo3 una vez má3 la salvación de núes- 



DEL GENERAL GÓMEZ 475 



tras instituciones republicanas en sus claros y nobles .propósitos de ciudadano 
digno. 

Su amigo y subalterno, 

Julio Velasco. 



De Barquisimeto, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Venezuela, que sabe cuánto cuesta y cuánto vale la obra de salvación 
que le debe únicamente a usted, viste hoy de gala y se levanta con el sol de 
la confraternidad sobre la cima del derecho, para aplaudir a sus represen- 
tantes, que en esta vez sabiamente le 4ian interpretado nombrándole a us- 
ted para presidir constitucionalmente la República. 

Soldado probado como soy de la Causa de Diciembre y admirador de sus 
triunfos efectivos, me congratulo muy respetuosamente con usted. 

Su amigo, 

Héctor Andonaegui. 



De Duaca, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Apreciado Jefe: en mi hacienda supe ayer la elección hecha en usted 
para presidir la República constitucionalmente. 

Por tan acertada elección, que interpreta la voluntad popular y asegu- 
ra la paz, el orden y el progreso patrio, congratulóme con usted. 

Amigo y subalterno, 

Leopoldo E. Camejo 



De Coro, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Amigo de la paz como soy, y siendo usted quien la sostiene en Venezue- 
la, lo felicito por la acertada elección del Congreso recaída en usted, para 
Presidente Constitucional de la República. 

Su amigo, 

E. Blanco Salcedo. 



476 LA ELECCIÓN 

De San Sebastián, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Mis respetuosas felicitaciones por su elección para Presidente de la Re- 
pública. 

Su amigo y subalterno, 

V. Martínez. 



De San Sebastián, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Reciba mis efusivas congratulaciones por la honra que el Congreso le ha 
discernido al elegirlo Presidente de la República. 
Su amigo, 

Andrés Rodríguez. 



De San Sebastián, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mis respetuosas felicitaciones por la acertada elección recaída en 
usted para presidir constitucionalmente la República. 
Su amigo, 

Rafael Herrera. 

De San Sebastián, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La designación que ha hecho el Congreso Nacional para que rija usted 
los destinos de la Nación, es la seguridad de fa paz de la República y el bie- 
nestar de sus habitantes; por tan feliz suceso, me congratulo con usted. 

Su amigo y subalterno. 

Eleazar Bar reto H. 



De San Casimiro, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

No puede usted suponerse lo contentísimo que estoy por la elección re- 
caída en usted para regir los destinos de la República. 

Reciba, mi protector y amigo, mis ingenuas felicitaciones. 
Su amigo que lo quiere, 

Rafael García García. 



DEL GENERAL GÓMEZ 477 



De San Felipe, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gome:. 

Por deber patriótico, amigo suyo y de la Causa Rehabilitadora, felicito 
a usted por tan gran acontecimiento republicano, y felicitóme. 
Amigo, 

Jesús M. Guédez P. 



De Puerto Cabello, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase recibir mis sinceras manifestaciones de adhesión y felicitacio- 
nes por su elección de Presidente Constitucional de la República. 
Servidor, 

Brígido Hernández- 



De Tovar, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo por su exaltación a la curul presidencial de la República. 

Francisco Sardi. 



De La Grita, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Ocupado en el campo no había cumplido deber de amigo para felicitar- 
lo sinceramente por la merecida prueba de confianza de que ha sido objeto al 
ser elegido Presidente de la República. 

Su amigo, 

Francisco Crocce. 



De Sabaneta de Coro, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis respetuosas felicitaciones por su exaltación a la Presidencia Consti- 
tucional de la República. Como siempre a sus órdenes, sin reserva alguna. 
Su amigo y subalterno, 

José Sierra. 



478 LA ELECCIÓN 



De Santa María de Ipire, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Envióle mis calurosas felicitaciones por el nombramiento con que lo ha 
favorecido el Soberano Congreso de la Nación. 

Muy acertada ha sido la elección de los representantes del pueblo al con- 
fiar a usted.la Primera Magistratura de la República, porque con usted está 
asegurado el porvenir de nuestra patria y sellada para siempre la paz de Ve- 
nezuela. Yo, humilde soldado de la gloriosa Causa que tan dignamente us- 
ted preside, estaré siempre atento ala voz del Jefe y Magistrado. 

Su amigo, 

R. A. Toro Fernández. 



De Guama, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

El Soberano Congreso Nacional, al designarle para Presidente Consti- 
tucional de la República, ha satisfecho la más justa y noble aspiración del 
pueblo venezolano, que orgulloso de su gloria y admirador de sus virtudes 
confía tranquilo en que regidos por usted los destinos de la patria, llegará 
ésta a la cima de su más completo engrandecimiento. 

Por tan feliz como singular suceso, esta Municipalidad, tributando un 
acto de extricta justiqia, ha dirigido su voz de aplauso a aquel augusto Cuer- 
po e íntimamente regocijada, ruega a usted aceptarle sus más entusiastas y 
patrióticas felicitaciones. 

F. Alejos R. 



De Santa de Rosa de Zamora, el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La acertadísima elección del Congreso recaída en usted para regir los 
destinos de la Patria en la Presidencia Constitucional de la República, ha 
sido celebrada con júbilo en los pueblos de Zamora. 

Permíteme felicitarlo y ratificarle mi adhesión como colaborador en su 
Gobierno y amigo decidido de usted. 

Adicto amigo, 

Carlos Jordán Falcan. 



De Campo Elias, el 8 de mayo de 1915 . 
Señor General J. V . Gómez. 

Honróme al dar a usted mi sincera felicitación y ofrézcole de nuevo mi 
adhesión política y personal, 
Amigo y servidor, 

Cesarino Rojas. 



DEL GENERAL GÓMEZ 479 



De Valencia', el 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Felicitóle por su acertada elección para Presidente Constitucional de la 
República. 

Servidor de usted, 



Señor General J . V . Gómez. 



Eduardo Alcázar Sánchez. 

Caracas: 7 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Mi muy querido Jefe y amigo: 

Cada día que pasa en el escenario de la vida pública, el pueblo siente 
ansias de vértigo, desesperado por verlo a usted sentado en la silla presi- 
dencial. Amigos y desconocidos me preguntan a cada paso: "¿Cuándo re- 
cibirá el General Gómez? Es nuestra Providencia; es la esperanza del pueblo 
necesitado; es Paz y Trabajo y Patria y Unión, encarnados en su coi'azón 
de patriota". 

Como mi condición de amigo y servidor de usted se siente colmada con 
esas consideraciones de la gente del pueblo, sobre todo, no puedo menos 
que trasmitírselas a usted. 

Que Dios le dé la salud y la vida, para felicidad de usted, que es la de 
la Patria y la de sus amigos. 

Su respetuoso amigo y subalterno, 

Avelino Ramírez. 



Señor General J. V. Gómez. 



Mendoza: 15 de mayo de 1915. 
Caracas. 



Mi respetado General: 

Esta con el objeto de presentarle mis saludos y felicitaciones como 
buena amiga de usted y de la Causa, por haber sido elegido Presidente de 
la República para el período constitucional que se inicia. Dios ha de per- 
mitir goce de mucha salud y paz en su Gobierno; son mis buenos deseos. 

De usted su segura servidora y amiga, 

Marta de Chirinos. 



480 LA ELECCIÓN 



De San Fernando, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Amigo y subalterno de usted, felicitólo y congratulóme con todos los 
buenos amigos de Venezuela por tan acertada y merecida distinción hecha 
en usted por el honorable Congreso Nacional para regir los destinos de la 
Patria en el período constitucional de 1915 a 1922. 

Aprovecho esta ocasión para reiterarle mis sinceras protestas de adhe- 
sión política y amistad personal. 

Miguel V. Cegarra. 

Fechado el 3 en Achaguas. 



De Carora, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Por su exaltación a la Presidencia Constitucional de la República, que es 
promesa de paz, oi'den y garantías, reciba nuestras sinceras congratula- 
ciones. 

Sus amigos, 

Luis F. Alvarez, Octavio Herrera, José Alvarez, hijo, M. M. Alvarez, 
J. M. Escalona, José Esteban Fernández, F. Dorante, F. Gil. (Siguen más 
firmas). 

Fechado hoy en Curarigua. 



De Baragua, el 5_de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Este pueblo que solo piensa en el progreso y por consiguiente amante 
fervoroso de' la paz, celebra alborozado el nombramiento de usted para Pre- 
sidente Constitucional de la República. 

Reciba nuestras calurosas felicitaciones. 

Sus amigos, 

Luis Acosta, Arístides Ruiz, doctor Ermigio C. Ríos, Edmundo J. Gar- 
cía, Régulo Bisla Ríos, J. Rivero Espinoza, Tobías Arroyo, Luis María Gu- 
tiérrez, M. Yánez, M. J. Meléndez, Juvenal Ramírez, Elíseo Carrasco, Vicen- 
cente Dabatillo, Juan de Dios López R, Francisco M. Pernalete, Erasmo 
Morales, Juan Bautista Rodríguez, Fabián Acosta, Gregorio Cordero, Aris- 
tóbulo Pereira, Lucio Fúa, Julián Carrasco, Paulino Fúa, Nicasio Linares, 
Andrés Álamo, Alfonso Álamo, Ramón Ferrer P, Roseliano Fernández, Ra- 
món A. Ramos, Pacífico Cordero, Juan Cheviel, Pedro E. Cheviel, Ramón 
Florez Díaz, Medardo J. Alvarez, Ermigio J. Alvai'ez, Manuel Paz M, Pe- 
dro A. Cordero, Juan Bautista Jiménez, José Mai-ía Rojas, Antonio Caldera, 
Andrés M. Rivero, Eloy Cheviel. 



DEL GENERAL GÓMEZ 481 



De El Tocuyo, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

En nombre del Ilustre Concejo Municipal que presido, y en el mío pro- 
pio, tengo el honor de saludar a usted respetuosamente y de enviarle cor- 
diales felicitaciones por su exaltación a la Presidencia Constitucional de la 
República, que involucra el predominio de la paz, del orden y del progreso 
de la Patria. 

Heriberto Tamayo. 



Barquisimeto, 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito y felicito a la Patria, que ha sabido corresponder debidamen- 
te a sus esfuerzos. 
Su amigo, 

Alanuel Pérez Morales. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Distinguido Jefe y amigo: felicito a usted por su elección para regir los 
destinos de la República. t 

Su amigo, 

Pedro J. Ramones. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Obra de acierto y de cordura, obra de patriotismo y buena fé, ha sido 
la elección constitucional recaída en usted. En ninguna época de la Repú- 
blica, seguramente, el suceso revistió mayor justicia y trascendencia que 
hoy, porque nunca como hoy necesita Venezuela reposo y paz. Por provi- 
dencial destino, representa usted en el actual momento histórico la Vene- 
zuela del porvenir; fuerte y perínclita como la creó el esfuerzo colosal reali- 
zado por nuestros Libertadores para bien de la América en el seno de la hu- 
manidad. El resurgimiento de la Patria, le será tanto más fácil a usted, por 
cuanto que conoce sus dolores y viejos infortunios y posee los dos factores 
esenciales para su rehabilitación: un cerebro sano y vigoroso y un corazón 
que palpita bien! 

61 




482 LA ELECCIÓN 



En este sentido, anticipóle mis congratulaciones y deseóle la mayor glo- 
ria posible. 

Respetuosamente su amigo, 

R. Villoría Cadenas. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Respetuosamente le envío mi cordial felicitación por su elección a la Pre- 
sidencia Constitucional de la República. 
Lo abraza su subalterno y amigo, 

Eugenio Medina. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Su exaltación a la Primera Magistratura de la República para el período 
constitucional que se inicia, es motivo de verdadera satisfacción para su 
adicto amigo y subalterno, 

José Garbi. 



De Barquisimeto, el 4' de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los Oficiales y tropa del Batallón "Carabobo" que comando, celebran 
conmigo el fausto suceso de su elección para Presidente Constitucional de la 
República; y por ello, le presentamos cordialmente el homenaje de la más 
respetuosa felicitación. 

Su amigo y subalterno, 

A. Táriba C. 



De Barquisimeto, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Como venezolano admirador personal de usted y de su progresista Go- 
bierno, envióle mis cordiales felicitaciones por tan merecida elección del 
Congreso Nacional, al nombrarle a usted para que presida nuestra Patria en 
el período constitucional. 

Su respetuoso amigo, 

Ismael M. Rojas. 



DEL GENERAL GÓMEZ - 483 



De Barquisimeto, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envióle mis cordiales felicitaciones por el acertado nombramiento recaí- 
do en usted para regir los destinos del País en el período constitucional. 
Su amigo, 

Luis Rafael García. 



De Quíbor, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Pláceme presentar a usted mis cordiales felicitaciones, "por el merecido 
cargo con que lo ha honrado el Soberano Congreso Nacional al elegirlo Pre- 
sidente de la República. 

Amigo, 

Baudilio Lara. 



De Duaca, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Amigo de usted y de la Causa, le envío cordial felicitación por su eleción 
a la Suprema Magistratura del País. Se ha correspondido con tal hecho a 
los deseos del sentimiento nacional. 

Su amigo, 

Avelino Jiménez M. 



BACHILLER JOSÉ ASUNCIÓN SOTO VICUÑA, 

saluda atenta y respetuosamente a su amigo el General Juan Vicente Gómez 
y lo felicita por la justiciera elección que hizo en él el Congreso Nacional, 
nombrándolo Presidente Constitucional de la República. 
Maracaibo: 7 de mayo de 1915. 



CAPITÁN NICOLÁS AGUIRRE GARRIGA, 

presenta a su benemérito Jefe y amigo General Juan Vicente Gómez, sus 
felicitaciones por su elección para Presidente Constitucional de la República. 



4S4 LA ELECCIÓN 



PRESBÍTERO PEDRO DE MARCO, 

desea que, en el actual período presidencial del General Juan Vicente Gó- 
mez, venga acertada una perpetua paz y verdadero progreso en Venezuela. 
Choroní: 11 de mayo de 1915. 



LOS HERMANOS HERNÁNDEZ VALERA, • 

al saludar respetuosamente al señor General J. V. Gómez, tienen el honor de 
enviarle sus más ingenuas felicitaciones. 



LUIS H. CHARLESVILLE, 

tiene el honor de presentar sus sinceras felicitaciones al General J. V. Gó- 
mez, por su elección de Presidente Constitucional de los Estados Unidos 
de Venezuela. 



JOSÉ DE LA M. SÁNCHEZ G, 

saluda atentamente a su Jefe único, el General Juan Vicente Gómez, y le 
manifiesta que se siente orgulloso por el acierto que ha tenido el Congreso 
Nacional en elegirlo para regir los importantes destinos del País. 
La Guaira: 12 de mayo de 1915. 



MARCOS LINARES, 

felicita al heroico Caudillo General Gómez, porque la voluntad del pueblo so- 
berano lo ha elevado a la Suprema Magistratura de la República; y felicita 
a la Nación, porque los fueros ciudadanos quedan garantidos por el inque- 
brantable patriotismo de su Jefe. 
San Lázaro: 4 de mayo de 1915. 



M. SILVA MEDINA, 

con respetuosas felicitaciones al señor General J. V. Gómez por su elección 
para Presidente Constitucional de la República. 

La Sabana: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Caracas. 

Mi respetado Jefe y amigo: 

Humilde hijo del pueblo como soy, y leal servidor de la Causa de Diciem- 






DEL GENERAL GÓMEZ 485 



bre, molesto la atención de usted con el objeto de saludarle muy respetuosa- 
mente y a la vez en nombre de los vecinos de la Parroquia Caruao, Depar- 
tamento Vargas del Distrito Federal, y en el mío propio, me es grato en- 
viarle mis más sinceras felicitaciones por la acertada elección que han hecho 
los ilustres Representantes de la Nación en la meritísima persona de usted, 
para presidir los destinos del País. 

Así queda cumplido el ideal de todos los venezolanos de buena voluntad, 
pues usted representa para la Patria, orden, progreso, paz y trabajo, que 
es a lo que debemos aspirar. 

Ratificándole mi leal adhesión, con sentimientos de respeto y considera- 
ción, me es grato suscribirme de usted atento seguro servidor, amigo y su. 
balterno, 

Silverio S. Escobar H. 



Caracas: 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Respetado General: 

Yo creo sinceramente que el Congreso no ha podido hacer mejor elec- 
ción para Presidente de la República. 

¿ Quién con más títulos que usted para presidir a Venezuela en el pe- 
ríodo actual ? No veo, francamente, quién pudiera tenerlos mejor entre 
los venezolanos en las actuales circunstancias. 

Su administración ha sido sin lugar a dudas, muy beneficiosa para el 
País, y por eso, pésele a quien le pesare, está en la conveniencia pública que 
usted siga al frente de sus destinos. 

Yo lo felicito sinceramente y felicito a Venezuela por tan merecida 
elección. 

Su amigo y admirador, 

G. E. Michelena. 



Barquisimeto: 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Mi apreciado Jefe y amigo: 

Con íntima complacencia me honro en felicitar a usted por la magnífica 
elección recaída en usted para regir los destinos de Venezuela en el pe- 
ríodo constitucional que empieza, hecho ese que informa una era de bienes- 
tar para el País. Le adjunto El Occidental, donde emití algunos conceptos 
de justicia a la personalidad de usted. 



435 LA ELECCIÓN 



Con mis votos por su ventura personal y por el acierto en su Gobierno, 
me suscribo atento, seguró servidor y amigo, q. b. s. m. 

R. E. Gualdrón. 



Mérida: 3 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Mi Jefe único: 

Lleno de partidaria complacencia, me acabo de imponer de su exalta- 
ción por el genuino voto popular, a la Primera Magistratura de la República. 
Su triunfo me llena de orgullo por haber sido yo, va ya para tres años, sir- 
viendo en Yaritagua bajo las órdenes de su amigo el general Rafael María 
Parisi, el primer venezolano que en letras de molde dijo, y también en la tri- 
buna, cómo era de necesaria para el bienestar de la Patria su presencia y ac- 
tuación en el primer puesto en que hoy lo ha colocado el querer de todos los 
buenos venezolanos, amantes de la paz y del trabajo. 

Soy su amigo afectísimo y leal partidario, 

Emilio Menotti Spósito. 



Carenero: 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Muy respetado General: 

Van estas líneas a felicitarle muy afectuosa y sinceramente por la acer- 
tada elección que el pueblo venezolano ha tenido para usted al nombrarlo 
Presidente Constitucional en el período de 1915 a 1922. Grato me es parti- 
ciparle que los vecinos de esta localidad, llenos de contento, se unen a mí 
para elevar un voto por la buena elección recaída en el hombre que ha sa- 
bido dar la paz y la tranquilidad al País: y que es el anhelo de todos noso- 
tros, amantes del trabajo y aspirantes a las garantías sociales y para tran- 
quilidad de nuestros hogares. 

Su seguro servidor y afectísimo amigo, 

Ambrosio Bolívar. 



Maracay: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. , 

Presente. 
Respetado Jefe y amigo: 
Siempre será un motivo de legítimo orgullo para nuestros corazones de 



DEL GENERAL GÓMEZ 4S7 



jóvenes venezolanos, el haber contribuido con nuestro humilde grano de 
arena para la construcción del grandioso edificio de la Rehabilitación Nacio- 
nal, prestando nuestros servicios al lado de uno de sus leales e inteligentes 
colaboradores, el distinguido tachirense doctor Ezequiel A. Vivas. 

Hoy que el Soberano Congreso de la Nación lo elige a usted para Pre- 
sidente Constitucional de la República, le presentamos nuestra ingenua fe- 
licitación y le manifestamos que en lo mucho que falta por hacer para rea- 
lizar su noble ideal de engrandecer nuestra amada Patria, no perderemos 
de vista ni por un instante, la gloriosa bandera del 19 de Diciembre que em- 
puñada por usted, avanza victoriosa al porvenir. . 

Somos sus adictos subalternos y amigos, 

Marcos M. Matizo, Rafael A. Santander, Alejandro Diez. 



San Cristóbal: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo : 

La Patria necesitaba de que el autor de esta brillante situación de 
paz, progreso y bienestar, consolidara todas esas benéficas corrientes, 
para llegar a lá plenitud de perfección y engrandecimiento a que por 
mil títulos está llamada ; y el Congreso, con grande acierto, ha sabido 
interpretar la voluntad de la mayoría eligiéndolo a usted Presidente de 
la República en el presente período constitucional. Se ha salvado nue- 
vamente Venezuela y todos los hombres de buena voluntad están agra- 
decidos, contentos y satisfechos. 

Sírvase aceptar mis calurosas y entusiastas felicitaciones, junto con 
la renovación de mi adhesión y simpatías y de mis deseos de servirle en 
todo lo que me crea útil. 

Soy su verdadero amigo y subalterno, 

R. de la C. Torres. 



Trujillo: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General : 
El suceso de la elección presidencial recaída en usted, para el pe- 
ríodo constitucional de 1915 a 1922, es símbolo de paz a la sombra de 
las Leyes y promesa de bienestar para la República. 

Reconstruidas las instituciones del País, con el control de la com- 
petente evolución social, aparece en aquel acto la Rehabilitación Nació- 



. 



LA ELECCIÓN 



nal, con todo su prestigio, presidida por usted, señalando en la sobe- 
ranía de la República, el valer de la diplomacia, y en la actividad de 
la Administración, los fueros del progreso. 

El alma nacional secunda con calor la actualidad, al ver a usted 
elegido Presidente de la República, porque nunca fallaron sus nobles 
propósitos de velar por la Patria, hasta salvarla con la bondad de las 
instituciones y el crédito del Gobierno. 

En Trujillo se sustenta por el distinguido señor general Timoleón 
Omaña, Presidente Constitucional del Estado, las regalías de aquella 
Causa, y se exteriorizan las benefactoras ideas de usted como su Jefe; 
se castiga el crimen, se atiende a las obras públicas ; se maneja con 
pulcritud el tesoro, y al impulso sereno del Magistrado, se verifica la 
hidalguía en todos los ramos de la administración regional. 

Al enviar a usted muy respetuosamente mis sinceras felicitaciones 
por la acertada elección del Congreso Nacional, me es honroso suscri- 
birme su afectísimo amigo, servidor y partidario, 

Amücar Fonseca. 



Carayaca: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Nuestro respetado Jefe y amigo : 

La elección recaída en la personalidad de usted para regir los des- 
tinos de la República, en el período constitucional de 1915 a 1922, es 
un acontecimiento justo, necesario y laudable en el ánimo popular. 

Es justo, porque es la emanación del sentimiento íntimo de un 
pueblo agradecido, que reconoce los grandes méritos de usted, y el es- 
píritu patriótico con que viene propendiendo a su noble y estable 
salvación. 

Es necesario, porque la permanencia de usted al frente de los des- 
tinos de Venezuela, como militar experto y abnegado, es garantía segu- 
ra de orden, respeto y tranquilidad nacional. 

Y es laudable, porque su alma progresista, enamorada del trabajo, 
y protectora, por tanto, de las clases laboriosas, tenderá siempre al 
creciente desarrollo de la prosperidad venezolana, en cuyo seno en- 
contrarán salud moral y vida material los hijos de nuestra Patria. 

El pueblo de Carayaca está de plácemes por la elección de usted, 
verificada por el Soberano Congreso Nacional, merced a la interpreta- 
ción fiel y libre de la inapelable voluntad del corazón de la ciudadanía. 

Reciba nuestras felicitaciones de subalternos respetuosos y amigos 
leales. 

Juan Rodríguez, Simón González Chacón, Manuel Castro, Félix Pu,- 
berón, Marcéliano Rodríguez. 




DEL GENERAL GÓMEZ 489 



Señor General J . V. Gómez. 



La Guaira: 6 de mayo de 1915. 



Maracay. 



Estimado Jefe y amigo : 

Yo, el último de sus amigos y de los primeros cuando la oportu- 
nidad y el momento me favorecieren, lo felicito por la elección que 
los representantes del pueblo venezolano han hecho en usted para que 
dirija los destinos de la República en el período constitucional de 1915 
a 1922. 

Tal elección corresponde al deseo de los buenos hijos de la Pa- 
tria, que vemos en usted al centinela avanzado del progreso, de la 
paz, del bien procomunal y de la integridad nacional. 

Soy de usted, como siempre, su amigo y subalterno leal, 

Miguel Antonio Machado. 



Señor General J. V . Gómez. 



Caracas: 12 de junio de 1915. 
Maracay. 



Respetado General: 

La Patria está de plácemes por la acertada elección con que el Sobera- 
no Congreso Nacional lo designa para Presidente de la República, y con ella 
todo aquel que ha cifrado en usted sus esperanzas. 

El pueblo venezolano cifra en su elección el más bello ideal de su vida 
política, y vé en el presente realizadas sus más ardientes esperanzas, pues 
la unanimidad de su elección es prueba inequívoca de que ha llegado el día 
de la perfecta educación política de nuestros compatriotas, y el reconocimien- 
to evidente de los fecundos resultados que ha alcanzado Venezuela bajo la 
sabia dirección de usted, que es el héroe de la concordia nacional. 

Unidos estaremos como hijos de una madre común, inspirados en el 
bien, para ayudarlo a usted en este nuevo orden de cosas, -guiados por la ab- 
negación de su carácter firme. 

De usted con respeto, subalterno y amigo, 

Ramón Cabrera Torres. 

Ciudad Bolívar: 14 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi apreciado y único Jefe: 
El suscrito, vigilante en la caleta de esta aduana, y consciente de sus 
derechos ciudadanos, altamente complacido por su ascensión a la Primera 
Magistratura, con que tan acertadamente lo ha elegido el Congreso de la Na- 

62 



t 






490 LA ELECCIÓN 



ción, se congratula con usted, y al felicitarlo, felicita también al pueblo de 
Venezuela, que ve en usted al porta-estandarte de la civilización y del pro- 
greso. Por eso, amí, que formo en estü cuerpo, me será siempre muy grato 
cumplir las órdenes que emanen de usted, mi Benemérito y único Jefe. 
Su subalterno, 

Montes Dávila. 



De Coro, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

En estos días grandiosos para la Patria, fecha clásica por la elección re- 
caída en usted para presidir la Primera Magistratura de la República, y a 
quien debemos la paz de que se disfruta, envío a usted mis más respetuosas 
congratulaciones. 

Su adicto servidor y amigo, 

J. A. Suárez. 



De Tucacas, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Envióle mis cordiales congratulaciones por el nombramiento de usted 
que es prenda de seguridad para los intereses de la Patria. 
Su adicto amigo, 

Valentín Ortiz. 



De El Tocuyo, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

A usted, amigo y único Jefe, envío mis sinceras felicitaciones con la ex- 
presión de mi más partidaria adhesión. 
Leal amigo, 

B. Isidro Avellano. , 



De Mérida, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicito a mi Patria y a usted por la acertada elección del Congreso al 
nombrarlo Presidente Constitucional de la República en el período que se 
inicia. 

Su amigo y subalterno, 

Medardo del C. Nieto. 



DEL GENERAL GÓMEZ 491 



De La Pascua, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Nuestras efusivas congratulaciones por su exaltación a la Suprema Ma- 
gistratura Nacional. 
Adictos amigos, 

José A. Espinoza. 
P. M. Escobar Ramírez. 



De Lezama, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La anhelada aspiración del pueblo venezolano, fielmente interpretada 
por el Congreso Nacional, al elegir a usted para regir constitucionalmente 
los supremos intereses de la República, ha colmado de satisfacción patrióti 
ca a todos los que nos sentimos orgullosos de pertenecer al gran ejército re- 
habilitador que usted acaudilla, apresurándonos a enviarle nuestras más en- 
tusiastas felicitaciones. 

Amigos y subalternos, 

Ellas Manuitt. 

Rómulo Manuitt. 

Fechado el 9 en la hacienda "Tocoragirta.". 



De Capaya, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los suscritos, amigos decididos de usted, nos grato enviarle nuestras 
ingenuas y cordiales congratulaciones por la acertada elección del Congreso 
recaída en usted. Con patriótico entusiasmo hemos acogido la feliz elec- 
ción, porque en usted vemos asegurada la paz de la República. 

Sus amigos, 

A. Esteves, A. R. Acevedo, J. V. Ortega G, F. Padrón B, F. E. Acu- 
ña, Antonio M. Mejicano, F. Galarraga C, Rodrigo Rodríguez, Mónico Ren 
gifo, Raimundo Moscoso, Miguel J. Oteiza, Miguel T. Arizaleta, Lucas Piña- 
te, Mauuel Carrillo. 



De El Rastro, el 10 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar nuestras más sinceras felicitaciones por la acertada elec- 
ción hecha en usted por el Congreso Nacional, para presidir los destinos de 
\a Patria en el presente período constitucional. 



tk 



492 LA ELECCIÓN 



Somos de usted amigos, 

Adolfo Hernández, Juan J. Navarrete, Pedro Flórez C, Luis M. Hur- 
tado, Eliseo M. Reino, J. Sandoval Armas, B. Landaeta, Carlos Luis Alvarez, 
D. Alvarez Ramos, Adolfo Azuaje S, Macario A. Sosa, Ismael Flórez, Víc- 
tor M. Naranjo, Víctor M. Castillo, Eduardo Guzmán, José Antonio Santae- 
la, LuisE. Díaz, Mateo Lovera, Francisco de P. Mujica, Carlos Loreto, Agus- 
tín Asuaje. 



De Camaguán, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Los suscritos, hombres de trabajo y elementos de paz, al saber la nueva 
de su elección para Presidente Constitucional de la República, no podemos 
menos que congratularnos por este paso dado por el Soberano Congreso que 
nos dará la larga paz que necesitamos. 

Reciba nuestras felicitaciones, 

E. Carrizales, L. L. Reina, M. Hurtado Rondón, Manuel Núñez, Augus- 
to Pérez Núñez, S. Rodríguez Silva, Romualdo Fleitas, Rafael Pittaluga, F. 
Erasmo Tortolero, J. R. Tosta, Tomás Maluenga, José M. Fleitas, J. Matías 
Fleitas, Enrique Rikel, Ángel Hurtado, R, Antolino Carrizález, Ángel Hur- 
tado Fleitas, Rafael Ferrer, Pedro Acosta, Luis Maluenga, Francisco Guz- 
mán M. 



De Valencia, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 
Lo felicita su amigo, 

Carlos Moratinos. 



De Caracas, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Lo felicita y se ofrece a sus órdenes su amigo, 

Tomás Yépez. 

De La Guaira, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Acabo de llegar aquí. Felicitólo sinceramente por la justa y patriótica 
elección recaída en usted para regir los destinos de la República. 
Amigo y subalterno, 

A. M. Leáñez H. 



DEL GENERAL GÓMEZ 493 



De Puerto Cabello, el 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo por el merecido nombramiento recaído en usted para regir los 
destinos de nuestra amada Patria. Queda a sus órdenes su amigo, 

Felipe Franco. 

De Urumaco, el 10 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. 

Felicitólo patrióticamente por la confianza con que lo ha honrado en su 
elección la Representación Nacional. 

O. González Paz. 

Fechado el 5 en San Antonio. 



Calabozo: 11 de mayo de 1915. 

Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Distinguido General: 

Cen la elección hecha en usted, por el Congreso Nacional, para Presi- 
dente Constitucional de la República, está garantizada nuestra Patria queri- 
da; por tanto, aunados bajo el símbolo inmarcesible de las elocuentes frases 
"Paz y Trabajo", contamos los venezolanos con orden, respeto ala Ley, pro- 
greso y bienestar: es por ello, General, que me .permito darle mi humiide 
pero sincero parabién. 

Su obsecuente servidor, 

Francisco de Paula Per eirá. 



RAFAEL BARROETA, 

felicita al Benemérito GenerálJ. V. Gómez, por haber sido elegido Presiden- 
te de la República. 

Valera: 4 de mayo de 1915. 



VICENTE CARCARO, 

saluda a su respetado amigo, General Juan Vicente Gómez y al felicitarlo 
tan sinceramente como en todas ocasiones, le manifiesta su congratulación 
por la unánime elección que el Congreso de la, República ha hecho en él para 
Presidente Constitucional en el período que se inicia. 

Queda así prolongado por tiempo indefinido el estado de normalidad de 
que disfruta el País. 



494 LA ELECCIÓN 



GENERAL TOMAS JORDÁN, 

saluda muy respetuosamente al General J. V. Gómez, con motivo de enviar- 
le sus más cordiales felicitaciones por la honrosa y acertada designación con 
que lo ha distinguido el Congreso Nacional, al elegirlo Presidente Constitu- 
cional de la República para el actual período, lo que es una efectiva garantía 
de paz y verdadero progreso para la Patria. 

Jordán aprovecha esta oportunidad para reiterarle una vez más al Ge- 
neral Gómez su verdadera adhesión política y personal y queda suscrito su 
respetuoso y leal amigo. 

San Juan de los Morros: 10 de mayo de 1915. 



Valencia: 3 de junio de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
El nombramiento que el actual Congreso de la República ha hecho en 
usted para presidir sus destinos en el período constitucional que comienza, es 
motivo de notoria complacencia por parte de los pueblos que se aprestan a 
celebrar, llenos de entusiasmo patrio, junto con el triunfo que significa su 
merecida elección, la estabilidad de la paz, bien supremo en el cual debemos 
tener fundadas esperanzas todos los venezolanos. 

Adscrito a la gran Causa de Diciembre desde sus comienzos, y a usted, 
mi único Jefe, me es muy grato felicitarlo y desearle todo género de felici- 
dades. 

Soy su afectísimo amigo, 

Francisco Illas. 



Caracas: 4 de junio de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 
Un deber de agradecimiento me impulsa a felicitarle por su ascensión a 
la Primera Magistratura de la República, por un acto constitucional que ema- 
nó del voto unánime del Soberano Congreso Nacional. 

Créame que aunque muy humilde amigo suyo, le deseo todo género de 
felicidades. 

Respetuosamente soy de usted amigo, 

Gabriel Camocho. 



DEL GENERAL GÓMEZ 495 



Los Guayos: 8 de junio de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. , 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Cábeme la honra de saludarlo cordialmente y a la vez enviarle mis más 
sinceras felicitaciones por la acertada elección hecha en usted para regir los 
destinos del País. 

Pido al Cielo le proteja y que el espíritu Santo le comunique sus dones 
y le dé siempre, como hasta ahora, la ciencia del buen Gobierno para gloria 
de la Patria y bienestar de los venezolanos. 

Aprovecho esta ocasión para ratificarle mi adhesión personal, repitién- 
dome su afectísima amiga y atenta servidora, que le desea toda suerte de 
prosperidades, 

L. Fábregas. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Reciba mi respetuoso abrazo de felicitación. Su amigo, 

Federico González H. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Felicito a usted y a mi Patria por haberlo elegido el Congreso Presiden- 
te Constitucional. 

Amigo y subalterno, 

Doctor Soto Planas. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Reciba mi felicitación por la elección que merecidamente hizo el Congre- 
so Nacional en usted para que rija los destinos del País en el nuevo período 
constitucional. 

Su amigo, 

Hermes Jáimez. 



496 LA ELECCIÓN 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Habiéndole el Congreso elegido a usted para Presidente Constitucional 
complázcome en felicitarlo por tan merecida distinción. 
Subalterno y amigo, 

Raúl Dubuc Arias. 



De Caracas, el 4 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Por su merecida exaltación a la Primera Magistratura de la República, 
lo felicita cordialmente su adicto amigo, 

Miguel Ángel Ramírez. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe: 
Va nuestra voz de jóvenes, pero de agradecidos y sinceros amigos, a. 
llevarle nuestras cordiales felicitaciones por la merecida elección hecha en 
usted por el Congreso Nacional, para regir los destinos del País en el perío- 
do constitucional que se inicia. 
Sus amigos, 

Carlos y Laureano Rangel. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Como venezolano me enorgullezco de su elección espontánea y unáni- 
me para la Primera Magistratura de la República, pues es usted la sín- 
tesis de las aspiraciones nacionales. Como amigo y subalterno suyo lo felici- 
to cordialmente. 

V. Noguera O. 



De Caracas, el 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mi partidarismo está de plácemes por la merecida elección recaída en su 



DEL GENERAL GÓMEZ 497 



alta y prestigiosa personalidad para regir los destinos del País en el período 
constitucional que se inicia. Lo felicita respetuosamente y hace votos por su 
salud, su amigo y subalterno, 

F. Ostos. 



De Caracas, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

La elección recaída en usted para Presidente Constitucional de la Re- 
pública, es motivo de regocijo para sus amigos. Por tan fausto acontecimien- 
to le presento mis cordiales congratulaciones. 

Lo abraza su amigo y subalterno, 

Rafael C. Cisneros. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915 
Señor General J. V. Gómez. 

Lo felicito muy sinceramente por su elección unánime para Presidente 
Constitucional de Venezuela. 
Su subalterno, 

Ramón Cadenas. 



De Caracas, el 13 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Mi adhesión incontrastable a su persona está de regocijo por su elección 
para Presidente de la República. 
Su amigo, 

Francisco Lossada Matos. 



De Caracas, el 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Sírvase aceptar mis felicitaciones por su elección a la Presidencia de la 
República. 
Su amigo, 

Domingo Soave. 



63 



498 LA ELECCIÓN 



De Caracas, él 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

La elección para Presidente de la República con que el Congreso Nacio- 
nal ha distinguido a usted, es motivo de júbilo para la Patria, porque en us- 
ted está vinculada la paz y el progreso de ella. 

Reciba, pues, mis congratulaciones y la expresión de mi adhesión per- 
sonal y política, las que no había presentado a usted debido a mis quebran- 
tos de salud. 

Su amigo, 

J. Faría Ferrer. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Felicitólo cordialmente y me congratulo con usted, por el gran aconte- 
cimiento que en estos días embarga el espíritu de la Patria: la gloria que 
cupo a los legítimos representantes de los pueblos, al escoger a usted para 
guiar a Venezuela por el sendero de la Paz, Unión y Trabajo, que hizo sur - 
gir a usted de los escombros de la tiranía que derrumbó en 1908. 

Soy de usted su subalterno y amigo, 

Pedro Pimentel Contreras. 



De Caracas, el 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Mis hijos y yo, criadores de la jurisdicción de Chaguaramas, del Estado 
Guárico, felicitamos a usted con patriótico entusiasmo por su exaltación a 
la Presidencia Constitucional de la República, porque en usted se vincula 
la paz pública, que es lo único que necesita el País para su engrandeci- 
miento. 

Su amigo afectísimo,- 

Doroteo Angelino. 



De Caracas, el 10 de mayo de 1915, 

Señor General J. V. Gómez. 

Los empleados de la Contaduría del Telégrafo Nacional, con el entusias- 
mo del partidarismo hacia usted, su único Jefe, lo felicitan efusivamente 
por su exaltación a la Presidencia de la República . 

N. Salamanqués, J. M. Alcega, Alfredo Coll Pacheco, Mariano Esca- 
lona . 



DEL GENERAL GÓMEZ 499 



IGNACIO VIANA. 



presenta al General J. V. Gómez, sus sinceras felicitaciones por su exalta- 
ción a la Presidencia de la República. 



VICENTE NAVARRO, 

saluda atentamente al General Juan Vicente Gómez, y le envía su más sin- 
cera felicitación por su elección para Presidente Constitucional déla Re- 
pública. 



LUCAS LÓPEZ ORTIZ, 

felicitación. 



RAMÓN PÉREZ MENA. 

presenta sus patrióticas felicitaciones a su Benemérito Jefe, General J. V. 
Gómez, por la justiciera elección que en él ha hecho el País por medio de 
sus legítimos representantes, para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica en el actual período, y la cual significa para la Patria nuevos días de 
triunfo y de hermoso progreso. 



J. FRANCISCO PÉREZ BERMUDEZ, 

en vía respetuosamente sus patrióticas felicitaciones al señor General Juan 
Vicente Gómez, Presidente electo de los Estados Unidos de Venezuela. 



MANUEL S. BRICEÑO PICÓN. 

saluda respetuosamente al Benemérito e insigne patriota señor General Juan 
Vicente Gómez, con ocasión de presentarle sus más sinceras y entusiastas 
felicitaciones por la justa y acertada elección que el Soberano Congreso Na- 
cional ha hecho en él para Presidente Constitucional en el período de 1915 
a 1922. 

Que el Tolopoderoso, que lo ha designado por especial gcacia para des- 
empeñar tan important2 misión, lo ilumine y beneiga en todos sus actos, 
para bien de la Patria. 



JOSÉ GONZÁLEZ CHACÓN. 

con sus más sincei-as felicitaciones por su elección a la Presidencia Constitu- 
cional de la República, deseándole salud, prosperidad y todo género de fe- 
lici dades. 

Valencia: 5 de mayo de 1915. 



500 LA ELECCIÓN 



MANUEL BETANCOURT, 

saluda atentamente a su Benemérito Jefe, el señor General J. V. Gómez y 
lo felicita por su nombramiento de Presidente Constitucional de la Re- 
pública. 



GENERAL SIMÓN MONAGAS, 

al saludar muy respetuosamente al Jefe y amigo General J. V. Gómez, plá- 
ceme felicitarle con la sinceridad del verdadero partidai-io. 



DOMINGO BUITRAGO, 

saluda respetuosamente al Jefe y amigo General J. V. Gómez, con el obje- 
to de felicitarlo por la honrosa como merecida designación del Honorable 
Congreso, recaída en él para regir los destinos de la República, lo cual sig- 
nifica la prosperidad de la Patria y el bienestar de sus hijos . 
El Recreo: 4 de mayo de 1915. 



PABLO E. APARICIO, 

saluda muy respetuosamente al señor General Juan Vicente Gómez, y lo fe- 
licita por la merecida justicia con que lo ha distinguido el Congreso Na- 
cional, lo cual es prueba inequívoca de la confianza que los pueblos tienen 
en él como salvador de la Patria . 



Cagua: 5 de mayo de 1915 

Señor General J. V . Gómez. 

Maracay . 
Respetado General y amigo: 

Complacido por la futura felicidad de Venezuela al tenerlo a usted co" 
mo su Presidente Constitucional en la era legal que se inicia, grato me es 
que usted acepte de su humilde amigo y servidor sus más sincerase caluro- 
sas felicitaciones por tan feliz acontecimiento para la Patria, que abriga 
grandes esperanzas; también me congratulo con Aragua y todos los pueblos 
de la República- 

Su adicto amigo, 

Manuel F. Hernández R. 



DEL GENERAL GÓMEZ 501 



RAFAEL MARÍA GADEA, 

saluda muy atentamente a su Jefe y amigo General Juan Vicente Gómez, 
con ocasión de presentarle sus más ingenuas y entusiastas felicitaciones par- 
tidarias por su exaltación a la Primera Magistratura de la República. 

Cagua: 4 de mayo de 1915. 



Cagua: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay . 
Respetado Jefe y amigo: 
Profunda impresión de júbilo y de satisfacción patriótica y partidaria he 
experimentado con la elección de usted para dirigir los altos destinos de la 
República en su período constitucional. Bien se sabe que usted, experto 
demócrata ciudadano, hará a la Patria próspera y venturosa asegurando 
con su política inteligente y consciente, la paz, la armonía y el progreso . 
Respetuosamente le envío mis parabienes y me congratulo con todos los 
habitantes de Venezuela . 

Soy su adicto subalterno y amigo, 

Luis F. Osío Orla. 



CARLOS PADRÓN MARQUE?. 

felicita al señor General Juan V. Gómez, por la acertada elección que ha he- 
cho el Congreso Nacional de Venezuela al designar al fundador de la paz y 
celoso guardián de los sagrados fueros de la Patria, para Presidente Cons- 
titucional de lá República. 

Choroní: 8 de mayo de 1915. 



JOSÉ NATIVIDAD ANZOLA, 

al presentar al señor General Juan Vicente Gómez sus sinceros parabienes 
por la elección recaída en su honorable personalidad para regir las destinos 
de nuestra amada Venezuela, lo saluda muy respetuosamente. 
Choroní: 8 de mayo de 1915. 



R. VILLORÍA GUTIÉRREZ, 

felicita a su Jefe y amigo el General Juan Vicente Gómez, por su exaltación 
a la Presidencia de la República y le ratifica una vez más sus protestas de 
adhesión a la Causa de Diciembre. 

Libertad de Cojedes: 5 de mayo de 1915. 



502 LA ELECCIÓN 



R. MELÓ BERMUDEZ, 

saluda a su Jefe y amigo General Juan Vicente Gómez y lo felicita muy sin- 
ceramente por su elección para Presidente de la República. 



MANUEL GARRIDO BRACHO, 

saluda muy respetuosamente a su Jefe y amigo el señor General Juan Vicente 
Gómez y se complace en felicitarle por la muy merecida confiaza con que 
nuestro Congreso Nacional lo acaba de honrar nombrándole Presidente Cons- 
titucional de la República- Garrido Bracho también se felicita por el nom- 
bramiento dicho, porque sus aspiraciones han sido satisfechas y porque ve 
con su elección asegurada la paz de la República. 

Garrido Bracho suplica a su apreciado Jefe y amigo General J . V. Gó- 
mez, le acepte sus felicitaciones, pues ellas son verdaderamente sinceras y 
desinteresadas . 

Guama: 5 de mayo de 1915. 



RAFAEL HERNÁNDEZ LEÓN, 

presenta al señor General Juan Vicente Gómez sus respetuosas felicitacio- 
nes, por la merecida y honrosa elección que lo designa para presidir la Re- 
pública en el período constitucional de 1915 a 1922. 
Cagua: 5 de mayo de 1915. 



CORONEL LUIS DE J. IRAUSQUIN, 

respetuosamente saluda y felicita a su Jefe único y amigo General Juan Vi- 
cente Gómez, por la justa y merecida elección hecha en él por el Congreso 
Nacional para Presidente Constitucional de la República. 
Maracay: 5 de mayo de 1915. 



MANUEL DE LOS RÍOS, 

se complace en saludar respetuosamente a su Jefe y amigo Benemérito Ge- 
neral Juan Vicente Gómez y le felicita cordialmente por la alta y merecida 
investidura que le ha discernido el Congreso Nacional eligiéndole Presidente 
Constitucional de la República. 

De los Ríos protesta una vez más a su Jefe y amigo el General Gómez, 
su deferencia política y personal, y se repite a sus superiores órdenes. 

Valencia: 5 de mayo de 1915. 



DEL GENERAL GÓMEZ 503 



PEDRO I. GONZÁLEZ PENSÓ, 

saluda atentamente a su distinguido Jefe y amigo el General J. V. Gómez, 
con ocasión de enviarle sus respetuosas congratulaciones por su elección 
para presidir los destinos de la República en el actual período constitu- 
cional. 

Los Teques: 6 de mayo de 1915. 



JOSÉ LEANDRO MONTBRUM E HIJO, 

felicitan muy sinceramente al muy digno Primer Magistrado de la República 
General Juan Vicente Gómez, por su elección para presidirla en el actual pe- 
ríodo constitucional. 

Los Teques: 5 de mayo de 1915. 



JESÚS MARÍA GARCÍA S, 



saluda respetuosamente a su Jefe y amigo, General J. V. Gómez, y le pre- 
senta sus sinceras felicitaciones por su exaltación a la Presidencia de la Re- 
pública. 

San Mateo: 5 de mayo de 1915. 



GENERAL FRANCISCO ARRIAGA E HIJOS. 

saludan respetuosamente a su Jefe y amigo, el señor General J. V. Gómez 
y lo felicitan cordialmente por la elección tan merecida que han hecho en 
él los representantes del pueblo de Venezuela, al designarlo para regir los 
destinos de la Nación en el período de 1915 a 1922. 
Villa de Cura: 6 de mayo de 1915. 



LUCIO S. LOZADA, 

saluda atentamente a su respetado amigo el señor General J. V. Gómez y 
tiene el placer de presentarle sus ingenuas felicitaciones por la plausible 
elección que acaba de hacer el Congreso Nacional' en su persona para presi- 
dir los destinos de la República en el período constitucional que se inaugura 
en el presente año. 

La Victoria: 8 de mayo de 1915. 



\ 



504 LA ELECCIÓN 



SUBTENIENTE H. LEONARDI GONZALO, 

saluda a su único Jefe y amigo, General J. V. Gómez y lo felicita por haber 
sido elegido Presidente Constitucional de la República. 
Maracay: 4 de mayo de 1915. 



' CAPITÁN DOM1CIANO CHACÓN Y TENIENTE RAMÓN VARGAS, 

oficiales del Regimiento de Caballería, "Plaza N? I -", saludan afectuosamen- 
te al señor General Juan Vicente Gómez, su único Jefe, con ocasión de en- 
viarle su más sincera felicitación por tan digna como merecida elección re- 
caída en él para regir a Venezuela en el actual período constitucional. 
Maracay; 3 de mayo de 1915. 



C. MAYAUDON AYALA, 

felicita al señor General J. V. Gómez por su ingenua y merecida elección pa- 
ra Presidente de la República. 



. JUAN E. ARC1A, 

saluda a su respetado amigo el General Juan Vicente Gómez y le envía su 
sincera felicitación por su elección para Presidente Constitucional de la Re- 
pública. 



DAVID T. PARDO, 

felicita respetuosamente al señor General J. V. Gómez, Presidente electo de /' 

la República . 



PRESBÍTERO ANTERO DELGADO ORTECA, 

felicita al General J. V. Gómez, por su elección para Presidente de la Re- 
pública. 

El Consejo: 16 de mayo de 1915. 



RAFAEL SEGUNDO BENITEZ, 

muy sincera felicitación. 



. 



DEL GENERAL GÓMEZ 505 



ANTONIO TORRES M, 

saluda respetuosamente al señor General J. V. Gómez, Presidente electo de 
los Estados Unidos de Venezuela, con ocasión de enviarle sus sinceras feli- 
citaciones por su exaltación a la Primera Magistratura del País . 



DOCTOR PABLO E. LUGO, 

tiene especial gusto de felicitarle muy respetuosamente. 
Choroní: 8 de mayo de 1915. 



DOCTOR RAMÓN ALMARZA, 

presenta sus felicitaciones al señor General J. V. Gómez, por la elección 
recaída en él para Presidente de la República, y acompaña un recorte de El 
Rehabilitador en que hace justicia a su obra. 
Trujillo: 4 de mayo de 1915. 



J. J. V1GANONI, 

saluda respetuosamonte a su Jefe y distinguido amigo General Juan Vicen- 
te Gómez, con ocasión de enviarle su calurosa y sincera felicitación, por el 
acertado nombramiento recaído en él para Presidente de la República en el 
presente período constitucional. Como patriota exteriorízale su íntima sa- 
tisfacción y regocijo por tan justo acontecimiento, el cual involucra paz y 
progreso, o sea Patria, en una sola palabra. Y como amigo personal y po- 
lítico de él, le place desearle en el franco terreno de la amistad, un ventu- 
roso éxito en todos sus actos . 

Barquisimeto: 4 de mayo de 1915. 



ARG1MIRO GONZÁLEZ C, 

saluda y felicita muy respetuosamente a su Jefe y amigo General J. V. 
Gómez . 



FERNANDO SEGNIN1, 
Director de El Faís, 

se complace en enviar un respetuoso saludo y las más francas congratula- 
ciones al Benemérito General Juan Vicente Gómez, por su exaltación a la 
Primera Magistratura de la Nación, feliz acontecimiento que implica garan- 
tías de paz y de progreso . 

Pampán: 5 de mayo de 1915. 

64 



506 LA ELECCIÓN 



GENERAL ADOLFO ALMENAR, 

y sus verdaderos amigos de usted por acá, estamos de plácemes por su elec- 
ción para regir los destinos del Pais, hecha por el Congreso Nacional; reci- 
ba, pues, nuestras más cordiales y patrióticas felicitaciones por tan acertada 
designación. 

Valencia: 4 de mayo de 1915. 



EDUARDO BELLO, 

saluda atentamente a su estimado Jefe y amigo el señor General J. V. Gó- 
mez y lo felicita sinceramente por su elección a la Presidencia de la Re- 
pública. 



JOSÉ MARÍA MONTILLA, 

saluda respetuosamente a su amigo y Jefe único el Benemérito General 
Juan Vicente Gómez, le expresa las más patrióticas congratulaciones por la 
elección de Presidente Constitucional.de la República, que por un acto de justi- 
cia e interpretando fielmente el querer unánime de los pueblos le ha hecho el 
Congreso Nacional. Montilla se repite a las órdenes del General Gómez como 
leal subalterno. 

Barquisimeto: 7 de mayo de 1915. 



GENERAL CAYETANO LUGO, 

saluda respetuosamente al señor General Juan Vicente Gómez, lo felicita de 
modo sincero por su advenimiento a la Presidencia de la República, y hace 
votos por la interesante salud del Jefe Benemérito. 

Lugo se complace en reiterar al señor General Gómez, las protestas de 
su partidarismo y amistad. 

Valencia: 7 de mayo de 1915. 



SEBASTIAN VILLAMIZAR, 



SEBASTIAN VILLAMIZAR, 

felicita a su único Jefe General J. V. Gómez, por haber si Jo elegido Presi- 
dente de la República. 

Maracay: 4 de mayo de 1915. 



Caracas: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Lo saludo y felicito sinceramente por su exaltación al Poder Constitu- 
cional de la República . 



DEL GENERAL GÓMEZ 507 



Usted involucra la paz y el trabajo, dones que hacen feliz y próspera a 
una Nación. 

Mis modestas aptitudes las ofrezco a su acertada Administración. 
Su amigo y subalterno, 

Guillermo E. Lucero. 



TENIENTE CORONEL FRANCISCO SOTO, 

al saludar muy respetuosamente a su distinguido Jefe y amigo, General 
Juan Vicente Gómez, se complace muy enalto en presentarle sus más since- 
ras felicitaciones por su digna exaltación a la Primera Magistratura de la 
República, punto culminante que hoy escala debido sólo al voto unánime de 
los pueblos soberanos y libres, reconocedores de su probidad, honradez e 
indiscutibles méritos en la más digna representación de nuestra patria. 



ROMÁN MALDONADO, 
Director de la Banda Presidencia!, señora y fami'ia, 

saludan cordial y respetuosamente al señor General Juan Vicente Gómez, 
con ocasión de significarle su sincera congratulación por el nombramiento que 
el Soberano Congreso ha hecho con justicia en él para regir constitucional- 
mente los destinos de Venezuela. 



ÁNGEL Y. CAMERO R, 

saluda muy respetuosamente al señor General J. V. Gómez y lo felicita con 
motivo del acertado y honroso nombramiento que el Soberano Congreso Na- 
cional acaba de conferirle. Dios lo guarde muchos años para bien de nuestra 
Patria. 

El Recreo: 5 de mayo de 1915. 



Maracay: 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V '. Gómez. 

Ciudad. 
Muy respetado General y amigo: 
Con motivo de su advenimiento a la Primera Magistratura de la Repúbli- 
ca, nos es grato presentarle nuestras más sinceras felicitaciones. 
Sus amigos, 

Juan Bautista Sardi. 
E. de Jongh A. 



508 LA ELECCIÓN 



MANUEL LEOPOLDO PÉREZ, 

respetuosas felicitaciones. 

Los Teques: 10 de mayo de 1915. 



Turmero: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 
Reciba mi felicitación por la elección recaída en usted para regir los des- 
tinos del País en el período de 1915 a 1922. 

Que Dios lo ayude, a fin de de que termine la obra emprendida por us- 
té i de hacer de nuestra Patria una Nación próspera y feliz. 
Lo saluda respetuosamente lu adicto amigo, 

Rafael U- Pérez. 



Caracas: 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. '] 

Maracay. 

Tengo el honor de felicitar a usted muy cordialmente por su exaltación a 
la Primera Magistratura de la República, y a la vez elevo mis votos al Cielo 
por su dicha y bienestar. 

De usted atento servidor y amigo, 

Presbítero Andrés del C. Vargas. 



Caracas: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. ... 

Maracay. 

Saludólo y felicitólo por su elección de Presidente Constitucional de la 
República. 

Su amigo agradecido, 

Lucio P. Sánchez. 



DEL GENERAL GÓMEZ 509 



Caracas: 19 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Presentóle mis sinceras felicitaciones a la. República, a los venezolanos 
y al gran Patriota del 19 de Diciembre de 1908. 
Muy respetuosamente lo abraza su amigo, 



Julián Domínguez. 



J. A. GONZÁLEZ E, 



felicita a su amigo el General J. V. Gómez por su exaltación a la Presiden- 
cia Constitucional de la República, siendo este puesto digno del que nos ha 
dado la paz y el progreso, que necesitaba nuestra querida Patria. 
Villa de Cura: 5 de mayo de 1915. 



CARLOS E. VIANA, 

felicita a su Jefe único el General J. V. Gómez, por la acertada elección he- 
cha por el Congreso, designándolo para Presidente de la República . 



TENIENTE LUIS R. P1MENTEL, 

tiene el honor de felicitar muy respetuosamente a su Jefe y amigo el Gene- 
ral Juan Vicente Gómez, con motivo de la unánime proclamación del 
Congreso Nacional para su elevación a la Presidencia de la República y hace 
votos por la prosperidad del País durante su período. 



F. PONCE PALACIOS, 

felicita sinceramente a su único Jefe General Juan Vicente Gómez y se com- 
place en ponerse a sus órdenes como siempre. 



T. LUCENA PACHANO, 

saluda atentamente al señor General J. V. Gómez, y le dirige sus res- 
petuosas felicitaciones por su elección de Presidente Constitucional déla Re- 
pública. 



510 LA ELECCIÓN 



J. BARROETA BRICEÑO, 

se complace en cumplimentar al Benemérito Jefe General J. V. Gómez, y 
hace votos porque la Patria bajo su experta dirección, alcance su más alto 
grado de prosperidad. 



MANUEL VICENTE PALACIOS A, 

felicita a su amigo el señor General Juan Vicente Gómez por su exaltación a 
la Primera Magistratura de la República. 

Caracas: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Me siento doblemente satisfecho al felicitar a usted, y asimismo a nues- 
tra querida Patria, cuyos hijos, directamente interesados en la continua- 
ción de su progresivo desarrollo y bienestar, hemos tenido el tacto y el acier- 
to de elegir, por medio de nuestros representantes constitucionales, a usted, 
quien por múltiples y justas causas, está necesaria y obligadamente llamado 
a regir los sagrados destinos de la República. 

Como siempre, soy su amigo y subalterno, 

D. Luis Eduardo Power G. 



SALVADOR MONTERO DURAND, 

respetuosa felicitación. 

La Guaira: 3 de mayo de 1915. 



R. E. SALAZAR DELGADO, 

saluda muy respetuosamente a su estimado Jefe y amigo el General Juan 
Vicente Gómez, con ocasión de felicitarlo por el honroso cargo con que ha 
sido designado por los representantes del pueblo venezolano para regir los 
destinos del País. 



GENERAL JOSÉ M. CARREÑO, 

saluda con respeto a su amigo el General Juan Vicente Gómez, con ocasión 
de felicitarlo por la designación que ha hecho el Congreso Nacional en él 
para ejercer la Primera Magistratura de la República en el período de 1915 
a 1922. Carreño reitera una vez más al distinguido Jefe y amigo, su lealtad 
y servicios. 

El Valle: 4 de mayo de 1915. 



DEL GENERAL GÓMEZ 511 



ENRIQUE FERRARA, 

felicita a su Jefe y amigo el General J. V. Gómez, etc, etc, etc. 



CORONEL 1. MEJIAS PAZ CASTILLO, 

saluda respetuosa y cordialmente a su Jefe y amigo General Juan Vicente 
Gómez y lo felicita sinceramente como cumple a los leales servidores de la 
Causa de Diciembre, por la merecida elección con que lo ha distinguido el 
Congreso de los Estados Unidos de Venezuela, fiel intérprete del pueblo que 
ha sabido valorar la era de paz y progreso debida a su administración. 



LUIS BADARACCO, 



atentamente saluda a su respetado amigo General Juan Vicente Gómez, y se 
complace en dirigirle sus entusiastas felicitaciones por su elección de Presi- 
dente Constitucional de Venezuela. 



C. PADRÓN WELS, 

felicitación. 



JORGE E. RAMÍREZ R, 
Alférez de la Escuela Militar, 

saluda atentamente a su único Jefe General J. V. Gómez, y con inusitado en- 
tusiasmo le envía sus ingenuas felicitaciones por el feliz y aeertado nombra- 
miento hecho en él por los representantes del pueblo venezolano. 



VÍCTOR ANCEL MARTÍNEZ G, 

saluda sincera y respetuosamente al General J. V. Gómez y tiene el alto 
honor de dirigir al Jefe su cordial felicitación por el delicado y elevado pues- 
to conque el Soberano Congreso Nacional premia sus grandes servicios he- 
chos a nuestra Patria. 

Maracay: 5 de mayo de 1915. 



ARTURO LARA RAMÍREZ, 

al saludar muy cordialmente a su benemérito amigo General J. V. Gó- 
mez, se complace en presentarle sus respetuosas felicitaciones por el alto 
cargo conque ha tenido a bien distinguirlo el Soberano Congreso de la 
Nación. 



512 LA ELECCIÓN 



VIRGINIO ROSALES, 



se congratula con su distinguido amigo General Juan Vicente Gómez, ele- 
gido ayer Presidente Constitucional de la República para el actual período. 



JULIO H. BERMUDEZ,, 

muy sincera y cordial felicitación. 



SANTIAGO RIGUAL, 



felicita a su Jefe y compadre General Juan Vicente Gómez, con motivo 
de la elección que el Soberano Congreso Nacional acaba de efectuar en 
su persona para Presidente Constitucional de la República. 



CORONEL MIGUEL JARA, 

siente especial placer en enviarle sus cordiales felicitaciones a su respeta- 
do Jefe y amigo General Juan Vicente Gómez, por la elección del Con- 
greso Nacional recaída en él para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica. Elección justiciera por quien tanto se ha desvelado por el bien de la 
Patria, al que supo trocar las armas del caudillaje por el arado que labra 
el surco, y al que en virtud de su política de paz y unión hizo renacer a 
Venezuela a la esperanza de una vida más noble y más fecunda. Dios ha 
de premiar justicieramente su obra grandiosa, la cual ha de ser coronada 
con nuestro esfuerzo y nuestra inquebrantable lealtad, y la historia hará 
mañana labor de alta justicia presentando a Gómez como el prototipo de 
un benefactor abnegado y providente . 



ENEAS URRUTIA, 

se complace en saludar de manera muy respetuosa, a su querido Jefe y ami- 
go General Juan Vicente Gómez, con motivo de presentarle su efusiva y sin- 
cera felicitación, por la acertada y merecida elección recaída en él para pre- 
sidir constitucionalmente los destinos de la República. Urrutia aprovecha 
esta oportunidad para ratificarle las protestas de su amistad personal y polí- 
tica, poniéndose completamente a sus órdenes . 



GENERAL JOSÉ GONZÁLEZ PÉREZ, 

con sus felicitaciones muy sinceras. 



DEL GENERAL GÓMEZ 513 



JULIO D. CASANAS, 

respetuosa felicitación. 



FÉLIX GARCÍA PRIM. 

al saludar respetuosamente al señor General Juan Vicente Gómez, se com- 
place en enviarle sus cordiales y sinceras felicitaciones. 



RODRÍGUEZ ROVA1NA & C», 

nuestras ingenuas y respetuosas congratulaciones por la elección recaída 
en usted para la Primera Magistratura de la Nación. 
Maracay: 10 de mayo de 1915. 



Caracas: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Reciba la ingenua felicitación de mi cariño con mis votos por su 
dicha y prosperidad. Me suscribo su adicto amigo y subalterno, 

Enrique Plaza Cabeza. 



P. MATUTE HERNÁNDEZ. 

se siente honrado al dirigirse al egregio ciudadano General J. V. Gómez, 
que por sus ideales democráticos y su austeridad de hombre público, ha 
merecido la alta designación para regir los destinos de la República en el 
presente período constitucional. 

Matute Hernández le presenta su calurosa felicitación, y como ara- 
güefio se congratula con los hijos de este Estado y con los pueblos de la 
Nación, por tan máximo acontecimiento, que intrínsecamente envuelve 
paz, trabajo y progreso. 

Cagua: 5 de mayo de 1915. 



Caracas: 8 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 

Una vez más hoy, con íntimo regocijo, le dirijo mi saludo y entusiasta 
felicitación con motivo de la muy digna decisión del Congreso Nacional al 

65 



514 LA ELECCIÓN 



eligir a usted Presidente Constitucional de la República, para el periodo le- 
gal de 1915 a 1922. Un triunfo más de la justicia y del derecho, pues usted 
involucra la más alta moral republicana ; sus merecimientos están a la vista. 

Que el Dios de las naciones lo inspire como hasta ahora en bien de la 
Patria, y siempre será el corazón del pueblo su mejor morada. 

Créame su adicto y fiel servidor, 

Julio Fwme.ro Ugueto. 



Barquisimeto: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi distinguido Jefe y amigo: 
Del modo más cordial y sincero le felicito por el acierto con que se ha de- 
senvuelto el proceso electoral y la merecida distinción que en usted ha hecho 
el Congreso Nacional para dirigir los destinos de la República en el período 
constitucional que empieza. Esta elección se recomienda por acertada, opor- 
tuna y justa, así por sus relevantes dotes civiles y militares, como porque es 
principalmente a usted, a su esforzada buena intención y a su profundo pa- 
triotismo, que debemos los habitantes de Venezuela la paz, la libertad orde- 
nada y el progreso moral y material de que disfrutamos. 

Repítese como siempre a sus órdenes su leal y sincero amigo, 

Manuel A. Meléndez. 



Barquisimeto: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

( Maracay. 

Mi respetado General: 
Complázcome en enviarle mis felicitaciones partidarias por el justiciero 
nombramiento con que lo ha distinguido el Congreso Nacional. El día de 
ayer fué celebrado con gran regocijo por este pueblo que le quiere y admira; 
y no puede ser de otra manera, estando al frente de los destinos de Lara, el 
pulcro, leal y progresista general D. Torrellas Urquiola, quien es su adicto 
amigo y secunda felizmente la Causa de Diciembre. 
Su amigo y subalterno, 

Antonio Guilarte Marroc. 



DEL GENERAL GÓMEZ 515 



Valencia: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 
Como agricultor que soy, felicito al País, pues la elección de usted para 
regir los destinos de la Nación, involucra paz estable, que es lo que necesita- 
mos los hombres que vivimos consagrados al'trabajo. 
Lo saluda respetuosamente su amigo, 

Ludovico Lugo Uzlar. 



FÉLIX MELCONES, 

tiene la honra de saludar al señor General Juan Vicente Gómez y le felicita 
de la manera más cordial y sincera por haber sido elegido Presidente de la 
República para el actual período constitucional. Melcones aprovecha esta 
oportunidad para manifestarle de nuevo su adhesión a la Causa Rehabilita- 
dora y se pone completamente a sus órdenes- 
Maracay: 5 de mayo de 1915. 



Maracay: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Presente. 
Respetado General y amigo: 
Poruña feliz coincidencia presencié la manifestación insólita y grandio- 
sa de que fué usted objeto con motivo de su exaltación a la Primera Magis- 
tratura de la República. El Soberano Congreso, no ha hecho sino interpre- 
tar la voluntad popular, puesto que la presencia de usted en la Primera Magis- 
tratura de la Nación, es garantía de progreso, de civilización y del bien ines- 
timable de la paz, cuyo imperio es el más ferviente deseó de todos los vene- 
zolanos. Al regresar hoy de mi residencia de Choroní, renuevo a usted mis 
más sinceras felicitaciones y hago votos por su ventura y dicha personal. 
De usted admirador y amigo, 

Antonio Rojas. 



516 LA ELECCIÓN 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General y amigo: 
Lo felicito efusivamente por la acertada elección que ha hecho el Con- 
greso Nacional en su personalidad para Presidente Constitucional de la Re- 
pública. Vinculado a usted por firmes y leales convicciones políticas, cele- 
bro alborozado este triunfo de la voluntad nacional, pues a la sombra de su 
Administración, el progreso alcanzará su poderoso engrandecimiento y la 
paz seguirá repartiendo su cosecha de bendiciones, pues gracias al heroísmo 
de su espada y a sus invalorables desvelos de patriota, el antes temible caudi- 
llaje se retuerce vencido en la más desprestigiada impotencia. 

Pidiendo a la Providencia que lo ilumine con felicitad en todos sus actos 
me repito su consecuente y adicto amigo, 

Ricardo de los Ríos. 



La Victoria: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 

Hoy que la mayoría de mis conciudadanos celebra con patrióticas mani- 
festaciones cívicas la acertada designación del Congreso Nacional, recaída 
en la persona de usted, para ejercer la Presidencia de la República en el pe- 
ríodo constitucional de 1915 a 1922, me es muy grato significarle mi particu- 
lar alborozo por tan fausto como trascendental suceso, ya que no tuve la for- 
tuna de firmar la lujosa manifestación colectiva de esta ciudad. Yo creo, 
General, que la presencia de usted en ese alto puesto, es indispensablemen- 
te la más segura garantía de que la paz de la República será inconmovible y 
por consiguiente, el progreso y engrandecimiento de la Patria, será, no ya 
una simple promesa, sino un hecho que todos los venezolanos proclamaremos 
orgullosos como efecto de una gran causa: la Causa de Diciembre, de la cual 
es usted Jefe y Conductor. Como hombre esencialmente amante del traba- 
jo, yo quemo todo mi incienso en aras de esa Causa y me apresuro a enviar 
a su eximio Jefe, mis efusivas y cordiales felicitaciones, por la merecida 
confianza que en él ha depositado el pueblo venezolano. 

Esperando que usted acoja esta franca manifestación con su acostum- 
brada benevolencia, me es honroso y satisfactorio suscribirme de usted su 
atento s. s. y amigo, 

Bruno Borges. 



DEL GENERAL GÓMEZ 517 



Puerto Cabello: 9 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gomes. 

Maracay. 

La Junta Directiva de la Asociación de Beneficencia Mutua de los obre- 
ros del Dique y Astillero Nacional, en su nombre y en el de todos sus miem- 
bros, se complace en enviar a usted las más efusivas congratulaciones por la 
elección recaída en usted para Presidente Constitucional de la República. 
Con esta elección, muy justa y merecida, han demostrado los pueblos de 
Venezuela, por medio de sus representantes, su entera gratitud hacia el Je- 
fe de la Rehabilitación patria, quien con su espada bienhechora puso térmi- 
no a las contiendas intestinas, implantando así la paz, nuncio de prosperidad 
para la Nación. 

Con nuestra respetuosa consideración, 

Emilio Kran, Carlos A. Alcega, Alejandro O. Sánchez, Carlos Knuth. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 
Tengo el honor de felicitar a usted por la merecida y acertada elección 
que en usted ha hecho el Congreso Nacional, para regir los destinos de la 
República en el período constitucional, interpretando así la voluntad po- 
pular. 



Soy su apreciador y amigo, 



M. Vaz Capriles. 



Caracas: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General: 
El Congreso Constitucional, puesto el oído en el corazón del pueblo, ha- 
sellado para siempre el triunfo de la paz, confiando a la alta autoridad y al 
prestigio de usted, el Gobierno de la República. 

Brillante es el porvenir! Todo lo espera el patriotismo del elegido de la 
Nación! Honróme en presentarle mis leales felicitaciones. 
Soy su* adicto amigo, 

A. Fombona Palacio. 



518 LA ELECCIÓN 



Caracas: 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 
Muy sinceramente presento a usted mis congratulaciones por su elec- 
ción para Presidente de la República en el período constitucional que prin- 
cipia. 



Soy su amigo, 



Julio César Silva. 



Aroa: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Estimado General y amigo: \ 

Ungido usted por la voluntad de la República, delegada en los ciudada- 
nos representantes de su soberanía inmanente, para ocupar el -solio pre- 
sidencial, se abre en la Historia de Venezuela un nuevo capítulo de pros- 
peridad, que llena de júbilo el corazón de los que aspiramos a ver siempre 
enhiesta la bandera de "Paz y Unión" que, con mano firme, tremolara 
usted el célebre 19 de Diciembre, para cobijar en sus hermosos pliegues a 
los que quisieron acompañarlo en su laudable empeño de rehabilitar el 
nombre de la Patria, hasta entonces desprestigiada en el mundo civilizado. 
Surgió del seno de la sabia política de concordia, iniciada y sostenida por 
usted, la prometida y ansiada paz, y entonces pudimos todos contemplar 
cómo a su sombra bienhechora empezaban a desarrollarse y a surgir las 
innumerables obras de progreso que dicen de todo lo que puede realizarse 
desde las alturas del Poder, cuando la mano impulsora es regida a la vez 
por las inspiraciones de un corazón abierto a las diversas manifestaciones 
del bien. De ahí, que veamos, los que nos enorgullecemos con servir a la 
Gran Causa de que es usted Jefe único, en la elección recaída en usted, 
la manifestación de un derecho indiscutible del pueblo a seguir gozando 
de la labor de cultura emprendida por usted y que señala a Venezuela 
puesto distinguido en el estrado de las Naciones. 

Por la gloria y prosperidad de esta querida Patria, que la presencia 
de usted al frente de sus destinos involucra, me congratulo con el País, 
sintiéndome profundamente honrado, a presentar respetuosamente a usted 
mis vivas felicitaciones, por esta prueba que la Representación Nacional 
acaba de darle, de impartir la más amplia y brillante aprobación a sus 
actos como Primer Magistrado en su anterior y fecunda administración 
y como creador de la moderna milicia militar. 

Con mis veras de aprecio y especial admiración, le reitero a usted mis- 



DEL GENERAL GÓMEZ 



519 



protestas de partidarismo y de amigo consecuente de la Causa y de su Bene- 
mérito Jefe. 

Juan Apolinar Uzcátegui. 



Señor General J . V. Gómez. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 



Maracay. 



Saludólo respetuosamente y cumplo con el grato deber de presentar- 
le mis más sinceras felicitaciones por la elección que de la persona de 
usted hizo el Congreso Nacional, para Presidente de la República, su- 
ceso que viene a colmar mis aspiraciones partidarias y a fortalecer, a la 
vez, las esperanzas de paz y de trabajo que alientan en el corazón de 
todos los venezolanos. 

En estos momentos importantes de su vida pública, es para mí moti- 
vo de especial orgullo, expresarle una vez más, mi condición decisiva de 
servidor de la Causa de Diciembre en toda hora y en toda circunstancia. 
Así, pues, General, téngame usted presente, como su decidido amigo y su- 
balterno. 

A. Vivas Miranda. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 

General: hoy, fecha memorable para todos los venezolanos por haber 
sido usted elegido Presidente de la República, tengo el gusto de feli- 
citarlo. 

Soy de usted su adicto amigo, 

Sergio Hernández Marrero. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 



Señor General J. V. Gómez 



Maracay. 

Loor al Caudillo de Diciembre! Inclinémonos reverentes ante el ins- 
pirado Parlamento legislativo, quien con tanto acierto ha sabido inter- 
pretar la voluntad de las masas- populares, al elegir al General Juan Vi- 
cente Gómez, para regir los destinos del País en el actual período cons- 
titucional. Motivos de legítimas esperanzas para el porvenir, abriga hoy 



520 LA ELECCIÓN 



el pueblo venezolano al tomar en cuenta la gloriosa hoja de servicios 
prestados a su patria, por nuestro egregio Jefe, sintetizada en interesan- 
tes decretos, indiscutibles adelantos y obras de valiosa utilidad, que han 
colocado a Venezuela en el estrado de las más cultas y elevadas demo- 
cracias. 

En la más franca cordialidad, y con todo el decoro y honor que re- 
claman las circunstancias, las relaciones internacionales; en auge siem- 
pre creciente las vías de comunicación, y el progreso industrial, que son 
el incremento de esa fuente inagotable de riqueza que se llama comercio; 
nuestro crédito público, interior y exterior, haciéndonos respetables ante 
propios y extraños; el ejército nacional a una altura que jamás lo ha- 
bía admirado Venezuela; el saneamiento y ornato de las poblaciones, 
tendiendo siempre a librarnos de terribles epidemias; Y, la instrucción 
pública, ideal sublime que ha sido, es y será mi más dorado sueño, y para 
el cual pongo a las órdenes del gobierno mis escasas y humildes apti- 
tudes, con todas las reformas requeridas por su excelsitud, ora realizadas, 
ya en proyecto, y las cuales redundarán en pro del hijo del proletario, 
haciendo del hombre del mañana un hombre culto, que justicieramente 
inmortalizará la memoria de su digno iniciador. Estos y otros muchos, 
que sería prolijo enumerar, son los beneficios que hemos recibido de la 
Rehabilitación Nacional, bajo la dirección de su Jefe Benemérito Gene- 
ral Juan Vicente Gómez; y son esas las causas por las cuales, hoy el 
pueblo venezolano, entusiasmado, envía sus más calurosas felicitaciones 
a nuestro Jefe General Juan Vicente Gómez. Loor al Caudillo de Di- 
ciembre. 

Luis Marrero R. 



PABLO CASTRO B, 

saluda respetuosamente a su Benemérito Jefe y amigo. General Juan 
Vicente Gómez, y se congratula con él por la exaltación a la Presidencia 
Constitucional de la República, en el desempeño de la cual le desea el 
mismo glorioso éxito que siempre le ha acompañado, para bien de la Patria 
y mayor lustre de su nombre. 



L. R. ROJAS ARMAS, 

saluda con efusión de patriotismo puro a su ilustre Jefe y amigo General 
Juan Vicente Gómez, y siente una viva e íntima complacencia, por el he- 
cho justiciero de haber sido electo para presidir los destinos de la Repú- 
blica, en el período constitucional de 1915 á 1922, acto este de la volun- 
tad popular. 



DEL GENERAL GÓMEZ 



521 



Los Teques: 10 de mayo de 1915. 



Señor General J . V. Gómez. 



Maracay. 



Mi estimado General y amigo: 



El Congreso Nacional acaba de lanzar por todos los ámbitos de la Pa- 
tria el nombre de usted, como Presidente Constitucional de la República. 
Yo, por cuyas- venas corre la pura sangre del patriotismo, antes de feli- 
citarlo a usted, felicito a mi noble Patria, por haber tenido la suerte de 
haber sido entregada por el Ilustre Congreso al hombre que la sabe con- 
ducir por los verdaderos caminos del progreso, y que sabrá hacer sucum- 
bir al tirano que por egoísmo quiera despertar a un pueblo que duerme 
el sueño tranquilo de la paz. 

Ahora, respetado General, quiero por vez primera felicitarlo muy sin- 
ceramente por haber recibido el país, con verdadero entusiasmo su nom- 
bramiento, y me place significarle que tiene en mí un amigo leal y obe- 
diente subalterno. 

V. F. Rodríguez. 



Las Tinajitas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Reciba mis más sinceras felicitaciones por su elección para Presidente 
Constitucional de la República. 
Su adicto y fiel servidor, 

Jorge Cabrera. 



Señor General J . V . Gómez. 



La Victoria: 10 de mayo de 1915. 



Maracay. 



Respetado General y amigo: 
Con el entusiasmo del leal servidor y habiendo prestado siempre con en- 
tera decisión mis servicios a la Causa de Diciembre, permíteme presentarle 
mis ingenuas felicitaciones y tributar a los Representantes de Venezuela 
muy merecido aplauso por la elección hecha en usted para regir la Re- 
pública en el período constitucional, el cual será por su bien inspirado 
patriotismo, de paz, orden y progreso, bases fundamentales que darán a 
Venezuela positiva prosperidad. 

Su subalterno y amigo, 

Alejandro Díaz. 



522 laJelección 



Puerto Cabello: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 

Respetado General: Lo felicito muy cordialmente y le deseo que el 
Dios de las Naciones lo inspire para que termine felizmente la grandiosa 
regeneraron de nuestra Patria emprendida por usted. 

Su atento, seguro servidor y amigo, 

J. A. Garrido. 



Choroní: 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado señor General y amigo: 
Me permito dirigir a usted esta carta para tener el honor de saludarlo 
muy respetuosamente, felicitándolo de todo corazón por haber el Congreso 
Nacional elegídolo a usted Presidente Constitucional de la República. 

Yo, como venezolano agradecido, celebro infinito tan feliz suceso y 
hago sinceros votos por su ventura personal. 

Tengo a honra suscribirme su obsecuente amigo y subalterno, 

Nepomuceno Pimentel. 



Choroní: 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Tengo a honra dirigirme a usted muy respetuosamente, saludándolo con 
afecto y felicitándolo de corazón, porque he sabido que el Congreso Nacio- 
nal acaba de elegirlo Presidente Constitucional de la República. 

Tan fausta nueva regocíjame sobremanera, porque usted, con su sabia 
política, hará siempre perdurable la paz que ha fundado en Venezuela y que 
todos los venezolanos de buenas intenciones estamos en el deber de con- 
servar. 

Su leal amigo y subalterno, 

Luis J. Betancourt. 



DEL GENERAL GÓMEZ 523 



La Victoria: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Muy respetado Jefe y amigo: 
Usted, al frente de los intereses políticos de Venezuela, sostendrá el 
progreso, el respeto a la justicia y la moralidad y hará que desistan de sus 
pretensiones antipatrióticas tantos aventureros políticos. 

La Patria está de plácemes. Reciba usted mis más cordiales felicita- 
ciones. 

Su amigo de siempre, 

Isaías Hermoso. 



Caracas: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 
Ha sido para mí, apreciado compadre, como para todos los venezolanos 
de buena voluntad, motivo de patriótico júbilo y satisfacción, su elección 
por el Congreso Nacional para Presidente Constitucional de los Estados Uni- 
dos de Venezuela. 

Reciba, por ello, mis más sinceras felicitaciones. 
Su amigo y compadre, 

Alejandro Pieters. 

Salom: 5 de mayo de 1915. 



Señor General J. V . Gómez. 



Maracay. 



Respetado Geileral y amigo: 
Al tener conocimiento de la digna y merecida elección recaída en su 
honorable persona, para regir la Primera Magistratura Constititucional de 
nuestra querida Patria, me permito enviarle mis más sinceras felicitaciones, 
deseándole al mismo tiempo que, como fundador de la gloriosa Causa del 19 
de Diciembre y Presidente Constitucional de Venezuela, tenga un éxito feliz 
y sea siempre el guardián de nuestra querida Patria. 
Soy su leal servidor y amigo, 

José del Pilar Matute. 



524 LA ELECCIÓN 



Caracas: 9 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. ,, j 

Maracay. 

Muy respetable General y amigo: 

La noticia de haber sido usted elegido Presidente de la República en el 
actual período constitucional, es para mí motivo de verdadera satisfacción, 
porque veo colmados mis más ardientes deseos. 

Yo me permito felicitar a usted muy efusivamente, como buen patriota 
y verdadero amigo de usted. 

Soy de mi respetable Jefe y amigo, su afectísimo servidor, 

Ismael Liendo. 



Páparo: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Los habitantes de este caserío estamos de plácemes por la designación 
recaída en usted para Presidente de la República en el actual período consti- 
tucional. Lo felicito y me congratulo con usted. 

Soy de usted obsecuente, seguro servidor y amigo, 

Juan Tomás Henriquez. 



Señor General J . V. Gómez. 



Bejuma: 6 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Mi honorable Jefe y amigo: , 

Débil eco es mi voz al elevarla hasta usted hoy, en que esta población 
regocijada ve cumplidos sus anhelos: la elección de usted para regir los des- 
tinos de nuestra Patria. Usted que es el fundador de la paz en ella, usted 
que es viva garantía de la libertad ciudadana, dígnese aceptar nuestras cor- 
diales felicitaciones. 

Su adicto amigo y sincero servidor, 

José María Pinto Coronel. 



DEL GENERAL GÓMEZ 525 



__ Barquisimeto: 9 de mayo de 1915. 

Señor General J. V. Gómez. _¿ 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 
Como venezolano y amigo de usted me enorgullezco en felicitar a la 
Patria, y en felicitarme por el trascendental suceso del muy justiciero nom- 
bramiento hecho en usted por el Congreso Nacional para Presidente Consti- 
tucional de la República. 

Su subalterno y amigo, 

Agustín Alvarado. 



Sabana de Mendoza: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. r J 

Maracay. 
Querido y respetado Jefe: 
Con el corazón rebosado de entusiasmo y de alegría, le envío mis más 
cordiales e ingenuas felicitaciones, ya que los representantes de los pueblos 
han depositado en usted los destinos de Venezuela, y yo con orgullo, desde 
este jirón de tierra donde actualmente desempeño la Jefatura Civil de esta 
Municipio, unido a todos los corazones, amigos leales e insospechables de 
usted, hago los más fervientes votos al Todopoderoso para que lo conserve 
a usted en completo estado de salud, para bien de la Patria. 
Lo saluda efusivamente su subalterno y amigo, 

J. M. Gil P. 



Trujillo: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. r /5 _ ¿ 

Maracay. 
Mi respetado Jefe y amigo: 
Con mucho placer supe ayer, por el telégrafo, que el Congraso lo eligió 
a usted para Presidente Constitucional de la República. Aquel Cuerpo, 
formado por hombres de los más connotados y patriotas, no pudo hacer me- 
jor elección y dieron una prueba más de patriotismo con ese acto tan tras- 
cendental, pues con él aseguraron por largo tiempo la paz pública poniéndo- 
lo a usted al frente del Poder. La República los bendecirá por este paso tan 
acertado. Mis aplausos para ellos; y para usted, mi querido Jefe, mis feli- 
citaciones muy sinceras. 

Su amigo y subalterno, 

Abraham González G. 



526 LA ELECCIÓN 



Salom: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. \ ... . .J 

Maracay. 
Estimado General y amigo: 
Mis más calurosas felicitaciones por la elección hecha en usted para 
regir oonstitucionalmente los destinos de nuestra querida Patria. 
Como adicto a la gran Causa de Diciembre, estoy a su3 órdenes. 
Su amigo q. b. s. m, 

Clemente Herrera. 



Tocuyito: 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 
Me permito dirigir a usted mis más sinceras felicitaciones por su exalta- 
ción a la Primera Magistratura de la República, cargo con que lo ha in- 
vestido el Soberano Congreso Nacional, acatando el querer unánime de las 
masas populares, que ven en usted al insigne Caudillo que con entereza de 
carácter sostiene la ps z en la República. Aprovecho esta oportunidad para 
ratificarle a usted mi adhesión personal y política como mi único Jefe. 
Lo saluda respetuosamente su subalterno y amigo, 

Pedro Alí Morales. 



Caracas: 10 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. * ^ ' 

Maracay. 
Estimado Jefe: 

De regreso de Coro, en donde desempeñaba un puesto fiscal, me ha sido 
grato el nombramiento de usted como Presidente Constitucional de ía Repú- 
blica, por lo cual lo felicito, teniéndome siempre a sus órdenes. 

Su subalterno y amigo, 

Federico Contreras. 



DEL GENERAL GÓMEZ 527 



San Carlos: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Mi benemérito Jefe y amigo: 
Con la seguridad de mi respetuoso cariño lo saludo y felicito por la 
elección que en representación de los Estados ha hecho en usted el Soberano 
Congreso Nacional. \ 

Yo me complazco y aplaudo su exaltación al Poder, porque usted como 
siempre, con su mano bienhechora y su política de conciliación, constituye 
la armonía de los pueblos, q je es la obra culminante y rehabilitadora que 
glorifica el majestuoso programa de la Causa de Diciembre, sostenida por 
su brazo fuerte y su espada siempre victoriosa. 

Consecuente siempre con usted, me es satisfactorio ratificarle la seguri- 
dad de mi palabra. 

Su subalterno y amigo, 

Coromoto Alba. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 

Con la elección recaída en usted para regir los destinos de la República, 
está asegurada la paz, como están vinculados en usted el progreso y bienes- 
tar de los pueblos, que celebran alborozados tan grato como trascendental 
suceso. Por ello, nosotros, amigos verdaderos de usted, le enviamos nues- 
tras efusivas felicitaciones y nos congratulamos con la Patria. 

Sus amigos y subalternos, 

J. de D. Briceño S, M. A. Briceño S, Luis A. Briceño. 



Caracas: 7 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
La elección que libremente ha hecho el Congreso Nacional en usted 
para Presidente Constitucional de la República, es estimada en el País como 
tugurio seguro del bien patrio. Por ello cúmpleme enviarle entusiastas 
felicitaciones. 

Su afectísimo amigo, 

Francisco Carias. 



528 LA ELECCIÓN 



JOSÉ R. VÁZQUEZ, 

felicita al señor General J. V. Gómez por haber sido elegido Presidente de 
la República. 



NAPOLEÓN PÉREZ DÍAZ, 

presenta al señor General J. V. Gómez sus respetuosas y cordiales felicita- 
ciones, por su elección para Presidente Constitucional de la República. 



CARLOS DÍAZ IRW1N, 

saluda atentamente a su distinguido Jefe General Juan Vicente Gómez, se 
congratula con él por su elección para regir los destinos de la Patria en el 
presente período constitucional y felicita al Congreso de la República por 
haberse hecho fiel intérprete del voto unánime de la Nación. 
Carretera de Ocumare: 15 de mayo de 1915. 



FÉLIX PALACIOS, 

se congratula con el Benemérito General Juan Vicente Gómez, por la justi- 
ciera elección hecha por el Congreso Nacional, designándole para presidir 
la República en el período constitucional de 1915 a 1922. 
Carúpano: 17 de mayo de 1915. 



MARIANO PICÓN, 

felicita al señor General Juan Vicente Gómez por la prueba de confianza que 
le han hecho los pueblos de la República al elegirlo Presidente Constitucio- 
nal de ella. 

Mérida: 4 de mayo de 1915. 



CORONEL ENRIQUE J. RAMÍREZ, 

saluda respetuosamente a su único Jefe General Juan Vicente Gómez, con 
ocasión de felicitarle por la acertada designación recaída en su persona para 
regir los destinos de la República. 



ALEJANDRO F. FEO, 

envía su abrazo de felicitación a su Jefe y amigo General J. V. Gómez, por 
la acertada elección que el Congreso Nacional ha hecho en él para Presiden- 
te dte la República. 



DEL GENERAL GÓMEZ 529 



FRANCISCO ROJAS, RAFAEL LUNA y ANDRÉS RAMOS, 

Oficiales del Cuerpo de Policía, de facción en esta ciudad, saludan respetuo- 
samente a su Jefe y amigo General J. V. Gómez, con ocasión de presentar- 
le en su nombre y en el de sus compañeros, sus más efusivas y patrióticas fe- 
licitaciones, por la acertada elección que el Congreso Nacional ha hecho en 
él para regir los destinos de Venezuela en el período constitucional. 
Maracay: 3 de mayo de 1915. 



GUILLERMO FEO MONTBRUN, 

tiene la honra de presentar sus más sinceras felicitaciones a su distinguido 
Jefe y amigo General Juan Vicente Gómez, por el feliz acuerdo del Congre- 
so Naciopal, al nombrarlo para regir la Primera Magistratura de la Repú- 
blica en el nuevo período constitucional, y aprovecha este fausto aconteci- 
miento para ofrecérsele como siempre a sus gratas órdenes. 



Caracas: 14 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 

Felicitamos a usted por la elección que acaba de recaer en usted para 
Presidente Constitucional de la República. 

A. V. Montenegro. 
Ulises A. Chacín. 



Caracas: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
Saludo a usted muy respetuosamente, con ocasión de ponerme a sus 
órdenes, y a la vez con gran contento, presento a usted mis más sinceras fe- 
licitaciones, por la elección recaída en usted para regir los destinos de la Pa- 
tria en el período de 1915 a 1922. Oportunidad ésta que conceptúo propicia, 
previa la voluntad del Ser Supremo, para sus propósitos de progreso y bien- 
estar de nuestra querida Patria, lo que inmortalizará su nombre. 
Soy su seguro servidor y afectísimo amigo, 

Jiistodel C. Bello. 



67 



530 LA ELECCIÓN 



FORTUNATO FRAVEGA, 

saluda y presenta sus respetos al General Juan Vicente Gómez, con ocasión 
de felicitarlo por su exaltación al Poder en el período constitucional. 
Maiquetía: 5 de mayo de 1915. 



ALEJANDRO S. QUINTERO, 

saluda muy respetuosamente al señor General J. V. Gómez, Presidente 
Constitucional de la República, y le envía por la presente sus felicitaciones 
muy sinceras. 



APOLINAR PLATA, 

felicita a su único Jefe, General J. V. Gómez, por haber sido elegido por el 
Congreso Nacional, Presidente de la República. Así lo esperábamos todos 
los que somos sus amigos de corazón. Su subalterno que hace votos por 
su felicidad . 

Maracay: 4 de mayo da 1915. 



ELIO TULIO SÁNCHEZ V, 

saluda respetuosamente a su Jefe y amigo el señor General Juan Vi- 
cente Gómez y se complace en enviarle su ingenua felicitación, por la elec- 
ción recaída en él para regir constitucionalmente los altos destinos de la Re- 
pública, lo cual satisface a los que servimos de buena fe a la gloriosa Causa 
Decembrina. Sánchez V. siente especial satisfacción en ratificar una vez 
más su franca adhesión partidaria e inquebrantable lealtad . 



PEDRO JOSÉ PADRÓN L, 

saluda respetuosamente a su amigo y Jefe único, Benemérito General J. V. 
Gómez, con ocasión de felicitarlo muy efusivamente por el merecido 
nombramiento recaído en él para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica, Padrón L., ratifica al General Gómez, las protestas de su decidido parti- 
darismo. 



CICERÓN PARRA, 



guardián del orden público en el Distrito Puerto Cabello, en su propio nom- 
bre y en el de sus compañeros, presenta a su querido Jefe, General Juan Vi- 
cente Gómez, sus más sinceras felicitaciones. 
Puerto Cabello: 5 de mayo de 1915. 



DEL GENERAL GÓMEZ 531 



PAULINO LABRADOR A, 

Comandante del R3Sguardode Guanta, saluda respetuosamente a su amigo 
y Jefe, el General J. V. Gómez, con ocasión de felicitarlo por su elección a 
la Presidencia de la República y aprovecha esta oportunidad para tener el 
gusto de ratificarle sus compramisos con él. 
Guanta: 3 de mayo de 1915. 



Los Ra velos: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi estimado Jefe y amigo: 
Mis palabras no alcanzan a manifestarle el júbilo que experiments mi 
alma al verlo a usted elegido para regir los destinos de nuestra querida 
Patria. 

Doy gracias al Supremo Dispensador de todo bien, por el favor que hoy 
concede al pueblo venezolano, y después de felicitarme a mí lo felicito a us- 
ted con toda la efusión de mi espíritu. 
Su atento y seguro servidor y amigo, 

Manuel Toledo Trujillo. 



GORONEL EVARISTO MONCADA M, 

Jefe Civil de la Parroquia de Macarao, saluda muy respetuosamente a su Je- 
fe y amigo el General Juan Vicente Gómez, y a la vez lo felicita muy since- 
ramente por haber sido elegido por el Congreso Nacional, Presidente Cons- 
titucional de la República en el período constitucional de 1915 a 1922, pues el 
General Gómez al frente de los destinos de la Patria, involucra la paz nacio- 
nal, el progreso y el bienestar de la tierra venezolana. 
Macarao: 4 de mayo de 1915. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 
El patriótico entusiasmo que ha despertado en el espíritu público la elec- 
ción hecha en usted por el Congreso para ejercer la Presidencia Constitucio- 
nal de la República, es lo que mejor consagra las virtudes eximias de usted, 
a quien correspondía de derecho esa alta investidura, no ya por los inmen- 
sos beneficios que le adeuda nuestra Patria, sino mayor y principalmente 



532 LA ELECCIÓN 



porque merced a la energía moral de usted, y a sus constantes afanes y más 
que todo a su acendrado patriotismo, puede hoy Venezuela sentir efectiva- 
mente cambiada aquella paz muerta de las grandes crucificaciones como la 
paz de los Césai'es, que hasta ayer nomás venía bajando del clarín de los 
despotismo políticos, humillante de enervamientos, por esa otra paz, la paz 
del trabajo y de la justicia, armoniosa y espontánea, plena y que surjedel 
conjunto de todos los derechos respetados en la forma solemne de una pro- 
funda y solidaria devoción social, fundada y sostenida por usted con sobra 
de acierto y buena voluntad. 

Lo felicito respetuosamente y me repito su leal servidor y amigo, 

José Melquíades Ojeda. 



De Macuto, el 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Permíteme significarle el íntimo regocijo que como adicto amigo y admi- 
rador de usted, experimento, por su elección de Presidente Constitucional 
de la República. 

Con mis mejores votos por su constante felicidad, honróme en repetirle 
las protestas de mi adhesión personal y las seguridades de mis leales servi- 
cios. 

Su respetuoso amigo y subalterno, 

F. de P. Hernández Pacheco. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 
Fervoroso admirador de su obra política y decidido servidor y amigo de 
usted, me permito enviarle mis más sincera y franca felicitación por la elec- 
ción que de usted ha hecho el Congreso Nacional, eligiéndolo Presidente 
Constitucional de la República para el periodo de 1915 a 1922, 
Atento servidor y amigo, 

Carlos Vicente Muñoz. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 
Reciba mis respetuosas felicitaciones por el acto de justicia naciong/ j'íj- 



DEL GENERAL GÓMEZ 



533 



terpretado por el Congreso al hacer la elección de usted, para Presidente 
Constitucional'de la República. 
Su subalterno y amigo, 

Jesús Navarro. 



D. ABZUETA. 

saluda congratulatoriamente al Señor General Juan Vicente Gómez, en la 
ocasión de darle el cordial parabién por su elección a la Presidencia Consti- 
tucional de la República y expresarle sus votos por la prosperidad de la Re- 
pública y la condigna ventura personal de él. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Muy respetado General: 

Al fin ocurrió lo que ansiosos esperábamos: va usted a ocupar el puesto 
que para bien de la Patria le designó la Providencia. Que Dios lo guíe y lo 
haga feliz, son los deseos de sus amigos que lo felicitan, 

Federico Ruiseco. 
Carlos R. Flecher. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Nuestro querido Jefe: 

Nosotros, sinceros admiradores de sus eximias virtudes y amigos insos- 
pechables de usted, teneims el honor de presentarle nuestras calurosas feli- 
citaciones., y por ende a nuestra amada Venezuela, porque bien ha acer- 
tado el Congreso de la Nación al declinar en usted I03 honores que merece; 
pues verdaderamente ha sido, es y será usted el único que ha conducido a 
Venezuela camino del trabajo, del progreso y de la civilización; y esos son 
los hombres que necesita nuestra amada Patria para sentirse próspera y 
feliz. 

Nosotros nos congratulamos de muy buena fe con usted y le reitera- 
mos nuestra inquebrantable lealtad. 

Sus obsecuentes amigos y subalternos, 

J. M. Arriaga C. 
Francisco Arriaga C. 



534 ' LA ELECCIÓN 



Valencia: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 

Lo saludo respetuosamente con ocasión de reiterarle las felicitaciones 
que le dirigí por telégrafo ayer, con mi aplauso por su acertada elección para 
Presidente de la República. 

Sus antecedentes, su prestigio y las fuerzas que usted representa, lo 
imponen para garantía de la paz y de los intereses creados. 

Elevo mis patrióticos votos al Dios de las Naciones, dispensador de todos 
los bienes, para que lo inspire y le conceda !el mayor acierto en su delibera- 
ciones, a fin de que pueda .'cumplir debidamente ¡su trascendental misión, 
alcanzando el bien de sus compatriotas y cubriéndose así de gloria impere- 
cedera. 

Con sentimientos de la más distinguida consideración y aprecio, le rei- 
terólas prostestas de mi amistad y adhesión política. 

C. Velasco Paredes. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado y querido Jefe: 

Lleno del más intenso júbilo patriótico, me apresuro a consignar en estas 
líneas, las muy gratas impresiones que recibí en el día de ayer al tener cono- 
cimiento de la elección hecha en usted por el Soberano Congreso, para regir 
los destinos de la República en el período constitucional de 1915 a 1922. 

El día de ayer, en esta capital, fué una verdadera ' fiesta, en que la 
ciudadanía de Caracas hizo derroche de cultura, manifestando en todos los 
semblantes el contento y la satisfacción. 

La elección recaída en usted, es ante todo una prueba de fidelidad repu- 
blicana, con que el Congreso, acatando la voluntad del pueblo venezolano, 
ha llenado una de las más grandes y nobles aspiraciones. Así, la 
era que se inicia es de un halagüeño porvenir y de grandes esperanzas 
para la República, que ve en usted al Magistrado austero y patriota. 

Reciba, pues, por ello, mi más ingenua y respetuosa felicitación, ha- 
ciendo votos a la vez por su dicha y personal ventura. 

Respetuosamente su subalterno y amigo, 

Fermín Hernández 



DEL GENERAL GÓMEZ 535 



Señor General J . V . Gómez. 



La Guaira: 6 de mayo de 1915. 



Maracay. 



Respetado General: 
La Honorable Representación Nacional, al elegir a usted para pre- 
sidir los destinos del País, en el período constitucional, ha llenado fiel- 
mente su cometido, por que de lo contrario, yo hubiera sido el primero 
en protestar como venezolano en libre goce de mis derechos ciudadanos. 
¿Y habrá un solo ingrato que vea con desdén tan merecida y justiciera 
elección? ¿Quién otro sino usted nos ha redimido y convertido en frater- 
nal comunión? 

Acepte, mi General, mi calurosa y sincera congratulación y cuénteme 
en el poderoso núcleo de lo suyos. 

Soy su adicto amigo, 

Benjamín Henríquez L. 



Caracas: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo: 
La presente tiene por objeto saludarlo y al mismo tiempo felicitarlo por 
haber sido elegido Presidente Constitucional de la República, y los buenos 
hijos del Táchira no podemos hacer sino los más fervientes votos por su feli- 
cidad, pues usted es el Padre de todos nosotros y estamos dispuestos a sacri- 
ficar el todo por el todo por sostener su buen Gobierno en cualquiera emer- 
gencia que se pueda presentar. 

Quedando como siempre a sus órdenes, soy su atento seguro servidor y 
amigo, 

Julio Hernández. 



Cagua: 7 de mayo de 1915. 

Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 

La elección hecha en usted por el Congreso Nacional, para Presidente 
de la República en el período constitucional de 1915 a 1922, nos llena el 
espíritu de júbilo a todos los que somos sus verdaderos amigos; así como 
también satisface de modo cabal las aspiraciones del pueblo venezolano, en 
cuyo seno es su nombre símbolo radiante de alto patriotismo y de progreso 
efectivo. 



536 LA ELECCIÓN 



Como venezolano no ha de faltar el homenaje de mis parabienes en e3te 
gran día déla Patria, a la cual ha enaltecido usted y salvado de la anarquía. 
Su amigo, 

Francisco R. Martínez. 

Valencia: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado señor General : 

Al elegirlo a usted el Congreso Nacional, Presidente Constitucional 
de la República no sólo ha cumplido con un alto deber de justicia y 
patriotismo, sino que ha sabido corresponder con alteza de miras, a la 
noble misión que le confiaron los pueblos ; pues la elección de usted, ade- 
más de satisfacer la voluntad nacional, es prenda de segura garantía para 
esta paz fecunda, estable y gloriosa, fundada por usted. 

Los hombres que saben gobernar como usted y que han llevado por 
divisa, durante su gobierno, la generosa frase de Patria y Unión, frase que 
va de pueblo en pueblo y de gente en gente, como credo sagrado y símbolo 
de redención política, esos hombres nacidos como usted para el bien y para 
dulcificar las penas de la humanidad, nunca han negado sus rayos magná- 
nimos a aquéllos que separados a la vera del camino, han visto pasar con 
indiferencia política el carro triunfal de los Gobiernos robustecidos por la 
opinión pública. 

Y como los pueblos nunca niegan sus aplausos y alabanzas a los Magis- 
trados que han llevado su magnanimidad hasta los más apartados lugares 
de la Patria, ya me parece oír del uno al otro extremo de la República, ben- 
decir su nombre y tenerlo como símbolo de confraternidad en la gran 
familia venezolana. 

Porque cada ciudadano que siente llegar hasta él la benefactora influen- 
cia del Poder, es una voz que se alza para rendir culto de gratitud al no- 
ble Magistrado, que ha llevado el sentimiento de la generosidad a la más 
alta cumbre de la grandeza política. 

Al felicitar a usted, señor General, por su elección, esté seguro de que 
Venezuela saludará alborozada el día en que usted se encargue de la Presi- 
dencia Constitucional, porque ese día pondrá usted, con sus nobles procedi- 
mientos, sello de grandeza a la nueva administración que va a presidir y 
que recordará siempre con fruieión y regocijo el patriotismo ciudadano. 

Con sentimiento de consideración y respeto, me suscribo de usted aten- 
to, seguro servidor y amigo, 

Antonio Peña. 



DEL GENERAL GÓMEZ 537 



Puerto Cabello: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo : 
Hoy qu,e el voto popular lo ha colocado por segunda vez en la Prime- 
ra Magistratura del País, complázcome en dirigirle mis cordiales felicitacio- 
nes, esperando como siempre sus gratas órdenes. 
Soy su amigo y subalterno, 

Constantino Barroeta B. 



Caracas: 29 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado General y amigo : 
Me es grato felicitarlo y al mismo tiempo desearle para el período 
Constitucional para el cual ha sido usted elegido, paz y prosperidad ; y 
aprovecho esta oportunidad para ofrecerle mis servicios como sostenedor de 
la brillante Causa del 19 de Diciembre. 
Soy su amigo y subalterno, 

Carlos Trujillo S. 



Zazárida: 23 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo : 
Lo saludo muy cordialmente y aprovecho esta oportunidad para en- 
viarle mi más sincera felicitación por el elevado cargo con que la Nación 
venezolana lo ha sabido distinguir, colocando los intereses de nuestra glorio, 
sa Patria en manos de nuestro único Jefe el implantador de la paz en la 
República y Jefe de la Causa de Diciembre. 
De usted amigo y subalterno, 

Pedro Gutiérrez P. 



6S 



538 LA ELECCIÓN 



Píritu de Portuguesa : 20 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Estimado Jefe y amigo : 

Fieles amigos de usted y colaboradores eficaces de su Administración, 
desde tiempo ha, no le será extraño que nuestro júbilo y regocijo sea tanto, 

que exclamemos : "Viva nuestro Jefe único General Gómez Viva 

nuestro Presidente Constitucional." Todo esto debido a que nuestras aspi- 
raciones han sido satisfechas al verlo elegido para la alta curul Presidencial 
de la República ; ¿ y quién más que usted, querido General, podría merecer 
esa gloria, con que los hijos de Venezuela, premiarán por medio de sus 
representantes legítimos en el Congreso Nacional, el habernos dado paz, 
orden y progreso efectivo y miles de bienes sin cuento, que se han derivado 
desde que usted salvó el País del caos en que yacía ? 

Nosotros, sinceros amigos de usted y fieles servidores de la Causa Reha- 
bilitadora, cuyo Jefe único es usted, no podemos menos que felicitarle y fe- 
licitarnos por su exaltación a la Primera Magistratura de la República y pe- 
dirle a Dios que ilumine una vez más su ilustrado criterio, para que así sean 
mayores los bienes que se han de derivar de su nueva Administración. 

Sus leales amigos y subalternos, 

Hugo Pavolini, Eudoro S. Prado. 



Hacienda "Las Parchas", Barquisimeto : 10 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado Jefe y amigo : 
Tengo el gusto de felicitar a usted por su elección a la Presidencia 
Constitucional de la República y hago los más fervientes votos por su 
ventura personal y por el bien de la patria. 
Su respetuoso amigo y subalterno, 

M. D. Solagnie Ariza. 



Barinas: 19 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General y amigo : 
Oportunamente tuve el honor de enviar a usted mis entusiastas felicita- 
ciones por el plausible nombramiento que hizo en usted el Congreso Nacio- 
nal al designarle para presidir los destinos de la República en el actual pe- 



DEL GENERAL GÓMEZ 539 



ríodo constitucional. Puede llamarse caso único en la historia de nuestra 
política, el hecho de que el Cuerpo Soberano de la Nación haya efectuado 
ese acto tan trascendental en la vida nacional, sin insinuaciones oficiales y 
sólo atendiendo al justo reclamo del pueblo. 

El País esperaba esa noticia con muestras de regocijo, porque ningún 
otro que usted era el llamado a ocupar ese alto puesto por su gran presti- 
gio, y ser usted el que respondía a las necesidades de la paz pública, único 
beneficio a que aspiran estos laboriosos pueblos. Hoy vemos realizadas 
nuestras legítimas aspiraciones ; y aprovecho esta ocasión para significarle 
que hago votos fervientes para que el Dios de las Naciones ilumine los días 
del porvenir, y tenga usted que tiene un corazón dispuesto al bien, la satis- 
facción de haber impulsado el progreso y bienestar de la Patria. 

Como elemento adscrito a la Causa y a usted, su único Jefe, me sus- 
cribo respetuosamente adicto amigo, 

B. Tapia Baldó. 



Caracas ; 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo : 
El Congreso de la República, acatando la voluntad nacional, lo ha ele- 
gido a usted Presidente Constitucional de Venezuela. Tal designación ga- 
rantiza la paz y asegura la prosperidad de Venezuela. 

Amigo sincero de usted, me congratulo por esta nueva prueba de 
confianza que le da la Nación. 
Su amigo afectísimo, 

Carlos Siso. 



Valencia: 6 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 

Lo saludo respetuosamente con íntima y especial complacencia y me es 
altamente placentero felicitarlo muy cordial mente por haber sido usted ele- 
gido Presidente Constitucional de los Estados Unidos de Venezuela. 

Amigo como soy de su alta personalidad política, y admirador de la 
prestigiosa Causa Rehabilitadora acaudillada por usted, aprovecho tan gra- 
ta nueva para ponerme a la orden de usted y de su Gobierno, haciendo muy 
fervientes votos por su importante salud y por la prosperidad y bienestar ds 
la República. 

Respetuosamente soy su amigo y compatriota, 

José Florencio Hernández. 



540 LA ELECCIÓN 



San José de Río Chico : 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado Jefe y distinguido amigo : 
Hoy, como siempre, celebro sus triunfos que son promesas de engran- 
decimiento y bienestar para la Patria. 

En esta región del Estado Miranda, cuenta usted con el consecuente 
amigo de la Causa y del Jefe. 

Respetuosamente le felicito por la merecida distinción con que premian 
sus méritos. 

J. M. Pinero Pirela. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay, 
Mi querido Jefe y respetado amigo: 

Lleno de patriótico entusiasmo le felicito sinceramente por la elección re- 
caída en usted para Presidente de la República en el actual período constitu- 
cional. 

Con esta acertada elección el Congreso Nacional ha interpretado de ma- 
nera fiel y espontánea, el sentimiento público, cumpliendo así el más sagra- 
do de sus deberes para con la Patria, pues en las actuales circunstancias es 
el único que puede continuar su obra magna de rehabilitación, emprendida 
desde el memorable 19 de Diciembre y merced a la cual no llegamos a la di- 
solución del País. 

Los pueblos, que jamás se equivocan saben siempre escoger al patriota 
que le puede traer el bienestar y la prosperidad. 

El pueblo venezolano, desde haee varios años está pendiente de usted, 
que es a quien por su patriotismo y honradez ha escogido para su cabal rege- 
neración. 

Como entusiasta sectario de la gloriosa Causa de Diciembre, le reitero 
mis felicitaciones y como viejo amigo y servidor de usted, me permito ma- 
nifestarle que estoy contento por la elección de ayer. 

Me repito su adicto amigo y servidor, 

R. Hernández Vázquez. 



DEL GENEEAL GÓMEZ 541 



Caracas: 14 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maraeay . 
Mi respetado Jefe: 
En viaje de Coro a esta capital, donde he llegado con mi familia, es mi 
primer deber enviar a usted mi sincera felicitación por la elección que e] 
Congreso Nacional ha hecho en la persona de usted, invistiéndole con el alto 
y merecido cargo de Presidente Constitucional de la República. 
Su subalterno y amigo, 

Federico Baptista G. 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maraeay . 
Respetado General y amigo: 
Por nada me ha extrañado la elección de usted para Presidente Consti- 
tucional de la República. Lo digo como lo siento, porque el nombre de us- 
ted está encarnado en el corazón de los venezolanos. De manera que mis 
felicitaciones no son lisonjas, sino la expresión sincera de un ciudadano sa- 
tisfecho de las determinaciones del Congreso de su patria. 
Soy su amigo de Causa, 

L. Villanueva. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 

Señor General^ . V. Gómez. 

Maraeay. 
Respetado General y amigo: 

Muy mucho me alegro con su exaltación a la Presidencia de la Repúbli- 
ca, pues los que vivimos del trabajo gozaremos de las garantías y bienes- 
tar que nos proporcionará su labor en esta nueva etapa. Por este feliz acon- 
tecimiento, felicito a mi patria, y a usted le deseo las bendiciones del Su- 
premo. 

Su amigo que lo aprecia, 

Luis Felipe García L. 



542 LA ELECCIÓN 



LUIS WERNER, 

saluda a su apreciable amigo y Jefe señor General Juan Vicente Gómez, con 
ocasión de felicitarle por la elección que el País ha hecho en su persona, para 
presidir la República, y le es grato ponerse a sus órdenes. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado señor General: 

El Congreso Nacional de Venezuela ha puesto de manifiesto en el di a 
de hoy, haber cumplido el más grande y sagrado acto de justicia y agrade- 
cimiento, con la elección de usted para Presidente Constitucional de la Repú- 
blica, loque sintetiza que ese Soberano Cuerpo, ha correspondido también, 
como era de esperarse, a los deseos del pueblo agradecido, que ve en usted 
el afianzamiento de la paz, el engrandecimiento de la República, el único y 
verdadero protector de las industrias nacionales y el más sincero defensor de 
los derechos del ciudadano; y yo, como el más humilde hijo del pueblo traba- 
dor, le envío mis felicitaciones, sintiéndome a la vez feliz y orgulloso viendo 
a Venezuela dirigida por nuestro amigo y Jefe Benemérito General J. V. 
Gómez. 

Haciendo votos muy sinceros por su dicha personal, para felicidad y glo- 
ria de Venezuela y para honra de sus gobernados, se repite de usted, respe- 
tuosamente, atento, seguro servidor, q. b. s. m., 

Ramón Larrieu. 



Señor General J. V. Gómez. 



La Victoria: 7 de mayo de 1915. 
Maracay. 



Respetado Jefe y amigo: 
La lealtad y el afecto que le profeso como partidario suyo, me dan auto- 
ridad para felicitarle cordialmente por el nombramiento con que lo ha dis- 
tinguido el f ongreso Nacional. 

Tan acertada designación la tiene bien merecida el que ha hecho las ba- 
ses de la felicidad pública, haciendo renacer a Venezuela a la esperanza de 
una vida más próspera y más fecunda. 
Su leal amigo, 

Fernando Bosch Landa. 



DEL GENERAL GÓMEZ 543 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay . 
Respetado Jefe y amigo: 
Felicitólo, es decir, felicito a la Nación que ve en usted un "salvador. 
De regreso de la Guayana inglesa y Oriente, donde estuve a las órdenes 
de los generales Paulino Torres y Flores, ofrézcole a usted mis servicios. 
Su amigo, 

Pedro E. lunes R. 



Los Teques: 8 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Maracay . 
Muy apreciable Jefe y amigo: 
No sabe usted cuánto placer sentí al ver que el Soberano Congreso Na- 
cional lo designaba para la Presidencia de la República. 

General, mis deseos eran esos: de que fuera usted al Poder, pues usted 
se hizo querer de todos por su comportamiento. 

Reciba, señor General, mis sinceras felicitaciones y los respetos de su 
leal amigo y subalterno que lo admira, 

Luis A. Pérez F. 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Mi respetado señor General: 
Al tener la honra de saludar a usted hoy, me impulsa el satisfactorio mo- 
tivo de felicitarle cordialmente por la elevada elección de que ha sido usted 
objeto por el Soberano Congreso de la Nación. Si ser digno de regir los des- 
tinos de un país es una altísima honra, ser elegido por el voto unánime de to- 
do un honorable Congreso, traspasa los límites del honor y penetra en el te- 
rreno de la gloría. 

Por eso, además de cordial, es patriótica mi felicitación. 
Servidor y amigo, 

Antonio Larrazábal. 



544 LA ELECCIÓN 



Los Roques: 15 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maraeay. 
Mi respetado Jefe y amigo: 
Con viva emoción envióle mi cordial saludo "y felicitación "por la fausta 
y justiciera elección hecha por el Ilustre Congreso Nacional en usted, para 
Presidente Constitucional de la República, en acatamiento a la voluntad de 
los pueblos, que lo estiman y reconocen que ninguno es más acreedor que us- 
ted para regir los destinos del Pais, porque es quien lo salvó de la tiranía y 
lo ha llevado en su buena Administración a la altura de las demás naciones 
cultas y civilizadas bajo el amparo de la Ley. 
Su amigo y subalterno, 



Señor General J. V . Gómez. 



Adriano Porras. 

La Guaira: 3 de mayo de 1915. 
Maraeay. 



Respetado Jefe y amigo: 
Mis felicitaciones muy sinceras para usted, por su exaltación a la Pri- 
mera Magistratura de Venezuela, en el período de 1915 a 1922. 

El país gozará, sin duda, bajo su sabia administración, de paz, orden y 
progreso. 

Lo saluda y se repeite a sus gratas órdenes, su amigo y servidor, 

Rafael M. Vázquez. 



La Guaira: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maraeay. 

Felicito a usted por la votación unánime del pueblo venezolano, para re- 
gir los destinos de nuestra cara Patria, en el período de 1915 a 1922. 

Tal designación, no es sino la sanción del país; en usted se vincula la 
prosperidad y engrandecimiento de él y por consecuencia, la paz perdurable 
de nuestra amada Venezuela. 

Reiteróle mis congratulaciones y créame como siempre, su adicto servi- 
dor y amigo, 

Guillermo Guevara. 



DEL GENERAL GÓMEZ 545 



Caracas: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V . Gómez. 

Maracay. 

Con la satisfacción del partidario más leal de la Causa de Diciembre, me 
permito presentar a usted mi más sincera felicitación. 

El voto unánime del Congreso Nacional y el regocijo espontáneo de esta 
capital, son prueba elocuente y sin precedentes de general satisfacción. 

Soy de usted subalterno y amigo, 

Federico Ramírez Martel. 



La Guaira: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado General: 

Los pueblos de Venezuela, al elegirlo Presidente Constitucional de la 
República, han llenado un deber de gratitud y de justicia con el héroe del 19 
de Diciembre. 

La Nación, en su marcha triunfal por un camino de paz inalterable y 
floreciente en todos sus ramos administrativos por la acuciosa dirección de 
usted, desde la hora feliz de su enérgica protesta al funesto régimen de la 
tiranía, hoy aclama a su nuevo benefactor, ávida del progreso y bienestar 
por donde ya la había encaminado su patriótica y constante labor de soldado 
incansable, de Magistrado conspicuo, ora en el campo de la guerra, extermi- 
nando la odiosa matanza de hermanos con hermanos, criminal iniciativa de 
políticos ambiciosos, ora en el campo de la diplomacia, salvando la integri- 
dad nacional cual lo demuestra el reciente arreglo de las reclamaciones fran- 
cesas. 

Si gloriosa es para la Patria la magna fecha del 19 de Abril de 1810, de 
alta trascendencia será también el 19 de Abril de 1915. Esta fecha en que 
se constituyera el Soberano Congreso de la Nación, fiel representante de la 
opinión pública, anunció a todos los venezolanos, la prolongación de una ér^ 
de bienestar en medio de la paz y del trabajo, que si bien es egida del ho- 
nor y la virtud, es el verdadero amparo de los pueblos civilizados. 

Bien así es de este lugar, señor General, hacer especial mención del ac- 
tual Magistrado del Departamento Vargas, general M. Spósito Briceño, que, 
correspondiendo a los deseos de usted por el pueblo y por la Causa, dio no- 
table esplendor a los festivales del 19 de abril, en este primer puerto de la 
República, donde sólo impera el amor al trabajo. 

El Ejército Nacional, con la revista que acaba de pasaren el campo de 
maniobras militares, manifiesta a propios y extraños los desvelos de usted 
por el engrandecimiento de nuestra querida Patria. 

69, 



LA ELECCIÓN 



Dígnese, señor General, por estos triunfos que constituyen parte de la 
brillante página de su importante vida pública, recibir nuestras sinceras fe- 
licitaciones y la ratificación de nuestra adhesión política y personal. 

Sus amigos y subalternos, 

Santiago Herrera. 

Enrique García. 

Caracas: 3 de mayo de 1915. . 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 

El Soberano Congreso Nacional acaba de realizar el hecho que resume 
del modo más cabal la voluntad de todos los venezolanos, al designar a usted 
para presidir los destinos de la República en el presente período constitucio- 
nal. La Patria continuará su camino de triunfos, de grandeza y de glorias, 
ya que en el Programa de Diciembre— la obra inmortal de usted— caben to- 
das las capacidades y energías del País bajo su experta dirección. 

Reciba mis sinceras felicitaciones. 

Su amigo y respetuoso subalterno, 

Octavio Luis Oquendo. 



Maracay: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez. 

Presente. 
Respetado GeneralJefe y amigo: 

El patriotismo, como base esencial de todo buen venezolano, como reli- 
gión de fe ante los hombres que sabemos apreciar en todo lo que vale el amor 
a la Patria y el sentimiento íntimo del agradecimiento. 

Pasarán los tiempos como pasan los astros en nuestra esfera celeste. 
Pasarán los inconvenientes por los cuales está usted obligado a pasar como 
hombre público, pero la gratitud nacional, obligada para con usted, que ha 
sido y es el timonel que nos llevará al puerto seguro de nuestra salvación, 
esa no pasará, quedará grabada en el corazón de todos los venezolanos de 
buena voluntad. 

La distinción recaída en usted por aclamación popular, para dirigir los 
destinos del País en el próximo período constitucional, es una elocuente prue- 
ba de que ha cumplido a cabalidad y entera satisfacción su palabra empeñada 
para con el pueblo soberano; y es por ello que éste, agradecido y satisfecho 
de su magna obra de regeneración y progreso nacional, se unifica hoy para 
aclamarlo por medio de sus representantes para que siga usted dirigiendo 
los destinos en el actual período constitucional. 



DEL GENERAL GÓMEZ 547 



Como buen patriota y como amigo insospechable de usted, espero se sir- 
va aceptar mis más calurosas felicitaciones. 
Su amigo, 

RajaelM. Milano. 



Valencia: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V . Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 
El Congreso de la Nación ha sancionado un acto de cumplida justicia, de 
respeto a la Ley y de culto rendido a la voluntad soberana del pueblo, al de- 
signar a usted para ejercer la Presidencia Constitucional de la República en 
el presente período; y al tener el honor de enviar a usted mis entusiastas fe- 
licitaciones por dicha elección, que es un amplio augurio de paz inquebranta- 
ble, de progreso y de sostenida honradez en las esferas del Gobierno, me 
permito a la vez, reiterar a usted del modo más firm? mi reconocida vincu- 
lación a la Causa gloriosa de Diciembre, cuya bandera sostiene usted con la 
energía de su brazo de Héroe y de Caudillo, y con el inmenso prestigio de su 
alta personalidad política. 

Respetuosamente su amigo y subalterno, 

J. Gutiérrez Méndez. 



Tinaquillo: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Respetado Jefe y amigo: 

Acabo de saber la importante cuanto grata noticia de que el Soberano 
Congreso Nacional, interpretando fielmente el sentimiento público, ha ele- 
gido a usted para presidir constitucionalmante los destinos de la República. 
Por tan fausto acontecimiento envióle cordial felicitación, manifestándole el 
verdadero entusiasmo qua tal suceso me ha causado como verdadero y adic- 
to amigo de usted que soy. 

Quedando como siempre a las órdenes de mi único Jefe, me es grato re- 
petirme su leal y consecuente amigo, 

■- E. Meló Landaeta. 



548 LA ELECCIÓN 



Señor General J. V . Gómez 



Caracas: 5 de mayo de 1915. 
Maracay . - 



Distinguido Jefe y amigo : 

La voluntad popular, poseída por entero de inmenso espíritu patriótico 
y condénsala en el mis conspicuo Congreso de la Nación, acaba de ungir a 
usted con el óleo de sus votos unánimes para presidir los destinos de la Re- 
pública en el nuevo período constitucional que se inicia bajo los auspicios 
de una paz sólida y fecunda, poniendo así de palpable manifiesto su supremo 
deseo, no de que perdure la infecunda inercia de épocas pretéritas, sino el 
de garantizar la efectividad de nuestro resurgimiento en las actividades de 
la historia. Sonriente alborada, explosión entusiasta de amor republicano 
que los hombres de corazón no deben extrañar, porque ella es justísima 
ofrenda de reconocimiento al Magistrado que, como usted, puso todos 
los altos empeños de su buena fe— glorificando las portentosas efemérides 
de nuestros anales para santificar la memoria de los generadores de la 
Independencia, venciendo dificultades rebeldes, probando el temple de su 
alma demócrata en las luchas del civismo— en colocar el buen nombre de su 
progresista administración, cuyas páginas están pletóricas de resaltante 
mérito e indiscutible trascendencia al superior nivel de la admiración y del 
aplauso. \ 

Esta bien fundada convicción no es sólo la de nuestra anonimia perso- 
nal ; es la nota armoniosa del criterio público ; es el vocero de una poderosa 
corriente de opinión de todo un pueblo que en el discreto razonamiento, 
preocupado en su particular interés, sediento de nuevas luminosas perspec- 
tivas de su positivo progreso, de trabajo, de unión, de tranquilidad y con- 
secuencialmente de engrandecimiento patrio, ve en el Gobierno, en estos 
momentos de augustas solemnidades para Venezuela, otra hermosa vía 
francamente abierta a sus halagos de prosperidad ; y oye en el esquilón del 
tiempo — de ese gigante andar silencioso que se alimenta de siglos — sonar 
la hora, esperada con fervor, de que usted — aclarado el camino del futuro 
por su mano providente— consolide sus títulos al afecto público y dé nuevas 
notaciones de sus virtudes republicanas ampliando más, si cabe, las fuen- 
tes del bienestar a la comunidad laboriosa, al pueblo viril que educado 
en el apostolado de la lealtad partidaria e inspirado en sentimientos de gra- 
titud patriótica es hoy, y será mañana, su más orgulloso sostén y su 
más desinteresado defensor. 

Usted debe estar convencido, señor General Gómez, de que la lógica 
realización del fausto suceso que hoy conmueve a la familia venezolana, 
satisface mis caras aspiraciones y muy naturales anhelos, porque ella es- 
pera que de la ingenua decisión de su Presidente— robustecida en la 
sucesión de los plazos y en el gimnacio de múltiples ejecutorias— conti- 
nuará consangrándose a la edificante obra del encumbramiento de la Patria: 
de ese ideal sublime que enciende sus fulguraciones en la mente del hombre 
grande y fuerte; de ese ideal a cuyo influjo se fecunda en la inteli- 



DEL GENERAL GÓMEZ 549 



gencia del hombre eminente y generoso todo germen de nobleza ; de ese 
ideal de suntuosos florecimientos para la meditación de los filósofos y 
para el canto de los poetas, que flota en las almas como un símbolo 
de grandeza. 

Mancomunado en deseos y esperanzas con el elemento popular del 
país, me tomo la libertad de trasmitirle las impresiones que imperan 
en los ánimos y, haciendo votos por su ventura personal, me complazco 
en felicitar así a usted por habar sido elegido para dirigir la suerte de la Re- 
pública en el presente período constitucional, como al Congreso Nacional, 
por su feliz acierto.— Soy con las veras de mi sinceridad, atento s. s. 

Federico Landaeta. 



Caracas: 3 de mayo de 1915. 
Señor General J. V. Gómez . 

Maracay. 
Respetado Jefe: 

La trascendental elección hecha por el Congreso Nacional en la perso- 
na de usted para regir los destinos de la República, es la justa apreciación 
del insigne valimiento del patriota verdadero, cuya vida ha discurrido 
siempre hermosamente al servicio de la Patria. 

Esa tenacidad de esfuerzos dirigidos sin desmayos hacia una elevada 
mira política, hacia cumbres de perfeccionamiento nacional, constituye la 
ardua labor del hombre que, sin alardes ni arrogancias, ha dado nombre y 
renombre a su época nacional. 

Ajeno usted a lo que no tienda a traducirse en hechos positivos, su 
nueva actuación política será esmaltada en enérgicos pasos hacia el pro- 
greso, la armonía y el bienestar de los pueblos. Por ello lo felicita quien 
tiene el honor de llamarse su antiguo amigo y subalterno, 

G. López Zambrano. 



San Antonio: 5 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 
Distinguido General y amigo: 
Como sanantoñero y amigo de usted le dirijo la presente para manifes- 
tar a usted mis más ingenuas felicitaciones por la distinción que ha hecho 
el Soberano Congreso Nacional, en elegir un hombre de condiciones tan 
meritorias para regir los destinos de la República. 

Reciba saludos de todos los de mi familia y un abrazo afectuoso de este 
6U afectísimo amigo y seguro servidor, 

Santiago N, Santander. 



550 LA ELECCIÓN . 

Rubio: 4 de mayo de 1915. 
Señor General J . V. Gómez. 

Maracay. 

Mi muy respetado Jefe y amigo: 

Por los Boleti